Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

Enormes colas de cubanos en las tiendas aumentan riesgo de contraer coronavirus

Cubanos hacen fila para comprar alimentos.

Reportes desde Cuba dieron cuenta de largas concentraciones de personas en tiendas en busca de alimentos y productos de aseo, a pesar de las recomendaciones de evitar aglomeraciones ante el riesgo de transmisión del coronavirus.

Varios entrevistados por Radio Televisión Martí también confirmaron que las filas tienen lugar con presencia de agentes de la Policía.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:04 0:00

La académica Omara Ruiz Urquiola viajó ayer desde Pinar del Río hacia La Habana, y relató que en la región de Viñales, en el extremo occidental de la isla, había una sola tienda abierta y allí se concentró una gran cantidad de personas a la espera de que llegara algo para comprar.

Cuando arribó a la capital, pudo confirmar que "las colas están siendo vigiladas por policías (...) Hay aglomeraciones de personas, esto es más que preocupante", aseguró la académica.

Según Dayanis Salazar Pérez, residente en la Isla de la Juventud (antigua Isla de Pinos), en ese municipio especial hay un desabastecimiento total.

"Había tantas personas que la policía estaba vigilando las filas. El cloro está desaparecido y no hay alcohol", aseguró.

Entretanto, la ciudad de Santa Clara, en el centro de la isla, amaneció sin arroz ni aceite para cocinar, "y la gente en la calle", informó el activista Guillermo del Sol.

"Dondequiera que saquen algo, lo que hay es una matazón (revuelo)", indicó.

Ciego de Ávila, en el oriente cubano, no escapa a esta situación, comentó Roberto Martín Valdivia, presidente del Partido 30 de Noviembre Frank País.

"Hoy había miles de personas, por falta de percepción de riesgo o por la propia necesidad de buscar los alimentos que no hay. La gente esta en la calle", aseguró.

De acuerdo con Olainis Tejeda Beltrán, en Nuevitas, Camagüey, se repite la misma situación que en otras regiones del archipiélago: "No hay jabón ni alimentos".

Desde Banes, Holguín, también en la zona oriental, donde un cubano que arribó de España dio positivo a la prueba del coronavirus y hay varias decenas de personas bajo vigilancia epidemiológica, "no hay nada que comprar", comentó William Tamayo.

Cubanos hacen fila para adquirir productos en una tienda del Estado, el 23 de marzo del 2020, en medio de la crisis por el coronavirus.
Cubanos hacen fila para adquirir productos en una tienda del Estado, el 23 de marzo del 2020, en medio de la crisis por el coronavirus.

"Las colas que hay en Banes, son terribles, no hay alimentos en las tiendas ni en los mercados estatales, tampoco en el sector de los cuentapropistas (comerciantes privados)".

Anderlay Guerra Blanco, periodista independiente en Guantánamo, en el extremo oriental de la isla, relató que "la falta de productos es total, y pese a la presencia policial, el desorden público es tremendo".

"En el bulevar de Guantánamo sacaron un poquito de aceite y la policía no podía con la aglomeración de gente", aseguró el periodista.

El lunes durante una intervención en el oficialista programa La Mesa Redonda, el primer ministro Manuel Marrero afirmó que se tenía que solucionar el problema de las concentraciones de personas para adquirir abastecimientos, y agregó que para ello “se tomaran medidas, que se irán comunicando”.

Vea todas las noticias de hoy

Lluvias y mosquitos suman al coronavirus riesgo de contraer dengue y otras enfermedades

Lluvias dejan inundaciones en las calles de La Habana, este 1 de junio. (AP/Ramon Espinosa)

La inminente llegada del verano aumenta la preocupación de los cubanos ante la falta de control del gobierno para prevenir enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, y contener al mismo tiempo el avance del coronavirus en la isla.

El calor y las lluvias propician la proliferación del agente transmisor, el mosquito Aedes Aegypti, y si no se toman medidas urgentes la población quedará expuesta, aseguraron cubanos consultados por Radio Televisión Martí.

En Guanabo, al este de La Habana, el enjambre de mosquitos es notable y no se ha fumigado, a pesar de que las lluvias ya llegaron, dijo la activista María Elena Mir Marrero.

Aseguran que en Guanabo no se están haciendo pesquisas para detectar conronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

"Antes se veían las avionetas que pasaban y fumigaban, sin embargo, todavía no ha ocurrido", agregó.

A esa preocupación de los vecinos se suma el hecho de que las autoridades de salud no están haciendo las pesquisas por las casas para detectar nuevos casos de coronavirus, aunque Mir Marrero reconoce que en la zona no se han detectado casos positivos al COVID-19.

La activista asegura que el temor de los vecinos es que tienen que salir a la calle cada día a comprar alimentos y pueden contagiarse, porque podría haber casos asintomáticos.

Sin embargo, en Cojímar, también al este de la capital, "sí se hacen con periodicidad los chequeos para detectar contagios del coronavirus, los médicos y enfermeros nos visitan y nos preguntan si tenemos síntomas", señaló la activista Rosario Morales.

En Cojímar pululan los mosquitos y falta la fumigación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:01 0:00

Pero en Cojímar tampoco han fumigado, ni las "brigadas antivectoriales" están pasando a detectar los focos que permiten la proliferación de larvas, apuntó.

"Aquí son los vecinos los que se han encargado de chapear sus patios y jardines. Por lo demás, que Dios ponga su mano, porque mosquitos y suciedad hay bastante", concluyó Morales.

Al oeste de La Habana, en Cabaña, una localidad costera del municipio del Mariel, también se están realizando las pesquisas para detectar positivos al COVID-19, precisó Moisés Leonardo Rodríguez, director de la Corriente Martiana.

El personal sanitario y los de la "campaña antivectorial hacen el trabajo bien, chequean y controlan constantemente, pero todo queda ahí", agregó.

Peligro de proliferación de dengue por falta de medidas sanitarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:35 0:00

Para el activista, de nada vale que los inspectores detecten larvas dentro de las casas y pongan multas a los irresponsables si no se hacen buenas fumigaciones en las calles para eliminar los focos infecciosos.

La contaminación es la que debe eliminarse, y así se evita el contagio de enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, en medio de una crisis sanitaria por el coronavirus, pero "en el país no hay voluntad ni interés en resolver esos problemas", concluyó.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

MINSAP: 2.119 casos de COVID-19 con los 12 nuevos confirmados

Una mujer que lleva nasobuco se asoma el martes por la ventanilla de un ómnibus en La Habana (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reportó que el miércoles, por quinto día consecutivo, no hubo fallecimientos en Cuba a causa del COVID-19, y que 12 de las muestras examinadas en la jornada dieron positivo al virus, lo que eleva a 2.119 los casos confirmados en el país.

Siete de los 12 contagiados residen en seis municipios de La Habana (Cotorro, Diez de Octubre, Centro Habana, Habana Vieja, La Lisa y Playa) y los cinco restantes se concentran en la ciudad de Matanzas. No hubo menores entre los nuevos 12 diagnósticos, dijo el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP.

Según el funcionario no hay pacientes en estado crítico, pero sí cuatro en estado grave: tres mujeres de 73, 87 y 75 años procedentes respectivamente de los municipios capitalinos de Playa y el Cerro, y la tercera de Las Tunas, y un hombre de 84 años residente en La Habana Vieja.

La Habana encabeza la lista de incidencia de la enfermedad en el país con 8.57 casos por cada cien mil habitantes, seguida de Matanzas con 3.61. El miércoles hubo nueve altas médicas, lo que eleva a 1.839 los casos recuperados en el país, según el informe oficial.

“Se mantienen ingresados en nuestros hospitales 527 pacientes, sospechosos 325, confirmados 195 –son los casos activos que tenemos en el día de hoy—, y en vigilancia se mantienen siete personas”, dijo el Dr. Durán. “En atención primaria de salud nuestros especialistas vigilan 1.955 personas de algún riesgo que presentan, o por continuidad después de un alta”.

Nuevamente hubo varios casos, cinco esta vez, vinculados al foco de COVID-19 detectado en los laboratorios farmacéuticos Aica, indica el reporte. Entre los nuevos diagnósticos el margen de edades más afectado fue entre 40 y 60 años, con cinco, y los menores de 40 años, con cuatro.

La conferencia de prensa terminó sin preguntas como regalo por ser el día de su cumpleaños, dijo el Dr. Durán.

Un médico cubano reporta desde el epicentro de la pandemia: Brasil

Una trabajadora sanitaria del gobierno muestra el resultado de una prueba de COVID-19 tomada el lunes en la isla de Marajó, en el estado de Pará (Tarso Sarraf/AFP).

Más de 250 médicos cubanos radicados en Brasil han sido contratados por el gobierno del norteño estado de Pará, una de las zonas más afectadas por el COVID-19 en el país que, a su vez, es hoy el epicentro de la pandemia.

Y otros estados del norte de Brasil como Marañón, Amapá y Roraima ya han contratado también a médicos cubanos, le dijo a Radio Televisión Martí desde la ciudad de Belem el Dr. Eduardo Herrera, quien forma parte de un grupo de 225 que esperan contratación y ya están allí, invitados por el gobierno local.

“Estamos en un hotel pagado por el gobierno del estado, que ha venido ubicándonos según las necesidades que han tenido”, declaró el Dr. Herrera. “Se espera que la semana que viene estemos todos ubicados”.

Dr. Herrera: "Nos han ido ubicando según las necesidades que han tenido"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:13 0:00

Aunque aparentemente el Consejo Federal de Medicina (CFM) de Brasil no quiere contratar a médicos formados en el extranjero, ni siquiera cuando son brasileños que estudiaron en países como Estados Unidos, Argentina, Paraguay e incluso Cuba, dice, la emergencia sanitaria ha obligado a los gobiernos estatales y locales a tomar la iniciativa.

Herrera, cirujano residente en Brasilia, trabajó más de 20 años en los hospitales Calixto García, Salvador Allende y CIMEQ (Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas) de La Habana. En estos momentos, indica, el estado de Pará trabaja en la terminación de nuevas instalaciones que dedicará a pacientes de COVID-19.

“Depende ahora de que terminen el hospital y de que los municipios soliciten médicos”, explica. “He visitado ya algunos hospitales, he visto el trabajo de los médicos ahí, un trabajo muy reconocido por el gobierno de Pará y por los médicos de aquí, que tienen mucha confianza en los médicos cubanos”.

El Hospital Regional de Castanhal, estado de Pará, donde han sido ubicados 12 médicos cubanos.
El Hospital Regional de Castanhal, estado de Pará, donde han sido ubicados 12 médicos cubanos.

Hasta el momento hay 237 en la ciudad de Belem y 35 en otros municipios, para un total de 272 ya contratados. Esos 35 se dividen en:

-12 especialistas en el Hospital Regional de Castanhal

-Tres médicos en el Hospital Regional Marabá

-Cinco en el Hospital Regional de Capanema

-Cuatro contratados directamente por el Hospital General de São Caetano de Odivelas

-Cuatro para el Hospital de Campaña de Santarém, contratados por la Prefectura de esa localidad

-Dos contratados por la Prefectura de São Félix de Xingú

-Dos por la Prefectura de Agua Azul del Norte

-Y uno en cada una de las siguientes prefecturas: Concordia de Pará, Ananás y Jacareacanga.

“Aunque el CFM dice que con los médicos que hay en Brasil es suficiente, en la práctica no es así; realmente se está viendo la falta de médicos que hay”, subraya el Dr. Herrera. El coronavirus los ha obligado a adelantar la graduación de estudiantes de quinto año de Medicina e, incluso, a pensar en el uso de veterinarios, indica.

Alguien le puso un nasobuco el martes a la estatua del poeta Carlos Drummond de Andrade en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro (Mauro Pimentel/AFP).
Alguien le puso un nasobuco el martes a la estatua del poeta Carlos Drummond de Andrade en la playa de Copacabana, en Río de Janeiro (Mauro Pimentel/AFP).

A la pregunta de si el impacto del COVID-19 es muy visible en la vida cotidiana de Brasil, el cirujano responde que no tanto.

La gente no tiene temor de estar en la calle”, dice. “Brasil es también el país con más casos [de pacientes] recuperados. Tienen una estrategia en cuanto a eso: hay muy pocos pacientes que llegan a una UTI (Unidad de Terapia Intensiva); aquí están atacando muy bien la enfermedad en las primeras etapas”.

De Cuba el Dr. Herrera se fue a Santa Lucía antes de seguir camino a Trinidad y Tobago, donde pidió refugio y se lo concedieron. Entonces continuó a Guyana, y de Guyana a Brasil, que, dice él, “tiene una de las mejores leyes para refugiados en toda la región, lo que pasa es que no se cumple”.

Lleva dos años tratando de revalidar su título y no ha podido.

“Lo llevé a la justicia, pero la justicia aquí es demorada; son muchas las dificultades para revalidar tu diploma”, comenta. “Esta va a ser una oportunidad, porque en este y en otros estados como Marañón y Bahía están abogando por revalidar los títulos de médicos formados en el extranjero, sean cubanos o brasileños graduados en otros países”.

Recuerda que la Cámara de Diputados federales aprobó una ley para acoger a los médicos cubanos que no regresaron a su país cuando La Habana rompió unilateralmente el contrato con Brasil.

“Eran alrededor de dos mil médicos, [y lo hicieron] para que pudieran trabajar”, dice. “Eso fue algo totalmente absurdo, porque una persona que ya había trabajado aquí como médico, que su trabajo fue reconocido, y que pasó incluso por universidades donde lo evaluaban, es absurdo que luego digas que se le debe hacer una prueba porque no es médico”.

Lo hacen en contubernio con el régimen de la isla, que es el que trata de poner obstáculos para que los médicos cubanos no sean contratados en cualquier lugar, asegura el Dr. Herrera.

“Así, cuando ven que no los pueden contratar y les ponen trabas donde quiera, van a seguir bajo la bota del régimen, porque ven que si se van de Cuba no pueden ejercer la profesión”, comenta.

Allí en Pará hay un diputado que, siendo médico él mismo, favorece la contratación de médicos formados fuera de Brasil, entre ellos los cubanos, dice. Ahora, como decretaron un estado de calamidad, el gobierno local actúa con más autonomía, explica.

“La situación de salud aquí es un poco compleja, y no solo por el COVID-19”, observa el Dr. Herrera. “En esta época tienen también el dengue, el chikunguña”, añade.

Con una población de 210 millones de habitantes, Brasil está por debajo solo de Estados Unidos en contagios y muertes por el nuevo coronavirus. El país reportó 1,262 fallecimientos el martes, para un total de 31,199 desde que empezó la pandemia, y los 28,936 confirmados esa jornada elevaron los casos a 555,383.

OCDH: Régimen cubano usa COVID-19 como instrumento represivo

Una mujer con su bolsa de los mandados en una esquina de La Habana. (Yamil Lage/AFP)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid, denunció en su más reciente informe que el régimen cubano aprovecha la propagación del COVID-19 para restringir, aún más, los derechos y libertades.

“Desde el inicio de la pandemia el Gobierno ha profundizado la limitación al ejercicio de derechos y libertades en Cuba, y no sólo contra la oposición y activistas de la sociedad civil, a los cuales sigue reprimiendo mediante detenciones arbitrarias, aplicación del Decreto Ley 370, citaciones a estaciones policiales, sino que ha ampliado el radio de intimidación a la población en general”, dijo a Radio Televisión Martí el asesor principal de la entidad, Yaxys Cires.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:29 0:00

Apunta el documento que al menos 67 detenciones arbitrarias se produjeron en Cuba en el mes de mayo fundamentalmente en La Habana, Santiago de Cuba y Villa Clara.

De acuerdo con los datos recopilados en la isla por la red de activistas del OCDH ocurrieron, además, 74 actuaciones represivas de otro tipo, principalmente de acoso mediante citaciones policiales.

Según la organización, el gobierno ha utilización el sistema judicial para imponer el miedo con el empleo del método de "atestado directo del procedimiento”, que es un proceso penal sumario.

“Esos juicios, que son producto de procesos carentes de respeto a los principios universales del debido proceso, lo que buscan es intimidar,lo que buscan es infundir temor de manera generalizada en la población”, señaló Cires.

“Varios de estos procesos han sido transmitidos por los medios oficiales de comunicación, para que los ciudadanos vean lo implacable que puede ser el sistema”, recalcó.

Según la prensa oficial, solamente en La Habana se han realizado más de 500 juicios, principalmente por los delitos de desacato, desobediencia, resistencia, propagación de epidemia y actividad económica ilícita.

Asimismo, Cires explicó lo paradójico que resulta el hecho de que el gobierno lleve a juicios con guiones preestablecidos a personas por, supuestamente,no entender la gravedad de la pandemia cuando el propio gobierno no ha declarado el estado de emergencia.

El directivo del Observatorio ve también como un contrasentido que las autoridades quieran dar lecciones legales a supuestos acaparadores, negociantes y receptadores, cuando no garantiza ni el sustento mínimo para los ciudadanos o cuando las tiendas estatales venden productos a precios abusivos, cuando los ha comprado a precio de gangas en el extranjero.

Los apagones, otra preocupación para los cubanos en medio de la escasez y la pandemia

Residentes se reúnen en la acera, a la entrada de un edificio, en medio del calor intenso de estos días en La Habana. (AP/Ramon Espinosa)

Los apagones en medio de la cuarentena y la crisis de alimentos que se vive en la isla agudizan los padecimientos de los cubanos, aseguraron a Radio Televisión Martí residentes en La Habana y Pinar del Río.

En Centro Habana las afectaciones comenzaron hace más de veinte días, y los apagones son de 3 a 5 horas, dijo la activista María López, residente en ese municipio capitalino.

Vuelven los apagones
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

Los alimentos corren el riesgo de echarse a perder por los cortes eléctricos y hay madres que están muy preocupadas por el tema de la escasez de comida. "Lo poco que ellas consiguen lo guardan en sus refrigeradores y se les puede dañar", comentó López.

La periodista cubana Yoani Sánchez, directora del diario 14ymedio, abordó el tema en las redes sociales. "Otra vez en apagón en mi barrio, ya esto no es noticia sino continuidad", escribió este miércoles en Twitter.

El lunes, la periodista había alertado en esa red social del inconveniente que enfrentan los cubanos que necesitan de un elevador para poder llegar hasta sus casas, y deben hacerlo por las escaleras cuando hay cortes eléctricos.

El activista Lázaro Yuri Valle, residente en Nuevo Vedado, otro barrio habanero que no ha escapado de los apagones, dijo que los estragos van más allá de las comidas "echadas a perder".

Los cambios de voltaje de la electricidad y los cortes imprevistos por segundos "que se repiten varias veces, terminan afectando a los equipos eléctricos", explicó.

En la ciudad de Pinar del Río, en el occidente de la isla, el panorama es similar, dijo Irina León, una activista del Movimiento Dignidad que vive en esa localidad.

"Aquí llevamos tres semanas pasando por los apagones imprevistos y las altas y bajas del voltaje", aseguró.

León añadió que tiene vecinos a los que se les ha roto el refrigerador por esos cambios, y otros que viven con el temor de que en cualquier momento les pase lo mismo.

Aseguró que los medios locales no han dado ninguna explicación de lo que está ocurriendo.

Consultado sobre el tema de los apagones, el activista Michael Valladares, del municipio pinareño de San Juan Martínez, señaló que "hasta ahora", en esa localidad no se han presentado problemas de ese tipo.

La Empresa Eléctrica de La Habana no se ha pronunciado al respecto, pero desde hace varias semanas ha estado llamando a la población al ahorro en estas jornadas de aislamiento en que todos deben permanecer en casa y aumenta el consumo de electricidad.

(Con reporte de la periodista Ivette Pacheco para Radio Martí)

Cargar más

External Widget cannot be rendered.

Radio Martí en Vivo

Noticiero de Radio Martí 12:00 PM
please wait

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Noticiero de Radio Martí 12:00 PM

Televisión Martí en Vivo

Deportes 360
please wait
Embed

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Deportes 360

XS
SM
MD
LG