Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Washington espera que Cuba respete derecho de sus ciudadanos a regresar a EEUU

Una turista arriba al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana, el 13 de marzo del 2020.

Ian G. Brownlee, subsecretario de Estado principal adjunto de la Oficina de Asuntos Consulares del Departamento de Estado, afirmó este martes que Estados Unidos espera que Cuba permita el regreso a su país de los ciudadanos estadounidenses que están actualmente en la isla.

Al responder a una pregunta de Radio Televisión Martí sobre el tema durante una conferencia de prensa telefónica, Brownlee añadió que también hay que respetar las leyes de cada país.

EEUU espera que sus ciudadanos puedan regresar al país
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

“Estamos tratando de coordinar la salida de los ciudadanos estadounidenses que estén en la isla, pero hasta el momento tenemos que respetar las leyes y reglas sanitarias de la República de Cuba”, declaró Brownlee.

Por su parte, el subsecretario de Estado Adjunto de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Kevin O’Reilly, añadió que, no obstante, han visto en muchas naciones una colaboración muy amplia para ayudar a los extranjeros a regresar a sus países.

“Queremos ver dos cosas: un trato igualitario para cualquier extranjero en esa situación y que respeten el derecho de estas personas de regresar a su país, a nuestro país”, expresó O’Reilly.

La Embajada de los Estados Unidos en Cuba ha urgido a los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes de visita en la isla, que vuelvan a territorio norteamericano lo antes posible mientras hay vuelos disponibles.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU destaca su compromiso por el futuro democrático de Venezuela en la celebración de su independencia

Manifestantes usan un camión para bloquear la calle durante las protestas de Venezuela en contra de Nicolas Maduro en el 2017. (Reuters / Carlos García Rawlins).

El secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, felicitó al pueblo de Venezuela por la celebración de la independencia del país este 5 de julio.

En un comunicado, el funcionario norteamericano aseguró que a pesar de los retos, el pueblo venezolano "y la coalición de actores democráticos" del país suramericano han continuado sus esfuerzos para lograr "su sueño de un futuro independiente y democrático".

El jefe de la diplomacia estadounidense detalló que al conmemorar el 211 aniversario de la independencia de Venezuela, "el pueblo y el gobierno de los Estados Unidos siguen siendo un socio comprometido en la lucha por construir un futuro pacífico, libre, próspero y democrático para su nación".

A propósito de esta fecha, la congresista cubanoamericana, María Elvira Salazar, dijo en su Twitter que ora para que Venezuela celebre su segunda independencia, refiriéndose al régimen del Nicolás Maduro, y aseguró que continuará alzando la voz por el país.

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart destacó sus deseos de que pronto el pueblo venezolano vuelva a disfrutar de la libertad, la prosperidad, el respeto de los derechos humanos y el gobierno democrático.

"El pueblo de Estados Unidos seguirá apoyándolos en su lucha hasta que recuperen sus libertades y se deshagan de la criminal dictadura de #Maduro", escribió.


El senador republicano por la Florida, Marco Rubio, también se pronunció en la celebración de la independencia de Venezuela y resaltó que después de 200 años el país "es rehén de una narco-dictadura criminal opresiva cuyo único legado ha sido décadas de dolor, éxodo masivo y sentencias arbitrarias contra sus opositores políticos". "¡La lucha por una Venezuela libre sigue!", reiteró.

Preocupación de EEUU ante influencia china y rusa en América Latina, y la desinformación que propaga el Kremlin

Presidente de Rusia Vladimir Putin (izquierda) y presidente de China Xi Jinping (derecha)

Washington mantiene en el punto de mira la creciente influencia de China y Rusia en América Latina por las preocupantes consecuencias que podría acarrear esta expansión en cuanto a la inestabilidad, la inseguridad y la debilidad de las instituciones democráticas.

Así lo aseguró en entrevista con la Voz de América la general Laura Richardson, jefa del Comando Sur de Estados Unidos, que insistió en la necesidad de trabajar con los socios y aliados de la región para contrarrestar el impacto de estas dos naciones.

“Tenemos que trabajar con los ejércitos y las fuerzas de defensa de nuestros socios y aliados, haciéndolos más fuertes y ayudándolos a superar estos desafíos transversales y estas amenazas”, dijo convencida de que este plan de trabajo conjunto permitirá que las naciones sean “más fuertes”.

Los “préstamos trampa” de Beijing

Richardson advirtió que el gobierno chino está incrementando su influencia en muchos países latinoamericanos con el pretexto de invertir en esta región, pero, según ella, en realidad esas inversiones no son tales, ya que no fomentan la prosperidad económica en tanto que trae a muchos trabajadores chinos y no fomentan la contratación local.


“No invierten en estos países porque traen a sus propios trabajadores chinos. No contratan a los trabajadores nacionales”, expuso.

En esa línea, apuntó que China se está aprovechando de la debilidad de las economías latinoamericanas para ofrecerles, entre otras cosas, préstamos con una gran deuda que luego será imposible de asumir. Esa es, en su opinión, otra estrategia seguida por el país asiático para lograr un mayor poder en la región.

“Hay muchas cosas, inversiones que China está haciendo en puertos, aguas profundas, telecomunicaciones, infraestructura, proyectos que muchas veces no se hacen muy bien o hay mucha deuda, muchos préstamos que son pagados para que estos países la asuman”, comentó.

Los países del sur del continente, muchos de ellos ahogados por la economía y la fuerte inflación en todo el mundo, ven en estos proyectos chinos una oportunidad valiosa para sanear sus cuentas. Pero, según avisa Richardson, en realidad lo que hacen es hipotecarse muchísimo más.

“Lo llamamos ‘una trampa de la deuda’ que no ayuda a estos países a largo plazo. Así que tratamos de trabajar con ellos y asesorarlos sobre las trampas que podrían ocurrir”, agregó al respecto.

Las campañas de desinformación de Rusia

En relación con Rusia, la alta funcionaria estadounidense también expresó su preocupación por la posición que ha tomado el Kremlin en cuanto a las campañas de desinformación en Latinoamérica. Sobre eso, aseguró que el gobierno liderado por Vladimir Putin pretende socavar las instituciones democráticas, lo que supondría un peligroso movimiento para toda la región.

“Rusia es muy popular con la desinformación y las noticias falsas, y creo que ayudan a apuntalar candidatos en las elecciones que podrían no ser las personas adecuadas para promover la democracia y crear democracia”, indicó.

El Comando Sur confía en seguir estrechando lazos con sus socios y aliados en América Latina. Pero otros consideran que la Casa Blanca debe pensar de una forma más geoestratégica para contrarrestar la influencia de esos países.

“Esperamos que Estados Unidos le dé una prioridad estratégica a América Latina e invierta en la región de una manera estratégica”, indicó Eduardo Gamarra, profesor de política y relaciones internacionales de la Universidad Internacional de la Florida (FIU).

Museos de EEUU celebran la cultura de Ucrania

Las banderas de Ucrania, Estados Unidos y el Distrito de Columbia ondean en la Avenida Pensilvania cerca del Capitolio. (AP Foto/J. Scott Applewhite)

Más de un millón de personas de ascendencia ucraniana viven en Estados Unidos, principalmente en la Ciudad de Nueva York, Chicago y Los Ángeles. Museos en todo Estados Unidos engrandecen la cultura, historia y arte ucranianos.

“Una de las cosas que la guerra del presidente Putin trata de lograr es eliminar la identidad ucraniana de alguna manera”, dijo el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en declaraciones el 9 de mayo durante una visita al Instituto Ucraniano Estadounidense. “Esa identidad se manifiesta intensamente a través de su cultura”.

Nueva York: Hogar de la mayoría de ucranianos-estadounidenses

En la Ciudad de Nueva York viven unas 138.000 personas de ascendencia ucraniana, la mitad de ellas nacidas fuera de Estados Unidos.

El Museo Ucraniano, en Manhattan, destaca la cultura ucraniana como los tradicionales “pysanky” (huevos de Pascua ucranianos decorados), las bellas artes incluyendo pinturas y obras en papel, y el arte popular como las telas bordadas “rushnyky” y otros tejidos ceremoniales. Establecida en 1976, la colección del museo incluye más de 1.000 objetos.

Las exposiciones actuales del museo abordan la invasión y la guerra en plena escala de Rusia en Ucrania al destacar el trabajo de Maks Levin, un reportero gráfico ucraniano ejecutado por las tropas rusas en marzo de 2022, así como las ilustraciones del artista ucraniano Nikita Kravtsov. Las ilustraciones de Kravtsov replantean un cuento de hadas eslavo que trata de hongos que luchan contra guisantes como una manera de satirizar la guerra.

“Como institución que fue establecida para preservar el rico patrimonio cultural de Ucrania en la diáspora, el Museo condena la guerra de Vladimir Putin y su bombardeo indiscriminado de las ciudades ucranianas, lo que está causando una pérdida incalculable de vidas inocentes y ya se manifiesta en la espantosa destrucción de zonas residenciales, escuelas, museos, monumentos y otras estructuras históricas”, señala el Museo en su sitio web.

Museos ucranianos en todo Estados Unidos

En Michigan, los Archivos y Museo Ucraniano Estadounidenses (“Ukrainian American Archives and Museum”), presentan miles de artefactos ucranianos tradicionales como ropa ceremonial, arte decorativa y tallados en madera adquiridos durante la segunda mitad del siglo XX.

“Desde tiempos antiguos, las tradiciones, los trajes folclóricos, los tejidos, las canciones, la cerámica y los artefactos tanto decorativos como utilitarios han formado parte de la vida cotidiana del pueblo ucraniano”, explica Zwenyslava Hayda, presidenta de los Archivos y Museo Ucraniano Estadounidenses. “Todo esto procedía del hogar, el corazón de la familia”.

Entre otros museos ucranianos en Estados Unidos figuran:

El Instituto Ucraniano de Arte Moderno en Chicago presenta obras de artistas de los siglos XX y XXI.

El Centro Cultural Ucraniano en Los Ángeles sirve de punto de reunión para los estadounidenses de origen ucraniano en el sur de California a la vez que presenta exposiciones de arte, conciertos y proyecciones de películas.

El Museo y Biblioteca Ucranianos de Stamford (Connecticut) alberga objetos culturales y libros, y es la institución cultural más antigua establecida por ucranianos en América del Norte.

La Casa de Ucrania en Washington también organiza eventos y recientemente realizó una subasta de obras para recaudar fondos para hacer frente a la crisis humanitaria en Ucrania.

“Nuestro público es tanto ucraniano como estadounidense”, declaró el mes pasado al sitio web de noticias Axios la directora de la Casa de Ucrania, Marianna Falkova, al afirmar que hay muchas personas interesadas en conocer la cultura ucraniana.

Estados Unidos celebra el 246 aniversario de su Independencia

Una mujer observa los fuegos artificiales y sostiene una bandera de los Estados Unidos durante la celebración del 4 de julio.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la primera dama, Jill Biden, organizarán una parrillada del 4 de julio para familias de militares en el jardín sur de la Casa Blanca el lunes por la tarde. También verán más tarde en el día la exhibición de fuegos artificiales del Día de la Independencia en el National Mall.

Exhibiciones de fuegos artificiales, grandes y pequeñas, iluminarán el cielo nocturno en ciudades desde Nueva York hasta Seattle, desde Chicago hasta Dallas. Sin embargo, otros, particularmente en las regiones del oeste afectadas por la sequía y propensas a los incendios forestales, se abstendrán de ellos.

Phoenix también se está quedando sin fuegos artificiales, no por la pandemia o las preocupaciones por los incendios, sino por problemas en la cadena de suministro.

En emotivas ceremonias en todo el país, algunos residentes más nuevos prestarán juramento de ciudadanía, lo que los calificará para votar por primera vez en las próximas elecciones de medio período.

El 4 de julio es el día más patriótico del calendario estadounidense. El Día de la Independencia celebra la decisión de las 13 colonias originales de renunciar al dominio británico y formar los Estados Unidos. Sin embargo, esa decisión no sucedió el 4 de julio.

De hecho, los representantes de las colonias votaron por la independencia el 2 de julio de 1776. Dos días después, aprobaron la Declaración de Independencia, un documento que explicaba el voto. Muchos creían que el país debería celebrar el 2 de julio el aniversario de la votación. Sin embargo, las copias de la declaración circularon tan ampliamente que el 4 de julio se convirtió en el día para recordar.

Las celebraciones modernas del 4 de julio incluyen desfiles, picnics, discursos políticos y fuegos artificiales.

Sin embargo, la esclavitud de los negros se practicó ampliamente dentro de las colonias mientras los padres fundadores trabajaban para obtener su propia independencia de Gran Bretaña.

Lo que los colonos querían para sí mismos, aparentemente no creían que sus esclavos también tuvieran derecho, a pesar de que la Declaración incluye este pasaje:

“Sostenemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que su Creador los dotó de ciertos derechos inalienables, que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”.

Estados Unidos ha estado luchando con esa inconsistencia desde entonces.

[Con información de The Associated Press]

El Supremo abre camino para el fin del programa "Quédate en México" de Trump

Caravana de migrantes rumbo a EE.UU. esperan visados en Chiapas en junio de 2022

El Tribunal Supremo de Estados Unidos abrió este jueves el camino para que el Gobierno de Joe Biden pueda poner fin al polémico programa "Quédate en México", que obliga a los solicitantes de asilo a esperar su proceso del otro lado de la frontera.

Esta política, conocida oficialmente como Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), fue instaurada en 2019 por el entonces presidente Donald Trump y afectó a más de 60.000 personas, muchas de las cuales quedaron hacinadas en campamentos en el norte de México.

Tras el fallo, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), dirigido por Alejandro Mayorkas, avanzó en un escueto comunicado que continuará "sus esfuerzos por terminar el programa tan pronto como sea legalmente posible".

El alto tribunal le dio la razón a Biden en su intención de tumbar el programa apenas tres días después de que fuera hallado en San Antonio (Texas) un camión en el que murieron por asfixia 53 indocumentados, reflejo de la situación dramática que se vive en la frontera con México.

Falla a favor de Biden

El líder demócrata ha tratado de acabar con la política de su antecesor desde que puso un pie en el Despacho Oval en enero de 2021, pero desde entonces se ha enzarzado en una enrevesada batalla legal con los estados de Texas y de Misuri, gobernados por republicanos, que han bloqueado sus intentos.


Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el Supremo falló que el memorando con el que la Administración de Biden intentó poner fin en octubre del año pasado a "Quédate en México" no infringió la ley federal de inmigración. "No sabemos cuándo va a ocurrir, pero el fallo significa que la Administración de Biden puede acabar con el programa en un corto plazo", dijo a Efe Aaron Reichlin-Melnick, experto en migración del American Immigration Council.

El fallo fue redactado por el presidente del Supremo, John Roberts, con el apoyo del juez conservador Brett Kavanaugh y de los tres progresistas, Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan.


El texto supone un respiro para Biden tras los últimos reveses propiciados por la mayoría conservadora del tribunal, que tumbó el derecho constitucional al aborto y limitó la capacidad del Gobierno para obligar a las empresas a reducir las emisiones contaminantes.

El líder del comité de Exteriores del Senado, Bob Menéndez, fue de los primeros demócratas en celebrar la decisión, pues consideró que "Quédate en México" es "una de las políticas antiinmigración más destructivas e inhumanas del legado de Donald Trump".

Urgen el fin del programa

Varias organizaciones defensoras de los derechos de los migrantes expresaron también su satisfacción, pero pidieron cautela y urgieron a Biden a tomar cartas en el asunto.

"Es una muy buena noticia, pero es importante destacar que es solo una victoria legal. La política de 'Quédate en México' aún está vigente", dijo a Efe Claudia Tristán, directora del programa de migración de la organización Mamás al Poder.

El programa fue instaurado por Trump en 2019 como parte de su
política de tolerancia cero con la inmigración, con la colaboración del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México.


Con esta política, se ha devuelto a México a miles de personas que llegaban a los puentes fronterizos de Estados Unidos, dificultando su acceso a representación legal y exponiéndolas en muchos casos a las redes de delincuencia del norte del país latinoamericano.

"En algunas ciudades de México los migrantes han sido violados, secuestrados y han sufrido varias formas de violencia", denunció Tristán.

Biden intentó acabar con este modelo el año pasado, pero los fiscales generales de Texas y Misuri lograron que un juez federal del primer estado ordenara el restablecimiento de los MPP.

En agosto, una corte federal de apelaciones y el Tribunal Supremo rechazaron los esfuerzos del Gobierno por bloquear la resolución del juez de Texas. En octubre, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, publicó un memorando por el que revocaba de nuevo "Quédate en México", pero el Ejecutivo tuvo que reactivar en diciembre el programa tras otro fallo judicial.

Sistema de asilo desmantelado

Con el fin de "Quédate en México", Biden intenta reconstruir el sistema de asilo desmantelado por Trump, en un momento en que la frontera vive una presión sin precedentes, con 1,7 millones de indocumentados en 2021.

Pero, aunque se levanten los MPP, el legado de Trump seguirá vigente mediante el Título 42, una política sanitaria instaurada a raíz de la pandemia de covid-19 que permite deportar automáticamente a los indocumentados sin derecho a que soliciten asilo.

El Gobierno de Biden ha intentado levantar también el Título 42, pero de momento ha chocado con la Justicia.

"Mientras el Título 42 siga en pie, miles de migrantes seguirán siendo deportados sin acceso al proceso de asilo. Así que mucha gente no se verá beneficiada por el fallo del Supremo", subrayó Reichlin-Melnick.

Cargar más

XS
SM
MD
LG