Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Violencia en las protestas será tratada como terrorismo doméstico

Un carro patrullero incediado por los manifestantes.

El Fiscal General William P. Barr emitió una declaración sobre los disturbios desatados en los últimos días en Estados Unidos y agravados este fin de semana donde advierte que "la violencia instigada y llevada a cabo por Antifa y otros grupos similares será considerada como terrorismo doméstico y será tratada en consecuencia".

La magnitud de las protestas, donde los manifestantes han causado múltiples destrozos, saqueos y paralización de autopistas, además de violentos enfrentamientos con la policía en las principales ciudades del país, han obligado a movilizar la Guardia Nacional en varios estados y a declarar el toque de queda en al menos 25 ciudades.

Este domingo es la quinta jornada de protestas desde que comenzaron a circular las imágenes del afroamericano George Floyd, contra el piso y clamando que lo dejaran respirar, mientras un policía le presionaba el cuello con su rodilla durante más de 8 minutos hasta causar asfixia total.

El policía Derek Chauvin quien presionó con la rodilla el cuello de Floyd, de 46 años, fue arrestado y acusado de asesinato en tercer grado.

A continuación reproducimos el comunicado divulgado por el Departamento de Justicia de EEUU.

“Con los disturbios que están ocurriendo en muchas de nuestras ciudades en todo el país, las voces de protestas pacíficas y legítimas han sido secuestradas por elementos radicales violentos. Grupos de radicales y agitadores externos están explotando la situación para perseguir su propia agenda separada, violenta y extremista.

Es hora de dejar de ver la violencia y confrontarla y detenerla. La continua violencia y destrucción de la propiedad pone en peligro la vida y el sustento de los demás e interfiere con los derechos de los manifestantes pacíficos, así como de todos los demás ciudadanos.

También socava el trabajo urgente que debe hacerse, a través de un compromiso constructivo entre las comunidades afectadas y los líderes de las fuerzas del orden, para abordar las quejas legítimas. Prevenir la reconciliación y separarnos es el objetivo de estos grupos radicales, y no podemos dejar que tengan éxito.

Es responsabilidad de los líderes estatales y locales garantizar que se implementen recursos adecuados para la aplicación de la ley, incluida la Guardia Nacional cuando sea necesario, en las calles para restablecer la ley y el orden. Vimos que esto finalmente sucedió en Minneapolis anoche, y funcionó.

Las acciones federales de aplicación de la ley estarán dirigidas a detener y acusar a los violentos agitadores radicales que han secuestrado protestas pacíficas y están involucrados en violaciones de la ley federal.

Para identificar a los organizadores e instigadores criminales, y para coordinar los recursos federales con nuestros socios estatales y locales, la policía federal está utilizando nuestra red existente de 56 Fuerzas de Tarea Conjuntas contra el Terrorismo (JTTF) regionales del FBI.

La violencia instigada y llevada a cabo por Antifa y otros grupos similares en relación con los disturbios es el terrorismo doméstico y será tratada en consecuencia ".

Vea todas las noticias de hoy

Presidente Biden dice que activistas y defensores de derechos humanos en Cuba y Venezuela mantienen viva la democracia

Biden en la ONU

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en su primer discurso ante la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas mencionó a los manifestantes y activistas en países como Cuba y Venezuela diciendo que mantienen viva la democracia.

“El autoritarismo del mundo puede buscar proclamar el fin de la era de la democracia, pero la propia verdad es que el mundo democrático está en todas partes. Vive en el activista anticorrupción, en los defensores de los derechos humanos, los periodistas, los manifestantes por la paz en la primera línea de la lucha en Bielorrusia, Birmania, Siria, Cuba, Venezuela y en todas partes”, expresó el mandatario norteamericano.

Esa fue la única referencia de Biden a Latinoamérica y el Caribe durante su primer discurso ante la ONU.

Añadió que si bien ninguna democracia es perfecta, incluyendo a Estados Unidos, su país seguirá luchando para estar a la altura de los más altos ideales para sanar las divisiones y que Estados Unidos competirá vigorosamente, económicamente y para impulsar los sistemas democráticos y el estado de derecho.

"Defenderemos a nuestros aliados y amigos y nos opondremos a los intentos de los países más fuertes de dominar a los más débiles, ya sea mediante cambios en el territorio por la fuerza, coerción económica, explotación técnica o desinformación, pero no estamos buscando –repito-, no buscamos una nueva Guerra Fría o un mundo dividido en bloques rígidos”, señaló.

El presidente Biden declaró que el mundo se encuentra en un "punto de inflexión en la historia" y debe moverse rápida y cooperativamente para abordar los problemas de la pandemia de COVID-19, el cambio climático y el abuso de los derechos humanos.

Biden dijo que esta es una "década decisiva para el mundo" que determinará el futuro de la comunidad global.

El presidente defendió la caótica retirada de Estados Unidos de Afganistán argumentando que era un paso necesario para cambiar la política estadounidense y centrarse en el reto de los sistemas antidemocráticos, la pandemia del COVID-19 y el clima, añadiendo que Estados Unidos comenzaba lo que él calificó de una nueva era de diplomacia implacable.

Biden prometió defender los intereses nacionales vitales de Estados Unidos, pero dijo que "la misión debe ser clara y alcanzable" y que el ejército estadounidense "no debe utilizarse como la respuesta a todos los problemas que vemos en el mundo".

Además, hizo un llamado a los delegados de la Asamblea General para que tomen medidas sobre el cambio climático diciendo que la situación está en un "código rojo para la humanidad" y que el mundo se está "acercando rápidamente a un punto sin retorno" con respecto a los eventos climáticos extremos.

También llamó a que cada nación traiga sus más altas ambiciones posibles" a la próxima conferencia climática global en Glasgow, Escocia, a celebrarse la primera semana de noviembre.

Nuevo caso de "Síndrome de La Habana" es una amenaza clara y actual, alerta director de Instituto de Investigación en Biodefensa

Fachada de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Un funcionario de los servicios de inteligencia de Estados Unidos sufrió síntomas relacionados al “síndrome de La Habana” mientras viajaba este mes por India con el director de la CIA William Burns.

James Giordano, director ejecutivo del Instituto de Investigación en Biodefensa en Washington, dijo el martes que el caso del oficial “representa una amenaza clara y actual”.

El también profesor de Neurología y Bioquímica en la Universidad de Georgetown explicó que el funcionario de inteligencia había informado síntomas que concuerdan con el síndrome, que generalmente incluyen pérdida del equilibrio, mareos y dolores de cabeza.

El incidente de India ocurrió semanas después que un viaje de la vicepresidenta Kamala Harris de Singapur a Vietnam fuera retrasado por esta razón. Harris retrasó su llegada a Hanói durante tres horas después de que la embajada de Estados Unidos alertara que alguien había informado de un incidente de salud similar a los reportados por el personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba a partir de 2016.

"Tenemos protocolos establecidos para cuando las personas informan posibles incidentes de salud anómalos que incluyen recibir el tratamiento médico adecuado", declaró un portavoz de la CIA, quien indicó que Burns “ha convertido en una prioridad máxima garantizar que los oficiales reciban la atención que necesitan y que lleguemos al fondo de esto”.

EEUU ha triplicado la cantidad de personal médico que estudia los incidentes relacionados con el síndrome de La Habana y que han afectado al menos a 200 personas.

La semana pasada un panel de más de 20 científicos del régimen cubano concluyó que el llamado Síndrome de La Habana es un “relato” sin validación.

"Concluimos que la narrativa del 'síndrome misterioso' no es científicamente aceptable en ninguno de sus componentes y que solo ha sobrevivido debido a un uso sesgado de la ciencia", dijeron los cubanos.

La investigación 'Una Evaluación de los Incidentes de Salud Ocurridos Durante Estancias en La Habana de Empleados de Gobiernos Extranjeros y sus Familias' asegura que "posiblemente algunos empleados estadounidenses mientras estaban ubicados en La Habana se sintieron enfermos debido a una colección heterogénea de condiciones médicas, algunas preexistentes antes de ir a Cuba y otras adquiridas debido a causas sencillas o bien conocidas. Muchas enfermedades prevalentes en la población general pueden explicar la mayoría de los síntomas".

En un correo electrónico a Radio Televisión Martí, un vocero del Departamento de Estado dijo que las autoridades competentes están examinando activamente una serie de hipótesis, pero no han determinado la causa de estos incidentes, o si constituyen un ataque de algún tipo por parte de un actor extranjero.

Blinken afirma compromiso del Hemisferio con la libertad en el vigésimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana 

Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken

En el vigésimo aniversario de la Carta Democrática Interamericana, CDI, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha dicho en un comunicado este jueves que la misma representa un compromiso de que el Hemisferio Occidental deberá observar los principios de democracia.

Dijo que Blinken que por otro lado un compromiso de que la soberanía reside en el pueblo; que el Estado de derecho debe defender las libertades individuales.

Además expresó que ello es una afirmación histórica de que los pueblos de América tienen derecho a la democracia y que los gobiernos de la región tienen la obligación de promoverla y defenderla.

Promovida por nuestros líderes en la Tercera Cumbre de las Américas y aprobada por todos los miembros de la Organización de los Estados Americanos el 11 de septiembre de 2001, dijo el secretario de Estado, la CDI afirma que los derechos humanos corresponden a todas las personas; que la libertad económica fomenta la prosperidad que puede sacar de la pobreza a millones de personas, y que las libertades políticas y económicas son instrumentos que contribuyen a la paz duradera.

Afirmó Blinken que los últimos dos años nos han demostrado que la democracia es frágil y que los pueblos de las Américas deben mantenerse alertas para protegerla y que por eso, en diciembre de este año, el presidente Biden organizará una Cumbre sobre Democracia, que ofrecerá una oportunidad de que actores de los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado impulsen estos ideales y den cuentas por los compromisos públicos que ya hemos asumido.

EEUU sin determinar aún las causas del denominado "Síndrome de La Habana"

Vista de la Embajada de EEUU en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

El Departamento de Estado de EEUU dijo este martes que examina una serie de hipótesis sobre el denominado Síndrome de La Habana y que no ha determinado si constituyen un ataque por parte de un actor extranjero.

En un correo electrónico a Radio Televisión Martí, un vocero del Departamento de Estado dijo que, en coordinación con sus socios en todo el Gobierno de Estados Unidos, investiga enérgicamente los informes de posibles incidentes de salud inexplicables, dondequiera que se informen.

La cancillería estadounidense añadió que las autoridades competentes están examinando activamente una serie de hipótesis, pero no han determinado la causa de estos incidentes, o si constituyen un ataque de algún tipo por parte de un actor extranjero.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

Entre 2016 y 2017, diplomáticos estadounidenses que prestaban servicio en Cuba, y algunos de sus familiares, presentaron problemas de salud, desde dolencias auditivas hasta trastornos neurológicos, entre otros padecimientos.

Desde entonces, se han reportado casos similares de más de un centenar de funcionarios estadounidenses en China, Rusia, Austria y recientemente en Vietnam.

Sin embargo, este lunes, un panel de más de 20 científicos del régimen cubano concluyó que no hay pruebas para considerar como producto de un ataque o un atentado a un conjunto de síntomas descriptos por diplomáticos estadounidenses.

Según dijeron los cubanos, el llamado Síndrome de La Habana se trata de un “relato” sin validación, que “ha sobrevivido” gracias a que los medios de comunicación y los políticos lo amplificaron, enfatizaron.

Estados Unidos modificó recientemente el estatus de su personal en la Embajada de La Habana, cuando la investigación sobre los incidentes que afectaron la salud de sus diplomáticos destacados en la isla se mantiene inconclusa, cinco meses después de que la Casa Blanca nombrara a una experimentada diplomática para que supervisara las pesquisas.

Un portavoz del Departamento de Estado explicó recientemente a Radio Televisión Martí que la investigación sobre estas afectaciones de salud cuenta con actores de diferentes agencias estatales, y que la prioridad sigue siendo la seguridad y la protección del personal diplomático estadounidense.

“Este es un gran esfuerzo interinstitucional que involucra a la Casa Blanca, el Departamento de Defensa, las agencias de inteligencia de EEUU, el Congreso y los principales científicos del país, al tiempo que la Cancillería se asegura de que aquellos que fueron evacuados médicamente (de Cuba) reciban el tratamiento y el apoyo que necesitan”, dijo el funcionario.

Tras la baja por enfermedad de más de 20 diplomáticos que laboraban en Cuba en 2017, el Departamento de Estado redujo en 60 por ciento la plantilla de su sede en La Habana.

Pese a los esfuerzos del gobierno de EEUU, y de grupos de expertos médicos y científicos que han estudiado de manera exhaustiva a los afectados, la mayoría en el prestigioso Centro para Lesiones y Reparación de Cerebro de la escuela de medicina de la Universidad de Pennsylvania, lo que se conoce como Síndrome de La Habana sigue siendo un misterio.

En 2019, Canadá también redujo su personal diplomático en La Habana, luego de que 14 funcionarios presentaran síntomas similares a los de los 25 diplomáticos estadounidenses que habían sido evacuados de la isla dos años antes.

En marzo pasado, el Departamento de Estado nombró a la veterana diplomática Pamela Spratlen al frente del grupo de trabajo que investiga los incidentes en la embajada en Cuba, un equipo creado en 2018. Esta vez, Sprantlen rinde cuentas al secretario de Estado, entre otros altos funcionarios de la Cancillería.

En julio último, el presidente Joe Biden ordenó al Departamento de Estado examinar la posibilidad de incrementar el personal en la embajada de EEUU en Cuba, un proceso que según el portavoz de la Cancillería, será gradual con el transcurso del tiempo.

“El presidente Biden se ha comprometido a renovar el personal de nuestra embajada en La Habana para mejorar nuestra capacidad de relación con la sociedad civil y, en el momento apropiado, aumentar los servicios consulares, al tiempo que se garantice la seguridad de los diplomáticos estadounidenses en Cuba”, comentó el portavoz.

A raíz de los incidentes, que en un inicio fueron llamados también "ataques sónicos", Washington prohibió que sus diplomáticos permanecieran en Cuba con sus familiares, medida que recientemente ha sido parcialmente modificada.

“El 16 de agosto último, el Departamento de Estado cambió el estatus de los diplomáticos en La Habana, de no acompañados a parcialmente acompañados. Sólo los familiares adultos elegibles de empleados en la embajada en La Habana podrán viajar o vivir en Cuba. Este cambio entra en vigencia de inmediato”, puntualizó el portavoz, que no precisó fecha, ni si la embajada podría entrar en pleno funcionamiento antes de que concluya el año.

“Estamos comprometidos a emprender este proceso de una manera reflexiva que se centre en la seguridad de nuestro personal”, concluyó.

(Con reporte de Michelle Sagué para Radio Martí)

Blinken defiende ante el Congreso la retirada militar de Afganistán

Blinken escucha la pregunta del senador republicano Ron Johnson durant euna audiencia ante el Congreso sobre la retirada de EEUU de Afganistán. (Jabin Botsford/Pool via AP)

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, defendió la retirada militar de Afganistán, el 31 de agosto, ante las críticas de legisladores y la opinión publica, al testificar este martes en su segundo día de audiencias ante el Congreso.

Si el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hubiera decidido extender la guerra de dos décadas de Estados Unidos, "habría requerido enviar sustancialmente más fuerzas estadounidenses a Afganistán para defendernos y evitar una toma de poder de los talibanes, sufriendo bajas y, en el mejor de los casos, con la perspectiva de restaurar un punto muerto y permanecer estancado en Afganistán, bajo fuego, indefinidamente", dijo Blinken a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

"No hay evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas o el gobierno afgano fueran más resistentes o autosuficientes", añadió.

El canciller estadounidense señaló que, en el vigésimo aniversario del 11 de septiembre, mientras el país honra a casi 3,000 hombres, mujeres y niños que perdieron la vida, es bueno recordar "por qué fuimos a Afganistán en primer lugar: para hacer justicia a quienes nos atacaron y garantizar nunca volvería a suceder".

EEUU logró esos objetivos hace mucho tiempo, según Blinken. Osama bin Laden fue abatido en 2011. Las capacidades de Al-Qaida se degradaron.

Los insurgentes talibanes tomaron el control del país a mediados de agosto cuando las tropas norteamericanas abandonaron el país.

Estados Unidos y sus aliados han evacuado del aeropuerto de Kabul a 124,000 personas, en su mayoría afganos, e incluidos más de 6,000 estadounidenses. Otros pudieron salir luego del país a través de salidas por tierra o en unos pocos vuelos, pero Blinken dijo que a fines de la semana pasada aún quedaban unos 100 estadounidenses en suelo afgano.

Trece soldados estadounidenses y decenas de afganos murieron en un atentado suicida días antes de que se completara la retirada.

Blinken dijo ante el Congreso que los funcionarios estadounidenses no habían previsto la rápida caída del gobierno afgano, incluso cuando los talibanes avanzaban por todo el país.

"Incluso las evaluaciones más pesimistas no predijeron que las fuerzas gubernamentales en Kabul colapsarían mientras las fuerzas estadounidenses permanecieran", subrayó.

Aunque la evacuación principal ha terminado, el principal diplomático estadounidense dijo que EEUU continuará con sus "incansables esfuerzos para ayudar a los estadounidenses restantes, así como a los afganos y ciudadanos de países aliados y socios, a salir de Afganistán si así lo desean".

(Con información de VOA y del Departamento de Estado)

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG