Enlaces de accesibilidad

Cuba

Violencia contra artistas abre interrogantes acerca del diálogo en Cuba

El ministro de Cultura, Alpidio Alonso, la emprendió a puñetazos contra un periodista que cubría la manifestación del 27N.

La actitud violenta del ministro cubano de Cultura ante un grupo de jóvenes artistas que el pasado día 27 de enero buscaban dialogar con el gobierno para pedir libertades, abre una interrogante sobre si se debe, o no, insistir en el diálogo.

Desde la Habana, Julio Llópiz Casal, artista visual integrante del movimiento 27N, habló sobre el tema con Radio Televisión Martí.

Llopiz Casal opina que insistir en el diálogo, es un arma que no deben abandonar
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:46 0:00

A criterio del artista, el manotazo que le propinó el ministro Alpidio Alonso a un periodista en las afueras del MINCULT, por sí solo, "plantea un escenario en el que no los quieren escuchar, porque nos consideran enemigos".

Señaló que cuando el gobierno los acusa de estar financiados desde el exterior por elementos enemigos al país "ya ejercen una fuerza tremenda sobre la discusión, y la llevan hasta un lugar donde no es posible el diálogo y, de hecho, lo que hay es violencia, tanto simbólica como física".

Agregó que es entonces cuando se abre un tema de discusión dentro de los jóvenes artistas, en cuanto a si se debe insistir, o no, en el diálogo.

El comunicador Yunior García, uno de los escogidos para el abortado contacto con el viceministro Fernando Rojas, el pasado día 27, calificó el escenario de complejo.

Dijo que en este momento están en "un punto" en el que todavía no han tomado decisiones, pero adelantó que hay "varios grupos" que están pidiendo la dimisión del ministro Alonso, otros la de todos los funcionarios que participaron en la represión.

García dijo que "hay gente que dice que no se sientan a conversar con nadie", y se incluyó entre los que asumen esa posición.

"Yo no tengo ganas de sentarme con esas personas que agredieron a mis compañeros", recalcó el comunicador, que tambié definió su postura en la red social Facebook.

Sin embargo, Llópiz opina que insistir en el diálogo es un arma que los artistas no deben abandonar, y aseguró que su postura siempre será "dialogar".

También en Facebook, el artista publicó sus puntos de vista.

"Yo siempre voy a intentar dialogar porque es lo que sé hacer y quiero hacer. Yo no me voy a comportar nunca como el ministro, no me voy a comportar como esos funcionarios, no me voy a comportar como los abusadores deshonestos. Simplemente me siento intentando hablar con una entidad que me lanza trompadas, me pone trampas, rara vez media la palabra transparente. Esquivo, me protejo en lo posible y sigo apelando a la palabra", escribió.

Vea todas las noticias de hoy

La policía política presiona a esposa de periodista cubano: esta es su respuesta

Yoe Suárez junto a su esposa, María Antonieta Colunga. (Foto: Yoe Suárez/Facebook)

En otro intento de presionar al periodista independiente Yoe Suárez para que abandone su trabajo, la Seguridad del Estado amenazó este lunes a su esposa, María Antonieta Colunga, durante una supuesta "entrevista" en la Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería de Nuevo Vedado, en La Habana.

La joven, que trabaja con la organización humanitaria Cáritas, acudió al interrogatorio "por obligación, no por su voluntad", y se negó a responder preguntas sobre el trabajo de Suárez.

“A pesar de las premuras y las incoherencias entre la citación verbal y la escrita, decidí acudir al lugar porque soy una buena ciudadana, aunque no viva bajo un buen gobierno”, detalló en su cuenta de Facebook.

Entonces los oficiales indagaron sobre su vida y dejaron caer solapadas amenazas contra su familia y su empleo en Cáritas, un método recurrente de intimidación de la policía política.

Me preguntaron si no creía que la labor que de mi esposo como periodista independiente podría afectar mi empleo o la institución que me contrata. Esta pregunta-idea emergió un par de veces más en el interrogatorio, como una mosquita impertinente", escribió Colunga.

La esposa de Suárez relata que los agentes se interesaron por cuestiones personales delicadas, como el estado de salud de su madre, o por qué decidió mudarse de Camagüey a la capital, si tenía allí otros familiares, etcétera.

Colunga se negó a responder y recordó a los oficiales que aquello "no era una conversación amistosa (...), y que en situaciones como la que me encontraba, no me sentaba bien que me preguntaran por mis familiares".

Según la joven, sus interrogadores insistieron en que, como esposa, ella podría “ayudar” e "influir" sobre su esposo, "aconsejarlo para reevaluar su ejercicio profesional y no seguir por ese camino".

Su respuesta fue tajante: "Les dejé perfectamente claro que admiro mucho a Yoe como profesional y que de ninguna manera interferiría en su trabajo, a no ser para apoyarlo".

Aunque Colunga teme que esta situación se repita, en medio de los peligros sanitarios que implica, dijo estar lista para enfrentarla si vuelve a suceder.

"Si esto es el precio de ser la esposa de mi esposo, y de que él siga ejerciendo su profesión acorde a sus principios, supongo que nos seguiremos viendo las caras en oficinitas climatizadas por ahí", concluyó.

Suárez, periodista y escritor, colabora con el portal digital Diario de Cuba y administra la editorial independiente Boca de Lobo. El 26 de enero pasado recibió una citación oficial para comparecer en la Estación policial de Siboney, en La Habana, donde recibió serias amenazas.

El oficial de la Seguridad del Estado encargado de interrogarle le dijo que por su labor periodística la policía lo seguiría de cerca y que, bajo el Código Penal cubano, podría enfrentar una sanción de privación de libertad de entre 10 y 20 años, y "hasta la pena capital", denunció días después Solidaridad Cristiana Mundial (CSW).

"CSW se encuentra muy preocupada por la situación de Yoe Suárez, quien se ha dedicado a reflejar la realidad en que se encuentran los cubanos, incluyendo los que han sido sujetos a violaciones por ejercer su derecho a la libertad de culto y de religión”, dijo la organización.

997 casos y cuatro muertes por COVID-19; Durán descarta que el problema se resuelva este año

Estudiantes de Medicina hacen control epidemiológico en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Las autoridades de Salud de Cuba reportaron este martes 997 nuevos casos de COVID-19 y cuatro fallecidos.

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) dijo que hay ingresados para vigilancia clínica epidemiológica 18 660 pacientes, sospechosos 2 833, en vigilancia 11 550 y confirmados activos 4 277.

"La cifra de positivos es elevada y rompe con una disminución de casos activos diarios que veníamos reportando en los últimos días", señaló el Dr. Durán.

Tan sólo en el mes de febrero se reportaron 22 998 casos con 108 fallecidos.​

El doctor descartó que el problema del coronavirus sea resuelto este mismo año a pesar de las vacunas: "El comportamiento de la enfermedad, la alta transmisibilidad y lo difícil que se ha hecho su control, por depender en gran medida del comportamiento de las personas, y por las características del virus, parece ser que este año, aún con las vacunas, vamos a tener un año bastante duro en el enfrentamiento del COVID-19".

La Habana con 607 casos reportados este martes, estrena hoy ​un nuevo protocolo que dispone tratamiento con nasalferón a contactos de casos positivos y a sus convivientes​ y un aislamiento domiciliario con pases de visitas diarios, que se realizarán por los médicos y enfermeras de la familia, y alumnos de años terminales de Medicina.

Abordan en foro virtual discriminación racial y de la mujer en Cuba

Los afrodescendientes en Cuba no cuentan con capital, remesas ni redes de solidaridad para involucrarse en la economía emergente.

El Movimiento San Isidro y el Monitor Legislativo Cubano celebraron la conferencia virtual “La discriminación en Cuba: la realidad desde sus artistas y activistas”, que tuvo como invitada especial a Margarette May Macaulay, Relatora sobre los Derechos de las Mujeres y de las Personas Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial y comisionada de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Activistas, periodistas independientes, afrodescendientes, mujeres y personas de la comunidad LGBTI, y otros grupos que históricamente han sido víctimas de discriminación, siguen siendo discriminados”, afirmó en referencia a Cuba, MaCaulay.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

“En torno a la libertad de expresión, hay discriminación muy seria contra personas que piensan de forma diferente en cuanto a los derechos humanos”, manifestó la relatora.

Desde la Isla participaron Juan Antonio Madrazo Luna del Comité Ciudadano por la Integración Racial, Aimara Peña González de Somos Nueva Cuba, Luis Manuel Otero Alcántara, del Movimiento San Isidro y Madelín Rodríguez por la Corporación Jurídica Cubana.

En su ponencia, el activista Madrazo Luna indicó que “las estrategias implementadas por la Revolución” desde sus inicios no bastaron para desarmar “el ensamblaje de racismo y la discriminación racial”, debido a que “al trazar las fronteras de la igualdad” no logró incidir en las representaciones sociales negativas que perviven en el imaginario cubano hacia los afrodescendientes.

“Desde la frontera de la igualdad se construyeron barreras imaginarias y pactos de silencio en torno a la problemática racial y el racismo como fórmula ideológica continua siendo la materia prima que fabrica la diferencia en la sociedad cubana”, apuntó.

Madrazo aludió, además, a la criminalización del activismo de las mujeres, en especial las afro feministas vinculadas a procesos organizativos dentro de la sociedad civil cubana, sobre las cuales recae, en mayor medida, la represión, el acoso, la persecución, el chantaje emocional y psíquico y hasta el encarcelamiento.

“Dicha violencia que es ejercida emocionalmente tiene un efecto acumulativo que provoca degradación en tanto afecta a la dignidad individual y colectiva”, puntualizó.

“Es una realidad sobre la que pesa el silencio en la esfera pública cubana y donde hay una responsabilidad de prácticas violentas por parte de agentes del Estado”, dijo.

La defensora de los derechos de la mujer, Aymara Peña, abordó la discriminación que sufren por pobreza las campesinas cubanas, fundamentalmente en las áreas laborales.

“Las mujeres de este sector están mucho más sometidas a diferentes tipos de violencia y de discriminación, no solamente por ser pobres o por vivir en zonas rurales, sino por ser mujeres”, señaló Peña y añadió que las tareas del hogar y el cuidado de los hijos abarcan casi todo el tiempo de las campesinas.

Muy pocas de ellas obtienen un trabajo profesional. Abandonan los estudios por la lejanía, el transporte, la penuria y por tanto, no acceden al sistema de enseñanza superior, alertó Peña, residente en una comunidad rural de la provincia de Sancti Spiritus.

Más adelante, el coordinador principal del Movimiento San isidro, Luis Manuel Otero Alcántara, destacó que los negros cubanos cada día tienen menos oportunidades dentro del mundo de la cultura porque no están creadas, actualmente, estructuras que lleguen a ellos.

“Entrar a una academia, una escuela de arte, de música o danza conlleva un estudio previo de clases privadas que hay que pagar”, denunció Otero Alcántara.

“No existe un proyecto, ahora mismo, no hay una voluntad del régimen racista, de insertar a los negros, a los más desválidos, a ese proyecto económico, a ese proyecto social y cívico que se están construyendo dentro de este Capitalismo de Estado”.

En ese sentido recalcó que insertar a los marginados, en su mayoría negros, en el panorama cultural es el trabajo primordial que desarrolla el Movimiento San Isidro.

Desde el punto de vista judicial, la abogada Madelín Rodríguez subrayó que la sociedad cubana está muy distante de convertirse en una sociedad justa, igualitaria si damos una mirada jurídica al actuar del Estado, pues son, precisamente, las autoridades las que utilizan las legislaciones para criminalizar a todas aquellas personas que decidan dar sus opiniones en contra de gobierno.

Por grupos poblacionales los más afectados por la discriminación, desde el Estado, son las personas LGBT, las afrodescendientes, las mujeres y los periodistas independientes, dijo Rodríguez.

“Una vía visible en la que el Estado discrimina a sus ciudadanos es con la utilización de sus propias legislaciones y se está viendo más frecuente con la violación al debido proceso”, resaltó.

Como moderadora del panel estuvo Elena Larrinaga, presidenta de la Red Femenina de Cuba.

Patria y Vida crece en popularidad; el régimen responde con un videoclip

Respuesta del gobierno cubano a Patria y Vida, en la cuenta de Cubadebate en YouTube, el 1 de marzo de 2021.

Los medios de prensa del gobierno cubano divulgaron este lunes Patria o Muerte por la Vida, una respuesta a Patria y Vida, canción que critica duramente al régimen y acumula mas de 2.6 millones de visitas en YouTube.

La canción del gobierno fue transmitida en el sitio de YouTube de Cubadebate. Lo interpretan Raúl Torres, Annie Garcés, Dayana Divo y Karla Monier, junto a la rapera Yisi Calibre.

Diario de Cuba publicó una nota al respecto, diciendo en el título que "la canción es un fracaso". También recalcó que en las redes sociales la canción lleva cinco veces mas comentarios negativos que positivos.

El diario digital 14ymedio dice que "es un acto de repudio con música" y describe el videoclip de esta manera: se ve a Torres, autor de la letra, vestido con guayabera y utilizando como fondo una bandera cubana, y con frecuentes alusiones a los artistas que participaron en Patria y Vida: "Rentabiliza la m***da/ Que entontece del imperio /Rentabiliza mentir /y confundir a los pueblos", dice y asegura que "a la Revolución le queda más de 62.000 milenios".

"La letra es un asco, incita al odio, pero debo decir que la música la pensaron bien para sacarla", dijo a 14ymedio un musicólogo luego de ver el videoclip. “Si esta es la respuesta, no creo que se vaya a convertir en un fenómeno viral como ha pasado con la otra canción ¿Qué joven va a querer tener todas esas consignas en el móvil?”.

Un cantante cubano que prefirió no identificarse aseguró a 14ymedio "esa conga es en realidad un mitin de repudio con música".

Entretanto, Diario de Cuba resumió algunos de los comentarios negativos en los medios sociales: "Siento vergüenza ajena al ver esto", "No se vale, Raúl Torres no se puso Patria o Muerte en el abdomen" y "Una vez más una respuesta desesperada, ineficiente y poco creativa".

“La tiranía tuvo que bailar al ritmo que le pusieron”

La imagen del dictador Fidel Castro entre banderas y símbolos del comunismo.

El periodista Jorge Ramos comentó en un artículo de opinión en el diario The New York Times que la canción Patria y vida “ha puesto a la defensiva a la dictadura cubana y la ha obligado a reaccionar públicamente”.

“La estrategia oficial favorita ante un asunto incómodo era aparentar que no existía. O reprimir y censurar”, dijo Ramos, pero esta vez “la tiranía tuvo que bailar al ritmo que le pusieron”.

Un tema clave que Ramos destaca de este fenómeno que ha logrado mas de 2.6 millones de visitas en YouTube es que los cubanos tienen cada día menos miedo, y que “perder el miedo (o controlarlo) es siempre el primer paso antes de un cambio importante”.

“Creo que este es el principio del fin de la dictadura”, le dijo a Ramos uno de los creadores de Patria y vida, Alexander Delgado. “Son tiempos diferentes”, recalcó su compañero Randy Malcom.

Una parte fundamental “de lo que se podría llamar una rebelión cultural en Cuba”, es la internet, estructura que le ha quitado al régimen comunista la capacidad de dominar la narrativa que recibe el pueblo.

La canción, recuerda Ramos, habla de la represión “a punta de pistola y de palabras”, de la dignidad “pisoteada”, de la búsqueda diaria por dólares, de las madres que “lloran por sus hijos que se fueron”, del naciente movimiento San Isidro y del cansancio de esperar “un nuevo amanecer”.

Pero Ramos advierte lo siguiente:

“El uso de la música y de las redes sociales contra un régimen autoritario como el cubano es el inicio de una transformación social y cultural pero no garantiza nunca un final democrático”.

En ese sentido, dice que “esta rebelión cubana puede aprender de otros movimientos que despegaron gracias a internet, como la Primavera Árabe, la serie de protestas contra regímenes déspotas en varios países de la región a partir de 2011”.

No obstante, “la Primavera Árabe demostró lo difícil que es pasar de una rebelión digital online a una offline que lograra cambios tangibles a un sistema más libre. Ese será el reto de este momento artístico y social cubano”, concluye Jorge Ramos, periodista y colaborador regular de opinión de The New York Times, y conductor de los programas Noticiero Univisión y Al punto.

Cargar más

XS
SM
MD
LG