Enlaces de accesibilidad

Economía

Cuba desestima reclamos esenciales de campesinos y habla de "centralizar" el mango y la guayaba

Una familia de campesinos cubanos vende mangos en la carretera. Foto Archivo REUTERS/Desmond Boylan

El vicepresidente cubano Marino Murillo Jorge desestimó los principales reclamos del campesinado cubano en sus nuevos planes para la agricultura en la isla, en los que descartó entregar la tierra a quienes la cultivan y habló de "centralizar" productos como el mango, la guayaba y la frutabomba.

El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos ofreció detalles de la aplicación de la llamada "Tarea Ordenamiento" en el sector agropecuario y mencionó que en la isla comunista, el 80 % de las tierras cultivables son propiedad estatal, aunque en su mayoría (70 %) están gestionadas por formas no estatales.

Recientemente campesinos independientes cubanos divulgaron una carta abierta, a raíz de conocer las nuevas disposiciones del "ordenamiento", en la que exigieron libertad para registrar la propiedad legal de tierras y negocios, libertad para producir, fijar precios, comercializar, exportar, importar y atraer inversiones, sin intermediarios estatales y sin fijar límites.

Pero el funcionario acaba de descartar tal posibilidad al afirmar que en Cuba el Estado seguirá siendo el dueño de la tierra: "Si el Estado perdiera la propiedad de las tierras y en vez de entregarlas en usufructo las vendiera, los productores de mayores ingresos terminarían comprando las pertenecientes a los productores de menores ingresos y se iría produciendo gradualmente un proceso de concentración, no de la producción, sino de la propiedad, e iríamos al latifundio, de ahí que en Cuba cuando se dan las tierras en usufructo, el Estado sigue siendo el dueño".

La misiva divulgada en diciembre de 2020, respaldada también por la Federación de Mujeres Rurales en Cuba (FLAMUR), pide con urgencia la liberalización de las fuerzas productivas y libertad económica como "única vía racional para salir de esta crisis, contener la hambruna, evitar la expansión de la pobreza y fomentar de manera rápida empleo en gran escala".

En una declaración que acaba de un plumazo con la petición de libertad para fijar los precios en el mercado, el funcionario dijo que cualquier cosa que se vaya a hablar de la agricultura en la Tarea Ordenamiento pasa primero por los precios de acopio. Luego mencionó que el ajuste de los precios se haría entre las empresas de la agricultura en coordinación con las autoridades territoriales.

En su intervención en la Mesa Redonda el vicepresidente dijo que 30 productos agrícolas permanecen bajo el estricto control del Estado con precios determinados por el Ministerio de Finanzas o el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros: Ocho relacionados con el tabaco y otros 22 productos, entre los que se encuentran frutas tropicales como el mango, la guayaba y la frutabomba.

"Deben tener precios que estimulen al productor y a la industria a producir compotas con la producción nacional y reducir las importaciones. Sin embargo, la yuca ya ha quedado descentralizada", declaró el alto funcionario.

Otra petición de los campesinos cubanos ha sido la de "eliminar por diez años todos los impuestos a productores y procesadores de alimentos". Sin embargo, la "tarea ordenamiento" contempla apenas algunos cambios tributarios como reconocer un mínimo exento anual a la hora de pagar impuestos de 39 120 pesos; reconocer como deducible el 100 % de los gastos, a justificar el 80 % de estos; aplicación del 5 % en el impuesto sobre ingresos personales y en los impuestos sobre ventas pagar el 5 %, por la comercialización de las minindustrias.

Las mayores libertades para los campesinos cubanos ha sido una exigencia también de economistas, defensores de derechos humanos y hasta escritores.

El año pasado la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) expulsó al escritor e investigador camagüeyano Pedro Armando Junco López luego que publicara una exhortación al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel donde le pedía sencillamente: "Deje de perseguir a los productores: permita que el pescador, pesque; que el agricultor siembre, que el ganadero críe… Pero deje al pescador que venda libremente su producto del mar, que el cosechero se las ingenie y comercialice sus siembras sin que medie el Estado, que el campesino mate su res y la venda al precio que le venga en ganas y se la compre el que pueda; porque por muy injusto que parezca, mayor injusticia es venderle al proletariado en una moneda que no circula en Cuba y a la que solo quienes tienen apoyo desde el exterior, pueden adquirirla".

Vea todas las noticias de hoy

Economista:"producción de alimentos no parecería ser una prioridad" del Estado cubano

Campesinos recogen tomates en Artemisa. (REUTERS/Alexandre Meneghini/File)

El economista cubano Pedro Monreal cuestionó en su cuenta de Twitter que la producción de alimentos sea una prioridad para el régimen cubano basándose en una serie de tuits publicados por un agricultor que relata las dificultades que enfrenta el gremio para hacer producir la tierra.

En el tuit, Monreal indica que lo publicado por Leonel Capote es una “evidencia acerca de cómo una decisión de la ‘planificación centralizada’ indicaría que la producción nacional de alimentos no parecería realmente ser una prioridad” del Estado cubano.

Capote explicó en un “hilo” de cuatro tuits los obstáculos prácticamente insuperables que deben afrontar los campesinos para obtener algo de combustible y poner sus tierras a producir.

El campesino alega: “Que no nos pongan más trabas y restricciones a los campesinos para trabajar. Se está hablando de #SeguridadAlimentaria y de #SeguridadNacional”, haciendo referencia a la Ley de Seguridad Alimentaria que fuera aprobada recientemente por la Asamblea Nacional de Poder Popular.

En un informe publicado a principios de mayo por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONEI) correspondiente a 2021, se alertó sobre “el decrecimiento porcentual en los principales renglones productivos" de la agricultura en Cuba.

"De acuerdo con la ONEI, la tasa de variación del PIB en agricultura, ganadería y pesca en los tres primeros trimestres del año fue de -20,4% en el primero, -6,7% en el segundo y -11,6% en el tercero, la previsión que cabe realizar, con los datos disponibles, es que el cuarto trimestre no habrá sido mejor, apuntando a un nuevo desplome del sector que, según nuestra estimación, ha situado la cifra del PIB en el sector primario con un descenso global en el ejercicio de una caída del -15%, con su impacto negativo sobre la alimentación de la población, imposible de compensar con importaciones por la ausencia de divisas", explicó entonces a Radio Martí el economista Elías Amor Bravo.

Según el experto, el sector agropecuario cubano está en una grave y profunda recesión, porque no logra funcionar bajo el modelo social comunista y reclama cambios estructurales urgentes.

En más de una ocasión, trabajadores agrícolas en la isla han asegurado a Radio Martí que “el gobierno no tiene capacidad para mejorar la producción de alimentos”, ni les proporciona a ellos los medios para hacerlo.

Emprendedores de la isla sobre medidas de EEUU: "la bola está en la cancha del gobierno cubano"

Un taxista privado desinfecta su carro en La Habana para prevenir el contagio por coronavirus. (Foto: Yamil Lage/AFP/Archivo)

En un análisis hecho desde La Habana, emprendedores cubanos llegan a la conclusión de que está en manos del gobierno cubano la posibilidad de que las medidas anunciadas por el gobierno de Estados Unidos encaminadas a fortalecer el sector privado se hagan realidad.

El anuncio de la administración del presidente Joe Biden de que habrá un incremento en el apoyo a los emprendedores cubanos independientes alienta a los que tienen sus negocios en la isla, dijo desde La Habana el cuentapropista y podcaster cubano, Camilo Condis.

“Lo veo como algo positivo… porque puede ayudar directamente a los cubanos, sin intervención del Estado. El Estado no va a mediar en este tipo de inversiones, ni nada parecido”, aseguró Condis.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:17 0:00

Ángel Rodríguez Pita, que se dedica al asesoramiento de negocios privados, también lo ve como algo positivo para el sector.

La medida, desde el punto de vista estratégico, es una medida indudablemente muy interesante, como que trae muchísimos beneficios para el sector privado cubano (…) y para las pequeñas y medianas empresas”, dijo.

Según explicó el gobierno estadounidense, entre otras cosas, se analizarán alternativas que amplíen el apoyo a más opciones de pagos para las actividades en internet, los pagos electrónicos y las negociaciones con emprendedores cubanos independientes. También se trabajará para ampliar el acceso de los emprendedores a las microfinanzas y la capacitación.

Esto hace que ahora “la pelota” esté en manos del gobierno cubano que, según Condis, impide que se puedan llevar a cabo esas medidas específicas.

“No se puede perder de perspectiva la realidad, y es que el hecho de que estas medidas sean aprobadas en los Estados Unidos, no garantiza que puedan ser ejecutadas en Cuba. Nosotros no tenemos ninguna ley en el país que, actualmente, nos permita, como empresarios, acceder a microcréditos o acceder a un inversionista extranjero que pueda invertir en nuestras empresas. Por lo tanto, la bola está en la cancha del gobierno cubano”, señaló.

Rodríguez Pita es de la misma opinión.

“Ahora mismo está del lado de acá la pelota, porque evidentemente, estas medidas que ha lanzado Biden van a apoyar notablemente al ciudadano, al sector privado, pero en ningún momento van a fortalecer al gobierno cubano”, concluyó.

Las medidas también incluyen más remesas y viajes a la isla.

Régimen cubano anuncia plan de venta de divisas a empresas estatales y privadas

Una mujer cambia dólares en una calle de La Habana. (Yamil Lage/AFP/Archivo)

El gobierno cubano planea establecer un sistema cambiario para la venta de divisas a empresas nacionales, estatales y privadas, al tiempo que pactaría con ellas niveles de producción y precios de sus productos para comercializarlos en moneda nacional.

“No lo llamamos mercado cambiario. Se trata de un esquema secundario de asignación de divisas en el que se pueda vender a actores económicos estatales y no estatales a un tipo de cambio superior a 24, pero inferior al informal, lo que nos va a permitir respaldar producciones que luego se venderán a la población en moneda nacional”, dijo este sábado ante la Asamblea Nacional el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández.

Sobre la venta de divisas a la población, el funcionario dijo que esta es “una pieza faltante en el diseño”, y aludió a la brecha entre el tipo de cambio oficial y el del mercado negro, en el que un dólar puede llegar a costar 125 pesos cubanos.

Más adelante, señaló, se podrá restablecer la venta de divisas a la población, “pero no es hoy, ni mañana”, aclaró.

“No es cierto ni podemos sacar a priori la conclusión de que el tipo de cambio informal es el tipo de cambio de equilibrio de la economía. Ese es un mercado muy finito en transacciones. Ese mercado no tiene como oferta los principales ingresos del país que provienen del níquel y el turismo. Ni tiene como demanda las principales del país, los combustibles, alimentos, etc.”, subrayó el ministro.

Según Gil Fernández, el objetivo será generar un esquema secundario que se implementará de manera selectiva y gradual y controlada, para ir “aumentando la oferta en moneda nacional, la recogida de liquidez, y avanzando en el equilibrio monetario del país”.

En un recuento ante el Parlamento del primer trimestre de 2022, el ministro mencionó otras medidas encaminadas a reanimar la economía, entre ellas, aumentar el comercio electrónico en MLC, potenciar la participación del sector no estatal como proveedor de las tiendas en divisas, y bajar los precios y mejorar la capacidad de compra de los cubanos.

Cuba atraviesa una profunda crisis económica, agravada por dos años de pandemia y la subsecuente afectación a su principal renglón, el turismo. Para este año, el gobierno de la isla espera alcanzar los 2.5 millones de visitantes. En los primeros cuatro meses del año, han arribado al país 450.000 turistas, aseguró Gil Fernández.

Cuba cultivará este año una parte ínfima del arroz que consume: campesinos explican por qué

Un empleado despacha arroz en una bodega de San Luis, en Santiago de Cuba. (Archivo)

Las producciones de arroz en Cuba experimentan un desplome y la escasez del producto, esencial para los cubanos, dispara su precio en los mercados de la isla.

El país necesita cosechar 700.000 toneladas anualmente para garantizar el suministro básico, y en el presente año se prevé recoger apenas 180.000, reportó el diario estatal Granma en un análisis sobre el tema.

Según el ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, el producto en el mercado internacional ha pasado de los 468 dólares la tonelada en el 2019 a los 633 dólares actualmente. A Cuba le costaría más de 316 millones de dólares importar las 500.000 de arroz que necesita para satisfacer la demanda interna este año.

La libra del cereal ronda ya los 40 pesos en moneda nacional y la mayoría de los complejos agroindustriales arroceros (CAI) están destruidos, aseguraron campesinos a Radio Televisión Martí, quienes residen en varias provincias cubanas.

En la zona de La Sierpe, en Sancti Spíritus, existen importantes complejos arroceros que exportaban antes de 1959 y actualmente están en pésimas condiciones, advirtió el comunicador Adriano Castañeda.

“El oro de los alimentos en Cuba es el arroz, es el acompañante que no puede faltar en la mesa de las familias cubanas, sin embargo, en estos momentos las arroceras del Sur del Jíbaro mantienen los más bajos índices de producción de arroz por la ineficiencia gubernamental, no existe en este momento la disponibilidad del cereal en los mercados”, señaló Castañeda.

Reporte de Tomás Cardoso para Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:27 0:00

Desde San Antonio de los Baños, en Artemisa, el usufructuario Daniel Alfaro Frías describe la presente situación con las plantaciones de arroz en el territorio.

“Aquí existía, en la carretera para La Habana, un extenso plan de arroz y, poco a poco, fue desapareciendo. También el plan arrocero de la zona del Corojal, donde actualmente quedan muy pocas hectáreas en las que se siembra arroz”, contó Alfaro Frías.

En la provincia de Granma, dos de los más grandes complejos agroindustriales arroceros del país, Yara y Río Cauto, han colapsado, advierte el campesino Emiliano González.

“Con la tarea de ordenamiento, los insumos comenzaron a costar hasta siete veces más, y esto trajo como consecuencia que a los campesinos no les era rentable producir arroz. Como resultado, los dos CAI arroceros de Granma están endeudados y con muchos problemas. Colapsó este año, por culpa del ordenamiento, la cosecha arrocera en la provincia”, aseguró González

E periodista independiente Guillermo del Sol responsabiliza a las autoridades por la escasez de arroz en los mercados.

“Hoy sabemos que las grandes arroceras de Cuba, en las llanuras del río Cauto, el sur del Jíbaro, la Ciénaga de Zapata, aquí en la zona de Aguada de Pasajeros, todos esos complejos están destruidos por la despreocupación, los malos financiamientos, las malas administraciones, el desconocimiento en el cultivo del arroz”, explicó el comunicador.

Y desde Pinar del Río, donde importantes arroceras existen en las comunidades de Alonso Rojas y la zona de Los Palacios, la situación es crítica también, dijo el líder de la Liga de Campesinos Independientes de Cuba, Esteban Ajete Abascal.

“El arroz es un producto que necesita de muchas cosas: agua, fertilizantes y otros insumos, que en estos momentos el gobierno no los tiene, por un mal manejo del Ministerio de la Agricultura (MNAGRI). Además, cada día los obreros agrícolas aumentan su descontento y están muy desmotivados”, concluyó el líder campesino.

Con el salario promedio en Cuba te alimentas una semana: precios e inflación

Habaneros hacen cola para comprar pan. (REUTERS/Alexandre Meneghini)

La inflación y la escasez de alimentos y medicamentos agudiza la crisis social en Cuba y las autoridades no tienen capacidad para solucionarla, advirtieron cubanos desde varias provincias del territorio nacional a Radio Televisión Martí.

Recientemente, el economista Pedro Monreal dijo en su cuenta de Twitter que el índice de precios minoristas crece en la isla, mientras que el salario medio del cubano sigue perdiendo el poder de compra, y agregó que el salario promedio en el país (3.828 pesos) representa 1:12 dólares al día, menor que los 1.50 dólares diarios que establece Naciones Unidas para marcar la línea de pobreza.

El director del medio informativo alternativo del ICLEP, Amanecer Habanero, Juan Manuel Moreno, explica las consecuencias de la actual crisis.

“Sin duda alguna la crisis económica repercute de manera social, y por eso es el alza de la criminalidad y la delincuencia, no solo en la capital, sino en todo el país”, concluyó el comunicador.

Desde San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa, Daniel Alfaro Frías señaló que con 3 mil pesos es muy poco lo que se puede comprar.

“Usted compra, sí aparecen, 10 libras de arroz que cuestan 600 pesos, cinco libras de frijoles valen 350 pesos y cinco libritas de carne de cerdo alcanzan los mil pesos, un cartón de huevos llega a los 500 pesos y un litro de aceite 500 pesos más. Eso te alcanza para comer unos cinco días, malamente”, aseguró Alfaro.

El emprendedor Pedro Acosta opina que ya toca fondo la escasez.

“Llevan meses hablando sobre la inflación y estos problemas no son nuevos, lo que pasa es que se han agudizado ahora por la incapacidad del régimen”, recordó.

En la capital cubana, la principal fuente de productos alimenticios es el mercado negro, donde los precios son astronómicos, cuenta la economista Martha Beatriz Roque Cabello.

“Allí, un kilogramo de leche en polvo vale 1.200 pesos, un cartón de huevos 600 pesos y un paquetico con ocho papitas 250 pesos”, destacó.

Desde Matanzas, el director del Instituto Cubano de libertad de Expresión y Prensa (ICLEP) Alberto Corzo afirma que son los dirigentes los responsables de la actual situación.

“En estos momentos no hay accesibilidad a ningún recurso alimentario. Lo peor de todo esto es que no vemos la luz al final del túnel. La dirección del gobierno no funciona, no sirve”, enfatizó el periodista independiente.

Guillermo del Sol reside en Santa Clara, donde, señala, está fuera de control la inflación.

“Los precios siguen disparados. Ya la carne de cerdo llegó a los 250 pesos y la libra de tomate de ensalada ya anda por los 40 pesos. Acá, en Villa Clara, el euro cuenta 130 pesos, a 126 está el MLC y 120 cuesta el dólar americano”, informó Del Sol.

El biólogo Osmel Ramírez Álvarez, residente en Holguín, describe el impacto de la crisis en la población.

“Hay mucha gente sufriendo en Cuba, la calidad de vida del cubano se ha deteriorado dramáticamente, no solamente por la alimentación. El cubano está trabajando en condiciones infrahumanas, con dolores y la presión alta, faltándole el medicamento”, enfatizó.

Desde Pinar del Río, el agricultor Esteban Ajete Abascal, comentó: “Un ciclo de antibióticos (rocephin), la tira, no hay dinero para pagarlo, puede llegar hasta los 3 mil pesos, el sueldo completo de un trabajador”. Por otro lado, advirtió, “las personas están sufriendo una verdadera hambruna”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG