Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Trump abrió el viernes en Monte Rushmore las celebraciones por el 4 de Julio

El presidente Donald Trump saluda a la multitud al pie del monumento de Monte Rushmore, en Dakota del Sur (Foto: Saul Loeb/AFP).

Con un discurso al pie del monumento a George Washington, Thomas Jefferson, Abraham Lincoln y Theodore Roosevelt en las montañas rocosas de Monte Rushmore, en el estado de Dakota del Sur, el presidente de Estados Unidos Donald Trump inició el viernes las celebraciones por la fecha de la independencia el 4 de Julio.

“Este monumento nunca será profanado”, dijo Trump. “Estos héroes jamás serán desfigurados. Su legado nunca será destruido. Sus conquistas nunca serán olvidadas. Y Monte Rushmore será un eterno tributo a nuestros antepasados y a nuestra libertad”.

"El año 1776 representó la culminación de miles de años de civilización occidental y el triunfo no solo del espíritu, sino de la sabiduría, la filosofía y la razón", dijo Trump, antes de elogiar las grandes figuras de la historia de Estados Unidos, de todas las razas, como el presidente Andrew Jackson, el luchador por la igualdad racial Frederick Douglass y el boxeador y activista Muhamad Alí.

La declaración del Presidente fue aplaudida entre vítores de los asistentes, pero también cuestionada por quienes creen que no contribuye a unificar la nación, sacudida por las protestas contra la violencia policial a raíz de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Minnesota.

El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan al lugar de la ceremonia (Foto: Saul Loeb/AFP).
El presidente Donald Trump y la primera dama Melania Trump llegan al lugar de la ceremonia (Foto: Saul Loeb/AFP).

“Nuestra nación está siendo testigo de una campaña despiadada para borrar nuestra historia, difamar a nuestros héroes, borrar nuestros valores y adoctrinar a nuestros hijos”, declaró Trump. “Airadas multitudes intentan derribar las estatuas de nuestros fundadores, profanar nuestros monumentos más sagrados y desatar una ola de crímenes violentos en nuestras ciudades”.

Muchas de esas personas no tienen idea de por qué lo hacen, pero algunas sí lo saben, dijo ante una muchedumbre que, en medio del aumento de casos de COVID-19, podía verse en su mayoría sin mascaras protectoras.

“Piensan que el pueblo estadounidense es débil, blandengue y sumiso, pero no: el pueblo estadounidense es fuerte y orgulloso, y no permitirá que le quiten nuestro país y todos sus valores, su historia y su cultura”, añadió Trump.

La selección del monumento de Monte Rushmore para abrir las celebraciones de este año por la fecha de la independencia ha sido también controversial porque nativos pobladores de la zona consideran que el monumento es en sí mismo una profanación de la montaña.

Trump calificó de “ataque a nuestras libertades” las acciones de las multitudes airadas, y dijo que deben frenarse y que serán frenadas muy pronto.

Pocos de los asistentes fueron vistos con máscara protectora para evitar la propagación del coronavirus (Foto: Saul Loeb/AFP).
Pocos de los asistentes fueron vistos con máscara protectora para evitar la propagación del coronavirus (Foto: Saul Loeb/AFP).

“En nuestras escuelas, en nuestras redacciones, incluso en los salones donde se reúnen nuestras juntas corporativas, existe un nuevo fascismo de extrema izquierda que reclama lealtad absoluta”, dijo el Presidente. “Quien no hable su idioma, practique sus rituales, recite sus mantras ni siga sus mandamientos será censurado, desterrado, incluido en la lista negra, perseguido y castigado. Eso no nos va a pasar”.

Aseguró también que esa “revolución cultural de extrema izquierda” está diseñada para derrocar la Revolución Estadounidense, y que en el intento sus promotores destruirían la civilización que rescató a miles de millones de personas de la pobreza, las enfermedades, la violencia y el hambre.

“Para lograrlo están decididos a derribar todas las estatuas, los símbolos y la memoria de nuestra herencia nacional”, declaró Trump.

Andrew Bates, portavoz de la campaña del presunto adversario demócrata de Trump en las elecciones de noviembre, el ex vicepresidente Joe Biden, hizo publica una reacción al discurso.

“Nuestro país está sufriendo el costo insoportable de tener un presidente negligente y divisivo a quien no le importa otra cosa que su propio beneficio: ni los enfermos, ni los desempleados, ni nuestra Constitución ni nuestras tropas en peligro”, dice el comunicado.

Vea todas las noticias de hoy

Biden convence a socios del G7 para lanzar plan de infraestructuras que compita con China

Líderes del G7 reunidos.

El presidente Joe Biden, convenció a los líderes socios del G7, quienes están reunidos en Cornwall, Inglaterra, para lanzar un gran plan de infraestructuras que compita con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China, informó la agencia española de noticias EFE.

La iniciativa llamada "Build back better for the world" se creó con la intención de"responder a las necesidades tremendas de infraestructuras en los países de ingresos medios y bajos", informó la Casa Blanca en un comunicado de prensa.

Según el comunicado, el plan tendrá un alcance global, desde América Latina y el Caribe hasta África y el Indo-Pacífico.

El ambicioso plan pretende ser una alternativa al proyecto chino "One Belt, One Road", que busca reavivar la conocida Ruta de la Seda mediante la actualización de “infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conectividad entre Asia y Europa”, señala EFE.

La Casa Blanca detalló que la Administración actual tiene como objetivo complementar las inversiones en infraestructura nacional en el "Plan de empleo" y crear nuevas oportunidades que permitan demostrar la competitividad laboral de los Estados Unidos en el extranjero así como también crear empleos en el país.

Amor es amor: Cómo llegó a ser un derecho en Estados Unidos el matrimonio entre personas del mismo sexo

Celebración frente al Tribunal Supremo de Estados Unidos en Washington después de que el Tribunal declarase legal el matrimonio entre personas del mismo sexo. Foto: AP / Jacquelyn Martin / Archivo.

La decisión de 2015 del Tribunal Supremo de Estados Unidos que garantiza el derecho a nivel nacional al matrimonio entre personas del mismo sexo, marca un importante hito en el camino hacia la igualdad de derechos para las personas lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, cuir e intersexuales (LGBTQI+). El fallo se dio tras muchos años de activismo por parte de individuos, organizaciones y legisladores cuyo trabajo cambió sentimientos, mentalidades y, con el tiempo, la legislación.

Las encuestas de opinión pública denotan una creciente aceptación de los derechos LGBTQI+ (en inglés) entre los estadounidenses, en particular del matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Todos tienen derecho a la dignidad y la igualdad, sin importar quienes sean, a quienes amen o cómo se identifiquen”, dijo el presidente Biden.

El cambio llegó, pero no de la noche a la mañana

En 2004, Massachusetts se convirtió en el primer estado en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. Otros 37 estados y la capital de la nación, la ciudad de Washington, lo legalizaron también. La decisión del Tribunal Supremo garantizó que los matrimonios realizados en cualquier estado del país sean considerados matrimonios legales. Las parejas gais reciben los mismos beneficios federales que las parejas heterosexuales y tienen derecho a protección bajo la ley.

Ann Sorrell, a la izquierda, y Marge Eide, una pareja desde hace 43 años, se abrazan después de intercambiar votos matrimoniales en Ann Arbor (Michigan) en junio de 2015 tras el fallo del Tribunal Supremo de EE. UU. que anuló la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. (© Paul Sancya/AP Images).
Ann Sorrell, a la izquierda, y Marge Eide, una pareja desde hace 43 años, se abrazan después de intercambiar votos matrimoniales en Ann Arbor (Michigan) en junio de 2015 tras el fallo del Tribunal Supremo de EE. UU. que anuló la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país. (© Paul Sancya/AP Images).

Sin embargo hace un siglo una amplia aceptación de los derechos LGBTQI+ era impensable. La primera organización de derechos gay en Estados Unidos, la Sociedad para los Derechos Humanos (Society for Human Rights), no se formó sino hasta 1924 y un año después fue clausurada debido a las presiones políticas. Las leyes que prohibían la actividad homosexual fueron rechazadas gradualmente, comenzando con el estado de Illinois en 1962. La Asociación Americana de Psiquiatría consideró a la homosexualidad como una enfermedad mental hasta 1973.

El primer cambio importante ocurrió en junio de 1969 con la incursión policial contra un bar gay de Nueva York, llamado Stonewall Inn, causando manifestaciones. Cientos de manifestantes se reunieron, inspirando a grupos de activistas. Cada mes de junio las manifestaciones de Stonewall se conmemoran con desfiles del orgullo gay en ciudades que van desde Nueva York hasta Viena y Shanghái.

Actualmente cientos de organizaciones estadounidenses de activistas luchan por leyes y políticas que apoyen a la comunidad LGBTQI+. Hay activistas que ayudan a jóvenes sin hogar, de los cuales un 40 por ciento se identifica como LGBTQI+, y hay activistas que apoyan a las familias LGBTQI+ para que reciban los mismos derechos de inmigración que otras familias y para que los refugiados LGBTQI+ que huyen de la persecución encuentren asilo en Estados Unidos.

Apoyo externo a la comunidad LGBTQI+

El movimiento goza de un creciente apoyo de miembros familiares y “aliados” heterosexuales que defienden los derechos de sus amigos y seres queridos LGBTQI+. La organización familiar PFLAG, la organización de familiares y aliados más grande de la nación, ha defendido la causa desde hace casi cinco décadas.

“Ser aliado puede ser algo tan simple como decir ‘el chiste que me acabas de contar sobre un gay no es cómico’”, dijo el rabino David M. Horowitz, expresidente del consejo nacional de PFLAG. Dentro de su tarea de apoyo, los miembros de la organización se comunican con representantes del gobierno para impulsar cambios tales como leyes que eviten los crímenes motivados por el odio.

Emociones fuertes en Indianápolis tras la decisión de 2015 del Tribunal Supremo. (© Michael Conroy/AP Images).
Emociones fuertes en Indianápolis tras la decisión de 2015 del Tribunal Supremo. (© Michael Conroy/AP Images).

“Cuando hablamos con miembros del Congreso, logramos que cambien de parecer”, dijo Horowitz, cuya hija se identificó como lesbiana la noche antes de su graduación universitaria. El venir de un lugar con amor y familia ayuda a los miembros de PFLAG a influir en los líderes. “Es muy difícil estar enojado con una persona que ama a un hijo o hija de uno”, dice Horowitz.

La organización Campaña de Derechos Humanos (Human Rights Campaign, en inglés) tiene un largo antecedente. A partir de 1980 más de un millón y medio de miembros y partidarios han encabezado campañas para eliminar la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo y la inmigración de personas seropositivas con VIH. En 2013 la campaña acogió a sus dos primeros miembros internacionales y jóvenes activistas provenientes de fuera de Estados Unidos y que sirven como “ojos y oídos” en las comunidades de las que provienen.

Valores familiares

En un profético ensayo publicado en la revista New Republic en 1989, el escritor y bloguero conservador Andrew Sullivan pidió la igualdad en el matrimonio para las personas LGBTQI+. Sullivan argumentó que legalizar el matrimonio gay “favorecería la cohesión social, la seguridad emocional y la prudencia económica. Para decirlo brevemente, no es el rechazo a los valores familiares. Es una ampliación de esos derechos”.

“Me complace mucho ver los avances que hemos logrado”, dijo Seth Adam, exvicepresidente de Comunicaciones de GLAAD, una organización que vigila las representaciones LGBTQI+ en los medios informativos. “Este ha sido el resultado de más de 50 años del trabajo de los activistas”.

“La igualdad matrimonial es un hito, no es la línea de llegada”, agregó.

Una versión previa de este artículo fue publicada el 23 de junio de 2016

Cubanoamericano candidato como secretario de la Marina de los Estados Unidos

Carlos del Toro, nominado para dirigir la Marina de Estados Unidos

La Casa Blanca informó en un comunicado que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tiene la intención de nominar al cubanoamericano Carlos del Toro para secretario de la Marina.

El cubanoamericano nacido en La Habana, Carlos Del Toro, es un comandante retirado de la Marina estadounidense con casi 40 años de experiencia en seguridad nacional y operaciones navales, elaboración de presupuestos y adquisiciones, señaló la Casa Blanca.

En en el transcurso de su carrera de 22 años en la Marina de los Estadps Unidos, Del Toro ocupó varios puestos importantes como el de Asistente Ejecutivo del Director de Análisis y Evaluación de Programas en la Oficina del Secretario de Defensa; fue el Primer oficial al mando del destructor de misiles guiados USS Bulkeley; y asistente especial del director y subdirector de la Oficina de Gestión y Presupuesto, antes de fundar SBG Technology Solutions, Inc.

Del Toro también ha apoyado programas militares que abordan estudios estratégicos y de políticas, especialmente cuando finalizó una Maestría en Estudios de Seguridad Nacional de la Escuela de Guerra Naval y otra Maestría en Asuntos Legislativos de la Universidad George Washington.

El cubanoamericano nació en La Habana y emigró a los Estados Unidos con su familia en el año 1962 bajo la figura de refugiados.

Se crio en Nueva York y se educó en la escuela pública para después obtener una licenciatura en ingeniería eléctrica en la Academia Naval de los Estados Unidos en Annapolis.

Joe Biden: vamos a “vacunar al mundo”

El presidente Joe Biden.

El Presidente, Joe Biden dijo este viernes en relación con la lucha en contra del COVID-19 que Estados Unidos ostenta el liderazgo en el mundo en el esfuerzo por erradicar la pandemia.

Biden expresó que su país conoce de primera mano las tragedias de esta pandemia y que“hemos tenido más muertes en Estados Unidos que en cualquier otra parte del mundo: casi 600.000 de nuestros conciudadanos estadounidenses: madres, padres, hijos, hijas, hermanos, hermanas, abuelos”.

Agregó el demócrata que EEUU ha tenido más muertes por COVID-19 que en la Primera Guerra Mundial, la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Vietnam y el 11 de septiembre juntos.

Según Biden en Estados Unidos se ha vacunado al 64 por ciento de los adultos con al menos una inyección. “Hace solo cuatro meses y medio, estábamos únicamente en el 5 por ciento con una inyección”.

Fue necesario un esfuerzo hercúleo por parte de “nuestro gobierno para gestionar uno de los mayores y, yo diría, más complicados desafíos logísticos de nuestra historia. Fue necesario el ingenio de los científicos, basado en décadas de investigación, para desarrollar una vacuna. Se necesitó toda la capacidad de las empresas estadounidenses para fabricar y distribuir vacunas las 24 horas del día.

Y como resultado, según dice Biden, “tenemos el menor número de muertes diarias desde el primer día de esta pandemia. Nuestra economía se está recuperando. Nuestro programa de vacunación ya ha salvado decenas de miles de vidas, y ese número aumenta cada día. Y ha permitido a millones, millones de estadounidenses, volver a vivir sus vidas”.

Y desde el principio de mi presidencia, hemos tenido claro que tenemos que atacar este virus también a nivel mundial. Se trata de nuestra responsabilidad, nuestra obligación humanitaria de salvar tantas vidas como podamos, y nuestra responsabilidad para con nuestros valores.

Estados Unidos ha asumido compromisos transformadores para reforzar la salud mundial; compromisos cuando era presidente Bush, como PEPFAR, que cambió la lucha mundial contra el VIH/SIDA.

Biden dijo que “nuestro programa de vacunación ha ayudado a la economía estadounidense a empezar a recuperarse de la peor crisis económica en un siglo”.

Aseguró el mandatario que igual que la economía estadounidense se está recuperando, “a todos nos interesa que la economía mundial empiece a recuperarse también. Y eso no ocurrirá a menos que consigamos controlar la pandemia en todo el mundo”.

Biden dijo que “hoy estamos dando un paso importante que potenciará la lucha mundial contra esta pandemia. Bajo mi dirección, Estados Unidos comprará 500 millones de dosis adicionales a Pfizer, la vacuna de Pfizer, que donaremos a casi 100 países de ingresos bajos y medios. Ellos serán los beneficiarios”.

“Estos 500 millones de vacunas comenzarán a enviarse en agosto, tan rápido como salgan de la línea de producción. Doscientos millones de estas dosis se entregarán este año, en 2021, y 300 millones más se entregarán en la primera mitad de 2022.

Los trabajadores estadounidenses producirán ahora vacunas para salvar vidas de personas en África, Asia, América Latina y el Caribe. “Personas que nunca conocerán y que nunca han conocido en lugares que nunca han visitado y que probablemente no tendrán la oportunidad de hacerlo, pero vidas salvadas igualmente gracias al liderazgo estadounidense y al arduo trabajo y los valores de los trabajadores estadounidenses”.

Esta contribución de Estados Unidos es la base de los esfuerzos adicionales coordinados para ayudar a “vacunar al mundo, vacunar al mundo”.

El gobierno británico, el primer ministro, ha liderado una fuerte campaña para que la gente se vacune en todo el Reino Unido, “y estoy agradecido de que hagan su propia y generosa donación”.

Mañana, los países del G7 anunciarán el alcance total de “nuestro compromiso, “nuestro”, refiriéndome al G7. Y quiero dar las gracias a todos mis socios del G7 por haber hecho el esfuerzo de reconocer nuestra responsabilidad para afrontar el momento. Espero con interés trabajar con mis homólogos en estos esfuerzos en los próximos días y mucho más”.

EEUU anunció nuevos fondos de asistencia humanitaria para personas desplazadas en México y Centroamérica

Migrantes de América Central, Haiti y Cuba esperan en las afueras de la Comisión Mexicana de Asistencia para Refugiados (COMAR)

EEUU anunció nuevos fondos de asistencia humanitaria para personas desplazadas en México y Centroamérica.

La asesora presidencial sobre Migración, Amy Pope, anunció fondos de ayuda por más de 57 millones de dólares durante el Evento de Solidaridad con las Personas Desplazadas Forzadamente y las Comunidades que las Acogen en Centroamérica y México.

El evento, que tuvo lugar el 10 de junio, fue auspiciado en forma conjunta por los Gobiernos de España, Guatemala y Costa Rica, con el apoyo de la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, y la Organización de los Estados Americanos, OEA.

Esta asistencia representa el último de una serie de pasos que Estados Unidos ha dado para implementar su enfoque ambicioso y combinado que procura abordar las causas fundamentales de la migración irregular y fortalecer la gestión colaborativa en la región.

La asistencia contribuirá a responder a las necesidades humanitarias inmediatas de las personas en situación de desplazamiento forzado y favorecer el acceso a la protección, en consonancia con lo establecido en los planes de acción nacionales en los países como Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y Panamá.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG