Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Senador Leahy: la política de EEUU ha envalentonado a los intransigentes de Cuba

El senador demócrata Patrick Leahy (d) junto a otros legisladores de EEUU durante su visita a Cuba en 2015. (Archivo).

El senador demócrata Patrick Leahy criticó nuevamente este lunes la política de Estados Unidos hacia Cuba.

"Como alguien que ha observado la evolución de las relaciones entre los Estados Unidos y Cuba durante casi 50 años, particularmente desde que viajé allí por primera vez en 1999, encuentro la situación entre nuestros dos países hoy desconcertante, trágica y exasperante", expresó el senador del Comité de Exteriores.

A continuación, el resto del comunicado de Patrick Leahy:

Es desconcertante porque altos funcionarios de la Administración, que han reconocido pública y privadamente que la política de 60 años de sanciones unilaterales, aislamiento y amenazas de Estados Unidos no ha logrado ninguno de sus objetivos y ha perjudicado al pueblo cubano, han adoptado esa misma política fallida como si fuese suya.

Trágico, porque la política ha envalentonado a los intransigentes de Cuba que han reprimido aún más a los ciudadanos que se atreven a protestar pacíficamente por la escasez de alimentos, medicinas y electricidad, y contra la represión del gobierno, y ha exacerbado la crisis que se ha apoderado de la isla debido a la pandemia de COVID y las disfuncionales políticas económicas del gobierno.

Exasperante, porque cualquiera que entienda a Cuba podría haber predicho lo que ha sucedido desde que la Administración Trump revirtió la política de compromiso de la Administración Obama y habría tomado medidas para mitigarla. En cambio, la política actual está empeorando la situación.

Durante los últimos diez meses he instado a la Casa Blanca a no repetir los errores del pasado en lo que respecta a nuestras relaciones con el gobierno de Cuba y el pueblo cubano, y a seguir una política basada en nuestros intereses nacionales a largo plazo. Lamento profundamente que aún no haya sucedido.

En cambio, la política de esta administración, hasta ahora, ha sido dictada por un electorado pequeño pero ruidoso en este país que siempre se ha opuesto al acercamiento de Estados Unidos con Cuba. Es una política que la historia ha demostrado que está condenada al fracaso.

Actualmente, Estados Unidos y Cuba mantienen relaciones diplomáticas, pero ¿con qué fin? No se está llevando a cabo una diplomacia significativa y nuestra embajada en La Habana y la embajada de Cuba en Washington apenas funcionan. Las operaciones consulares han cesado. Los diálogos que mantuvimos con el gobierno cubano sobre temas de interés mutuo, desde la aplicación de la ley hasta los derechos humanos y la salud pública, diálogos que cortó la Administración Trump, no se han reanudado. ¿Cómo puede esto redundar en nuestro interés nacional?

Mientras Cuba permanece en la lista de patrocinadores estatales del terrorismo debido a una decisión de última hora, políticamente impulsada, vengativa y objetivamente indefendible de la Administración Trump, seguimos teniendo relaciones diplomáticas. ¿No es esto irreconciliable? ¿Y qué pasó con la revisión de la Administración de esa designación profundamente defectuosa que se prometió hace meses?

Los intercambios culturales, científicos y educativos han terminado en gran medida. Esto no está justificado ni es de nuestro interés nacional. La pandemia de COVID brindó una oportunidad obvia para la cooperación entre científicos estadounidenses y cubanos, pero esa oportunidad, como tantas otras a lo largo de los años, se desperdició debido a la política, la desconfianza y el despecho.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos continúa bloqueando las remesas de los cubanoamericanos a sus familiares en la isla, aunque es dinero de ellos, no del Tesoro. ¿No deberían los cubanoamericanos tener derecho a decidir por sí mismos si envían su propio dinero a sus familiares, en lugar de que esa decisión sea dictada por la Casa Blanca? Las remesas ayudan a los cubanos a depender menos del gobierno, mejoran su nivel de vida y proporcionan el capital inicial para el creciente sector privado de Cuba, que en la actualidad comprende un tercio de la fuerza laboral cubana.

La cantidad de remesas desviadas por el gobierno cubano es una pequeña fracción de lo que algunos han afirmado falsamente, y no es más que lo que cobran otros gobiernos. Basemos nuestra política en hechos, en lugar de rumores y lo que funciona bien a nivel nacional.

Y Cuba, a solo 90 millas de Florida, es el único país además de Corea del Norte donde los viajes de los estadounidenses están severamente restringidos, a pesar de nuestra historia y tradiciones culturales comunes. Es tan ridículo como contraproducente.

La Casa Blanca ha dicho repetidamente que "la democracia y los derechos humanos" son el núcleo de su política hacia Cuba. Esas son aspiraciones, aspiraciones loables, pero no son una política. Todos queremos ver una Cuba donde se respeten la libertad política y los derechos fundamentales, especialmente la libertad de expresión, y donde un poder judicial independiente proteja el derecho al debido proceso. Esos derechos están severamente restringidos en Cuba hoy como lo están en muchos países, incluidos algunos receptores de cientos de millones de dólares en ayuda estadounidense.

En lo que no estamos de acuerdo es en cuál es la mejor manera de apoyar la lucha del pueblo cubano para obtener esos derechos.

He preguntado, pero no tengo ni idea de cuáles son los objetivos prácticos de la Administración en Cuba, ni cómo se propone alcanzarlos. Después de que nos dijeron hace seis meses que el Departamento de Estado estaba llevando a cabo una revisión de su política, aún no hemos visto ningún cambio con respecto a la política que heredó de la Administración Trump hace un año.¿Qué sucedió con la revisión? ¿Qué decía?

Varios funcionarios de la Administración han justificado la continuación de las sanciones punitivas del presidente Trump debido a las protestas públicas en Cuba el 11 de julio. Dicen que "todo cambió" el 11 de julio.

Cuba está cambiando. El acceso a las redes sociales y los teléfonos móviles ha aumentado de forma espectacular. Las actitudes entre las generaciones más jóvenes están cambiando. El gobierno cubano está realizando reformas históricas, aunque vacilantes, para relajar las restricciones a las empresas privadas. La apertura del presidente Obama a Cuba, que duró solo dos años, fue fundamental para ayudar a lograr estos cambios.

En lugar de reconocer el progreso sin precedentes durante ese corto período, quienes defienden una política de sanciones dicen que la política de apertura de Obama fracasó porque Cuba sigue siendo un estado represivo y de partido único. Ignoran por completo que lo mismo sucedió durante los 50 años anteriores a Obama y durante los cinco años transcurridos desde Obama. Cuando se trata de ayudar a traer cambios positivos al pueblo de Cuba, el presidente Obama gana sin lugar a dudas.

Pero hoy Estados Unidos está una vez más al margen, aferrado a una política obsoleta que la historia ha demostrado que no tendrá éxito. & nbsp; De hecho, está teniendo el efecto contrario al negar oportunidades tanto a cubanos como a estadounidenses.

La política de Estados Unidos hacia Cuba está repleta de contradicciones, hipocresía, arrogancia y oportunidades perdidas. Cuba es un país empobrecido que no representa una amenaza para los Estados Unidos, sin embargo, lo tratamos como si lo hiciera en gran parte debido a nuestras propias acciones. Si bien mantenemos una intrincada red de sanciones unilaterales a las que se oponen todas las naciones de este hemisferio, los rusos y los chinos están llenando el vacío de manera agresiva, como cualquiera que visite Cuba hoy puede ver fácilmente.

Comprometerse con un gobierno cuyas políticas son anatema para las nuestras no otorga legitimidad a los líderes de ese gobierno o aceptación de sus políticas represivas. Si ese fuera el caso, deberíamos dejar de involucrarnos no solo con Cuba, sino con docenas de gobiernos en todo el mundo, incluidos varios socios de EE.UU., como Arabia Saudita y Egipto.

Condenamos las detenciones arbitrarias, los juicios simulados, las leyes que criminalizan a la sociedad civil y el maltrato y encarcelamiento de disidentes políticos. Estos abusos son comunes en muchos países, aplicamos sanciones específicas y restringimos la ayuda. Pero por razones puramente políticas internas, seguimos imponiendo una vasta red de amplias sanciones contra Cuba, incluso cuando la Administración sabe que no han funcionado.

Lo he dicho muchas veces: nuestra política hacia Cuba debe guiarse, ante todo, por lo que es de nuestro interés nacional, no por lo que es de interés para una pequeña circunscripción nacional, y no haciendo demandas a las que sabemos que los cubanos no se someterán.

Comprometerse con Cuba brinda a los diplomáticos y ciudadanos estadounidenses la oportunidad de entablar relaciones con sus homólogos cubanos e identificar temas de interés común en los cuales hay que avanzar. Lo vimos durante la administración Obama, a pesar de que algunos no se atrevieron a admitirlo.

Con el tiempo, así es como podemos empezar a abordar los problemas más difíciles que nos dividen, sabiendo que es el pueblo cubano, no Estados Unidos, quien determinará en última instancia el futuro de su país.

Esta Administración ha tenido diez meses para demostrar que continuar con la política fallida de Trump de tratar de presionar a las autoridades cubanas para que se sometan puede producir resultados positivos. No hay ni la más mínima evidencia de que pueda hacerlo. Nunca lo ha hecho. ¿Vamos a perder un año más y otro después de ese?

Espero que no, pero eso es lo que sucederá si la Casa Blanca no cambia de rumbo y muestra el tipo de liderazgo reflexivo sobre Cuba que vimos durante la Administración Obama, y que fue bien recibido por una gran mayoría del pueblo estadounidense. Como dijo Einstein y muchos han repetido, "la locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar resultados diferentes". Esta Administración puede hacerlo mejor. Tiene que funcionar mejor, concluye el comunicado del senador Patrick Leahy.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU: El compromiso con la democracia será un requisito para que un país participe en la próxima Cumbre de las Américas

Brian A. Nichols, subsecretario de Estados Unidos

El Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Brian Nichols, indicó que la democracia será un "factor clave" para decidir qué países participarán en la novena Cumbre de las Américas.

Nichols respondió así al ser preguntado si Cuba, Venezuela y Nicaragua serán invitados a la cumbre, que se realizará del 6 al 10 de junio en Los Ángeles.

“La Casa Blanca decidirá a qué líderes invitará a Los Angeles, pero como ya dije, la democracia es un sello distintivo clave del proceso de la cumbre y de la administración Biden… Creo que uno de los factores clave que utilizará la Casa Blanca será el compromiso con la democracia”, dijo Nichols en una conferencia de prensa telefónica.

El Subsecretario de Estado expresó que la cumbre defendería el largo compromiso del hemisferio con la democracia y los derechos humanos, de conformidad con la Carta Democrática Interamericana, y demostraría a todas las personas que los procesos e instituciones democráticos pueden responder de manera efectiva a sus necesidades y generar resultados.

Añadió que Estados Unidos va a trabajar con los líderes de la región en identificar acciones concretas para implementar el compromiso compartido con la democracia, el gobierno transparente, la gobernabilidad, las buenas políticas regulatorias, los derechos humanos, y la lucha contra la corrupción, y para enfocar aquellos gobiernos y políticas que son más perjudiciales a la democracia y los derechos humanos en el nuestro hemisferio.

“Este es un proceso que está en curso, no puedo decirles cuáles serán los resultados específicos porque nos estamos involucrando con nuestras naciones amigas en el transcurso de los próximos meses para concretar esos esfuerzos. Pero la democracia, como he dicho, será sin duda un punto clave de la cumbre”, recalcó Nichols.

La Cumbre de las Américas reúne cada tres o cuatro años a los jefes de Estado y Gobierno del continente. Este año, será organizada por Estados Unidos por primera vez desde la cumbre inaugural, que se celebró en Miami en 1994, bajo la presidencia de Bill Clinton.

CIA: Improbable que la mayoría de los casos del 'Síndrome de La Habana' sean causados por una potencia extranjera

Embajada de los Estados Unidos en La Habana

La Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, pos sus siglas en inglés) ha descartado que el denominado "Síndrome de La Habana" sea el resultado de una campaña dirigida por un país enemigo de Washington, informaron medios de prensa estadounidenses.

Los medios NBC News, The New York Times y Politico citaron a funcionarios de la CIA que informaron que la mayoría de los casos del llamado Síndrome de La Habana pueden explicarse por causas ambientales, condiciones médicas no diagnosticadas o estrés, en lugar de acciones de una potencia extranjera.

Funcionarios de la CIA, describiendo los hallazgos provisionales de un estudio, dijeron que la mayoría de los 1.000 casos revisados por investigadores estadounidenses son explicables y muestran que es poco probable que la misteriosa dolencia haya sido causada por Rusia u otro adversario extranjero.

Los informes indicaron que la CIA no descartó la participación extranjera en unas dos docenas de casos que siguen sin explicación y que continúan siendo investigados.

Además de esas dos docenas de casos, un número significativo de otros siguen sin explicación, afirmó el New York Times.

Diplomáticos estadounidenses destinados en diferentes países han padecido el llamado "Síndrome de la Habana", que provocan síntomas similares a los de lesiones cerebrales, mareos, dolores de cabeza y falta de capacidad de concentración.

La condición llamó la atención del público por primera vez en 2016 después de que decenas de diplomáticos de la Embajada de los Estados Unidos en La Habana, Cuba, se quejaran de estar enfermos.

Los hallazgos provisionales del estudio provocaron la frustración de algunos de los que se enfermaron, y un grupo de víctimas dijo que la evaluación de la CIA “no puede ni debe ser la última palabra sobre el asunto”, según un comunicado citado por el Times.

El secretario de estado norteamericano, Antony Blinken, en una conferencia de prensa desde Alemania, respondió a una pregunta sobre el informe declarando que el gobierno de Estados Unidos continuará investigando la posible causa de los incidentes de salud anómalos que han afectado a los diplomáticos estadounidenses.

"Hemos estado trabajando horas extras para tratar de entender qué pasó, quién podría ser el responsable y al mismo tiempo hacer todo lo posible para cuidar a nuestros colegas que se han visto afectados y proteger a las personas", dijo Blinken

[Con información de Reuters y AFP]

Los Ángeles será la sede de la IX Cumbre de las Américas

El presidente Joe Biden en la clausura de la Cumbre por la Democracia. (AP Photo/Carolyn Kaster)

La IX Cumbre de las Américas, que dará inicio en junio de 2022, se realizará en la ciudad de Los Ángeles, California, bajo el lema “Construir un futuro sostenible, resiliente y equitativo”, anunció este martes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

La cumbre, que reúne a 35 naciones del hemisferio occidental, no se realiza en EEUU desde 1994, cuando tuvo como sede a la ciudad de Miami, bajo la administración del entonces presidente Bill Clinton.

“Los intereses nacionales vitales de Estados Unidos están inextricablemente ligados a la suerte de nuestros vecinos más cercanos en las Américas. Para ello, la capacidad de nuestras democracias para cerrar la brecha entre lo que prometemos y lo que cumplimos depende en gran medida de lo que hagamos, juntos, para mejorarla”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

La iniciativa “Volver a construir un mundo mejor” (Build Back Better World -B3W-) por su nombre y sus siglas en inglés) se basa en el “compromiso con los pueblos del hemisferio occidental”, para lograrlo, refiere el comunicado.

Biden asegura que trabajará junto al alcalde de la ciudad de los Ángeles, Eric Garcetti y el gobernador del estado de California, Gavin Newsom, para “convocar a los líderes, y a las partes interesadas de todo el hemisferio, para avanzar en nuestro compromiso compartido con la prosperidad económica, la seguridad, los derechos humanos y la dignidad”.

Blinken se reúne con presidente de Ucrania e insta a Rusia a reducir tensiones fronterizas

EEUU-UCRANIA

El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, se encuentra en Kiev para conversar con los líderes ucranianos, como parte de un esfuerzo diplomático para reducir las tensiones por la acumulación de fuerzas militares rusas en la frontera con Ucrania.

WASHINGTON — El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, dijo este miércoles al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy que hay una “clara preferencia” en la diplomacia para reducir las tensiones en la frontera entre Rusia y Ucrania, pero Rusia enfrentará “consecuencias muy duras” si persiste en su agresión.

“Hoy hay unos 100.000 soldados rusos cerca de las fronteras de Ucrania y en ese sentido la amenaza a Ucrania no tiene precedentes”, dijo Blinken antes de reunirse con Zelenskiy en Kiev.

Blinken reiteró el apoyo de Estados Unidos a la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, y expresó que “corresponde a los ucranianos y a nadie más decidir su propio futuro y el futuro de su país”.

Zelenskiy agradeció a Blinken y a la administración Biden por aumentar la asistencia militar a Ucrania.

Un alto funcionario del Departamento de Estado dijo este miércoles a los reporteros que la administración Biden aprobó el mes pasado una ayuda adicional de seguridad de defensa de 200 millones de dólares para Ucrania.

Antes de reunirse con Zelenskiy, Blinken dijo al personal de la embajada de EE. UU. en Kiev que aunque él tiene muchas esperanzas en los esfuerzos para reducir las tensiones, pero todo recae últimamente en el presidente ruso, Vladimir Putin.

Blinken señaló que todo el mundo está observando lo que sucede y que las amenazas de agresión de Rusia desafían “algunos de los principios básicos que sostienen todo el sistema internacional”.

El secretario de Estado Antony Blinken, segundo desde la derecha, es recibido por el viceministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Senik, a la izquierda, cuando llega al Aeropuerto Internacional de Boryspil, el miércoles 19 de enero de 2022, en Kiev, Ucrania. Foto: AP/Alex Brandon.
El secretario de Estado Antony Blinken, segundo desde la derecha, es recibido por el viceministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Senik, a la izquierda, cuando llega al Aeropuerto Internacional de Boryspil, el miércoles 19 de enero de 2022, en Kiev, Ucrania. Foto: AP/Alex Brandon.

La visita del miércoles a Ucrania es la primera etapa de un viaje organizado rápidamente que llevará a Blinken a Berlín el jueves para reunirse con la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, "para discutir los compromisos diplomáticos recientes con Rusia y los esfuerzos conjuntos para disuadir una mayor agresión rusa contra Ucrania", dijo el Departamento de Estado.

Luego, Blinken instará a Rusia a "tomar medidas inmediatas para reducir" las tensiones a lo largo de la frontera cuando se reúna con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en Ginebra el viernes.

Blinken habló con Lavrov el martes para enfatizar “la importancia de continuar un camino diplomático para reducir las tensiones que rodean la acumulación militar rusa profundamente preocupante en y cerca de Ucrania”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado sobre la conversación.

“El secretario reiteró el compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania y subrayó que cualquier discusión sobre la seguridad europea debe incluir a los aliados de la OTAN y a los socios europeos, incluida Ucrania”, agregó el comunicado.

La acumulación de unas 100.000 soldados rusos a lo largo de la frontera oriental de Ucrania ha generado temores de que Moscú esté planeando una acción militar contra su vecino, que alguna vez fue parte de la Unión Soviética dirigida por Moscú. Rusia se apoderó de la península de Crimea de Ucrania en 2014.

El viaje de Blinken sigue a las conversaciones en Ginebra la semana pasada entre funcionarios rusos y estadounidenses con el objetivo de resolver las diferencias sobre Ucrania y otros asuntos de seguridad. No se informó ningún progreso.

Rusia ha exigido garantías de que Ucrania nunca se unirá a la OTAN.

La semana pasada, la administración de Biden acusó a Moscú de preparar una “operación de bandera falsa” para usarla como una estratagema para intervenir en Ucrania, una acusación que Rusia ha negado con enojo.

Una delegación estadounidense visitó Kiev el lunes para mostrar su apoyo a Ucrania en medio del enfrentamiento con Rusia.

La senadora estadounidense Amy Klobuchar, demócrata, le dijo al Servicio Ucraniano de la VOA: “Tenemos demócratas y republicanos de puntos de vista políticos muy diferentes aquí para decir que apoyamos a Ucrania. Y si Vladimir Putin elige tomar este traicionero camino antidemocrático de invadir este país, habrá sanciones severas y rápidas”.

El senador estadounidense Kevin Cramer, un republicano, dijo a VOA: “Estados Unidos no se quedará de brazos cruzados y será un espectador si algo sucede. Lo que nos gustaría hacer es evitar que suceda. Queremos ser un elemento disuasorio. Queremos ser parte de la solución antes de que comience la lucha”.

[Chris Hannas de VOA contribuyó a este informe. Parte de la información para este informe fue proporcionada por The Associated Press]

Senador cubanoamericano Bob Menéndez recuerda a Martin Luther King Jr

Senador Bob Menéndez (D-NJ).

El senador Bob Menendez dijo que al recordar a Martin Luther King Jr. “y honrar su legado inquebrantable para hacer que nuestra nación sea más justa, equitativa e inclusiva, es importante reconocer su lucha para defender el sagrado derecho al voto".

Agregó el senador que “como dijo el Dr. King, el voto es uno de los instrumentos más poderosos de la humanidad para lograr el progreso social".

En opinión de Menéndez los “derechos por los que él marchó, organizó políticamente y, en última instancia, murió, son actualmente objeto de un ataque coordinado por parte de los republicanos en Washington y en todo el país, tal y como lo hemos visto en las leyes que han aprobado en el último año en 19 estados con la intención de socavar el acceso a las urnas de votación".

"Ha llegado el momento de defender y proteger este derecho fundamental. La mejor manera en que podemos honrar el legado del Dr. King es aprobando las leyes que protegerán el voto, aunque eso signifique cambiar las reglas del Senador para lograrlo. Si hubiese una causa digna de recibir un voto de mayoría simple en el Senado de los Estados Unidos, es esta causa. Porque no hay ningún otro derecho sin el derecho al voto”.

Según el senador demócrata los “gobiernos democráticos sólo funcionan cuando ambas partes respetan la legitimidad del proceso electoral. En eso consisten las elecciones. Podemos discutir sobre nuestras diferencias de políticas públicas, pero la santidad del derecho al voto no debe ser objeto de debate. Nuestra democracia se basa en el principio de que todo ciudadano debe tener un derecho igual y sin restricciones a expresar su voluntad a través del voto. Sería vergonzoso que dejáramos que se nos escapara de las manos este sagrado derecho y quedara enterrado bajo la noción de que las normas y tradiciones del Senado son más importantes que el derecho fundamental al voto de cada ciudadano”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG