Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Representante de EEUU en Cuba defiende permanencia del embargo y sanciones a funcionarios

Un bicitaxi con la bandera estadounidense transporta turistas en La Habana.

Timothy Zúñiga-Brown, el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, concedió una entrevista a El Enjambre, un podcast de la publicación independiente El Toque, en la que abordó el estado actual de las relaciones entre Washington y La Habana.

Designado como máximo representante de EEUU en La Habana desde el 31 de julio del 2020 y a partir de su experiencia como coordinador de la Oficina de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado, el diplomático estadounidense habló de la importancia de mantener el embargo a Cuba, el funcionamiento de los servicios consulares y la necesidad de la Internet.

Uno de los presentadores del podcast, Camilo Condis, le preguntó si 58 años después el embargo económico ha logrado sus objetivos a lo que el funcionario respondió:

"Hablar del embargo es como entrar en una conversación a la mitad de la conversación y muchas veces uno vuelve a hablar de lo que pasó en los últimos 58, 59 años, de los sesentas. No hay que remontarse tan atrás, porque eso es argumentar toda una historia; es un rollo bastante complicado. Solo hay que mirar hacia atrás un año para ver la Constitución que se instauró en 2019 en Cuba. Yo le digo a los chicos de la Embajada que se fijen en lo que dice uno de los artículos, en el cinco específicamente: “El Partido Comunista cubano es único”, y parece que el asunto es irrevocable también. Es un partido comunista que rige en el Estado y también en la sociedad, o sea, es un sistema totalitario. A eso obedece el embargo, que apunta a tratar de restringir el flujo de plata que va a las arcas del Gobierno y del Ministerio del Interior y el Ministerio de las Fuerzas Armadas. Es por eso que hay un embargo. Muchas veces la gente dice que les afecta a ellos personalmente; lo entiendo. Sin embargo, lo que estamos tratando de hacer es impedir lo que ocurre aquí en Cuba cuando hay acción totalitaria del Estado, que francamente es sobre el pueblo cubano, y también la exportación de este modelo a otros países. Ahora podemos mirar lo que está pasando en Venezuela, la dictadura en Venezuela, la dictadura en Nicaragua, y ese es un problema serio. Pero aquí hay un tema de represión y falta de derechos humanos”.

Zúñiga-Brown también se refirió al comercio entre EEUU y Cuba y mencionó el amplio contacto entre ambos países:

"Somos uno de los países de más demanda de personas, en el sentido de que hay muchos americanos y cubanoamericanos que vienen. Siempre me resulta simpático cuando dan las cifras, porque apartan las cifras del destino del cual vienen los cubanos y es que casi el 90 % de ellos proviene de Miami. Porque si juntas esos dos números tenemos muchos americanos que vienen para acá. Y claramente hay muchos cubanos que van para allá o que quieren ir para allá. Desafortunadamente, muchos que quieren irse para siempre. En términos de los productos que nosotros les enviamos, si se mira solo desde el año pasado, 2019, 3.7 millones de dólares fueron en productos médicos y medicinas. Y si vemos nada más este año hasta junio, estamos hablando de un poquito más de 100 millones de dólares en productos agrícolas y, sobre todo, comida y el famoso pollo que se ve por toda la isla. Pero aparte del pollo, también son fosfatos y fertilizantes, un poco de ropa, productos de aseo o jabón, líquido para limpiar… Quisiéramos que haya más y eso se ha mantenido a través de los años. Si uno se remonta a principios de los 90, nos referimos a un conjunto de lo que se ha aprobado para mandar a Cuba de miles de millones de dólares. O sea, que hay un flujo de productos hacia Cuba, un flujo de personas hacia Cuba, y es una de los elementos que mantiene el país a flote”.

Zúñiga-Brown destacó el uso de Internet en la isla que "no está tan avanzado como en otros lugares, pero sí existe".

“Yo soy un consumidor de los productos made in Cuba (hecho en Cuba), a través de Internet, productos como este programa y productos como los que he visto en YouTube, muchos blogueros… Es interesante que eso fluya. Es novedoso para los que acabamos de llegar y también para los cubanos; si puede avanzar más, sería bueno", dijo el diplomático.

Condis mencionó la preocupación de los cubanos sobre la reanudación de los servicios consulares de la Embajada, las reclamaciones familiares, el cumplimiento de las 20.000 visas anuales que debe otorgar la Embajada según los acuerdos bilaterales y le preguntó al funcionario si consideraba que aún existe riesgo para el personal de la embajada en La Habana

“Es un buen tema y es importante. Y como el tema del embargo, hay que empezar quizás por el principio del cuento. El asunto es que hubo algo que afectó al personal, por lo tanto, tuvimos que reducir el número, y ahora con la COVID-19, mucho más. Todavía no estamos en condiciones para reabrir y ojalá fuese algo que pudiésemos hacer. En términos de los que buscan migrar, con toda franqueza, no tenemos Consulado, no está abierto, no podemos procesarlos. Hemos tratado de procesar lo que se ha podido, sobre todo en la Embajada en Guyana, que justamente la escogimos porque el cubano puede llegar sin visa. Pero los acuerdos migratorios son serios y aparte de nuestro deseo de cumplir con las 20.000 visas anuales que deberíamos poder hacer, no es posible, por esta situación. Creo que todos me entenderán", declaró el Encargado de Negocios.

“Estoy seguro que muchos de los que están escuchando esta emisión pueden estar en este asunto de los detalles de la migración. Lo tomamos muy en serio, los escuchamos y queremos llegar a un punto. Tenemos que resolver este asunto, para usar un cubanismo. Sabemos que es un tema importantísimo. A mí, francamente, en un futuro, me gustaría llegar al punto en el cual el cubano no quisiera emigrar como está pasando hoy en día, porque el problema demográfico que tienen ahora y que se les viene en el futuro es bastante serio. Así es que ojalá lleguemos a un futuro democrático y con respeto a los derechos humanos para que Cuba siga adelante, como estoy seguro que lo hará, en su momento", concluyó el funcionario.

Preguntado sobre las sanciones a Cuba y específicamente a oficiales cubanos y funcionarios del gobierno, Zúñiga-Brown dijo que su país continuará "aplicando presión por lo que Cuba está haciendo dentro del país y lo que hace en otros países, en el sentido de lo que está pasando aquí y también en Venezuela y otros países. Hay ciertas personas que son responsables por la política y por eso a ellos se les están aplicando estas sanciones y se está haciendo de manera que quede claro y en público para que entienda que se deberían respetar los derechos humanos en el país; y la exportación de este modelo conlleva a lo que vemos hoy en día, la desgracia en Venezuela. Ese es un problema para nosotros y lo hemos dicho en el sentido del último que acaba de ser sancionado, nombrado. Parte de decirle que estamos buscando, a través del embargo, tratar de reportar el flujo de recursos que van a ciertos elementos del Estado. Y aquí se ha decidido, decisión de ellos, poner casi todo esto bajo nombre de una empresa. Se puede decir casi que es un complejo militar industrial. ¿Por qué no bajo el Ministerio de Turismo? No sé, es decisión de ellos, no entendemos bien. Pero dado este hecho, se anuncia la sanción, justamente por el tema de que esa empresa es una base de los fondos para el Estado, que hace lo que hace aquí en Cuba y lo que hace en el exterior”.

Vea todas las noticias de hoy

Fuertes medidas de seguridad previo a investidura de Biden

Efectivos de la Guardia Nacional, en la ciudad de Washington, DC, el 18 de enero de 2021. (Timothy A. Clark / AFP).

A pocas horas de la toma de posesión el miércoles del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, el Departamento Federal de Investigaciones, FBI, está realizando un control de seguridad de los 25.000 miembros de la Guardia Nacional asignados a Washington para proteger el evento, en medio de las preocupaciones de un posible ataque interno.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, le dijo a la agencia de prensa Associated Press que hasta el momento no tiene evidencias de eventuales amenazas y que la investigación no ha revelado ningún problema entre los miembros de la Guardia Nacional.

"Continuamente estamos pasando por el proceso, y examinamos en segundo y tercer lugar a cada una de las personas asignadas a esta operación", dijo McCarthy, que además explicó que existen informes de inteligencia que sugieren que grupos externos están organizando manifestaciones armadas previas al día de la investidura de Biden.

La seguridad del evento centra la atención mucho más que en ocasiones anteriores, debido que esta toma de posesión se produce dos semanas después de que partidarios del presidente Donald Trump irrumpieran en el Capitolio de Estados Unidos de forma violenta. En el incidente murieron cinco personas.

Pese a las preocupaciones de seguridad, Biden planea seguir adelante con la ceremonia de investidura en su ubicación tradicional.

"Nuestro plan y nuestra expectativa es que el presidente electo Biden ponga su mano sobre la Biblia con su familia afuera, en el lado oeste del Capitolio, el 20 (de enero)", dijo Kate Bedingfield, directora de comunicaciones de Biden, al programa "This Week" de ABC .

Además explicó que el equipo de Biden tiene "plena fe en el Servicio Secreto de Estados Unidos y otras agencias, que han estado trabajando durante más de un año en la planificación para garantizar que (la investidura) sea segura".

Trump no ha concedido la victoria ni felicitado a Biden, aunque ha reconocido que habrá una "nueva administración" el miércoles. Tampoco asistirá a la juramentación. Pero el vicepresidente Mike Pence tiene previsto asistir.

Trump, en cambio, planea salir de Washington el miércoles por la mañana con una ceremonia de alfombra roja mientras aborda el Air Force One para tomar un vuelo hacia su residencia en Florida.

El plan de Trump ha suscitado críticas. Un grupo de cinco miembros demócratas de la Cámara de Representantes se dirigieron en una carta el sábado al secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, y al presidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., Mark Milley, instando al Pentágono a no desviar recursos para lo que catalogaron como una "ceremonia de salida disruptiva del presidente saliente".

El plan de vacunación del presidente electo, Joe Biden

El presidente electo, Joe Biden, junto a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, anuncia en Wilmington, Delaware, el 15 de enero de 2021, su ambicioso plan de vacunación.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, presentó el viernes en Delaware los cincos puntos principales para su plan de vacunación masiva que deberá implementar, según prometió, en los primeros cien días de su mandato, informó la Voz de América, VOA.

El mandatario elegido aseguró que se trata de los cinco requisitos necesarios para “alcanzar nuestro objetivo de cien millones de dosis en los primeros cien días en el cargo”.

El plan consiste en vacunar a más personas de las que actualmente reciben el tratamiento, crear más sitios de vacunación, aumentar dicho suministro y distribuirlo lo más rápido posible, movilizar a una mayor cantidad de personal para administrar las vacunas y crear conciencia para que los estadounidenses reciban información sobre la necesidad de vacunarse.

Biden criticó enfáticamente a la administración Trump por la gestión de la pandemia. “El lanzamiento de la vacuna en los Estados Unidos ha sido un fracaso estrepitoso hasta ahora”, insistió.

Agregó que “la política de Trump de retener las vacunas no tiene sentido”, al referirse a los anuncios del mandatario republicano de reservar una cantidad considerable de dosis para un eventual aumento en los contagios, precisó la VOA.

Prioridades, urgencias

Biden recalcó que el país continúa en las trágicas cifras de 400 mil muertes por día. “Trabajaremos inmediatamente con los estados para ofrecer las vacunas a más grupos prioritarios” y citó a los afroestadounidenses, las comunidades rurales e indígenas y los latinos, todos ellos golpeados por la virulencia del virus de manera desproporcionada.

Adelantó que, al igual que hizo Trump, recurrirá a la Ley de Producción de Defensa y que para ello ya tienen identificadas a las empresas a las que pedirán la colaboración directa en la fabricación de las vacunas.

“Nuestro gobierno va a gobernar con la ciencia, con científicos que operarán con total independencia política”, expresó.

Entre los grupos prioritarios para recibir el fármaco, mencionó a las personas mayores de 65 años, “una población que representa más del 80% de las muertes [por coronavirus] en la actualidad”.

Al efecto de crear más centros de inoculación, dijo que aprovecharán "todos los recursos del gobierno federal para establecer miles de centros comunitarios de vacunación”.

En ese sentido adelantó que, tras conversar con la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), puede comprometerse a que se instalarán cien de estos centros “respaldados por el gobierno federal en todo el país” a lo largo de su primer mes en el cargo.

Para ello, dijo, se ha pensado en lugares convenientes como “gimnasios escolares, estadios deportivos y centros comunitarios” y aseveró que la determinación ha sido tomada tras “conversaciones productivas con grupos bipartidistas de funcionarios del condado, alcaldes, gobernadores, líderes tribales y líderes del sector privado”.

Para el ambiciosos plan, informó, se establecerán miles de clínicas móviles para movilizar a comunidades clave que se asociarán con centros comunitarios de salud “para ofrecer vacunas a las comunidades más afectadas y de difícil acceso en las ciudades, pueblos pequeños y comunidades rurales y al personal de estos centros”.

El presidente electo anunció que firmará una orden ejecutiva “para que todos usen las mascarillas” de manera obligatoria, al menos hasta el mes de abril, concluyó, tal y como adelantó el pasado mes de febrero.

Biden y Harris citan prioridades de su plan durante los primeros 100 días
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:48 0:00

EEUU reduce aún más su huella militar en Oriente Medio

Helicóptero de EEUU en Afganistán el 16 de septiembre de 2015. Foto de archivo.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos informó que ha reducido su presencia de tropas en Afganistán e Irak a tan sólo 2.500 soldados en cada país, una cifra nunca vista en los últimos 19 años, pero que no permite al presidente Donald Trump alcanzar su objetivo de acabar con la huella militar estadounidense en la región de Oriente Medio, informó la Voz de América, VOA.

En ambos casos, Washington se compromete a seguir apoyando a sus aliados en su misión para acabar con la presencia de grupos yihadistas en ambos países, si bien en el caso afgano, la intención del Pentágono es finalizar una retirada completa de tropas para mayo de 2021, tal y como contempla el acuerdo entre EE.UU. y la insurgencia talibán, afirmó el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el general Mark Milley, en un comunicado.

"Con una fuerza de 2.500 [soldados], los comandantes tienen lo que necesitan para mantener seguro al país, nuestra gente y nuestros intereses", observó Milley. "Junto con nuestros aliados de la OTAN y nuestros socios, EE.UU. seguirá ejecutando tanto nuestra misión antiterrorista, como la de formación, asesoría y apoyo a las Fuerzas de Seguridad Afganas".

El pasado mes de febrero, la administración Trump firmó un acuerdo de paz con los talibán, a expensas de que el grupo insurgente y el gobierno local firmaran una paz definitiva más adelante, en las llamadas conversaciones intra afganas, que al día de hoy no parecen avanzar, indicó la VOA.

El acuerdo entre los insurgentes y Washington incluía una retirada paulatina -y en última instancia, completa- de las tropas estadounidenses en el país. En noviembre del año pasado, la cartera de Defensa anunció una nueva retirada de tropas, dejando 4.500 y 3.000 soldados desplegados en Afganistán e Irak, respectivamente.

Los talibán, por su parte, se comprometieron a dejar de dar cobijo a los yihadistas del grupo Al Qaeda y a poner fin a la violencia que azota las calles del país, fruto de una lucha de poder entre el gobierno del presidente Ashraf Ghani y los insurgentes. Sin embargo, el 2020 fue uno de los años más violentos que se recuerdan, lo que ha llevado al Pentágono ha denunciar al enemigo en reiteradas ocasiones por no cumplir con su parte del trato.

"Las tropas militares estadounidenses en Afganistán están en un mínimo histórico de 19 años", celebró en un comunicado divulgado el jueves por la Casa Blanca el presidente Donald Trump, quien a lo largo de su mandato se ha mostrado a favor de acabar con esta guerra, la más larga que ha luchado jamás el país y que se inició a raíz de los históricos atentados del 11 de Septiembre de 2001.

El Estado Islámico en Irak

En cuanto a la reducción de tropas en Irak, donde el principal objetivo de la Operación Resolución Inherente (OIR, por sus siglas en inglés) es acabar con la presencia de células del grupo yihadista Estado Islámico, Milley señaló que la situación allí continúa suponiendo "una amenaza".

"El Gobierno de Irak y el Gobierno de EE.UU. concuerdan en que el grupo Estado Islámico sigue siendo una amenaza y que la presencia de EE.UU. y de la Coalición continúa siendo vital", declaró el general en un segundo comunicado.

La misión de las tropas estadounidenses a partir de ahora se limitarán a dar apoyo aéreo y de inteligencia al gobierno local, que en cualquier caso, señala Milley, ya se encargaba de la "mayoría de operaciones" desde hace tiempo.

EEUU refuerza la seguridad marítima y combate la pesca ilegal en el Atlántico Sur

Tripulantes del buque Stone preparan aterrizaje de un helicóptero MH-60 Jayhawk en la costa de la Florida el 27 de diciembre, 2020. (Foto del oficial John Hightower).

El Departamento de Estado informó en un comunicado de prensa que se complace en apoyar la Operación Southern Cross de la Guardia Costera de los Estados Unidos.

La operación es parte de las acciones para reforzar las alianzas regionales de seguridad marítima y combatir la pesca ilegal, no declarada y no regulada (INDNR) en el Atlántico Sur.

El envío inaugural, por un período de varios meses, del nuevo Buque de Seguridad Nacional de clase Legend de la USCG, denominado Stone (WMSL 758), fortalecerá la cooperación y reforzará la seguridad en toda la región.

En Guyana, el 9 de enero, el buque Stone de la USCG y la Guardia Costera de la Fuerza de Defensa de Guyana participaron en ejercicios de cooperación contra la pesca INDNR. Se trata de la primera operación con estas características que se realiza conjuntamente con un nuevo acuerdo de embarque ratificado en 2020.

El buque Stone de la USCG tiene previsto colaborar con la Marina de Brasil para la realización de patrullajes conjuntos, con escalas programadas en Río de Janeiro y Salvador. El buque Stone también recalará en Montevideo, Uruguay, en la primera visita de un barco de la Guardia Costera de los EE. UU. en más de una década.

En la parada más austral, el Stone visitará Mar del Plata, Argentina, donde la Prefectura Naval Argentina lo recibirá con una ceremonia de bienvenida antes de que el buque regrese a origen. Un observador de la Marina de Portugal viajará en el Stone y brindará apoyo a la tripulación y a la Operación en forma diaria.

Durante el recorrido, el buque Stone de la USCG también realizará el conjunto completo de misiones institucionales de la USCG, según lo permitan las circunstancias. La tripulación del Stone ya ha interceptado a una embarcación rápida en el Caribe y, en esa acción, confiscó más de 900 kilos de cocaína el 7 de enero, al sur de la República Dominicana.

Estados Unidos es un líder global en los esfuerzos para contrarrestar la pesca INDNR, incluso a través del trabajo en instituciones multilaterales para fortalecer las reglas que rigen la pesca internacional y el compromiso bilateral con los Estados costeros, portuarios y de mercado del mundo, precisó el comunicado.

Lady Gaga y Jennifer López actuarán en la inauguración de Biden

Jennifer Lopez y Lady Gaga en la 61 Ceremonia de los Grammy, en febrero de 2019, en Los Angeles. VALERIE MACON / AFP

El Comité de Inauguración Presidencial (PIC) anunció los participantes de la 59a Ceremonia Inaugural el 20 de enero, cuando Joseph R. Biden, Jr. y Kamala D. Harris tomarán posesión como Presidente y Vicepresidente de los Estados Unidos.

Un comunicado oficial anuncia que en la ceremonia frente al Capitolio de los Estados Unidos la Invocación estará a cargo del Padre Leo J. O’Donovan, un sacerdote y teólogo católico jesuita y un viejo amigo del presidente electo y de la familia Biden.

El juramento a la bandera lo hará Andrea Hall, la presidenta de la Asociación Internacional de Bomberos y la primera mujer afroamericana en la historia del departamento en ser promovida al rango de Capitán de Bomberos en 2004.

El Himno Nacional será interpretado por la reconocida cantante Lady Gaga, activista, filántropa y defensora abierta de muchos temas importantes, incluida la salud mental, los derechos LGBTQ +, la concienciación sobre el VIH / SIDA y los problemas de imagen corporal.

La lectura de poesía, por la autora Amanda Gorman, nombrada en 2017 como la primera Poeta Juvenil Laureada en los Estados Unidos por UrbanWord y la Biblioteca del Congreso.

La actuación musical correrá a cargo de la popular cantante Jennifer López, de quien resaltan que junto con su pareja, el ex pelotero Alex Rodríguez han hecho conciencia sobre el impacto desproporcionado del coronavirus en los latinos y la necesidad de contener el virus, reconstruir la economía y unificar el país.

Por último la bendición vendrá del Reverendo Dr. Silvester Beaman, Pastor de la Iglesia Episcopal Metodista Africana Bethel en Wilmington, Delaware, íntimo confidente y amigo del presidente electo.


“Estamos encantados de anunciar un grupo inspirado de participantes dinámicos para la 59ª Ceremonia Inaugural. Representan una imagen clara de la gran diversidad de nuestra gran nación y ayudarán a honrar y celebrar las tradiciones consagradas de la toma de posesión presidencial cuando el presidente electo Biden y la vicepresidenta electa Harris presten juramento", dice la nota oficial.

Tony Allen, director ejecutivo de PIC, dijo que las personas escogidas están comprometidas con la visión firme de "un nuevo capítulo en nuestra historia estadounidense en el que somos una América unida para superar las profundas divisiones y desafíos que enfrenta nuestro pueblo, unificar el país y restaurar el alma de nuestra nación".

En el transcurso de cinco días de programación, las actividades de “America United” honrarán las tradiciones inaugurales y permitirán de manera segura que más estadounidenses participen desde sus propios hogares.

Estas actividades incluyen, “United We Serve”, un Día Nacional de Servicio el 18 de enero, Día de Martin Luther King Jr.; un Monumento a las Vidas Perdidas por el COVID-19 a nivel nacional el 19 de enero; y las Ceremonias de Inauguración oficiales, una ofrenda floral en el Cementerio Nacional de Arlington, y el desfile "Across America". Además del programa "Celebrating America" que se transmitirá el 20 de enero en horario estelar.

El PIC también instalará una extensa exhibición de arte público "Field of Flags" que representar al pueblo estadounidense que no puede viajar a Washington, DC.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG