Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

¿Qué esperar del primer debate presidencial demócrata?

Candidatos presidenciales demócratas en las elecciones 2020.

NUEVA YORK (AP) - Los aspirantes demócratas a la presidencia se han mostrado reticentes a tirarse golpes fuertes entre ellos hasta ahora, pero eso puede cambiar pronto.

El líder de las encuestas Joe Biden no ha sido cuestionado severamente por sus contrincantes. Y los puntos débiles de algunos de sus principales rivales, como Bernie Sanders y Elizabeth Warren, han sido pasados por alto prácticamente.

Pero la dinámica cambiará seguramente en los primeros debates de las primarias, a llevarse a cabo el miércoles y el jueves. Y comenzarán a salir a la luz las estrategias de cada uno. El gran interrogante es si empezarán a criticarse entre ellos o se enfocarán en Donald Trump.

No hay respuestas fáciles para los candidatos rezagados que necesitan un golpe de escena.

El presidente del Comité Nacional Demócrata Tom Pérez negó que haya crecientes tensiones entre dos sectores bien definidos. Uno exige acciones osadas en el terreno de la salud y el cambio climático, y postula un juicio político a Trump, mientras que el otro prefiere una actitud progresiva cautelosa y pragmática, que trata de lograr los mismos objetivos a partir de una colaboración con los republicanos.

“Tenemos unidad de valores”, dijo Pérez en una entrevista, acotando que prácticamente todos los demócratas que aspiran a la presidencia están a favor de un seguro médico único, de combatir el cambio climático y de los derechos civiles.

Nadie espera que el debate entre los demócratas alcance el fragor que tuvo el de las primarias republicanas del 2016, que incluyeron numerosos ataques personales. Esa actitud contribuyó a alentar una actitud fogosa en la era de Trump.

Candidatos demócratas Marianne Williamson, John Hickenlooper, Joe Biden, Andrew Yang, Sen. Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Sen. Michael Bennet, Rep. Eric Swalwell, Sen. Kamala Harris, y Sen. Kirsten Gillibrand.
Candidatos demócratas Marianne Williamson, John Hickenlooper, Joe Biden, Andrew Yang, Sen. Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Sen. Michael Bennet, Rep. Eric Swalwell, Sen. Kamala Harris, y Sen. Kirsten Gillibrand.

En privado, los candidatos demócratas más conocidos admiten que los cuestionamientos severos pueden terminar perjudicándolos.

“Nos vamos a enfocar en los grandes temas”, sostuvo Pérez. “No vamos a terminar hablando del tamaño de la mano”, agregó, aludiendo a la referencia que hicieron algunos rivales de Trump al tamaño de sus manos.

Algo que preocupa a dirigentes, donantes y estrategas es que las peleas entre ellos pueden terminar beneficiando a Trump.

Los candidatos menos conocidos, no obstante, no pueden darse el lujo de ser cautelosos. Por primera vez tendrán la oportunidad de dar a conocer sus puntos de vista ante un gran público.

“Ofrezco soluciones reales mientras que mucha gente en esta contienda hace promesas imposibles” de cumplir, dijo John Delaney, que lleva haciendo campaña un año sin tener demasiada repercusión.

Candidatos demócratas Tim Ryan, Rep. Tulsi Gabbard, Sen. Amy Klobuchar, Gov.Jay Inslee, Julian Castro, Sen.Cory Booker, New York City Mayor Bill de Blasio, former Rep.John Delaney, Beto O'Rourke, y Sen. Elizabeth Warren.
Candidatos demócratas Tim Ryan, Rep. Tulsi Gabbard, Sen. Amy Klobuchar, Gov.Jay Inslee, Julian Castro, Sen.Cory Booker, New York City Mayor Bill de Blasio, former Rep.John Delaney, Beto O'Rourke, y Sen. Elizabeth Warren.



Aliados de los candidatos más liberales temen que figuras como Delaney les hagan el juego a los republicanos al cuestionar sus propuestas en el campo de la salud. Delaney se opone al seguro único que apoya la mayoría.

Otro candidato moderado, John Hickenlooper, podría repetir la consigna republicana de cuestionar el coqueteo de muchos demócratas con el socialismo.

Biden es el favorito indiscutido por ahora y se espera que se le cuestionen posturas suyas sobre el aborto, el comercio, la recaudación de fondos para campañas electorales y su predisposición a negociar con los republicanos, incluidos segregacionistas, como hizo en el pasado. El tema es delicado y podría costarle muchos votos de la comunidad negra a Biden.

“La dinámica es muy sencilla: 19 contra uno”, comentó la asesora de Biden Anita Dunn.

En cada debate habrá diez candidatos y Dunn dijo que se parecerán más a “una conferencia de prensa conjunta de diez personas” que a un debate presidencial.

Kamala Harris, quien está en el medio de la tabla, sería una de las que asume una actitud moderada. Sus rivales la ven con resquemor por su experiencia como fiscal y por su desempeño en publicitadas audiencias del Senado. Pero quienes la conocen dicen que es demasiado pronto como para correr riesgos innecesarios.

Los candidatos deben encontrar un delicado equilibrio y tener presente que lo que quieren los demócratas es alguien que pueda plantársele a un candidato poco ortodoxo como Trump.

El veterano estratega demócrata Jesse Ferguson destaca que los momentos memorables casi nunca son producto de algo programado. Y que raramente surgen cuando se critica a un rival del mismo partido.

“La gente tal vez se obsesione con qué candidato ataca a qué candidato, pero los votantes de las primarias se identificarán con el candidato que mejor cuestione a Trump”, manifestó Ferguson. “Lo que importa tal vez no sean los golpes que se dan entre ellos, sino los que tiran con las elecciones generales en mente”.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU sanciona a empresas iraníes por el envío de armas a Yemen

Departamento del Tesoro de los EE. UU. En Washington, EE. UU.

El Departamento del Tesoro impuso hoy sanciones a una red de transporte marítimo y varios representantes en China y Dubái de la compañía aérea Mahan Air por el envío de armas de Irán a Yemen y Siria, dentro de su campaña de presión al gobierno de Teherán.

"El régimen iraní usa sus industrias marítimas y de aviación para suministrar armas a sus grupos terroristas regionales, contribuyendo de manera directa a la devastadora crisis humanitaria en Siria y Yemen", dijo Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, en un comunicado.

"Los sectores de aviación y transporte marítimo deberían estar vigilantes y no permitir que sean utilizados por terroristas", agregó.

En concreto, el Tesoro designó varias compañías controladas por el empresario iraní Abdolhossein Khedri (Khedri Jahan Darya Co. and Maritime Silk Road LLC) que habrían participado en el contrabando de armas del Cuerpo de Guardia Revolucionaria Islámica.

Asimismo, son objeto de sanciones tres representantes generales de ventas de la compañía aérea iraní Mahan Air: Gatewick LLC y Jahan Destination Travel and Tourism LLC, con sede en Dubái; y Gomei Air Services Co., con oficinas en Hong Kong y las ciudades chinas de Shenzhen y Guangzhou.

Como consecuencia de la designación del Tesoro, quedan congelados los activos que estas entidades y empresas puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se les prohíbe hacer transacciones financieras con ciudadanos estadounidenses.

Las sanciones se producen apenas unos días después de que Washington y Teherán acordasen un intercambio de presos, en un momento de gran tensión entre ambas partes tras la retirada unilateral de Washington del acuerdo nuclear internacional de 2015.

El pasado sábado, en un intercambio de detenidos, fueron liberados el científico iraní Masud Soleimaní, acusado el año pasado en EE.UU. de intentar exportar material biológico a Irán, y el investigador estadounidense Xiyue Wang, arrestado en 2016 en el país persa y condenado por espionaje.

A pesar de las tensiones, el presidente, Donald Trump, ha reiterado en varias ocasiones su disposición a negociar con la República Islámica y, de hecho, intentó sin éxito reunirse con su homólogo iraní, Hasán Rohaní, en Nueva York en septiembre, en los márgenes de la Asamblea General de la ONU.

Cubanoamericano enviado de Trump se retiró de investidura en Argentina

Mauricio Claver-Carone Director de Asuntos del Hemisferio Occidental Consejo de Seguridad Nacional

Un asesor principal del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró de la asunción del presidente argentino, Alberto Fernández, y no acudió a las reuniones de trabajo que estaban previstas el miércoles debido a la presencia de funcionarios del gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

El enviado especial, Mauricio Claver-Carone, dijo al diario local Clarín que se había retirado temprano tras “sorprenderse” por la presencia de invitados como el ministro de información venezolano, Jorge Rodríguez.

Los comentarios fueron confirmados por un portavoz de la embajada de Estados Unidos, quien afirmó que no se habían cancelado las reuniones programadas.

Estados Unidos y muchos otros países han expresado su deseo de que Maduro renuncie y han reconocido al líder opositor venezolano Juan Guaidó como el presidente legítimo del país.

El líder peronista Fernández se encuentra en una encrucijada diplomática entre Estados Unidos y sus aliados izquierdistas, incluido Venezuela. Su vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en cambio tuvo una estrecha relación con Maduro en la última etapa de sus dos mandatos entre 2007-2015.

“Desafortunadamente, debido a unas invitaciones y a algunas sorpresas que recibimos al llegar, decidí no ir y me voy temprano. No voy a tener las reuniones de trabajo que tenía programadas para mañana”, dijo Claver-Carone a Clarín.

El enviado también afirmó que los lazos con Maduro “no le traen ningún beneficio a la Argentina” y que el país debería tener como prioridad “trabajar bilateralmente con nosotros y con otros aliados”.

Otros funcionarios estadounidenses asistieron y se reunieron con Fernández, incluidos el Secretario de Salud de Estados Unidos, Alex Azaz, y Michael Kozak, subsecretario interino de Estados Unidos para la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado.

El portavoz de la embajada estadounidense dijo que Azar y Claver-Carone dejaron el país sudamericano el miércoles, mientras que Kozak permanecía en Argentina.

Pompeo: EEUU orgulloso de ser principal defensor mundial de derechos humanos

El Secretario de Estado, Mike Pompeo. (Archivo)

El secretario de estado norteamericano, Mike Pompeo, recordó este martes en un video publicado en Twitter que un 10 de diciembre, hace 71 años, las Naciones Unidas adoptaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, documento que identifica los derechos y libertades comunes que se les conceden a todos.

Pompeo dijo que los fundadores del país sabían que los derechos inalienables se aplican a todas las personas en todas partes. Mencionó al presidente Abraham Lincoln, cuya comprensión de la Declaración de Independencia, según dijo, "alimentó su compromiso con la libertad para todos".

También mencionó a la ex primera dama Eleonor Roosevelt, que fue la presidenta del comité que redactó la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

"Los estadounidenses deberían estar orgullosos de cómo el país lideró los esfuerzos para garantizar la libertad de religión o creencia, la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, de estar libre de tortura o trato inhumano y también otras libertades fundamentales", opinó Pompeo.

El Secretario de Estado recordó que este año lanzó la Comisión de Derechos Inalienables, cuya tarea es examinar la tradición estadounidense de estos derechos, explorar lo que significan hoy en dia y considerar las principales amenazas que enfrentan en el mundo.

Pompeo concluyó diciendo que Estados Unidos se enorgullece de ser el principal defensor mundial de los derechos humanos, e hizo un llamado a todas las naciones para que hagan el mismo compromiso en su defensa.

Demócratas anuncian cargos y publican artículos de juicio político contra Trump

Demócratas anuncian cargos y publican artículos de juicio político contra Trump
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

Se acerca votación sobre acusaciones contra Trump

El republicano Doug Collins y el demócrata Jerrold Nadler (der.) durante una audiencia este lunes de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes.

La Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes se apresta el lunes a recibir las conclusiones de la investigación sobre si el presidente Donald Trump presionó a Ucrania para que investigue a sus rivales políticos mientras retenía asistencia financiera que ese país necesitaba con urgencia.

El presidente de la comisión, Jerrold Nadler, vaticinó que el panel votará pronto en torno a por lo menos dos de los cargos, posiblemente enfocándose en abuso de poder, soborno y obstrucción.


"La acusación principal es que varias veces, este presidente colocó sus intereses por encima de los intereses nacionales, que varias veces buscó la interferencia extranjera en nuestras elecciones, tanto en el 2016 como el 2020, y que además trató de encubrirlo", dijo Nadler.

“Esto revela un patrón que presenta una amenaza real y presente a la integridad de las venideras elecciones, lo cual es una de las razones por las cuales no podemos dejar hasta las próximas elecciones la resolución de este asunto”, añadió.

Como preludio a la audiencia, Nadler la noche del domingo le envió una carta a la Casa Blanca entregándole formalmente una copia del reporte de la Comisión de Inteligencia, junto con otros documentos en respaldo de un juicio político. Invita además a funcionarios de la Casa Blanca a revisar materiales secretos en una reunión protegida.

La audiencia marcará el inicio de una semana crucial en el proceso, que avanza vertiginosamente y que los demócratas aspiran desembocará en una votación sobre el impeachment antes de Navidad. Así mismo, la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi se enfrenta al desafío legal y político de satisfacer la energía de los demócratas y al mismo tiempo cumplir con el requerimiento constitucional de determinar que el presidente del país ha cometido “traición, soborno o crímenes y faltas de suma gravedad”.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG