Enlaces de accesibilidad

Coronavirus Cuba

Otros 8 muertos y 1,010 casos de COVID-19 en Cuba: pronósticos avizoran cifras más altas en mayo

La Habana informó de 590 casos de COVID-19 en el día. (REUTERS/Alexandre Meneghini/Pool)

Las autoridades sanitarias reportaron otros 8 fallecidos y 1,010 nuevos casos de COVID-19 este miércoles en Cuba, en medio de pronósticos desfavorables para los próximos días.

“Mayo no comenzó bien”, y lo que se avizora, teniendo en cuenta lo que ha pasado en los últimos 15 días, es un incremento mayor, dijo el Dr. Francisco Durán, jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

En los primeros 4 días del mes han sido diagnosticadas 4,032 personas y 40 han fallecido a causa del nuevo coronavirus, para una tasa de letalidad promedio de 0,99%.

Ya se acumulan 111,654 contagios en el país y 694 muertos desde que comenzó la pandemia, en marzo de 2020.

En el occidente del país, La Habana informó de 590 casos en el día, y Mayabeque presentó un incremento marcado, con 102, dijo el Dr. Durán.

En el centro de la isla, la provincia de Camagüey tiene la cifra más alta, con 55 contagios, seguida de Sancti Spíritus, con 25. "Son Cifras elevadas para estos territorios", acotó el funcionario del MINSAP.

Santiago de Cuba, en el oriente del país, informó de 56 nuevos casos, y Holguín confirmó 35 positivos, entre las provincias de la región con índices más elevados.

Permanecían hospitalizados 5,592 pacientes de COVID-19 (confirmados activos), 110 de ellos en terapia intensiva: 48 críticos y 62 graves.

Del total de casos de la jornada, 154 correspondieron a pacientes en edades pediátricas (menores de 18 años). Ya se acumulan 14,322 contagios en este segmento poblacional.

El 72,7% de todos los casos pediátricos, 112, al cierre del 4 de mayo, fueron diagnosticados en la capital del país, según el Dr. Durán.

Este miércoles, permanecían ingresados 917 pacientes activos menores de edad, incluidos dos recién nacidos.

Vea todas las noticias de hoy

Falta de transparencia levanta dudas sobre Abdala, opinan expertos en Miami

Habaneros esperan para vacunarse con Abdala, este 23 de junio, en un consultorio de La Habana. (AP/Ramón Espinosa)

En Cuba, la euforia se funde con la esperanza luego de que el Estado dio conocer que Abdala, uno de los cinco candidatos vacunales contra el COVID-19, tiene una eficacia de poco más del 92 por ciento.

Pero las dudas han sido inevitables; hay incertidumbre, a juzgar por las declaraciones de expertos que consideran falta de información y transparencia en las investigaciones, métodos clásicos de una dictadura.

La epidemióloga radicada en Miami, Dadilia Garcés, recuerda que Cuba registró varias de sus vacunas ante la Organización Mundial de la Salud, más de dos. Sin embargo, los resultados de cada etapa no han sido publicados, ni han sido analizados por un grupo de expertos independientes, como requiere el protocolo.

“Cuando no hay transparencia en la producción de un medicamento o de una vacuna, eso crea mucha incertidumbre, y cuando estamos hablando de la salud y la efectividad de una población hay que ser bien claros y transparentes con la información que tenemos en base científica”, dijo a Radio Televisión Martí la también profesora del Miami Dade College.

Recordó que a nivel mundial hay tres entidades que reconocen y avalan las vacunas: la Administración de Medicamentos y Alimentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés), uno de los primeros países que inició esta regulación a principios del siglo XX; la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) y la Organización Mundial de la Salud.

Las tres siguen los mismos protocolos y fases para aprobar el suministro del medicamento y las vacunas que se suministran en EEUU: Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, han sido aprobadas al menos por una de las referidas entidades.

La Dra. Dadilia Garcés conversa con el reportero Ricardo Quintana sobre el protocolo para validar una vacuna.
La Dra. Dadilia Garcés conversa con el reportero Ricardo Quintana sobre el protocolo para validar una vacuna.

“De hecho la Pfizer ha sido aprobada para que se utilice en Europa y en EEUU; Johnson & Johnson, en EEUU, con el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud, muestra de seguridad, efectividad y calidad de la vacuna”, subrayó la doctora.

El gubernamental Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana ha sido hasta el momento el evaluador del prospecto vacunal Abdala que, con efectividad de 92,28 %, según el anuncio oficial, se administra en tres dosis con 14 días de diferencia. La Organización Mundial de la Salud establece que un candidato vacunal debe demostrar al menos 50% de efectividad para ser aprobado como medicamento. El Ministerio cubano de Salud Pública informó en días recientes que hasta el 19 de junio último, 905 mil, 692 personas han recibido las 3 dosis.

“Generalmente cuando existen vacunas que necesitan dos o tres dosis es porque la respuesta inmune no es adecuada con la primera o segunda. Pero no hay suficiente evidencia expuesta para poder analizar la necesidad de recibir dos o tres dosis de Abdala”, precisó la epidemióloga Garcés.

Protocolo requiere el aval de expertos independientes y publicación de información

El Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), organismo regulador de Cuba debió autorizar su uso de emergencia.

De acuerdo al protocolo internacional, una vez que la vacuna se haya probado en animales, en un pequeño grupo de individuos y en una inmensa cantidad de personas, miles, lo que se conoce como fase 3, todos con resultado positivo, se convoca a un panel de expertos.

Dr. José Cisneros, radiólogo y especialista en biomedicina.
Dr. José Cisneros, radiólogo y especialista en biomedicina.

“Los expertos no pueden tener compromisos con el fabricante ni con el Estado y deben ratificar la validez experimental de la vacuna y solicitar al ente regulatorio un permiso temporal de emergencia para suministrar de inmediato la medicina. De no haber urgencia, la entidad puede demorar años en pronunciarse”, explicó el doctor José Antonio Cisneros, radiólogo y especialista en biomedicina.

Los resultados deben ser divulgados a nivel internacional a fin de que la comunidad científica revise el proceso de cómo se llegó al porcentaje de efectividad y lo avale. De no ser así, se reduce la credibilidad del país en cuestión como ocurrió en Rusia con la vacuna Sputnik.

“Con Sputnik sucedió que los resultados investigativos solo los conocía Rusia. Ellos decían que tenía una alta efectividad, pero no fue hasta que presentaron sus resultados y protocolo en la prestigiosa revista, The Lancet, que la comunidad internacional empezó a asumir la eficacia y seguridad de la vacuna Sputnik”, ejemplificó el especialista.

Por otro lado, dijo que si Cuba quiere demostrar la eficacia de sus vacunas debe informar públicamente en cuántos casos se demostró el porcentaje de eficacia, los resultados, cuál fue el protocolo utilizado, cómo se administró la vacuna, su naturaleza, si es de virus muerto o atenuado, si es de proteína o si están trabajando con RNA recombinado.

El doctor Alfredo Melgar.
El doctor Alfredo Melgar.

En EEUU, científicos, expertos o médicos independientes supervisan la producción del medicamento no así en Cuba como ha manifestado el doctor especialista en medicina interna, Alfredo Melgar.

“En Cuba, el estatal Instituto Finlay o el Instituto de Biotecnología fabrican las vacunas y luego sacan el reporte según determinan. Sin embargo, no hay un centro que conceda la aprobación final después de revisar los datos de la investigación. ¿Dónde están los datos?, ¿en qué revista científica se han publicado?, se preguntó el galeno de origen cubano.

Cuba es el primer país que produce una vacuna anticovid en América Latina y el único en la región que rechazó el ofrecimiento del Fondo de Acceso Global para Vacunas, un mecanismo que proveerá más de 35 millones de dosis gratis a 33 países del continente.

Difícil confiar en la información de países totalitarios

Los tres especialistas consultados por Radio Televisión Martí coinciden en que en países donde el Estado tiene total control de la información, es muy difícil confiar en lo que dicen. “Tienen que documentar todo eso a nivel mundial para entonces obtener un reconocimiento científico además del reconocimiento legal del país”, comentó el doctor Cisneros.

Sin embargo, dijo confiar en la ética de sus colegas cubanos, que apliquen su opinión profesional independiente y que respeten el derecho del paciente competente a aceptar o rechazar un tratamiento. Y, sobre todo, que no permitan que su opinión sea influenciada por beneficio personal o discriminación injusta.

“Es el juramento de todo médico no hacer daño. Me cuesta creer que un médico cubano o de cualquier país, abale algo que dañe a su población, a sus conciudadanos. Sería un crimen de lesa humanidad lanzar un producto que pudiera en un momento dado poner en riesgo la vida de cualquier población, en este caso la cubana”, afirmó.

Por su lado, el doctor Melgar dijo que los grupos científicos y médicos en Cuba tienen entre sus responsabilidades advertir al mundo sobre las especificidades del producto.

“Se sabe que el régimen de Cuba no va a permitir a ningún experto independiente validar sus vacunas. Los médicos y científicos cubanos tienen una responsabilidad porque ese producto se piensa vender a otros países, Venezuela, Argentina, México, Irán. Deben advertir que esas vacunas no están reconocidas, que desconocen datos, cifras, por tanto, deben emitir una advertencia internacional”, sugirió Melgar.

Por el momento se ha demostrado que las vacunas aprobadas por entes internacionales de prestigio son efectivas y seguras. Por eso la doctora Garcés las recomienda.

“Las vacunas han sido uno de los avances principales a nivel de salud del siglo XX y junto a la potabilización del agua han salvado muchas vidas. Las vacunas anticovid reconocidas a nivel mundial son seguras y efectivas. Vacunarse salva vidas”, concluyó.

Cuba reporta la segunda cifra más alta de muertes en un día por COVID-19

Un peatón con una máscara improvisada, en medio de la pandemia de coronavirus, pasa frente a la Estación Central de Trenes, en La Habana. (AP/Ramón Espinosa)

Las autoridades sanitarias reportaron este jueves 1,880 nuevos casos y otros 16 fallecimientos por COVID-19 en Cuba, la segunda cifra más alta de muertes en la isla a causa del virus desde que comenzó la pandemia.

El récord de casos activos se rompió por onceno día consecutivo, con 9,486 casos activos (357 más que el miércoles), subrayó en Twitter el proyecto independiente Inventario.

El país ha informado de más de 22,000 positivos en los últimos 15 días. Según el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Dr. Francisco Durán, las estadísticas muestran la "elevada agresividad" del virus y su alto nivel de transmisibilidad.

Permanecen ingresados 35,371 pacientes en centros médicos y de aislamiento, de ellos 7, 589 sospechosos de padecer la enfermedad, 18,296 en vigilancia y 9,489 confirmados activos.

El país enfrenta una crisis epidemiológica que ha movido su epicentro al interior de país, con un elevado número de contagios en varias provincias. La Habana informó de 389 casos, seguida de Camagüey, con 272; Matanzas, con 186; Santiago de Cuba, con 144; Mayabeque, con 140; Guantánamo, con 123, y Sancti Spíritus, con 117, entre los territorios más afectados.

Hasta la fecha, 174,789 personas se han contagiado y 1.209 han fallecido a causa del nuevo coronavirus en la isla, según cifras oficiales que no es posible confirmar de manera independiente.

Cuba vuelve a romper récord de contagios mientras celebra "recuperación" en La Habana

Una enfermera indaga sobre los pacientes que faltan por vacunarse contra el COVID-19, en un barrio de La Habana. (REUTERS/Alexandre Meneghini).

Cuba amaneció este miércoles con 2,055 contagios y 9,129 casos activos de COVID-19, las cifras más elevadas que ha tenido el país desde el inicio de la pandemia, según el informe diario del Ministerio de Salud Pública (MINSAP).

"Por 10mo día consecutivo se rompe el récord nacional de casos activos y por primera vez supera los 9,000: 9,129 (467 más que ayer)", subrayó en Twitter el proyecto independiente Inventario.

En lo que va de junio se han roto de forma consecutiva varios récords en los reportes diarios de la enfermedad que, aunque parece amainar en la capital del país, se agrava en otras provincias.

El martes, las autoridades celebraban la reducción “en casi un 50 %” del índice de casos confirmados en el mes de mayo en La Habana, un avance que atribuyen a la llamada “intervención sanitaria”, con la vacunación, y a un mayor rigor en la aplicación de medidas sanitarias.

El Dr. C. Raúl Guinovart, decano de la Facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, pronosticó en una reunión de expertos y altos funcionarios del gobierno que la situación seguirá mejorando en la capital, mientras empeora en el interior del país, reportaron medios oficiales.

Mientras La Habana bajó a 361 casos activos en la jornada, las provincias de Camagüey y Santiago de Cuba reportaron 300 contagios cada una, seguidas de Matanzas, con 156; Ciego de Ávila, con 132; Sancti Spíritus, con 122; Pinar del Río, con 111, y Guantánamo, con 90, entre los territorios con cifras más elevadas.

Las autoridades sanitarias reportaron otros 13 fallecidos en la jornada. El país ya acumula 172,909 contagios (3,5%) y 1,193 muertes por el nuevo coronavirus.

Permanecen ingresados 34,694 pacientes con el COVID-19: 7,421 sospechosos y 18,144 en vigilancia, además de los 9,129 casos activos confirmados.

En edades pediátricas (menores de 18 años) fueron diagnosticados 386 pacientes: 6 menores de 6 meses y un recién nacido. Se acumulan 23,479 contagios en este segmento poblacional.

Crisis en centros de aislamiento y demoras con pruebas PCR tras aumento de contagios en Cuba

Una multitud de personas camina en una calle comercial de La Habana a pesar del aumento de casos de COVID-19 en el país. REUTERS/Alexandre Meneghini

Con el incremento de casos de COVID-19 en Cuba, nuevos territorios han sido aislados en medio de una crisis en los centros de aislamiento, demoras en la realización de las pruebas PCR y el desabastecimiento de alimentos y medicamentos que enfrenta la población, dijeron a Radio Televisión Martí cubanos desde la isla.

Dairis González Ravelo lleva seis días internada en el centro de aislamiento ubicado en escuela de Ciencias Médicas, en Morón, provincia de Ciego de Ávila, donde la poca agua disponible es cargada en cubos por los propios pacientes y la alimentación es pésima y escasa. Además, su esposo e hijos permanecen en casa, y ya transcurrió más de una semana sin que se le haya practicado el PCR.

Cuba reportó este martes otro récord de casos activos (8,862), un total de 1,489 contagios y 10 fallecimientos a causa del COVID-19.

El número de casos registrados desde el inicio de la pandemia asciende a 170,854, y el de muertes a 1,180.

Según el reporte del MINSAP, 43 de los casos confirmados tuvieron fuente de infección en el extranjero.

Por provincias, las cifras más altas de contagios corresponden a La Habana (319), Camagüey (201), Santiago de Cuba (164), Matanzas (160) y Ciego de Ávila (104).

Permanecen ingresados 33,930 pacientes: 7,337 sospechosos, 17,931 en vigilancia y 8,662 confirmados activos. En terapia intensiva, 156 pacientes confirmados, de ellos 62 críticos y 94 graves.

“Las condiciones son pésimas, no hay atención ninguna. Tienes que estar detrás de una dipirona para el dolor de cabeza cuando te sientes mal, porque parece que se la quieren llevar para ellos, porque no hay medicamentos, y al no estar comiendo nada me siento más débil todavía”, dijo González Ravelo.

Desde San Miguel del Padrón, en la capital, Eduardo Lázaro Ceijas Falcón relata las condiciones del centro de aislamiento en la Universidad de Ciencias Informáticas, donde permaneció recientemente por ser positivo de coronavirus.

Testimonios desde Cuba sobre el COVID-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:00 0:00

“No hay un medicamento antidiarreico, tampoco para la hipertensión arterial. Hay un descontrol total, están en un colapso, y la alimentación también es muy mala”, afirmó.

La provincia de Sancti Spíritus enfrenta el peor momento desde el inicio de la pandemia, actualmente con una tasa de incidencia de 1,578 casos por cada 100 mil habitantes. Desde allí reportó sobre la situación el periodista Adriano Castañeda.

“Hay 56 centros de aislamiento a capacidad completa, y hay que destacar la falta de medicamentos en esos lugares, además de la situación en el hospital provincial Clínico Quirúrgico Camilo Cienfuegos, donde hay un déficit importante de medicamentos”, dijo el comunicador.

Camagüey está cerrada por el aumento de los casos, y el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reconoció que el laboratorio de Biología Molecular, en la ciudad, se contaminó en pleno rebrote de los casos. En medio de esa situación, el desabastecimiento es total, señala Leydis Tabares.

“Antibióticos no hay ninguno, tampoco antidepresivos y antialérgicos. Aquí hay veces que las personas salen a la tienda en busca del pan hasta cuatro veces al día, porque no llega el alimento”, detalló.

Y en Santiago de Cuba, la segunda provincia más afectada en toda la nación, el activista de la organización opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) Ovidio Martín Castellanos, apunta que siguen las colas y el faltante de medicamentos y alimentos.

“Se ve claramente que la cadena de contagio se le hace imposible a las autoridades poderla controlar”, concluyó el opositor.

Médicos alertan sobre vacunas cubanas y piden que OMS las evalúe

Un hombre es vacunado contra el COVID-19 en un consultorio médico de La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Un grupo de médicos cubanos expresó en Facebook su inconformidad con la información oficial sobre el resultado de los candidatos vacunales de producción nacional, alertó sobre la baja eficacia que puedan tener y pidió que un comité de la Organización Mundial de la Salud evalúe la capacidad y aprobación de estas vacunas antes de que Cuba pueda exportarlas.

El Gremio Médico Cubano Libre, integrado por galenos de dentro y fuera de la isla con una posición crítica hacia el gobierno y las instituciones de Salud, señaló en un post en la red social la "falta de transparencia" de las autoridades durante el proceso de fabricación y ensayo clínico de los cinco candidatos vacunales.

"Sabiendo que se tratan de vacunas de subunidades tenemos sospechas de la baja antigenicidad y eficacia que estos pueden tener. Consideramos, pues, un riesgo que otros países hayan querido hacer un convenio con Cuba para adquirir medicamentos que son confeccionados y aprobados por una misma entidad, aunque a la luz de los medios se diga otra cosa", subraya el grupo.

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) anunció este lunes que su candidato vacunal Abdala tiene una eficacia del 92.28%, después de la aplicación de las tres dosis requeridas para inmunizar a un paciente contra el COVID-19.

La otra vacuna candidata producida en el país, Soberana 02, presenta una eficacia del 62% con dos dosis. Varios países como Argentina, Jamaica, México, Vietnam y Venezuela han expresado su interés en comprar las vacunas de Cuba, reportó este lunes la agencia de noticias Reuters.

Pero el Gremio desconfía de las decisiones que pueda tomar el gobierno en medido de la crisis económica. "Sabemos que en Cuba todo está en manos del Partido Comunista, hasta la misma Constitución de la República, por ende, cualquier cosa que pueda ser utilizada para beneficio de dicho partido será aprobada o rechazada a conveniencia del mismo", afirma el texto.

Los galenos también hacen referencia a las "constantes violaciones a los Derechos Humanos más elementales para con el pueblo de Cuba" y denuncian la pésimas condiciones higiénico-sanitarias en las instalaciones de salud pública en un país que presume de "potencia médica".

Según el Gremio, es obvia la intención del gobierno cubano de convertir a sus candidatos vacunales contra el COVID-19 "en un medio de interés político, más allá de su capacidad para enfrentar el virus o las cepas circulantes, que dicho sea de paso no creemos en esa supuesta eficacia".

El ministro de Salud cubano, José Ángel Portal Miranda, ha dicho que la institución que dirige tiene la meta de que, al concluir junio, toda la población de La Habana haya recibido al menos una dosis de Abdala, y más del 50% de los capitalinos, dos dosis.

A principios de junio, médicos consultados por Radio Televisión Martí manifestaron opiniones encontradas sobre la decisión de Cuba de inocular a su población con vacunas que aún no han recibido la autorización necesaria para su uso de emergencia.

Uno de los galenos dijo a la reportera Michelle Sagué que la decisión tomada por las autoridades cubanas es un “riesgo que no sobrepasa los posibles beneficios, en particular si ya hay vacunas que han probado su eficacia y que están disponibles en el mercado global”.

El grupo de médicos independientes pidió precaución tanto a Cuba, como a los países interesados en adquirir o aplicar los candidatos vacunales cubanos, e instó a las autoridades internacionales de Salud a pronunciarse al respecto.

Cargar más

Radio Martí en Vivo

Noticiero de Radio Martí
please wait

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo Noticiero de Radio Martí

Televisión Martí en Vivo

En el Aire con Tony Benítez
please wait

No live streaming currently available

0:00 0:00 Live

En vivo En el Aire con Tony Benítez

XS
SM
MD
LG