Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Mientras Miami se abre a Cuba, autoridades se niegan al deshielo

Manifestación en Miami contra el restablecimiento de relaciones entre EEUU y Cuba. EFE

¿Por qué, si la población cubanoestadounidense favorece el acercamiento de EEUU con Cuba, sus líderes políticos no? La respuesta, según un experto en el tema cubano, estaría en las urnas.

Las autoridades de Miami cerraron la puerta a un eventual consulado cubano, en una muestra de su continuo rechazo al deshielo entre Washington y La Habana, en contraste con el sentimiento de la población del enclave histórico de los cubanos en Estados Unidos, más abierto al acercamiento.

Los comisionados del condado de Miami-Dade aprobaron el miércoles por amplia mayoría una resolución en la que rechazan la posibilidad de una sede diplomática cubana en la ciudad del estado de Florida, donde reside la mitad de la diáspora isleña de dos millones de personas en Estados Unidos.

Muchos habitantes de Miami "huyeron de la opresión e injusticia" del Gobierno cubano, por lo que un consulado de la isla comunista "podría exacerbar pasiones y crear riesgos de inseguridad", señala el texto, propuesto por el comisionado Esteban Bovo, hijo de un veterano de la frustrada invasión de Bahía de Cochinos de 1961.

Washington tiene la palabra final sobre dónde se instalan sedes diplomáticas, pero el alcalde de Miami, el cubanoestadounidense Tomás Regalado, amenazó ya con acudir a los tribunales para pedir la clausura de un consulado si es abierto.

Regalado es ejemplo del liderazgo político en el sur de Florida: en su mayoría, desde los representantes en el Congreso en Washington, hasta alcaldes y legisladores estatales, son conservadores que rechazan el acercamiento iniciado en diciembre de 2014 por Estados Unidos y Cuba, tras medio siglo de enemistad.

Dentro del proceso, Washington y La Habana reabrieron sus embajadas en julio de 2015, sellando la apertura de las relaciones diplomáticas, y el Gobierno de Barack Obama relajó algunas restricciones comerciales y de viajes hacia la isla.

El liderazgo político de Miami no está convencido

"El presidente promociona sus esfuerzos de normalización, pero lo que no le escuchamos decir es que los hermanos Castro continúan deteniendo, arrestando y golpeando a las Damas de Blanco y otros líderes prodemocracia", señaló Ileana Ros-Lehtinen, representante republicana de un área de Miami-Dade en el Congreso estadounidense.

Más allá de la posición de los políticos, la ciudad de Miami, que en décadas anteriores fue epicentro de multitudinarias protestas anticastristas, ha seguido su vida cotidiana sin sobresaltos desde que se anunció el acercamiento.

Ello responde al cambio demográfico en la población cubanoestadounidense que, desde hace algunos años, según encuestas, favorece mayores contactos entre los antiguos enemigos y posturas menos intransigentes, a medida que han ido menguando las primeras generaciones llegadas tras la revolución, más radicales.

El 68% de los cubanoestadounidenses en Miami favorecía las relaciones diplomáticas, según el último sondeo anual de la Florida International University (FIU).

Otro estudio, divulgado en diciembre por la empresa Bendixen & Amandi International, indicó que a nivel nacional un 56% de los cubanoestadounidenses respaldan el acercamiento iniciado por Obama, frente a un 36% que lo rechaza.

La brecha generacional salta a la vista: Entre los mayores de 65 años, el apoyo cae a 41%, pero en el grupo de entre 18 y 49 años es de 77%.

Entonces, ¿por qué, si la población cubanoestadounidense favorece el acercamiento, sus líderes no?

La explicación está en las urnas, dice el analista Sebastián Arcos.

"La mayoría de los que están a favor del acercamiento son cubanos que llegaron en épocas más recientes y, en su mayoría, o no son ciudadanos o si son ciudadanos, no votan", indica el subdirector del Instituto de Investigaciones Cubanas de la Florida Internacional University (FIU).

"Aunque la mayoría de la población está a favor del acercamiento, los representantes y los políticos electos de esta comunidad siguen siendo mayormente conservadores, porque son votados por conservadores", que sí acuden a votar, señala.

Lo que es evidente es que Miami ya dejó de ser la ciudad que
se sobresaltaba cada vez que ocurría algo en Cuba.

"La comunidad ha evolucionado, eso es indiscutible, no sólo demográficamente sino de manera política o cívica. Los cubanos somos capaces en este pueblo de tener diferencias fundamentales de opinión con respecto a Cuba y discutir esas diferencias sin necesidad de irnos a las manos, la época de las bombas se acabó", concluye Arcos.

Vea todas las noticias de hoy

En el aniversario de la histórica ley de derecho al voto en EEUU

Elecciones en Estados Unidos 2020. Una cola para votar en New Orleans. (AP Photo/Gerald Herbert).

La Ley de Derecho al Voto promulgada en 1965 es considerada como la legislación de derechos civiles más exitosa aprobada por el Congreso de Estados Unidos, que permitió a cientos de miles afroamericanos marginados inscribirse para votar.

Sin embargo, al acercarse a sus 56 años este mes, los activistas de los derechos al voto dicen que la histórica ley se enfrenta a su peor momento existencial, informa la Voz de América, VOA.

El peligro, señalan, está en una ola de restricciones de votación adoptadas por varios estados y la Corte Suprema controlada por los conservadores, que ha deteriorado protecciones legales a la legislación firmada por el presidente demócrata Lyndon Johnson.

"Vemos muchas de las mismas fuerzas, muchas de las mismas prácticas en elecciones que inspiraron la Ley de Derecho al Voto original de 1965”, dijo el exrepresentante demócrata por Texas y excandidato presidencial Beto O'Rourke.

Los líderes y activistas republicanos descartan esas denuncias, insistiendo en que los cambios que se buscan darán más integridad y transparencia al proceso democrático e impedirán la posibilidad de fraudes.

Este año, legisladores republicanos en 49 estados han presentado casi 400 proyectos de ley bajo la idea de reforma electoral que según el Centro Brennan para la Justicia, de tendencia izquierdista, afirma que dificultan a muchos estadounidenses salir a votar.

De esas propuestas, 30 se han convertido en leyes, más que las promulgadas en 2011, cuando los republicanos desplegaron un esfuerzo legislativo similar.

Este impulso frenético, que los críticos afirman que reducirá oportunidades de votación a millones de personas, especialmente afroamericanos y otras minorías, fue desatado por las denuncias infundadas del expresidente Donald Trump de un fraude masivo en la elección de 2020.

Con los demócratas sonando la alarma de restricciones electorales, el presidente Joe Biden denunció en julio en un viaje a Filadelfia, una ciudad considerada como la cuna de la democracia estadounidense, un asalto a los derechos al voto tan duramente conseguidos.

El presidente Lyndon B. Johnson fue el promotor de la de Derecho al Voto promulgada en 1965. Foto de archivo cortesía de la Biblioteca Lyndon Baines Johnson divulgada por Reuters.

Los funcionarios republicanos detrás de las nuevas regulaciones niegan que sean para socavar los derechos de votación y que los requisitos como tarjeta de identificación, restricciones a la votación ausente y otros tienen como objetivo prevenir el fraude y restaurar la confianza pública en las elecciones.

Constitución no garantizaba derecho al voto

La Constitución de EE. UU., ratificada en 1788, no garantizaba originalmente el derecho al voto de toda la población. No fue hasta 1870, después de la Guerra Civil, que la Enmienda 15 dio a todos los ciudadanos varones el derecho a votar “independientemente de la raza, el color o la condición anterior de servidumbre”.

Muchos historiadores consideran que esta fue la mayor expansión de derechos civiles de la historia de Estados Unidos.

Sin embargo, ese logro monumental fue fugaz en la práctica, ya que muchos estados del sur, determinados a mantener a los ciudadanos de la raza negra fuera de las urnas, instituyeron pruebas de alfabetismo y otras barreras para votar, lo que marcó el inicio de una larga lucha por los derechos civiles, precisó la VOA.

Antes de la Ley de Derecho al Voto de 1965 muchos afroamericanos votaban, incluso de los estados del sur. Pero la ley expandió su acceso a las urnas al remover barreras institucionales.

El aumento de inscripciones para votar de afroamericanos llevó a que un gran número de ellos se postularan para cargos públicos y en 1966 Edward Brooke se convirtió en el primer afroamericano en ser elegido al Senado desde los años posteriores a la Guerra Civil.

La ley también tuvo su resistencia, pero en la década de 1960, la Corte Suprema rechazó muchos desafíos legales, mientras el Congreso repetidamente la reafirmó con protecciones para las minorías que hablaban otros idiomas y personas con discapacidades.

Florida se convierte en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos (VIDEO)

Un trabajador de la salud realiza una prueba PCR a un hombre en un sitio de prueba móvil de COVID-19 en el condado de Manatee, en Palmetto, Florida.

MIAMI, EE.UU. - Florida se ha convertido en el epicentro del coronavirus. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) informaron que se habían registrado 21.683 contagios en un solo día, la cifra más alta jamás registrada desde el inicio de la pandemia hace 16 meses.

La situación es más que preocupante, principalmente porque la tendencia va al alza y, también, porque en una semana se había superado la marca de los 100.000 casos positivos acumulados.

“Si seguimos así, no sé dónde vamos a ir a parar”, dijo la Dra. Nuria Lawson, cirujana general del hospital Palmetto en la ciudad de Hialeah (Florida), en declaraciones a la Voz de América.

La semana pasada, los CDC recomendaron el uso de mascarillas en espacios cerrados en aquellas zonas donde haya una gran alta tasa de transmisión del virus, lo que representa más del 40 por ciento de los condados de Estados Unidos. Al mismo tiempo, los expertos sanitarios están vigilando muy de cerca la evolución de esta nueva ola de contagios, que se ha agravado con la aparición de la variante delta, mucho más contagiosa.

Florida se convierte en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:43 0:00

Sin restricciones en Florida

El gobernador de la Florida, el republicano Ron DeSantis, tiene la potestad de impulsar un paquete de medidas restrictivas para frenar el brote de contagios. Sin embargo, el responsable de la administración del estado se ha negado en rotundo a imponer restricciones ante este escenario “preocupante”, según describieron funcionarios del gobierno federal.

“No van a haber cierre de escuelas, no van a haber restricciones ni mandatos (contra el Covid-19) en el estado de Florida”, manifestó DeSantis durante un evento el viernes en un restaurante abarrotado de gente sin mascarillas.

Récord de hospitalizaciones

El escenario no es nada esperanzador por otra razón: las hospitalizaciones. Y es que después de romper récords de contagios en un solo día en Florida, el número de pacientes hospitalizados a consecuencia de la pandemia del coronavirus volvió a contabilizar más de 10.000 en un día.

Según datos facilitados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Florida tenía 10.207 ingresadas en hospitalizas por complicaciones derivadas de este mortal virus.

El último récord se había tenido el 23 de julio de 2020, con 10.170 pacientes hospitalizados. En ese momento, Florida se había vuelto a convertir en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, pero los funcionarios estaban especialmente preocupados porque no había tratamiento médico ni vacunas disponibles.

La solución: las vacunas

Ahora, un año después, hay tres vacunas aprobadas de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés): la de Pfizer-Biontech, Moderna y Johnson & Johnson. Los médicos estaban esperanzados en estas medicinas para combatir la crisis sanitaria. Pero lo cierto es que, según han admitido desde los CDC, el problema es que, a pesar de estar disponibles para toda la población sin costo alguno, la gente no se quiere vacunar.

La Casa Blanca, por su parte, también ha expresado su preocupación por el estancamiento de vacunaciones en el país y ha exhortado a los que aún no se han vacunado a que se pongan las dosis. “Estamos ante la pandemia de los no vacunados”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el jueves.

Menos de la mitad de la población estadounidense no tiene la pauta completa de vacunación y, hasta ahora, hay 90 millones de personas en el país que no se han inoculado la dosis. Los expertos sanitarios que están monitoreando la situación insisten en que las vacunas son efectivas para frenar los brotes, sobretodo de la variante delta.

Aunque sí que es cierto que se han dado casos de contagios de personas vacunadas, los médicos subrayan que hay muy pocas posibilidades de complicaciones severas o incluso la muerte.

"Estamos viendo brotes de casos en partes del país que tienen una baja cobertura de vacunación porque las personas no vacunadas están en riesgo. Las comunidades que están totalmente vacunadas por lo general van bien", decía la Dra. Rachel Walenski, directora de los CDC, en una comparecencia pública.

El Dr. Carlos Rivero, un médico general que ha estado tratando numerosos casos de coronavirus desde que estalló la pandemia, también defiende que la vacuna es la mejor solución aunque avisa que si no se consigue la popular “inmunidad de rebaño” -con más del 80 por ciento de la población vacunada- muy “difícilmente nos encaminaremos al final de la pandemia”.

“Contra más cantidad de personas se vacunen, nosotros vamos a ver un número mucho más bajo de personas infectadas. Que es lo que queremos lograr, porque cuando tengamos un número muy bajo de personas infectadas es cuando realmente podemos volver a lo que era la vida normal”, explicó a la VOA.

Senado aprueba por unanimidad resolución en apoyo del movimiento pro democracia en Cuba

Bob Menéndez, senador demócrata por Nueva Jersey, USA.

El Senador Bob Menéndez (D-NJ) solicitó este martes ante el Senado la aprobación unánime a una resolución bipartidista y bicameral que condena la respuesta violenta del régimen cubano a miles de personas que salieron a las calles para reclamar pacíficamente el respeto a los derechos humanos básicos y el fin de la dictadura en Cuba.

“El pueblo cubano, en esta hora sin precedentes de incertidumbre, necesita nuestro pleno apoyo a esta resolución. El Senado sumará su voz a los esfuerzos en curso y fortalecerá la solidaridad de Estados Unidos con el pueblo cubano y sus esfuerzos para restaurar la democracia y los derechos humanos en su país”, dijo Menéndez en un discurso ante el Senado.

La resolución también se está ofreciendo en la Cámara de Representantes con la misma base bipartidista, agregó el senador cubanoamericano.

El senador Rick Scott (R-FL) propuso añadir una enmienda a la resolución en condena al comunismo, declarando que es “una ideología fallida que no hace más que conducir al sufrimiento y la opresión”.

“El comunismo no funciona, el socialismo no funciona. El pueblo de Cuba clama por la libertad. Están denunciando el opresivo régimen comunista que ha traído la ruina a su nación durante más de 60 años. Este repugnante asalto al pueblo de Cuba no puede quedar sin control. Aprecio mucho los esfuerzos de mi colega por condenar las atrocidades del régimen, pero a esta resolución le falta una cosa. Estas atrocidades están indiscutiblemente ligadas al comunismo”, declaró Scott.

Sin embargo, Menéndez presentó su objeción a la enmienda diciendo que, aunque estaba de acuerdo con lo expresado por el senador de la Florida, enmendar la resolución solo atrasaría su aprobación, que, en su opinión, es de urgencia.

“Esta resolución es una fuerte reprimenda de las acciones recientes del régimen. Y también logra la oportunidad bipartidista que necesitamos para la aprobación del Senado. Llega un momento en el que tenemos que anteponer las acciones a las palabras. Hoy el Senado tiene la oportunidad de actuar”, opinó Menéndez.

El senador Scott anunció que permitiría que la resolución avance, añadiendo que siempre estará con el valiente pueblo de Cuba, “que lucha por su libertad, y contra el brutal régimen comunista”, palabras que el senador Menéndez agradeció.

La objeción fue retirada posteriormente y la resolución fue aprobada por el pleno del Senado.

Senadores presentan un proyecto de ley para impulsar investigación de la Casa Blanca sobre el “Síndrome de La Habana”

Vista de la Embajada de EEUU en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Las senadoras Jeanne Shaheen (D-NH), miembro principal del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y Susan Collins (R-ME) dieron a conocer este martes un nuevo proyecto de ley bipartidista para reformar la investigación y la respuesta del gobierno de Estados Unidos a los presuntos ataques dirigidos contra sus diplomáticos en Cuba, conocido como “Síndrome de La Habana”

La medida busca también mejorar el acceso a la atención médica de las personas afectadas.

Específicamente, la Ley de Respuesta a Emergencias de Amenazas Energéticas Dirigidas instruye al presidente para que designe a un alto funcionario del Consejo de Seguridad Nacional como Coordinador Interagencias de Incidentes de Salud Anómalos, para organizar la respuesta de todo el gobierno, y requiere la designación de un funcionario superior en las agencias relevantes involucradas con un fin similar.

Además, exige el desarrollo y orientación de la fuerza laboral para aumentar la conciencia sobre esta amenaza, y promover procesos para que las personas informen sobre una posible exposición a estos ataques. También establece un mecanismo interinstitucional seguro para que el personal de todas las agencias informe sobre sospechas de exposición y mejore el acceso a la atención médica.

Por último, autoriza $45 millones en fondos para apoyar los esfuerzos de respuesta del gobierno, de los que $30 millones deben ser utilizados estrictamente en la provisión de atención para el personal afectado y mejoras de la capacidad médica.

En un comunicado, la senadora Shaheen dijo que los “servidores públicos heridos por ataques energéticos dirigidos deben ser tratados con la misma urgencia que cualquier otro estadounidense herido en el cumplimiento de su deber. No deberían tener que pasar por obstáculos burocráticos para acceder a la atención que necesitan, lo que agrava el sufrimiento que ya han soportado”.

Por su parte, la senadora Collins dijo que “las lesiones que han sufrido muchas víctimas de probables ataques de energía dirigida son importantes y les alteran la vida. Mientras se concentran en su salud, no deberían tener que luchar contra la burocracia para recibir el apoyo que merecen”.

Cuando el presidente Joe Biden asumió el cargo, el asesor de Seguridad Nacional Jake Sullivan nombró a un alto funcionario responsable de coordinar la respuesta federal, un paso que, según los funcionarios de la administración, muestra que la Casa Blanca se está tomando el asunto en serio. El proyecto de ley Shaheen-Collins codificaría esa posición en ley.

En junio, el Senado aprobó por unanimidad el proyecto de Ley de Ayuda a las Víctimas Estadounidenses Afligidas por Ataques Neurológicos, conocida como The Havana Act 2021, en referencia a extraños incidentes que afectaron la salud de varios diplomáticos, empleados y sus familiares, y que fueron reportados por primera vez por personal estadounidense y canadiense en La Habana, en 2016. El proyecto de ley aún tiene que aprobarse en la Cámara de Representantes.

Estados Unidos alarmado por detenciones arbitrarias en Nicaragua

El partido político del presidente Daniel Ortega está en el poder en Nicaragua desde 2007. (Foto Houston Castillo, VOA)

La subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Julie Chung, expresó este domingo su preocupación por la represión del régimen de Nicaragua contra periodistas, líderes de oposición y la sociedad civil en general, a medida que se aproximan los comicios electorales del 1 de noviembre.

“Estados Unidos y la comunidad internacional han observado con alarma cómo el régimen Ortega-Murillo ha negado cada vez más los derechos humanos a los nicaragüenses”, señaló la funcionaria.

Chung destacó que el gobierno nicaragüense ignora los llamados para crear condiciones para unas elecciones libres y justas en el país centroamericano.

La subsecretaria de Estado cuestionó las encarcelaciones de “gente inocente” por parte del régimen. “Han detenido cerca de 150 personas por participar en disidencia pacífica y competencia política”, dijo.

“Durante el mes de agosto, estaremos compartiendo las historias de algunos de los que han sido encarcelados y separados de sus seres queridos por trabajar por una Nicaragua libre, justa y democrática”, informó la funcionaria.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG