Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Florida se convierte en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos (VIDEO)

Un trabajador de la salud realiza una prueba PCR a un hombre en un sitio de prueba móvil de COVID-19 en el condado de Manatee, en Palmetto, Florida.

MIAMI, EE.UU. - Florida se ha convertido en el epicentro del coronavirus. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) informaron que se habían registrado 21.683 contagios en un solo día, la cifra más alta jamás registrada desde el inicio de la pandemia hace 16 meses.

La situación es más que preocupante, principalmente porque la tendencia va al alza y, también, porque en una semana se había superado la marca de los 100.000 casos positivos acumulados.

“Si seguimos así, no sé dónde vamos a ir a parar”, dijo la Dra. Nuria Lawson, cirujana general del hospital Palmetto en la ciudad de Hialeah (Florida), en declaraciones a la Voz de América.

La semana pasada, los CDC recomendaron el uso de mascarillas en espacios cerrados en aquellas zonas donde haya una gran alta tasa de transmisión del virus, lo que representa más del 40 por ciento de los condados de Estados Unidos. Al mismo tiempo, los expertos sanitarios están vigilando muy de cerca la evolución de esta nueva ola de contagios, que se ha agravado con la aparición de la variante delta, mucho más contagiosa.

Florida se convierte en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:43 0:00

Sin restricciones en Florida

El gobernador de la Florida, el republicano Ron DeSantis, tiene la potestad de impulsar un paquete de medidas restrictivas para frenar el brote de contagios. Sin embargo, el responsable de la administración del estado se ha negado en rotundo a imponer restricciones ante este escenario “preocupante”, según describieron funcionarios del gobierno federal.

“No van a haber cierre de escuelas, no van a haber restricciones ni mandatos (contra el Covid-19) en el estado de Florida”, manifestó DeSantis durante un evento el viernes en un restaurante abarrotado de gente sin mascarillas.

Récord de hospitalizaciones

El escenario no es nada esperanzador por otra razón: las hospitalizaciones. Y es que después de romper récords de contagios en un solo día en Florida, el número de pacientes hospitalizados a consecuencia de la pandemia del coronavirus volvió a contabilizar más de 10.000 en un día.

Según datos facilitados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Florida tenía 10.207 ingresadas en hospitalizas por complicaciones derivadas de este mortal virus.

El último récord se había tenido el 23 de julio de 2020, con 10.170 pacientes hospitalizados. En ese momento, Florida se había vuelto a convertir en el epicentro de la pandemia en Estados Unidos, pero los funcionarios estaban especialmente preocupados porque no había tratamiento médico ni vacunas disponibles.

La solución: las vacunas

Ahora, un año después, hay tres vacunas aprobadas de emergencia por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés): la de Pfizer-Biontech, Moderna y Johnson & Johnson. Los médicos estaban esperanzados en estas medicinas para combatir la crisis sanitaria. Pero lo cierto es que, según han admitido desde los CDC, el problema es que, a pesar de estar disponibles para toda la población sin costo alguno, la gente no se quiere vacunar.

La Casa Blanca, por su parte, también ha expresado su preocupación por el estancamiento de vacunaciones en el país y ha exhortado a los que aún no se han vacunado a que se pongan las dosis. “Estamos ante la pandemia de los no vacunados”, dijo el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el jueves.

Menos de la mitad de la población estadounidense no tiene la pauta completa de vacunación y, hasta ahora, hay 90 millones de personas en el país que no se han inoculado la dosis. Los expertos sanitarios que están monitoreando la situación insisten en que las vacunas son efectivas para frenar los brotes, sobretodo de la variante delta.

Aunque sí que es cierto que se han dado casos de contagios de personas vacunadas, los médicos subrayan que hay muy pocas posibilidades de complicaciones severas o incluso la muerte.

"Estamos viendo brotes de casos en partes del país que tienen una baja cobertura de vacunación porque las personas no vacunadas están en riesgo. Las comunidades que están totalmente vacunadas por lo general van bien", decía la Dra. Rachel Walenski, directora de los CDC, en una comparecencia pública.

El Dr. Carlos Rivero, un médico general que ha estado tratando numerosos casos de coronavirus desde que estalló la pandemia, también defiende que la vacuna es la mejor solución aunque avisa que si no se consigue la popular “inmunidad de rebaño” -con más del 80 por ciento de la población vacunada- muy “difícilmente nos encaminaremos al final de la pandemia”.

“Contra más cantidad de personas se vacunen, nosotros vamos a ver un número mucho más bajo de personas infectadas. Que es lo que queremos lograr, porque cuando tengamos un número muy bajo de personas infectadas es cuando realmente podemos volver a lo que era la vida normal”, explicó a la VOA.

Vea todas las noticias de hoy

Camino al escritorio de Biden ley bipartidista para apoyar a víctimas del "Síndrome de La Habana"

Embajada de EEUU en La Habana.

Un proyecto de ley para brindar apoyo financiero al personal del Gobierno de Estados Unidos que padece el denominado Síndrome de La Habana iba este miércoles camino al escritorio del presidenteJoe Biden, después de que la Cámara lo aprobara el martes.

La Ley de Ayuda a las Víctimas Estadounidenses Afligidas por Ataques Neurológicos, o Ley HAVANA, es una de las medidas más importantes aprobadas hasta la fecha para abordar los misteriosos incidentes de salud que han afectado a los diplomáticos y otros trabajadores estadounidenses desde al menos 2016, que siguen sin resolverse.

La ley permitiría al Gobierno federal pagar a las personas con lesiones cerebrales en lugares como Cuba o China. El Senado aprobó el proyecto de ley el 7 de junio y enfrentó múltiples retrasos en la Cámara.

Aunque la Casa Blanca no ha dicho explícitamente si Biden lo firmará, ha apoyado esfuerzos adicionales para investigar la causa y los orígenes del Síndrome de La Habana y brindar más ayuda a los estadounidenses que lo afrontan.

La senadora Susan Collins, republicana por Maine, quien ayudó a elaborar el proyecto de ley bipartidista, dijo que había hablado con algunas de las víctimas de lo que dijo eran "ataques atroces".

"Demasiadas víctimas del Síndrome de La Habana han tenido que luchar contra la burocracia para recibir atención para sus lesiones debilitantes", dijo Collins, quien redactó el proyecto de ley con la senadora Jeanne Shaheen, DN.H., y los líderes del Comité de Inteligencia del Senado, el demócrata Mark Warner de Virginia y el republicano Marco Rubio, de Florida.

"Esperamos que avance. Esto le provee ayuda a las personas que han sido lesionadas por estos ataques que ya no solamente representan ataques en La Habana sino también en China y en diferentes partes del mundo y seguimos oyendo de nuevos casos", dijo el senador Rubio sobre el proyecto de ley.

“Obviamente esto es algo que, por una parte es bien misterioso, pero por otra parte creo que vamos a poder solucionar algo. Vamos a saber primero qué fue lo que se utilizó para crear este tipo de daño (...). Y después, obviamente, quién fue el que lo hizo. Lo que yo puedo asegurarle a todo el mundo -y creo que esta audiencia no necesita que lo asegure- es imposible llevar a cabo un ataque utilizando tecnología contra norteamericanos en La Habana y que el régimen no sepa quién lo hizo. Es imposible. Es una de las ciudades más monitoreadas del mundo. O fueron ellos, o ellos lo permitieron. Ellos saben quién es, porque en La Habana ellos monitorean [al personal americano] todo el tiempo. Ninguna organización puede llevar a cabo un ataque en contra de norteamericanos en La Habana y que el régimen cubano no sepa quién fue”, agregó el senador cubanoamericano durante una entrevista con los presentadores Nelson Rubio y Rodrigo Durán, de Radio Mambí.

Por su parte, el senador demócrata Bob Menendez se con gratuló por la aprobación del proyecto de ley con las siguientes palabras: Buenas noticias: La Ley de LA HABANA se dirige al escritorio del Presidente. Me comprometo a brindar el apoyo y los beneficios necesarios al personal estadounidense y a los familiares heridos en ataques alarmantes en La Habana, China y en todo el mundo. Debemos llegar al fondo de esto y responsabilizar a los perpetradores”.

Al menos 200 estadounidenses se han presentado para describir posibles casos del Síndrome de La Habana, informó NBC News la semana pasada, como parte de una ola de nuevos informes que, según funcionarios occidentales, incluyen incidentes recientemente identificados en todo el mundo. Casi la mitad de los casos potenciales involucran a oficiales de la CIA o sus familiares, alrededor de 60 involucran a empleados militares o familiares, y alrededor de 50 estaban vinculados al Departamento de Estado, dijeron dos funcionarios.

Incluyen al menos un diplomático en Vietnam el mes pasado justo antes de la visita de la vicepresidenta Kamala Harris y un funcionario de la CIA que viajaba a India este mes con el director de la CIA William Burns.

Los primeros incidentes del síndrome médicamente confirmados por el Gobierno de Estados Unidos fueron en La Habana en 2016 y 2017, durante el deshielo entre el dictador Raúl Castro y el presidente Barack Obama. Estados Unidos luego evacuó a diplomáticos de China y confirmó que al menos un estadounidense que trabajaba allí estaba afectado.

En enero de 2019 Canadá decidió retirar a la mitad del personal canadiense en su embajada en Cuba después de que otro diplomático enfermara misteriosamente.

Canadá ha confirmado 14 casos de problemas misteriosos de salud en La Habana desde principios de 2017.

Senado de EEUU busca apoyar a mujeres y niños venzolanos

Migrantes venezolanos en Arauquita, Colombia, entre ellos mujeres y menores de edad, acampan en una estación temporal tras enfrentamientos militares en Venezuela en el mes de abril de 2021.

La resolución pretende brindar apoyo, tanto dentro como fuera de Venezuela, a estos dos grupos demográficos que se han visto especialmente afectados por la crisis humanitaria que afecta al país latinoamericano.

Una resolución bipartidista del Senado de Estados Unidos busca aunar el apoyo a la crisis que viven mujeres y niños en Venezuela, una crisis que se ha agudizado con la pandemia del coronavirus, y la asistencia a los migrantes.

La resolución “expresa la alarma del Congreso ante las crecientes necesidades humanitarias de las mujeres y niños dentro de Venezuela y aquellos que buscan protección internacional en países vecinos”.

Según cifras de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), más de 5,4 millones de venezolanos se han visto obligados a salir del país, huyendo de la grave crisis humanitaria en la nación latinoamericana.

La resolución presentada apoya el trabajo de Estados Unidos y la comunidad internacional en defensa de los migrantes venezolanos, pero también enfatiza en cómo las venezolanas han tenido que hacer frente a la grave crisis.

El documento dado a conocer el miércoles está encabezado por el senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, y respaldado por sus correligionarios Tim Kaine, de Virginia, Ben Cardin, de Maryland y Dick Durbin, de Illinois, así como por los senadores republicanos Marco Rubio, de Florida y Bill Cassidy de Luisiana.

La criminalidad y el despotismo desenfrenados del régimen de Maduro han dado lugar a la crisis migratoria y de refugiados más severa en la historia moderna de nuestro hemisferio”, señaló el senador Menéndez, quien es el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, citado en un comunicado.

En tanto el senador Rubio dijo que “el costo humano de la debacle humanitaria de la narcorregión de Maduro ha resultado en el desplazamiento de 6 millones de venezolanos en todo el mundo”.

Por su parte los demás senadores apoyaron la resolución y pidieron que el gobierno de EE. UU. respalde el proyecto para así proveer de alimentos, albergue y atención médica a los refugiados venezolanos en la región.

El martes el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, destacó en su discurso ante la Asamblea General de la ONU, cómo su país ha servido de refugio para más de 400.000 venezolanos, para quienes dijo, las autoridades han dispuesto los procesos legales a fin de ofrecerles documentos que les permitan trabajar y tener atención de salud.

Los Gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay son señalados en la resolución encabezada por el senador Menéndez por haber coordinado labores de solidaridad y apoyo bajo en el Proceso de Quito.

Senador Rubio aplaude avance de ley que brinda ayuda a las víctimas de misteriosos ataques a la salud

Marco Rubio, senador Republicano por La Florida

El senador Marco Rubio se unió a la senadora Susan Collins y sus colegas para aplaudir la aprobación unánime de su legislación por parte de la Cámara de Representantes "para apoyar a los servidores públicos estadounidenses que han sufrido lesiones cerebrales por probables ataques de energía dirigida".

“La Ley de Ayuda a las Víctimas Estadounidenses Afligidas por Ataques Neurológicos (HAVANA) autoriza una compensación adicional para las personas lesionadas y se aplica a los empleados del Departamento de Estado de los EEUU o de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a discreción del jefe de la agencia respectiva”, dijo Rubio en un comunicado de prensa.

Esta legislación requeriría que la CIA y el Departamento de Estado informen al Congreso sobre cómo se está utilizando esta autoridad y si se requieren acciones legislativas o administrativas adicionales. El Senado aprobó por unanimidad este proyecto de ley el 7 de junio y la Cámara lo hizo el martes. Con la firma del presidente, se convierte en ley.

Síndrome de La Habana, explicó el senador, es el término “que se le da a una enfermedad que surgió entre más de 40 empleados de la Embajada de Estados Unidos en La Habana, Cuba, a partir de 2016”.

Desde entonces, “al menos una docena de diplomáticos estadounidenses en el consulado estadounidense en Guangzhou sufrieron síntomas consistentes con los efectos de la energía de radiofrecuencia dirigida, pulsada y, según el director de la CIA, William Burns, ha habido un par de cientos de casos entre el personal estadounidense. Los informes de prensa indican que algunos de estos casos han ocurrido en suelo estadounidense”.

“Los síntomas han incluido fuertes dolores de cabeza, mareos, tinnitus, problemas visuales y auditivos, vértigo y dificultades cognitivas, y muchos miembros del personal afectados continúan sufriendo problemas de salud años después de los ataques. El HAVANA Act otorgará al director de la CIA, al secretario de Estado y a otros jefes de agencias autoridad adicional para brindar asistencia financiera a quienes sufren lesiones cerebrales como resultado de estos ataques".

Se unieron a Rubio y Collins en la reintroducción de este proyecto de ley bipartidista los senadores Mark Warner (D-VA), Jeanne Shaheen (D-NH), John Cornyn (R-TX), Michael Bennet (D-CO), Roy Blunt (R -MO), Kirsten Gillibrand (D-NY), Richard Burr (R-NC), Martin Heinrich (D-NM), Ben Sasse (R-NE), Dianne Feinstein (D-CA), Tom Cotton (R-AR ), Angus King (I-ME) y Jim Risch (R-ID).

Senador Menéndez insta al presidente Biden a tomar medidas contra la trata de personas del régimen cubano

Médicos cubanos. Foto del Ministerio de Salud Pública de Cuba.

El presidente del Comité de Exteriores del Senado de Estados Unidos, el cubanoamericano Bob Menéndez, pidió este martes a la administración Biden redoblar sus esfuerzos diplomáticos para ampliar la campaña internacional dirigida a poner fin a la trata de personas patrocinada y facilitada por el régimen cubano.

En una carta al secretario de Estado, Antony Blinken, el senador advirtió que la dictadura cubana se está aprovechando de la pandemia del COVID-19 para incrementar agresivamente su explotación y trata de miles de profesionales médicos al mandarlos a México y otros países.

“Le pido al Departamento de Estado que use todas los canales diplomáticos para instar a nuestros aliados internacionales, incluyendo a México, a dejar de participar en las prácticas de trata de personas del régimen cubano o cambiar dramáticamente los términos de estos programas para cumplir con las normas internacionales de labor y derechos humanos”, escribió el senador Menéndez.

Citando las conclusiones del último informe del Departamento de Estado sobre la Trata de Personas, el senador reiteró que Biden ya concluyó que los “participantes” en el programa de misiones médicas al extranjero del régimen cubano reciben solo entre el cinco y el 25 por ciento de su salario, el resto de los $6 a $8 mil millones anuales son confiscados por funcionarios del régimen.

“El informe señala que los profesionales médicos cubanos enviados al extranjero se ven obligados con frecuencia a participar, se les niega el control personal sobre sus salarios, se les despoja de sus documentos personales, están sujetos a vigilancia constante y a amenazas por parte de las autoridades cubanas y, están limitados en sus libertades de expresión y movimiento”, añadió el senador.

“En lugar de proteger a sus trabajadores de atención médica de primera línea, el régimen de Cuba está utilizando la pandemia global como una oportunidad para exportarlos aún más, para apoderarse de sus ingresos. Ingresos que inevitablemente son utilizados para enriquecer a los propios funcionarios del régimen y poder seguir reprimiendo a su propio pueblo”.

Menéndez es el autor principal del Proyecto de Ley para Combatir la Trata de Médicos Cubanos de 2021, legislación bipartidista que fortalecería medidas para que el régimen rinda cuentas por la trata de médicos, enfermeros y otros profesionales de salud.

Nuevo caso de "Síndrome de La Habana" es una amenaza clara y actual, alerta director de Instituto de Investigación en Biodefensa

Fachada de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Un funcionario de los servicios de inteligencia de Estados Unidos sufrió síntomas relacionados al “síndrome de La Habana” mientras viajaba este mes por India con el director de la CIA William Burns.

James Giordano, director ejecutivo del Instituto de Investigación en Biodefensa en Washington, dijo el martes que el caso del oficial “representa una amenaza clara y actual”.

El también profesor de Neurología y Bioquímica en la Universidad de Georgetown explicó que el funcionario de inteligencia había informado síntomas que concuerdan con el síndrome, que generalmente incluyen pérdida del equilibrio, mareos y dolores de cabeza.

El incidente de India ocurrió semanas después que un viaje de la vicepresidenta Kamala Harris de Singapur a Vietnam fuera retrasado por esta razón. Harris retrasó su llegada a Hanói durante tres horas después de que la embajada de Estados Unidos alertara que alguien había informado de un incidente de salud similar a los reportados por el personal de la embajada de Estados Unidos en Cuba a partir de 2016.

"Tenemos protocolos establecidos para cuando las personas informan posibles incidentes de salud anómalos que incluyen recibir el tratamiento médico adecuado", declaró un portavoz de la CIA, quien indicó que Burns “ha convertido en una prioridad máxima garantizar que los oficiales reciban la atención que necesitan y que lleguemos al fondo de esto”.

EEUU ha triplicado la cantidad de personal médico que estudia los incidentes relacionados con el síndrome de La Habana y que han afectado al menos a 200 personas.

La semana pasada un panel de más de 20 científicos del régimen cubano concluyó que el llamado Síndrome de La Habana es un “relato” sin validación.

"Concluimos que la narrativa del 'síndrome misterioso' no es científicamente aceptable en ninguno de sus componentes y que solo ha sobrevivido debido a un uso sesgado de la ciencia", dijeron los cubanos.

La investigación 'Una Evaluación de los Incidentes de Salud Ocurridos Durante Estancias en La Habana de Empleados de Gobiernos Extranjeros y sus Familias' asegura que "posiblemente algunos empleados estadounidenses mientras estaban ubicados en La Habana se sintieron enfermos debido a una colección heterogénea de condiciones médicas, algunas preexistentes antes de ir a Cuba y otras adquiridas debido a causas sencillas o bien conocidas. Muchas enfermedades prevalentes en la población general pueden explicar la mayoría de los síntomas".

En un correo electrónico a Radio Televisión Martí, un vocero del Departamento de Estado dijo que las autoridades competentes están examinando activamente una serie de hipótesis, pero no han determinado la causa de estos incidentes, o si constituyen un ataque de algún tipo por parte de un actor extranjero.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG