Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Exdiplomática sugiere a Biden su primera tarea con Cuba: desentrañar el "síndrome de La Habana"

Desde su puesto de subsecretaria de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier habla a los reporteros sobre Cuba durante una rueda de prensa en el Departamento de Estado en abril de 2019. Brendan Smialowski / AFP

Una experimentada diplomática estadounidense alertó que el punto de partida de cualquier conversación sobre la política de Estados Unidos hacia Cuba es el misterio aún sin resolver de cómo 26 diplomáticos estadounidenses resultaron dañados en La Habana en 2016 y 2017.

Kimberly Breier, quien fue Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental desde octubre de 2018 hasta agosto de 2019, recuerda en una columna publicada en Político que el origen exacto de las lesiones sigue siendo incierto, pero "la evidencia conocida y emergente sugiere que el régimen cubano es culpable, si no por comisión, al menos por omisión, de dañar al personal estadounidense".

"Este episodio representa un probable ataque directo a los ciudadanos de un país por parte de otro, y aún no se ha hecho una explicación completa de quién es el responsable y cómo sucedió todo, o una resolución. Si la administración Biden se ve tentada a comprometerse nuevamente con La Habana, primero debe pedirle al gobierno cubano que rinda cuentas por lo que sufrieron estos diplomáticos estadounidenses".

Como empleada en el servicio de la diplomacia estadounidense y desde su puesto como máxima responsable en los asuntos de Latinoamérica Breier relata: "Tuve una ventana única al misterio de los ataques de La Habana mientras serví de 2017 a 2019 en el Departamento de Estado. Unos meses antes de mi llegada, al menos ya en diciembre de 2016, el personal estadounidense en La Habana comenzó a escuchar sonidos fuertes y penetrantes y a sentir presión en la cabeza. Al principio, los funcionarios estadounidenses sobre el terreno asumieron razonablemente que se trataba de otra forma de hostigamiento o vigilancia por parte de los servicios de seguridad cubanos, que durante mucho tiempo habían antagonizado al personal estadounidense (e incluso a sus mascotas) en La Habana, intentos de indicar que el régimen estaba observando y estaba completamente en control. Pero a principios de 2017, quedó claro que lo que le estaba sucediendo al personal estadounidense les estaba causando lesiones. Sus síntomas incluían dolores de cabeza, problemas de equilibrio, problemas cognitivos, pérdida de audición e interrupciones del sueño. El encargado de negocios de Estados Unidos en La Habana planteó el problema varias veces al gobierno cubano a partir de febrero de 2017, incluido el entonces presidente Raúl Castro. Sin embargo, los "incidentes", como los llamaron los funcionarios del Departamento de Estado en ese momento, continuaron. Como resultado, el secretario de Estado Rex Tillerson tomó la decisión de reducir el personal estadounidense en La Habana y emitió una advertencia de viaje a fines de septiembre de 2017, un mes después de que los ataques se hicieran públicos".

En su artículo, la diplomática recuerda que Cuba negó sistemáticamente su participación y que ha expandido la teoría de que la causa fue "histeria masiva entre el personal diplomático de Estados Unidos", una versión que "absuelve a Cuba de la culpa y la traslada a las víctimas".

El texto de Político menciona diversos estudios para analizar los sucesos conocidos como "Síndrome de La Habana": el de neuroespecialistas en Miami y el del centro de lesiones cerebrales de Pensilvania que documentaron lesiones físicas en las víctimas; el artículo en el Journal of the American Medical Association en 2018 que asegura que las 21 víctimas estudiadas "parecían haber sufrido lesiones en las redes cerebrales generalizadas" y el informe encargado por el Departamento de Estado publicado el año pasado por la Academia Nacional de Ciencias, que plantea el posible uso de radiofrecuencia dirigida a las redes cerebrales, "una herramienta de espionaje que se ha utilizado durante años, incluso contra la Embajada de los Estados Unidos en Moscú en la década de 1970".

La también ex oficial de inteligencia asegura que su país puede sacar tres conclusiones razonables de la investigación que menciona el uso energía pulsada: "Primero, la energía tenía que haber sido dirigida por actores, lo que significa que al menos un estado-nación probablemente estuvo involucrado. En segundo lugar, los diplomáticos estadounidenses y canadienses fueron atacados deliberadamente. En tercer lugar, los "incidentes" pueden llamarse apropiadamente "ataques" de los que el gobierno cubano es al menos parcialmente responsable".

La autora maneja la hipótesis de un tercer país involucrado o como actor principal de los "ataques" y menciona entre los posibles perpetradores a Rusia, como el más probable pero analiza que "incluso si otros países estuvieran involucrados, es imposible concluir que decenas de ataques podrían haber tenido lugar sin al menos el conocimiento y el apoyo tácito del gobierno cubano.

"Los cubanos son conocidos por tener un control estricto de la población en La Habana, incluido el seguimiento de cerca a los disidentes y diplomáticos extranjeros. Algunas de las víctimas estadounidenses se alojaban en hoteles propiedad del gobierno cubano, varios de los cuales fueron incluidos en las advertencias de viaje emitidas por el Departamento de Estado en 2017 como resultado de los ataques. En un caso, un diplomático estadounidense fue atacado a las pocas horas de llegar al país. Es inverosímil que los servicios de seguridad cubanos no tuvieran idea de que los viajeros estadounidenses fueron atacados, y es mucho más probable que los servicios de seguridad, o algunas facciones dentro de ellos, facilitaran o llevaran a cabo los ataques", indica la autora.

Breier analiza cuáles serían las causas para estos incidentes y recuerda que Fidel Castro murió el 25 de noviembre de 2016, solo un mes antes de que se informaran los primeros ataques y que podrían haber sido obra de una facción que se opuso a unas relaciones más cálidas con Washington.

La funcionaria asegura que "es casi seguro que Cuba tiene información sobre las herramientas y el método de ataques que podrían ayudar a Estados Unidos a proteger a su personal en todo el mundo y que Estados Unidos no debería aliviar la presión económica (hacia Cuba) hasta que se comparta esa información".

La administración Biden en el caso de Cuba, opina la exdiplomática, debe enviar un mensaje claro de que atacar o facilitar ataques a diplomáticos estadounidenses tampoco es aceptable.

"La rendición de cuentas por las lesiones de estos 26 estadounidenses debe comenzar donde comenzaron los ataques, en La Habana", concluye Breier.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU exige la libertad de todos los condenados por manifestarse el 11 de julio

Agentes de civil detuvieron a manifestantes en las protestas del 11 de julio en La Habana.

Ante la proximidad del primer aniversario de las mayores protestas antigubernamentales que se han dado en la isla desde 1959, Estados Unidos afirmó que todos los condenados por las manifestaciones del 11 de julio deben ser liberados.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, escribió en Twitter que el régimen cubano "ha condenado a más de 550 manifestantes a más de 4000 años combinados de prisión u otras medidas punitivas desde las históricas protestas del 11 de julio de 2021".

"A medida que nos acercamos al aniversario del #11J, los manifestantes que siguen detenidos deben ser devueltos a sus familias", expresó el Secretario de Estado.


Prisoners Defenders aseguró el pasado 8 de junio que un total de 168 manifestantes han sido procesados solamente por el delito de sedición y que 246 cuentan con penas firmes de prisión de 10 años o más.

Agentes de civil detuvieron a manifestantes en las protestas del 11 de julio en La Habana.
Agentes de civil detuvieron a manifestantes en las protestas del 11 de julio en La Habana.

En tanto el colectivo Justicia 11, que monitorea los arrestos y procesos judiciales contra los manifestantes, ha reconocido que "a pesar de muchos esfuerzos, no existe una cifra definitiva de personas detenidas por su participación en las protestas de julio de 2021, se desconoce cuántas personas han sido puestas en libertad, cuántas permanecen bajo custodia del Estado y en proceso de investigación".

"Se desconoce la ubicación específica de los centros de reclusión donde se encuentran detenidas, y el desglose por cárcel u otro lugar de detención en diferentes puntos del país", indica el grupo y añade que tampoco "ha sido publicado el número de personas implicadas en los procesos administrativos abiertos a personas manifestantes, así como cifras realmente claras y precisas sobre los procesados penalmente".

Blinken destaca trabajo de activistas en la Cumbre: "son más representativos que los regímenes"

Activistas y artistas cubanos se reunieron con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, durante la Cumbre de las Américas.

En una entrevista con Los Angeles Times, el secretario de Estado Antony J. Blinken defendió la decisión de la administración Biden de excluir a Cuba, junto con Nicaragua y Venezuela, de la IX Cumbre de Las Américas que concluye hoy en la ciudad de Los Angeles.

“Discutiría la idea de que algunos países no están aquí”, dijo el jueves Blinken al más importante diario de esa ciudad californiana.

En su opinión, la presencia de disidentes, artistas y miembros de la sociedad civil de Cuba, Nicaragua y Venezuela es la verdadera representación de los pueblos de estos países.

"Son más representativos de sus respectivos países que los regímenes que están vigentes en este momento”, afirmó el máximo representante de la diplomacia estadounidense.

Desde que inició esta semana la IX Cumbre de las Américas, activistas de la sociedad civil cubana se han movilizado en diversas acciones en foros y espacios públicos para denunciar la situación de los derechos humanos en la isla y los reclamos más urgentes del pueblo cubano.

Entre los participantes más destacados están las activistas Rosa María Payá, Anamely Ramos, Salomé García, Carolina Barrero, Claudia Genlui y Frisia Batista, también el opositor Félix Llerena, el rapero Eliécer Márquez (El Funky), el periodista Esteban Rodríguez, la pastora Cristina María Rodríguez Pentón y el periodista Roberto Quiñones Haces.

Activistas colocan estrellas con los nombres de los presos políticos cubanos en el Paseo de las Estrellas de Hollywood, en Los Angeles, donde se realiza la IX Combre de las Américas. (Facebook/Rosa María Payá)
Activistas colocan estrellas con los nombres de los presos políticos cubanos en el Paseo de las Estrellas de Hollywood, en Los Angeles, donde se realiza la IX Combre de las Américas. (Facebook/Rosa María Payá)

El secretario de Estado sostuvo el martes en Los Angeles una reunión con activistas y artistas cubanos, en la que lamentó que en Cuba, Venezuela y Nicaragua el periodismo independiente "es un crimen".

Los periodistas cubanos que no están relacionados a ninguna entidad del gobierno "están sujetos a sistemáticos abusos" como arrestos domiciliarios ilegales y el exilio forzado, recalcó entonces.

De acuerdo al Los Angeles Times, "Blinken señaló que Estados Unidos tuvo negociaciones con Cuba a principios de este año sobre temas de inmigración, y que la administración Biden había aliviado algunas de las restricciones impuestas por el expresidente Trump sobre viajes, visas y remesas de cubanos y ciudadanos estadounidenses. Pero los funcionarios cubanos dicen que la mayoría de esas medidas han sido puramente cosméticas con poco efecto práctico para aliviar el sufrimiento de los ciudadanos de ese país".

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, dijo a The Times en una entrevista separada el jueves que la cumbre fue un “desastre” porque en la conversación faltó información valiosa que países como el suyo podrían haber proporcionado, particularmente con respecto al cambio climático y la lucha contra el COVID-19.

Cuba estaría incluida en nuevo plan de salud de EEUU para la región (VIDEO)

Foto Archivo. El secretario de Salud de Estados Unidos Xavier Becerra habla durante una entrevista en Washington el 17 de marzo de 2022

Estados Unidos se propone incluir a Cuba en un nuevo plan de salud para la región de América Latina y el Caribe, según declaraciones del Secretario de Salud de EEUU, Xavier Becerra.

En entrevista con la Voz de América, el funcionario dijo que el Plan de Acción sobre Salud y Resiliencia en las Américas, lanzado este jueves por el Presidente Joe Biden y respaldado por los líderes de las Américas, no dejaría fuera a ningún país de la región.

Preguntado acerca de la inclusión de países cuyos gobiernos no tienen buenas relaciones con Estados Unidos como es el caso de Venezuela, Nicaragua y Cuba, el funcionario respondió: "Al fin del día somos familias y tenemos que trabajar juntos", declaró.

"Entendemos bien que si dejamos fuera de estas iniciativas a ciertos pueblos, o si no trabajamos bien con esos pueblos, esos pueblos pueden ser los primeros afectados, pero no van a ser los últimos afectados por una pandemia o algo como el COVID. Así que no hay que dejar a nigún país, ni a ningún pueblo", remarcó el titular de Salud.


Becerra agregó que el desarrollo del plan dependerá de las necesidades que expresen los líderes locales.

Al anunciar el plan, la Casa Blanca indicó:

El Gobierno de Estados Unidos y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzaron Americas Health Corps -Fuerza de Salud de las Américas- que proporcionará capacitación básica y especializada a 500,000 profesionales de la salud pública, las ciencias de la salud y la medicina en toda la región en un plazo de cinco años. En consonancia con la Iniciativa Mundial de Trabajadores de la Salud del gobierno Biden-Harris, Americas Health Corps apoyará la expansión y capacitación de una fuerza de trabajo robusta, resiliente y altamente calificada, capaz de prestar servicios de salud a todos los segmentos de la sociedad. Americas Health Corps funcionará como un consorcio y se asociará con instituciones académicas en los Estados Unidos y en toda la región de las Américas para aprovechar y ampliar los programas de capacitación existentes del Gobierno de los Estados Unidos y de la OPS. Servirá como una oportunidad para trabajar juntos en la promoción de la próxima generación de líderes de la fuerza de trabajo de la salud mundial mediante la identificación, la tutoría y el empoderamiento de los profesionales y trabajadores de la salud de la comunidad, lo que fortalecerá y ampliará la capacidad del sistema de salud y el acceso equitativo a los sistemas de salud en la región.

La actual administración se compromete a continuar los esfuerzos para detectar y caracterizar nuevas variantes del virus que causa COVID-19; y fomentar vínculos más estrechos con otros socios de las Américas, incluyendo la OPS, la Agencia de Salud Pública del Caribe y los Directores Médicos de los países.

Estados Unidos se ha comprometido a seguir colaborando con sus socios de todo el continente americano para ampliar el número de expertos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. sobre el terreno en la Oficina Regional para América del Sur de los CDC y a través de una nueva Oficina Regional para América Central y el Caribe de los CDC en Panamá, y a aumentar el compromiso con las organizaciones regionales, incluso la asignación de personal a la Agencia de Salud Pública del Caribe (CARPHA, por sus siglas en inglés); ampliar los programas y el personal de seguridad sanitaria mundial de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) a siete países de América del Sur, América Central y el Caribe.

Además anunciaron el compromiso diversificar las cadenas de suministro de salud pública mediante compromisos bilaterales y regionales y apoyar la capacidad reguladora para una respuesta más rápida y ágil a futuras amenazas biológicas.

Antony Blinken se reúne con activistas y artistas cubanos y celebra el trabajo de la prensa independiente

Activistas y artistas cubanos reunidos con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, durante la Cumbre de las Américas en Los Angeles, el 7 de junio de 2022. (Twitter/Departamento de Estado).

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, sostuvo el martes en Los Angeles una reunión con activistas y artistas cubanos, en la cual destacó el papel vital que debe jugar la prensa independiente en toda la región.

Blinken, en el marco de la Cumbre de las Américas, lamentó que en Cuba, Venezuela y Nicaragua el periodismo independiente "es un crimen".

Los periodistas cubanos que no están relacionados a ninguna entidad del gobierno "están sujetos a sistemáticos abusos" como arrestos domiciliarios ilegales y el exilio forzado, recalcó el secretario de Estado.

"Es poderoso escuchar las historias, las luchas y los sacrificios realizados por este grupo de defensores de los derechos humanos de Cuba, Nicaragua y Venezuela", dijo Blinken en Twitter, en un mensaje acompañado por una imagen de su reunión con la curadora de arte Anamely Ramos y el cantante Yotuel, entre otros.

También se refirió a los comunicadores que han tenido que huir de Nicaragua, los casos de los periodistas Miguel Mora y Miguel Mendoza, "encarcelados injustamente" por el régimen de Daniel Ortega, los ataques mortales a los reporteros en México y las presiones sobre los periodistas en El Salvador.

El titular de la cartera estadounidense de Exteriores lamentó que al menos 16 periodistas han sido asesinados en América en 2022, y citó los casos de las mexicanas Yesenia Molliendo y Sheila Johana García, ultimadas en Veracruz en mayo.

"No hay ninguna otra región en el mundo más peligrosa para los periodistas", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense.

Por otro lado, Bliken mencionó al medio “Contracorriente” de Honduras como ejemplo de buen periodismo, al ser una entidad que investiga y denuncia la corrupción en las altas esferas del gobierno, y destacó que medios como éste deben prosperar.

“Ahora, más que nunca, por el bienestar de nuestra gente, por el bienestar de nuestras comunidades, por el bienestar de nuestras democracias,” dijo Blinken, “Estados Unidos está comprometido a ser un socio, no sólo a la hora de proteger este espacio, sino de ampliarlo.”

Estados Unidos trabaja en toda la región para fortalecer el Estado de derecho y la libertad de prensa y expresión, subrayó Blinken. En ese contexto, dijo que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, "invertirá 9 millones de dólares para un fondo global de defensa de periodistas y medios de comunicación".

Los regímenes autoritarios "tratan de difamar" a los periodistas independientes. “Esa es una de las herramientas que usan. Intentan distorsionar la ley en contra de los periodistas al ir detrás de ellos con demandas que saben que ellos no se pueden permitir". "Ayudaremos a asegurar (con el fondo del USAID) que puedan defenderse (en la corte)", afirmó el secretario de Estado.

A pesar de que el régimen cubano no fue invitado a la Cumbre por no ser un ejemplo de "gobernabilidad democrática", al igual que Nicaragua y Venezuela, representantes de la sociedad civil cubana sí fueron invitados. Sin embargo, los que residen en Cuba no han podido salir del país debido a la prohibición impuesta por la dictadura de Miguel Díaz-Canel.

(Con información del Departamento de Estado, Twitter, DW Español, Efe y Prensa Asociada)

EEUU asegura que no denegó visados a invitados cubanos a Cumbre de los Pueblos

Embajada de los Estados Unidos en La Habana

La Embajada de Estados Unidos en La Habana aseguró este martes que no ha denegado ninguna solicitud de visado para viajar a la llamada Cumbre de los Pueblos.

El diario oficial Granma había afirmado que Washington negó las visas a 23 cubanos simpatizantes del gobierno que tenían previsto participar en junio en la llamada Cumbre de los Pueblos, que se celebra paralelamente a la Cumbre de las Américas, cuya IX edición se celebra esta semana en Los Angeles.

La sede diplomática estadounidense aclaró que como anfitriones del evento dan la bienvenida a la participación de la sociedad civil.

"Estamos incluyendo voces independientes en todos los aspectos de la Cumbre”, agregaron.

"Las acusaciones de que negamos injustamente los visados para la Cumbre de los Pueblos son falsas”, afirma la comunicación y explica que, debido a la salida de parte del personal por los incidentes anómalos salud en sus oficinas en La Habana, “las citas de visado de no inmigrante sólo están disponibles en circunstancias muy limitadas”.


Estados Unidos criticó este lunes al régimen comunista cubano por impedir a siete representantes de la sociedad civil viajar a Los Angeles para participar en la Cumbre de las Américas.

Brian Nichols, subsecretario de Estado para el Hemisferio Occidental, condenó estas acciones del gobierno cubano.

Estados Unidos no invitará a los actores no democráticos de Cuba a la Cumbre, pero considera "que es vital" que participen representantes de Cuba que no estén vinculados al régimen, explicó Nichols.

Cargar más

XS
SM
MD
LG