Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Exdiplomática sugiere a Biden su primera tarea con Cuba: desentrañar el "síndrome de La Habana"

Desde su puesto de subsecretaria de Estado para asuntos del Hemisferio Occidental, Kimberly Breier habla a los reporteros sobre Cuba durante una rueda de prensa en el Departamento de Estado en abril de 2019. Brendan Smialowski / AFP

Una experimentada diplomática estadounidense alertó que el punto de partida de cualquier conversación sobre la política de Estados Unidos hacia Cuba es el misterio aún sin resolver de cómo 26 diplomáticos estadounidenses resultaron dañados en La Habana en 2016 y 2017.

Kimberly Breier, quien fue Subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental desde octubre de 2018 hasta agosto de 2019, recuerda en una columna publicada en Político que el origen exacto de las lesiones sigue siendo incierto, pero "la evidencia conocida y emergente sugiere que el régimen cubano es culpable, si no por comisión, al menos por omisión, de dañar al personal estadounidense".

"Este episodio representa un probable ataque directo a los ciudadanos de un país por parte de otro, y aún no se ha hecho una explicación completa de quién es el responsable y cómo sucedió todo, o una resolución. Si la administración Biden se ve tentada a comprometerse nuevamente con La Habana, primero debe pedirle al gobierno cubano que rinda cuentas por lo que sufrieron estos diplomáticos estadounidenses".

Como empleada en el servicio de la diplomacia estadounidense y desde su puesto como máxima responsable en los asuntos de Latinoamérica Breier relata: "Tuve una ventana única al misterio de los ataques de La Habana mientras serví de 2017 a 2019 en el Departamento de Estado. Unos meses antes de mi llegada, al menos ya en diciembre de 2016, el personal estadounidense en La Habana comenzó a escuchar sonidos fuertes y penetrantes y a sentir presión en la cabeza. Al principio, los funcionarios estadounidenses sobre el terreno asumieron razonablemente que se trataba de otra forma de hostigamiento o vigilancia por parte de los servicios de seguridad cubanos, que durante mucho tiempo habían antagonizado al personal estadounidense (e incluso a sus mascotas) en La Habana, intentos de indicar que el régimen estaba observando y estaba completamente en control. Pero a principios de 2017, quedó claro que lo que le estaba sucediendo al personal estadounidense les estaba causando lesiones. Sus síntomas incluían dolores de cabeza, problemas de equilibrio, problemas cognitivos, pérdida de audición e interrupciones del sueño. El encargado de negocios de Estados Unidos en La Habana planteó el problema varias veces al gobierno cubano a partir de febrero de 2017, incluido el entonces presidente Raúl Castro. Sin embargo, los "incidentes", como los llamaron los funcionarios del Departamento de Estado en ese momento, continuaron. Como resultado, el secretario de Estado Rex Tillerson tomó la decisión de reducir el personal estadounidense en La Habana y emitió una advertencia de viaje a fines de septiembre de 2017, un mes después de que los ataques se hicieran públicos".

En su artículo, la diplomática recuerda que Cuba negó sistemáticamente su participación y que ha expandido la teoría de que la causa fue "histeria masiva entre el personal diplomático de Estados Unidos", una versión que "absuelve a Cuba de la culpa y la traslada a las víctimas".

El texto de Político menciona diversos estudios para analizar los sucesos conocidos como "Síndrome de La Habana": el de neuroespecialistas en Miami y el del centro de lesiones cerebrales de Pensilvania que documentaron lesiones físicas en las víctimas; el artículo en el Journal of the American Medical Association en 2018 que asegura que las 21 víctimas estudiadas "parecían haber sufrido lesiones en las redes cerebrales generalizadas" y el informe encargado por el Departamento de Estado publicado el año pasado por la Academia Nacional de Ciencias, que plantea el posible uso de radiofrecuencia dirigida a las redes cerebrales, "una herramienta de espionaje que se ha utilizado durante años, incluso contra la Embajada de los Estados Unidos en Moscú en la década de 1970".

La también ex oficial de inteligencia asegura que su país puede sacar tres conclusiones razonables de la investigación que menciona el uso energía pulsada: "Primero, la energía tenía que haber sido dirigida por actores, lo que significa que al menos un estado-nación probablemente estuvo involucrado. En segundo lugar, los diplomáticos estadounidenses y canadienses fueron atacados deliberadamente. En tercer lugar, los "incidentes" pueden llamarse apropiadamente "ataques" de los que el gobierno cubano es al menos parcialmente responsable".

La autora maneja la hipótesis de un tercer país involucrado o como actor principal de los "ataques" y menciona entre los posibles perpetradores a Rusia, como el más probable pero analiza que "incluso si otros países estuvieran involucrados, es imposible concluir que decenas de ataques podrían haber tenido lugar sin al menos el conocimiento y el apoyo tácito del gobierno cubano.

"Los cubanos son conocidos por tener un control estricto de la población en La Habana, incluido el seguimiento de cerca a los disidentes y diplomáticos extranjeros. Algunas de las víctimas estadounidenses se alojaban en hoteles propiedad del gobierno cubano, varios de los cuales fueron incluidos en las advertencias de viaje emitidas por el Departamento de Estado en 2017 como resultado de los ataques. En un caso, un diplomático estadounidense fue atacado a las pocas horas de llegar al país. Es inverosímil que los servicios de seguridad cubanos no tuvieran idea de que los viajeros estadounidenses fueron atacados, y es mucho más probable que los servicios de seguridad, o algunas facciones dentro de ellos, facilitaran o llevaran a cabo los ataques", indica la autora.

Breier analiza cuáles serían las causas para estos incidentes y recuerda que Fidel Castro murió el 25 de noviembre de 2016, solo un mes antes de que se informaran los primeros ataques y que podrían haber sido obra de una facción que se opuso a unas relaciones más cálidas con Washington.

La funcionaria asegura que "es casi seguro que Cuba tiene información sobre las herramientas y el método de ataques que podrían ayudar a Estados Unidos a proteger a su personal en todo el mundo y que Estados Unidos no debería aliviar la presión económica (hacia Cuba) hasta que se comparta esa información".

La administración Biden en el caso de Cuba, opina la exdiplomática, debe enviar un mensaje claro de que atacar o facilitar ataques a diplomáticos estadounidenses tampoco es aceptable.

"La rendición de cuentas por las lesiones de estos 26 estadounidenses debe comenzar donde comenzaron los ataques, en La Habana", concluye Breier.

Vea todas las noticias de hoy

A 20 años de la visita del Presidente Carter a Cuba se mantienen intactos muchos de sus reclamos (VIDEO)

Fidel Castro (izq.) y Jimmy Carter en un juego de béisbol en el Estadio Latinomaericano el 14 de mayo de 2002.

Cuando se cumple el 20 aniversario de la visita a la isla del expresidente estadounidense Jimmy Carter, se mantienen intactas algunas de las demandas lanzadas en su histórico discurso en la Universidad de La Habana, pronunciado el 13 de mayo de 2002.

El mandatario demócrata entre 1977 y 1981 tituló su discurso "Estados Unidos y Cuba: una visión para el siglo XXI" y afirmó entonces que la dura verdad es que ni su país ni Cuba habían logrado definir "una relación positiva y beneficiosa" y que ambas naciones estaban atrapadas en un "estado destructivo de beligerancia".

"Hay algunos en Cuba que piensan que la respuesta simple es que Estados Unidos levante el embargo, y hay algunos en mi país que creen que la respuesta es que su presidente renuncie al poder y permita elecciones libres. No hay duda de que la cuestión merece una valoración más amplia. He vuelto a estudiar la historia complicada (en preparación para mis conversaciones con el presidente Castro) y me doy cuenta de que no hay respuestas simples. No vine aquí a inmiscuirme en los asuntos internos de Cuba, sino a extender una mano de amistad al pueblo cubano y ofrecer una visión del futuro de nuestros dos países y de toda América. Esa visión incluye una Cuba plenamente integrada en un hemisferio democrático, participando en un Área de Libre Comercio de las Américas y con nuestros ciudadanos viajando sin restricciones para visitarse unos a otros. Quiero un intercambio masivo de estudiantes entre nuestras universidades. Quiero que la gente de los Estados Unidos y Cuba compartan más que el amor por el béisbol y la música maravillosa. Quiero que seamos amigos y que nos respetemos", afirmó.

Carter mencionó su esperanza de que el Congreso de EEUU actuara pronto para permitir viajes sin restricciones entre los Estados Unidos y Cuba, estableciera relaciones comerciales abiertas y derogara el embargo y aclaró que sus restricciones no eran la fuente de los problemas económicos de Cuba, puesto que la isla podía comerciar con más de 100 países, y comprar medicinas, por ejemplo, más baratas en México que en Estados Unidos. El mandatario se refirió también a las disputas de propiedad.

VIDEO Histórico discurso del Presidente Jimmy Carter en la Universidad de La Habana
please wait

No media source currently available

0:00 0:03:16 0:00

El presidente número 39 de los Estados Unidos explicó en aquel momento que el término "democracia" está incrustado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que Cuba suscribió en 1948, y fue definido con mucha precisión por todos los demás países de las Américas en la Carta Democrática Interamericana.

"Se basa en algunas premisas simples: todos los ciudadanos nacen con el derecho a elegir sus propios líderes, a definir su propio destino, a hablar libremente, a organizar partidos políticos, sindicatos y grupos no gubernamentales, y a tener derechos justos y abiertos. Solo tales gobiernos pueden ser miembros de la OEA, unirse a un Área de Libre Comercio de las Américas o participar en las Cumbres de las Américas. Hoy, cualquier régimen que tome el poder por medios inconstitucionales será condenado al ostracismo", advirtió.

En su discurso criticó que Cuba adoptara un gobierno socialista "en el que domina un partido político y no se permite a la gente organizar ningún movimiento de oposición". También que la Constitución cubana aunque reconoce la libertad de expresión y asociación, mantiene otras leyes que niegan estas libertades a quienes no están de acuerdo con el gobierno.

"Es gratificante notar que los artículos 63 y 88 de su constitución permiten a los ciudadanos solicitar a la Asamblea Nacional que permita un referéndum para cambiar leyes si lo firman 10,000 o más ciudadanos. Me informan que tal esfuerzo, llamado Proyecto Varela, ha reunido suficientes firmas y ha presentado tal petición a la Asamblea Nacional. Cuando los cubanos ejerzan esta libertad de cambiar las leyes pacíficamente por voto directo, el mundo verá que son los cubanos, y no los extranjeros, los que deciden el futuro de este país", comentó esperanzado por la iniciativa lanzada por Oswaldo Payá desde el Movimiento Cristiano Liberación.

Desde el Aula Magna, Carter pidió al régimen de Fidel Castro que permitiera que el Comité Internacional de la Cruz Roja visitara las cárceles y que recibiera al Comisionado de Derechos Humanos de la ONU para abordar temas como los presos de conciencia y el trato a los reclusos.

Otorgan libertad condicional a cómplice de Chesimard, la mujer más buscada por EEUU que se refugia en Cuba

El FBI ofrece una importante recompensa por Joanne Chesimard, entre los 10 terroristas más buscados.

Una Corte Suprema de Nueva Jersey otorgó el martes la libertad condicional a Sundiata Acoli, cómplice de la famosa fugitiva estadounidense refugiada en Cuba Joanne Chesimard "Assata Shakur", por la muerte del agente Werner Foerster en 1973.

El asesinato del policía estatal de Nueva Jersey y la fuga a Cuba de la miembro del radical Ejército Negro de Liberación (Black Liberation Army) acusada de terrorista, terrorismo doméstico, huída ilegal para evitar confinamiento y asesinato, la convirtieron en uno de los 10 terroristas más buscados por el FBI.

Un despacho de la agencia Associated Press recuerda que Acoli era conocido como Clark Edward Squire en 1973 cuando el automóvil en el que viajaba fue detenido en la autopista de peaje de Nueva Jersey por una luz trasera rota. Según documentos judiciales, el arma de Acoli se disparó durante un forcejeo con Foerster, quien había respondido como respaldo.

"El estado sostuvo que Shakur le disparó al agente James Harper, hiriéndolo, luego tomó el arma de Foerster y le disparó dos veces en la cabeza mientras yacía en el suelo. Una tercera persona en el automóvil con Acoli y Shakur murió a causa de sus heridas en el lugar. Los tres eran miembros de un grupo conocido como el Ejército de Liberación Negro. Acoli ha afirmado que fue rozado por una bala y se desmayó, y no podía recordar la secuencia exacta de eventos. En su audiencia de libertad condicional más reciente, en 2016, especuló por primera vez que Foerster podría haber recibido un disparo accidental de Harper", explica AP.

En 1977, Chesimard, por quien se ofrece hoy día una recompensa de dos millones de dólares, fue declarada culpable de asesinato en primer grado y otros delitos y condenada a cadena perpetua. Poco después se fugó de la cárcel con ayuda de elementos radicales y vivió en la clandestinidad antes de reaparecer en Cuba en 1984 bajo el alias de Assata Shakur y como protegida de Fidel Castro.

Durante el histórico acercamiento impulsado por el presidente Barack Obama y el gobernante cubano Raúl Castro, Cuba dejó en claro que no tiene intención de extraditar a la mujer más buscada en Estados Unidos.

"La extradición de Shakur está fuera de discusión", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

El Departamento de Estado ha denunciado también que el régimen de La Habana se ha negado a devolver a otros fugitivos de la justicia estadounidense como:

- William “Guillermo” Morales, un fabricante de bombas fugitivo de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, quien es buscado por el FBI y escapó de la detención luego de ser declarado culpable de cargos relacionados con el terrorismo interno;

- Ishmael LaBeet, también conocido como Ishmael Muslim Ali, quien recibió ocho cadenas perpetuas después de ser condenado por matar a ocho personas en las Islas Vírgenes en 1972 y secuestrar un avión para huir a Cuba en 1984;

- Charles Lee Hill, acusado de matar al policía del estado de Nuevo México en 1971;

- Ambrose Henry Montfort, quien utilizó una amenaza de bomba para secuestrar un avión de pasajeros y volar a Cuba en 1983;

- Víctor Manuel Gerena, un militante puertorriqueño que robó 7 millones de dólares en un atraco a un banco.

También se cree que Cuba alberga o ha acogido a los terroristas fugitivos estadounidenses Catherine Marie Kerkow y Elizabeth Anna Duke.

EEUU exporta a Cuba casi 84 mil toneladas de carne de pollo en primeros tres meses del año

La venta de pollo en Cuba, la carne que más exporta Estados Unidos a la isla.

En el primer trimestre de 2022, Estados Unidos exportó a Cuba casi 84 mil toneladas de carne de pollo por un valor de 74,4 millones de dólares, informó en Twitter el economista cubano Pedro Monreal.

Las ventas de carne de pollo a Cuba alcanzaron en marzo el quinto mayor registro histórico mensual de las últimas dos décadas, con 29.182 toneladas.

El valor del kilogramo del pollo estadounidense exportado a Cuba mantuvo en marzo el mismo nivel del mes anterior: 87 centavos de dólar, precisó el economista.

El gobierno de Cuba sigue comprando carne de pollo de Estados Unidos en gran volumen, según las estadísticas que publica el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

Las 31.212 toneladas de carne de pollo exportadas desde Estados Unidos a Cuba en febrero fue el tercer mayor registro histórico de las últimas dos décadas. Dicha cifra solo fue superada en julio de 2019 y marzo de 2021, indicó Monreal.

En abril, agricultores de Estados Unidos sostuvieron una reunión en La Habana con funcionarios del gobierno y campesinos, entre ellos cuentapropistas del sector agrícola.

Paul Johnson, director de la Coalición Agrícola de Estados Unidos para Cuba (USACC), dijo a Radio Martí que la visita fue positiva y que Cuba podría duplicar este año su importación de productos agrícolas estadounidenses. También abogó por dar más apoyo al sector privado para impulsar la producción de alimentos.

EEUU solicitó a Cuba aceptar a cubanos deportados a cambio de tramitar visados

Un guardia de seguridad vigila la entrada a la Embajada de EEUU en La Habana.

El Gobierno de Estados Unidos reveló este martes que solicitó a Cuba aceptar a los cubanos que deporte de territorio estadounidense a cambio de avanzar en la tramitación de visados.

Una funcionaria de alto rango de la Administración estadounidense dijo en una llamada con periodistas que las conversaciones migratorias de la semana pasada en Washington entre ambas partes fueron “productivas”.

“Creo que es el comienzo de un buen diálogo”, consideró.

Indicó que la delegación estadounidense solicitó a la cubana regresar al acuerdo migratorio de 2017, por el que Cuba recibía a los cubanos que deportaba EEUU, estudiando “caso por caso”, a cambio de que Washington avance en el proceso de tramitación de visados “fuera de La Habana”.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas de EEUU (ICE) denunció recientemente que la isla caribeña no ha aceptado ninguna deportación de cubanos desde el pasado octubre mediante vuelos comerciales o chárter desde territorio estadounidense.

Por su parte, Cuba acusa a Estados Unidos de incumplir su compromiso de emitir en La Habana “no menos de 20.000 visas anuales a cubanos” para emigrar al país norteamericano, tal y como se pactó en 2017, un tema volvió a plantear en la reunión del jueves pasado.

Esta cifra, según La Habana, no se cumple desde que EEUU redujo la actividad de su embajada en la isla tras los “incidentes de salud” que se denominaron el “síndrome de La Habana”, cuyo origen sigue sin aclararse.

Por otro lado, la funcionaria estadounidense indicó que el Gobierno de su país “ha animado” a Nicaragua, por donde pasan “un gran número” de cubanos en su periplo hacia el norte, que ayude a EEUU a abordar este fenómeno a través de “políticas de visados”, sin ofrecer más detalles.

Estados Unidos y Cuba retomaron este jueves en Washington, en medio del recelo y las sospechas mutuas, su diálogo bilateral de asuntos migratorios, el primero de alto nivel desde la llegada del presidente Joe Biden a la Casa Blanca.

Estas reuniones habían sido suspendidas en 2018 durante la Presidencia de Donald Trump (2017-2021), quien dio marcha atrás al histórico proceso de acercamiento con isla caribeña lanzado por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

“La Casa Blanca no ha cursado invitaciones” para la Cumbre de las Américas, responde cancillería de EEUU a queja de Cuba

El canciller cubano Bruno Rodríguez durante una entrevista con AP en noviembre de 2021. (AP/Ramon Espinosa)

Ante la denuncia este lunes del ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, de “que el gobierno de Estados Unidos ha decidido excluir a Cuba de los preparativos de la IX Cumbre de Las Américas”, un vocero del Departamento de Estado respondió que EEUU no ha comenzado aún a enviar invitaciones.

El canciller cubano instó al secretario de Estado Antony Blinken “a que diga, de manera honesta, si Cuba será invitada o no a la IX Cumbre de las Américas", a celebrarse en la ciudad de Los Ángeles, California.

Preguntado sobre el particular, un vocero del Departamento de Estado respondió a Radio Televisión Martí: “La Casa Blanca no ha cursado invitaciones (para la Cumbre) por el momento”.

Rodríguez dijo que EEUU está presionando a gobiernos para que bloqueen la participación de Cuba en la conferencia de líderes regionales que tendrá lugar del 8 al 10 de junio próximos, bajo el lema 'construir un futuro sostenible, resiliente y equitativo' para nuestro hemisferio".

El cónclave se ha realizado aproximadamente una vez cada tres años desde 1994, y es la única reunión a la que asisten todos los líderes de los países de América del Norte, del Sur, Central y las naciones del Caribe, los 34 Estados Miembros de la Organización de los Estados Americanos. El trigésimo quinto estado miembro de la OEA, Cuba, se encuentra suspendido desde 1962.

Esta será la primera vez que Estados Unidos ha sido anfitrión de la reunión desde la edición inaugural en Miami, en 1994.

En enero pasado, a la pregunta de si Cuba, Venezuela y Nicaragua serían invitados al evento regional, el Subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Brian Nichols, indicó que la democracia será un "factor clave" para decidir qué países participarán en la novena Cumbre de las Américas.

“La Casa Blanca decidirá a qué líderes invitará a Los Angeles, pero como ya dije, la democracia es un sello distintivo clave del proceso de la cumbre y de la administración Biden… Creo que uno de los factores clave que utilizará la Casa Blanca será el compromiso con la democracia”, dijo Nichols en una conferencia de prensa telefónica.

Tras haber sido excluida de las seis primeras ediciones, Cuba asistió por primera vez a la Cumbre de las Américas en el 2015 por invitación de Panamá, donde se produjo el histórico encuentro entre el entonces presidente estadounidense Barack Obama y el gobernante cubano Raúl Castro.

Luego participó en 2018 en la VIII Cumbre de las Américas celebrada en Perú. En ambos eventos, la delegación del régimen protagonizó escándalos contra representantes de la sociedad civil independiente cubana y varios actos de repudio a reuniones y foros oficiales.

Cargar más

XS
SM
MD
LG