Enlaces de accesibilidad

Cuba

El crucial aporte de "Las Damas de Cuba" a la independencia de EEUU

"Capitulación de Cornwellis en Yorktown", obra de John Trumbull.

Cuba fue protagonista de un episodio poco recordado en las batallas que cristalizaron la independencia de Estados Unidos. Los historiadores lo conocen como “Las Damas de La Habana”.

En las guerras modernas, lo más probable es que gane quien tenga más dinero, dijo en 1780 George Washington al lamentar que, mientras las fuerzas bajo su mando no disponían aún de un sistema tributario que aportara fondos a la causa, el ejército británico se nutría de los impuestos recaudados en todo el Reino Unido.

Cuatro años antes, el 4 de julio de 1776, Estados Unidos había declarado su independencia de Gran Bretaña. En la guerra que seguiría a la proclamación, último esfuerzo de la corona inglesa para recuperar el control de sus Trece Colonias en Norteamérica, Washington fue declarado comandante del Ejército Continental que, con la ayuda de Francia y España, logró finalmente la capitulación británica.

El episodio que involucra a Cuba forma parte de la Campaña de Yorktown, realizada entre junio y octubre de 1781 y que se conoce también como la Campaña de Virginia, decisiva para la rendición de los ingleses.

El plan era acorralar a los británicos en Yorktown y dejarlos sin refuerzos. De un lado, la ayuda de los franceses en el mar impediría que la flota inglesa pudiera llegar a la costa para socorrer a las tropas comandadas por el general Charles Cornwallis, que aventajaban a las del general Lafayette. Del otro, Washington y su ejército evitarían por tierra que los británicos pudieran replegarse y escapar.

Pero los estadounidenses al mando de Washington estaban diezmados y hambrientos, y existía un serio peligro de que la mitad abandonara las filas si no recibían pagos y avituallamiento. Y si podía contar con solo la mitad de sus hombres, el plan estaba condenado al fracaso.

Por eso la intervención de “Las Damas de La Habana” fue tan decisiva: porque en una recaudación de fondos que demoró poco más de seis horas, acumularon diamantes y joyas por valor de casi un millón de libras esterlinas que, sumadas a otras donaciones, serían suficientes para cubrir las necesidades inmediatas de las tropas de Washington y de sus aliados franceses en un momento crucial.

Lo cierto es que no fueron solo mujeres las que aportaron en La Habana dinero y joyas destinadas a la causa de la independencia de las antiguas Trece Colonias. Hicieron donaciones muchos hombres, la mayoría empresarios deseosos de que una victoria de los rebeldes estadounidenses cambiara el futuro de Cuba y su dependencia de España para, al fin, comerciar libremente con Estados Unidos.

"Ya casi sin recursos"

“Debo rogarte que, si es posible, consigas el pago de un mes para el destacamento bajo mi mando”, le escribió entonces Washington a Robert Morris, apodado el “Financista de la Revolución” y precursor del actual Departamento del Tesoro de Estados Unidos. “A una parte de las tropas no se les ha pagado nada desde hace mucho tiempo, y varias veces han mostrado signos de gran descontento”.

Washington se refería a los cada vez más frecuentes motines de soldados insatisfechos con las promesas de pago y de unas provisiones que nunca aparecían. El cargamento de oro que los aliados franceses enviaban a Boston no iba a llegar a tiempo para la Campaña de Yorktown, y era necesario conseguir el dinero a toda costa.

El 11 de junio de 1781, el jefe de la fuerza expedicionaria francesa que ayudaba a los estadounidenses, el general Jean-Baptiste Donatien de Vimeur, Conde de Rochambeau, le envió una sombría carta a su compatriota, el almirante François Joseph Paul, Conde De Grasse, quien poco después comandaría la flota francesa contra los británicos en la decisiva Batalla de Chesapeake el 5 de septiembre de aquel mismo año.

“No debo ocultarle, señor”, escribió Rochambeau a De Grasse, “que los estadounidenses están ya casi sin recursos y que Washington no tendrá la mitad de las tropas de que ahora dispone para defender a Virginia”.

La respuesta de De Grasse, quien había reclutado en Santo Domingo y lo que ahora es Haití a cerca de tres mil hombres para su flota de 23 fragatas, llegaría poco más de un mes después, el 28 de julio, recordaba en 1992 la periodista Myriam Márquez en The Orlando Sentinel: “La colonia de Santo Domingo no tiene dinero, pero voy a enviar una fragata a La Habana para recaudarlo, y podría usted contar con esta cantidad: un millón doscientas mil libras esterlinas”, decía De Grasse.

La proximidad geográfica no era entonces la única cercanía entre Cuba y Estados Unidos.

Cuando España no había reconocido aún a la naciente república como nación independiente, muchos comerciantes cubanos tenían socios en Filadelfia. Era la época en que algunos barcos estadounidenses llevaban nombres como “La Habana” y “Doña María Elegio de la Puente”, este último por la viuda de Juan de Miralles, el español radicado en Cuba y establecido luego en Norteamérica como mensajero y diplomático informal.

Miralles llegó a ser amigo de Washington y murió en su casa de Nueva Jersey cuando fue a visitarlo en abril de 1780. Fue José de Gálvez, el ministro de Indias del Rey Carlos III, quien le encomendó la misión de irse a Norteamérica como “observador” de lo que estaba pasando en las antiguas Trece Colonias. Un sobrino del ministro, Bernardo de Gálvez, era entonces gobernador de Luisiana y jugó un importante papel en el lado español del apoyo al Ejército Continental.

La idea fue de Francisco de Saavedra

Pero fue otro español enviado a Cuba como Comisionado del rey Carlos III, Francisco Saavedra de Sangronis, quien estuvo más cerca de los franceses en la alianza para ayudar a los estadounidenses a derrotar a los británicos y el autor de la iniciativa de la recaudación en La Habana.

En julio de 1781, cuando se conocieron en Santo Domingo, Saavedra y De Grasse comenzaron a trazar a bordo del buque Villa de París la estrategia de lo que luego sería la Batalla de Chesapeake, escribe la historiadora estadounidense Barbara A. Mitchell. De acuerdo con ella, fue Saavedra quien le dijo a De Grasse que España se encargaría de cuidar los buques mercantes franceses en Santo Domingo para que él pudiera llevarse todas las fragatas a Chesapeake, una decisión que aseguró la victoria francesa contra la flota británica en aquel importante combate.

Cuando De Grasse no pudo recaudar en Santo Domingo el millón de libras esterlinas que se había propuesto, ni siquiera ofreciendo bonos al extraordinario interés de 25 por ciento, pensó que la solución estaría en Cuba y el 3 de agosto de 1780 le escribió a las autoridades españolas en La Habana pidiendo un préstamo de medio millón de pesos.

Saavedra le aseguró entonces que en Cuba esperaban un cargamento de plata de México y que de allí saldrían los fondos para Washington, pero pronto supo que ese cargamento no llegaría a tiempo. Los cien mil pesos aportados por los españoles de Puerto Rico y Santo Domingo a la causa estadounidense no eran suficientes, y a Saavedra se le ocurrió entonces apelar directamente a los cubanos.

“Actuó rápidamente, pidiendo ayuda a los residentes españoles y cubanos en La Habana”, escribe la historiadora. “El 16 de agosto [de 1781] se proclamó que cualquiera que quisiera contribuir a ayudar a la flota francesa [que llevaría lo recaudado a Yorktown] debería enviar el dinero inmediatamente a Hacienda. Dos oficiales franceses fueron a recoger los fondos, y en seis horas se reunió la cantidad requerida”.

Que el episodio haya trascendido como “Las Damas de La Habana” se debe a que fueron mujeres, en su mayoría vinculadas a asociaciones culturales patrióticas comunes en la época, las que más activamente se movilizaron para la recaudación.

“El millón proporcionado por las Damas de La Habana puede considerarse con certeza el último cimiento sobre el cual se erigió la independencia de Estados Unidos de América”, dijo el historiador estadounidense Stephen Bonsal.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba reporta 64 muertes por COVID-19, incluida una embarazada de 45 años

Una mujer embarazada espera para recibir una dosis de la vacuna Abdala cubana contra COVID-19 en una clínica en La Habana. (AP Foto/Ramon Espinosa)

Las autoridades sanitarias informaron de 64 muertes por COVID-19 este domingo en Cuba, entre ellas una embarazada de 45 años de edad, residente en Bayamo, provincia Granma.

Ya se acumulan 7,227 fallecidos por el virus desde que comenzó la pandemia, según cifras oficiales.

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) confirmó, además, 6,673 nuevos casos de coronavirus, para un total de 854,167 contagios.

Los casos activos siguen disminuyendo, de acuerdo con el reporte del MINSAP, con 34,172 en la jornada. De ellas, 33,786 presentan una evolución clínica estable, 116 se encuentran en estado crítico y 270 en estado grave.

La provincia con peor situación sigue siendo Pinar del Río, con 1,640 nuevos casos, seguida de Camagüey, con 840; Sancti Spíritus, con 803; Granma, con 485; Las Tunas, con 470; Holguín, también con 470; La Habana, con 427, y Villa Clara, con 424, entre los territorios más afectados.

Mientras, el gobernante Miguel Díaz-Canel se mostró "ilusionado" con la reapertura de comercios y servicios gastronómicos en algunas provincias, según dijo en Twitter.

"Ilusiona mucho ver a algunas de nuestras ciudades regresar a sus momentos más alegres. Pero no puede hacerse al margen del resto del país o del mundo. El uso de mascarillas, el distanciamiento y la protección individual son indispensables", escribió.

El Gobierno anunció el jueves en el programa de la televisión estatal "Mesa Redonda" la reapertura de servicios gastronómicos de manera presencial en siete provincias: La Habana, Matanzas, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Santiago de Cuba, Guantánamo y Mayabeque, así como en el municipio especial Isla de la Juventud.

Mueren dos niños por COVID-19 en Cuba, MINSAP reporta 7513 casos

REUTERS/Alexandre Meneghini.

Las autoridades sanitarias de Cuba confirmaron este sábado 7 mil 513 nuevos casos de COVID-19, acumulando 847 mil 494 casos desde el inicio de la pandemia en el mes de marzo del 2020.

En las últimas 24 horas murieron 59 personas por complicaciones derivadas de la enfermedad, lo que eleva la cifra total de fallecidos a 7 mil 163, de acuerdo al conteo de las autoridades.

Entre los fallecidos se encuentran dos menores de edad​: una niña de tres años del municipio Bejucal, en la provincia de Mayabeque, y un lactante de dos meses de la provincia de Sancti Spíritus, municipio Cabaiguán.

Según el parte diario emitido por el Ministerio de Salud Pública (Minsap), Pinar del Río sigue presentando la situación más compleja en la isla con un total de casos positivos de 1827, seguida de Camagüey (950), Sancti Spíritus (788 ), Holguín (650 ), Las Tunas (553 ) y Granma (474 ), entre las provincias más afectadas.

Permanecían ingresadas en hospitales y centros de aislamiento 79 mil 840 pacientes, de ellos 41 mil 611 sospechosos de padecer la enfermedad, 2 mil 909 en vigilancia y 35 mil 320 confirmados activos.

A pesar de que la situación epidemiológica no mejora en la isla, el gobierno cubano anunció la reapertura gradual desde el viernes de algunos servicios en La Habana y otras provincias del país donde las autoridades sanitarias consideran que ya existe una estabilidad epidemiológica.

Días atrás, el gobierno anunció que se preparan las condiciones para abrir, gradualmente, las fronteras del país a partir del 15 de noviembre de 2021. Con respecto a ese anuncio, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos recomendó no viajar a Cuba y en caso de hacerlo que sea preferiblemente vacunado.

Detenido opositor Osvaldo Navarro que había convocado a la Marcha contra la Violencia el 20 de noviembre

Marthadela Tamayo y Osvaldo Navarro Tomado de Facebook de M. Tamayo

El activista por la igualdad racial en Cuba Oswaldo Navarro Veloz fue detenido el viernes en La Habana mientras se encontraba haciendo ejercicio detrás de su vivienda, informó su esposa la activista Marthadela Tamayo.

Tras ser liberado horas después, Tamayo divulgó en redes que Navarro "estaba secuestrado en la Unidad de la Policía de Altahabana por agentes del Departamento de Seguridad del Estado".

En declaraciones a Radio Martí la activista había comentado que el arresto de su esposo, quien es miembro del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), fue sorpresivo: unos oficiales de la Seguridad del Estado le pidieron el carnet de identidad y se lo llevaron detenido en una patrulla.

"Él bajó a hacer sus ejercicios como de costumbre y el compañero de él subió y me tocó la puerta y me ha dicho que en la parte de atrás estaba la patrulla y que se lo llevaron", relató la opositora de la Red Femenina de Cuba.

Denuncia de Marthadela Tamayo sobre el arresto de Osvaldo Navarro
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:20 0:00

"Se lo llevaron así mismo en shorts, camiseta y zapatillas de correr", agregó Tamayo, quien es además vicepresidenta del Consejo para la Transición Democrática en Cuba.

En una de las últimas publicaciones en sus redes sociales, antes de ser detenido, Navarro también conocido como rapero Navy Pro, hizo una convocatoria a la marcha prevista para el próximo 20 de noviembre.

"#Pueblo que se somete perece. El próximo 20 de noviembre súmate a la marcha contra la violencia, por la liberación de los #PresosPolíticos, por nuestros derechos y por la solución de nuestras diferencias por vías democráticas y pacíficas. #sincubanosnohaycuba".

Las autoridades de La Habana, Holguín y Villa Clara han sido notificadas de la intención de celebrar "La Marcha contra la Violencia" el próximo 20 de noviembre, convocada por el proyecto Archipiélago y el Consejo para la Transición Democrática en Cuba.

Comisión Cubana de Defensa Electoral proyecta un segundo estallido social si continúa la crisis política y sanitaria en la isla

Protestas del 11 de julio en La Habana, Cuba. (REUTERS/Alexandre Meneghini/File Photo)

En una carta, la Comisión Cubana de Defensa Electoral, COCUDE, calificó este año como el más difícil y trágico en la historia de Cuba y proyecta otro segundo estallido social como el del 11 de julio si las condiciones de vida no mejoran y la represión no cesa.

La misiva, firmada por Zelandia de la Caridad Pérez Abreu, directora general del grupo, expresa su preocupación por todo lo que acontece la isla, desde las violentas e injustas detenciones de opositores al gobierno cubano, hasta el mal manejo de la pandemia del Covid-19 y la inexactitud del número real de contagios y muertes a causa del virus.

La organización criticó "el pésimo manejo de la pandemia" por parte de las autoridades sanitarias que provocaron cifras de casos que superan las capacidades hospitalarias "provocando que miles de enfermos pasen la enfermedad en sus domicilios", sin contar además la falta de personal médico, la falta de insumos incluyendo bombonas de oxígeno, entre otras penurias que tienen que vivir los cubanos en la isla, que hacen que la supervivencia de la pandemia sea cada vez más cuesta arriba.

"Las autoridades incluyendo el Ministerio de Salud Publica han reconocido que las cifras ofrecidas en los partes, no reflejan la realidad de la situación y la prensa oficial en cada territorio, ha reflejado en algunos momentos los peores periodos de la enfermedad por los que están atravesando, lo que crea confusión y desconfianza en una población devastada por esta epidemia", señala la carta.

De la misma manera, la declaración condenó los más de 700 arrestos que se llevaron a cabo el 11 de julio y los días siguientes que violan los derechos humanos. "Estas actitudes del régimen cubano contravienen lo dispuesto en los artículos 51, 54 y 56 del referido documento", dice la organización.

COCUDE acusó también al gobierno cubano de posponer en varias oportunidades la promulgación de una ley que proteja a las mujeres y las niñas contra la violencia de género para que sea tipificado el asesinato de estas cómo feminicidio.

"Llamamos la atención de las autoridades que de seguir ese rumbo errático en la conducción política y el proceso de toma de decisiones que mantienen a la población en penuria, un próximo estallido social será inevitable", concluyó la organización.

Caso de Virgilio Mantilla cierra la campaña #PresosPorQué del Departamento de Estado

Virgilio Mantilla opositor de Camagüey.

Virgilio Mantilla Arango, líder de la organización opositora Unidad Camagüeyana, quien ya ha pasado varias veces por el presidio político cubano, es el escogido por el Departamento de Estado norteamericano para su campaña que da visibilidad a los prisioneros cubanos #JailedForWhat (#PresosPorQué).

La Embajada de los Estados Unidos en Cuba, como es habitual desde que diera comienzo la iniciativa el pasado 8 de septiembre, ha publicado en su cuenta de Twitter:

“Virgilio Mantilla Arango, detenido por distribuir impresos. Enfermo de COVID-19, a Mantilla Arango sólo le permitieron cuatro días en el hospital antes de volver a la cárcel. ¡El gobierno cubano debe liberar a los manifestantes pacíficos!”.

El texto de la campaña por el opositor describe el caso del opositor: “Virgilio Mantilla Arango, fundador y líder de la Unidad Camagüeyana, distribuyó en las calles materiales impresos con imágenes alusivas a los patriotas Carlos Manuel de Céspedes y Antonio Maceo en apoyo al Movimiento San Isidro. Le diagnosticaron COVID-19 por segunda vez en los últimos seis meses. Fue hospitalizado antes de ser devuelto a la oscura celda de castigo de la cárcel de Cerámica Roja, donde permanece indefinidamente”.

El pasado 23 de julio Virgilio Mantilla fue condenado a nueve meses de prisión bajo el cargo de Desacato por protestar pacíficamente, pidiendo mejoras a las precarias condiciones de vida de los ciudadanos de la localidad camagüeyana de Céspedes, donde reside.

Anteriormente, durante su encarcelamiento en el año 2020 según denunciaron otros activistas, a Mantilla Arango se le aplicaron en la prisión de Kilo 8 torturas físicas conocidas como “El Potro”, en la cual, atan al reo de pies y manos a un poste y ahí lo mantienen, de pie por tiempo indefinido.

Por otra parte, el Secretario de Estado norteamericano Antony Blinken, también se refirió en su cuenta de Twitter a la represión que el régimen cubano mantienen sobre los opositores pacíficos.

“Todas las personas merecen el derecho a la libertad de expresión. Mientras el gobierno cubano sigue silenciando a los cubanos con la cárcel y la represión, hacemos un llamamiento a las naciones del mundo amantes de la libertad para que apoyen el deseo del pueblo cubano de tener derechos humanos y democracia”, escribió Blinken.

De igual modo, Ned Price, portavoz del Departamento de Estado, dejó plasmada su opinión a través de su cuenta de Twitter.

“La detención arbitraria de manifestantes pacíficos y sus juicios por motivos políticos son una afrenta a los Derechos Humanos de los cubanos y a sus demandas de libertad. Todos debemos alzar la voz y preguntarle al gobierno de Cuba #PresosPorQué”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG