Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Tesoro de EEUU sanciona altos cargos de Nicaragua

El general, Julio César Avilés, jefe del Ejército de Nicaragua

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos designó este viernes a dos altos funcionarios del gobierno nicaragüense, Julio César Avilés Castillo e Iván Adolfo Acosta Montalván, por apoyar al corrupto régimen de Ortega.

Desde abril de 2018, el régimen de Ortega ha tomado medidas enérgicas contra la oposición política, lo que ha provocado más de 300 muertes; 2,000 heridos; cientos de actores políticos y de la sociedad civil encarcelados; y más de 100,000 refugiados que han huido del país.

“Las continuas violaciones del régimen de Ortega de los derechos humanos básicos, la corrupción flagrante y la violencia generalizada contra el pueblo nicaragüense son inaceptables”, señaló el Secretario del Tesoro Steven T. Mnuchin. “Estados Unidos se dirigirá contra a quienes apoyan el régimen de Ortega y perpetúan la opresión del pueblo nicaragüense.”

JULIO CÉSAR AVILÉS CASTILLO

Julio César Avilés Castillo fue designado por ser un actual funcionario del Gobierno de Nicaragua como Comandante en Jefe del Ejército. Avilés, que está alineado políticamente con Ortega, se negó a ordenar la inhabilitación y el desmantelamiento de las fuerzas paramilitares o parapoliciales durante y después de los levantamientos políticos que comenzaron el 18 de abril de 2018.

Los militares proporcionaron armas a la parapolicía, la cual llevó a cabo actos de violencia contra el pueblo nicaragüense que resultó en más de 300 muertes, actos de violencia significativos y abuso de los derechos humanos contra personas asociadas con las protestas.

IVÁN ADOLFO ACOSTA MONTALVÁN

Iván Adolfo Acosta Montalván fue designado por ser un funcionario actual del Gobierno de Nicaragua como Ministro de Hacienda y Crédito Público.

Acosta ha seguido en la organización de un importante apoyo financiero para el régimen de Ortega. Además, Acosta amenazó personalmente a los bancos para que no participaran en una huelga organizada por los líderes de la oposición en marzo de 2019, cuyo objetivo era impulsar la liberación de los presos políticos.

IMPLICACIONES DE LAS SANCIONES

Como resultado de la medida, todos los bienes e intereses de estas personas que estén en Estados Unidos quedan bloqueados y deben reportarse a la OFAC.

Además, toda entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, al 50 por ciento o más de dichos individuos también queda bloqueada.

Las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben todos los tratos por parte de personas de Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas bloqueadas o designadas.

APOYO INMEDIATO DE LAS SANCIONES POR PARTE DE LOS SENADORES RUBIO Y RISCH

Los senadores republicanos Marco Rubio y Jim Risch emitieron enseguida un comunicado de apoyo a la Oficina de Control de Activos Extranjeros por sancionar a los dos miembros del régimen nicaragüense:

“Elogiamos la designaciones de Julio César Avilés Castillo, comandante del Ejército de Nicaragua, y de Iván Adolfo Acosta Montalván, ministro de Finanzas... Ambos hombres están siendo sancionados por sus vínculos con el régimen de Daniel Ortega y por ayudar a un dictador que ha socavado, en reiteradas ocasiones, la democracia, los derechos humanos y el estado de derecho en Nicaragua. Los Estados Unidos seguirá responsabilizando a las personas que representan una amenaza para el orden democrático de nuestro hemisferio. La lucha del pueblo nicaragüense por liberarse de la opresión continuará siendo una prioridad en el Senado de los Estados Unidos".

Rubio es el presidente del Subcomité de Relaciones Exteriores para el Hemisferio Occidental, Delincuencia Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer.

Risch es el presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU mantiene a Cuba en la lista de países que no cooperan totalmente con sus esfuerzos antiterroristas

El Secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken. (Brendan Smialowski/AP)

Estados Unidos anunció este viernes que mantendrá a Cuba en la lista de países que no cooperan totalmente con los esfuerzos antiterroristas de Estados Unidos.

Una nota publicada en el Registro Federal informa que el secretario de Estado, Antony Blinken, determinó y certificó al Congreso de Estados Unidos que Cuba Venezuela, Irán, Corea del Norte y Siria estaban en dicha lista.

El canciller cubano Bruno Rodríguez se adelantó al anuncio y declaró en sus redes sociales: "EEUU conoce bien la limpia trayectoria de Cuba en la lucha contra el terrorismo y la experiencia cubana de haber sido víctima del terrorismo de Estado. Usa la calumnia en un tema tan sensible como pretexto para continuar la incesante guerra económica repudiada universalmente".

Según el Departamento de Estado, esta certificación prohíbe la venta o licencia para la exportación de artículos y servicios de defensa y notifica a la comunidad internacional que estos países no están cooperando completamente con los esfuerzos antiterroristas de los Estados Unidos.

La ley establece que el Departamento de Estado proporcione esta lista anualmente al Congreso estadounidense.

La decisión se produce en la misma semana en que el gobierno de Biden revocara parcialmente algunas restricciones de la era Trump sobre las remesas y los viajes a la isla.

La evaluación de Estados Unidos es casi idéntica a una emitida por el gobierno del presidente Joe Biden hace un año, que se apegó a una decisión del gobierno de Donald Trump.

La cancillería de EEUU recordó entonces que Cuba mantiene vínculos estrechos y de colaboración con países designados por Estados Unidos como patrocinadores del terrorismo, como Irán y Corea del Norte; que el régimen cubano aloja a líderes del Ejército de Liberación Nacional, a pesar de las peticiones de Colombia para su extradición y que Cuba continúa albergando a múltiples fugitivos que cometieron o apoyaron actos de terrorismo en los Estados Unidos.

Cuba también está en la lista de países que auspician el terrorismo desde finales de la presidencia de Trump pero la administración Biden dijo que la designación de patrocinador del terrorismo aún está en revisión.

Desde 1982 a 2015, el régimen de La Habana se mantuvo cada año en la lista negra por su acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

Cada año, el Secretario de Estado presenta una lista de naciones que a su consideración “han prestado apoyo reiteradamente a los actos de terrorismo internacional según lo estipulado con tres leyes: el apartado j) del artículo 6 de la Ley de administración de exportaciones, el artículo 40 de la Ley de control de las exportaciones de armas y el artículo 620A de la Ley de asistencia exterior”.

Las sanciones que se aplican a estos países van desde las restricciones a la asistencia exterior de Estados Unidos; pasando por la prohibición de exportar o adquirir material bélico, control sobre las exportaciones de productos de doble uso (civil y militar) así como restricciones financieras.

EEUU ayuda en la lucha contra Covid en todo el mundo

Una enfermera con vacuna de Johnson & Johnson. (Reuters/Carlos Barria).

Estados Unidos trabaja con socios internacionales para donar vacunas contra COVID-19 al mundo y acabar con la pandemia, informó Share America, plataforma del Departamento de Estado.

El apoyo de Estados Unidos a la lucha mundial contra COVID-19 incluye:

  • Donar a otros países más de 539 millones de dosis de vacunas.
  • Comprar 1.000 millones de dosis de la vacuna para donarlas a prácticamente 100 países en desarrollo.
  • Contribuir 4.000 millones de dólares a COVAX, la iniciativa mundial para la distribución equitativa, segura y eficaz en el mundo de vacunas contra COVID-19.
  • Entregar medicamentos esenciales, suministros y tratamientos, así como otros tipos de asistencia para ayudar a los países a reconstruir sus economías, superar la escasez de alimentos y fortalecer la seguridad sanitaria.

“Estados Unidos será el arsenal de vacunas del mundo en nuestra lucha común contra este virus”, dijo el presidente Biden en una declaración del 3 de junio de 2021.

“Seguiremos haciendo todo lo posible para construir un mundo más seguro y protegido contra la amenaza de las enfermedades infecciosas”, afirmó Biden.

Congresista demócrata decepcionado con política de Biden hacia Cuba

Albio Sires, congresista cubanoamericano. AP Photo/Jacquelyn Martin

El congresista demócrata Albio Sires, uno de los siete cubanoamericanos en el Congreso de Estados Unidos, criticó en un comunicado los cambios recientemente anunciados por la Administración Biden en la política de Estados Unidos hacia Cuba.

El líder del Subcomité sobre el Hemisferio Occidental, Seguridad Civil, Migración y Política Económica Internacional, confesó en una declaración sentirse "decepcionado" por las nuevas medidas.

La Administración Biden anunció el lunes la intención de facilitar la reunificación familiar restableciendo el Programa de Permisos para la Reunificación de Familias Cubanas (Cuban Family Reunification Parole, CFRP); fortalecer los lazos familiares y facilitar los contactos educativos para el pueblo estadounidense y el cubano ampliando los viajes autorizados en apoyo al pueblo cubano; autorizar vuelos programados y chárter a lugares distintos de La Habana; reanudar los viajes grupales (people-to-people); incrementar el apoyo a emprendedores cubanos independientes; ampliar el acceso de los emprendedores a las microfinanzas y la capacitación y eliminar el límite actual a las remesas familiares de USD 1000 trimestral para cada par de emisores-receptores y autorizar las remesas con fines de donación (es decir, no destinadas a familiares) que apoyan a emprendedores cubanos independientes, entre otras medidas.

"Me desanimó saber que la administración Biden reducirá las regulaciones sobre viajes grupales a Cuba. Durante mucho tiempo me he opuesto a las medidas que generarán ingresos para el régimen de Díaz-Canel sin concesiones políticas. Antes de que consideremos aliviar las restricciones a los viajes y las operaciones comerciales en Cuba, debemos exigir que el régimen libere a sus presos políticos, cese sus actividades de vigilancia e introduzca reformas que creen un espacio para la libertad de prensa, reunión y expresión, especialmente en línea. Además, si bien reconozco el importante papel de las remesas para muchas familias, me preocupa que el levantamiento del tope actual beneficie desproporcionadamente al régimen y no al pueblo cubano. La administración debe proceder con cuidado para asegurarse de que no está financiando la violación de los derechos humanos, ya que gran parte de la economía cubana permanece bajo el control del régimen y el ejército", apuntó el demócrata por New Jersey.

A pesar de mi decepción por esta decisión, me siento aliviado de ver que el programa de Parole de Reunificación Familiar Cubana ha sido restaurado. Este es un programa fundamental para contrarrestar el trauma intergeneracional que enfrentan las familias cubanas y fortalecer los lazos culturales entre los ciudadanos estadounidenses y cubanos. Además, estoy agradecido de que la administración se haya comprometido a sancionar a la creciente clase de oligarcas cubanos. Continuaré instando a la administración a realizar inversiones significativas para preservar la seguridad y la salud del personal diplomático estadounidense enviado a la región", indicó el político nacido en enero de 1951, en Bejucal y emigrado a EEUU junto a su familia en 1962.

En sus palabras, el cubanoamericano, con una presencia activa en la Cámara de Representantes en Washington durante ocho términos, recordó que "las libertades fundamentales exigidas por el pueblo cubano durante más de seis décadas no han sido concedidas".

"Por el contrario, los derechos humanos en Cuba se han deteriorado drásticamente en los últimos diez meses. Más de mil artistas, activistas y defensores de los derechos humanos que defendieron sin miedo la democracia el verano pasado han sido condenados a décadas de prisión por la dictadura de Díaz-Canel. Todos estamos obligados a honrar el sacrificio que hicieron por la oportunidad de un futuro mejor para la próxima generación, y aprecio el firme apoyo del presidente Biden al pueblo cubano", expresó.

El cubanoamericano, pronto a retirarse tras 16 años de labor como representante, explicó que “no hay objetivo más crítico en la política exterior de Estados Unidos que restaurar y defender los derechos humanos fundamentales cuando están amenazados" y que el pueblo cubano merece "nada menos que nuestro pleno apoyo y máximo esfuerzo en este objetivo”.

Desde el partido demócrata, el senador cubanoamericano por Nueva Jersey, Bob Menéndez, que preside el Comité de Relaciones Exteriores en el Senado, también mostró rechazo y advirtió que con este anuncio se corre el riesgo de enviar el mensaje equivocado a las personas equivocadas, y en el momento equivocado, cuando “el régimen de Díaz-Canel continúa su despiadada persecución de innumerables cubanos por participar en las manifestaciones pro-democracia del año pasado”.

Otro senador demócrata, Patrick Leahy, calificó el anuncio de la Casa Blanca de ser "un paso tímido pero muy bienvenido".

El senador Patrick Leahy..
El senador Patrick Leahy..

"Es indiscutible que la política de presionar a las autoridades cubanas para que abandonen su régimen autoritario de partido único ha fracasado por completo, a pesar de seis décadas de sanciones punitivas y unilaterales. Sin embargo, así como los cubanos siguen aferrados a un sistema político y económico fallido que ha provocado la huida de la isla de un número récord de cubanos, la Administración todavía se aferra a un enfoque desacreditado que rechaza con razón en sus relaciones con otros gobiernos represores, sabiendo que la diplomacia eficaz requiere un compromiso inspirado y basado en principios. Solo colaborando en temas de interés común es posible avanzar en temas de fuerte desacuerdo, como el injusto encarcelamiento de disidentes cubanos. El gobierno cubano, que dice querer relaciones constructivas con Estados Unidos, haría bien en liberar a los encarcelados tras las protestas del 11 de julio", dijo el representante de Vermont en una declaración oficial.

Leahy aseguró que espera que este anuncio sea el comienzo de una renuncia total a una política "desprestigiada que está por debajo de nuestro país y ha exacerbado las penurias infligidas al pueblo cubano".

En un comunicado conjunto, varios representantes cubanoamericanos, como los senadores Marco Rubio (R-FL) y Ted Cruz (R-TX) y los congresistas Mario Díaz-Balart (FL-25), María Elvira Salazar (FL-27) y Carlos A. Gimenez (FL-26) criticaron el reciente anuncio de la Administración Biden.

"Durante las históricas protestas del año pasado contra el régimen de Cuba, el presidente Biden dijo: 'EE.UU. apoya a los valientes cubanos que han salido a las calles para oponerse a 62 años de represión bajo un régimen comunista'. Sin embargo, hoy, mientras cientos de activistas siguen encarcelados ilegalmente, la Casa Blanca está resucitando la política fallida de concesiones unilaterales del presidente Obama a la dictadura criminal de Castro/Díaz-Canel. En lugar de apoyar las súplicas de libertad del pueblo cubano mediante la expansión de programación democrática, la transmisión, la diplomacia global y las sanciones contra sus opresores, la Casa Blanca de Biden está recompensando a la dictadura comunista más larga del hemisferio occidental no solo con conversaciones de alto nivel, suavizando las sanciones, aumentando los viajes, el acceso a EE.UU. y a nuestras instituciones financieras. Apaciguar al régimen asesino de Cuba no cumple con los requisitos legales de la ley de EE.UU. y socava el apoyo de EE.UU. a la oposición democrática de Cuba", expresaron

"Las repetidas concesiones de la Administración Biden a la dictadura cubana son una traición al compromiso de nuestra nación con los derechos humanos y la libertad, y con el pueblo cubano que lucha por una transición democrática”, dijeron los políticos del partido republicano.

La Casa Blanca afirmó que las nuevas medidas hacia Cuba se centran en los derechos humanos y están diseñadas con el objetivo de empoderar al pueblo cubano para que determine su propio futuro.

“El pueblo cubano enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes y la política de Estados Unidos continuará enfocándose en empoderar al pueblo cubano para ayudarlo a crear un futuro libre de represión y sufrimiento económico”, declaró la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre.

La vocera añadió que “el presidente está cumpliendo su compromiso con la comunidad cubanoamericana y sus familiares en Cuba al facilitar la reunificación familiar y fortalecer los lazos familiares".

La portavoz de la presidencia explicó que las medidas buscan facilitar las conexiones educativas, aumentar el apoyo a los empresarios cubanos independientes y garantizar que las remesas "fluyan más libremente hacia los cubanos, sin enriquecer a quienes cometen abusos contra los derechos humanos”.

Senador Menéndez expresa descontento con alivio de sanciones contra regímenes de Cuba y Venezuela

El senador Bob Meéndez habla con periodistas en el Capitolio. (Foto: AP/Mariam Zuhaib)

El senador demócrata por Nueva Jersey, Bob Menéndez, que preside el Comité de Relaciones Exteriores en el Senado, dijo este martes que con el anuncio de los cambios en la política estadounidense hacia Cuba se corre el riesgo de enviar el mensaje equivocado a las personas equivocadas, y en el momento equivocado, cuando “el régimen de Díaz-Canel continúa su despiadada persecución de innumerables cubanos por participar en las manifestaciones pro-democracia del año pasado”.

En una conferencia de prensa virtual, el senador cubanoamericano expresó, además, que está perturbado con la decisión del gobierno del presidente Biden de autorizar viajes en grupo a Cuba a través de visitas que, según dijo, “siempre han sido equivalentes a turismo regular”.

“Vemos bien claro que, por décadas, millones de personas de todas partes del mundo han viajado a Cuba, han dejado su dinero ahí, pero ninguno de esos viajes ha creado un momento hacia la democracia o respecto a los derechos humanos”, dijo Menéndez.

El senador señaló que también le preocupa la forma en que el Departamento de Justicia ha presentado informes legales en el último mes que parecen estar intentando socavar la implementación de la Ley LIBERTAD.

“El régimen cubano ha tratado por décadas de sacarle provecho a las propiedades que le confiscó a miles de cubanos y cubanoamericanos. Al debilitar la responsabilidad legal de las empresas que hacen negocios con el régimen cubano para utilizar estas propiedades, es cada vez más probable que estas empresas extranjeras sigan traficando con propiedades robadas sin consecuencia alguna”, opinó.

Sin embargo, Menéndez declaró que le complace ver que la administración Biden mantendrá la Lista Restringida de Cuba del Departamento de Estado, y que también da la bienvenida a la decisión de reiniciar el Programa Cubano de Reunificación Familiar.

Sobre Venezuela y los informes de que EEUU aliviará algunas sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro a cambio de un compromiso del gobierno para dialogar con la oposición, el senador dijo que hubiera preferido que exigieran al régimen de Maduro regresar a las negociaciones y tener garantías de avances antes de hacer concesiones a su régimen.

El senador Menéndez dijo, además, que espera que el presidente Biden mantenga su postura de no invitar a Cuba, Nicaragua y Venezuela a la Cumbre de las Américas, que se celebrará en junio en Los Ángeles.

EEUU aliviará algunas sanciones económicas a Venezuela

El logo de Chevron en la oficina de la empresa estadounidense en Caracas. (REUTERS/Carlos Garcia Rawlins/File)

CARACAS (AP) - Estados Unidos aliviará algunas sanciones económicas a Venezuela en un gesto destinado a alentar la reanudación de las negociaciones entre la oposición respaldada por Washington y el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Los cambios limitados permitirán a Chevron Corp. negociar su licencia con la petrolera estatal PDVSA, pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano, dijeron el lunes a The Associated Press dos altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos. Los funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no se ha hecho el anuncio formal.

Además, Carlos Erik Malpica Flores -exalto funcionario de PDVSA y sobrino de la primera dama de Venezuela- será eliminado de una lista de personas sancionadas, dijeron los oficiales.

Las medidas siguen a los gestos de buena voluntad de Maduro después de reunirse en marzo con representantes de la administración del presidente Joe Biden y una reunión reciente en Centroamérica entre funcionarios estadounidenses y la destacada coalición opositora Plataforma Unitaria para discutir un camino a seguir.

“Son cosas que la Plataforma Unitaria negoció y nos vino a pedir que las hiciéramos para poder volver a la mesa de negociación”, dijo uno de los funcionarios.

Decenas de venezolanos, incluido el fiscal general del país y el jefe del sistema penitenciario, y más de 140 entidades, entre ellas el Banco Central de Venezuela, seguirán sancionadas. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos continuará prohibiendo las transacciones con el gobierno venezolano y PDVSA dentro de los mercados financieros estadounidenses.

El propio Maduro está bajo acusación en Estados Unidos, acusado de conspirar para “inundar Estados Unidos con cocaína” y utilizar el narcotráfico como “arma contra Estados Unidos”.

El gobierno de Venezuela suspendió las conversaciones con la oposición en octubre luego de la extradición a Estados Unidos de un aliado clave de Maduro por cargos de lavado de dinero. Maduro en ese momento condicionó su regreso a la mesa de negociaciones a la liberación del empresario Alex Saab, quien fue extraditado desde la nación africana de Cabo Verde.

Las negociaciones se llevaron a cabo en Ciudad de México lideradas por diplomáticos noruegos. Se esperaba que el gobierno venezolano y la oposición anunciaran el martes la reanudación del diálogo.

Chevron, con sede en California, es la última gran compañía petrolera estadounidense en hacer negocios en Venezuela, donde invirtió por primera vez en la década de 1920. Sus cuatro filiales con PDVSA produjeron alrededor de 200.000 barriles por día en 2019, pero en 2020 el gobierno de Estados Unidos le ordenó reducir la producción y desde entonces solo se le ha permitido realizar trabajos esenciales en pozos petroleros para preservar sus activos y niveles de empleo en Venezuela.

El cambio permite a “Chevron negociar los rérminos de posibles actividades futuras en Venezuela”, dijo un alto funcionario estadounidense a la prensa el martes. “No le permite entrar en ningún acuerdo con PDVSA ni... el sector petrolero venezolano. Así que, en el fondo, solo se les permite hablar”.

Chevron no respondió a los pedidos de declaraciones el martes. Las inversiones de la empresa en los yacimientos petroleros de Venezuela y en maquinaria durante el siglo pasado tuvieron un valor estimado de 2.600 millones de dólares hasta 2020.

Venezuela cuenta con las reservas de petróleo más grandes del mundo, pero la agitación política y el declive económico han orillado a más de 6 millones de personas a emigrar en los últimos años. Unas tres cuartas partes de los que todavía radican aquí sobreviven con menos de 1,90 dólares al día -considerado el estándar internacional de pobreza extrema- y muchos carecen de acceso a agua potable y electricidad.

Estados Unidos y otros países dejaron de reconocer a Maduro después de acusarlo de manipular su reelección en 2018. En su lugar, reconocieron a Juan Guaidó, quien entonces encabezaba una Asamblea Nacional dominada por la oposición y ahora es líder de la Plataforma Unitaria.

Durante los últimos cinco años, Estados Unidos ha utilizado sanciones financieras y personales, acusaciones penales y apoyo a grupos clandestinos en una campaña fallida para derrocar a Maduro y restaurar lo que considera la democracia robada de Venezuela.

Pero en marzo, funcionarios estadounidenses viajaron a Caracas para reunirse con Maduro después de que la invasión rusa de Ucrania trastornó el orden mundial y obligó a Washington a repensar sus prioridades de seguridad nacional.

Tras la reunión en la capital venezolana, Maduro liberó a dos presos estadounidenses y prometió reanudar las negociaciones con sus opositores.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que el gobierno calibrará las sanciones en función de los resultados concretos de las negociaciones y las volverá a imponer en caso de retroceso en el proceso de diálogo.

“Lo que ustedes ven aquí es un enfoque muy calibrado que busca una hoja de ruta clara en Venezuela, donde el único camino que tiene el régimen para el levantamiento de las sanciones de Estados Unidos es una negociación que conduzca a resultados concretos”, dijo uno de los funcionarios a la prensa.

Malpica Flores fue tesorero nacional y vicepresidente de finanzas de PDVSA. Fue sancionado en 2017, cuando Estados Unidos apuntó a personas asociadas con la rampante corrupción gubernamental venezolana.

Cilia Flores, tía de Malpica Flores, es uno de los miembros más influyentes del gobierno de Venezuela y una presencia constante junto a su esposo. Otros dos sobrinos de ella están encarcelados en Estados Unidos por condenas de drogas.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG