Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Duelo en la Corte Suprema tras la muerte de la jueza Ruth Ginsburg

Bandera a media asta en la Corte Suprema por la muerte de la jueza Ginsburg

La jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg, destacada defensora de los derechos de las mujeres que se convirtió en la segunda jueza de la corte, murió el viernes en su casa en Washington, tenía al morir 87 años.

Ginsburg murió de complicaciones de cáncer de páncreas metastásico, dijo el tribunal supremo de Estados Unidos en un comunicado de prensa.

Ginsburg anunció en julio que se estaba sometiendo a un tratamiento de quimioterapia para las lesiones en el hígado, la última de sus varias batallas contra el cáncer.

Esos problemas de salud incluyeron cinco episodios de cáncer que comenzaron en 1999, caídas que resultaron en costillas rotas, inserción de un stent para despejar una arteria bloqueada y una variedad de otras hospitalizaciones después de que cumplió 75 años.

Jueza de la Corte Suprema Ruth Ginsburg
Jueza de la Corte Suprema Ruth Ginsburg

El presidente Donald Trump emitió en horas de la noche su mensaje de condolencia desde la Casa Blanca, calificandola de titán de la ley, por lo que todo el país siente su muerte.

Vida y casos en la Corte Suprema

Joan Ruth Bader nació en Brooklyn, Nueva York, en 1933, la segunda hija de una familia de clase media. Su hermana mayor, que le dio el apodo de "Kiki" de toda la vida, murió a los 6 años, por lo que Ginsburg creció en la sección Flatbush de Brooklyn como hija única. Su sueño, ha dicho, era ser cantante de ópera.

Ginsburg se graduó en la parte superior de su clase en la escuela de derecho de la Universidad de Columbia en 1959, pero no pudo encontrar un bufete de abogados dispuesto a contratarla. Tenía "tres golpes en su contra": por ser judía, mujer y madre, como dijo en 2007.

Se había casado con su esposo, Martin, en 1954, el año en que se graduó de la Universidad de Cornell. Asistió a la facultad de derecho de la Universidad de Harvard, pero se trasladó a Columbia cuando su esposo tomó un trabajo de abogado allí. Martin Ginsburg se convirtió en un destacado abogado fiscal y profesor de derecho, que murió en el 2010. Le sobreviven dos hijos, Jane y James, y varios nietos.

Ginsburg era amante de la ópera y una intelectual que vio discusiones detrás de anteojos de gran tamaño durante muchos años, aunque los abandonó por monturas más modernas en sus últimos años. En las sesiones de discusión en la ornamentada sala del tribunal, era conocida por indagar profundamente en los registros de casos y por ser rigurosa por seguir las reglas.

Ella argumentó seis casos clave ante el tribunal en la década de 1970 cuando era arquitecta del movimiento por los derechos de las mujeres y ganó cinco.

En la corte, donde se la conocía como escritora fácil, sus opiniones mayoritarias más significativas fueron el fallo de 1996 que ordenó al Instituto Militar de Virginia aceptar mujeres o renunciar a su financiación estatal, y la decisión de 2015 que confirmó las comisiones independientes que algunos estados utilizan para configurar dibujar distritos electorales.

Ruth Ginsburg en la Universidad de Georgetown en Washington DC.
Ruth Ginsburg en la Universidad de Georgetown en Washington DC.

Además de los derechos civiles, Ginsburg se interesó por la pena capital y votó repetidamente para limitar su uso. Durante su mandato, el tribunal declaró inconstitucional que los estados ejecutaran a los discapacitados intelectuales y a los asesinos menores de 18 años.

En los casos más divisivos, incluida la decisión de Bush v. Gore en 2000, a menudo estaba en desacuerdo con los miembros más conservadores de la corte, inicialmente el presidente del tribunal William H. Rehnquist y los jueces Sandra Day O'Connor, Antonin Scalia, Anthony M. Kennedy y Clarence Thomas. Ella diría más tarde que la decisión de 5-4 que resolvió las elecciones presidenciales de 2000 para el republicano George W. Bush fue un "episodio impresionante" en la corte.

La división siguió siendo la misma después de que John Roberts reemplazó a Rehnquist como presidente del Tribunal Supremo, Samuel Alito tomó el asiento de O'Connor y, bajo Trump, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh se unieron a la corte, en asientos que habían ocupado Scalia y Kennedy, respectivamente.

Ginsburg fue autora de poderosos disensos propios en casos relacionados con el aborto, el derecho al voto y la discriminación salarial contra las mujeres. Escribió en el 2013 que la decisión de la corte de eliminar una parte clave de la ley federal que había garantizado los derechos de voto de los negros, hispanos y otras minorías fue "como tirar el paraguas en una tormenta porque no se está mojando. "

Su nombramiento por el presidente Bill Clinton en 1993 fue el primero de un demócrata en 26 años. Inicialmente encontró un cómodo hogar ideológico en algún lugar a la izquierda del centro en un tribunal conservador dominado por nombramientos republicanos.

Se resistió a los llamados de los liberales a retirarse durante la presidencia de Barack Obama en un momento en que los demócratas ocupaban el Senado y se podría haber confirmado un reemplazo con puntos de vista similares.

La jueza pasó sus últimos años en el banquillo como líder indiscutible del ala liberal de la corte.

Juramentación de Ginsburg como jueza de la Corte Suprema
Juramentación de Ginsburg como jueza de la Corte Suprema

Batalla por la salud

En 1999, Ginsburg se sometió a una cirugía por cáncer de colon y recibió radiación y quimioterapia. Se sometió a una cirugía nuevamente en 2009 después de que le diagnosticaran cáncer de páncreas y en diciembre de 2018 por crecimientos cancerosos en su pulmón izquierdo. Después de la última cirugía, se perdió las sesiones de la corte por primera vez en más de 25 años en el banquillo.

Ginsburg también fue tratada con radiación por un tumor en su páncreas en agosto de 2019. Mantuvo un horario activo incluso durante las tres semanas de radiación. Cuando reveló una recurrencia de su cáncer en julio de 2020, dijo que seguía siendo "plenamente capaz" de continuar como juez.

Reacciones

Una de las primeras declaraciones por el fallecimiento de la jueza la realizó el senador republicano Marco Rubio quien emitió un comunicado donde declaró que "aunque no estuve de acuerdo con muchas de las decisiones de la jueza Ginsburg en la corte, nunca he dudado de su impacto histórico en la corte y en nuestra nación”.

Dijo además el legislador florida que "sus años como jurista estuvieron definidos por su apasionado compromiso con la justicia y su gran intelecto. La historia de su vida inspiró a millones de mujeres y niñas en Estados Unidos a no aceptar límites en sus sueños". Recordó Rubio la amistad de la jueza con su colega Scalia y afirma que ello "nos recuerda a todos que los americanos con puntos de vista drásticamente diferentes podemos compartir una amistad genuina la cual trasciende la política".

La congresista federal Donna Shalala emitió en horas de la noche un comunicado donde asegura que "lloramos la pérdida de una vida inconmensurable. Conocía a Ruth Bader Ginsburg como amiga desde hace cuatro décadas. Era una mujer extraordinaria, una mente brillante y una feroz defensora de los derechos civiles cuya claridad de visión y voz transformó nuestro país. Destrozó todos los techos de cristal para ella y para las generaciones de mujeres que la siguieron".

Vea todas las noticias de hoy

Chuck Schumer anuncia que enviará al Senado artículo de juicio político al expresidente Trump el lunes 25

Chuck Schumer (D-NY), líder de la Cámara Alta, en una conferencia de prensa el 6 de enero de 2021. (Saul Loeb / AFP)

El senador Chuck Schumer, líder de la Cámara Alta, anunció que el juicio político al expresidente Donald Trump por el artículo de “Incitación a la insurrección” será presentado el 25 de enero ante el Senado para lo cual, declaró, se había reunido previamente con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, informa la Voz de América (VOA).

Schumer dijo que aún no saben cuánto tiempo pueda demorar el proceso ni cuándo dará inicio porque “son temas que todavía se están discutiendo con el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell”.

McConnell declaró el viernes que “Este juicio político comenzó con un proceso mínimo sin precedentes en la Cámara. La secuela no puede ser un proceso insuficiente del Senado que niega al expresidente Trump su debido proceso o dañe al Senado o a la presidencia misma”.

Trump será el primer presidente en toda la historia de los Estados Unidos de América en ser juzgado dos veces y el primero que sea juzgado después de abandonar la presidencia, informa la VOA.

Congresista McGovern pide a Biden que restablezca las relaciones con Cuba

James McGovern muestra una foto suya junto a Fidel Castro en un evento en el Museo Ernest Hemingway, el 30 de marzo de 2019 en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

En una carta fechada el 15 de enero, el representante James McGovern, presidente del Comité de Reglas y miembro de alto rango del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, instaba al entonces presidente electo Joe Biden a cambiar la política de Estados Unidos hacia Cuba después de cuatro años de deterioro en las relaciones bajo Donald Trump.

“El deterioro de las relaciones durante los últimos cuatro años requerirá una restauración de confianza en ambos lados…En mis décadas de compromiso con Cuba, sin embargo, siempre he sostenido que relaciones normales entre Cuba y Estados Unidos es lo correcto para el pueblo estadounidense, así como el pueblo cubano”, dice el congresista en la misiva.

En la carta, McGovern insta al presidente Biden a “actuar de forma temprana, rápida e integral” para revertir todas las políticas, restricciones y sanciones impuestas por Trump y que se restaure una embajada y servicios consulares en la isla dirigidos por un embajador experimentado y altamente calificado.

McGovern también pide al nuevo presidente que separe las relaciones entre Estados Unidos y Cuba de la política de Estados Unidos hacia Venezuela y la política en el estado de la Florida y urge a que se abran los viajes, intercambios y comercio entre el pueblo estadounidense y el cubano.

El congresista pide poner fin de inmediato a la aplicación de cualquier sanción contra alimentos, medicamentos y otra asistencia humanitaria a Cuba. Y por último alienta a renovar los grupos de trabajo colaborativos y los diálogos, incluyendo derechos humanos y reformas económicas y financieras.

Recientemente, en otros proyectos de ley sobre Cuba nueve congresistas encabezados por la representante María Elvira Salazar, republicana por la Florida, presentaron en el Congreso un anteproyecto que condiciona la remoción de Cuba de la lista de países que promueven y financian el terrorismo a que el régimen cumpla ciertas demandas.

La denominada Ley FUERZA tuvo el respaldo de los legisladores de origen cubano Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y Nicole Malliotakis y Alex Mooney así como de los congresistas Stephanie Bice, Neal Dunn, Kat Cammack y Michael Waltz.

La propuesta exige a La Habana: Liberar a todos sus presos políticos y permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos competentes investiguen las cárceles cubanas; una transición del régimen de Castro a un sistema que garantice los derechos del pueblo cubano a expresarse libremente y un compromiso a realizar elecciones libres y justas.

El Departamento de Estado recientemente volvió a incluir a Cuba en su lista de países patrocinadores del terrorismo por brindar apoyo a actos de terrorismo internacional al ofrecer un refugio seguro a terroristas.

Mientras tanto, Cuba tiene esperanza de que el presidente Biden, revierta rápidamente las sanciones impuestas por Donald Trump y reanude una política de acercamiento, según dijo a la agencia Reuters Carlos Fernández de Cossío, principal diplomático de Cuba a cargo de las relaciones con Estados Unidos.

"Lo que no hay duda es que se puede revertir todo en el corto plazo si esa fuera la voluntad del Gobierno", dijo el diplomático cubano.

Fernández de Cossío mencionó que las palabras de Biden durante la campaña presidencial insinúan que el nuevo presidente quiere reiniciar las relaciones donde las dejaron él y Obama.

EEUU ofrecerá a Rusia prorrogar cinco años el acuerdo nuclear New START

La presentación que hizo Vladimir Putin sobre misiles balísticos rusos en enero del 2018.

La administración Biden planea ofrecer a Rusia una prórroga de cinco años de un tratado sobre armas nucleares que expira el 5 de febrero, dijeron el jueves funcionarios estadounidenses.

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, estaba listo para hacer la oferta al embajador de Rusia en los Estados Unidos, Anatoly Antonov, el jueves por la tarde, dijo un funcionario. Es probable que Moscú y los aliados estadounidenses en Europa lo acojan con satisfacción.

Por el momento, el Departamento de Defensa ya ha defendido la decisión de prorrogar el tratado, conocido como New START, alegando que su fin "lastraría el conocimiento que se tiene de las armas nucleares de largo alcance rusas".

"Extender las limitaciones del tratado sobre el almacenamiento de armas nucleares hasta 2026 dará tiempo y espacio para que las dos naciones exploren otros acuerdos para el control de armas verificable para reducir aún más la amenaza a los estadounidenses", declaró el portavoz del Pentágono, John Kirby, en un comunicado.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, sostuvo el jueves que Estados Unidos y Rusia deberían prorrogar el tratado y ampliarlo. "No debemos terminar en una situación sin limitación de las ojivas nucleares, y el New START expirará en cuestión de días", dijo Stoltenberg a los periodistas en Bruselas.

"Una extensión del New START no es el final, es el comienzo de nuestros esfuerzos para fortalecer aún más el control de armas", dijo Stoltenberg.

El tratado fue firmado en 2010 por el presidente de Estados Unidos Barak Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev. En virtud del pacto, cada país está limitado a no más de 1.550 ojivas nucleares desplegadas.

El presidente Donald Trump había atacado el acuerdo, alegando que puso a Estados Unidos en desventaja ante las "continuas violaciones" del acuerdo por parte del Kremlin.

El senador cubanoamericano Bob Menéndez pide una reforma migratoria

El senador demócrata Bob Menéndez, del estado de New Jersey.

El senador estadounidense Bob Menéndez informó en un comunicado de prensa que liderará "el esfuerzo legislativo en el Senado para presentar el proyecto de ley de la administración Biden-Harris para construir un sistema de inmigración justo, humano y funcional".

Para Menéndez los “últimos cuatro años han sido verdaderamente traumáticos para las comunidades migrantes, teniendo que aguantar un sinnúmero de ataques de parte de la Administración Trump... Como hijo de inmigrantes cubanos y alguien que ha dedicado su carrera a luchar por la reforma migratoria y los derechos del inmigrante, estoy lleno de esperanza de contar con el presidente Biden y a la vicepresidenta Harris como aliados firmes para por fin lograr una visión audaz de una reforma migratoria".

Dijo el senador Menéndez que en este “plan no solo se trata de arreglar nuestro sistema migratorio deficiente, sino construir uno mejor que reúna a las familias, saque a la comunidad indocumentada de las sombras y los ponga en un camino hacia la ciudadanía, defienda los derechos humanos, aborde las causas fundamentales de la migración e incluya una estrategia de seguridad fronteriza que haga sentido".

"A medida que empezamos a preparar este proyecto de ley para su presentación oficial en el Senado, tengo muy claro por mi experiencia con la 'Banda de los Ocho' (un grupo de legisladores) lo verdaderamente difícil que será aprobar una reforma migratoria en el Congreso de los Estados Unidos. Sin embargo, hoy más que nunca, contamos con un imperativo moral y económico para lograrlo lo antes posible", dijo.

Menéndez agregó: “La historia demuestra que nuestra nación es más fuerte y más próspera cuando reconocemos los beneficios de la inmigración y tratamos a los inmigrantes con la dignidad y el respeto que todo ser humano merece. Los inmigrantes siempre serán los mayores creyentes del Sueño Americano en nuestro país. He vivido ese sueño en carne propia, al igual que la vicepresidenta Harris, y espero trabajar con ella, el presidente Biden y su administración para construir un sistema migratorio del siglo 21 que mantenga viva la promesa de este sueño para futuras generaciones”.

Biden nombra nueva CEO y directora interina de la VOA

Kelu Chao, exdirectora del Servicio Mandarín de la Voz de América, fue nombrada directora general interina de USAGM.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, designó a la periodista de la Voz de América Kelu Chao como directora general interina de la Agencia de EEUU para los Medios Globales (USAGM) y al ex presidente del Middle East Broadcasting Network (Red de Transmisiones del Medio Oriente), Brian Conniff, como subdirector.

El anterior director ejecutivo de USAGM, Michael Pack, renunció el jueves a solicitud de la administración Biden.

Pack estuvo en el cargo por poco más de siete turbulentos meses como el primer director ejecutivo de la agencia bajo la nueva legislación que le otorgó poderes ampliados sobre las cadenas que componen USAGM.

Robert Reilly, nombrado por Pack, también fue sido destituido como director de la VOA y Yolanda López, exdirectora de la redacción central, fue nombrada directora en funciones. La directora adjunta de la VOA, Elizabeth Robbins, también fue relevada de sus funciones y Jeffrey Shapiro renunció a su cargo como director de la Oficina de Radiodifusión de Cuba (Radio y Televisión Martí).

El mandato de Pack, un exdocumentalista conservador estuvo marcado por demandas, denuncias, una citación del Congreso y órdenes judiciales que le prohibían interferir con las operaciones de las redes y los beneficiarios que supervisó, incluidos la Voz de América y el Fondo Abierto de Tecnología (Open Technology Fund), que apoya la libertad global en Internet.

Chao, la directora encargada, es una veterana de USAGM, con más de 20 años de experiencia en la VOA. El año pasado, testificó como parte de una demanda sobre la interferencia editorial por parte de Pack y sus ayudantes, informó la VOA.

Antes de ser promovida a CEO interina, trabajaba como directora de programación, donde supervisaba la producción y distribución del contenido en múltiples plataformas en más de 40 idiomas.

De 2008 a 2014, fue directora de Revisión de Desempeño. En su paso por la VOA, Chao ha trabajado como locutora de estudio, reportera, editora, directora del buró en Hong Kong, jefa del Servicio Mandarín, directora de la División de Asia oriental y primera directora de programación de idiomas de la VOA de 2001 a 2007.

Originaria de Taiwán, Chao obtuvo una licenciatura en periodismo de la Universidad Nacional Chengchi y una maestría en comunicación de la Universidad Estatal de Kent. También tiene una gran pasión por la música y ha recibido años de formación formal en piano.

Yolanda López, es también una periodista veterana, con cuatro años dentro de la agencia y más de 20 años de experiencia en la industria. Antes de ser nombrada como directora interina de la VOA, López dirigió la redacción central de la red por cuatro años.

La semana pasada, López fue reasignada de su puesto en la redacción central, junto con la corresponsal de la Casa Blanca, Patsy Widakuswara, quien hizo una serie de preguntas al secretario de Estado, Mike Pompeo, después de un evento en las instalaciones de la VOA. La medida desató el rechazo de varios periodistas de la agencia, que acusaron a Reilly de tomar represalía contra la reportera y contra López por interrogar a Pompeo en el evento al que no fue invitada.

Antes de llegar a la redacción central, en el 2015 López fue la directora de la división para Latinoamérica por más de un año. Antes de unirse a la VOA, trabajó como supervisora de noticias y antes productor en la cadena Univisión en Chicago. López, originaria de Barcelona, tiene a su vez experiencia en comunicación digital en España. Tiene tres premios Emmy y un pregrado en periodismo de la Universitat Autónoma de Barcelona.

Kelu Chao heredará varios casos en curso en USAGM. Entre ellos se incluye una investigación sobre la supuesta mala gestión de la agencia ordenada en diciembre por la Oficina del Fiscal Especial.

También está la demanda por interferencia editorial en la VOA y dos demandas relacionadas con la financiación y la gestión en el Fondo Abierto de Tecnología y procedimientos que buscan cortar al Fondo del financiamiento federal. También existe una controversia en torno a la no renovación de visas J-1 para periodistas internacionales que trabajan en la emisora.

Más de 30 periodistas de las divisiones de idiomas de la VOA perdieron sus trabajos y el derecho a permanecer en EE. UU. durante los últimos siete meses porque sus permisos de entrada especializados no fueron renovados bajo Pack.

Cargar más

XS
SM
MD
LG