Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Documenta Fifteen: el arte fecundará la creatividad que necesita Cuba para reinventarse

Organizadores de la Bienal alternativa #00BH.

El papel que juega la creación artística en Cuba fue abordado por un panel de expertos en la feria de arte internacional Documenta Fifteen, la cual se lleva a cabo en Kassel, Alemania.

El escritor e historiador cubano, residente en México, Rafael Rojas, se refirió al arte al explicar algunos de los elementos que se observan en las sociedades saludables.

“En la Constitución actual, la del 2019, se dice que la ideología del Estado cubano es martiana, marxista, leninista y fidelista. Eso es la definición de una ideología de Estado y es lo primero que habría que deshacer”, subrayó Rojas en el panel, acompañado por el escritor cubano Dagoberto Valdés, el periodista cubanoamericano Joaquín Badajoz, y la artista cubana y directora de INSTAR, Tania Bruguera, quien está exhibiendo en Documenta una variedad de obras que reflejan la realidad cubana.

“No puede haber definición de ideología de Estado en un marco constitucional democrático, pero sí es señal de la salud de una nación y de la sociedad contar con una diversidad ideológica que se refleja lo mismo en la representación política que en la representación artística”, explicó Rojas. “Yo creo que las artes cubanas, dentro y fuera de la isla, rebasaron ya la falsa contraposición entre arte y política”.

“Hemos transitado ya a una situación bastante característica de todas las sociedades en la globalidad del siglo 21”, donde hay una participación “de proyectos artísticos con un alto grado de impacto en sus intervenciones públicas y cívicas; y me parece que la obra de Tania Bruguera e INSTAR es emblemática de esa transición”.

Badajoz, moderador del panel, estuvo de acuerdo y dijo que este mismo evento es una muestra de eso”. Explicó en ese sentido que en Documenta, se ha creado una especie de nación paralela, “una especie de micro nación en la cual se han discutido todos los temas que nos preocupan. Se han reunido publicaciones independientes, se han conversado temas que yo creo que…tienen gravedad en esta micro nación que ha creado Documenta, acá en Kassel, con INSTAR”.

Valdés, editor de la revista Convivencia, y anteriormente de la revista Vitral, aprovechó este momento del conversatorio para resaltar el proceso de cambio, cuando la ideología afloja y florece la creatividad en el marco del humanismo dentro de una nación.

Si hablamos de la ideología, del paso del proceso de la ideología a los humanismos o al humanismo”, dijo, “dentro del humanismo está el cultivo de la sensibilidad de los sentimientos, de la percepción de la belleza y de la creación de la belleza. Entonces entra el arte, que es en sí mismo poiesis, creatividad, génesis”.


“Y yo creo que el futuro de Cuba tendrá que ser con mucha creatividad o no será. De manera que el arte como escuela, como poiesis de lo nuevo, como creación de lo nuevo, igual que la literatura, educará y cultivará y fecundará la creatividad que necesita Cuba para reinventarse, para renovarse, para hacer no solamente un modelo nuevo sino una concepción nueva, creativa, poética de la política. Una concepción creativa de la política”, afirmó Valdés.

Sin creatividad, el arte y la belleza, “seguiremos en el fenómeno de cansancio y de vejez que son las ideologías. Es decir, lo que verdaderamente florecerá es el arte: el arte de la política, el arte de la belleza, el arte de la búsqueda de la verdad sin imposiciones y sobre todo, sobre todo, el arte de la convivencia entre diferentes”, advirtió.

Poco antes de concluir la charla, Badajoz recordó el papel de la cultura en el trabajo de Valdés en la sociedad civil independiente. “La cultura ha sido extremadamente importante” en sus proyectos, dijo.

“La cultura, la literatura, tuvieron una…especie de lugar primordial dentro de todos los programas que (usted) realizó” en el Centro de Formación Cívica y Religiosa en Pinar del Río”.

“Se invitó a Dulce María Loynaz. Se hicieron muchas obras de rescate de la memoria cultural histórica, que yo creo que son muy importantes también para esto, para crear individuos responsables, individuos con una cultura y con una visión cívica también, individuos que conocen su historia”, declaró Badajoz.

En ese contexto, Valdés recordó que en cada una de las revistas Vitral, que fueron 78, y en cada una de las 88 que ya han salido de Convivencia, hay una galería dedicada a un artista cubano.

Exposición de INSTAR en Documenta. Imagen de El Osorbo por Raychel Carrión, póster de Luis Manuel Otero Alcántara por Claudia Patricia.
Exposición de INSTAR en Documenta. Imagen de El Osorbo por Raychel Carrión, póster de Luis Manuel Otero Alcántara por Claudia Patricia.

Esto no es un adorno”, afirmó. “El arte como instrumental, bien, pero no en nuestra concepción del arte. Una cosa es instrumentalizar el arte. Y otra cosa es poner el arte, la creación, aquello que llamaban la poiesis, como fuente de vida nueva”.

Al concluir el panel, Bruguera comentó que el arte es como una prefiguración de la realidad. “Vemos el arte como…un espacio de ensayo de la realidad, donde tú sabes que puedes tratar cosas, sin quizás tener las consecuencias que pudieras tener si fuera real. Pero entonces ahí puedes ver cómo te sientes. Cuáles son las dinámicas que funcionan, no funcionan, y después usar ese conocimiento para instalarlos en la realidad”.

Vea todas las noticias de hoy

Autores de "Patria y Vida" recibirán la "Medalla de la Libertad" de la LSHOF

Combinación de fotos de los artistas que participaron en el tema "Patria y Vida".

Los autores de la canción "Patria y Vida" serán reconocidos con la "Medalla de la Libertad" que les otorgará el Salón de la Fama de los Compositores Latinos (LSHOF) en la gala de bienvenida a sus nuevos integrantes que se celebrará el 13 de octubre en el sur de la Florida.

Este nuevo galardón creado por la entidad irá a parar a las manos de Yotuel Romero, Beatriz Luengo, Descemer Bueno, Luis Manuel Otero Alcántara, Maykel Osorbo, Alexander Delgado, Randy Malcom Martínez y DJ El Funky, los participantes de la canción erigida en himno por la oposición de dentro y fuera de Cuba.

El tema, que fue la "banda sonora" de las protestas populares del 11 de julio de 2021, ha recibido, entre otros, el Latin Grammy a mejor canción del año.

La "Medalla de la Libertad" (Medal of Freedom) será uno de los "Premios La Musa" que se entregará en la ceremonia del LSHOF que se desarrollará en el Hard Rock Hotel de Hollywood, y con la que además celebrarán su décimo aniversario, tal como adelantó este lunes la revista Billboard.

En esa gala, la institución con sede en Miami Beach dará la bienvenida a sus nuevos miembros, entre los que figura el dominicano Johnny Ventura, fallecido en julio del año pasado y que de manera póstuma se sumará a este salón que reúne y rinde tributo a las grandes figuras de la música latina.

Los otros distinguidos en la edición de este año serán los productores Desmond Child y Rudy Pérez, ambos además fundadores del LSHOF, así como el compositor Tony Renis.

La ceremonia reconocerá de igual modo al mexicano Emmanuel, a quien se le entregará un premio por su legado artístico, y al puertorriqueño José Feliciano, que recibirá el galardón "Canción de todos los tiempos" por su inmortal tema "Feliz Navidad".

El español Manuel Alejandro y la venezolana Elena Rose serán otros de los músicos que serán premiados en la gala, así como los ejecutivos de la industria musical y del entretenimiento Gustavo Menéndez, Walter Kolm y Eddy Cue.

Según adelantó Billboard, en la gala que tendrá como conductora a la actriz y cantante peruano-estadounidense Isabela Merced actuarán artistas como Emilio y Gloria Estefan, José Feliciano, Draco Rosa, Erika Ender, La India, Luis Figueroa, Yotuel, Gente De Zona, entre otros.

(Agencia de prensa Efe)

Documenta Fifteen aborda el tema de los artistas en el exilio y recuerda los "trágicos y gloriosos" años 90 en Cuba (VIDEO)

Documenta Fifteen, en Kassel, Alemania. (Foto: Facebook/Tania Bruguera)

El tema cubano se abordó nuevamente este fin de semana en Documenta Fifteen, la feria de arte internacional que se lleva a cabo en Alemania.

El sábado hubo un foro titulado "Artistas disidentes en el exilio", que exploró cómo los artistas navegan por la vida fuera de su país natal. Los participantes fueron la activista cubana Yanelys Núñez Leyva, la pintora kurda Zehra Dogan, la artista visual iraní Samaneh Atef, y la autora mexicana Ana Quiñonez.


Núñez Leyva es curadora y crítica de arte. Con Luis Manuel Otero Alcántara cofundó el Museo de la Disidencia en Cuba, así como la primera Bienal Independiente de La Habana. En 2018, ayudó a crear el Movimiento San Isidro para proteger la libertad de expresión en Cuba. En 2019, tuvo que exiliarse.

El domingo, la investigadora cultural Anaelí Ibarra analizó en un foro las acciones políticas de los años 90 en Cuba, que intentaban transformar el orden del país.


Ibarra abordó la Declaración de los Intelectuales, del grupo Criterio Alternativo, dirigido por la poetisa María Elena Cruz Varela. También exploró el documento La Patria es de Todos, difundido tras el Quinto Congreso del Partido Comunista de Cuba.

En un post este domingo, el Instituto Internacional de Artivismo "Hannah Arendt" (INSTAR), que dirige la renombrada artista plástica cubana Tania Bruguera, celebró el hecho de que cada vez sean más las personas que acuden a las exposiciones y conferencias sobre el tema cubano en Documenta Fifteen.

"Nos alegra ver que que está teniendo una buena acogida en el público visitante. Le hemos dedicado muchas energías a esto para poder hacer nuestra realidad visible", subraya el post.

Escritor Salman Rushdie queda conectado a respirador artificial tras ataque; Pen America condena la agresión

El escritor Salman Rushdie.

El novelista Salman Rushdie, de 75 años, brutalmente atacado el viernes, en el escenario de la Chautauqua Institution, al oeste de Nueva York, donde charlaría sobre Estados Unidos como refugio para escritores y artistas exiliados, está conectado a un respirador artificial.

Su agente, Andrew Wylie, dijo que el escritor tenía el hígado dañado, nervios amputados en un brazo y que probablemente perdería un ojo.

Suzanne Nossel, directora ejecutiva de PEN America, condenó el ataque al autor de "Los versículos satánicos", quien vive bajo amenazas de muerte por parte de Irán desde 1988, cuando lanzó su novela, considerada por muchos musulmanes un insulto al profeta Mahoma.

“PEN America se estremece por la conmoción y el horror ante la noticia de un ataque brutal y premeditado contra nuestro ex presidente y aliado incondicional, Salman Rushdie, quien, según los informes, fue apuñalado varias veces mientras hablaba en el escenario del Instituto Chautauqua en el norte del estado de Nueva York. No podemos pensar en ningún incidente comparable de un ataque público violento contra un escritor literario en suelo estadounidense. Apenas unas horas antes del ataque, el viernes por la mañana, Salman me envió un correo electrónico para ayudarme con las ubicaciones de los escritores ucranianos que necesitan un refugio seguro de los graves peligros que enfrentan. Salman Rushdie ha sido objeto de críticas por sus palabras durante décadas, pero nunca ha vacilado. Ha dedicado una energía incansable a ayudar a otros que son vulnerables y amenazados. Si bien desconocemos los orígenes o motivos de este ataque, todos aquellos que en todo el mundo se han enfrentado a las palabras con violencia o han pedido lo mismo son culpables de legitimar este asalto a un escritor mientras se dedicaba a su labor esencial de conectar a los lectores. Nuestros pensamientos y pasiones ahora están con nuestro intrépido Salman, deseándole una recuperación completa y rápida. Esperamos y creemos fervientemente que su voz esencial no pueda, ni sea silenciada”.

El agresor, identificado como Hadi Matar, de 24 años, un residente de Fairview, Nueva Jersey, también atacó al moderador del evento, Henry Reese, de 73 años, cofundador de una organización que ofrece residencias a escritores que enfrentan persecución.

Libro testimonial busca que el hambre de los 90 en Cuba no sea una caricatura

Fotomontaje de portada del libro "Nuestra hambre en La Habana" y de su autor, Enrique del Risco.

El escritor e historiador cubano Enrique del Risco afirma que "Nuestra hambre en La Habana", un libro de testimonio sobre la mayor crisis económica en Cuba, fue escrito para que "esta historia no se quedara en la caricatura" del llamado Período Especial de los años 90, cuando, según mitos urbanos, "la gente comía gatos y frazadas de piso".

"Para muchos, el 'periodo especial' fue la experiencia que definió nuestras vidas. Quise escribir cómo se asume aquella debacle, cómo logramos sobrevivir y cómo no nos rebelamos, porque, excepto 'el maleconazo', en Cuba se aguantó aquella crisis", dice a Efe Del Risco, quien presenta este viernes en Miami su volumen.

Memorias de una posguerra sin guerra

Según Plataforma Editorial, de Barcelona (España), "Nuestra hambre en La Habana", publicado este año y actualmente en gira de presentaciones con el autor, es "un libro de memorias personales de esa posguerra sin guerra que en la Cuba de la década de 1990 recibió el curioso eufemismo de 'Período Especial'.

"En tono tragicómico, el autor describe y explica la debacle que llevó a los gatos y las pieles de plátanos a la condición de manjares, a los cerdos a la de mascotas urbanas criadas en bañeras y a la práctica desaparición del transporte público, la gastronomía y las bebidas alcohólicas", añade la editorial.

Para Del Risco, profesor de español, literatura y escritura creativa en New York University (NYU), se trata de "una historia contada desde abajo, desde los que lo sufrimos, no desde los que la organizaron".

Sobre el denominado Período Especial, que a su juicio duró toda una década a partir de la caída del bloque socialista en Europa oriental, este nombre responde a "un eufemismo para ocultar la crisis violenta que hubo, no solo económica, sino política y social".

"Fue una de las crisis más completas de la historia de Cuba", donde la gente "se bestializó y ejerció la violencia física sobre el prójimo", afirma en una entrevista en el Koubek Center, de la universidad Miami Dade College (MDC), donde presenta hoy su obra como parte del programa de la Feria del Libro de Miami.

Ganador en 2018 en España del Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones con "Turcos en la niebla", Del Risco dice que en aquellos años en que, además de mal alimentada, la gente se movía en bicicleta, "la única opción que presentó Fidel Castro fue pasar hambre hasta que aparezca otro suministrador". En este caso,
Venezuela.

"Para mí duró desde 1990 hasta octubre de 1995 en que me fui, pero duró mucho más; yo creo que el periodo especial por lo menos en su etapa básica llegó hasta el ascenso de Chávez al poder (1998), que empezó a mandar suministros, petróleo y digamos que alivió un poco la situación económica en Cuba", comenta el autor.

"Desde Weyler no se veía algo así"

"Hambre era la que pasaba yo todos los días. A nivel social hubo una hambruna como creo no había ocurrido en Cuba desde el tiempo de Weyler", dice Del Risco.

El cubano se refiere a la "reconcentración" en campos cercados del general español Valeriano Weyler, llevada a cabo para aniquilar militarmente el levantamiento independentista cubano de 1895 y que costó muchas vidas por hambruna.

Los síntomas de hambruna en este largo período fueron muy claros, tanto en el descenso del peso corporal de los cubanos como en todas las enfermedades asociadas a estas circunstancias que aparecieron, como "el escorbuto, el beriberi, la polineuritis", afirma Del Risco.

Aunque escribió una parte amplia de "Nuestra hambre en La Habana" en clave de humor, "para recordar el pasado", ahora el libro "se ha convertido en una especie de 'déjà vu'".

"Sobre todo después del 11 de julio (de 2021), que fue mucho más masivo que 'el maleconazo' del 5 de agosto de 1994. El 11 de julio le ha permitido al régimen mostrarse en toda su brutalidad, algo que trató de disimularlo en el 94", subraya.

El escritor no oculta que el título juega con el de la famosa película británica-estadounidense "Nuestro hombre en La Habana" (1958), que aborda la vida de un espía británico en la isla caribeña, y acota que, aun así, su libro trata de una realidad nacional.

En el capítulo "Breve curso para entender el hambre", aborda, según explicó, cómo el cuerpo responde a las pequeñas cantidades de comida que se ingieren.

"Uno se daba cuenta de que, por ejemplo, el maíz mitigaba muy poco el hambre, que el arroz lo aguantaba un poquito más, que la papa era más o menos como el arroz y que la carne, en las pocas veces que llegó, te daba un nivel de energía diferente. Es una experiencia común a todos los que hemos pasado mucha hambre", detalla.

En su opinión, "el gran problema del desastre cubano ha sido la indolencia del mundo, para decir lo menos".

"También está la complicidad ideológica y política con el régimen cubano, que en aquel momento lo vieron como el último reducto de la utopía", denuncia el escritor.

Por ello, enfatiza, "es injusto y falso achacarle al embargo (estadounidense) las penurias cubanas".

"Existen estudios médicos que dicen que los cubanos se volvieron más saludables durante el periodo especial porque redujeron el consumo de grasas, sin pensar en toda la gente que murió", lamentó el autor.

El Hip Hop fomentó en Cuba una conciencia de la diferencia y el civismo, afirma Jorge Enrique Rodríguez en Documenta Fifteen

Integrantes de Omni Zona Franca en Cuba.

“El Hip Hop es la voz de una generación en Cuba que se rehusó a ser silenciada por la pobreza urbana”, declaró el escritor cubano Jorge Enrique Rodríguez en el espacio del Instituto de Artivismo “Hannah Arendt” (INSTAR) en la feria de arte Documenta Fifteen, la cual se lleva a cabo en Kassel, Alemania.

En el marco de varias charlas y obras sobre la producción artística de Omni Zona Franca, Rodríguez enfatizó la importancia del Hip Hop para la comunidad afrodescendiente.

Lo primero que se debe señalar para explicar el contexto de la cultura cubana, dijo Rodríguez, “es aquel fragmento de Fidel Castro: dentro de la revolución todo, contra la revolución, ningún derecho”.

La cultura Hip Hop, a inicios de la década de los noventa asume por primera vez la comunidad como un espacio público para replantear “el problema negro desde el negro”, comentó Rodríguez.

“Fue en esas comunidades donde sus activistas hallaron la complicidad - abierta o encubrierta- para que ese espacio público no fuese blanqueado por las doctrinas del Estado. Con las primeras acciones del Hip Hop se inician a su vez los primeros pasos hacia una conciencia de la diferencia y hacia el civismo”, manifestó el escritor cubano.

En un panel el pasado domingo, David D’Omni, fundador de Omni Zona Franca, destacó la importancia de la música del Hip Hop y de los raperos, particularmente en el barrio de Alamar, en La Habana.

Lamentó en ese sentido que el régimen se ha dedicado a silenciar las voces más críticas del Hip Hop y rap.

El pasado martes, David utilizó el espacio de INSTAR en Documenta Fifteen para hacer un recorrido de las canciones y creaciones artísticas prohibidas o censuradas en Cuba.

Entretanto, en medio de estas actividades de INSTAR en Documenta Fifteen, se está rindiendo homenaje a las víctimas de la tragedia en Matanzas.

“Como gesto de solidaridad con las víctimas del incidente en los supertanques de la zona industrial, con los matanceros todos y con quienes se verán afectados por este desastre ecológico y humano, en el espacio del Instituto Internacional de Artivismo "Hannah Arendt" en Documenta Fifteen abriremos los eventos esta semana con un minuto de silencio para desear el fin de los incendios”, expresó INSTAR en Facebook.

Cargar más

XS
SM
MD
LG