Enlaces de accesibilidad

Inmigración

Detienen en Honduras a ocho cubanos que viajaban en un camión rumbo a EEUU

La rastra en la que viajaban los ocho cubanos capturados en Honduras. (@PoliciaHonduras)

Ocho migrantes cubanos fueron detenidos este sábado en Honduras cuando eran trasladados de forma ilegal por un camionero nicaragüense, informó en una nota de prensa la Policía Nacional del país centroamericano.

Los cubanos, que intentaban llegar a Estados Unidos, fueron identificados como Eduardo Perdomo Meza, de 30 años, Alejandro Raúl Torres del Busto (28), José Alejandro Borrego Gómez (28), Roleycy Espinoza Hernández (33), Felipe Casanoba González (32), Roberto González Alcántara (27), Yeicel Cepeda Román (36) y Aíran Yasmany Sánchez González (22).

Todos permanecen retenidos en una oficina del Instituto Nacional de Migración y serán procesados conforme a las leyes vigentes, informaron las autoridades hondureñas.

La rastra fue interceptada en un retén policial realizado por agentes fronterizos a la altura del puesto de control de Pavana, en Choluteca, detalla la nota.

El conductor del camión, que no fue identificado de inmediato por la policía hondureña, será acusado del delito de tráfico ilegal de personas “en perjuicio de la seguridad del Estado de Honduras y libertad de los ocho ciudadanos cubanos”, señala el comunicado.

Según medidas tomadas por la Casa Blanca en medio de la crisis del coronavirus, los migrantes que crucen la frontera de México hacia Estados Unidos sin documentos legales serán devueltos inmediatamente a sus respectivos países sin que medien trámites migratorios.

La semana pasada, el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva con la que suspende por 60 días la entrada de inmigrantes al país, pero la medida no afecta a cubanos que han iniciado los trámites para solicitar asilo político en la frontera sur.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos impulsa una campaña de sensibilización sobre la situación de los migrantes isleños atrapados en varios países de América Latina por la contingencia de la pandemia.

Vea todas las noticias de hoy

¿Cuántos cubanos viven en España? Cifras revelan boom migratorio

Cubanos en la Embajada de España esperan los trámites para solicitar la ciudadanía española. (Archivo/Rodrigo Arangua/AFP)

Más de 110.000 cubanos han emigrado a España desde 2002, un cifra que crece año tras año. Datos oficiales del Instituto Nacional de Estadísticas de España (INE) revelan que en el país ibérico viven legalmente 164.687 cubanos.

De ellos, 97.512 ya son ciudadanos españoles, y el 54% son mujeres.

Según la serie estadística, en España solo residían 52.701 cubanos en 2002. Los nuevos emigrantes son, fundamentalmente, personas beneficiarias de la Ley de Memoria Histórica, o con visados turísticos o de estudios.

Emigración de cubanos a España entre los años 2002 hasta la fecha. (Gráfica: Michel Suárez)
Emigración de cubanos a España entre los años 2002 hasta la fecha. (Gráfica: Michel Suárez)

"Los cubanos actualmente emigran con visados de estudios. Hay muchos profesionales que vienen a España a hacer doctorados y másteres, pero es cierto que muchísimos vienen como turistas, y en esos 15 o 20 días ven ciertas posibilidades de solicitar la residencia legal", explica Estela Pérez, directora del grupo legal Aristeo.

Más de 110 mil cubanos han emigrado a España desde 2002
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:31 0:00

Hasta hace unos años, miles de cubanos utilizaban España como residencia temporal, para luego radicarse en Estados Unidos. Sin embargo, las nuevas normas migratorias norteamericanas parecen haber transformado esa situación, e incluso existiría un efecto retorno.

"Hay casos que no pueden ir a Estados Unidos. Sin embargo, España los acoge como nacionales, o los descendientes pueden regularizarse aquí. Incluso, en los últimos años se ha visto a muchísimos cubano-españoles que han emigrado a Estados Unidos y luego han regresado a España", añadió la experta en declaraciones a Radio Televisión Martí.

La posible aprobación de la llamada Ley de Nietos, que ampliará el reconocimiento de la nacionalidad española a miles de personas, y la resolución de unos 60.000 casos pendientes de la Ley de Memoria Histórica, podrían facilitar el éxodo de cubanos en los próximos años.

Migrante cubano detenido en Texas mantiene huelga de hambre

Centro de Detención Port Isabel. AP Photo/David J. Phillip

Un cubano detenido en el Centro de Detención Port Isabel, en Los Fresnos, Texas, mantiene una huelga de hambre en demanda de su libertad aunque esta implique el regreso a Cuba.

Yoirlán Tomé Rojas, de 40 años y su coterráneo, Julio Cutiño, ambos con orden de deportación, iniciaron el ayuno hace 6 días, pero este último lo abandonó en las últimas horas. Julio tiene orden de deportación desde febrero y Yoirlán desde 2017.

La noticia la trajo esta semana la agencia española EFE, que adjudicó la información a un comunicado de la organización no gubernamental, Equal Voice, con sede en El Valle de Río Grande, en el sur Texas.

“El oficial de deportación me ha dicho que hace más de una semana que sometió la solicitud de deportación a La Habana y aún espera respuesta para proceder, pero él lleva más de dos semanas en prisión y no pasa nada”, dijo a Radio Televisión Martí desde Dallas, Texas, Yaelín Hernández, compañera sentimental de Yoirlán desde hace dos años.

Según la ley, los arrestados deben ser liberados 90 días después de su detención si el país de origen no los acepta.

Un vocero del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo a Radio Television Martí que a tenor de las regulaciones de la agencia, no podía suministrar nombres o información específica sobre personas en huelga de hambre sin el consentimiento de los implicados.

“Según el protocolo de ICE, se considera que un detenido está en huelga de hambre después de las 72 horas sin ingerir alimentos”, indicó.

La mujer dice que Yoirlán está en una celda de castigo, “le llaman el hueco”, y que sólo lo sacan a bañarse. “Prefiere morirse de hambre a permanecer encerrado en un lugar que hay coronavirus”.

Hasta el momento, en Port Isabel se han reportado tres detenidos contagiados con la enfermedad.

Sin embargo, ICE recordó que no toma represalias contra los detenidos en huelga de hambre y que les informa de los efectos negativos para la salud que produce el no ingerir los alimentos que el centro ofrece.

“Nuestros detenidos están bajo cercana observación médica. ICE monitorea cuidadosamente el consume de alimentos y agua de quienes considera están en huelga”, comentó el vocero.

Cuba sin aceptar vuelos de repatriación

La Habana ha mostrado un comportamiento selectivo a la hora de recibir a sus nacionales que las autoridades estadounidenses deciden deportar. Sin embargo, datos oficiales publicados por el portal Cibercuba, dan cuenta de que EEUU elevó a 41.339 la cifra de cubanos con orden de deportación, 681 de ellos detenidos en centros de ICE.

Ante la amenaza de la propagación del coronavirus y para evitar fuentes externas de contagio, la isla cerró el tráfico aéreo el pasado 24 de marzo.

“No hay vuelos de repatriación programados a Cuba por el momento. Si bien EEUU no ha suspendido los vuelos de deportaciones a la isla, Cuba no ha aceptado un vuelo de repatriación desde el 28 de febrero de 2020”, indicó el funcionario de ICE.

Fue en esa fecha, que 119 cubanos fueron deportados desde EEUU.

“Los dos (Yoirlán y Julio) tenían vuelo de deportación para el 29 de mayo pero se canceló sin muchas explicaciones, sólo les dijeron que Cuba no los aceptaría”, comentó a RadioTelevisión Martí, Norma Herrera, organizadora comunitaria de Equal Voice.

En 2019 EEUU deportó a 1.179 cubanos, una cifra mayor que la de 2018 cuando se registraron 463.

La historia de Yoirlán

Llegó a EEUU en 2006 y años después, en el 2012, se enfrentó a la justicia estadounidense cuando una mujer, que entonces era su novia y que estaba embarazada, lo acusó de suministrarle una sustancia química, sin su consentimiento, que le provocó abortar.

El 27 de febrero de 2015, fue sentenciado a más de 4 años en una prisión federal tras ser encontrado culpable de cometer múltiples fraudes en relación con tarjetas de crédito, un cargo de lavado de dinero; y dos cargos de robo de identidad agravado.

En 2017 un juez dictaminó su orden de deportación.

“Hace dos semanas estábamos de paso en la ciudad de Mission, en Texas, y al salir de un restaurante la policía lo detuvo. Le dijo que había entrado ilegal, que venía de México y se lo llevaron”, relató la mujer, que tiene 8 meses de embarazo y trabaja de noche en un restaurante en Dallas.

Yoirlán no tiene pasaporte, su residencia está vencida y al momento del arresto solo portaba su cartera dactilar

En el Centro de Detención Port Isabel, el cubano originario de Holguín, fue enviado a una celda de castigo luego que denunció en un contacto telefónico con Equal Voice, lo que consideró falta de medidas de prevención en la instalación y manifestó el temor de contagio con el coronavirus.

Declaraciones de Norma Herrera, representante de Equal Voice
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:32 0:00

Por su parte la organización no gubernamental indicó que ICE toma represalias con los migrantes al enviarlos a confinamiento solitario por ejercer su derecho a la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda.

La acusación fue desmentida por el portavoz del Servicio de Control de Inmigración quien indicó que “ICE respeta plenamente los derechos de toda personas a expresar su opinión sin interferencias”.

Preguntado sobre el confinamiento solitario, mencionó el término de segregación administrativa, una forma no punitiva de separación del resto de los detenidos por razones administrativas o disciplinarias y solo se autoriza según sea necesario para garantizar la seguridad del detenido, el personal de la instalación y otros internados.

La representante de Equal Voice dijo que los migrantes han manifestado temor por tres casos de COVID-19 que se han registrado en la instalación, donde asegura hay 216 personas en cuarentena.

“El dice que antes de caer contagiado con el virus y morir en detención, prefiere que lo envíen para Cuba”, indicó Yaelín que llegó a EEUU en 2017 por la frontera con México y hoy es residente permanente.

“Yoirlán y Julio, si Cuba no los acepta, deben ser puestos en libertad”, sentenció Herrera, quien asegura haber recibido denuncias de que el centro tiene pésimas o casi inexistentes medidas para evitar el contagio.

“Los detenidos, comen, duermen y utilizan los baños a pocos metros de distancia y comparten dormitorios que están abarrotados”, señaló la representante de Equal Voice.

Consultado sobre esta queja, el vocero de ICE dijo a Radio Televisión Martí que desde marzo último, el ente gubernamental decidió reducir la población de los centros de detención al 70 por ciento o menos para facilitar el distanciamiento social.

Agregó que se implementaron horarios escalonados para las comidas y la recreación a fin de evitar la aglomeración. Además, se cancelaron hasta nuevo aviso los proyectos de servicios comunitarios.

“Según me cuenta mi esposo, todos no salen a la misma hora a la recreación, pero sí al mismo sitio, juegan con la misma pelota y consumen agua del mismo bebedero. Entonces, ¿qué estamos hablando?”, se pregunta Yaelín, quien asegura que los detenidos no tienen manera de protegerse de la enfermedad.

Por su parte el vocero de ICE dijo que además de proporcionar a los detenidos jabón para ducharse y lavarse las manos, hay desinfectante disponible en las entradas, salidas y las áreas de espera. También le hace entrega del producto a su personal y a los detenidos siempre que sea posible.

En marzo último, el gobierno central suspendió las visitas a los Centros de Detención de ICE, incluso para los abogados.

Según los últimos datos de la agencia federal, hasta el 23 de mayo último, 2.5911 extranjeros permanecían detenidos en sus centros. De esa cantidad, 3.092 han sido sometidos a pruebas por coronavirus y 1.579, dieron positivo.

Otros 813 se encuentran bajo observación o en aislamiento y se reportaron dos muertes en internamiento y otra, después de que la persona salió en libertad y dio positivo.

Entretanto, 44 agentes de ICE que laboran en centros de detención dieron positivo a la prueba del coronavirus. Otros 128 empleados, no asignados a instalaciones de reclusión, se reportan como contagiados.

Panamá: cubanos, haitianos y migrantes de Asia y África exigen seguir camino a EEUU

Autoridades de Panamá dialogan con los migrantes

Las autoridades de Panamá afirmaron este miércoles que es imposible dejar que los migrantes varados en la inhóspita provincia de Darién puedan seguir su ruta por carretera hacia el norte en momentos en que se lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus.

Los extranjeros habían vuelto a exigir su salida y amenazaron con actos de violencia. Los migrantes, incluidos haitianos, cubanos y de otros países de África y Asia, se quejan de que han gastado el dinero que trajeron para desplazarse hasta Norteamérica y que en la estación de recepción en Peñitas tienen problemas para recibir atención médica, comida y agua potable.

En contraste, las autoridades aseguran que se les está atendiendo sanitariamente y apoyando con la alimentación. También han prometido construir un nuevo albergue en Darién para descongestionar el de Peñitas.

“Luego de dialogar con los migrantes, se les informó que por ahora no puede existir una movilización hacia la frontera con Costa Rica, por la existencia del #COVID-19 por lo que han regresado pacíficamente a la Estación de Peñita en Darién”, aseguró el Servicio Nacional de Fronteras -policía fronteriza- en su cuenta de Twitter.

El malestar y pedido de los migrantes se suma a otras protestas previas que han realizado en la comunidad de Peñitas, donde permanecen confinados cerca de 2.000 desde hace algo más de dos meses, para presionar a que los dejen partir y seguir su ruta por Centroamérica. Recientemente un grupo intentó salir y los policías fronterizos debieron intervenir para impedirlo.

La policía fronteriza informó más temprano que los migrantes amenazaron con incendiar la estación en Peñitas, lo que obligó al organismo de seguridad y otras autoridades a movilizarse a ese albergue para conversar y calmar a los extranjeros, que quedaron atrapados en esa aldea indígena debido a la pandemia después de cruzar la peligrosa jungla de Darién tras ingresar por el lado limítrofe colombiano.

Los migrantes persistieron en su pedido luego de que Panamá levantase a inicios de semana una cuarentena impuesta a fines de marzo, pero el director de la policía fronteriza, Oriel Ortega, dijo que se trata de una flexibilización a las restricciones de movilidad interna y con cercos sanitarios en algunas regiones que no han sido levantados.

“Es condicionado, no es que la gente esté transitando libremente”, señaló. Además, las autoridades han dicho que las fronteras de Costa Rica y Nicaragua están cerradas.

The Associated Press consultó sobre el tema a la representación de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, que dice colaborar o acompañar en la atención de esos extranjeros, pero no obtuvo respuesta en la jornada. También era imposible conseguir el punto de vista de los migrantes.

Además del creciente malestar de los migrantes, Panamá también está presionada por organismos internacionales de justicia y defensa de los derechos humanos para que proteja la salud y vida de los extranjeros en medio de la pandemia. La víspera se informó que hay 15 migrantes con coronavirus, lo que sugiere una baja respecto de los casos reportados en semanas recientes. No se han informado decesos.

Llamó la atención unas fotos divulgadas por la policía fronteriza de la reunión con el grupo de migrantes el miércoles debido a que pocos de ellos portan mascarillas.

Panamá es el país que más contagios y muertes por coronavirus ha reportado hasta ahora en América Central, con más de 4.200 casos activos y 357 fallecimientos hasta el martes.

Honduras frena caravana de 300 africanos, cubanos y haitianos rumbo a EE.UU

Los migrantes de Africa detenidos en Honduras.

La Policía de Honduras retuvo este martes a al menos 300 migrantes de África, Cuba y Haití que pretendían llegar a la frontera con Guatemala, como parte de una caravana que tenía como destino final Estados Unidos, informaron fuentes oficiales.

Un portavoz del Instituto Nacional de Migración de Honduras dijo a Efe que los inmigrantes son de "Angola, Cuba, Costa de Marfil, Haití, Ghana y Guinea", y estaban varados desde marzo pasado en la ciudad de Choluteca, departamento del mismo nombre en el sur de ese país.

Los migrantes, la mayoría con la boca y la nariz cubiertas por una mascarilla, fueron interceptados por agentes cuando avanzaban despacio por la carretera que conduce de Choluteca a Tegucigalpa, la capital de Honduras, indicó a periodistas la subinspectora de Policía Tania Cruz.

Todos fueron trasladados al sector de Pavana, fronterizo con Nicaragua, donde se "hará el debido proceso con las autoridades de Migración", añadió.

Cruz indicó que los migrantes irregulares estaban desde marzo pasado en Honduras, a donde llegaron después de un viaje que los llevó por Brasil, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica y Nicaragua.

Los migrantes, entre ellos niños, ingresaron a Honduras por la aduana Las Manos, fronteriza con Nicaragua, y debido al toque de queda decretado por el Gobierno a mediados de marzo para contener el COVID-19 debieron permanecer en Choluteca, algunos de ellos en albergues, donde recibieron asistencia.

Otro grupo había tenido que pagar su estadía en casas particulares, pero la falta de dinero, al parecer, obligó a todos a emprender hoy el viaje hacia el departamento occidental de Ocotepeque, limítrofe con Guatemala, para continuar su travesía hasta Estados Unidos, según el informe oficial.

Honduras se ha convertido en los últimos años en un punto de tránsito de migrantes, especialmente cubanos y africanos ...


Honduras reporta 217 decesos por coronavirus, enfermedad que han contraído en el país 5.362 personas, según cifras oficiales. El país se ha convertido en los últimos años en un punto de tránsito de migrantes, especialmente cubanos y africanos, que atraviesan los países de Centroamérica para llegar a Estados Unidos, cuyas autoridades han reforzado la seguridad en la frontera con México.

Las autoridades hondureñas interceptaron el año pasado a alrededor de 31.000 inmigrantes en diferentes puntos fronterizos del país que ingresaron de manera irregular.

Honduras y Estados Unidos firmaron en septiembre de 2019 un acuerdo, en vigor desde abril pasado, por el que ambos Gobiernos acordaron el envío al país centroamericano de los solicitantes de asilo a las autoridades estadounidenses.

El documento se suma a dos acuerdos similares de cooperación en materia de asilo alcanzados con Guatemala y El Salvador.

Piden protección para migrantes varados en Panamá, incluidos cubanos

Migrantes cubanos en el albergue de Chiriquí, en Panamá. (José Vásquez/Cubanet)

En momentos en que Panamá lidia con la atención de casi 2 000 migrantes en limitados albergues temporales en la selvática provincia de Darién, incluidas familias enteras con menores de edad procedentes de Cuba, Haití y naciones más lejanas golpeadas por la pobreza y la violencia, la Corte Interamericana ordenó al país centroamericano medidas urgentes para proteger la salud y vida de esos extranjeros varados en medio de la pandemia del coronavirus.

En una resolución esta semana, la presidenta de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), Elizabeth Odio, formuló el requerimiento en favor de los migrantes recluidos en refugios transitorios en las comunidades de Peñitas y Lajas Blancas, donde han quedado confinadas estas personas después de cruzar la peligrosa jungla del Darién, pegada a la frontera con Colombia.

El organismo, con sede en la capital costarricense, ordenó a Panamá asegurar “de forma inmediata y efectiva, el acceso a servicios de salud esenciales sin discriminación a todas las personas” en esos campamentos.

El llamado urgente se da en el marco de la vigilancia de una sentencia en que el Estado panameño fue encontrado responsable hace casi diez años por denuncias de violación a los derechos a la libertad de un ecuatoriano que fue detenido sin documentos en un puesto policial en Darién en 2002.

De acuerdo con el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) -el organismo de derechos humanos que solicitó la supervisión del caso- los migrantes que transitan por la selva del Darién se enfrentan a una política de detención automática y arbitraria, así como condiciones de hacinamiento.

El gobierno del presidente Laurentino Cortizo ha negado cualquier tipo de maltratos contra los migrantes y ha dicho que el confinamiento en que están desde fines de marzo se debe a las medidas de restricción de movilidad en todo el país para contener la propagación del nuevo coronavirus.

El vicecanciller Federico Alfaro Boyd refirió esta semana que también los países centroamericanos, incluidos Costa Rica y Nicaragua, han restringido sus fronteras, por lo que los migrantes no podrían avanzar a su destino si se les deja partir del Darién.

Se está haciendo un esfuerzo importante para dotar a los migrantes de “insumos médicos”, así como de cuestiones básicas como catres para dormir y agua, dijo el diplomático.

Antes que llegase la pandemia, los migrantes que lograban cruzar la jungla del Darién, plagada de traficantes de personas y de drogas, llegaban hasta los refugios, incluido el de Peñitas, desde donde con el visto bueno de las autoridades migratorias y policiales seguían en buses hasta la frontera con Costa Rica en su anhelada ruta hacia Norteamérica.

Cargar más

XS
SM
MD
LG