Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cubanos desamparados en Rusia; cónsul dice que sí los atienden

Foto archivo. Cubanos esperan abordar un vuelo a La Habana en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú. REUTERS/Alexander Demianchuk

MOSCU- Llegan desde Cuba como "turistas", pero no para visitar la Plaza Roja, sino para comprar mercancías y revenderlas en la isla, tratar de saltar a la Unión Europea o ganarse la vida en Rusia. Sin embargo, el coronavirus ha truncado sus planes y les ha dejado varados en el limbo.

"Al cubano dale trabajo, que hace lo que tenga que hacer, pero que nos paguen", comenta a Efe Yuvani Marquetti Elías, natural de Alquizar, en una casa a las afueras de Moscú.

Cada año más de 25.000 cubanos arriban a Rusia, que no les exige un visado durante tres meses, pero de ellos solo un 25 % aproximadamente se inscribe ante las autoridades migratorias rusas, según los datos del Sistema Unido de Estadísticas de Rusia (EMISS).

Desde que Cuba derogara en 2013 el llamado "permiso de salida", Rusia se ha convertido en uno de los destinos de habla no hispana al que miles de cubanos recurren en busca de un futuro mejor.

Hace tiempo que los cubanos descubrieron los mercados mayoristas de Moscú, unos gigantescos almacenes dominados por vendedores chinos y centroasiáticos donde compran sobre todo ropa y calzado para surtir a la población en la isla de bienes que escasean o son más caros en las redes comerciales estatales.

Otros vienen a buscar trabajo, principalmente en la construcción. A veces por iniciativa propia y otras, atraídos por intermediarios que les prometen el oro y el moro para luego esquilmarlos y hacer añicos sus ilusiones.

Ahora, la pandemia del coronavirus les ha dejado atrapados en Rusia, que ha cerrado las fronteras terrestres y aéreas, y ha impuesto confinamientos para frenar la COVID-19, lo cual les impide trabajar para sobrevivir o regresar a Cuba.

VÍCTIMAS COLATERALES DEL CORONAVIRUS

Más de un centenar de cubanos que se dedica al estraperlo, conocidos popularmente en la isla como "mulas", se han quedado varados en Moscú, una ciudad que apenas conocen y donde se habla un idioma que no dominan.

Llevan casi dos meses encerrados sin dinero para alimentarse o pagar el alquiler. Tampoco tienen una fecha de regreso a la vista.

"Las personas que viajan a Rusia a comprar mercancía para Cuba vienen habitualmente por siete días, porque una larga estancia no les da negocio", explica a Efe Pedro Luis García, un cubano que vive en Moscú desde hace ocho años y apoya a sus conciudadanos con asesoramiento legal y ayuda alimentaria.

Indica que en un solo apartamento pueden llegar vivir más de veinte personas repartidas en habitaciones de tres ó cuatro literas y con los pasillos llenos de fardos con mercancías.

Pero ellos no son los únicos cubanos que se encuentran en una situación difícil en Rusia por las restricciones impuestas para contener el coronavirus.

También lo pasan mal aquellos que llegaron a Rusia con la intención de quedarse y empezar de cero.

"No es fácil", confiesa a Efe con tristeza Yadira Mendoza, original de Santa Clara.

La COVID-19 la ha confinado en el apartamento de un edificio modular en un barrio-dormitorio del sur de Moscú, donde comparte techo con su esposo, su hermano y otras tres personas. Viven apiñados en dos cuartos en mal estado y con lo mínimo necesario para vivir. Y están en situación irregular.

Pero Yadira no se da por vencida y tiene esperanzas de que todo mejore, porque está en Rusia "por la familia" y no piensa regresar a Cuba, donde vendió su casa para conquistar nuevos horizontes.

Pedro Luis explica que muchos llegan al país sin haberse informado previamente de las leyes y sin conocer el idioma, lo que les hace vulnerables a abusos y estafas.

Recuerda que a varios de ellos les dijeron en Cuba que Rusia pertenece a la zona Schengen, por lo que podían utilizar ese país como trampolín para llegar al Viejo Continente. No se informaron antes de quemar los puentes en casa.

EN BUSCA DE UN SALARIO DIGNO

Yuvani pertenece al grupo de cubanos que se sienten engañados. "Nosotros vinimos con la idea de salir adelante, de trabajar", asegura.

Afirma, sin poder contener la indignación, que le han llegado a pagar 3.000 rublos (menos de 50 dólares) por dos meses de trabajo en una tienda, aprovechando su condición de inmigrante indocumentada.

Vive junto a su familia en una vivienda a medio construir: los bloques de hormigón de la pared están al descubierto, lo que no impide al propietario pedir una mensualidad de 36.000 rublos (unos 500 dólares), una cantidad que no tienen.

Incluso ha tenido que pedir apoyo a los parientes de Cuba para pagar el alquiler, mientras que para comer depende de la ayuda proporcionada por voluntarios como Pedro Luis. No es mucho lo que puede ofrecer este graduado en Derecho que se dedica en Rusia a dar clases de español.

Apenas puede entregar a los cubanos necesitados dos bolsas llenas de macarrones, harina, aceite, especies, cebollas, huevos y un pollo. También les lleva productos de higiene.

Asegura que algunos cubanos que visita viven en "pésimas condiciones" y recuerda una entrega de ayuda en una casa sin calefacción, sin agua y con el baño en el exterior en la que convivían 39 compatriotas, entre ellos un niño pequeño.

"Durante el tiempo que llevo haciendo esto me han contactado alrededor de 500 personas", afirma.

Casi todos los que se lanzan a la aventura rusa lo hacen sin nociones de los trámites necesarios para legalizar su estatus migratorio, e incluso para los que tienen algún conocimiento el proceso resulta arduo.

EL CALVARIO DE LA LEGALIZACIÓN

"Es como un laberinto sin salida", resume su desesperación Idalmis Moreno, atrapada desde hace dos años en un pantano burocrático.

De nada sirvió iniciar los trámites acorde a la ley rusa: todavía espera la respuesta de las autoridades. Y si de la paciencia quedan vestigios, el dinero se acabó hace rato.

Comparte un raído sofá-cama con su esposo y su madre de 78 años, que carga un rosario de enfermedades, en un apartamento en las afueras de Moscú con su hija, su yerno y sus tres nietas que llevan dos años sin asistir a clases.

"Duele ver a esa gente en esas condiciones, dos años tratando de legalizar su situación", comenta Pedro Luis.

La hija de Idalmis ha tratado de regresar a Cuba con sus tres hijas, pero la renovación de los cuatro pasaportes cuesta 32.000 rublos (cerca de 438 dólares), una suma prohibitiva para ella. Incluso si consiguiera reunir el dinero, la ausencia de vuelos internacionales, no le permitiría regresar a la isla, al igual que ocurre con otros cubanos varados en la capital rusa.

El cónsul de Cuba en Moscú, Eduardo Lázaro Escandell Santana, aseguró a Efe que la Embajada y la Sección Consular mantienen "comunicación permanente" con todos los cubanos que han contactado con la misión diplomática y se les ha orientado acerca de cómo prorrogar su estancia o regularizar su estatus migratorio.

Recalca asimismo que se les ha ofrecido opciones "para atender las necesidades de quienes tienen dificultades financieras y de alojamiento".

Vea todas las noticias de hoy

Campesinos recelan de donativo de 1,5 millones de euros

Una estampa del campo cubano en plena pandemia. AP Photo / Ramon Espinosa

El Proyecto de Autoabastecimiento Local para una Alimentación Sostenible y Sana (ALASS) destinó 1,5 millones de euros para apoyar a municipios de Villa Clara y Sancti Spíritus a incrementar la disponibilidad de alimentos producidos localmente.

El programa financiado por la Unión Europea y gestionado por el Ministerio de Agricultura (MINAG) y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) beneficiaría a productores y productoras de más de 60 cooperativas que podrán recibir insumos y pequeñas maquinarias para potenciar producciones de ciclo corto (viandas, vegetales, frutas y leguminosas) y la ganadería menor.

Agricultores independientes de otras provincias de Cuba, que no están beneficiadas por el programa, alertaron en entrevista con Radio Martí que la corrupción e ineficiencia del Ministerio de la Agricultura y la injerencia del Gobierno son los mayores obstáculos que impiden que esa ayuda llegue a los campesinos.

Desconfían del manejo de donación de la UE a Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:10 0:00


Desde Bayamo, en la provincia de Granma, el agricultor Emiliano González nos dice que esto no es nuevo.

“En la provincia de Camagüey hicieron otro proyecto con la Unión Europea para desarrollar una industria lechera pero eso no funcionó. En la provincia de Las Tunas, otro proyecto similar tampoco funcionó y el dinero que desapareció. Lo tendrá GAESA”, dijo González.

En San Diego de los Baños en Los Palacios, en Pinar del Río, el campesino Esteban Ajete Abascal destaca que son muchos los millones que desde el 2018 generosamente han donado los europeos y ellos nada han recibido.

“Desde 2018 a la fecha ya van 200 millones de euros que ellos han donado para lo que es la modernización de la agricultura y en realidad ninguna de esas ayudas llega directamente ni al campesino ni al pueblo”, dijo Ajete.

También en Pinar del Río, la campesina Aymée Ascuy, en San Juan y Martínez expresa que ellos también están muy necesitados de estas donaciones.

“Si llegaran a manos del campesinado directamente si sería posible pero si llega a manos de otra persona nunca va a llegar al campesinado”.

La Unión Europea indica que el proyecto ALASS impulsará las producciones locales de semilla y alimento animal en la región central del país, y se pondrán a disposición de más de 150 productores y productoras de estos territorios biofertilizantes, mochilas y motomochilas, mallas para semiprotegidos, equipos para el bombeo de agua, cubiertas de techo, alambres con púas y lisos, máquinas forrajeras, jaulas, comederos y neumáticos para tractores.

Alberto Méndez Castelló es propietario por herencia de tierras en Puerto Padre, Las Tunas, y por falta de recursos están improductivas.

“Si la Unión Europea esos paquetes tecnológicos, esa infraestructura se la entregara a determinados productores, sería más efectivo que entregar el dinero líquido”, dijo.

Para el sociólogo Ángel Marcelo Rodríguez Pita, ahora este tipo de colaboración se hace más visible por el coronavirus, pero desde hace tres años está en marcha y el gobierno controla esos recursos.

"Tenemos que decir que muchas veces esos fondos son desviados a otro camino, a empresas que tienen cultivos pertenecen a aseguramientos de las Fuerzas Armadas y que por supuesto no va llegar a esos campesinos”.

Recientemente campesinos en la isla pidieron a las autoridades del país, libertad para producir y evitar una hambruna en Cuba.

Cuba autoriza uso del dólar USD en los comercios

Ante la escasez de productos los cubanos se aglomeran en las afueras de las tiendas.

El gobierno de Cuba autorizó el uso de dólares estadounidenses en las transacciones del comercio minorista y en las importaciones que hacen los ciudadanos cubanos a través de agencias subordinadas al propio gobierno, anunció la Gaceta Oficial.

La decisión marca otro paso hacia la paulatina desaparición del CUC, al cabo de varios años durante los cuales el gobierno parece no haber encontrado una fórmula eficaz para la llamada "unificación monetaria".

La Resolución No. 73 del 2020 del Banco Central de Cuba “dispone el uso de dólares estadounidenses en las operaciones de ventas minoristas en divisas, así como en las de importación que realizan las personas naturales a través de las entidades importadoras autorizadas por el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera”.

Esas agencias importadoras subordinadas al gobierno recibirán licencias para abrir cuentas en dólares en el Banco Financiero Internacional, que desde junio de 2016 está bajo control de GAESA, el grupo empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).

“Para la realización de sus cobros y pagos, las entidades importadoras autorizadas por el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, solicitan Licencia Específica al Banco Central de Cuba para abrir cuenta bancaria en dólares estadounidenses en el Banco Financiero Internacional S.A., teniendo en cuenta las regulaciones y procedimientos vigentes sobre esta materia”, indica el documento oficial.

A su vez, para procesar sus transacciones, los ciudadanos cubanos abrirán cuentas bancarias en dólares estadounidenses en el Banco Metropolitano S.A., el Banco Popular de Ahorro y el Banco de Crédito y Comercio. La información fue reportada primero por el sitio de noticias Cibercuba.

Cada cuenta está asociada a una tarjeta magnética que, además de dólares estadounidenses, procesa transacciones en CUC y CUP en cajeros automáticos, comercios y puntos de venta en general.

El hecho de que se hayan aprobado ahora las transacciones en dólares estadounidenses no significa que los ingresos en esas cuentas puedan hacerse solamente en “la moneda del enemigo”.

El quinto punto de la resolución deja claro que las cuentas “reciben fondos mediante transferencias bancarias del exterior en cualquier moneda libremente convertible; de transferencias bancarias desde otras cuentas en moneda libremente convertible que operan en bancos cubanos; transferencias de FINCIMEX S.A. por concepto de remesas, y mediante depósitos en efectivo de dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses”.

Sin embargo, el impuesto de 10% a los depósitos en efectivo se aplica sólo cuando se trata de dólares estadounidenses, especifica el documento.

16 nuevos casos de COVID-19 en Cuba

Cubanos se protegen con nasobucos. AP Photo/Ramon Espinosa

Las autoridades del Ministerio de Salud de Cuba reportaron este martes 16 nuevos casos de personas contagiadas de COVID-19.

La mayoría de los casos (13) son de La Habana y el resto de la provincia de Matanzas. Todos son cubanos.

Además el parte del MINSAP indica que la cifra de fallecidos se mantiene en 82.

Las autoridades sanitarias cubanas aseguran que la reducción reciente de las muertes en Cuba en pacientes con coronavirus gravemente enfermos se debe al uso de dos fármacos: el e Itolizumab, un anticuerpo monoclonal y un péptido que Cuba sostiene que su industria biotecnológica descubrió y había estado probando en pacientes con artritis reumatoide en ensayos clínicos de fase II.

Sin embargo, científicos han advertido de que se necesitan grandes estudios controlados con placebo para evaluar la seguridad y la eficacia de estos medicamentos para tratar el COVID-19.

Datos del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), de La Habana, muestran que hubo una explosión de enfermedades respiratorias agudas como influenza, neumonía, resfriados y los coronavirus anteriores al SARS-CoV-2, antes de que Cuba reconociera casos de COVID-19 en la isla, hecho que indica que probablemente Cuba tuvo miles de casos de coronavirus sin diagnosticar, según revela una investigación de The Miami Herald que remite a estadísticas del IPK.

Madre teme ser desalojada por presiones de Seguridad del Estado

Karelia Contreras

Otra víctima de las manipulaciones de la Seguridad del Estado, Karelia Contreras Manzano, afirma que será echada de la vivienda que renta debido a su pertenencia al movimiento opositor cubano.

“Renté una vivienda hace tres años en la calle Maceo # 202 en Santa Clara. El dueño se llama Daniel Peralta Fernández al que le pago 50 CUC por el alquiler, pero ya la Seguridad el Estado lo presionó de que si no me sacaba de aquí podría tener problemas. Por eso mi arrendador me exigió que tengo que abandonar la casa el domingo 24 de mayo, de lo contrario tomará medidas legales conmigo”.

Declaraciones de Karelia Contreras
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00


La joven, madre de una niña de 12 años, es miembro del Foro Antitotalitario Unido y ha sido desalojada en medio de la pandemia.

En un video al que Radio Martí tuvo acceso el hijo del casero le asegura a la activista que la Seguridad del Estado ha presionado a su papá para que la saque de la propiedad debido a actividades que allí se hacen, sin embargo, el dueño Peralta Fernández negó cualquier involucramiento de la policía política.

“Después que mi hijo fue a hablar con ella (con Karelia Contreras), un compañero habló conmigo. Yo no puedo hablar, yo soy una persona “integrada”, pero esto no tiene que ver con política. Ella ha hablado de más, es una problemática, está abusando de mi paciencia. Esta conversación no es de política, es de mi inmueble que tiene que desalojar. Yo le dije que tengo situaciones de familia, mi nuera está embarazada. Yo no tengo solución para ella. Tiene que irse de ahí”, concluyó el arrendador.

Acciones similares de los Órganos del Ministerio del Interior han sido hechas públicas antes, los casos más conocidos son los de la periodista independiente Camila Acosta, la curadora y activista Claudia Genlui Hidalgo y la poetisa Katherine Bisquet.

Karelia Contreras Manzano ha sido también multada con 3000 pesos bajo el 370, decreto ley que el régimen está utilizando para castigar a la ciudadanía que, en plena crisis del coronavirus, narra lo que sucede en el país a través de las redes sociales y los medios independientes.

Todo sobre el infierno de Kilo 8, una prisión cubana

Promo del conversatorio de OCDH.

Este martes 26 de mayo un grupo de expresos políticos cubanos, condenados en la Primavera Negra de 2003, denunciará las terribles condiciones de la prisión Kilo 8 de Camagüey.

El evento organizado por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, con sede en España, cuenta con la participación del director de esta institución, el expreso político Alejandro González Raga, el líder de la Unión Patriótica de Cuba José Daniel Ferrer y Omar Rodríguez Saludes, director de la agencia independiente Nueva Prensa, quien fue arrestado en la Primavera del 2003 y condenado a 27 años de cárcel.

El conversatorio podrá seguirse a partir de las cinco de la tarde desde las redes sociales, principalmente desde la cuenta de Facebook @observacuba.

Cargar más

XS
SM
MD
LG