Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cubanos desamparados en Rusia; cónsul dice que sí los atienden

Foto archivo. Cubanos esperan abordar un vuelo a La Habana en el aeropuerto Sheremetyevo de Moscú. REUTERS/Alexander Demianchuk

MOSCU- Llegan desde Cuba como "turistas", pero no para visitar la Plaza Roja, sino para comprar mercancías y revenderlas en la isla, tratar de saltar a la Unión Europea o ganarse la vida en Rusia. Sin embargo, el coronavirus ha truncado sus planes y les ha dejado varados en el limbo.

"Al cubano dale trabajo, que hace lo que tenga que hacer, pero que nos paguen", comenta a Efe Yuvani Marquetti Elías, natural de Alquizar, en una casa a las afueras de Moscú.

Cada año más de 25.000 cubanos arriban a Rusia, que no les exige un visado durante tres meses, pero de ellos solo un 25 % aproximadamente se inscribe ante las autoridades migratorias rusas, según los datos del Sistema Unido de Estadísticas de Rusia (EMISS).

Desde que Cuba derogara en 2013 el llamado "permiso de salida", Rusia se ha convertido en uno de los destinos de habla no hispana al que miles de cubanos recurren en busca de un futuro mejor.

Hace tiempo que los cubanos descubrieron los mercados mayoristas de Moscú, unos gigantescos almacenes dominados por vendedores chinos y centroasiáticos donde compran sobre todo ropa y calzado para surtir a la población en la isla de bienes que escasean o son más caros en las redes comerciales estatales.

Otros vienen a buscar trabajo, principalmente en la construcción. A veces por iniciativa propia y otras, atraídos por intermediarios que les prometen el oro y el moro para luego esquilmarlos y hacer añicos sus ilusiones.

Ahora, la pandemia del coronavirus les ha dejado atrapados en Rusia, que ha cerrado las fronteras terrestres y aéreas, y ha impuesto confinamientos para frenar la COVID-19, lo cual les impide trabajar para sobrevivir o regresar a Cuba.

VÍCTIMAS COLATERALES DEL CORONAVIRUS

Más de un centenar de cubanos que se dedica al estraperlo, conocidos popularmente en la isla como "mulas", se han quedado varados en Moscú, una ciudad que apenas conocen y donde se habla un idioma que no dominan.

Llevan casi dos meses encerrados sin dinero para alimentarse o pagar el alquiler. Tampoco tienen una fecha de regreso a la vista.

"Las personas que viajan a Rusia a comprar mercancía para Cuba vienen habitualmente por siete días, porque una larga estancia no les da negocio", explica a Efe Pedro Luis García, un cubano que vive en Moscú desde hace ocho años y apoya a sus conciudadanos con asesoramiento legal y ayuda alimentaria.

Indica que en un solo apartamento pueden llegar vivir más de veinte personas repartidas en habitaciones de tres ó cuatro literas y con los pasillos llenos de fardos con mercancías.

Pero ellos no son los únicos cubanos que se encuentran en una situación difícil en Rusia por las restricciones impuestas para contener el coronavirus.

También lo pasan mal aquellos que llegaron a Rusia con la intención de quedarse y empezar de cero.

"No es fácil", confiesa a Efe con tristeza Yadira Mendoza, original de Santa Clara.

La COVID-19 la ha confinado en el apartamento de un edificio modular en un barrio-dormitorio del sur de Moscú, donde comparte techo con su esposo, su hermano y otras tres personas. Viven apiñados en dos cuartos en mal estado y con lo mínimo necesario para vivir. Y están en situación irregular.

Pero Yadira no se da por vencida y tiene esperanzas de que todo mejore, porque está en Rusia "por la familia" y no piensa regresar a Cuba, donde vendió su casa para conquistar nuevos horizontes.

Pedro Luis explica que muchos llegan al país sin haberse informado previamente de las leyes y sin conocer el idioma, lo que les hace vulnerables a abusos y estafas.

Recuerda que a varios de ellos les dijeron en Cuba que Rusia pertenece a la zona Schengen, por lo que podían utilizar ese país como trampolín para llegar al Viejo Continente. No se informaron antes de quemar los puentes en casa.

EN BUSCA DE UN SALARIO DIGNO

Yuvani pertenece al grupo de cubanos que se sienten engañados. "Nosotros vinimos con la idea de salir adelante, de trabajar", asegura.

Afirma, sin poder contener la indignación, que le han llegado a pagar 3.000 rublos (menos de 50 dólares) por dos meses de trabajo en una tienda, aprovechando su condición de inmigrante indocumentada.

Vive junto a su familia en una vivienda a medio construir: los bloques de hormigón de la pared están al descubierto, lo que no impide al propietario pedir una mensualidad de 36.000 rublos (unos 500 dólares), una cantidad que no tienen.

Incluso ha tenido que pedir apoyo a los parientes de Cuba para pagar el alquiler, mientras que para comer depende de la ayuda proporcionada por voluntarios como Pedro Luis. No es mucho lo que puede ofrecer este graduado en Derecho que se dedica en Rusia a dar clases de español.

Apenas puede entregar a los cubanos necesitados dos bolsas llenas de macarrones, harina, aceite, especies, cebollas, huevos y un pollo. También les lleva productos de higiene.

Asegura que algunos cubanos que visita viven en "pésimas condiciones" y recuerda una entrega de ayuda en una casa sin calefacción, sin agua y con el baño en el exterior en la que convivían 39 compatriotas, entre ellos un niño pequeño.

"Durante el tiempo que llevo haciendo esto me han contactado alrededor de 500 personas", afirma.

Casi todos los que se lanzan a la aventura rusa lo hacen sin nociones de los trámites necesarios para legalizar su estatus migratorio, e incluso para los que tienen algún conocimiento el proceso resulta arduo.

EL CALVARIO DE LA LEGALIZACIÓN

"Es como un laberinto sin salida", resume su desesperación Idalmis Moreno, atrapada desde hace dos años en un pantano burocrático.

De nada sirvió iniciar los trámites acorde a la ley rusa: todavía espera la respuesta de las autoridades. Y si de la paciencia quedan vestigios, el dinero se acabó hace rato.

Comparte un raído sofá-cama con su esposo y su madre de 78 años, que carga un rosario de enfermedades, en un apartamento en las afueras de Moscú con su hija, su yerno y sus tres nietas que llevan dos años sin asistir a clases.

"Duele ver a esa gente en esas condiciones, dos años tratando de legalizar su situación", comenta Pedro Luis.

La hija de Idalmis ha tratado de regresar a Cuba con sus tres hijas, pero la renovación de los cuatro pasaportes cuesta 32.000 rublos (cerca de 438 dólares), una suma prohibitiva para ella. Incluso si consiguiera reunir el dinero, la ausencia de vuelos internacionales, no le permitiría regresar a la isla, al igual que ocurre con otros cubanos varados en la capital rusa.

El cónsul de Cuba en Moscú, Eduardo Lázaro Escandell Santana, aseguró a Efe que la Embajada y la Sección Consular mantienen "comunicación permanente" con todos los cubanos que han contactado con la misión diplomática y se les ha orientado acerca de cómo prorrogar su estancia o regularizar su estatus migratorio.

Recalca asimismo que se les ha ofrecido opciones "para atender las necesidades de quienes tienen dificultades financieras y de alojamiento".

Vea todas las noticias de hoy

Piden 9 años al cubano que publicó video de disturbios en Santiago de Cuba tras violación de una niña

Yoennis Domínguez de la Rosa. (Foto: Cubanet)

El cubano Yoennis Domínguez de la Rosa, de 35 años de edad, se enfrenta a una petición fiscal de nueve años de prisión por haber difundido en las redes sociales un video grabado durante el enfrentamiento ocurrido en la ciudad de Santiago de Cuba entre vecinos y militares a causa de la violación a una niña de 8 años.

"El problema", dice De la Rosa refiriéndose a los disturbios, " fue el 10 de febrero. A mí me localizan el día 12 de febrero y me tuvieron yendo a la Unidad 12, 13 y 14, que ya es el último día que ellos deciden apresarme porque, según el delegado del MININT en Santiago de Cuba, Julián, dice que él tenía orden del ministro, supongo que sea del ministro del Interior, de que yo tenía que ser detenido", dijo en entrevista con la periodista Ivette Pacheco, de Radio Martí.

Domínguez de la Rosa, quien fuera liberado en agosto tras más de cinco meses en "calidad de detenido", sin presentación de cargos, explicó a Radio Martí que la petición fiscal, que le fuera entregada por su abogado el pasado viernes, esta llena de agravantes falsos.

"Se me llevó a la prisión, nunca me dijeron de qué yo estaba acusado. A los cuatro meses es que aparece un instructor y me dice que yo estoy acusado de desorden público. Yo estuve cinco meses y veinte días preso. Yo salí el 3 de agosto con fianza".

Cargos a autor de vídeos enfrentamiento vecinos y militares en Santiago de Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:23 0:00

"¿Qué ahora pasa?", se pregunta Yoennis Domínguez, "que el delito que ellos habían acordado conmigo, no lo hicieron. Ahora me acusan a mí como que yo cogí a esa masa de personas que están ahí en los videos y que los llevé allí, a ese lugar, y que los incité a que les tiraran piedras a los policías".

Del "delito" inicial de desorden público del cual supuestamente se le acusaba, a la lista y la gravedad de los delitos que oficialmente se le imputan a De la Rosa existe una considerable distancia.

"Yo recibí mi petición fiscal el viernes: autor principal y responsable del delito de atentado, desacato y desorden público, sanción conjunta, nueve años. Han puesto cosas en mi petición falsas, ponen que yo en el 2014 cumplí ocho meses de privación de libertad y yo nunca he estado preso, Eso es para buscar más agravantes para que el tribunal me juzgue con más severidad".

El 10 de febrero de 2020, vecinos del reparto Nuevo Vista Alegre, en Santiago de Cuba y fuerzas combinadas del Ministerio del Interior se enfrentaron tras un intento de linchamiento al ciudadano acusado de violar a una niña de 8 años. Las imágenes más difundidas de este suceso fueron grabadas y publicadas por Domínguez de la Rosa.

(A partir de un reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

EEUU aplica sanciones a empresa cubana para reducir la capacidad represiva del régimen

Michael Pompeo, Secretario de Estado de EEUU. (MANDEL NGAN / AFP)

El gobierno de Estados Unidos impuso este lunes sanciones a otra empresa cubana controlada por las fuerzas militares en el marco de su política de reducir el dinero que recibe el aparato represivo del régimen comunista.

El secretario de Estado Mike Pompeo anunció en Twitter que estaba aplicando sanciones a la compañía American International Services (AIS), la cual "se lleva una parte de las remesas que se envían a los ciudadanos cubanos en la isla".

Pompeo dijo que la empresa AIS genera ingresos que son usados por el gobierno cubano para reprimir y para interferir en los asuntos internos de Venezuela.

"Esta acción va reducir la capacidad del régimen cubano de reprimir a su propio pueblo", afirmó en Twitter el secretario de Estado de Estados Unidos.

"El presidente Trump ha dejado claro que apoya al pueblo cubano en su larga lucha por la libertad y contra el régimen comunista de La Habana. La adición de AIS a la Lista de propiedades cubanas restringidas contribuye al objetivo del gobierno de evitar que los militares cubanos controlen y se beneficien del flujo de remesas que debería beneficiar al pueblo cubano", precisó el Departamento de Estado en un comunicado de prensa aparte.

AIS es una compañía manejada por los militares cubanos mediante CIMEX-Panamá que permite el envío de divisas para la compra en las tiendas en dólares en Cuba, pero solo permite extracciones en cajeros automáticos en CUC y CUP.

Este sábado, FINCIMEX, brazo financiero de CIMEX bajo control del conglomerado militar GAESA, denunció un presunto fraude desde Estados Unidos con el envío de divisas a las tarjetas AIS.

La semana pasada, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció una serie de sanciones con el mismo fin de reducir los fondos que reciben las fuerzas militares cubanas por medio de sus empresas, particularmente en el sector del turismo.

Dichos cambios restringen el alojamiento de viajeros estadounidenses en propiedades del gobierno cubano, la importación de productos alcohólicos y de tabaco de origen cubano, organizar encuentros o conferencias profesionales en Cuba y asistir a ellas.

Funcionaria comunista lidera campaña de descrédito contra médico cubano

Cirujanos del Hospital Erenesto Guevara de Las Tunas.

El doctor Alexander Raúl Pupo Cruz denuncia que es víctima de una campaña en redes sociales para desacreditarlo en lo profesional y lo moral, encabezada por la jefa del núcleo del Partido Comunista del hospital Ernesto Guevara de la Serna en Las Tunas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00


El médico fue expulsado el pasado jueves de su alojamiento en la beca de la Universidad de Ciencias Médicas de Las Tunas, y suspendido de la Sala de Neurología de este hospital donde ejercía como médico residente tras criticar en su perfil de Facebook las condiciones de trabajo que padecen de los galenos en la isla.

El amonestado está desafiando a la directora de servicios de Neurología, la doctora Lissett Ponce de León, para que presente las pruebas sobre esta alegaciones sin fundamento alguno.

“Usted con sus patrañas y acusaciones infundadas, solo consigue demostrar la escasez de valores que tienen algunos militantes del PCC. Si tan segura está de mi mal trabajo como residente y como médico la invito a que lo demuestre, no con palabras vacías y carentes de veracidad, sino con hechos tangibles, demuestre que alguna organización me paga por hablar, demuestre que tengo malas relaciones con mi padre, demuestre que no atiendo a mi niña, demuestre toda esa bola de mentiras que utiliza para defender una idea”, concluyó Alexander.

Según el galeno esto es otra prueba concreta del monopolio absoluto sobre las ideas que pretenden los comunistas en la isla.

“Quien juzga a un hombre por su forma de pensar sin que haya cometido delito alguno no es imparcial y no es un buen líder, dudo que alguien la siga por devoción, usted engendra el miedo, usted calumnia al hombre, usted difama y ha dejado que su postura comunista saque su verdadera cara como ser humano”, afirmó el médico.

Pupo Casas reitera que este intento por destruirlo moralmente no impedirá que siga expresando sus opiniones libremente, sin importarle el costo.

“A mí no me paga ninguna institución por decir la verdad, esta no se compra; se dice y ya. Yo no pertenezco a ningún partido u organización opositora, dentro o fuera del país, y jamás he violado los principios éticos de la Medicina, como demostré frente a la comisión el jueves pasado", declaró Alexander.

Este domingo, la plataforma No Somos Desertores convocó un tuitazo en solidaridad con el doctor Alexander Raúl Pupo Casas y el estudiante de medicina expulsado José Carlos Santos.

Los CDR son un cuerpo "parapolicial" de vigilancia, recuerdan opositoras

Caldosa en La Habana para los CDR

Creados por Fidel Castro el 28 de septiembre de 1960 para seguir a nivel de cuadra los movimientos de cada ciudadano cubano, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), aún existen y son considerados por muchos como un cuerpo "parapolicial" de vigilancia.

Para algunos, los CDR son un ente en desuso que para los cubanos importa poco ya. Para otros, sigue siendo el cuerpo de vigilancia más eficaz con el que cuenta el régimen cubano por aquello de que "son los ojos del gobierno en el interior de cada casa".

Yoani Sánchez, directora del diario independiente 14ymedio, en su podcast Ventana 14, dice que a los CDR "los pintan como un ente, un organismo naif, ingenuo", refiriéndose a la imagen que el gobierno le quiere dar a los CDR como organización de barrio involucrada en campañas de limpieza, la eliminación de mosquitos y recolectas de materia prima.

"Pero, en realidad, señoras y señores" explica Yoani Sánchez, "los CDR son una organización "parapolicial", de vigilancia, que se dedica a escudriñar en los barrios pàra detectar desviaciones ideológicas, personas que no son afines a la propaganda oficial, personas que ellos consideran contrarios al sistema".

Yoani Sánchez y Marta Beatriz Roque opinan sobre los 60 años de los CDR
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

De acuerdo a la opinión de la periodista independiente, "detrás de ese ropaje de supuesta organización comunitaria se esconde nada más y nada menos que uno de los instrumentos más efectivos de coacción, vigilancia, represión a nivel de cuadra y a nivel de calle".

Recientemente, le fue dada la coordinación nacional de la organización al jefe de los espías cubanos condenados en Estados Unidos Gerardo Hernández. La economista cubana Marta Beatriz Roque Cabello, exprisionera política con una larga trayectoria como opositora al régimen de la isla, opinó al respecto:

"Están tratando de volver a activar los CDR, algo que considero bastante difícil. El régimen sabe perfectamente que es imposible sacar del cementerio a los CDR porque la gente está cansada, tremendamente cansada de esa manía que había de chivatearlo todo, de estar investigando qué tienen en la jaba. Bueno, pues ahora se ha convertido en otro tipo de manía. Sí, la gente investiga lo que hay en la jaba, pero investigan para comprarlo", señaló.

OCDH: "Inconcebible" que Cuba se postule a Consejo DDHH ONU sin respetar unos 16 tratados internacionales

Patrullas de la policía bloquean el acceso al Malecón, en La Habana, durante el toque de queda establecido por el repunte de coronavirus. (YAMIL LAGE / AFP)

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) calificó este lunes de "inconcebible" que Cuba se postule al Consejo de Derechos Humanos "sin ratificar o respetar al menos 16 tratados internacionales".

Un informe jurídico enviado a Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos cuestiona "la poca implicación jurídica" del Estado cubano en el Derecho Internacional y en su ordenamiento interno, según Yaxys Cires, director de Estrategia del OCDH.

Cires mencionó, sobre todo, los Pactos Internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que fueron firmados en 2008, "pero, transcurridos más de 12 años, el Estado cubano no ha procedido a ratificarlos, lo cual implicaría ajustar el ordenamiento interno [de la isla] a sus prerrogativas".

OCDH rechaza postulación de Cuba a Consejo DDHH ONU
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:38 0:00

La lista de pactos y tratados que La Habana incumple o no ha ratificado incluye además a las convenciones relacionadas con la tortura, las desapariciones forzadas, la discriminación contra la mujer, los derechos del niño y las personas con discapacidad, entre otros, según el informe jurídico.

Por ejemplo, la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes fue ratificada por Cuba en 1995. "No obstante, 25 años después, La Habana no reconoce la competencia del Comité contra la Tortura, para recibir y examinar comunicaciones de otros Estados partes y posibles víctimas que aleguen incumplimientos o violaciones de la convención".

Esto significa, según Cires, que su ratificación fue "una mera formalidad", lo que "propicia la impunidad" del régimen cubano.

El OCDH considera "preocupante" que La Habana no haya ratificado la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados y su Protocolo de 1967.

"En consecuencia, el país no se encuentra comprometido a cooperar con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), o cualquier otro organismo de Naciones Unidas", explica el documento.

Otros convenios no ratificados por La Habana son la Convención de 1954 sobre el Estatuto de los Apátridas, la Convención de 1961 para Reducir los Casos de Apátridas, la Convención Internacional de 1990 sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares o el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional.

En cuanto a la legislación nacional, el OCDH recuerda que la propia Constitución de la República prima sobre los tratados internacionales. Además señala la falta de independencia del poder judicial, supeditado al Partido Comunista, un código penal que establece "medidas predelictivas", así como leyes y decretos que limitan la libertad de opinión, expresión, reunión, manifestación y asociación.

Cargar más

XS
SM
MD
LG