Enlaces de accesibilidad

Cuba

Trapicheo de piezas de autos de Moscú a La Habana llega a portada del Wall Street Journal

La mayor parte del parque automotor privado en Cuba lo integran almendrones americanos de los años 50 y los Lada, Moskóvich, Volga y Niva heredados de la difunta URSS

El prestigioso diario dedicó un reportaje al lucrativo negocio de comprar piezas de autos soviéticos en Rusia por encargo, llevándolas a Cuba como equipaje de "mulas" reclutados con ese fin. Un ex guía de "mulas" cubanos en Moscú habló con Martí Noticias

Viajan 13 horas, duermen apiñados en apartamentos de emigrados y piden prestados abrigos y botas para hurgar y regatear bajo un frío que pela en los rastros de piezas usadas de la capital rusa. Pero saque la cuenta: según un reportaje del Wall Street Journal un Lada de la era soviética en buenas condiciones se vende en la isla por $14.000, una fortuna para los estándares isleños.

Es un negocio facilitado por la reforma migratoria de 2013 y la autorización para la compraventa de autos en Cuba, así como la exención de visa que concede Rusia a los cubanos. Pero también por las crecientes remesas familiares (unos $ 3.350 millones en 2015), y los mayores ingresos de los trabajadores privados, que les permiten gastar miles de dólares en los rastros de piezas usadas de automotores de Moscú para comprarlas a granel.

Propietarios de estos pulgueros moscovitas de partes oxidadas de autos, tractores y otros vehículos, muchos de la era soviética, dijeron al diario estadounidense The Wall Street Journal que los cubanos que viajan desde la isla representan hoy el 40% de los ingresos en el mercado al aire libre de Yuznii Port, en el sur de Moscú.

Se sabía que las llamadas “mulas” cubanas, que abastecen al pequeño, pero pujante sector privado, viajaban a Ecuador, Panamá, México, Miami y más recientemente a Guyana para comprar insumos y otras mercancías. Pero en el negocio de los autos, la mayor parte del parque automotor privado en Cuba lo integran "almendrones" americanos de los años 50 y los Lada, Moskóvich, Volga y Niva heredados de la difunta URSS. Las únicas fuentes de repuestos son el canibalismo de otros autos, o mandarlos a buscar a Moscú.

Cada grupo de “mulas” gasta, según los comerciantes locales, entre $3,000 y $7,000. Su ganancia ─o su comisión: la mayor parte de las veces compran con dinero ajeno─se puede inferir del relativamente elevado precio de estos vehículos en la isla: si en Moscú un Moskvich de 1980 (“Moskóvich” le llaman los cubanos) puede costar unos $500, en Cuba, según dijeron al Journal taxistas isleños, pueden pedir hasta $14.000 por uno en buenas condiciones.

No sólo se compran piezas de autos, El Journal señala que de la población de Rodas, en la provincia de Cienfuegos, mandan una vez al año a una persona para adquirir piezas de tractor.

"Los cubanos están inundando Moscú sin hablar una palabra de ruso, sólo para abastecerse", dijo al WSJ Ricardo Trieto, un ingeniero cubano educado en Rusia que traduce y a veces regatea para sus compatriotas en los pulgueros moscovitas. "Es muy rentable: lo que compran aquí lo pueden vender por mucho más allá", asegura.

Como Trieto hay muchos más, ex estudiantes cubanos de ingeniería o ciencias en la URSS que no se resignaron a ganar menos que un maletero o un botones de hotel en su país después de la debacle de los 90. Si las ciencias o la ingeniería ahora no les sirven, al menos los dos idiomas sí.

Son parte de una creciente colonia cubana en Moscú cuyos miembros también sobreviven dando clases de salsa o de español.

Dinero para comprar... y para sobornar

Uno de estos cubanos que permaneció por dos años prestando servicios de guía para mulas de la isla en Moscú, fue entrevistado por nuestros colegas Cary Roque y Tomás Cardoso para el programa Cuba al Día de Radio Martí.

Salgado recibía a los compradores, en grupos de 10 ó 12, en el aeropuerto de Sheremetievo. De ahí los llevaba a casas que otros cubanos residentes en Moscú alquilan a los rusos; luego los conducía al banco para cambiar dólares por rublos y finalmente a los pulgueros de piezas,

Juan E. Salgado explicó que en la mayoría de los casos las mulas son reclutadas por el dueño del negocio, que les paga de acuerdo con la solvencia económica de la zona donde residen (200 CUC por cabeza enlos polos turísticos de La Habana, Varadero o Trinidad). Cada uno puede llevar 135 kilos de equipaje, pero también pueden enviar una parte de las piezas adquiridas como carga. Nunca viajan más de una vez al año.

Expuso Salgado que el dueño, quien siempre viaja con sus “mulas”, tiene la lista de encargos, principalmente piezas de autos, camiones y tractores soviéticos, aunque también implementos y equipos eléctricos de trabajo como plantas de soldar, limas, pulidoras, que les piden pequeños agricultores y miembros de las nuevas cooperativas no agropecuarias. Estos artículos, si acaso los venden en las tiendas estatales recaudadoras de divisas de Cuba, cuestan mucho más caros, dijo.

Resaltó el ex guía de "mulas" cubanos que además del dinero para las compras es necesario tener una reserva para pagar sobornos, entre otros, a los jefes de sector de la policía rusa que controlan quién vive en cada comunidad, pues después de siete días en un lugar se requiere registrarse; y también por si se presenta algún problema con la aduana en el aeropuerto.

Juan Salgado cuenta sus experiencias en Rusia como guía de "mulas" cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:08:02 0:00

Hallan a cubano electrocutado

El cuerpo sin vida de un ciudadano de Cuba fue encontrado en un patio de trenes del norte de Moscú, informó el servicio de prensa de la Dirección de Investigaciones del Transporte de la capital rusa, citado el jueves por la publicación digital Sputnik.

"En el techo de una locomotora aislada en la zona de estacionamiento de Moselmash (…) fue encontrado un cuerpo de un ciudadano de Cuba nacido en 1988, que llegó a la capital el 30 de mayo", precisa el comunicado sin identificar al occiso.

Agrega un dato intrigante: durante la autopsia se descubrieron en el cadáver huellas de trauma eléctrico.

Un representante de la embajada de Cuba en Moscú dijo a Sputnik que esa sede diplomática no tiene ninguna información sobre el incidente.

[Redactado por Rolando Cartaya a partir de un reportaje de The Wall Street Journal]

Vea todas las noticias de hoy

Lluvias y mosquitos suman al coronavirus riesgo de contraer dengue y otras enfermedades

Lluvias dejan inundaciones en las calles de La Habana, este 1 de junio. (AP/Ramon Espinosa)

La inminente llegada del verano aumenta la preocupación de los cubanos ante la falta de control del gobierno para prevenir enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, y contener al mismo tiempo el avance del coronavirus en la isla.

El calor y las lluvias propician la proliferación del agente transmisor, el mosquito Aedes Aegypti, y si no se toman medidas urgentes la población quedará expuesta, aseguraron cubanos consultados por Radio Televisión Martí.

En Guanabo, al este de La Habana, el enjambre de mosquitos es notable y no se ha fumigado, a pesar de que las lluvias ya llegaron, dijo la activista María Elena Mir Marrero.

Aseguran que en Guanabo no se están haciendo pesquisas para detectar conronavirus
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

"Antes se veían las avionetas que pasaban y fumigaban, sin embargo, todavía no ha ocurrido", agregó.

A esa preocupación de los vecinos se suma el hecho de que las autoridades de salud no están haciendo las pesquisas por las casas para detectar nuevos casos de coronavirus, aunque Mir Marrero reconoce que en la zona no se han detectado casos positivos al COVID-19.

La activista asegura que el temor de los vecinos es que tienen que salir a la calle cada día a comprar alimentos y pueden contagiarse, porque podría haber casos asintomáticos.

Sin embargo, en Cojímar, también al este de la capital, "sí se hacen con periodicidad los chequeos para detectar contagios del coronavirus, los médicos y enfermeros nos visitan y nos preguntan si tenemos síntomas", señaló la activista Rosario Morales.

En Cojímar pululan los mosquitos y falta la fumigación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:01 0:00

Pero en Cojímar tampoco han fumigado, ni las "brigadas antivectoriales" están pasando a detectar los focos que permiten la proliferación de larvas, apuntó.

"Aquí son los vecinos los que se han encargado de chapear sus patios y jardines. Por lo demás, que Dios ponga su mano, porque mosquitos y suciedad hay bastante", concluyó Morales.

Al oeste de La Habana, en Cabaña, una localidad costera del municipio del Mariel, también se están realizando las pesquisas para detectar positivos al COVID-19, precisó Moisés Leonardo Rodríguez, director de la Corriente Martiana.

El personal sanitario y los de la "campaña antivectorial hacen el trabajo bien, chequean y controlan constantemente, pero todo queda ahí", agregó.

Peligro de proliferación de dengue por falta de medidas sanitarias
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:35 0:00

Para el activista, de nada vale que los inspectores detecten larvas dentro de las casas y pongan multas a los irresponsables si no se hacen buenas fumigaciones en las calles para eliminar los focos infecciosos.

La contaminación es la que debe eliminarse, y así se evita el contagio de enfermedades como el dengue, zika y chikungunya, en medio de una crisis sanitaria por el coronavirus, pero "en el país no hay voluntad ni interés en resolver esos problemas", concluyó.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

MINSAP: 2.119 casos de COVID-19 con los 12 nuevos confirmados

Una mujer que lleva nasobuco se asoma el martes por la ventanilla de un ómnibus en La Habana (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud Pública (MINSAP) reportó que el miércoles, por quinto día consecutivo, no hubo fallecimientos en Cuba a causa del COVID-19, y que 12 de las muestras examinadas en la jornada dieron positivo al virus, lo que eleva a 2.119 los casos confirmados en el país.

Siete de los 12 contagiados residen en seis municipios de La Habana (Cotorro, Diez de Octubre, Centro Habana, Habana Vieja, La Lisa y Playa) y los cinco restantes se concentran en la ciudad de Matanzas. No hubo menores entre los nuevos 12 diagnósticos, dijo el Dr. Francisco Durán, director de Epidemiología del MINSAP.

Según el funcionario no hay pacientes en estado crítico, pero sí cuatro en estado grave: tres mujeres de 73, 87 y 75 años procedentes respectivamente de los municipios capitalinos de Playa y el Cerro, y la tercera de Las Tunas, y un hombre de 84 años residente en La Habana Vieja.

La Habana encabeza la lista de incidencia de la enfermedad en el país con 8.57 casos por cada cien mil habitantes, seguida de Matanzas con 3.61. El miércoles hubo nueve altas médicas, lo que eleva a 1.839 los casos recuperados en el país, según el informe oficial.

“Se mantienen ingresados en nuestros hospitales 527 pacientes, sospechosos 325, confirmados 195 –son los casos activos que tenemos en el día de hoy—, y en vigilancia se mantienen siete personas”, dijo el Dr. Durán. “En atención primaria de salud nuestros especialistas vigilan 1.955 personas de algún riesgo que presentan, o por continuidad después de un alta”.

Nuevamente hubo varios casos, cinco esta vez, vinculados al foco de COVID-19 detectado en los laboratorios farmacéuticos Aica, indica el reporte. Entre los nuevos diagnósticos el margen de edades más afectado fue entre 40 y 60 años, con cinco, y los menores de 40 años, con cuatro.

La conferencia de prensa terminó sin preguntas como regalo por ser el día de su cumpleaños, dijo el Dr. Durán.

Migrante cubano detenido en Texas mantiene huelga de hambre

Centro de Detención Port Isabel. AP Photo/David J. Phillip

Un cubano detenido en el Centro de Detención Port Isabel, en Los Fresnos, Texas, mantiene una huelga de hambre en demanda de su libertad aunque esta implique el regreso a Cuba.

Yoirlán Tomé Rojas, de 40 años y su coterráneo, Julio Cutiño, ambos con orden de deportación, iniciaron el ayuno hace 6 días, pero este último lo abandonó en las últimas horas. Julio tiene orden de deportación desde febrero y Yoirlán desde 2017.

La noticia la trajo esta semana la agencia española EFE, que adjudicó la información a un comunicado de la organización no gubernamental, Equal Voice, con sede en El Valle de Río Grande, en el sur Texas.

“El oficial de deportación me ha dicho que hace más de una semana que sometió la solicitud de deportación a La Habana y aún espera respuesta para proceder, pero él lleva más de dos semanas en prisión y no pasa nada”, dijo a Radio Televisión Martí desde Dallas, Texas, Yaelín Hernández, compañera sentimental de Yoirlán desde hace dos años.

Según la ley, los arrestados deben ser liberados 90 días después de su detención si el país de origen no los acepta.

Un vocero del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) dijo a Radio Television Martí que a tenor de las regulaciones de la agencia, no podía suministrar nombres o información específica sobre personas en huelga de hambre sin el consentimiento de los implicados.

“Según el protocolo de ICE, se considera que un detenido está en huelga de hambre después de las 72 horas sin ingerir alimentos”, indicó.

La mujer dice que Yoirlán está en una celda de castigo, “le llaman el hueco”, y que sólo lo sacan a bañarse. “Prefiere morirse de hambre a permanecer encerrado en un lugar que hay coronavirus”.

Hasta el momento, en Port Isabel se han reportado tres detenidos contagiados con la enfermedad.

Sin embargo, ICE recordó que no toma represalias contra los detenidos en huelga de hambre y que les informa de los efectos negativos para la salud que produce el no ingerir los alimentos que el centro ofrece.

“Nuestros detenidos están bajo cercana observación médica. ICE monitorea cuidadosamente el consume de alimentos y agua de quienes considera están en huelga”, comentó el vocero.

Cuba sin aceptar vuelos de repatriación

La Habana ha mostrado un comportamiento selectivo a la hora de recibir a sus nacionales que las autoridades estadounidenses deciden deportar. Sin embargo, datos oficiales publicados por el portal Cibercuba, dan cuenta de que EEUU elevó a 41.339 la cifra de cubanos con orden de deportación, 681 de ellos detenidos en centros de ICE.

Ante la amenaza de la propagación del coronavirus y para evitar fuentes externas de contagio, la isla cerró el tráfico aéreo el pasado 24 de marzo.

“No hay vuelos de repatriación programados a Cuba por el momento. Si bien EEUU no ha suspendido los vuelos de deportaciones a la isla, Cuba no ha aceptado un vuelo de repatriación desde el 28 de febrero de 2020”, indicó el funcionario de ICE.

Fue en esa fecha, que 119 cubanos fueron deportados desde EEUU.

“Los dos (Yoirlán y Julio) tenían vuelo de deportación para el 29 de mayo pero se canceló sin muchas explicaciones, sólo les dijeron que Cuba no los aceptaría”, comentó a RadioTelevisión Martí, Norma Herrera, organizadora comunitaria de Equal Voice.

En 2019 EEUU deportó a 1.179 cubanos, una cifra mayor que la de 2018 cuando se registraron 463.

La historia de Yoirlán

Llegó a EEUU en 2006 y años después, en el 2012, se enfrentó a la justicia estadounidense cuando una mujer, que entonces era su novia y que estaba embarazada, lo acusó de suministrarle una sustancia química, sin su consentimiento, que le provocó abortar.

El 27 de febrero de 2015, fue sentenciado a más de 4 años en una prisión federal tras ser encontrado culpable de cometer múltiples fraudes en relación con tarjetas de crédito, un cargo de lavado de dinero; y dos cargos de robo de identidad agravado.

En 2017 un juez dictaminó su orden de deportación.

“Hace dos semanas estábamos de paso en la ciudad de Mission, en Texas, y al salir de un restaurante la policía lo detuvo. Le dijo que había entrado ilegal, que venía de México y se lo llevaron”, relató la mujer, que tiene 8 meses de embarazo y trabaja de noche en un restaurante en Dallas.

Yoirlán no tiene pasaporte, su residencia está vencida y al momento del arresto solo portaba su cartera dactilar

En el Centro de Detención Port Isabel, el cubano originario de Holguín, fue enviado a una celda de castigo luego que denunció en un contacto telefónico con Equal Voice, lo que consideró falta de medidas de prevención en la instalación y manifestó el temor de contagio con el coronavirus.

Declaraciones de Norma Herrera, representante de Equal Voice
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:32 0:00

Por su parte la organización no gubernamental indicó que ICE toma represalias con los migrantes al enviarlos a confinamiento solitario por ejercer su derecho a la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda.

La acusación fue desmentida por el portavoz del Servicio de Control de Inmigración quien indicó que “ICE respeta plenamente los derechos de toda personas a expresar su opinión sin interferencias”.

Preguntado sobre el confinamiento solitario, mencionó el término de segregación administrativa, una forma no punitiva de separación del resto de los detenidos por razones administrativas o disciplinarias y solo se autoriza según sea necesario para garantizar la seguridad del detenido, el personal de la instalación y otros internados.

La representante de Equal Voice dijo que los migrantes han manifestado temor por tres casos de COVID-19 que se han registrado en la instalación, donde asegura hay 216 personas en cuarentena.

“El dice que antes de caer contagiado con el virus y morir en detención, prefiere que lo envíen para Cuba”, indicó Yaelín que llegó a EEUU en 2017 por la frontera con México y hoy es residente permanente.

“Yoirlán y Julio, si Cuba no los acepta, deben ser puestos en libertad”, sentenció Herrera, quien asegura haber recibido denuncias de que el centro tiene pésimas o casi inexistentes medidas para evitar el contagio.

“Los detenidos, comen, duermen y utilizan los baños a pocos metros de distancia y comparten dormitorios que están abarrotados”, señaló la representante de Equal Voice.

Consultado sobre esta queja, el vocero de ICE dijo a Radio Televisión Martí que desde marzo último, el ente gubernamental decidió reducir la población de los centros de detención al 70 por ciento o menos para facilitar el distanciamiento social.

Agregó que se implementaron horarios escalonados para las comidas y la recreación a fin de evitar la aglomeración. Además, se cancelaron hasta nuevo aviso los proyectos de servicios comunitarios.

“Según me cuenta mi esposo, todos no salen a la misma hora a la recreación, pero sí al mismo sitio, juegan con la misma pelota y consumen agua del mismo bebedero. Entonces, ¿qué estamos hablando?”, se pregunta Yaelín, quien asegura que los detenidos no tienen manera de protegerse de la enfermedad.

Por su parte el vocero de ICE dijo que además de proporcionar a los detenidos jabón para ducharse y lavarse las manos, hay desinfectante disponible en las entradas, salidas y las áreas de espera. También le hace entrega del producto a su personal y a los detenidos siempre que sea posible.

En marzo último, el gobierno central suspendió las visitas a los Centros de Detención de ICE, incluso para los abogados.

Según los últimos datos de la agencia federal, hasta el 23 de mayo último, 2.5911 extranjeros permanecían detenidos en sus centros. De esa cantidad, 3.092 han sido sometidos a pruebas por coronavirus y 1.579, dieron positivo.

Otros 813 se encuentran bajo observación o en aislamiento y se reportaron dos muertes en internamiento y otra, después de que la persona salió en libertad y dio positivo.

Entretanto, 44 agentes de ICE que laboran en centros de detención dieron positivo a la prueba del coronavirus. Otros 128 empleados, no asignados a instalaciones de reclusión, se reportan como contagiados.

Panamá: cubanos, haitianos y migrantes de Asia y África exigen seguir camino a EEUU

Autoridades de Panamá dialogan con los migrantes

Las autoridades de Panamá afirmaron este miércoles que es imposible dejar que los migrantes varados en la inhóspita provincia de Darién puedan seguir su ruta por carretera hacia el norte en momentos en que se lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus.

Los extranjeros habían vuelto a exigir su salida y amenazaron con actos de violencia. Los migrantes, incluidos haitianos, cubanos y de otros países de África y Asia, se quejan de que han gastado el dinero que trajeron para desplazarse hasta Norteamérica y que en la estación de recepción en Peñitas tienen problemas para recibir atención médica, comida y agua potable.

En contraste, las autoridades aseguran que se les está atendiendo sanitariamente y apoyando con la alimentación. También han prometido construir un nuevo albergue en Darién para descongestionar el de Peñitas.

“Luego de dialogar con los migrantes, se les informó que por ahora no puede existir una movilización hacia la frontera con Costa Rica, por la existencia del #COVID-19 por lo que han regresado pacíficamente a la Estación de Peñita en Darién”, aseguró el Servicio Nacional de Fronteras -policía fronteriza- en su cuenta de Twitter.

El malestar y pedido de los migrantes se suma a otras protestas previas que han realizado en la comunidad de Peñitas, donde permanecen confinados cerca de 2.000 desde hace algo más de dos meses, para presionar a que los dejen partir y seguir su ruta por Centroamérica. Recientemente un grupo intentó salir y los policías fronterizos debieron intervenir para impedirlo.

La policía fronteriza informó más temprano que los migrantes amenazaron con incendiar la estación en Peñitas, lo que obligó al organismo de seguridad y otras autoridades a movilizarse a ese albergue para conversar y calmar a los extranjeros, que quedaron atrapados en esa aldea indígena debido a la pandemia después de cruzar la peligrosa jungla de Darién tras ingresar por el lado limítrofe colombiano.

Los migrantes persistieron en su pedido luego de que Panamá levantase a inicios de semana una cuarentena impuesta a fines de marzo, pero el director de la policía fronteriza, Oriel Ortega, dijo que se trata de una flexibilización a las restricciones de movilidad interna y con cercos sanitarios en algunas regiones que no han sido levantados.

“Es condicionado, no es que la gente esté transitando libremente”, señaló. Además, las autoridades han dicho que las fronteras de Costa Rica y Nicaragua están cerradas.

The Associated Press consultó sobre el tema a la representación de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá, que dice colaborar o acompañar en la atención de esos extranjeros, pero no obtuvo respuesta en la jornada. También era imposible conseguir el punto de vista de los migrantes.

Además del creciente malestar de los migrantes, Panamá también está presionada por organismos internacionales de justicia y defensa de los derechos humanos para que proteja la salud y vida de los extranjeros en medio de la pandemia. La víspera se informó que hay 15 migrantes con coronavirus, lo que sugiere una baja respecto de los casos reportados en semanas recientes. No se han informado decesos.

Llamó la atención unas fotos divulgadas por la policía fronteriza de la reunión con el grupo de migrantes el miércoles debido a que pocos de ellos portan mascarillas.

Panamá es el país que más contagios y muertes por coronavirus ha reportado hasta ahora en América Central, con más de 4.200 casos activos y 357 fallecimientos hasta el martes.

Familia en Sudáfrica desesperada por enterrar a su hijo muerto en Cuba

LLegada a Sudáfrica de médicos cubanos el 27 de abril de 2020. (ELMOND JIYANE/GCIS/AFP)

Una familia de Cabo Oriental en Sudáfrica está desesperada por enterrar a su hijo que murió en Cuba. El fallecido, Sibusiso Qonqgo estaba estudiando medicina en Cuba cuando murió tras una breve enfermedad hace más de un mes.

La familia dice que cuando Sibusiso murió el 29 de abril, el Departamento de Salud de Cabo Oriental les dio 48 horas para decidir si incinerar el cuerpo o enterrarlo en Cuba.

Después de rechazar estas opciones y pedir que el cuerpo sea repatriado, dicen que han visitado en más de una ocasion a las autoridades de salud y los correos electrónicos del Ministerio de Salud explican lo costoso que sería devolver los restos a Sudáfrica.

El asunto fue remitido al Departamento de Salud Nacional, pero la familia dice que también ha resultado infructuoso. "Me gustaría que el cuerpo de Sibusiso sea devuelto a casa para que podamos enterrarlo", dijo su madre Nolubabalo Qongqo. "Si eso se hiciera antes, tal vez ahora comenzaríamos a sanar aunque nunca lo olvidemos".

El presidente del Comité Nacional de Cartera de Salud del Parlamento, Sbongiseni Dlomo, dice que solo recientemente se enterararon del tema.

Cargar más

XS
SM
MD
LG