Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

La nueva política de EEUU hacia Cuba

El presidente estadounidense, Donald J. Trump, muestra el memorando presidencial sobre la política con Cuba al finalizar su discurso en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, en Miami.

A continuación, un resumen de los cambios de la política de Estados Unidos hacia Cuba:

El presidente Donald J. Trump está cambiando la política de los Estados Unidos hacia Cuba para alcanzar cuatro objetivos:

1. Mejorar el cumplimiento de la legislación de Estados Unidos, en particular las disposiciones que rigen el embargo de Cuba y la prohibición del turismo.

2. Responsabilizar al régimen cubano por la opresión y los abusos de los derechos humanos ignorados bajo la política de Obama.

3. Fomentar la seguridad nacional y los intereses de la política exterior de los Estados Unidos y los del pueblo cubano.

4. Establecer las bases para empoderar al pueblo cubano y desarrollar mayor libertad económica y política.

Resumen de los principales cambios de política

• La nueva política canaliza las actividades económicas fuera del monopolio militar cubano, GAESA, incluyendo la mayoría de las transacciones relacionadas con viajes, permite a las personas y entidades estadounidenses desarrollar vínculos económicos con el sector privado y de pequeñas empresas en Cuba. La nueva política deja claro que el principal obstáculo para la prosperidad y la libertad económica del pueblo cubano es la práctica militar cubana de controlar prácticamente todos los sectores rentables de la economía. Los cambios de política del presidente Trump fomentarán el comercio estadounidense con negocios cubanos libres y presionarán al Gobierno cubano para que permita al pueblo cubano expandir el sector privado.

• La política fortalece las restricciones de viaje para hacer cumplir mejor la prohibición estatutaria del turismo de los Estados Unidos a Cuba. Entre otros cambios, los viajes para fines educativos no académicos se limitarán a los viajes en grupo. Se prohíbe el viaje individual autodirigido permitido por la administración Obama. Los cubanoamericanos podrán seguir visitando a sus familias en Cuba y enviarles remesas.

• La política reafirma el embargo estatutario de Estados Unidos contra Cuba y se opone a las convocatorias en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales para su terminación. La política también exige informes periódicos sobre el progreso de Cuba -si es que existe- hacia una mayor libertad política y económica.

• La política aclara que cualquier mejora adicional en la relación Estados Unidos-Cuba dependerá totalmente de la voluntad del Gobierno cubano de mejorar la vida del pueblo cubano, incluyendo la promoción del estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y la adopción de medidas concretas para fomentar libertades políticas y económicas.

• El memorando de política ordena a los Departamentos del Tesoro y Comercio que inicien el proceso de emisión de nuevas regulaciones en un plazo de 30 días. Los cambios de política no tendrán efecto hasta que los Departamentos hayan finalizado sus nuevas regulaciones, un proceso que puede tardar varios meses. El Departamento del Tesoro ha emitido preguntas y respuestas que proporcionan detalles adicionales sobre el impacto de los cambios de política en los viajeros y empresas estadounidenses.

(Oficina de Prensa de la Casa Blanca)

Vea todas las noticias de hoy

Asesor de Biden descarta una relación con La Habana estilo Obama-Castro

El presidente Joe Biden (izq.) junto a su asesor de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Juan González. Tomado de @Cartajuanero

El director sénior del Consejo de Seguridad Nacional para el hemisferio occidental, Juan González, dijo a CNN que la Administración Biden no seguirá la misma política de acercamiento con La Habana que emprendieron en 2014 Barack Obama y el general Raúl Castro.

“Joe Biden no es Barack Obama en la política hacia Cuba, yo creo que los dos… el momento político ha cambiado de forma importante, se ha cerrado mucho el espacio político, porque el gobierno cubano no ha respondido de ninguna forma, y de hecho la opresión en contra de los cubanos es peor aún hoy que tal vez fue durante la administración Bush", expresó el asistente del presidente Joe Biden.

El director principal para las Américas en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, agregó que levantar los límites a los viajes y remesas son los compromisos que se han hecho y que "se harán en algunos momentos, estamos muy enfocados en varias crisis alrededor del mundo, y también en la situación doméstica”, explicó el funcionario.

"Quienes piensan que EEUU va a entrar en estos momentos con un diálogo de múltiples años con Cuba, yo creo que no entiende el momento político y la situación en donde estamos viviendo y el desorden que heredamos de la Administración previa", reiteró González.

"No se invertirá de forma inicial el capital político o el tiempo de esta Administración", agregó.

El asesor de Biden reconoció la imposibilidad de que Washington pueda ponerse al día con el compromiso de 20.000 visas anuales para los cubanos debido a los incidentes con el personal diplomático estadounidense.

"Tenemos que asegurarnos de que nuestro personal en la embajada estadounidense en La Habana estén seguros y no corran peligro de un ataque de microondas o no sé cómo lo están llamando hoy", explicó.

El mes pasado, el senador Bob Menéndez, jefe del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, también descartó de momento un acercamiento inmediato entre Washington y La Habana.

En una entrevista concedida al periodista cubano Juan Manuel Cao, de América Tevé, el senador demócrata por New Jersey se refirió al deshielo impulsado por Obama y Castro como "tiempos difíciles" porque la administración no consultaba con el Congreso ni con aquellos que como él han tenido una "posición firme y clara" y están "bien empapados en el tema de la política hacia el régimen castrista".

A su juicio la Administración Biden no ha decidido ideológicamente regresar a la política de Obama y asegura que el actual presidente presta atención a consultores como él y otros y que por ello "existe la oportunidad de tener un efecto en la política de la administración del presidente Biden".

"Yo creo que hasta esos que están dentro de la administración, el cuerpo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado, entienden que el esfuerzo de Obama no rindió lo que esperaban. El régimen no hizo absolutamente nada para cambiar ningún elemento, en derechos humanos, en aperturas económicas, en aperturas, por ejemplo, culturales como lo que hemos visto con el Movimiento San Isidro. Vieron que eso no dio resultado. Creo que lo entienden y por eso están buscando un camino que pueda dar resultado, porque vamos a ser sinceros: si miramos desde la revolución al presente no hemos logrado lo que queremos. Tenemos que determinar cuál es la vía para lograr lo que queremos, lo que el pueblo cubano quiere realizar, su libertad, su oportunidad de expresarse como ellos quieren, rezar al altar que ellos escogen, elegir a quienes los gobiernan y, en fin, ser libres. Eso es, creo yo, la meta que la administración está tratando de determinar", explicó el senador.

EEUU alarmado por la situación en Santiago de Cuba; Amnistía Internacional exhorta al régimen a dialogar con opositores

Departamento de Estado de Estados Unidos, en la ciudad de Washington, DC.

El Departamento de Estado de Estados Unidos expresó este jueves su preocupación por la situación de salud de los huelguistas de la UNPACU e instó al régimen cubano a respetar los derechos de los activistas.

La subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Julie Chung, manifestó en Twitter su inquietud por la salud de los miembros de la organización opositora que están en huelga de hambre. “Estamos alarmados por el empeoramiento de la situación en Santiago de Cuba y profundamente preocupados por la salud de los involucrados”, dijo Chung.

“Instamos al gobierno cubano a tomar medidas para desescalar la situación y respetar los derechos de expresión y reunión”, añadió la funcionaria.

En un mensaje anterior, Chung agradeció a la Embajada de EEUU en Cuba por su labor y compromiso con la defensa de los derechos humanos en la isla.

También hubo otras reacciones este jueves acerca de la huelga de la UNPACU. La directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara-Rosas, recalcó que la función que llevan a cabo los miembros de la UNPACU “no debe ser motivo de acoso”.

“La huelga de hambre de los miembros de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) es una forma extrema de ejercer su libertad de expresión, frente a un Sistema que hostiga y ataca a quienes buscan ejercer sus derechos humanos", dijo la representante de Amnistía.

"Como documentamos en nuestro Informe anual 2020-2021 y en años anteriores, en Cuba, activistas ponen en juego sus propias vidas, para protestar las restricciones ilegitimas constantes que enfrentan”, dijo Guevara-Rosas. “Se urge a las autoridades cubanas a dialogar con voces alternativas”, dijo al concluir su mensaje de Twitter.

EEUU reitera apoyo a sus diplomáticos en Cuba por compromiso con defensores de Derechos Humanos

Embajada de Estados Unidos en La Habana.

El Departamento de Estado de Estados Unidos reiteró este jueves su apoyo a la representación diplomática de Washington en La Habana por su compromiso con la defensa de los derechos humanos en la isla.

La subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, Julie Chung, agradeció en Twitter a la Embajada de EEUU en Cuba por esta labor.

Cada año, el Informe de Derechos Humanos "llama la atención sobre los abusos contra los derechos humanos. Los diplomáticos estadounidenses en las embajadas de todo el mundo plantean nuestras preocupaciones a los países anfitriones. Ese es el trabajo de un diplomático. @USEmbCuba - gracias por su compromiso con los defensores de los derechos humanos en Cuba", escribió Chung.

El régimen cubano ha calificado de "indigna, inmoral y mentirosa la acusación" del Departamento de Estado de EEUU en el apartado de Cuba del 45º Informe Anual sobre Derechos Humanos, que abarca a 198 países, mientras opositores y activistas cubanos consideran que el documento es abarcador y exhaustivo, y que se hace irrefutable por la precisión con la que en el se enumeran las distintas violaciones a los derechos humanos en la isla.

El lunes pasado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba dijo que comunicó una queja al encargado de negocios de Estados Unidos en la isla, Timothy Zúñiga-Brown, por el contenido del informe.

Un funcionario del Departamento de Estado dijo el miércoles a Radio Televisión Martí que los diplomáticos estadounidenses “se reúnen periódicamente con funcionarios cubanos sobre asuntos de interés nacional de Estados Unidos, incluidos los derechos humanos”.

Añadió que los informes de DDHH de la cancillería estadounidense están basados en hechos, y que "publicar hechos e información verificable puede alentar a los gobiernos a cambiar de rumbo y buscar poner fin a los abusos contra los derechos humanos”.

El funcionario reiteró que “el apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba sigue siendo el núcleo de la política de Washington para empoderar al pueblo cubano, para que determine su propio futuro”.

Diez legisladores piden mas fondos para Radio y TV Martí con el fin de romper el muro de la censura en Cuba

El congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart impulsó una iniciativa bipartidista para aumentar los fondos de la Oficina de Transmisiones a Cuba, OCB.

Diez legisladores estadounidenses pidieron a la Casa Blanca aumentar el presupuesto de Radio y TV Martí y de los programas creados para fomentar la democracia en Cuba.

En una carta del 7 de abril, los congresistas y senadores solicitan al presidente Biden al menos 30 millones de dólares para Radio y TV Martí y 20 millones para los programas de democracia.

Los firmantes destacan la importancia de las transmisiones a Cuba para romper el control que impone la dictadura cubana sobre los medios de prensa.

Radio y TV Martí, que operan bajo la Oficina de Transmisiones a Cuba (OCB), "rompen el bloqueo informativo del régimen para difundir información necesaria y confiable al pueblo cubano”, afirmaron Mario Díaz-Balart, Marco Rubio, Rick Scott, Albio Sires, Debbie Wasserman-Schultz, Alex Mooney, Anthony González, María Elvira Salazar, Nicole Malliotakis y Carlos Giménez.

Díaz-Balart dijo que impulsó este esfuerzo bipartidista porque es muy importante "apoyar al pueblo cubano que protesta contra la represión, exige libertad y realiza desde hace semanas una huelga de hambre, sufriendo violencia, acoso y arrestos".

Las transmisiones tienen “un papel clave” al “conectar a los cubanos en la isla” y vincularlos con la red internacional de activismo que apoya la causa de la libertad y los derechos humanos, señala la misiva.

Los fondos son necesarios para romper la censura y también la interferencia con la cual el gobierno cubano intenta frenar las transmisiones, dicen los firmantes.

La misiva aborda temas de presupuesto y recuerda que hubo un recorte importante en el 2020, y que recientemente hubo una reducción de personal, en la cual decenas de contratistas especializados en el tema cubano fueron despedidos.

“Nos preocupa que nuevos recortes resulten en reducciones en el personal de empleados federales y daños a las operaciones de OCB en un momento en que el pueblo de Cuba necesita información del mundo exterior y de sus conciudadanos en la isla”, afirmaron los congresistas y senadores.

"¡Me he unido a mis colegas en escribirle al Presidente Biden para mantener y fortalecer las transmisiones de Radio y TV Marti a Cuba!" dijo la congresista María Elvira Salazar.

El senador Marco Rubio dijo en Twitter que está orgulloso de la oportunidad de acompañar a Mario Díaz-Balart y sus otros colegas en este esfuerzo para fortalecer las transmisiones a Cuba.

Acerca de los programas que promueven la democracia, la misiva destaca que “Estados Unidos ha respaldado programas de democracia en Cuba desde 1996, y el año fiscal 2008 fue el nivel más alto de financiamiento del programa de democracia de Cuba con $45,7 millones. Desde el año fiscal 2014, y en la mayor parte de las últimas dos décadas, los programas de democracia en Cuba han recibido $20 millones anualmente”.

“Estos programas son fundamentales para apoyar a la sociedad civil, fomentar el libre flujo de información, fortalecer los derechos humanos y proporcionar ayuda a los presos políticos y sus familias”, dice la misiva.

Los mencionados programas, administrados por el Departamento de Estado, USAID y la NED, “son clave para sentar las bases de una futura transición democrática”, concluyeron los firmantes.

Washington reafirma su postura en informe de DDHH sobre Cuba tras nota del MINREX

Un guardia de seguridad vigila la entrada a la Embajada de EEUU en La Habana. REUTERS/Alexandre Meneghini

Un funcionario del Departamento de Estado dijo en un correo electrónico a Radio y Televisión Martí que los diplomáticos norteamericanos “se reúnen periódicamente con funcionarios cubanos sobre asuntos de interés nacional de Estados Unidos, incluidos los derechos humanos”, añadiendo que “el apoyo a la democracia y los derechos humanos en Cuba sigue siendo el núcleo de la política de Washington para empoderar al pueblo cubano para que determine su propio futuro”.

El Departamento de Estado respondió así a una pregunta sobre la nota que publicó el lunes la cancillería cubana de que el director del área de Estados Unidos, Carlos Fernández de Cossío, llamó al encargado de negocios de Estados Unidos en la isla, Timothy Zúñiga-Brown, para comunicarle una queja por el contenido del informe anual del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el país.

El funcionario del Departamento de Estado expresó que “el gobierno autoritario de Cuba continúa sus esfuerzos para anular los derechos humanos y las libertades fundamentales, así como la disidencia”.

“El gobierno reprime la sociedad civil independiente, el periodismo independiente y los actores religiosos críticos del gobierno, sobre todo a través de detenciones arbitrarias a corto plazo o mediante la organización de turbas para contrarrestar el activismo pacífico”, dijo el funcionario.

Sobre los informes de derechos humanos del Departamento de Estado explicó que “proporcionan un registro objetivo de si los derechos humanos y las libertades están siendo protegidos o no, tanto por la ley como en la práctica en todo el mundo”.

Expresó que “no llegan a conclusiones legales, no clasifican países, ni establecen comparaciones entre ellos. No intentan catalogar todos los incidentes de derechos humanos, ni estos informes son un esfuerzo del gobierno de los Estados Unidos para juzgar a otros”.

Asimismo, explicó que “en cambio, están basados en hechos y que publicar hechos e información verificable puede alentar a los gobiernos a cambiar de rumbo y buscar poner fin a los abusos contra los derechos humanos”.

Subrayó que el objetivo de Estados Unidos “es siempre identificar los desafíos de derechos humanos y usar su voz y posición en el escenario mundial para llamar la atención sobre las violaciones y abusos de los derechos humanos, sin importar dónde o cuándo ocurran”.

“Damos la bienvenida a las conversaciones honestas con los gobiernos, la sociedad civil y el público de todo el mundo sobre cuestiones de derechos humanos en los Estados Unidos y otros países”, concluyó.

Cargar más

XS
SM
MD
LG