Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

La nueva política de EEUU hacia Cuba

El presidente estadounidense, Donald J. Trump, muestra el memorando presidencial sobre la política con Cuba al finalizar su discurso en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, en Miami.

A continuación, un resumen de los cambios de la política de Estados Unidos hacia Cuba:

El presidente Donald J. Trump está cambiando la política de los Estados Unidos hacia Cuba para alcanzar cuatro objetivos:

1. Mejorar el cumplimiento de la legislación de Estados Unidos, en particular las disposiciones que rigen el embargo de Cuba y la prohibición del turismo.

2. Responsabilizar al régimen cubano por la opresión y los abusos de los derechos humanos ignorados bajo la política de Obama.

3. Fomentar la seguridad nacional y los intereses de la política exterior de los Estados Unidos y los del pueblo cubano.

4. Establecer las bases para empoderar al pueblo cubano y desarrollar mayor libertad económica y política.

Resumen de los principales cambios de política

• La nueva política canaliza las actividades económicas fuera del monopolio militar cubano, GAESA, incluyendo la mayoría de las transacciones relacionadas con viajes, permite a las personas y entidades estadounidenses desarrollar vínculos económicos con el sector privado y de pequeñas empresas en Cuba. La nueva política deja claro que el principal obstáculo para la prosperidad y la libertad económica del pueblo cubano es la práctica militar cubana de controlar prácticamente todos los sectores rentables de la economía. Los cambios de política del presidente Trump fomentarán el comercio estadounidense con negocios cubanos libres y presionarán al Gobierno cubano para que permita al pueblo cubano expandir el sector privado.

• La política fortalece las restricciones de viaje para hacer cumplir mejor la prohibición estatutaria del turismo de los Estados Unidos a Cuba. Entre otros cambios, los viajes para fines educativos no académicos se limitarán a los viajes en grupo. Se prohíbe el viaje individual autodirigido permitido por la administración Obama. Los cubanoamericanos podrán seguir visitando a sus familias en Cuba y enviarles remesas.

• La política reafirma el embargo estatutario de Estados Unidos contra Cuba y se opone a las convocatorias en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales para su terminación. La política también exige informes periódicos sobre el progreso de Cuba -si es que existe- hacia una mayor libertad política y económica.

• La política aclara que cualquier mejora adicional en la relación Estados Unidos-Cuba dependerá totalmente de la voluntad del Gobierno cubano de mejorar la vida del pueblo cubano, incluyendo la promoción del estado de derecho, el respeto de los derechos humanos y la adopción de medidas concretas para fomentar libertades políticas y económicas.

• El memorando de política ordena a los Departamentos del Tesoro y Comercio que inicien el proceso de emisión de nuevas regulaciones en un plazo de 30 días. Los cambios de política no tendrán efecto hasta que los Departamentos hayan finalizado sus nuevas regulaciones, un proceso que puede tardar varios meses. El Departamento del Tesoro ha emitido preguntas y respuestas que proporcionan detalles adicionales sobre el impacto de los cambios de política en los viajeros y empresas estadounidenses.

(Oficina de Prensa de la Casa Blanca)

Vea todas las noticias de hoy

Representantes de Delaware abogan en Cuba por un deshielo como el de "los tiempos de Obama"

Raúl Castro (izq.) recibió a Barack Obama en el Palacio de la Revolución en La Habana, el 21 de marzo de 2016. REUTERS/Carlos Barria

Los secretarios de Estado y Agricultura del estado de Delaware, Jeffrey Bullock y Michael Scuse, abogaron el jueves en La Habana porque su país retome el nivel de relaciones con Cuba que mantuvo durante el llamado deshielo, impulsado por la administración Obama entre 2014 y 2017.

Los demócratas, en visita oficial en Cuba representando al estado de Delaware, se refirieron a las "oportunidades" de aumentar el comercio agrícola con Cuba y de colaborar en los ámbitos de la educación y la investigación.

"El potencial es mayor ahora que nunca antes", afirmó Scuse.

“La esperanza es que eventualmente se pueda volver a donde estábamos en los tiempos de Obama”, afirmó en conferencia de prensa el jueves.

Ese mismo día, en la capital estadounidense, varios activistas cubanos, en representación de un nutrido grupo de organizaciones opositoras dentro de la isla y en el exilio, hicieron entrega en la Casa Blanca de una carta en la que manifestaban al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, su desacuerdo con las "políticas de apaciguamiento hacia la dictadura".

"Solicitamos que Estados Unidos no realice concesiones al régimen sin que antes se haya efectuado y comprobado la liberación incondicional de todos los presos políticos; el fin de la represión; el respeto a los derechos humanos fundamentales incluidos la libertad de expresión, asociación, la libertad económica y la libre movilidad; y se den pasos definitivos e irreversibles para la realización de elecciones libres, justas y multipartidistas. Cualquier relación con las autoridades del régimen debe tener como centro y objetivo prioritario las condiciones anteriores o será usado por el régimen cubano en detrimento de nuestro pueblo", indica la carta titulada “Presidente Biden, extienda su mano al pueblo, no a la dictadura” y firmada por más de treinta organizaciones opositoras y de la sociedad civil, dentro y fuera de Cuba.

En los últimos meses, la administración Biden ha flexibilizado una serie de medidas hacia Cuba como autorizar vuelos regulares, reanudar las actividades consulares en su embajada en La Habana, retomar el envío de remesas a través de la Western Union y participar en conversaciones bilaterales de alto nivel, sobre temas de interés mutuo.

El secretario de Agricultura de Delaware dijo que le gustaría que hubiese cambios paulatinos y que en un futuro "no muy lejano" se eliminasen "al menos" las últimas sanciones que se impusieron sobre la isla durante la administración del expresidente Donald Trump.

También se refirió al embargo comercial a la isla: "El mayor obstáculo es el mismo desde hace 60 años, es político. Y esa es la barrera que tenemos que intentar tirar abajo y espero que algún día eso pase".

Bullock agregó que su objetivo es "mejorar las relaciones" entre los dos países y encontrar formas de mejorar las vidas de las personas en Cuba y en Delaware.

Con respecto a la inclusión de Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo, Scuse reconoció que desconoce las razones por las que la administración Trump tomó esta medida y agregó que esa decisión "hace todo un poco más difícil".

Sin embargo, en la carta a Biden los opositores cubanos insitieron en que Cuba debía permanecer con esa designación: "Las autoridades del régimen persisten en sus operaciones de tráfico de personas a través de las Brigadas Médicas y continúa brindando santuario a terroristas extranjeros responsables por la muerte de ciudadanos en nuestra región. La dictadura cubana no solo debe permanecer en la lista de Estados Patrocinadores del Terrorismo, sino que Estados Unidos debe cumplir su propia ley y aplicar al Partido Comunista de Cuba las sanciones resultantes de esta designación".

El secretario de Agricultura de Delaware aseguró que conoce personalmente al presidente Biden e indicó que junto a Bullock podían apoyar una relajación de las sanciones.

Decenas de congresistas apoyan iniciativa de Menéndez de pedir a Biden que anule nuevas restricciones al asilo

El congresista Greg Casar (izquierda), el senador Cory Booker (segundo de la izquierda), el senador Bob Menéndez (ante el micrófono) y la congresista Alexandria Ocasio-Cortez (a la derecha).

Casi 80 miembros de la bancada demócrata del Congreso de Estados Unidos pidieron al presidente Joe Biden que anule las nuevas restricciones al asilo y reconsidere su política migratoria.

En una carta encabezada por el senador cubanoamericano Robert Menéndez, los legisladores critican que el programa de permisos humanitarios a migrantes de Cuba, Nicaragua y Haití sea a expensas del derecho a solicitar asilo en la frontera con México.

"Es hora de que la Administración Biden deje de resucitar las políticas fallidas de Trump y regrese a su plan original de acelerar los casos de asilo, eliminar el retraso en los tribunales, abordar las causas fundamentales de la migración y expulsar de manera eficiente a las personas que no tienen derecho legal a permanecer en los EEUU", dijo Menéndez en un tuit.


Menéndez, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, dijo en una rueda de prensa que los legisladores reconocen que Estados Unidos está experimentando un difícil desafío migratorio en la frontera sur.

"Es inconcebible que los solicitantes de asilo no tengan otra opción que dormir en las calles de El Paso, en albergues superpoblados en Juárez o en tiendas de campaña en Reynosa, pero las nuevas restricciones de asilo contra los migrantes no resolverán este problema. Creemos que su administración puede y debe continuar ampliando las vías legales para los migrantes y refugiados en los Estados Unidos, sin desmantelar más el derecho a buscar asilo en nuestra frontera", detalló el documento.


El senador por Nueva Jersey añadió que como funcionarios electos, los congresistas tienen el deber de proponer soluciones legales que protejan a los solicitantes de asilo y garanticen la expulsión segura de los migrantes que no tienen derecho legal a quedarse.

El representante demócrata por Texas, Greg Casar, dijo que primero es necesaria una reforma migratoria integral, pero mientras tanto se necesitan más permisos y apoyar a las comunidades que están sufriendo en América Latina.

Mayorkas recuerda que los que intenten llegar por mar no podrán beneficiarse del parole humanitario

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas. (REUTERS/Kevin Lamarque)

Los cubanos que lleguen a las costas de la Florida no podrán acogerse al nuevo “parole humanitario” anunciado este mes y serán repatriados a Cuba, reiteró el Secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

"Los cubanos y haitianos que se hagan a la mar y desembarquen en territorio estadounidense no serán elegibles para el proceso de parole y serán sometidos a procedimientos de deportación", alertó el funcionario de origen cubano en un mensaje publicado en la red social Twitter.


En su declaración sobre la migración marítima irregular, el Secretario de Seguridad Nacional afirmó que: “USCG (Guardia Costera de Estados Unidos) y CBP (Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos) mantienen una presencia continua con activos aéreos y marítimos en el estrecho de Florida y en el Mar Caribe".

Mayorkas advirtió que "aquellos que intenten ingresar ilegalmente por mar serán interceptados y repatriados, de conformidad con las leyes, las políticas y las obligaciones de los tratados internacionales de los Estados Unidos".

"La migración marítima irregular a bordo de embarcaciones no aptas para navegar o sobrecargadas es siempre peligrosa y, a menudo, mortal. Somos firmes en nuestro compromiso de salvar vidas y disuadir a cualquiera de hacerse a la mar para migrar irregularmente", recalcó el funcionario.

La semana pasada, la Guardia Costera de Estados Unidos ya había advertido en un comunicado que los cubanos y haitianos que intentaran llegar a EEUU por la vía marítima no serían elegibles para el llamado "parole humanitario", que concede hasta 30.000 visas mensuales a nacionales de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela.

La declaración de Mayorkas ocurre en momentos en que está en vigor el programa de parole humanitario, las funciones consulares en la embajada estadounidense en La Habana han sido ya restablecidas y acaba de concluir en La Habana una reunión de alto nivel entre Estados Unidos y Cuba sobre aplicación de la ley.

Respecto a la reanudación de las conversaciones bilaterales, el Departamento de Estado estadounidense dijo que estas conversaciones reafirman el compromiso de EEUU “de tener conversaciones constructivas con el gobierno de Cuba, cuando corresponda, para promover los intereses estadounidenses” y que no afectan el enfoque continuo de la administración en temas críticos de derechos humanos en Cuba.

“Estos diálogos fortalecen la capacidad de los Estados Unidos para combatir a los actores criminales al aumentar la cooperación en una variedad de asuntos relacionados con el cumplimiento de la ley, incluidos el tráfico de personas, los narcóticos y otros casos penales”, dijo el Departamento de Estado.

El jueves, respondiendo a la pregunta de si tras este contacto estaría Estados Unidos considerando sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, el portavoz adjunto principal de la cancillería estadounidense, Vedant Patel, respondió: “No tengo ningún cambio en la política para anunciar. Abordé esto un poco la semana pasada; los contactos a los que se refiere estaban específicamente relacionados con diálogos sobre seguridad, de seguridad regional. No tengo ninguna otra actualización que ofrecer más allá de eso.”

Por su parte, el canciller cubano Bruno Rodríguez afirmó en Twitter que "la cooperación bilateral para enfrentar flagelos como el terrorismo, el tráfico ilícito de migrantes y el fraude migratorio beneficia a ambos países".

El Ministerio del Interior de Cuba afirmó que las reuniones se llevaron a cabo en un "clima de respeto y profesionalismo".

EEUU: Aumentar la coordinación de la aplicación de la ley es lo mejor para EEUU y el pueblo cubano

Banderas de Estados Unidos y Cuba.

El Departamento de Estado confirmó en un comunicado que el 18 y 19 de enero funcionarios estadounidenses y cubanos se reunieron en La Habana para discutir temas de interés bilateral en materia de aplicación de la ley en el marco del Diálogo sobre aplicación de la ley entre Estados Unidos y Cuba.

Las conversaciones marcaron la primera ronda sobre este tema desde 2018. Ambas naciones celebraron cuatro Diálogos sobre aplicación de la ley entre 2015 y 2018.

El Departamento de Estado dijo que participar en estas conversaciones subraya el compromiso de Estados Unidos “de tener conversaciones constructivas con el gobierno de Cuba, cuando corresponda, para promover los intereses estadounidenses”.

“Estos diálogos fortalecen la capacidad de los Estados Unidos para combatir a los actores criminales al aumentar la cooperación en una variedad de asuntos relacionados con el cumplimiento de la ley, incluidos el tráfico de personas, los narcóticos y otros casos penales”, dijo la Cancillería.

El comunicado añadió que “la coordinación mejorada de la aplicación de la ley es lo mejor para los Estados Unidos y el pueblo cubano” y que ese diálogo “no afecta el enfoque continuo de la administración en temas críticos de derechos humanos en Cuba”, que siempre es fundamental para el compromiso estadounidense.

Los Departamentos de Estado, Seguridad Nacional y Justicia copresidieron el diálogo por los Estados Unidos. También participaron funcionarios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Por su parte, el canciller cubano Bruno Rodríguez afirmó en Twitter que "la cooperación bilateral para enfrentar flagelos como el terrorismo, el tráfico ilícito de migrantes y el fraude migratorio beneficia a ambos países".

El Ministerio del Interior de Cuba elogió por separado que las reuniones se llevaran a cabo en un "clima de respeto y profesionalismo".

El miércoles, los senadores estadounidenses por la Florida, los republicanos Marco Rubio y Rick Scott enviaron una carta al Secretario de Estado, Antony Blinken; al Fiscal General, Merrick Garland, y al Secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, instando a sus agencias a utilizar el diálogo con funcionarios cubanos para promover las libertades políticas y económicas del pueblo cubano, en vez de otorgar concesiones al régimen.

Funcionarios de EEUU viajan a La Habana para "Diálogo sobre aplicación de la ley"

Banderas de Cuba y EEUU cuelgan en un balcón de La Habana. (REUTERS/Ivan Alvarado/Archivo)

Funcionarios de EEUU y Cuba se reunirán en La Habana los días 18 y 19 de enero para discutir temas de interés bilateral en asuntos de aplicación de la ley internacional, informó un vocero del Departamento de Estado en un correo electrónico a Radio Televisión Martí.

“Una mayor cooperación internacional en materia de aplicación de la ley permite a los Estados Unidos proteger mejor a los ciudadanos estadounidenses y llevar a los delincuentes transnacionales ante la justicia”, dijo el portavoz.

Asimismo expresó que participar en esas conversaciones, como parte del Diálogo sobre aplicación de la ley entre ambas naciones, “subraya el compromiso de Estados Unidos de entablar conversaciones constructivas con el Gobierno de Cuba, cuando corresponda, para promover los intereses de Estados Unidos”.

El portavoz aclaró que “establecer y aumentar los canales para la cooperación en materia de aplicación de la ley para abordar mejor las amenazas transnacionales no es a expensas de los derechos humanos”.

Subrayó, además, que “Estados Unidos integra preocupaciones y protecciones de derechos humanos en todas sus interacciones con el gobierno cubano”.

La delegación estadounidense al Diálogo sobre aplicación de la ley está liderada por el fiscal general auxiliar adjunto del Departamento de Justicia, Bruce Swartz; el director de Asuntos de América Latina y el Caribe de la Oficina de Planes, Políticas y Estrategias del Departamento de Seguridad Nacional, Alex Alemán, y la coordinadora de Asuntos Cubanos del Departamento de Estado, Karin Lang.

Estados Unidos y Cuba celebraron cuatro “Diálogos sobre aplicación de la ley” entre 2015 y 2018, en los que participaron funcionarios de las agencias de cumplimiento de la ley de ambos paises. Las conversaciones a realizarse esta semana marcarán la primera reunión desde entonces.

Estados Unidos y Cuba realizaron el primer diálogo bilateral sobre este tema en noviembre del 2015, que se centró en una amplia gama de áreas de cooperación, incluidas la lucha contra el terrorismo, la lucha contra los estupefacientes, la delincuencia transnacional, la ciberdelincuencia, los viajes y el comercio seguros y los fugitivos de la justicia.

En el 2022, funcionarios estadounidenses viajaron a La Habana dos veces para analizar la aplicación de los acuerdos migratorios, y el 4 de enero de 2023, Estados Unidos reanudó los servicios consulares de su embajada en Cuba.

Cargar más

XS
SM
MD
LG