Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

¿Cuál será el próximo paso de la política de EEUU hacia Cuba?

Un grupo de personas se manifiesta frente a la Casa Blanca, en Washington DC, el 13 de julio de 2021, para mostrar su apoyo a los cubanos que salieron a las calles el pasado domingo 11 de julio de 2021. Foto: VOA.

MIAMI, EEUU - Las protestas masivas en Cuba desde el pasado 11 de julio han virado los reflectores hacia lo que la administración del presidente Joe Biden planea hacer con respecto a Cuba.

Varios expertos consultados por la Voz de América dejaron claro que lo primero es el respeto a los derechos humanos, en cambio las opiniones se dividen en cuanto al avance de la narrativa de la administración demócrata sobre si mantener o no el sistema de presiones heredado de la pasada administración, con el expresidente republicano Donald Trump a la cabeza.

El periodista y escritor cubano Carlos Alberto Montaner considera que “van a empeorar los vínculos entre Cuba y Estados Unidos como consecuencia de los atropellos que hay en las calles cubanas”.

Las protestas dejaron al menos al menos 140 personas permanecen detenidas, según declaraciones ofrecidas por Amnistía Internacional a la VOA.

Los hechos no tienen precedentes en las últimas décadas de la historia de la isla. El referente más cercano se remonta a los brotes de inconformidad de agosto de 1994, cuando miles de personas salieron a protestar en La Habana y el gobierno cubano, con el hoy fallecido Fidel Castro al frente, abrió las fronteras marítimas y se dio el conocido Éxodo de los Balseros.

Las primeras protestas del domingo se dieron en la localidad de San Antonio de los Baños, provincia de Artemisa, y en las que los cubanos pedían "¡Libertad!" y coreaban "¡Queremos vacunas!", ante el avance de la epidemia de COVID-19.

Casi la totalidad de naciones que componen la ONU coinciden en abogar por el alivio del embargo estadounidense que pesa sobre la isla. Sin embargo, Montaner se muestra escéptico ante esta posibilidad: “Yo no creo que eso ocurra. No sé qué está pensando la administración Biden, pero creo que van a continuar las sanciones a los militares que son los responsables de los atropellos, me imagino que es lo que ocurrirá”.

También lea: EE. UU.: "La política hacia Cuba está bajo revisión"

El presidente Biden heredó unas tensas relaciones con el gobierno del Miguel Díaz-Canel, y hasta la fecha no ha implementado cambios a las medidas de presión instaladas por su predecesor Donald Trump. Varias autoridades de Estados Unidos han reiterado en los últimos que la política hacia Cuba "está bajo revisón".

El experto en asuntos cubanos y del área de Latinoamérica, Mike González, y también miembro del centro de estudios Heritage Foundation, cree que las cosas cambiaron el pasado domingo 11 de julio.

“Parecía que la administración de Biden iba a tomar medidas para acercarse a la dictadura castrista”, explicó.

Declaraciones de Mike González en el Heritage Foundation
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:00 0:00

González enumera los posibles alivios al embargo -como sería el restablecer el envío de remesas directamente a las manos de los cubanos o la reapertura de la embajada en La Habana-, sin embargo, manifiesta que si Biden devuelve el envío de moneda dura Cuba “lo que está haciendo es tirarle un salvavidas a la familia Castro y a Miguel Díaz-Canel”, algo que, vaticina, es “una cosa que le va a ser muy difícil y a un precio políticamente alto ahora”.

Ted Henken, profesor asociado en Baruch College, Nueva York, pone el balón en el campo del gobierno comunista al asegurar que “el gran problema de Cuba es el sistema, que no es efectivo, no es eficiente y no es democrático. Pero Estados Unidos realmente no tiene mucho poder en influenciar a ese gobierno y ese pueblo”.

En una línea de procedimientos, Henken considera que Estados Unidos debería continuar criticando y condenando la represión a los manifestantes “hasta ser claro con el gobierno cubano de que no podemos aceptar represión ni sangre, ni llamadas a guerras civiles en el país”.

Los paralelos imaginarios entre estas protestas y las que dieron lugar durante el éxodo de 1994, conocido por los cubanos como "el maleconazo", también han hecho saltar las alarmas por un posible éxodo hacia costas estadounidenses. El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, advirtió el martes a los posibles migrantes de Cuba y Haití que no intenten llegar a Estados Unidos ilegalmente por mar, advirtiendo que el viaje era demasiado peligroso y que no se les permitirá ingresar: "Déjenme ser claro: si se hace a la mar, no entrará a Estados Unidos", dijo Mayorkas en una rueda de prensa el martes. "No vale la pena correr este riesgo (...) "No arriesgue su vida intentando ingresar ilegalmente a EEUU", reiteró.

Henken dijo que "hay una diferencia clave ahora (…) es una diferencia clave, legal, que ya no existe: la ley de pies secos, pies mojados. Entonces uno que venga así de Cuba va a ser recibido como indocumentado y hasta repatriado; pero si es una oleada enorme, eso sería otra cosa, porque sería tanto política como logísticamente muy difícil o imposible reaccionar, así como reaccionan normalmente cuando hay un flujo que se puede manejar”, concluye.

Detractor del embargo económico, el profesor de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) Jorge Duany considera que “como mínimo, el presidente [Biden] podría cumplir su promesa de campaña de levantar las restricciones sobre los viajes y las remesas de los cubanoamericanos a Cuba, que ayudarían a paliar las deterioradas condiciones de vida de sus familiares en la Isla”, dijo en correo electrónico a la VOA.

Para Duany, “el estallido social que ocurrió en las calles cubanas el pasado domingo dificulta que la Administración Biden siga posponiendo la revisión de su política hacia Cuba como algo de baja prioridad”.

Por tanto, señala que Washington podría considerar la reapertura de la sección consular de la embajada de Estados Unidos en La Habana “para volver a gestionar las solicitudes de visas y reanudar el flujo migratorio regular entre Cuba y Estados Unidos”.

Duany asevera que el embargo económico ha sido una medida inoperante para persuadir a las autoridades cubanas de continuar reprimiendo el disenso, por ello, considera que “es poco probable que el recrudecimiento de las sanciones económicas externas contribuya a mejorar la situación de los derechos humanos en Cuba y otros países de la región como Venezuela y Nicaragua”.

De todos modos, concluye “es muy difícil que el embargo se levante dada la falta de voluntad política en el Congreso de Estados Unidos, que es el único que podría eliminarlo”.

Vea todas las noticias de hoy

Blinken sobre Cuba: Un régimen que carece de confianza para permitir que se escuchen las voces de su gente está cometiendo un error

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blonken, durante una conferencia de prensa. Saul Loeb/Pool via REUTERS

El secretario de estado norteamericano, Antony Blinken, dijo este viernes que lo que se ha visto en Cuba desde las protestas del 11 de julio es extraordinario: “miles de personas, saliendo a las calles, no sólo en La Habana sino en decenas de ciudades y pueblos, para decir que están hartas, hartas de la represión, hartas de la falta de libertad, hartos de que no tengan comida ni medicinas, que tengan un gobierno que no los atienda y que no les escuche".

En entrevista en el programa Morning Joe de la cadena MSNBC, Blinken opinó que el estallido popular del 11J “es una prueba de un gobierno y de un régimen que ciertamente carece de confianza en sí mismo, cuando tiene que tratar de reprimir las voces de su propio pueblo”.

El secretario de Estado declaró que “lo más inteligente que puede hacer el régimen en Cuba es escuchar a su propio pueblo en lugar de reprimirlo, pero lamentablemente, continúan reprimiendo".

El canciller estadounidense señaló que la decisión de la administración Biden de sancionar al ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Álvaro López Miera, y a la Brigada Nacional Especial del Ministerio del Interior, reponde a que ambos funcionarios estaban "en la primera línea de la acción violenta contra las personas que defendían su libertad y defendían sus necesidades".

El secretario de Estado dijo que “también es muy importante que el pueblo cubano tenga la capacidad de comunicarse", y por eso una de las cosas en las que están enfocados ahora, trabajando con el sector privado, es en hacer todo lo posible para asegurarse de que los ciudadanos de la isla tengan Internet.

A la pregunta de si el régimen de La Habana está respondiendo a las exigencias de Estados Unidos para que se retiren las sanciones, o para que no lleguen más sanciones, Blinken dijo que no. El régimen, dijo, "tiende a redoblarse en estas situaciones".

“Pero esto no se trata de nosotros. Se trata del pueblo cubano. Y creo que uno de los grandes errores que comete el régimen es tratar de señalar con el dedo a Estados Unidos, diciendo que somos responsables de estas protestas. Este es el pueblo cubano. Está hablando. Está de pie. Y un régimen que no entiende eso, y que carece de confianza para permitir que se escuchen las voces de su propia gente, creo que está cometiendo un error muy, muy grande”, concluyó Blinken.

Senador Rick Scott acoge con satisfacción nuevas sanciones contra el régimen cubano

El senador republicano por Florida Rick Scott en una imagen de archivo.

El Senador Rick Scott (R-FL), en un comunicado reaccionó a las nuevas sanciones contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, Álvaro López Miera, y a la Brigada Nacional Especial del Ministerio del Interior declarando que acoge con satisfacción el anuncio de nuevas acciones contra responsables de graves abusos contra los derechos humanos.

Sin embargo, añadió que estas sanciones deben ser implementadas y cumplidas plenamente, y se deben considerar sanciones adicionales, “para asegurar que el régimen cubano sienta todo el impacto de estas acciones”.

“Es fundamental que Estados Unidos no ceda en sus esfuerzos por responsabilizar al régimen comunista ilegítimo. Debemos continuar brindando nuestro apoyo total e inquebrantable al valiente pueblo cubano que lucha por un nuevo día de libertad y democracia”, expresó Scott en el comunicado.

Mientras tanto, en entrevista con Radio y TV Martí, el senador habló de la misiva que él y otros 143 miembros del Congreso de Estados Unidos enviaron a los líderes de las naciones miembros de la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, así como a otras naciones democráticas y al secretario de Estado Antony Blinken, instándolos a ponerse de pie y apoyar al pueblo cubano en su lucha por la libertad.

La carta destaca cuatro acciones que deben tomar los líderes democráticamente electos de los países libres del mundo para apoyar al pueblo cubano y sus aspiraciones democráticas. Estas acciones incluyen denunciar al régimen ilegítimo de Cuba y responsabilizarlo por sus horribles abusos a los derechos humanos a través de un Tribunal Penal Internacional; poner fin a todo apoyo financiero al régimen; coordinar la asistencia democrática para los valientes defensores de la libertad cubana; y restaurar las telecomunicaciones y el acceso a Internet en la isla.

Carta al Congreso sugiere 4 acciones inmediatas para encarar represión del régimen comunista en Cuba

“La administración Biden y la comunidad internacional deben responder ahora a los ataques, las torturas y las detenciones hacia los manifestantes pacíficos en Cuba y deben imponer mas sanciones al régimen. Creo que es muy importante que la administración del presidente Biden y la comunidad mundial estén presentes y hablen sobre las atrocidades”, dijo Scott.

El político opinó ademas que el presidente Biden tiene que acudir al primer ministro británico, Boris Johnson, al presidente francés Emmanuel Macron, a la canciller alemana Angela Merkel, al primer ministro canadiense Justin Trudeau para que estén activos porque, según dijo, están sentados y mirando pasivamente.

Declaran en Miami el 11 de julio "Día Patria y Vida y #SOSCuba"

Un hombre grita durante un mitin de solidaridad con los manifestantes en Cuba, en el barrio de La Pequeña Habana en Miami, Florida, Estados Unidos el 14 de julio de 2021. REUTERS / Marco Bello

Las autoridades del Condado Miami-Dade aprobaron en un voto unánime una resolución patrocinada por la Comisionada Rebeca Sosa que declara al 11 de julio como el “Día de Patria y Vida / SOS Cuba”.

"La declaración honra al pueblo cubano que, desde el 11 de julio del 2021, se ha movilizado de forma sin precedente para exigir su libertad y el fin de seis décadas de represión, tiranía, hambre, y comunismo fracasado", subraya un comunicado de prensa del condado.

La resolución destaca la importancia del lema “Patria y Vida”, una canción que se ha convertido en un himno de lucha dentro de la isla, y el hashtag #SOSCuba como "herramientas que han inspirado al pueblo cubano y creado concientización al nivel mundial sobre su causa por la libertad", añade la nota.

La comisionada Sosa hizo referencia a la ola represiva con la que el régimen de La Habana ha intentado contener las protestas.

"Las palizas, los tiroteos, los secuestros ya no silencian a ese valiente pueblo que clama por su libertad. Es el deber de todos, quienes nos llamamos amantes de la libertad, defender y apoyar a los cubanos y unirnos a ellos en el reclamo de ¡Patria y Vida! y ¡Abajo la dictadura!", afirmó.

Senador Menéndez: las sanciones son una clara advertencia al régimen cubano

Las fuerzas armadas de Cuba en un acto oficial. REUTERS / Claudia Daut.

El senador Bob Menéndez aseguró que las sanciones adoptadas este jueves por el presidente Joe Biden son una advertencia al Gobierno cubano de que Estados Unidos está contra los abusos al pueblo que protesta desde el 11 de julio.

"Esta nueva ola de sanciones selectivas contra funcionarios del régimen representa otro paso clave para que la dictadura quede advertida antes de seguir persiguiendo violentamente al movimiento prodemocracia en la isla", manifestó el senador cubano-estadounidense en un comunicado.

Menéndez aseguró que el Gobierno de Estados Unidos será implacable en su apoyo a los esfuerzos de los cubanos "para realizar plenamente sus aspiraciones de democracia y libertad".

Por su parte, el también senador cubano-estadounidense Marco Rubio dijo que las sanciones son bienvenidas porque representan una "presión adicional" a castigos ya existentes, "especialmente si comienza a filtrarse hacia los niveles medios de las fuerzas de seguridad".

"Al fin y al cabo, la clave aquí es ir tras la lealtad y la confianza de quienes están en el aparato de seguridad en Cuba", manifestó Rubio al canal MSNBC.

El republicano subrayó sin embargo que las sanciones son insuficientes al detallar que debe haber una "oleada diplomática" en la Organización de los Estados Americanos para "presionar que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos vaya a Cuba y documente estos abusos".

De igual forma dijo que urge proporcionar acceso a internet a la gente de Cuba "para que puedan comunicarse entre sí y con el mundo".

La congresista María Elvira Salazar dijo que las sanciones anunciadas el jueves por Biden son un bueno paso, pero que se requiere aún más acciones.

Proporcionar servicios de internet al pueblo cubano es clave, añadió Salazar en Twitter.

Mario Díaz-Balart opinó de manera similar. Dijo que este es un buen comienzo pero hay que incrementar la presión sobre el gobierno comunista cubano.

"Debemos hacer más. La Administración Biden debe aumentar la presión internacional sobre el régimen y movilizar la solidaridad internacional por lo que el pueblo cubano está exigiendo: libertad. #SOSCuba #PatriaYVida", declaró Díaz-Balart en Twitter.

El legislador cubanoamericano Albio Sires instó a la administración "que siga avanzando en la lista hasta que todos los funcionarios del régimen que reprimen y abusan de los manifestantes, artistas y disidentes cubanos hayan sido sancionados bajo la Ley Global Magnitsky".

¿En qué consiste la 'Ley Magnitsky', esa en la que EE. UU. sustenta sus sanciones a Cuba?

Tumba del abogado ruso Sergei Magnitsky en el cementerio de Preobrazhensky en Moscú, en una imagen del 22 de marzo de 2013.

Esta legislación, de 2012, penaliza con sanciones a personas que hayan cometido o hayan estado involucradas en asesinatos extrajudiciales, torturas y otras violaciones graves de derechos humanos.

Ley Global Magnitsky sobre Responsabilidad de Derechos Humanos es una legislación que permite al presidente de Estados Unidos imponer sanciones a cualquier extranjero que se compruebe que ha cometido abusos de derechos humanos y otras violaciones.

La ley fue aprobada en 2012 y en un principio se aplicó a funcionarios rusos y otras personas implicadas en la muerte bajo custodia del abogado ruso Serguéi Magnitsky, en noviembre de 2009.

Magnitsky había denunciado la corrupción en Rusia y estuvo detenido por más de un año en una prisión, donde finalmente falleció a consecuencia de varias dolencias tras recibir una atención médica deficiente y golpizas.

Desde abril de 2016 la ley se aplica globalmente y autoriza al gobierno de Estados Unidos a sancionar a los infractores de los derechos humanos, congelar sus activos extranjeros y prohibirles entrar al país.

Según la ley, las acciones penalizadas incluyen, entre otras, asesinatos extrajudiciales, torturas y otras violaciones graves de derechos humanos, y actividades ilegales llevadas a cabo por funcionarios de gobiernos.

Los primeros 18 sancionados en base a esta legislación fueron funcionarios rusos involucrados en el caso de Magnitsky, pero con el tiempo muchos más nombres han sido incluidos en la lista.

Entre ellos se encuentran tres nicaragüenses (Fidel Moreno, exalcalde de Managua; Francisco "Chico" López, tesorero del Partido Sandinista; Francisco Díaz, jefe de la policía de Nicaragua, y Roberto J. Rivas, jefe del Consejo Supremo Electoral de Nicaragua), varios de los implicados en el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi y la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG