Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Albio Sires: Chesimard es una asesina protegida por Cuba que debe regresar a Nueva Jersey a cumplir su condena

La fugitiva estadounidense Joanne Deborah Chesimard, exiliada en Cuba, fue hallada culpable en 1977 de asesinato, robo y asalto, entre otros delitos.

En Cuba permanecen como refugiados unos 70 fugitivos de la justicia estadounidense.

La más connotada, Joanne Deborah Chesimard, alias Assata Shakur, primera mujer que ingresa en la lista de los terroristas más buscados del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI), está implicada en el asesinato de un policía de Nueva Jersey en 1973.

“Assata Shakur es aún considerada una fugitiva y sigue en la lista de los más buscados”, declaró a Radio Televisión Martí un vocero del FBI.

El Departamento federal de Justicia y el gobierno del estado de Nueva Jersey ofrecen una recompensa conjunta de dos millones de dólares por información que conduzca a la captura de la fugitiva oriunda de Nueva York.

El congresista de ascendencia cubana, Albio Sires, representante por Nueva Jersey, junto a su paisano y senador por el mismo estado, Bob Menéndez, ha sido una de las voces que de manera más enérgica ha reclamado la extradición de la asesina y demás prófugos de la justicia de EEUU que viven en Cuba bajo el amparo del régimen de La Habana.

“Fue un asesinato y el gobierno cubano la protegió por muchos años y la sigue protegiendo. Eventualmente quisiera que estuviera aquí para que cumpliera su condena”, dijo a Radio Televisión Martí el congresista Sires.

El informe del gobierno de EEUU sobre terrorismo divulgado el pasado 16 de diciembre asegura que Cuba continúa albergando a múltiples fugitivos que cometieron o apoyaron actos de terrorismo en los Estados Unidos.

Joanne Deborah Chesimard, en póster del FBI
Documento del FBI:Joanne Deborah Chesimard

“El régimen cubano se ha negado a devolver a Joanne Chesimard, también conocida como Assata Shakur, una fugitiva en la lista de terroristas más buscados del FBI, condenada por ejecutar al policía del estado de Nueva Jersey, Werner Foerster”, precisa el documento del Departamento de Estado.

Militante del Ejército Negro de Liberación, en 1977 Chesimard fue declarada culpable de asesinato en primer grado y otros delitos y condenada a cadena perpetua. Menos de dos años después se fugó de la cárcel con ayuda de amigos radicales y vivió en la clandestinidad antes de reaparecer en Cuba en 1984.

En 2013, pasó a integrar la lista negra de los terroristas más buscados por EEUU.

El nexo de Cuba con los terroristas estadounidenses

Enrique García trabajó 11 años para la Dirección General de Inteligencia (DGI) del Ministerio del Interior de Cuba -que más tarde pasó a ser la Dirección de Inteligencia (DI).

Era un niño en 1971, pero recuerda con nitidez que miembros de grupos de afroamericanos visitaban su casa para entrevistas con su padre, entonces periodista del vespertino Juventud Rebelde y luego de la agencia de noticias Prensa Latina.

“Estaban en Cuba en entrenamiento o escondidos y en más de una ocasión fueron a mi casa a darse tragos o a conversar con mi papá”, comentó el excapitán que desertó en 1989 cuando realizaba actividades de espionaje bajo cobertura diplomática en la embajada de Cuba en Quito, Ecuador.

La Habana estableció desde los primeros años de la década de 1960 vínculos con grupos afines a la lucha armada en EEUU como Las Panteras Negras

De ese programa efectivo de influencia y reclutamiento tuvo conocimiento García cuando ingresó a los servicios de espionaje en 1978 bajo las órdenes del ya fallecido coronel, Chafik Homero Saquer Zenit, alias Rolo, entonces jefe de la Dirección de América Latina en la DGI.

“El fue jefe de centro en la misión de la ONU en Nueva York en la década de 1960. Pasó armas y dinero a uno de estos grupos subversivos que operaban entonces en EEUU. Por eso, fue uno de los primeros diplomáticos cubanos expulsados a finales de los 60”, reveló el excapitán de 63 años que desertó el 8 de enero de 1989.

En 2015, Josefina Vidal, la diplomática cubana que lideró las conversaciones con Washington en era de deshielo, defendió los derechos "legítimos y soberanos" de su país para ofrecer asilo político a quienes considera han sido perseguidos.

Ese mismo año, el entonces gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, pidió en una carta al presidente Barack Obama que exigiera el regreso de Chesimard antes de continuar con el acercamiento.

Asesinos, secuestradores de aviones, asaltantes de bancos y estafadores, entre los refugiados en Cuba

Los delincuentes reclamados por la justicia estadounidense que se refugiaron en Cuba son en su mayoría secuestradores de aviones, asaltantes de bancos o furgones de transporte de dinero, y autores de otros delitos graves cometidos entre 1968 y 1973.

“No los pueden entregar porque sus testimonios son pruebas históricas de que Cuba estuvo vinculada a esos grupos, que Cuba hizo terrorismo en EEUU porque se trata de grupos que mataron policías, pusieron bombas, cosas muy fuertes, delitos graves”, indicó García.

Algunos han quedado en el camino como Robert Vesco, responsable de fraudes millonarios, refugiado VIP de Fidel Castro y que en la década de los 80 llegó a la isla con un capital gigantesco, de ahí que gozó de prebendas concedidas por el entonces jefe de Estado, incluido su seguridad y una casa frente al mar.

“El estafador estadounidense contaba con ocho guardaespaldas del mejor equipo de seguridad que pudo haber en Cuba, eran hombres de la seguridad de Fidel Castro más elementos del aparato de contrainteligencia”, dijo García, quien conocía bien el tema por su estrecha relación con la jefatura de la Dirección de Seguridad Personal que dirigía el General Francis.

Por aquellos años, según sus cálculos, la protección del Fidel Castro estaba a cargo de más de 10 mil hombres dispersos por todo el país.

“Primero Fidel le chupó (a Vesco) poco a poco sus millones y luego lo encarceló hasta que murió o lo mataron”, aseguró quien a la vista del mundo era el representante de Comercio Exterior en la embajada cubana en Ecuador.

William Lee Brent, un ex miembro del Partido Panteras Negras, en 1968 hirió de bala a dos agentes del orden en un intento de robo en una gasolinera en San Francisco. Un año después secuestró un avión de la empresa TWA y lo desvió a La Habana. Murió en esa capital en 2006.

Michel R. Finney, militante del grupo Republic of New Afrika, a principio de los años 70 en Albuquerque, estado de Nuevo México, se vio implicado en la muerte de un policía que se disponía a revisar el auto en que viajaba con otros dos cómplices. Falleció de cáncer en La Habana. Tanto él como Brent trabajaban como locutores de las transmisiones en idioma inglés de la emisora internacional Radio Habana Cuba.

En el caso de Chesimard, que según la ficha del FBI ha utilizado como fechas de nacimiento el 16 de julio y 1947 y el 19 de agosto de 1952, han sido muchos los rumores que a lo largo de los últimos años han circulado sobre su muerte en Cuba.

“Siempre luché para que a esa persona la trajeran a EEUU, para que cumpliera sentencia. No tengo información de que haya muerto”, comentó el legislador Sires.

Pero la creatividad de artimañas ha devenido maquinaria engañosa operada desde los mismos pasillos del Palacio de la Revolución.

“La inteligencia y contrainteligencia pudieran en un caso como éste expedir un certificado de defunción y llevarla a vivir a un punto recóndito de la isla con nueva identidad para que desaparezca de la lista del FBI. Por eso, todo lo que hace filtrar el gobierno de Cuba es peligroso”, advirtió García, quien fuera el oficial "Walter" de la Dirección de Inteligencia de Cuba.

Tras tantos años, parece ser que la biología será la encargada de pasar cuentas a estos fugitivos que durante décadas han dormido muy bien bajo el manto protector de un régimen cómplice que no está interesado en abordar el tema.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU expresa apoyo a manifestantes en China

Manifestantes gritan consignas en protestas contra restricciones por el Covid-19, en Chengdu, China. (Foto: Video obtenido por REUTERS).

La Casa Blanca dijo el lunes que apoya el derecho del pueblo chino a protestar pacíficamente contra la política de “cero Covid”.

“Nuestro mensaje a los manifestantes pacíficos de todo el mundo es el mismo y ha sido constante. A las personas se les debe permitir el derecho a reunirse y protestar pacíficamente contra las políticas o leyes o dictámenes con las que discrepen”, dijo el Coordinador del Consejo de Seguridad Nacional para Comunicaciones Estratégicas de la Casa Blanca, John Kirby, en una conferencia de prensa.

Kirby señaló además que las protestas contra la política de “cero Covid” en China no han resultado en interrupciones en la cadena de suministro.

Asimismo dijo que Estados Unidos no había recibido ninguna solicitud de China de vacunas contra el Covid-19.

La policía china reforzó el lunes la seguridad en los lugares donde se produjeron las protestas del fin de semana en Shanghái y Beijing, después de que multitudes allí y en otras ciudades chinas hicieran una muestra de desobediencia civil sin precedentes desde que el líder Xi Jinping asumió el poder hace una década.

Beijing y Washington han afrontado la propagación de la pandemia de coronavirus de formas muy diferentes. La política de Beijing de "cero-Covid" ha mantenido la cifra oficial de muertos en China en miles, frente a más de un millón en Estados Unidos, pero se ha producido a costa de confinar a millones de personas durante largas temporadas en casa, lo que ha infligido grandes trastornos y daños a la economía china.

Mientras tanto, en una sesión informativa en el Ministerio de Relaciones Exteriores de China, cuando se le preguntó al portavoz sobre las protestas contestó que la pregunta no "reflejaba lo que realmente sucedió" y dijo que China creía que la lucha contra el Covid tendría éxito con el liderazgo del partido y la cooperación del pueblo.

Buque hospital de EEUU listo para su próxima escala: República Dominicana

USNS Comfort, buque de las Fuerzas Navales de EEUU que ofrece servicios médicos en América Latina.

La tripulación del buque hospital Comfort, de la Armada de Estados Unidos, celebró el Día de Acción de Gracias en la Base Naval de Guantánamo, tras concluir la tercera etapa de la misión Promesa Continua 2022, en la ciudad de Cartagena, Colombia, el pasado día 19.

“La tripulación del buque Comfort se ha tomado un breve descanso en la Base Naval de Guantánamo y se apresta a cumplir su próxima misión en la República Dominicana”, dijo a Martí Noticias, José Ruíz, portavoz del Comando Sur de Estados Unidos, ente coordinador de Promesa Continua.

Entre el 11 y 19 de noviembre, el buque hospital militar brindó atención médica directa a las comunidades vulnerables del Caribe colombiano, así como asistencia veterinaria.

En los 12 salones de operaciones con que cuenta el navío, se realizaron 80 cirugías en las especialidades de urología, pediatría, ginecología, ortopedia, otorrinolaringología, oftalmología, cirugía plástica y general.

En tierra, se establecieron dos puestos médicos, en la escuela Antonia Santos y en el Coliseo. En total, la misión humanitaria benefició a 25.000 personas.

Por otro lado, como parte de Promesa Continua en Cartagena, la general del Ejército de los Estados Unidos Laura J. Richardson, comandante del Comando Sur, participó en una mesa redonda sobre Mujeres, Paz y Seguridad.

El buque Comfort llegará a República Dominicana el próximo lunes y permanecerá en ese país hasta el 5 de diciembre. En el territorio quisqueyano, la tripulación ofrecerá servicios médicos en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y en el Polideportivo de Azua, en el sur del país. Es la cuarta visita del buque a República Dominicana. Su próxima y última escala será Haití.

El Comfort zarpó el pasado domingo 23 de octubre del puerto de Miami en su octava misión a la región bajo la dirección del Comando Sur de EEUU.

Congresistas de EEUU concluyen visita a Cuba enfocada en temas agrícolas

Imagen de agricultura urbana en La Habana. (REUTERS/Stringer).

Miembros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos concluyeron el miércoles una visita de cuatro días a Cuba, donde abordaron temas agrícolas, de derechos humanos, migratorios y consulares.

Salud Carbajal, demócrata de California, Jim Baird, republicano de Indiana, y Jahana Hayes, demócrata de Connecticut, efectuaron la visita como representantes de los Estados Unidos y del Comité de Agricultura de la Cámara.

La delegación bipartidista incluyó reuniones con agricultores cubanos, operadores de negocios agrícolas y funcionarios locales para discutir el estado actual de la agricultura en Cuba.


"Nuestro viaje a Cuba fue una oportunidad importante para ver el impacto que la agricultura de EEUU está teniendo en una nación que depende en gran medida de las importaciones agrícolas de EEUU", dijo Carbajal en un comunicado de prensa.

En 2021, las empresas estadounidenses exportaron más de $295 millones en productos agrícolas a Cuba. Este año, las ventas de pollo han alcanzado máximos históricos, informó el Departamento de Agricultura.

"Como miembros del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, trabajamos todas las semanas en Washington para entender cómo la agricultura y el comercio agrícola de EEUU está afectando a los pueblos de todo el mundo, y Cuba no es una excepción", dijo.

"También tuvimos la oportunidad de reunirnos con agricultores y expertos locales para comprender mejor las operaciones agrícolas de Cuba, así como discutir dónde pueden existir oportunidades de beneficio económico mutuo para las empresas estadounidenses y el pueblo cubano", añadió el congresista de California. "Esperamos compartir nuestros hallazgos con nuestros colegas y el resto de nuestro comité en las próximas semanas".

Los miembros del Comité de Agricultura de la Cámara también se reunieron con el vicepresidente de Cuba, Salvador Valdés Mesa, funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores y representantes de la Asamblea Nacional.

Además de hablar sobre agricultura, la delegación norteamericana planteó preocupaciones sobre derechos humanos, migración y asuntos consulares.

EEUU aporta más armas a la defensa de Ucrania

La aldea de Vyshgorod en las afueras de Kyiv, Ucrania, el 23 de noviembre de 2022, tras bombardeos rusos (AP Photo/Efrem Lukatsky).

Estados Unidos continúa apoyando a Ucrania con asistencia militar adicional para ayudar a que se defienda, incluso de los ataques constantes del Kremlin a la infraestructura energética clave de Ucrania.

“De conformidad con una delegación de autoridad del presidente, hoy (23 de noviembre) autorizo nuestra vigésima sexta retirada de armas y equipos (de depósitos) estadounidenses para Ucrania desde agosto de 2021”, dijo el secretario de Estado Antony Blinken en un comunicado de prensa.

Esta retirada de 400 millones de dólares incluye armas, municiones y equipo de defensa antiaérea de los inventarios del Departamento de Defensa de EEUU.

“Esta reducción llevará la asistencia militar total de EEUU a Ucrania a un nivel sin precedentes de aproximadamente 19.7 mil millones de dólares desde el comienzo de la administración Biden”, indicó Blinken.

Estados Unidos seguirá, junto a más de 40 aliados y socios, estando en apoyo del pueblo de Ucrania mientras defiende su libertad e independencia con “un valor extraordinario y una determinación sin límites”.

La artillería, municiones, vehículos tácticos y misiles de defensa aérea “que estamos proporcionando servirán mejor a Ucrania en el campo de batalla”.

“Francia y el Reino Unido se unen a nuestros esfuerzos, incluidos los 50 millones de libras esterlinas en sistemas de defensa aérea ofrecidos por el primer ministro del Reino Unido, Rishi Sunak, durante su reciente visita a Kyiv, y tomamos nota del reciente compromiso de defensa aérea valorado en casi 300 millones de dólares”, precisó el secretario de Estado.

Añadió que “seguiremos apoyando a Ucrania durante el tiempo que sea necesario, para que pueda continuar defendiéndose y estar en la posición más fuerte posible en la mesa de negociaciones cuando llegue el momento”.

“Estamos unidos en la defensa de Ucrania”, concluyó Blinken.

Tiroteo en Walmart de Virginia deja 7 muertos

La policía de Virginia responde al sitio donde se registró un tiroteo, en un Walmart de Chesapeake, Virginia, el martes 22 de noviembre de 2022. (WAVY-TV 10 vía AP)

Un tiroteo en un supermercado de la cadena Walmart, en Chesapeake, Virginia, dejó siete muertos en la noche del martes, incluido el atacante, informaron las autoridades.

La policía no precisó cómo murió el atacante, ni el motivo que lo llevó a perpetrar la masacre.

El lugar estaba lleno de personas que realizaban las compras para el Día de Acción de Gracias, que se celebra este jueves, dijo un testigo a un canal local.


"Estoy devastado por el acto de violencia sin sentido que tuvo lugar anoche en nuestra ciudad... Chesapeake es una comunidad muy unida y todos estamos sacudidos por esta noticia", dijo el alcalde Rick W. West en un comunicado publicado en la cuenta de Twitter de esa ciudad.


En lo que va de año, Estados Unidos ha tenido 40 asesinatos masivos, el segundo después de los 45 que se produjeron en 2019, según una base de datos coordinada por la agencia de noticias Associated Press, USA Today y Northeastern University, que rastrea cada asesinato en masa en Estados Unidos desde 2006.

La base de datos define un asesinato en masa como al menos cuatro personas muertas, sin incluir al asesino, subraya un reporte de AP.


En otro tiroteo, ocurrido apenas hace tres días, un hombre mató a tiros a cinco personas e hirió a 17 en un club nocturno gay de Colorado Springs. En mayo pasado, la muerte de 21 personas en un tiroteo escolar, en Uvalde, Texas, sacudió a EEUU.

Un tiroteo similar fue perpetrado en un Walmart en 2019, cuando un agresor comenzó a disparar en un supermercado de El Paso, Texas, matando a 22 personas. Según la policía, el objetivo del atacante eran mexicanos, recuerda AP.

Cargar más

Relaciones EEUU-Cuba

Más noticias
XS
SM
MD
LG