Enlaces de accesibilidad

Cuba

Amnistía Internacional: Díaz-Canel continúa represión en Cuba

Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional

La nueva constitución cubana termina limitando los derechos que pretende proteger, señaló en entrevista EXCLUSIVA para Radio Televisión Martí la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Erika Guevara.

El nombre de Erika Guevara Rosas es familiar y esperanzador para quienes en el continente americano intentan defender sus derechos y libertades frente a los abusos de Estados avasalladores y sus agentes.

Los medios suelen buscar el comentario de Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional, cada vez que en esta mitad del mundo se suscitan noticias que hunden sus raíces en la situación de los derechos humanos en la región.

Y aunque los abusos en el área se extienden mucho más allá, y tienen orígenes más profundos que los hechos noticiosos y las crisis, la abogada mexicana accedió a hablar con Radio y Televisión Martí sobre varios puntos críticos del mapa hemisférico de los derechos humanos que han estado encendiendo las alarmas.

please wait

No media source currently available

0:00 0:15:48 0:00

Cuba

Ustedes han reportado recientemente que entre las formas que tiene el gobierno cubano para silenciar a sus críticos está crearles causas comunes y acusarlos por ellas. ¿Qué evidencias han tenido a través de los años para llegar a esta conclusión?

Sin duda alguna el sistema represivo del gobierno cubano se ha tenido que ir transformando y modificando al paso de los años, por un lado, por el nivel de presión internacional que existe sobre Cuba a través de los mecanismos internacionales y regionales que le exigen al gobierno una rendición de cuentas ante sus obligaciones en materia de derechos humanos; pero por otro lado, y yo diría que es lo más importante, ya se ha generado una presión interna de personas que valientemente se constituyen como defensoras de los derechos humanos, periodistas críticos y alternativos que dan visibilidad a lo que ocurre en Cuba. Y eso ha forzado a las autoridades a ir transformando su red de represión de diferentes formas.

Y lo que nosotros hemos venido documentando en los últimos años es precisamente un cambio en las formas de criminalización contra los activistas defensores de los derechos humanos, pero también contra la población en general; y una son estas detenciones arbitrarias cortas que tienen la intencionalidad de persuadir a aquellas personas que de alguna forma están manifestando oposición a las políticas de Estado o simplemente están demandando el ejercicio de sus derechos fundamentales.

Pero lo que hemos visto es que aquellas personas que ocupan un liderazgo particular, o inclusive espontáneo, en la defensa de derechos humanos se convierten en enemigos del Estado, y así son tratados por esta red de represión del gobierno, ahora liderado por el presidente Díaz-Canel. Y en muchos casos hemos podido documentar situaciones de criminalización, es decir, del uso indebido de la justicia para acusar a personas, además, de delitos que constituyen todavía parte de la ley cubana, como los de peligrosidad, cuestiones tan arcaicas y tan reflectivas de esta red de represión, que inclusive afectan a las personas en su habilidad de ejercer su derecho al trabajo, la educación etcétera, porque son estigmatizadas por esta criminalización, y en muchos casos terminan pasando un período importante de tiempo en prisión.

Ustedes han dado un gran apoyo a los artistas que están protestando por el Decreto-Ley 349, que prácticamente criminaliza la actividad artística libre. El señor Díaz-Canel es el responsable porque este decreto-ley se emite ya bajo su administración. Al mismo tiempo, se están tratando de introducir en un proyecto de nueva constitución algunos principios básicos de derechos humanos. Considerando que hay un cuerpo de leyes que criminalizan derechos como la libre expresión, ¿cómo ve laperspectiva de que Cuba se transforme en ese sentido?

Primero, hablar del decreto, que yo creo que es una señal en este mismo proceso de reforma constitucional.

Este Decreto 349, que ha sido publicado en la Gaceta Oficial de Cuba y entra en vigor en diciembre del 2018, efectivamente es uno de los primeros decretos firmados por Díaz-Canel en su rol de presidente de Cuba, y en virtud de él todas las personas con actividades artísticas ─colectivos artísticos, quienes se dedican a la música─ tienen que solicitar una probación del Ministerio de Cultura previa a cualquier actividad o acción relacionada con su actividad artística.

Entonces eso es un indicador de cómo sigue habiendo una esfera de represión que va desde las prácticas, porque nosotros hemos documentado en numerosas ocasiones el hostigamiento, las detenciones arbitrarias de artistas independientes en Cuba, y como esas prácticas hoy día se están formalizando en leyes, y en este caso a través del Decreto 349, que en nuestra opinión es una ley que criminaliza, censura, limita la libertad de expresión y que además intenta controlar la expresión artística para que siempre esté destinada a promover o a generar una propaganda de las propias políticas del gobierno.

Yo creo que es importante poner en contexto que este decreto constituye una forma de acoso y de persecución en contra de la expresión artística que, finalmente, constituye parte de las libertades de expresión en cualquier país.

Entonces, en este contexto no podemos dejar de ponerlo en relieve frente a este proceso de reforma constitucional que, en nuestras lecturas preliminares de las reformas propuestas, a primera vista pareciera que busca fortalecer protecciones en materia de derechos humanos. Pero que cuando uno ya empieza a mirar de manera más detallada y empieza a ver el lenguaje que se utiliza en términos de lo que se promueve proteger, encontramos que termina por un lado buscando la protección de derechos, pero por otro lado también limitarlos.

Y le voy a poner un ejemplo muy específico: por un lado la nueva constitución propone que los convenios internacionales ratificados por Cuba serán integrados en las leyes nacionales; y mientras Cuba todavía no ha ratificado una serie de convenciones importantísimas ─es cierto que sí ha ratificado convenciones como aquellas relacionadas con la violencia contra la mujer e inclusive otras para prevenir y responder a la tortura─ cuando uno lee bien el texto, y su naturaleza y espíritu, dice claramente, en la misma oración, cuando afirma que van a integrarlos a la ley local, que la constitución revisará que estas provisiones de las convenciones internacionales estén “domesticadas”, esto quiere decir, que estén en acuerdo a las provisiones de la ley nacional.

Quiere decir que tomarán en cuenta las convenciones pero tendrán que ser “tropicalizadas” en un contexto en que estén en línea con las propias leyes nacionales de Cuba. Y eso ya de por sí contraviene las obligaciones internacionales de Cuba, de que una vez que se ha ratificado un convenio, este tiene que ser parte integral de la legislación y en muchos casos es una legislación “supra”, lo que quiere decir que está por encima de las leyes locales.

Y así lo vamos leyendo en el texto: por un lado habla de protección de derechos, pero por otro lado, en la misma oración, termina limitando esos derechos y mantiene serias limitaciones a la libertad de expresión, uno de los derechos fundamentales que, además abre un proceso para la exigencia y el ejercicio de otros derechos fundamentales.

Recientemente, en la conclusión del Examen Periódico Universal de Cuba en Ginebra, su representante, Marianne Lilljenberg, reiteró el llamado a las autoridades cubanas a que permitan a Amnistía Internacional entrar en Cuba; y el Embajador de Cuba finalmente respondió: no le van a permitir hacerlo. ¿De qué manera cree que afecta la percepción internacional sobre Cuba esta negativa constante a permitir entrar a organizaciones internacionales e incluso a los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas?

Primero, decir, que la respuesta del gobierno cubano ante las recomendaciones durante la Evaluación Periódica Universal es un indicador de la continuidad de esta nueva administración frente a todos los actos y políticas anteriores. Lamentablemente, no fue sorpresa escuchar en las palabras del embajador ante Naciones Unidas que Amnistía no es bienvenida en Cuba, siendo el único país en las Américas donde no tenemos acceso. Hemos pedido reiteradamente el acceso de la organización al país, para poder monitorear el pleno respeto de las obligaciones internacionales y nacionales en materia de derechos humanos del gobierno, y nunca nos habían contestado. Así que finalmente hemos tenido una respuesta.

Pero, más importante que el acceso de Amnistía Internacional, nosotros hemos recomendado al gobierno en múltiples ocasiones, a través de las revisiones periódicas universales u otros mecanismos de Naciones Unidas o regionales, que se permita el ingreso de los monitores internacionales, es decir, de los expertos independientes, de los diferentes entes y procedimientos que existen a nivel internacional y a nivel regional precisamente para el monitoreo y la protección de derechos fundamentales. Y lamentablemente, el embajador ha dado asimismo respuesta y ha dicho que no aceptará esa recomendación. Yo creo que efectivamente esto constituye no sólo seguir marcando el aislamiento del país ante la comunidad internacional sino que también aísla a la población de la posibilidad de acceder a otros mecanismos regionales e internacionales para exigir del Estado la rendición de cuentas y, sobre todo, el pleno respeto a los derechos humanos. La imagen que deja Cuba es la imagen que siempre ha dejado ante estos mecanismos y estos espacios y foros internacionales, una imagen de cierre total, de hermetismo, y una imagen que inclusive uno podría calificar de encubrimiento de las violaciones de derechos humanos que puedan estar ocurriendo en el país.

México

El relator de la ONU dijo que había tortura generalizada en el país. ¿Ese sigue siendo el caso en México? ¿Se ha hecho algo para tratar de bajar esos niveles?

Efectivamente, sobre la tortura, que es una práctica generalizada en todo el país, con múltiples denuncias a través de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, pero también de las comisiones estatales, denuncias que en muy pocos casos son investigadas por las autoridades, nosotros en Amnistía Internacional hemos hecho investigación en los últimos años.

El último informe que sacamos fue sobre la tortura sexual. Entrevistamos a cien mujeres que se encuentran encarceladas, y pudimos documentar casos de tortura en el momento de la detención. Estas mujeres están presas con la única evidencia de su testimonio, de su confesión, que fue sacada bajo tortura: tortura sexual, violencia sexual de muchos tipos, pero sobre todo violaciones que muchas veces son multitudinarias, hechas por agentes del Ejército o de la Policía Federal o estatal.

El propio Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos recientemente ha publicado un informe donde se documentan casos de tortura a las personas que se encuentran acusadas y detenidas, donde se señala que esa tendencia a obtener testimonios y confesiones a través de la tortura se ha convertido en una práctica normalizada por las autoridades precisamente porque hay una total impunidad, no se investigan las denuncias, pero cuando se investigan, son nulos los casos en los que se ha traído a los perpetradores ente la Justicia.

Venezuela

Por último, sobre Venezuela: recientemente en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, cinco gobiernos latinoamericanos y Canadá pidieron al Tribunal Penal Internacional que inicie una investigación sobre los crímenes de lesa humanidad del gobierno de Nicolás Maduro ¿Qué significado tiene esto y qué perspectivas le ve a que progrese esa petición?

Sin duda alguna Venezuela está enfrentando una gravísima crisis en materia de derechos humanos, las personas allí están enfrentando un contexto de masivas violaciones de derechos humanos en todo sentido: se violan desde los derechos políticos y civiles, con una serie de detenciones arbitrarias por motivos políticos, ya sean líderes de oposición, o también personas que se ven enfrentadas a la criminalización por simplemente oponerse a políticas de manera pública a través de redes sociales.

Pero también se están violentando los derechos económicos y sociales de la mayoría de la población. Hay una crisis humanitaria, una crisis dramática de violaciones a estos derechos, por información inclusive oficial, de los últimos años, en donde se expone información con respecto a la salud que del 2015 al 2016 se habla de un aumento en la mortalidad materna del 65 %, y de la mortalidad infantil, de más de un 30 %. Estos ya son indicadores gravísimos de la situación.

Hemos visto las imágenes dramáticas del flujo masivo de personas saliendo de Venezuela en busca de protección internacional hacia países vecinos. Solo en Colombia ya se calcula que hay 1,2 millones de personas, desde Venezuela, en necesidad de protección internacional; y todos los demás países suramericanos donde están buscando esa protección, que hoy día llega según cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados a 2,3 millones de personas en los últimos cuatro años, pero hay referencias de organizaciones locales de derechos humanos que hablan de más de cuatro millones de personas en los últimos cinco años. Estamos hablando de una de las mayores y más graves crisis de refugiados, y de graves y masivas violaciones de los derechos humanos.

Y por supuesto que la Corte Penal Internacional es un espacio que de alguna manera ofrece a la población, sobre todo la venezolana, la esperanza de que pueda haber investigaciones serias sobre estas violaciones a los derechos humanos y que se puedan encontrar responsabilidades penales individuales de los líderes, incluido el presidente Maduro, frente a estas graves atrocidades cometidas en contra de la población.

Ya la fiscalía de la Corte Penal Internacional había abierto una examinación preliminar, antes de la presentación de la denuncia por estos países, y esperamos que la Corte pueda determinar, de manera urgente y lo más pronto posible, si tiene competencia para la investigación, y conocer de estas graves violaciones de derechos humanos y de los crímenes bajo el derecho internacional que se están cometiendo en Venezuela.

Vea todas las noticias de hoy

Dos semanas sin agua en varios barrios de La Habana

Vecinos de la Habana Vieja desesperados por la falta de agua potable. (@AsicSomos)

Hasta 15 días han pasado residentes de la capital cubana sin abastecimiento de agua potable en sus viviendas y en algunos lugares llega contaminada con aguas albañales, así lo afirman habaneros entrevistados por Radio Televisión Martí.

Uno de los testimonios ofrecidos es el de la activista Jaqueline Heredia, quien vive en Los Sitios, Centro Habana, donde el problema es mucho más grave.

Tampoco hay agua, se quejan habaneros tras 15 días sin el preciado líquido
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

"Hace casi tres meses estamos con esta situación del agua. Los vecinos han ido a quejarse a Aguas de La Habana, a Acueducto [pero solo les dicen] que van a ver, que hay problemas. Muchas veces nos pasamos 15 días sin agua, y tenemos que cargarla de algún lugar estatal para podernos bañar", detalló Heredia.

Las autoridades recomiendan mantener una extrema higiene por la pandemia de coronavirus, pero "¿con qué agua?", se cuestiona la activista.

Cerca de la tienda La isla de Cuba, en La Habana Vieja, vive la activista Ariana Mena. Según explicó, tras dos semanas sin agua potable, el domingo llegó por espacio de 6 horas.

Todos los años es lo mismo, asegura Mena, "pero ahora la cosa está peor, porque ellos [el gobierno] están desviando el agua del pueblo para los hoteles. A la cara de nosotros pasan las pipas que van para los hoteles", recalcó.

En el Cerro, en el consejo Latino Americano, pasaron unos cinco días sin el servicio de agua potable. José Tomás Fernández, residente en el lugar, señaló que "el delegado dijo que había contaminación y empezaron a traer pipas".

Diez de Octubre es otro de los municipios afectados, allí el agua potable llega, pero con mal olor, al parecer contaminada con aguas albañales. El opositor Roberto Pérez describe la situación.

En Diez de Octubre el agua potable llega, pero con mal olor, al parecer contaminada con aguas albañales.
En Diez de Octubre el agua potable llega, pero con mal olor, al parecer contaminada con aguas albañales.

"El agua está viniendo negra, oscura, con peste, como si fuera de fosa", desde principios de mayo, aseguró.

Los vecinos han reportado lo que está ocurriendo. La respuesta de las autoridades es que ya han hecho los arreglos a la avería "pero sigue el agua viniendo igual", concluyó Pérez.

"No podemos permitir otra Primavera Negra", exigen garantías a libertad de prensa en Cuba

El aparatoso arresto del periodista y escritor Raúl Rivero el 20 de marzo de 2003 en su vecindario en Centro Habana.

Una nueva campaña de recogida de firmas, instalada en la plataforma avaaz.org exige el cese de la represión contra quienes ejercen las libertades de prensa y expresión en Cuba.

La petición "Garantías para ejercer los derechos a las libertades de prensa y expresión en Cuba" demanda también la eliminación de los recursos legales que restringen y criminalizan el ejercicio del periodismo en la isla y el establecimiento de garantías jurídicas para ejercer las libertades de prensa y expresión, "que deberán incluir leyes de transparencia y protección de fuentes; y la liberación inmediata de Roberto de Jesús Quiñones Haces".

El llamado, suscrito por periodistas de más de una decena de publicaciones sobre asuntos cubanos, denuncia el aumento de la represión física, jurídica y psicológica contra quienes participan en proyectos periodísticos y comunicativos que funcionan de manera independiente del Estado y del Partido Comunista de Cuba y al margen de las publicaciones oficialistas.

"Detenciones arbitrarias y encarcelamientos, allanamientos y registros de viviendas particulares, confiscación y ocupación de equipos, interrogatorios, prohibiciones de salir del país, cerco de domicilios para impedir la cobertura de noticias, campañas de difamación, acoso físico y digital, hackeo de cuentas personales, bloqueo y ataques cibernéticos contra sitios digitales, amenazas de prisión, intimidación a familiares y estigmatización social, son algunas de las acciones represivas que sufren periodistas, blogueros y comunicadores independientes", apunta la petición.

Los firmantes critican los medios de prensa donde "las agendas y rutinas productivas de los medios estatales están permeadas por el poder político y son intervenidas por sus funcionarios con frecuencia; lo cual constituye una fuente inagotable de conflictos de intereses, en los que la balanza siempre se inclina a favor de los intereses del poder político y no de los intereses de la sociedad".

"La existencia de medios estatales -que no por estatales son públicos- no alcanza para afirmar que en Cuba se respetan las libertades de prensa y expresión. Las libertades de prensa y expresión son derechos de todos los ciudadanos por igual, no privilegios de dirigentes del Estado, el Gobierno y el Partido, que aseguran representar la voluntad de todo un pueblo, pero prohíben la manifestación de cualquier voluntad que difiera de la que representan", señalan.

Los firmantes alertan: "No podemos permitir que ocurra otra Primavera Negra como la de 2003, cuando el Estado cubano detuvo a 75 ciudadanos, entre quienes había periodistas independientes y defensores de derechos humanos, y les impuso condenas de hasta más de 20 años de privación de libertad. Y aunque para 2011 ya habían sido excarcelados, los instrumentos legales que se emplearon para juzgarles continúan vigentes. Si bien en el propio Código Penal existen varios artículos que atentan contra las libertades de prensa y expresión, consideramos que la Ley de reafirmación de la dignidad y soberanía cubanas (Ley 80) y la Ley de protección de la independencia y la economía de Cuba (Ley 88), de 1996 y 1999, respectivamente, constituyen las amenazas más serias en este sentido".

Michael Kozak rememora la masacre del Remolcador 13 de Marzo

Evento recordatorio 25 Aniversario Remolcadotr 13 de marzo ( 1

El subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Michael Kozak, publicó en su cuenta de Twitter que en esta jornada del 13 de julio, cuando se recuerda el asesinato de cubanos, condena sin ambages la masacre del Remolcador 13 de Marzo en la bahía de La Habana, hace ya cerca de tres décadas atrás.

Con el lema #CubaLibreYa la embajada estadounidense reprodujo la declaración de Kozak en que asegura que "hoy hace 26 años, un grupo de cubanos huyó de la opresión de los Castros en el remolcador 13 de Marzo.

Los barcos del régimen cubano los persiguieron y embistieron para hundirlo, mientras disparaban a los que estaban a bordo con mangueras de agua a presión".

El alto diplomático de EEUU concluye que las súplicas de los pasajeros que se ahogaban fueron ignoradas. "El 13 de Marzo se hundió, matando a 41 niños, mujeres y hombres. Otro triste y despreciable acto del régimen castrista, que sólo gobierna a través del miedo y la opresión".


Manifestación de silencio frente a Embajada de Cuba en Washington D.C

Exiliados cubanos en protesta frente a la Embajada de Cuba en DC./ Cortesía de Andrés Martinez.

En el 26 aniversario del hundimiento del remolcador 13 de Marzo, exiliados cubanos se dieron cita frente a la Embajada de Cuba en Washington, D.C., en manifestación silenciosa por la pérdida de 37 vidas, entre ellas 10 niños, y en protesta por la impunidad del régimen de La Habana en este crimen cometidos contra civiles desarmados.

Al evento, convocado por The Center for a Free Cuba, entidad que dirige John Suárez, acudieron en representación del Instituto Patmos, el Pastor Mario Félix Lleonart Barroso y su esposa, la Misionera cubana Yoaxis Marcheco Suárez.

Desde los sucesos de aquel 13 de julio de 1994, cubanos exiliados, la comunidad internacional, y organizaciones internacionales como Human Rights Foundation, han pedido que se investigue y se haga rendir cuentas a quienes esa noche embistieron una frágil embarcación en la que civiles cubanos intentaban escapar.

Aquella madrugada del 13 de julio de 1994, durante la embestida contra el remolcador 13 de Marzo, algunas madres alzaban a sus hijos para mostrarle a las autoridades cubanas que había menores a bordo, sólo para ver cómo los pequeños fueron arrancados de sus manos por la fuerza del agua de las poderosas mangueras.

Exiliados cubanos en protesta frente a la Embajada de Cuba en DC./ Cortesía de Andrés Martinez.
Exiliados cubanos en protesta frente a la Embajada de Cuba en DC./ Cortesía de Andrés Martinez.

Shayla Zayas, joven que viajó desde Nueva York para el evento, dijo que la manifestación se realizó dentro de un marco de índole espiritual, para hacer hincapié en el dolor del pueblo cubano, en particular, de los familiares que perdieron a sus seres queridos en un acto deliberado del gobierno cubano contra indefensos ciudadanos.

"A la vez, pedimos justicia por la muerte, hace 8 años el próximo 22 de julio, de Oswaldo Payá y Harold Cepero, del Movimiento Cristiano Liberación", indicó.

A la manifestación también acudió desde Nueva York, la activista Yoly González, quien dijo que los sucesos del 13 de julio del 1994 representan un crimen que no debe, y tampoco podrá, quedar impune, mientras cubanos en distintas partes hagan reclamos por la justicia.

Yoly González situó el hundimiento del remolcador dentro del marco de los 60 años de sufrimiento para la nación cubana: "Estamos aquí en representación de todas las personas que murieron, y también lo estamos en representación de todas las personas que han muerto en el transcurso de 60 años de dictadura cubana".

Lectura de misiva ante la Embajada de Cuba en DC./ Cortesía de Andrés Martinez.
Lectura de misiva ante la Embajada de Cuba en DC./ Cortesía de Andrés Martinez.

El Pastor Mario Félix Lleonart Barroso se dirigió al grupo reunido y dijo que él esperaba que ningún crimen quede impune, incluyendo el hundimiento del remolcador. Al afirmar que todos buscan justicia aquí y ahora, pero es también cierto que "el crimen no queda impune ante el tribunal celestial, donde todo se sabe, donde todo se ve y donde todos tienen que rendir cuentas".

El pastor evangélico afirmó en su plegaria: "Dios Todo Poderoso, míranos aquí, en vigilia, a pie, silenciosos, clamando a Ti por un crimen cometido hace 26 años, y que aún permanece impune. Porque Tú eres un Dios de justicia y Tú vas a hacer justicia. Te pedimos también que aquí se pueda hacer justicia en la tierra, en los tribunales humanos y que se ponga fin a esta dictadura".

El pastor recordó además al preso político Ernesto Borges Pérez, quien también cumple 22 años de privación de libertad al hacer un llamamiento para la excarcelación inmediata de más de 130 presos políticos en Cuba.

La Misionera Yoaxis Marcheco y Mario Félix Lleonart Barroso aprovecharon la oportunidad para leer una carta que sería enviada a la embajada cubana en Washington demandando del canciller cubano Bruno Eduardo Rodríguez a Parrilla una retractación pública luego que mencionara sus nombres en rueda de prensa en La Habana el 12 de mayo en relación a sucesos ocurridos en el recinto con los cuales los esposos cristianos dicen no estar vinculados.

Obispos cubanos celebraron asamblea extraordinaria

Tomado de https://www.arzobispadosantiagodecuba.org

Los Obispos Católicos de Cuba se reunieron en Asamblea Extraordinaria en la Casa de Retiros y Convivencias de El Cobre, en Santiago de Cuba, según informa el portal de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba.

Las sesiones de trabajo tuvieron lugar durante la semana pasada, asegura el comunicado.

Los encuentros abordaron de manera especial "la actual situación a partir de la pandemia y los retos para el trabajo pastoral en el futuro próximo".

Desde el mes de marzo, la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba decidió suspender todas las celebraciones litúrgicas públicas en los templos y comunidades de la isla, a fin de contribuir con las medidas preventivas para contener el avance del coronavirus.

La Asamblea Extraordinaria incluyó la celebración por los 35 años de sacerdocio de monseñor Dionisio García Ibáñez, arzobispo de Santiago de Cuba, y el padre Jorge Catasús Fernández, párroco de Santa Lucía, en Santiago de Cuba.

Cargar más

XS
SM
MD
LG