Enlaces de accesibilidad

Estados Unidos

Cubanoamericano asesorará a Trump en asuntos de autoridad ejecutiva

El profesor cubanoamericano de Harvard Carlos E. Díaz-Rosillo asesorará al presidente Donald Trump en asuntos de autoridad ejecutiva.

El académico Carlos E. Díaz-Rosillo, conferencista sobre temas de gobierno en la Unversidad de Harvard, fue uno de los panelistas de la cadena Univisión la noche de las elecciones.

El académico cubanoamericano Carlos E. Díaz-Rosillo, conferencista sobre asuntos de Gobierno en la Universidad de Harvard, y quien fuera uno de los panelistas de la cadena Uivisión la noche de las elecciones, asesorará al presidente electo Donald Trump durante la transición, según ha informado la publicación digital Politico.

Díaz-Rosillo servirá como asesor de Trump, "para asuntos de autoridad ejecutiva” en el equipo de implementación de políticas del próximo presidente, según consta en un documento obtenido por Politico.

Nacido en Miami, Florida, Díaz-Rosillo estudió Relaciones Internacionales e Ingeniería Civil en la Universidad Tufts. Obtuvo más tarde en Harvard una maestría en Política Pública y un doctorado en Gobierno. Es miembro de la facultad del Departamento de Gobierno de esa prestigiosa universidad y uno de los decanos residentes del sistema de Harvard.

Sus conferencias en la Escuela de Extensión Universitaria del recinto versan principalmente sobre la presidencia de Estados Unidos, las campañas y las elecciones, liderazgo político, políticas públicas y políticas comparadas de los presidentes. Su trabajo examina los diferentes instrumentos de poder que la rama ejecutiva tiene a su disposición para influir en la política.

El equipo de transición al que se incorporará Díaz-Rosillo es un grupo de alrededor de 100 asesores, expertos en política, cabilderos y ex funcionarios del gobierno que se encargarían de investigar, entrevistar y recomendar a individuos para las carteras del gabinete y otros cargos en la administración de Trump.

El periódico universitario The Harvard Crimson precisa que Díaz-Rosillo ha impartido la popular clase “Gobierno 1359: El camino a la Casa Blanca", que analiza en profundidad el éxito electoral de Trump. El curso, que se ofreció en los dos semestres de 2016, experimentó un aumento en la matrícula de primavera, convirtiéndose en la segunda mayor clase de la universidad con más de 500 alumnos registrados.

No obstante, varios alumnos consultados por la publicación aseguraron que el catedrático ha dictado el curso sin dejar traslucir sus preferencias políticas.

Como uno de los panelistas de la cadena Univisión la noche de las elecciones Díaz-Rosillo explicó el ascenso de Trump como una consecuencia del descontento tanto entre los republicanos como entre los demócratas.

“Casi la mitad de los votantes optaron por Bernie Sanders, que también representaba el cambio (..) Tenemos ocho años de un gobierno que ha crecido de manera anémica, con sueldos que no han subido, con un programa de salud que sigue y sigue subiendo de precio, así que creo que (Trump) ha canalizado el descontento de gran parte de la población”.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU menciona a Cuba en su discurso de regreso al Consejo de Derechos Humanos

Blinken durante el discurso en el Consejo de Derechos Humanos. AFP/ UN

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, mencionó a Cuba en su primer discurso ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, luego que su país se ausentara durante tres años de este foro por decisión de la Administración Trump.

El jefe de la diplomacia de EEUU dijo que Washington usará este espacio para "seguir denunciando abusos en países como Venezuela, Nicaragua, Cuba o Irán" así como "las atrocidades cometidas en Xinjiang" (región del noroeste chino) o "cuando las libertades fundamentales son atacadas en Hong Kong".

En su intervención Blinken dijo que el Consejo debería reconsiderar "su desproporcionado enfoque contra Israel" o el hecho de que entre sus miembros, entre los que se encuentran Rusia, China, Venezuela y Cuba, haya frecuentemente regímenes autoritarios.

"Los que tienen peores registros de derechos humanos no deberían ser miembros", declaró el Secretario de Estado.

Blinken anunció hoy que EEUU se presentará como candidato a formar parte de él para el trienio 2022-24: "Tengo el placer de anunciarles que Estados Unidos buscará una banca en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para el mandato 2022-2024. Pedimos humildemente el apoyo de todos los miembros de la ONU en nuestro deseo de tener una banca en esta institución".

El Consejo de Derechos Humanos, que se reúne unas tres veces al año durante varias semanas para debatir los principales problemas globales en la materia, se compone de 47 miembros que se renuevan parcialmente cada año.

"Estados Unidos sitúa la democracia y los derechos humanos en el centro de su política exterior, porque son indispensables para la paz y la estabilidad", declaró Blinken quien aprovechó la ocasión para exigir una vez más a Rusia la liberación inmediata y sin condiciones de Alexei Navalni y otros cientos de ciudadanos rusos "erróneamente detenidos por ejercer sus derechos".

También recordó los ataques a las libertades fundamentales en Birmania, Siria o Corea del Norte.

"Esperamos trabajar con nuestros socios en este órgano y con las ONG de todo el mundo para garantizar que el Consejo cumple su función y efectivamente contribuye a la mejora de los derechos humanos en el mundo", resumió el jefe de la diplomacia norteamericana.

La Administración Biden reabre centro de detención para menores migrantes de la era Trump

Una maestra imparte clases en el centro de detención de menores de Carrizo Springs, Texas, el 9 de julio de 2019. Eric Gay/Pool via Reuters.

El gobierno de EE. UU. reabrió una instalación provisional para alojar a cientos de menores migrantes que llegan a la frontera sur sin compañía de un pariente o familiar. Se trata de una solución "temporal" debido a la pandemia, asegura la Casa Blanca.

WASHINGTON DC - La decisión del gobierno del presidente Joe Biden de reabrir un centro de detención para menores en el estado de Texas, en la frontera con México, ha suscitado las críticas contra una administración que se ha comprometido a dar un trato "humano" a los migrantes. La llegada a la frontera de miles de jóvenes en plena pandemia ha obligado a adoptar esta medida "temporal", sostiene la Casa Blanca.

Más de 6.000 menores no acompañados que llegaron a la frontera sur se encuentran bajo custodia del Departamento de Salud de Estados Unidos. Las autoridades aseguran que los niños serán tratados de acuerdo a los protocolos establecidos en la ley estadounidense.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, más de 5.700 menores no acompañados llegaron a la frontera Estados Unidos con México, en enero de este año.

Miles de ellos están bajo la tutela del Departamento de Salud, en instalaciones provisionales de reasentamiento, una de ellas reabierta por la administración Biden, esta semana, en Texas, una decisión no exenta de polémica.

Según Jennifer Podkul, representante de la organización Niños en Necesidad de Defensa (KIND, por sus siglas en inglés) la llegada de estos inmigrantes responde al revés que sufrieron las políticas de la Administración Trump que daban luz verde a la deportación de menores, al ser rescindidas por un juez federal, en noviembre de 2020.

“No es que de repente haya más niños llegando, es que los tribunales volvieron a abrir la válvula. Como había sido anteriormente, que un niño no acompañado podía caminar hasta un funcionario fronterizo y pedir ayuda, pedir protección, y luego ir a un refugio del Departamento de Salud”, contó Podkul a la Voz de América.

La activista explicó que es "responsabilidad de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) encontrar rápidamente un patrocinador para el niño, de modo que el menor viva en un hogar y no bajo la custodia del gobierno mientras progresa su caso en la corte de inmigración".

Entrada al Centro de Detención para Menores en Carrizo Springs.
Entrada al Centro de Detención para Menores en Carrizo Springs.

La Oficina de Reasentamiento de Refugiados dijo a la VOA que se toma “muy en serio” ese proceso y que espera que la mayoría de los niños sean reacomodados, en "aproximadamente 30 días".

La agencia explicó que “tan pronto” como los menores llegan a manos del gobierno, comienza el proceso de encontrar a un “patrocinador adecuado” en EE. UU. que, en la mayoría de los casos, son familiares o parientes que viven en el país.

Algunos de estos menores estarán en instalaciones temporales —que tienen capacidad para alojar a 700 niños de entre 13 y 17 años— en Carrizo Spring, Texas, a 138 kilómetros de la frontera con México. El lunes, el centro recibió al primer menor de edad, según un comunicado del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Hasta el 20 de enero, más de 4.000 menores estaban en custodia del Departamento de Salud, pero el número aumentó a 6.800, para el 18 de febrero, según datos oficiales. Funcionarios de esa cartera dijeron a la VOA que estos números cambian "día a día".

La Casa Blanca: “No son niños en jaulas”

Legisladores del ala más progresista del Partido Demócrata criticaron la decisión del gobierno Biden de reabrir las instalaciones para alojar a menores de edad.

“Sin importar quién esté en la Casa Blanca, las palabras ‘instalaciones migratorias para niños’ no deberían estar en el vocabulario de nuestro gobierno”, escribió en su cuenta de Twitter el representante de la Cámara Baja Jamaal Bowman.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, defendió la posición del gobierno argumentando que las instalaciones provisionales de Carrizo fueron reabiertas porque, debido a la pandemia, la capacidad de alojamiento de la ORR se ha visto reducida.

“Es la política de este gobierno no expulsar a menores no acompañados”, explicó la portavoz. “No son niños en jaulas”, agregó, ante una pregunta que hacía referencia a las críticas que, en el pasado, Biden y la vicepresidenta Kamala Harris hicieron a la política fronteriza del gobierno de Trump.

La Casa Blanca insiste que los inmigrantes no deben llegar a la frontera sur, en este momento, debido a que las condiciones no están dadas por la pandemia y por la reformulación de un sistema migratorio "justo" y "humano", en el que, aseguran, están trabajando.

Parte del liderazgo republicano critica el enfoque de la administración Biden y asegura que sus políticas exacerbarán una crisis humanitaria y de seguridad, en la frontera sur.

Menores en la Frontera México-EEUU
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

Homenaje a los pioneros afroamericanos en la diplomacia

Dr. Ralph Bunche (D) recibe Medalla de la Asociación Theodore Roosevelt de manos de Oscar Strauss

Estos pioneros afroamericanos dieron forma a la historia estadounidense.

Sigue leyendo para descubrir más sobre embajadores pioneros, activistas influyentes y un Premio Nobel de la Paz.

David Bolen, primer embajador afroamericano más allá del Telón de Acero

El diplomático estadounidense, atleta olímpico, veterano de la Segunda Guerra Mundial de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y graduado de la Universidad de Colorado, Boulder David Bolen, tuvo una carrera increíble. Como embajador en Alemania Oriental en 1977, Bolen fue el primer embajador afroamericano en un país detrás del Telón de Acero.

También se desempeñó como Embajador ante la Embajada de los Estados Unidos Gaborone, Botswana, y fue acreditado en la Embajada de los Estados Unidos Lesotho, y la Embajada de los Estados Unidos en Swazilandia al mismo tiempo.

Clifton Wharton, primer diplomático afroamericano de carrera en convertirse en embajador

Clifton Wharton Sr. fue el primer diplomático afroamericano de carrera en ascender a embajador.

Fue uno de los pocos afroamericanos que entraron en el Servicio Exterior en la década de 1920. En 1958, fue el primer afroamericano en dirigir una misión estadounidense en un país europeo (Rumania). Se convirtió en Embajador en Noruega en 1961. Wharton, graduado de la Universidad de Boston, sirvió en el Departamento de Estado de los Estados Unidos durante más de 40 años.

Patricia Roberts Harris, primera embajadora afroamericana

En 1965, Patricia Roberts Harris hizo historia como la primera mujer embajadora afroamericana cuando fue nombrada Embajadora en Luxemburgo.

A lo largo de su impresionante carrera, Harris continuó logrando muchos primeros. Después de su carrera diplomática, se desempeñó como la primera decano afroamericana de una escuela de derecho estadounidense en la Universidad Howard. También se convirtió en la primera mujer afroamericana en ocupar un puesto en el gabinete cuando se desempeñó como Secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano en 1977.

Dr. Ralph Bunche, primer afroamericano y primer diplomático estadounidense en ganar el Premio Nobel de la Paz

El Dr. Ralph Bunche fue el primer afroamericano y el primer diplomático estadounidense galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1950 por su incesante negociación de una tregua árabe-israelí en 1949.

Fue un reconocido educador y activista de derechos civiles que participó en la Marcha en Washington con el Dr. Martin Luther King.

Edith Sampson, primera delegada afroamericano ante las Naciones Unidas

Edith Sampson fue la primer delegada afroamericana nombrada para la Misión de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas.

Además, fue la primera mujer en recibir una maestría en Derecho de la Universidad Loyola y la primera mujer afroamericana en la historia de Estados Unidos en ser elegida por votación popular como jueza.

Frederick Douglass, Cónsul General de Haití y Chargé d'Affaires a la República Dominicana

Además de ser auto-emancipado y un prominente activista abolicionista, Douglass también dejó su huella como diplomático estadounidense, sirviendo como Ministro de los Estados Unidos en Haití y Chargé d'Affaires a la República Dominicana de 1889 a 1891.

Ida Gibbs Hunt, Diplomática ciudadana afroamericana

Ida Gibbs Hunt fue la hija de un diplomático y una diplomática ciudadana que trabajó con el intelectual negro W.E.B. DuBois y organizó los Congresos Panafricanos de la década de 1920.

Su discurso de 1923 "The Colored Races and the League of Nations" (El color de las razas y la Liga de las Naciones) cautivó al público de todo Londres.

Ida se casó con William Henry Hunt, uno de los pocos diplomáticos afroamericanos. Hunt, nacido esclavo, sirvió en Liberia, Francia, Madagascar y Guadalupe.

“Inteligencia no ameritaba” llamar a la Guardia Nacional al Capitolio: exjefe de seguridad

Una turba de simpatizantes del expresidente Donald Trump lucha contra policías en la puerta que rompieron al asaltar el Capitolio en Washington D.C. el 6 de enero pasado.

En la audiencia de este martes testificarán dos exagentes de la protección del Capitolio que renunciaron a sus puestos después del asalto del 6 de enero.

El exjefe de la seguridad (sargento de armas) de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Irving, declaró este martes en una audiencia del Senado que no se llamó a la Guardia Nacional durante el asalto al Capitolio el 6 de enero pasado porque la información de inteligencia no ameritaba la presencia de las tropas.

Irving negó de esta forma que la seguridad no se basó en lo que estaban observando, la entrada a la fuerza de cientos de simpatizantes del expresidente Donald Trump, en la sede del Congreso, para pedir refuerzos.

El exagente hizo sus comentarios en un testimonio escrito para dos comités del Senado que investigan los preparativos de seguridad y la respuesta al ataque.

La audiencia de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales y la Comisión de Reglas y Administración es la primera vez que el público estadounidense puede escuchar el relato de los principales encargados de la seguridad del Capitolio sobre los hechos ocurridos ese día.

Irving y el exsargento de armas del Senado, Michael C. Stenger, han sido criticados de que no actuaron con rapidez para llamar a la Guardia Nacional para que los ayudara a contener la multitud. Ambos renunciaron después del asalto al Capitolio.

“La ‘observación’, como ha expresado la prensa, no determinó nuestra postura de seguridad”, dijo Irving. “Discutimos si la inteligencia ameritaba tener tropas en el Capitolio y nuestro juicio colectivo en ese momento fue que no”.

Irving dijo también que dos días antes, el 4 de enero, discutió el posible uso de 125 miembros de la Guardia Nacional con Stenger y el entonces jefe de la Policía del Capitolio, Michael Stenger, quien también renunció tras el asalto.

Mucho se desconoce todavía acerca de lo que sucedió durante el asalto y se espera que los legisladores traten de extraer de los testigos la información suficiente para conocer cómo ese día tantas cosas salieron mal.

Los legisladores quieren saber, entre otras cosas, si las agencias del orden supieron algo de planes de violencia para ese día, cómo las agencias comparten esa información entre sí y por qué la policía el Capitolio estaba tan mal preparada para un asalto de ese tipo.

En la audiencia de este martes también declarará Stenger y Robert Contee, el jefe interino de la Policía Metropolitana de Washington, D.C., cuyas fuerzas ayudaron a la policía del Capitolio a controlar la multitud y evacuar a todos los intrusos de la instalación.

La audiencia del martes será la primera de varias concebidas por legisladores demócratas y republicanos del Congreso para examinar a fondo los sucesos del 6 de enero en el Capitolio que interrumpieron la certificación de la elección presidencial de 2020.

Biden pide no olvidar a los más de 500.000 estadounidenses víctimas del COVID-19

Presidente Joe Biden and First Lady Dr. Jill Biden attend a moment of silence and candle lighting ceremony

Estados Unidos superó hoy el medio millón de muertes a causa del nuevo coronavirus. Más de 28 millones de personas han resultado infectadas en el país.

WASHINGTON DC - El presidente Joe Biden, se dirigió este lunes a la nación, después de que Estados Unidos superara la "marca realmente descorazonadora" de los 500.000 muertos por el nuevo coronavirus, e instó al país a "recordar" para así poder sanar.

“Hoy hemos batido una marca realmente descorazonadora: 500.071 muertes", comenzó diciendo Biden durante un sobrio acto en la Casa Blanca.

Según el Centro de Recursos para el Coronavirus de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos registra hasta la fecha 500.071 muertes y 28.174.133 infecciones de coronavirus, la mayor cifra en ambos rubros en el mundo.

El mandatario lamentó que la pandemia "ha cobrado ya demasiadas vidas" y sostuvo que, cómo nación, "no debemos y no podemos permitir que esto continúe”.

Llegará el día en que antes les venga una sonrisa a los labios, que una lágrima a los ojos"
Joe Biden, presidente de EE.UU.

Biden instó a la población a "actuar" y le pidió "que permanezca alerta" y respete las medidas de prevención habituales: mantener las distancias, usar mascarilla y ponerse la vacuna "cuando llegue el turno".

Las autoridades sanitarias estadounidenses temen que, una vez iniciada la campaña de vacunación, muchos ciudadanos se relajen, lo que podría dar lugar a una nueva ola de contagios.

Sin embargo, el mensaje del presidente este lunes, no estuvo centrado en cómo luchar en un futuro, sino en cómo superar un pasado que ha dejado miles de asientos vacíos por todo el país.

“Hoy pido a todos los estadounidenses que recuerden, que recuerden a aquellos que perdimos y a aquellos que se quedaron atrás", exhortó. "Así es como se sana, recordando".

El presidente, que ha sufrido diversas tragedias familiares, la última en 2015, cuando falleció su hijo Beau Biden víctima de una tumor cerebral, afirmó que los seres queridos "nunca desaparecen por completo, siempre serán parte de vuestro corazón".

“Llegará el día en que antes les venga una sonrisa a los labios, que una lágrima a los ojos. Créanme, lo sé bien", concluyó.

Tras la alocución, Biden, acompañado por la vicepresidenta Kamala Harris, guardó un minuto de silencio desde la balaustrada de la Casa Blanca. Durante los próximos cinco días, la bandera estadounidense ondeará a media asta en todos los edificios federales del país en honor a los caídos.

Cargar más

XS
SM
MD
LG