Enlaces de accesibilidad

Mundo

Rusia toma medidas drásticas para afectar el acceso a Twitter

El Kremlin decidió afectar el acceso a Twitter, poco después los sitios web de varias agencias gubernamentales quedaron inaccesibles. Foto: Reuters.

El Kremlin obstaculizó el miércoles el acceso a Twitter, afirmando que deben retirarse contenidos relacionados con las drogas, pornografía infantil y los suicidios de jóvenes.

MOSCÚ - El organismo regulador de internet de Rusia, Roskomnadzor, anunció que había ralentizado la capacidad de Twitter para operar en Rusia a partir del miércoles, como parte de lo que las autoridades dijeron que era una sanción inicial por el hecho de que la plataforma de redes sociales estadounidense no eliminó contenido ilegal dentro del país.

Según una declaración publicada en el sitio web de Roskomnadzor, el 100% de los dispositivos móviles y el 50% de los dispositivos estacionarios que usan Twitter enfrentarán una interrupción en el servicio en un esfuerzo por "proteger a los ciudadanos rusos".

"El mecanismo prevé ralentizar la transferencia de contenido de fotos y videos sin ninguna limitación en los mensajes de texto. Los usuarios podrán intercambiar mensajes libremente", aclaró más tarde el funcionario de Roskomnadzor, Vadim Subbotin, en comentarios a los periodistas.

Subbotin agregó que las restricciones permanecerían vigentes hasta que Twitter cumpla con la solicitud de eliminar el contenido "ofensivo".

De no hacerlo, agregó Subbotin, podría llevar a un bloqueo total de Twitter dentro del país.

El mecanismo prevé ralentizar la transferencia de contenido de fotos y videos sin ninguna limitación en los mensajes de texto"
Vadim Subbotin, vocero de Roskomnadzor

En su declaración, Roskomnadzor alegó que Twitter no había eliminado 3.168 tuits que promueven el uso de drogas, pornografía infantil, y el suicidio de adolescentes e ignoró "más de 28.000 solicitudes iniciales y repetidas" para abordar violaciones de contenido.

No hubo comentarios inmediatos de Twitter sobre las nuevas restricciones.

"Nadie tiene ningún deseos de bloquear nada", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, cuando se le preguntó sobre el tema, en su llamada diaria con los periodistas. “Pero tomar medidas que obliguen a la empresa a cumplir con nuestras leyes es totalmente justificable”.

El presidente Vladimir Putin había criticado internet durante una reunión con jóvenes voluntarios la semana pasada, por supuestamente servir para aprovecharse de la juventud rusa.

"Desafortunadamente, todos sabemos qué es internet y cómo se usa para difundir contenido totalmente inaceptable", dijo Putin, quien argumentó que la Web debería responder ante "leyes morales".

Cae el portal del Kremlin

Los movimientos contra Twitter fueron seguidos rápidamente por la noticia de que una serie de sitios web clave del gobierno ruso, incluido el portal principal del Kremlin, eran inaccesibles para los usuarios.

Otros sitios web estatales que parecían experimentar problemas fueron el Ministerio del Interior, el Departamento Federal de Rusia, la Duma, el Ministerio de Desarrollo Económico e incluso Roskomnadzor, el organismo regulador que anunció las sanciones contra Twitter para empezar.

El Ministerio de Desarrollo Digital de Rusia aclaró más tarde que los problemas no tenían nada que ver con las acciones contra Twitter, sino que fueron causados por problemas en el proveedor de servicios del estado Rostelecom.

Sin embargo, fue una explicación que hizo poco para acallar una dócil especulación sobre que algo grande estaba pasando online.

¿Llegó la ciberguerra?

El movimiento en contra de Twitter marcó el último de una batalla latente entre gobierno y las compañías de tecnología global de Rusia.

El Kremlin ha alegado que Twitter, Facebook y YouTube son plataformas que promueven contenido que apoya a la oposición de Rusia, al tiempo que rechaza el contenido de los medios estatales rusos.

A principios de este mes, Moscú anunció que estaba demandando a Twitter y a otras cuatro compañías tecnológicas globales por no eliminar las publicaciones que expresan su apoyo a las protestas contra el encarcelamiento del líder de la oposición Alexei Navalny.

Artem Kozlyuk, del grupo de defensa de los derechos en Internet RoskomSvoboda, calificó las preocupaciones del gobierno sobre el impacto de Twitter en la moralidad de la juventud rusa como "nada más que una fachada".

"El objetivo real es obligar a las empresas de medios sociales occidentales a limitar el acceso a contenido político, cualquier cosa que tenga que ver con llamar a la gente a protestar o visitar un sitio web de la oposición", dijo Kozlyuk a la VOA. "Si Twitter o cualquiera de las otras empresas cumplieran, descubrirían que las objeciones de las autoridades rusas desaparecen de inmediato".

Mientras tanto, los problemas con los sitios web del gobierno ruso siguen a los informes de que la Administración Biden estaba preparando una respuesta cibernética, tanto abierta como encubierta, a lo que insiste es la responsabilidad del Kremlin por el hackeo masivo de SolarWinds a los sitios web de las agencias gubernamentales de EE. UU. en el 2020.

La preocupación sobre ciberataques, y sus consecuencias, han sido un aspecto polémico de la relación entre Estados Unidos y Rusia desde la campaña presidencial estadounidense de 2016, cuando Estados Unidos acusó a Rusia de usar herramientas cibernéticas para interferir en la contienda.

En 2019, Rusia aprobó una ley en defensa de una "Internet soberana", una medida que incluye un "interruptor automático" destinado a aislar la infraestructura rusa de la red mundial, en caso de ser atacada.

Los activistas de Internet argumentan que la acción es solo la última de una serie de leyes destinadas a reforzar el control gubernamental de Internet y a reprimir la libertad de expresión.

Pero los expertos han cuestionado durante mucho tiempo si el organismo rector de Internet de Rusia es capaz de llevar a cabo sus amenazas de bloquear las grandes tecnologías o Internet en su conjunto.

En 2019, Roskomnadzor fue ampliamente burlado por estropear sus esfuerzos para bloquear la aplicación de mensajes sociales Telegram. El esfuerzo para eliminar el servicio en Rusia terminó interrumpiendo el servicio para cientos de sitios web y servicios comerciales, incluso cuando la aplicación seguía funcionando.

Vea todas las noticias de hoy

Periodista rusa que criticó la guerra contra Ucrania podría ser condenada a 10 años de prisión

Marina Ovsyannikova en un tribunal en Moscú, el 28 de julio de 2022. (Reuters/Evgenia Novozhenina).

La periodista de televisión rusa Marina Ovsyannikova ha sido acusada de distribuir información falsa sobre las fuerzas armadas rusas después de que registraran su casa, reportó Radio Europa Libre/Radio Libertad (RFE/RL).

El abogado defensor, Dmitry Zakhvatov, dijo el 10 de agosto que su cliente fue detenida, acusada de "distribución pública de información falsa sobre las fuerzas armadas rusas" y que podría enfrentar 10 años de prisión si es declarada culpable.

Zakhvatov dijo anteriormente en Telegram que la policía irrumpió en el apartamento de su cliente en Moscú y lo registró sin su presencia.

La periodista Ovsyannikova, conocida por realizar una protesta contra la guerra en vivo en el aire en marzo, escribió en Telegram que el cargo presentado en su contra el 10 de agosto se derivaba de su protesta frente al Kremlin a principios de julio en la que ella sostenía un cartel que decía "[El presidente ruso Vladimir] Putin es un asesino, sus soldados son fascistas" y mostraba fotos de niños asesinados en Ucrania.

La semana pasada, un tribunal de Moscú multó a Ovsyannikova con 50.000 rublos (820 dólares) por esa protesta.

Ovsyannikova obtuvo reconocimiento internacional el 14 de marzo cuando irrumpió en el plató del programa de noticias Vremya de Channel One con un cartel que decía en ruso: "Detengan la guerra. No crean en la propaganda. Les están mintiendo". También gritó: "Alto a la guerra. No a la guerra".

Ovsyannikova era productora de Channel One en el momento de su protesta. Más tarde fue detenida y multada con 30.000 rublos (490 dólares) por un tribunal por convocar protestas ilegales.

Ovsyannikova renunció a Channel One y pasó varios meses en el extranjero, incluso en Ucrania, expresando repetidamente su condena a la guerra.

Durante tres meses recibió entrenamiento en la publicación alemana Die Welt. A principios de julio, la periodista anunció su regreso a Rusia.

El 8 de agosto, un tribunal de Moscú ordenó a Ovsyannikova pagar una multa de 40.000 rublos (660 dólares) por sus últimas publicaciones en línea protestando contra la guerra en Ucrania.

En marzo, Putin firmó una ley que prevé largas penas de prisión por distribuir "información deliberadamente falsa" sobre las operaciones militares rusas mientras el Kremlin busca controlar la narrativa sobre su guerra en Ucrania.

La ley prevé penas de hasta 10 años de prisión para las personas condenadas por un delito, mientras que la pena por la distribución de "información deliberadamente falsa" sobre el ejército ruso que tenga "graves consecuencias" es de 15 años de prisión.

También establece que es ilegal "hacer llamados contra el uso de tropas rusas para proteger los intereses de Rusia" o "para desacreditar dicho uso" con una posible pena de hasta tres años de prisión. La misma disposición se aplica a los pedidos de sanciones contra Rusia, informó RFE/RL.

Masyanya: la caricatura como enunciado de protesta por la invasión rusa

Masyanya, capítulo 162: San Mariuburgo.

Masyanya, una popular serie de animados rusos, es una forma de protesta de los ciudadanos de ese país contra la invasión a Ucrania, esta vez presentada como una invasión china a Rusia, bajo el pretexto de salvar a los rusos del fascismo, y hasta una propuesta de harakiri a Vladimir Putin.

La visión desde Rusia sobre la guerra en Ucrania tiene una peculiaridad a la hora de presentar la crítica al Kremlin y la popular serie de animados en Internet se ha convertido en instrumento de exposición pacifista de los rusos a la invasión a Ucrania y de repulsa a la política del Kremlin.

Masyanya es el diminutivo de Maria Vitalevna Nikogda, el personaje principal de la serie que debutó en el otoño del 2001. Tiene vida en varias plataformas digitales, incluidas Facebook y VKontakte. El 22 de octubre se celebra el cumpleaños de Masyanya y de su creador es Oleg Kuvaev, natural de San Petersburgo.

Caracterizan a la serie el estilo de expresión ligeramente punzante, con un poco de gamberrismo, pero también con una sabiduría popular, filosofía “de la calle” y mucho humor. Esta combinación le garantizó el éxito inmediato.

El primer episodio después del 24 de febrero pasado, cuando las tropas rusas comenzaron el ataque a Ucrania, salió publicado el 22 de marzo y tenía el título de Wakizashi. En él se se relata el ataque de las tropas rusas a los ucranianos y los personajes comparan a Putin con el dictador nazi Adolf Hitler y Osama Bin Laden. Se aprecian además imágenes de edificios en ruinas en Ucrania que son bombardeados por la artillería y aviación rusa. En los minutos finales de este capítulo, Masyanya visita a Putin y le entrega una espada japonesa para que se haga el harakiri.

Ya desde marzo pasado el organismo gubernamental regulador de los medios ruso, Roskomnadzor, ordenaba a los creadores del popular programa de dibujos animados que eliminaran capítulos que publican en Internet que tuvieran referencia a la invasión rusa.

Para los censores en Rusia la serie Masyanya "contiene información falsa de importancia social sobre la operación militar en curso para defender las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk" y también que "desacredita a las fuerzas armadas de la Federación Rusa".

Kuvaev tuvo que abandonar Rusia, se trasladó a Ucrania, y ha denunciado en varias ocasiones el ataque cibernético a la página digital donde aparece Masyanya. El creador ha dicho que considera a Ucrania como su patria: tiene muchos amigos y parientes allí, así como recuerdos de su infancia. Kuvaev ya está aprendiendo el idioma y planea producir nuevas series sobre Ucrania.

Tres capítulos de la serie tienen como tema la invasión a Ucrania: Wakizashi (160), Cómo explicarles a los hijos (161) y el 162, con el título de San Mariuburgo (la unión de San Petersburgo, la ciudad del autor y Mariupol, el puerto ucraniano atacado por los rusos).

Este último capítulo de la serie, que salió el pasado mes de julio, se convirtió en tendencia en YouTube después presentar la invasión de China a Rusia para salvarla del fascismo, con los mismos argumentos que en el Kremlin utilizaron para lanzar su invasión.

El episodio superó en cuatro semanas de publicación los 4 millones 600 mil visitas y la plataforma de video permite subtitular el episodio a siete idiomas (ruso, ucraniano, chino, checo, inglés, español y francés).

Kuvaev ha declarado a la prensa que para este capítulo se inspiró en los rusos que apoyan la guerra contra Ucrania.

En entrevista con el portal digital de noticias The Insider, el autor reconoció que Masyanya debería haber hablado antes de política y ahora está lidiando con las consecuencias”. El realizador comparó la represión y censura actual en Rusia con la que se vivió en tiempos de la Unión Soviética.

El Roskomnadzor, Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación de Rusia, ha limitado estrictamente el acceso a la información sobre la guerra en Ucrania y ordenó a los medios que describieran los eventos en Ucrania como una "operación militar especial" y no como una guerra o una invasión.

El 5 de marzo pasado Putin firmó una nueva ley que establece sentencias de hasta 15 años de prisión para las personas que "distribuyan deliberadamente noticias falsas" sobre el ejército ruso.

Varios medios de comunicación rusos han optado por suspender sus operaciones en lugar de enfrentar fuertes restricciones sobre lo que pueden informar. El Kremlin también ha bloqueado varios medios de comunicación extranjeros como BBC, Radio Libertad, Deutsche Welle, Voz de América y otros medios de prensa extranjero que han cerrado sus oficinas en Moscú por la censura.

[Para ver este capítulo en español, pulse ajustes/ settings (el cuarto ícono de derecha a izquierda y selecciones el idioma]

Crece el número de sitios web que difunden desinformación y mitos sobre la guerra de Rusia en Ucrania

Una pareja reacciona tras un bombardeo ruso en Mykolaiv, Ucrania, el 3 de agosto de 2022. (AP Foto/Kostiantyn Liberov).

La cantidad de sitios web que difunden desinformación sobre Rusia y Ucrania ha más que duplicado desde que se lanzó la invasión no provocada de Rusia a fines de febrero, advierte un grupo con sede en Nueva York que califica la confiabilidad en los medios, reporta Radio Europa Libre/Radio Libertad (RFE/RL).

NewsGuard dijo el 9 de agosto que sus expertos identificaron 250 sitios web que publican desinformación relacionada con esos dos estados combatientes, frente a los 116 de marzo.

Dijo que plataformas digitales como Google, Twitter, Facebook y TikTok han impuesto "medidas temporales en algunos países contra conocidos medios de propaganda rusos como RT y Sputnik News, luego de que la Comisión Europea prohibiera la distribución o el apoyo publicitario para estos sitios de propaganda financiados y operados por el Kremlin".

Info Martí | Estados Unidos: “desmantelar la desinformación: nuestra responsabilidad común”
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:47 0:00

"Sin embargo", agregó, "la gran cantidad de otros sitios identificados por NewsGuard continúan difundiendo mitos libremente en Internet".

Citó 54 de los mayores mitos difundidos por esos medios sobre el conflicto de cinco meses o sus raíces en los ocho años de lucha entre Ucrania y los separatistas respaldados por Rusia.

Incluyen "afirmaciones de que Estados Unidos opera laboratorios en Ucrania para desarrollar armas biológicas, que las tropas rusas no fueron responsables de la masacre de civiles en Bucha en marzo y que Rusia no atacó la estación de tren en Kramatorsk en el este de Ucrania", precisó NewsGuard.

Muchos de los mencionados sitios evitan revelar quién es el propietario o quién los controla, pero afirman, sin presentar evidencias, que son grupos de expertos independientes u otras organizaciones sin fines de lucro.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, describió recientemente la desinformación como "un problema creciente en la UE, y realmente tenemos que tomar medidas más enérgicas".

NewsGuard inauguró en marzo un Centro de Seguimiento de Desinformación Rusa y Ucraniana, días después de que decenas de miles de soldados rusos atravesaran la frontera de Ucrania.

(Con información de Reuters y RFE/RL)

Guerra en Ucrania podría ser abordada en un segundo encuentro en la historia entre un Papa y un patriarca ruso ortodoxo

El papa Francisco sostiene una reunión con el obispo Antonij de la Iglesia Ortodoxa de Rusia, el 5 de agosto de 2022. (Vatican Media/Handout via Reuters).

El papa Francisco se reunió el viernes pasado con un alto funcionario de la Iglesia Ortodoxa rusa de cara a un esperado encuentro el mes próximo en Kazajistán con el líder ortodoxo, el patriarca Cirilo, quien ha justificado la invasión a Ucrania.

El papa y Cirilo han confirmado su presencia en Kazajistán para participar en una reunión interreligiosa, el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales el 14 y 15 de septiembre.

Si se reúnen a las márgenes del congreso, será el segundo encuentro en la historia entre un papa y un patriarca ruso ortodoxo, luego que una reunión en junio fue cancelada debido a las consecuencias diplomáticas de la invasión rusa.

La primera reunión ocurrió en Cuba en junio de 2016, donde Francisco y Cirilo firmaron una declaración conjunta sobre unidad religiosa.

Dicha declaración hace un llamado para la paz en Siria, Irak y Ucrania, y exhorta a Europa a mantener sus "raíces cristianas".

"Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional a tomar medidas inmediatas para evitar un mayor desplazamiento de los cristianos de Oriente Medio. Levantando nuestras voces en defensa de los cristianos perseguidos, también solidarizamos con sufrimientos de seguidores de otras tradiciones religiosas", señala el documento.

Al mismo tiempo, es necesario –agrega el texto– que "la comunidad internacional haga todos los esfuerzos posibles para poner fin al terrorismo mediante acciones comunes, conjuntas y sincronizadas".

No obstante, Cirilo ha justificado la invasión a Ucrania sobre bases espirituales e ideológicas, llamándola una batalla “metafísica” con Occidente. Ha bendecido a los soldados rusos que van a la guerra e invocado la idea de que los rusos y los ucranianos son un solo pueblo.

La audiencia de Francisco con el enviado de Cirilo se produjo el mismo día en el que el papa tomó una decisión simbólicamente significativa para algunos católicos ucranianos: declaró mártir a un sacerdote ruteno católico griego que ofició durante la era soviética en Ucrania, el reverendo Petros Oros, lo que acelera su camino a una posible canonización.

Oros vivió desde 1917 hasta 1953, cuando fue asesinado por las fuerzas soviéticas por odio a la fe, dijo una declaración del Vaticano.

Jefe OIEA: Planta nuclear de Ucrania está "fuera de control"

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, habla en una conferencia de prensa en Tokio el 19 de mayo del 2022. (AP Foto/Hiro Komae)

NACIONES UNIDAS (AP) — El jefe de la agencia nuclear de la ONU advirtió que la planta nucleoeléctrica más grande de Europa, ubicada en Ucrania, está "completamente fuera de control", y emitió un pedido urgente a Rusia y Ucrania para que permitan pronto que expertos visiten el vasto complejo para estabilizar la situación y evitar un accidente nuclear.

Rafael Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), dijo en una entrevista el martes con The Associated Press que la situación se está volviendo más peligrosa cada día en la planta de Zaporiyia, en la ciudad sureña de Enerhodar, que las tropas rusas capturaron a inicios de marzo, poco después de que iniciara la invasión a Ucrania el 24 de febrero.

"Todo principio de seguridad nuclear ha sido violado" en la planta, dijo. "Lo que está en juego es extremadamente serio y extremadamente grave y peligroso".

Grossi señaló muchas violaciones de normas de seguridad de la planta, y añadió que la misma "está en un lugar en el que ocurre una guerra", cerca de territorio controlado por Rusia.

La integridad física de la planta no ha sido respetada, dijo, y mencionó los cañoneos a inicios de la guerra y las acusaciones mutuas de Rusia y Ucrania de ataques a Zaporiyia.

Existe "una situación paradójica" en la que la planta es controlada por Rusia, pero personal ucraniano continúa a cargo de las operaciones nucleares, lo que lleva a momentos inevitables de fricción y presuntamente violencia, afirmó.

Aunque el OIEA tiene algunos contactos con el personal, son "defectuosos" y "aislados", dijo.

Grossi indicó que la cadena de suministro de equipo y piezas ha sido interrumpida, "por lo que no estamos seguros de si la planta está recibiendo lo que necesita". El OIEA tiene además que realizar inspecciones para asegurarse de que el material nuclear es salvaguardado "y existe allí mucho material nuclear que inspeccionar", dijo.

"Cuando consideras todo eso en conjunto, tienes un catálogo de cosas que no deberían estar sucediendo en una instalación nuclear", manifestó Grossi. "Por eso he estado insistiendo desde el primer día en que tenemos que poder ir allí para realizar esa evaluación de seguridad e inocuidad, hacer reparaciones y asistir como ya lo hicimos en Chernóbil".

La toma de Zaporiyia por parte de los rusos renovó los temores de que el más de los 15 reactores nucleares ucranianos pudiera resultar dañado, desencadenando otra emergencia como el accidente de Chernóbil de 1986, el peor desastre nuclear del mundo, ocurrido a unos 110 kilómetros al norte de la capital, Kiev.

Cargar más

XS
SM
MD
LG