Enlaces de accesibilidad

Economía

Vendedores de Sancti Spíritus se plantan: no habrá carne de cerdo hasta que retiren tope al precio

Vendedores de carne de cerdo en parón por precios topados.

La protesta que iniciaron hace dos semanas unos 15 cuentapropistas, que comercializan carne de cerdo en el mercado de la Plaza, en la ciudad de Sancti Spíritus, se extiende ya hacia otros puntos donde se oferta el producto en la capital espirituana.

Para vender, los emprendedores deben regirse por el precio topado impuesto por el gobierno de 30 pesos cubanos por libra, y están demandando a las autoridades que aumenten a 45 pesos para poder cubrir los gastos y obtener alguna ganancia.

Mientras esperan una respuesta del Estado, han decidido detener la venta de carne porcina, que es nula en los mercados estatales, informa el periodista independiente Adriano Castañeda.

Vendedores de carne de cerdo en Sancti Spíritus, en parón por precios topados
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:03 0:00

“El cerdo en estos momento se cotiza en pie por los productores privados a 27 pesos en moneda nacional, y además de eso estos emprendedores tienen que pagar el 10 por ciento de lo que venden, además de la transportación y el local donde comercializan, y realmente la cuenta no da”, señaló el comunicador.

La pasada semana hubo un intento de negociación, cuando los trabajadores privados fueron citados a una reunión en el Gobierno Municipal, pero la misma concluyó sin un acuerdo, comenta la comunicadora independiente y activista Aimara Peña González.

“En ninguna parte se puede comprar cerdo, eso es parte de lo que los cuentapropistas han acordado. Es decir, hacer un parón de venta y obligar al gobierno a tomar medidas en ese sentido. Se les prometió que serían escuchados, pero al parecer la reunión no dio resultado, y ellos se han puesto de acuerdo en que nadie va a vender en ninguna parte de Sancti Spíritus”, dijo Peña González.

El martes, los vendedores del establecimiento La Plaza fueron visitados por funcionarios e inspectores, y presionados para que reiniciaran el servicio con el mismo precio topado establecido, además de recibir amenazas con represalias si continuaban con la protesta, cuenta Castañeda, que visitó el lugar y habló con varios de los cuentapropistas.

“Continúan con su reclamo, y se han sumado otros puntos en diferentes zonas de la ciudad. Hablé con dos de ellos y me informaron que las amenazas de funcionarios, con el asesoramiento de la Seguridad del Estado, son bien fuertes. Se tienen que acoger al precio topado establecido o se le retiraría la patente, entre otras presiones”, explicó.

Por su parte, Peña alerta que en los últimos días, en las calles céntricas de la ciudad, pudo observar un exceso de efectivos de la policía. Según dijo, ya las autoridades están realizando una campaña para desacreditar a estos trabajadores privados, que son los que garantizan el suministro del alimento al pueblo, subrayó.

“Los cuentapropistas, bajo condiciones imposibles para prosperar económicamente, son los que le brindan al cubano los productos que necesita, porque el estado es incapaz, y lo ha demostrado reiteradamente, de suplir las necesidades básicas de la población”, afirmó la periodista.

En el último año, varios de los más importantes y exitosos productores privados de carne porcina en el país han sido llevados a procesos judiciales bajo acusaciones de cohecho y enriquecimiento, además de sufrir la confiscación de bienes.

Vea todas las noticias de hoy

El Estado cubano y GAESA demandados en España por terrenos confiscados en Holguín

Vista de la sede de GAESA, el emporio militar cubano.

El Gobierno cubano y la sociedad Gaviota S. A., ramificación del Grupo de Administración Empresarial, SA (Gaesa), el grupo empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba, han sido incluidos en una demanda presentada por una familia exiliada en Estados Unidos, por la explotación de terrenos confiscados por el régimen de Fidel Castro en Holguín, en 1960.

Los descendientes del empresario cubano, Rafael Lucas Sánchez Hill, en un inicio reclamaron sólo a Meliá, al menos 10 millones de euros, como indemnización por la explotación de los hoteles Paradisus Río de Oro y Sol Rio de Luna y Mares, dos complejos cinco estrellas, construidos por la empresa militar cubana Gaviota S.A en los terrenos donde estuvo el ingenio azucarero Central Santa Lucía, una hacienda de 485,6 kilómetros cuadrados, localizada en Holguín.

Ahora la titular del Juzgado de Primera Instancia número 24 de Palma de Mallorca, donde se encuentra la sede de Meliá Hoteles Internacional, estuvo de acuerdo en ampliar la demanda de la empresa Central Santa Lucía por la explotación de los terrenos en Playa Esmeralda porque considera "evidente" que el proceso "afectará de manera directa a los intereses del Estado de Cuba y a la sociedad Gaviota S. A., propiedad también también del Gobierno cubano, como actual titular de los terrenos de Playa Esmeralda".

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España debe emitir un informe sobre este caso porque así está estipulado en la Ley de Cooperación Jurídica Internacional en Materia Civil, indica el diario español La Vanguardia.

Central Santa Lucía reclama la reversión de esos terrenos que le fueron nacionalizados tras la Revolución cubana.

El Juzgado de Primera Instancia de Palma estimó en septiembre de 2019 la declinatoria planteada por Melià y declaró la falta de jurisdicción y de competencia internacional de los tribunales españoles . Consideró que como se trata de un bien propiedad de un Estado "ostenta también inmunidad de jurisdicción" y España "no tiene competencia internacional" para que sus tribunales "resuelvan pleitos donde se ejerciten acciones reales sobre bienes inmuebles situados fuera de su territorio nacional".

Costo de insumos estrangula a agricultores en Cuba: "No habrá qué comer"

Cubanos compran vegetales en un puesto callejero en La Habana. REUTERS/Stringer

El aumento del costo de los insumos a los campesinos independientes en Cuba, quienes tienen topado el precio de venta de sus producciones, provocará una caída aún mayor del ya deficiente suministro de alimentos, afirman agricultores desde la isla entrevistados por Radio Televisión Martí.

La tonelada de fertilizantes ahora tiene un costo por el estado de 12.500 pesos, y una libra de semillas de tomate y pepino vale 2 mil pesos. Son astronómicos los precios, dice el campesino Daniel Alfaro, desde San Antonio de los Baños, en la provincia de Artemisa.

El gobierno asfixia a los campesinos con la subida de costos de producción
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:21 0:00

“Por ejemplo, ahora el saco de boniato acopio te lo va a pagar a 150 pesos, pero cuando tú vas a venderlo tienes el precio topado a un peso la libra. El que lo produce tiene que vender a menos que el que lo compra, que es el estado”, afirmó el usufructuario.

El tabacalero Osmani Poveda, en San Juan y Martínez, Pinar del Río, explica que ahora, incluso, tienen que pagarles un salario más alto a los jornaleros, mientras que el Ministerio de la Agricultura y el banco demoran hasta seis meses después de termina la zafra para pagarle a los productores.

“Estamos esperado para ver qué pasa con el problema de los precios, para ver si hay algún cambio, porque hay que acudir al campo cubano para que usted vea cómo están los campesinos. Están tirados contra el piso. Hay muchos que quieren entregar las tierras”, aseguró el tabacalero.

Desde la zona del Horno, en Bayamo, provincia de Granma, el agricultor privado Emiliano González manifiesta que con esos precios no será rentable hacer producir la tierra. El monto por insumos es tan alto que es casi imposible comprarlos, por lo tanto, van a sufrir las cosechas.

“Por un lado están los altos precios de los insumos, y por el otro está acopio y las empresas del estado, obligando al campesino para que venda a precios topados, impuestos por el mismo gobierno, sin tener en consideración las inversiones realizadas por los agricultores para poder lograr esos productos del campo”, concluyó Emiliano.

En la finca San Benito, en Songo la Maya, Santiago de Cuba, el campesino Alcibíades Silva, señala que los agricultores independientes, que son los que producen lo poco que le llega al pueblo, están siendo asfixiados por el estado. Después de todo lo que tienen que entregarle al gobierno, lo poco que les queda lo están vendiendo “por la izquierda”, a precios más altos, pero es la defensa que han encontrado ante el incremento de los costos de producción.

“Acabamos de pagar ahora para fin de año una libra de ñame en ocho pesos, un producto que estaba a 1.50 pesos. Pagamos 25 por la libra de malanga, y siete pesos por un paquete de lechugas con cinco hojas”, detalló el cafetalero.

Ibar González se dedica a la siembra de frijoles en la zona de Quemado de Güines, Villa Clara, y concluye que el gobierno ha puesto a los hombres del campo contra la pared, y esto traerá como consecuencia que haya menos productos del agro disponibles para el pueblo.

“Se pensaba que Acopio dejaría de tener el control absoluto, pero está ocurriendo lo contrario, tienen más protagonismo y menos potestad los campesinos”, apuntó.

Aimara Peña, que vive en una zona rural en la provincia de Sancti Spíritus, destaca que, hasta el mes de diciembre, el estado le estaba pagando a los campesinos a cuatro pesos el litro de leche, y ahora lo aumentaron a siete pesos, mientras que el costo de los insumos que necesitan los productores subieron entre 5 y 10 veces.

“Eso va desmotivar por completo al sector agrícola independiente, y la caída de las producciones será mucho mayor”, concluyó.

Cuba desestima reclamos esenciales de campesinos y habla de "centralizar" el mango y la guayaba

Una familia de campesinos cubanos vende mangos en la carretera. Foto Archivo REUTERS/Desmond Boylan

El vicepresidente cubano Marino Murillo Jorge desestimó los principales reclamos del campesinado cubano en sus nuevos planes para la agricultura en la isla, en los que descartó entregar la tierra a quienes la cultivan y habló de "centralizar" productos como el mango, la guayaba y la frutabomba.

El jefe de la Comisión de Implementación y Desarrollo de los Lineamientos ofreció detalles de la aplicación de la llamada "Tarea Ordenamiento" en el sector agropecuario y mencionó que en la isla comunista, el 80 % de las tierras cultivables son propiedad estatal, aunque en su mayoría (70 %) están gestionadas por formas no estatales.

Recientemente campesinos independientes cubanos divulgaron una carta abierta, a raíz de conocer las nuevas disposiciones del "ordenamiento", en la que exigieron libertad para registrar la propiedad legal de tierras y negocios, libertad para producir, fijar precios, comercializar, exportar, importar y atraer inversiones, sin intermediarios estatales y sin fijar límites.

Pero el funcionario acaba de descartar tal posibilidad al afirmar que en Cuba el Estado seguirá siendo el dueño de la tierra: "Si el Estado perdiera la propiedad de las tierras y en vez de entregarlas en usufructo las vendiera, los productores de mayores ingresos terminarían comprando las pertenecientes a los productores de menores ingresos y se iría produciendo gradualmente un proceso de concentración, no de la producción, sino de la propiedad, e iríamos al latifundio, de ahí que en Cuba cuando se dan las tierras en usufructo, el Estado sigue siendo el dueño".

La misiva divulgada en diciembre de 2020, respaldada también por la Federación de Mujeres Rurales en Cuba (FLAMUR), pide con urgencia la liberalización de las fuerzas productivas y libertad económica como "única vía racional para salir de esta crisis, contener la hambruna, evitar la expansión de la pobreza y fomentar de manera rápida empleo en gran escala".

En una declaración que acaba de un plumazo con la petición de libertad para fijar los precios en el mercado, el funcionario dijo que cualquier cosa que se vaya a hablar de la agricultura en la Tarea Ordenamiento pasa primero por los precios de acopio. Luego mencionó que el ajuste de los precios se haría entre las empresas de la agricultura en coordinación con las autoridades territoriales.

En su intervención en la Mesa Redonda el vicepresidente dijo que 30 productos agrícolas permanecen bajo el estricto control del Estado con precios determinados por el Ministerio de Finanzas o el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros: Ocho relacionados con el tabaco y otros 22 productos, entre los que se encuentran frutas tropicales como el mango, la guayaba y la frutabomba.

"Deben tener precios que estimulen al productor y a la industria a producir compotas con la producción nacional y reducir las importaciones. Sin embargo, la yuca ya ha quedado descentralizada", declaró el alto funcionario.

Otra petición de los campesinos cubanos ha sido la de "eliminar por diez años todos los impuestos a productores y procesadores de alimentos". Sin embargo, la "tarea ordenamiento" contempla apenas algunos cambios tributarios como reconocer un mínimo exento anual a la hora de pagar impuestos de 39 120 pesos; reconocer como deducible el 100 % de los gastos, a justificar el 80 % de estos; aplicación del 5 % en el impuesto sobre ingresos personales y en los impuestos sobre ventas pagar el 5 %, por la comercialización de las minindustrias.

Las mayores libertades para los campesinos cubanos ha sido una exigencia también de economistas, defensores de derechos humanos y hasta escritores.

El año pasado la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) expulsó al escritor e investigador camagüeyano Pedro Armando Junco López luego que publicara una exhortación al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel donde le pedía sencillamente: "Deje de perseguir a los productores: permita que el pescador, pesque; que el agricultor siembre, que el ganadero críe… Pero deje al pescador que venda libremente su producto del mar, que el cosechero se las ingenie y comercialice sus siembras sin que medie el Estado, que el campesino mate su res y la venda al precio que le venga en ganas y se la compre el que pueda; porque por muy injusto que parezca, mayor injusticia es venderle al proletariado en una moneda que no circula en Cuba y a la que solo quienes tienen apoyo desde el exterior, pueden adquirirla".

Se disparan los precios de la ropa y los zapatos en el mercado negro cubano

Tiendas vacías en La Habana.

La escasez de ropa y calzado en las tiendas cubanas por dólares ha obligado a la población a buscar alternativas en el mercado negro, donde "componer una muda de ropa y un par de zapatos para una familia sobrepasa los 10 mil pesos", aseguraron a Radio Televisión Martí cubanos consultados en la isla.

La activista y realizadora de audiovisuales Yadisley Rodríguez, residente en Camagüey, tiene dos niños y dijo que para la familia se ha vuelto casi “imposible vestirse, por los altos precios que tienen y por lo difícil de conseguir en el mercado negro”.

“En las tiendas estatales no hay nada, y en las que venden por dólares (tarjetas) solo hay artículos de aseo, y electrodomésticos", señaló.

Declaraciones de Yadisley Rodríguez
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:59 0:00

Dijo que ha estado apelando a las casas particulares de las personas que viajan a otros países y llevan ropa y zapatos para vender.

"Pero allí un par de zapatos o un pantalón cuestan más de 5 mil pesos" cubanos cada uno, agregó.

En su familia son cuatro personas, y "se necesita unos 10 mil pesos para vestirnos y no andar descalzos”, detalló.

La realidad es que no todos tienen dinero y la gente va a esas tiendecitas particulares a ver "si el vendedor te conoce, confía en ti y quiere venderte a plazos”, añadió Rodríguez.

"El dinero no aparece y la posibilidad de trabajar para ganarlo es cada vez menor". La gente está obligada "a andar con lo que puede" y a inventar para comer pues a los alimentos también le subieron los precios todo en el país", aseguró.

Según la activista, la población ha llegado a ese extremo de pobreza porque al gobierno no le importa su situación. "Para ellos la gente se puede morir de hambre y andar desnudos”, concluyó.

En diciembre pasado, tras el restablecimiento de los vuelos de la aerolínea Conviasa, los cubanos comenzaron a salir a países centroamericanos como Nicaragua para realizar compras al por mayor y luego revenderlas en la isla.

En Bayamo, provincia Granma, "ya se ve que en algunas casas hay ventas de lo que traen", apuntó el activista Roberto Rodríguez.

Declaraciones de Roberto Rodríguez desde Bayamo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:50 0:00

Dijo que en Bayamo a nadie se le ocurriría ir a una tienda estatal a buscar ropas de vestir, puesto que "están vacías".

En el pasado sacaban a la venta algunas cosas pero eran "caras, pésimas y no contaba con la preferencia de las personas", agregó. La “tabla de salvación son los particulares, pero ahora tenemos otro problema y es que no los podemos comprar”, lamentó el entrevistado.

El gobierno subió salarios y pensiones a la población, pero al mismo tiempo los particulares subieron el precio a todo, y en su familia, compuesta por cinco personas, donde tres son niños, "salir a la calle decentemente vestidos es un gran problema", aseguró.

“Lo único que tenemos por delante los cubanos es pasar trabajo”, dijo con pesar.

El periodista independiente Maikel Norton residente en Los Palacios, Pinar del Río, señaló que en el futuro una gran parte de la población va a tener que “usar taparrabos o vestir harapos”.

Declaraciones de Maikel Norton desde Los Palacios en Pinar del Río
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:31 0:00

Dijo que a pesar de las aperturas en diciembre a los vuelos internacionales, y de que algunos ya comenzaron a salir, "todavía no he visto en mi municipio a vendedores particulares".

Mientras, el gobierno anunció una drástica reducción de vuelos a partir del 1 de enero para contrarrestar el aumento de casos importados de coronavirus, una cifra que se ha disparado desde la reapertura de fronteras en noviembre pasado.

Entre las medidas tomadas por el gobierno a inicios de año también se decretó un significativo aumento de las tarifas en los servicios públicos de electricidad, gas y agua, además del valor de los alimentos, transporte y medicamentos, entre otros.

Las medidas han contado con las críticas de los ciudadanos en las redes sociales, quienes han expresado que la crisis humanitaria en el país de gobierno comunista "solo hace más rico a los de la cúpula castrista, y más pobre al cubano de a pie".

A criterio de Norton, esas regulaciones, unidas a la imposibilidad de que la gente pueda trabajar y tener un salario que les permita comprar lo que necesitan para vestirse y alimentarse, solo traerá más pobreza e indigencia a los cubanos.

Culmina trigésima conferencia de la Asociación de Estudios de la Economía Cubana

Carteles, banderas e imágenes en las calles cubanas.

La Asociación de Estudios de la Economía Cubana realiza de forma virtual su trigésima conferencia con especialistas en diferentes disciplinas académicas que culmina este seis de enero.

Pedro Corzo entrevistó para Radio Martí a la doctora Silvia Pedraza, participante en el evento, quien dijo que son seis sesiones de debates durante tres días, lunes martes y miércoles, en que se analizan temas como la dolarización y la perspectivas económicas de la isla bajo el régimen comunista.

También, según Pedraza, se analiza en esta trigésima conferencia del organismo de estudios económicos el cambio en el desarrollo y libertades sucedido en los países ex comunistas de Europa que han abrazado el libre mercado con más o menos éxito.

Otro tema tratado, según la entrevistada, ha sido el de las relaciones Cuba-Estados Unidos y lo que se pudiera esperar al respecto en los próximos cuatro años.

Además las relaciones de la isla con España y las relaciones internacionales en general fueron objeto de análisis por parte de los panelistas, según apuntó la doctora.

La mañana de este miércoles fue dedicada completamente al tema de las relaciones entre EEUU y Cuba y principalmente a las relaciones comerciales y agrícolas entre ambas naciones.

Declaró la entrevistada que se hizo énfasis en estudiar la ayuda estadounidense a la isla, sobre todo en el tema de la salud, y la importancia que eso tiene para la colapsada economía de la dictadura cubana.

Esta tarde la conferencia concluye con el análisis de la relaciones entre las dictaduras de Cuba y Venezuela.

La Asociación para el Estudio de la Economía Cubana es una organización sin fines de lucro; fundada en el estado de Maryland en 1990. Cuenta con miembros de los Estados Unidos, Latinoamérica y Europa y su misión es promover la investigación, las publicaciones y las conversaciones académicas sobre la economía cubana en el sentido más amplio posible, incluyendo el aspecto social, económico, legal y ambiental de una transición hacia una economía de mercado y una sociedad democrática en Cuba.

ASCE celebra conferencia "Cuba una tormenta perfecta"
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:03 0:00


Cargar más

XS
SM
MD
LG