Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Vargas Llosa y la crisis de la cultura contemporánea

Los escritores Jorge Edwards (i) y Mario Vargas Llosa durante la conferencia de prensa que hoy, miércoles 25 de julio de 2012, ofrecieron en Madrid, en la que presentaron el "Llamado a la concordia", un manifiesto firmado por intelectuales y personalidade

"Lo que tiene éxito y se vende es bueno y lo que fracasa y no conquista al público es malo".

Mario Vargas Llosa enfoca su lente crítico sobre la cultura contemporánea en "La civilización del espectáculo", ensayo que expone la creciente banalización de las artes, el sensacionalismo de la prensa, la frivolidad de la política y la ausencia del intelectual en la vida pública, escribe hoy Lydia Gil de la agencia Efe.

Según el Nobel peruano, lo que en su juventud se conocía como cultura, hoy se define como algo mucho más abarcador, lo cual ha contribuido a su empobrecimiento y frivolización.

Mediante un recuento de los estudios más contundentes sobre la cultura desde mediados de siglo XX, Vargas Llosa expone la transformación de la cultura de élite en cultura popular, a lo cual atribuye su estado actual de crisis.

Vargas Llosa cita, entre otros, la obra de Guy Debord y Fredric Martel para examinar la cultura de gran público que se ha impuesto recientemente sobre la cultura tradicional a un costo potencial extremo para las generaciones venideras.

Los defensores del ambiente cultural actual citarán la democratización de los productos culturales y de acceso a la información que las nuevas tecnologías han facilitado.

Para ellos, la destrucción de las élites culturales y la incorporación de productos de consumo al ámbito cultural van en sintonía con la realidad tecnológica actual.

Vargas Llosa, sin embargo, recalca que lo que hoy se denomina como cultura es lo que antes se consideraba entretenimiento popular, transformación que ha aniquilado la labor del intelectual y su influencia sobre la vida pública.

Una gran diferencia entre la cultura actual y la tradicional, según el autor, es la falta de trascendencia de la primera.

Cuando la cultura tiene como meta el entretenimiento y llegar a un público cada vez más amplio, explica, pierde su capacidad de trascender la actualidad, cualidad que define a las obras clásicas de la cultura tradicional.

Aunque la democratización de la cultura es un ideal noble, Vargas Llosa arguye que, como consecuencia, la cultura se ha diluido permitiendo que el mercado imponga sus exigencias sobre el producto cultural, desvalorizándolo en cuanto a su función social.
"Lo que tiene éxito y se vende es bueno y lo que fracasa y no conquista al público es malo", escribe. "La desaparición de la vieja cultura implicó la desaparición del viejo concepto del valor," continúa.

El ensayo de Vargas Llosa ha desatado ya bastante controversia entre críticos que tildan al autor de elitista, lo cual pareciera una tarea fácil con la defensa de la cultura de élite que avanza en el texto.

Sin embargo, la élite cultural por la cual Vargas Llosa aboga se refiere a una sección de la sociedad dedicada al estudio y a la investigación crítica de una materia específica y no a una clase privilegiada social, económica o política.

El texto defiende el rol del intelectual en la vida pública, un papel que Vargas Llosa ha desempeñado con hartos honores y también polémicas.

Vargas Llosa concluye con un elocuente llamado a la lectura en libros impresos, citando el posible contagio de "inmaterialidad" que podría conllevar un paso definitivo hacia el libro digital.

Lamenta así la posible pérdida de la introspección y el análisis que vienen con la lectura detenida, al igual que el placer táctil que sedujo al autor en su juventud y cuya pasión ha perdurado a lo largo de su prolífica carrera.

Vea todas las noticias de hoy

Una veintena de intelectuales cubanos rendirá homenaje al poeta Heberto Padilla, en el aniversario 50 de su confesión

Heberto Padilla, poeta y periodista cubano, reprimido por el régimen de Fidel Castro.

Una veintena de intelectuales cubanos realizará una lectura coral de la confesión del poeta Heberto Padilla en conmemoración del aniversario 50 de sus legendarias palabras. Es un proyecto del Movimiento Internacional San Isidro y el grupo 27N.

El performance virtual "La Sombra de Padilla" se realizará el 27 de abril y será difundido en la internet y medios sociales en español e inglés, todo el día y noche.

Será dirigido por la artista Coco Fusco y cuenta con el diseño de Hamlet Lavastida. Para evitar interrupciones causadas por el gobierno cubano, las lecturas han sido pre-grabadas.

Varias instituciones harán una transmisión en sus portales web: The Showroom en Londres, The Kunstlerhaus Bethanien en Berlín, The Herberger Institute en Arizona, The Perez Art Museum en Miami y Franklin Furnace.

Heberto Padilla, su confesión
Heberto Padilla, su confesión

Los organizadores del evento destacaron que el caso Padilla marcó un antes y después para la Revolución cubana. Fue arrestado en 1971, confinado por 36 días en la sede de la Seguridad del Estado y torturado mentalmente. Dos días después, hizo su confesión.

La intervención de Padilla sirvió de advertencia a la intelectualidad de la isla y "de presagio de lo que vendría después: una década en la que decenas de artistas y escritores fueron desterrados de la vida pública", exponen los organizadores del evento.

"Cincuenta años después, los intelectuales cubanos siguen luchando por el derecho a tener derechos, por la legitimidad del pensamiento independiente y el esfuerzo creativo. Y siguen siendo objeto de detenciones arbitrarias, duros interrogatorios y muerte social. Viven a la sombra de Padilla", afirmó Coco Fusco.

Los participantes de la lectura son: Carlos Aguilera, Lupe Álvarez, Katherine Bisquet, María Antonia Cabrera Arus, Sandra Ceballos, Armando Correa, Mabel Cuesta, Enrique Del Risco, Néstor Díaz de Villegas, Rafael Díaz-Casas, Julio Llópiz Casal, Eilyn Lombard, Martica Minipunto, Yanelys Nuñez Leyva, Amaury Pacheco, Orlando Luis Pardo Lazo, Alexis Romay, Iris Ruiz, Abel Sierra Madero.

"Pasa la Bola, Cuba": leyendas del béisbol se suman a grito de libertad (VIDEO)

Glorias del béisbol cubano cantan "Pasa la Bola, Cuba". (Captura de video/YouTube)

Unidos por la iniciativa del actor y humorista cubano Jorge Trigoura, reconocidas leyendas del béisbol cubano en el exilio se acogen a la nueva tendencia al exigir al régimen que abandone el poder al ritmo de “Pasa la Bola, Cuba”, compuesta por Trigoura.

Orlando “El Duque” Hernández, René Arocha, Euclides Rojas y Ángel Leocadio Díaz se suman a los artistas que, tanto dentro como fuera de Cuba, forman ya parte de un ejército que, armados de corcheas, fusas, palmadas y voces, levantan una ola de solidaridad con la causa del pueblo cubano.

Trigoura, autor de “Pasa la Bola, Cuba”, en conversación con la periodista Exilda Arjona Palmer, en el programa ARTExpress, de Radio Martí, reconoce estar “muy contento por la acogida que la canción ha tenido”.

El también compositor invita a compartir la canción, para que “con la magia que tiene el Internet de pasarla de país en país, la gente sepa qué es lo que está pasando en Cuba”.

Según Trigoura, el público tiene un papel muy importante en la difusión del problema cubano y la música ha demostrado ser un vehículo que llega con facilidad a las conciencias.

Jorge Trigoura habla sobre el vídeo "Pasa la Bola, Cuba"
please wait

No media source currently available

0:00 0:06:29 0:00

“Pasar la Bola es importante y que, de alguna manera, cumpla la función que queremos; es decir, dentro y fuera de Cuba, que la gente se entere que estamos aquí y que, incluso los peloteros que han sido exitosos, que han logrado todos sus sueños aquí en Estados Unidos, no se olvidan de nuestra patria”, subrayó.

Mostrar que “sin comunismo se puede vivir y que, incluso, se puede vivir mucho mejor”, es, dijo Trigoura, “el súper objetivo del video”, el mensaje que pretenden, tanto él como las estrellas beisboleras cubanas que participan, hacerle llegar a los cubanos de “dentro”.

“Los cubanos que nacieron el día que yo salí de Cuba ahora tienen 30 años, y para mí era importante decirles: […] miren lo que los cubanos hemos logrado, incluso, en otro idioma, ¡imagínense si existiera un sistema abierto en Cuba!”.

(A partir de una entrevista de Exilda Arjona Palmer para Radio Martí)

"Desaparición, secuestro, tortura, robo, dictadura", cubana invita a llamar las cosas por su nombre

Katherine Bisquet. @27ncuba

La poeta y activista cubana Katherine Bisquet pidió referirse en los términos adecuados a la represión del régimen castrista contra la ciudadanía.

"Desaparición/Secuestro/Tortura/Robo/Dictadura etc. Basta ya de eufemismos. Estas son las palabras que debemos emplear cuando el Estado ordena y la Seguridad del Estado ejecuta y arremete contra los activistas y opositores", escribió la activista del 27N en un comentario en su perfil de Facebook.

"Porque que irrumpan en tu casa un grupo de desconocidos, vestidos de civil, sin una orden policial, te lleven arbitrariamente hacia paradero desconocido, no te permitan reportar a familiares, eso no es otra cosa que secuestrar y luego hacer desaparecer a un ciudadano ilegalmente. Pero que se lleven tus pertenencias (obras de arte) sin ninguna orden salvo la inferencia de una amenaza para el régimen o la justificación de una provocación, no es otra cosa que usurpación y robo con fuerza. Pero que luego, en eso que la SE llama "entrevista" o "conversatorio" (en contra de nuestras voluntades), te sometan a la coacción, a amenazas, a chantajes, a la violación de la privacidad con la intervención de nuestros teléfonos móviles y a un posterior reseteo, sin contar la violencia verbal de esos interrogatorios y la violencia física de los secuestros, eso no es otra cosa que tortura psicológica y física", afirmó la escritora que en noviembre de 2020 fue uno de los acuartelados del Movimiento San Isidro.

"Si el fusilamiento ya no está a la orden del día, sí está el fusilamiento a la reputación y el fusilamiento del alma, de la libertad. Si esto no te basta para entender que vivimos en una Dictadura yo te confirmo que usted es un ser masoquista o privilegiado o simpatizante o ignorante o en el caso más básico, vil", escribió la intelectual nacida en la Ciudad Nuclear de Cienfuegos en 1992.

Bisquet se refirió en su post a Luis Manuel Otero Alcántara, fundador del Movimiento San Isidro, quien fue arrestado en varias ocasiones este fin de semana, su vivienda allanada y confiscadas todas las obras que tenía en su casa, incluido un garrote vil que usaba en su último performance.

"En estos momentos Luis Manuel Alcántara está desaparecido. Y muchos activistas y civiles estamos bajo PRIVACIÓN ILEGAL DE LA LIBERTAD, porque estar sitiado por la policía política bajo ninguna orden jurídica o bajo ninguna investigación legal, no se puede nombrar como prisión domiciliaria. Estamos siendo sometidos a la injusticia de un poder dictatorial que viola todos nuestros derechos con total impunidad y luego se ofende y no acepta el término DICTADURA. Nadie está en la posición moral para desacreditarme y venir a decirme que yo no estoy siendo violentada como en cualquier otra Dictadura. Porque no existen los grados en la violencia. La violencia es una ráfaga de viento fuerte, te lleva o te arrastra o te deja en el lugar si eres pesado y estás protegido, pero en última instancia, siempre te sacude", concluyó la autora.

El arte contestatario: al otro lado del discurso oficial en Cuba (VIDEO)

Eliexer Márquez, El Funky, rapero cubano

Ante la censura oficial, los músicos contestatarios en Cuba han respondido con un contramensaje, que según revelan tiene la aceptación popular.

MIAMI, FLORIDA - La música urbana se ha adueñado de un espacio de protesta dentro de la sociedad civil en Cuba. Artistas jóvenes del género miden fuerzas con el gobierno para romper con la idea de un mensaje único.

Lo más reciente ha sido la canción Patria y Vida, dirigida por Asiel Babastro y en el que intervienen los conocidos músicos Descemer Bueno, Yotuel (Grupo Orishas), Alexander Delgado y Randy Malcom (Gente de Zona). También participan desde la isla Maykel Osorbo y Eliexer Márquez, El Funky, estos dos muy cercanos al Movimiento San Isidro (MSI).

Al momento de escribir este artículo, Patria y Vida tenía más de 4.600.000 millones de visitas en YouTube desde su publicación a mediados de febrero. El tema, en cuestión, va a contracorriente de la frase que ha guiado al gobierno comunista en Cuba y que popularizó en la década de 1960 el fallecido presidente Fidel Castro: ¡Patria o Muerte!. La frase, resume el enfrentamiento ideológico frontal con el gobierno de Estados Unidos desde que fue instalado el socialismo en Cuba.

No más mentiras, mi pueblo pide libertad, no más doctrinas,/ Ya no gritemos “Patria o Muerte” sino “Patria y Vida”,/ Y empezar a construir lo que soñamos, lo que destruyeron con sus manos", dice parte del estribillo de la canción que fusiona el género de Hip Hop y lo más reciente de la música urbana.

La canción ha puesto en vilo a las autoridades cubanas, que en las últimas semanas ha desplegado investigadores de la policía y utilizado pintura para borrar carteles en las calles, fachadas de instituciones y centros estatales con la frase Patria y Vida. La campaña por el Patria o Muerte ha llegado a los medios oficiales, que catalogan a los intérpretes y demás opositores como "mercenarios" de potencias extranjeras.

Ganancias de un arte contestatario

En entrevista con la Voz de América desde La Habana, varios cultores del rap y el Hi Hop hablaron sobre las ganancias que les da su arte en el acercamiento con sus espectadores más inmediatos y así poder llevarles el mensaje que los medios estatales les prohíben.

“Lo que busco es que la gente se sienta identificada con la realidad a través de nuestras letras, así sucedió con Patria y Vida, una canción que ha hecho perder el miedo a muchos cubanos dentro de la isla y devolverle la esperanza a otros que están fuera”, dijo Márquez, El Funky, en un mensaje enviado por Whatsapp.

Márquez lleva más de 15 años haciendo temas en lugares alternativos, tiene una formación musical empírica y confiesa haber bebido del rap norteamericano. Patria y Vida, además de permitirle codearse con ídolos musicales de los cubanos, le dio otra satisfacción, asegura.

“La conexión ha sido muy grande, es bonito cuando la gente se te acerca y te apoyan”, dice. Contó a la VOA uno de esos encuentros: “me impresionó una señora mayor que llegó a mi casa buscándome para agradecerme por mi música, entre lágrimas, y abrazarme y decirme: ¡gracias!”.

El movimiento San Isidro
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:05 0:00

El arte como vehículo de la protesta

El analista político y Director de Derechos Humanos de la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA) , Omar López Montenegro, es también un estudioso de las prácticas de la noviolencia, una herramienta usada en las últimas décadas en Europa y otras partes del mundo por los movimientos contestatarios y en la que el arte en general juega un importante papel.

Omar López Montenegro | Parte 1
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:10 0:00

“Los movimientos noviolentos están basados en un concepto que se llama poder en números: la capacidad de aglutinar grandes cantidades de personas en torno a una acción y una estrategia”, explica.

López ha seguido la trayectoria de movimientos cívicos como los de Solidaridad, en Polonia y Otpor, en Serbia, y está convencido de que los artistas han sido impulsores de los mismos.

“Un ejemplo extraordinario es aquel famoso, digamos, comercial, donde una ama de casa lavaba un pulóver con la figura de [Solbodan] Milosevic en una lavadora marca Otpor”, dijo a la VOA a modo de ejemplo.

Omar López Montenegro | Parte 2
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:51 0:00

Es así que López Montenegro trae a la actualidad cubana la herramienta del arte como medio de protesta: “Hoy en día el carácter social del cubano está más inclinado a la protesta, al desafío cívico abierto. Y esto tiene mucho que ver con la capacidad del arte de impactar en la mentalidad ciudadana, en cambiar los hábitos de conducta”, concluye.

La protesta, de la casa al barrio

En la década del 2000 el grupo artístico interdisciplinario Omni-Zona Franca fue un remolino para los sentidos de sus espectadores. Los poetas subieron a los ómnibus a decir poesía, los performances se sucedían sin previo aviso en la barriada habanera de Alamar y la música se dejaba mezclar con todas las influencias que encontraban a mano.

De aquel tiempo se ha mantenido David D’Omni ZF, un músico urbano que ha recorrido buena parte de Estados Unidos y Europa, pero siempre regresa a su casa en Guanabacoa. Prohibido por las autoridades, dice encontrar en el barrio lo que la censura intenta esconder.

“El hecho de recibir visitas en casa (de todas las edades) en busca de mi música, y las anécdotas de amistades sobre cuánto de sus hijos disfrutan mi música y cuánto ha influenciado mi música en sus vidas, es un motor que me mantiene haciendo una obra de efecto irreversible en la formación del cubano actual”, sentencia.

El mensaje del rap

Osvaldo Navarro es rapero y activista por los derechos humanos con un haber de detenciones policiales por sus ideas contrarias al gobierno cubano y cree a pie juntillas, como dijo a la VOA, que el arte, y el rap en específico, hacen propuestas a la gente.

“Un ejemplo es que antes de que, por ejemplo, salieran los lineamientos del partido [un programa económico del Partido Comunista, el único legal en Cuba] en un momento determinado de la historia del pasado cercano, ¿no?, ya el rap venía poniendo todas estas problemáticas dentro de las propias canciones que muchos cultivadores del género en Cuba tenían y venían expresando: entre otras cosas, también el problema del racismo, el problema de la pobreza en Cuba, el problema de la política del Estado cubano hacia su ciudadanía”, asevera.

Navarro lo ve así: “El arte como herramienta de cambio, el arte como herramienta de denuncia”.

Tras aquella hornada inicial de Omni-Zona Franca en La Habana, apareció Raudel Collazo, un rapero en solitario cuyos temas ahondan en la relación opresores y oprimidos, y para cuya lucha se identifica como Escuadrón Patriota. Su tema Decadencia rodó de mano en mano en memorias flash hace once años en Cuba.

Collazo, instalado desde hace un tiempo en Miami, agradece la cercanía con sus espectadores espontáneos. “Yo le he dado mucha música a la gente en Cuba, fundamentalmente a la gente en Cuba, pero ellos me han dado mucho a mí, me han ayudado a crecer, me han ayudado despertar aún más”.

Como Escuadrón Patriota, Collazo pone en una balanza sus ganancias: “Yo me he beneficiado, me he buscado muchos problemas, pero me he beneficiado también de hacer este tipo de música”, concluye.

También están Los Aldeanos, el dúo de rap cubano formado en el 2003 por Aldo Roberto Rodríguez Baquero ("Al2 El Aldeano") y Brian Oscar Rodríguez Galá ("El B"). Desde su primer disco "Censurados", dieron y siguen dando de qué hablar cuando de música de protesta en Cuba se trata. El tema de El Aldeano, Carta al presidente, es un ejemplo.

"Señor presidente, voy a hablarte claro, man/ una introducción bien corta, que yo sé que tú estás bien;
Simplemente soy otro de los cubanos que también quiere expresar su descontento.../ presidente, no hables de revolución/ cuando la información es restringida en la nación/Cuando el que se opone y libre grita su opinión
Tú mandas a que lo agredan y lo metan en prisión".

Censuran novela para niños en San Luis, Santiago de Cuba

Andrés Gómez Quevedo, autor de Los árboles que querían volar.

La Seguridad del Estado de San Luis en Santiago de Cuba confiscó varios ejemplares de la novela para niños “Los árboles que querían volar”, de Andrés Gómez Quevedo.

“No sé, honestamente, por qué llamó la atención de la Seguridad del Estado, supongo que se hayan sentido aludidos con los personajes. Solamente fue recogido en San Luis. La novela se desarrolla en un mundo de fantasía”, dijo a Radio Televisión Martí, el autor.

“Sí, es parodia de mi realidad, y no tanto de la mía, sino de realidades a las cuales he tenido acceso, que he visto. Cualquier lector ajeno la lee como una historia ficticia. Pero ellos [los agentes de la Seguridad del Estado] se deben haber sentido aludidos con las situaciones”, dijo.

Publicada en diciembre de 2020 por Chiado Editorial Kids, especializada en autores españoles y latinoamericanos contemporáneos, la obra recrea la historia de 5 árboles que cansados ya de su tiránico monarca, recurren a la ayuda de un niño y de un hada para lograr su propósito. En la búsqueda de un polvo especial conocen a personajes que luchan por sobreponerse a un entorno de miedo, persecución e impotencia donde los fantasmas son los delatores que apuntalan al rey.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:44 0:00

“Compré a la editorial algunas copias y se las regalé a familiares y amigos en San Luis”, narró Gómez Quevedo y agregó que una vecina se acercó a la casa de sus padres, vio una y se mostró interesada en leerlo.

“Mi papá, en su inocencia, por el orgullo de que su hijo publicó un libro, se lo prestó y como a los dos o tres días fue llevado a la Seguridad; le dijeron que mi libro era subversivo, contrarrevolucionario, que yo fui pagado por la disidencia, que yo soy un asalariado más y que esa editorial es contrarrevolucionaria”, dijo el autor.

“Yo no soy asalariado de nadie”, rechazó el escritor, “no he militado ni en las fuerzas oficiales, ni en la contra. Yo, simplemente, soy un ciudadano más. Entonces, me molesta que me acusen de algo que realmente no soy. Mi libro lo escribí de mi imaginación y de mi esfuerzo, nadie me contrató para escribirlo”.

El autor denunció que su padre fue tratado "como si fuera un criminal" por la policía política que le cuestionó que su hijo no hubiera gestionado la impresión en Cuba.

“Yo me pasé más de dos años esperando una respuesta editorial en Cuba. De la Editorial Oriente, alguien me comentó que sí que les gustó, pero nunca me respondieron”, dijo Gómez Quevedo.

Las fuerzas represivas obligaron al padre a confeccionar una lista de las personas que tenían copias para recogerlas porque, consideran que es una “lectura indigna”.

“A mí me resulta todo tan absurdo porque es un libro infantil, más allá de las lecturas que hayan querido hacerle. Quienes vieron la contrarrevolución en el libro fueron ellos. Quienes ven que el Rey es Fidel, supongamos, porque así lo han dicho, son ellos; quienes ven que los fantasmas del relato, los malos, son los de la Seguridad, son ellos. Es muy cómico”, dijo. “Ellos saben lo que son”.

“Los árboles que querían volar”, el primer libro salido a la luz del escritor e ilustrado por él mismo, se puede comprar en el sitio web Publishway.es, en Amazon y el Corte Inglés.

“Decidí no quedarme callado y como creo que ha sido ilegal recoger mi libro, he denunciado todas las calumnias que están diciendo en mi contra. Me expreso contra lo que califico de arbitrario”, concluyó el novel escritor.

Cargar más

XS
SM
MD
LG