Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

Testamento político de Payá Sardiñas: "El miedo nos hace perder más"

Oswaldo Payá lee una declaración en una iglesia de La Habana el 3 de octubre de 2003, luego de entregar más de 14,000 firmas que respaldaban el Proyecto Varela y pedían un referendo sobre el cambio político y económico en Cuba.

“El miedo nos hace perder más que lo que perderíamos si enfrentáramos a quien nos está metiendo miedo constantemente para mantenernos en esta situación de sumisión y en esta situación de inmovilismo”, dijo el 18 de junio de 2012 el líder de la oposición pacífica cubana Oswaldo Payá Sardiñas en la que sería su última entrevista con Radio Martí.

Es muy legítimo luchar por tu vida, por tu familia, por tu sustento, por tu progreso, declaró entonces el presidente del Movimiento Cristiano Liberación a Omar López Montenegro, copresentador del programa Cuba al Día con Tomás Cardoso.

“Pero también darte cuenta de que eso no se realiza si no luchamos por los derechos de todos”, subrayó Payá Sardiñas.

El testamento político de Oswaldo Payá Sardiñas
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:00 0:00

En Cuba no hay justicia social porque los cubanos no tienen derechos políticos, aseguró. Y decir que los cambios económicos traen los derechos políticos es falso, “ese es el cuento chino”.

A modo de homenaje, y para subrayar el valor de su testamento político y de su legado, transcribimos aquí las palabras de Payá Sardinas en el diálogo con López Montenegro.

PARA QUE LOS CUBANOS PARTICIPEN,

ELIJAN Y DECIDAN

El Movimiento Cristiano Liberación vive con el pueblo de Cuba, y vive sus esperanzas y vive sus sufrimientos, y también vive una persecución que quizás no la vivan todos los cubanos de la misma manera, por esta opción por la libertad, por los derechos de los ciudadanos.

Entonces, cuando hablamos del Movimiento, todos los que nos escuchan deben saber que estamos hablando de personas que tienen un rostro, un alma, un corazón, una familia; que sufren por esta opción. Y al mismo tiempo nuestro Movimiento es parte, una humilde parte, pero también entrañable, del gran –digo gran no por petulancia-- [de] el gran movimiento cívico, el gran movimiento democrático cubano.

Es muy grande espiritualmente, y creo que es quien lleva la bandera, la vanguardia de la reivindicación y de la voz de los cambios que quieren todos los cubanos, aunque no lo digan. Y esto creo que es justo señalarlo.

Payá habla a la prensa frente a la Asamblea Nacional, el 18 de diciembre de 2007, tras entregar una carta solicitando la aprobación de dos nuevas leyes: amnistía general para los presos políticos y libertad para salir y regresar al país para todos los cubanos.
Payá habla a la prensa frente a la Asamblea Nacional, el 18 de diciembre de 2007, tras entregar una carta solicitando la aprobación de dos nuevas leyes: amnistía general para los presos políticos y libertad para salir y regresar al país para todos los cubanos.

Nuestro Movimiento, en este tiempo, está impulsando junto con otros cubanos, con muchos cubanos motivados, organizados o no en la disidencia dentro y fuera de Cuba, esta estrategia –estrategia no es una mala palabra, está dicho con toda transparencia--, esta visión, esta hoja de ruta llamada El Camino del Pueblo.

Es lo fundamental, porque El Camino del Pueblo señala que en estos momentos en Cuba deben producirse los cambios políticos. Pero no me voy a adelantar en un discurso ni a decirlo todo tras una pregunta. Solo decir cambios políticos: significa derechos para que los ciudadanos participen, elijan y decidan. ¿Por qué no?

LA DOCTRINA DE LA SUMISION

Yo pienso que a nadie como al pueblo de Cuba se le han relativizado tanto sus derechos. (…) A los cubanos siempre les quieren hacer el cuento chino. Y yo les pongo este ejemplo: durante la otra dictadura, la de Batista, se podían comprar y vender autos, había propiedad privada, había quien tenía puestos de fritas, había restaurantes –lo que hoy serían los paladares de lujo que están en las residencias de lujo--, ¿bien?

Y, sin embargo, el pueblo de Cuba quería cambios políticos, quería derechos, porque había una dictadura que no respetaba los derechos de los ciudadanos, y al no respetar los derechos de los ciudadanos se producían muchas injusticias en el plano social. Pero además, le negaba eso --que no tenemos por qué explicar-- que se llama libertad, que también los cubanos la queremos.

Entonces surgen estas nuevas doctrinas, esta doctrina de la sumisión, de decir: “Bueno, los cubanos quizás lo que quieran es cambios económicos”. Eso es un insulto, eso es un ultraje a nuestra dignidad. Es como decir que los cubanos no queremos los derechos civiles, políticos; no queremos la libertad.

Eso me lo dijo un hombre, un norteamericano de izquierda que no voy a mencionar, hace mucho tiempo. Y yo le dije: “¿Usted me está hablando en un plano racista? ¿Usted está diciendo que para nosotros los cubanitos con tener la educación y la salud gratis está bueno? ¿Que los derechos políticos y civiles son para personas de otras latitudes y personas de otra raza?”

Oswaldo Payá (izq.) llega para reunirse con el expresidente de EEUU, Jimmy Carter, en el hotel de La Habana donde se hospedó el exmandatario, el 30 de marzo de 2011.
Oswaldo Payá (izq.) llega para reunirse con el expresidente de EEUU, Jimmy Carter, en el hotel de La Habana donde se hospedó el exmandatario, el 30 de marzo de 2011.

Yo estoy diciendo esto porque estoy pensando, estamos meditando y hablando en alta voz junto con ustedes. Hay algo que quiero señalar. No hay justicia social, es decir: los pobres son más pobres, los trabajadores han quedado postergados en este país, y han vivido con tanta carencia y estamos viviendo ahora con carencia y sin perspectiva, precisamente porque no hay derechos políticos.

Eso es un engaño: decir que los cambios económicos traen los derechos políticos es falso, ese es el cuento chino. Y por eso vamos a seguir hablando, vamos a profundizar en esto, Omar, y vamos a comprometernos --y esto va con todos los ciudadanos, no solo con la oposición-- en reclamar el espacio del pueblo, en reclamar esa democracia, tal como lo hicimos con el Proyecto Varela, pacíficamente, cívicamente, ahora hay que hacerlo y hay que decir: queremos la libertad de viajar, queremos la libertad de expresión, no permiso para hablar; queremos el derecho a fundar partidos y sindicatos; queremos elecciones libres.

Esto es para ahora. Y sí estamos preparados para eso. Como no vamos a estar preparados para ser libres.

LA SIMULACION NOS HA HECHO PERDER MAS

La cultura del miedo es [un] obstáculo, pero los obstáculos se vencen. Quizás un obstáculo que llevamos metido dentro, todos sentimos y hemos sentido miedo, pero precisamente tenemos que decir, los que somos menos jóvenes, […], los medios tiempos, y ya más que eso-- tenemos que decir, y esto lo digo con mucha seriedad y mucho respeto, porque soy parte de este pueblo y no una persona especial: el miedo que puede sentir cada cubano y que ha sentido cada uno que está escuchando, yo lo he sentido también, pero el miedo es superable.

Y tenemos que decir: la simulación, los mecanismos de defensa, nos han hecho perder más en la vida que lo que temíamos perder. Es decir, a veces el miedo nos hace perder más que lo que perderíamos si enfrentáramos a quien nos está metiendo miedo constantemente para mantenernos en esta situación de sumisión y en esta situación de inmovilismo.

Yo creo que eso se va superando, que cada vez hay más voces, que cada cual vive su proceso de liberación, pero el proceso de liberación, hermano, pasa por el de la solidaridad. Nadie se libera solo en una sociedad: hay que pensar en el prójimo.

Es muy legítimo luchar por tu vida, por tu familia, por tu sustento, por tu progreso, pero también darte cuenta que eso no se realiza si no luchamos también por los derechos de todos. Y eso, con mucha serenidad, ese es nuestro llamado, y ese es El Camino del Pueblo. Y ese sí es un proyecto, y que no venga nadie con pedantería a decir que se las sabe todas.

Porque sí hay una sabiduría popular, sí hay una sabiduría en la oposición, una sabiduría que se ha construido a partir de su entrega por el pueblo, de su lucha, de su heroísmo. No estoy hablando de mí, estoy hablando de tantas hermanas y hermanos nuestros que en Cuba durante estas décadas hemos estado luchando por los derechos de los cubanos.

Por lo tanto, sí hay esperanza, sí se pueden vencer los obstáculos, sí hay un proyecto, y ese proyecto se llama libertad.

Vea todas las noticias de hoy

Pospuesto juicio a Brandon Becerra, menor acusado de “sedición” por manifestarse el 11J

Brandon David Becerra Curbelo, junto a su madre, Yanaisy Curbelo. (Foto: Twitter Yanaisi Curbelo)

El juicio a Brandon David Becerra Curbelo, quien se encuentra encarcelado por manifestarse el 11 de julio, en La Habana, fue pospuesto para el 27 y 28 de enero, según informó a Radio Martí su madre, Yanaisy Curbelo.

Becerra Curbelo, quien ingresó en prisión poco antes de cumplir 18 años, tenía fecha de juicio prevista para este lunes, de enero, bajo los cargos de sedición, desorden público, propagación de epidemia y atentado.

El menor pudo hablar con su madre desde la cárcel por vía telefónica 15 minutos antes de que ésta conversara con Radio Martí.

“Verdaderamente está mal”, afirmó la madre del prisionero político. “Está mal porque ya él lo que quiere es que le celebren juicio: ‘Mamá, yo lo que quiero es que me celebren juicio; yo no puedo seguir así, a ver cuánto voy a cumplir…”, le dijo.

El joven manifestante del 11J Brandon Becerra será juzgado los días 27 y 28 de enero
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:22 0:00

Becerra Curbelo explicó a su madre que habló con el abogado “y él le dijo que estaba haciendo todo lo posible por quitarle la sedición esa”.

Pero, escéptica, Yanaisy Curbelo argumentó: “Es que no hay mucha diferencia, aunque quiten sedición; si quitan sedición, lo están acusando de desorden público, propagación de epidemia y atentado, ¡es más o menos lo mismo!”.

Curbelo dijo, además, que ya “de aquí no dudaba nada”, refiriéndose a la posibilidad de que, en cualquier momento, su hijo fuera juzgado sin avisar antes a su abogado y sus familiares.

“Ese niño, nunca en la vida, ni aquí, en la calle, se ‘fajó’ (peleó con los puños)”, dijo la mujer. Añadió que el Mayor Fonseca, oficial de la prisión, la llamó “para felicitarme por la conducta de mi hijo”, a lo cual le respondió: “Mire, no me llame para felicitarme y acábenlo de soltar. Ellos están conscientes de que él no ha hecho nada”.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Ponen fecha a juicio contra Félix Navarro, su hija Sayli y otros 7 detenidos del 11J en Perico, Matanzas

Sayli Navarro (der.), junto a sus padres Sonia y Félix. (Foto: Archivo)

El juicio en contra del líder opositor Félix Navarro Rodríguez, su hija Saily Navarro y manifestantes del 11 de julio en Perico, Matanzas, ha sido programado para el 24 y 25 de enero, en el Tribunal Municipal Popular de Jovellanos.

Desde esa localidad, la activista Ania Zamora dijo a Radio Martí que Navarro acaba de ser sacado de la enfermería de la prisión de máxima seguridad de Agüica.

“Ya entregaron la fecha de los juicios de los nueve manifestantes en el municipio de Perico, entre ellos se encuentra nuestro líder, Félix Navarro Rodríguez, y su hija, la Dama de Blanco Sayli Navarro Rodríguez. Ese juicio será el 24 y 25 de enero en el Tribunal del Municipio de Jovellanos”, en la provincia de Matanzas, precisó la opositora.

24 y 25 de enero serán juzgados Félix Navarro, su hija Salily y otro 7 detenidos del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:59 0:00

Las llamadas telefónicas de Navarro a su familia están programadas para los viernes, explicó Zamora, quien también indicó que el líder opositor “estuvo todos estos días atrás en la enfermería”, aquejado de diarreas, un brote de sarna, un forúnculo (o ‘nacido’) grande “en el pecho”, producido por la misma infección de la sarna.

En la llamada telefónica correspondiente al pasado viernes, Félix Navarro dijo sentirse afiebrado producto, al parecer, de una fuerte gripe, y que “todavía tenía ese ‘nacido", pero que ya no estaba en la enfermería.

El prisionero político y de conciencia, de 68 años, también encarcelado durante la Primavera Negra de Cuba, en 2003, y su hija, la Dama de Blanco y activista política Sayli Navarro, fueron detenidos días después de las protestas del 11 de julio, en la localidad de Perico, Matanzas, cuando acompañaban al familiar de uno de los detenidos a la unidad policial de la localidad.

Sayli Navarro fue liberada horas después, pero el líder opositor fue llevado hacia la prisión Combinado del Sur en esa provincia, donde enfermó de Covid-19 y llevó a cabo una huelga de hambre en protesta por su encarcelamiento.

(Con reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Amnistía Internacional denuncia juicios sumarios sin garantías a los manifestantes del 11J en Cuba

Protestas del 11 de julio en La Habana, Cuba. (REUTERS/Alexandre Meneghini/File Photo).

“Los detenidos (del 11 de julio en Cuba) han enfrentado procedimientos sumarios sin garantías de debido proceso o un juicio justo”, declaró al diario británico The Guardian, Erika Guevara-Rosas, directora de Amnistía Interacional para las Américas.

"Los fiscales han presionado por sentencias desproporcionadamente largas contra las personas que fueron arrestadas en las protestas”, dijo la jurista mexicana.

“Además, muchas personas están acusadas de delitos imprecisos que son inconsistentes con los estándares internacionales, como el 'desacato', que se ha utilizado sistemáticamente en Cuba para castigar a quienes critican al gobierno”, advirtió la representante de Amnistía.

También en declaraciones a The Guardian, el profesor de American University en Washington, DC, William LeoGrande, resumió el objetivo del régimen cubano:

"El estado está tratando de enviar el mensaje de que rebelarse contra el gobierno tiene terribles consecuencias".

"El hecho de que el gobierno se sienta y esté bajo una amenaza sin precedentes, no solo por el aumento de las sanciones estadounidenses, sino también por la pandemia y la situación económica mundial, hace que esté menos dispuesto a tolerar cualquier tipo de disidencia", opinó el académico.

El rotativo The Guardian destacó que el delito de sedición ha sido utilizado en muchos casos para encerrar a los manifestantes del 11J, y que un zona golpeada duramente por las fuertes condenas es La Güinera, en La Habana.

HRW: El mundo tiene que condenar lo que sucede en Cuba

Cubanos frente al Capitolio de La Habana durante una manifestación contra el gobierno el 11 de julio de 2021.

“Hasta ahora la respuesta de la comunidad internacional sobre Cuba ha sido disfuncional. Por un lado, está el embargo de los EE.UU., que genera una enorme distracción, porque permite a Cuba mostrarse como una víctima, cuando en realidad ellos son responsables de grandes violaciones de DD.HH. Y, por otro, tenemos una política de la Unión Europea que condena el embargo, que tiene a veces voces fuertes en relación con Cuba, pero no son consistentes”, dijo al diario español ABC Juan Pappier, investigador sénior de Human Rights Watch (HRW) para América Latina.

Pappier, quien habló con el periódico sobre el informe anual de HRW publicado la semana pasada, también criticó el papel que juega Michelle Bachelet, Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. “Ha tenido una posición bastante débil sobre Cuba. Solo se ha pronunciado una vez a lo largo de su mandato”.

“La falta de consenso global” para condenar la violación de DD.HH. es lo que permite que el régimen cubano siga cometiendo estas violaciones, dijo Pappier a ABC.

“El año 2021 en Cuba estuvo marcado por estas protestas históricas (del 11J) y por un aumento de demostraciones de la ciudadanía de que ha perdido el miedo y de que quiere un cambio, pero también por una brutal represión del régimen, que está aferrado al ‘statu quo’, no quiere aceptar este cambio y lo está frenando a fuerza de represión, censura y de obligar a cualquier que se atreva a censurar al régimen al exilio”, explicó el investigador de HRW.

ABC añadió que HRW defiende el levantamiento del embargo, «terminar con esa distracción», y lograr «una política multilateral y coordinada de condena» contra lo que sucede en Cuba.

"Me han acabado la vida, yo tengo 36 años y me echaron 30", insólitas condenas por sedición a los cubanos del 11J (VIDEO)

Zoila Rodríguez, esposa y madre de la "Familia Beirut", muestra la foto de sus tres familares presos

La familia Beirut pasó la peor Navidad de su vida. Enojados por la detención de su primogénito Exeynt durante las manifestaciones de julio pasado en Cuba, su padre y hermana se lanzaron a protestar, sin pensar que acabarían sentenciados en diciembre a 20 años de cárcel.

Fredy Beirut, de 64 años, y su hija Katia, de 36, forman parte del grupo de al menos 158 manifestantes acusados por el delito de sedición en Cuba, según la ONG de derechos humanos Cubalex. Esta semana 57 de ellos han sido juzgados en las provincias de La Habana, Holguín y Santa Clara.

La pesadilla para los Beirut comenzó cuando Exeynt, de 41 años, fue detenido el 11 de julio de 2021 en Guantánamo (este) acusado de desorden público y sentenciado a cuatro años de prisión.

Al enterarse, el resto de la familia, que reside en el populoso barrio de La Güinera, en la periferia de La Habana, enfureció. Un día después Fredy y Katia salieron a marchar cerca de su casa, cuenta Zoila Rodríguez, de 59 años y madre de este clan.

La protesta de la Güinera se tornó en la más violenta de las jornadas del 11 y 12 de julio. Ahí fue abatido el único fallecido de las manifestaciones históricas que estallaron en cerca de 50 ciudades cubanas al grito de "Libertad" y "Tenemos hambre".

De acuerdo con Cubalex, quedaron además decenas de heridos y 1.355 detenidos, de los cuales 719 siguen en prisión.

Cuba aplica condenas de hasta de 30 años a manifestantes del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:01 0:00

"A mi hija y a mi esposo empezaron (a juzgarlos) por un delito de desorden público, los cuales terminaron con un delito de sedición", dice Zoila atemorizada por ellos, pese a estar separada de Fredy desde hace años.

Fredy fue detenido el mismo 12 de julio, cuando regresaba a su casa en moto. Siete días después agentes de seguridad llamaron a Katia, que se presentó creyendo que no tenía nada que temer.

La fiscalía dice por su parte que Katia grabó con su teléfono para "publicar todo lo que estaba ocurriendo y así lograr que más personas se les unieran", transmitiendo en vivo, indica el expediente al que AFP tuvo acceso.

Ambos caminaron con otros acusados, "gritando consignas contrarrevolucionarias" y "se les fueron sumando indistintamente más personas", indica la fiscalía. "Expresaban frases denigrantes en contra de la dirección del país" de tal forma "que se mostrara un clima de intranquilidad y violencia", agrega.

Pero también la fiscalía reconoce que no participaron en hechos violentos. "Conformes, satisfechos y habiendo logrado su objetivo de lograr de que toda esta turba se tornara agresiva, se retiraron hacia sus respectivos inmuebles", sostiene el documento.

Luego de tres días de juicio con 15 acusados más, el 23 de diciembre ambos fueron sentenciados a 20 años de cárcel.

"Me tiene muy enojada a mí, a toda la familia, a todas las personas que están pasando por esto, no es concebible que en un pueblo, en un país donde las personas salgan a la calle y se manifiesten pacíficamente le hayan echado 20 años", dice Zoila, que divide su tiempo atendiendo al hijo de nueve años de Katia y visitas a las prisiones.

"Me han acabado la vida"

Más grave es el caso de Dayron Martín Rodríguez, detenido igual en la Güinera y sentenciado a 30 años.

Dayron, de 36 años, salió aquella tarde a comprar comida para sus palomas cuando se topó con la concentración. "Se puso a grabar para mandar a su padre el vídeo" y al sentir las pedradas encima se cayó y perdió el teléfono, narra su madre Esmeralda Rodríguez, de 63 años, que dice haber sufrido un preinfarto al enterarse en Ecuador, a donde emigró ocho años atrás.

La fiscalía señala que Dayron y más personas "se armaron con piedras y botellas tomadas del suelo", avanzando "con una multitud y a la vez las lanzaron contra los agentes del orden público" para tratar de llegar a la estación de policía de la zona, en una trifulca que duró cuatro horas.

Esmeralda cuenta que cuando su hijo la llama le dice: "Me han acabado la vida, yo tengo 36 años y me echaron 30, ya no me pueden hacer más nada".

Para Laritza Diversent, directora de Cubalex, "las sanciones han sido ejemplarizantes", considerando que cada vez más las personas quieran organizarse para protestar.

Los casos han estado plagados de violaciones al debido proceso, sin abogados defensores independientes y con juicios a puerta cerrada, denuncia.

"La mayoría de las evidencias que tienen son testimonios de los propios agentes del Estado que ejercieron violencia con los manifestantes", alega al precisar que en los videos de prueba nunca aparecen agresiones de los policías.

Todo esto generó un fuerte impacto en las familias de los detenidos que han empezado a actuar. Es el caso de la familia de Andy Dunier García Lorenzo, dedicado al modelaje y de 34 años, detenido el 11 de julio en la central ciudad de Santa Clara.

Su familia lanzó una campaña para recaudar alimentos de apoyo a presos y dirigió una carta a embajadas acreditadas en Cuba, pidiendo observadores en el juicio esta semana de Andy, para quien solicitan siete años por desorden público y desacato, dice su hermana Roxana, una manicurista de 20 años, aguardando afuera del tribunal donde lo enjuiciaban.

Cargar más

XS
SM
MD
LG