Enlaces de accesibilidad

Mundo

Tercer poeta asesinado en Birmania desde marzo

El poeta Khet Thi.

Un poeta birmano conocido por escribir versos en apoyo del movimiento de resistencia contra la junta militar gobernante murió menos de 24 horas después de su arresto y su cuerpo fue devuelto sin órganos, incluido el corazón, dijeron el martes su esposa y simpatizantes.

Khet Thi, también conocido como Zaw Tun, fue detenido el sábado para ser interrogado en un centro de detención en Sagaing, una región del noroeste de Myanmar que ha sido escenario de fuertes protestas contra el gobierno militar.

Cuando el cuerpo de Khet Thi fue recuperado por miembros de la familia el domingo en un hospital en Monywa, la capital de Sagaing, estaba muy descolorido y las costuras indicaban que al menos algunos órganos internos habían sido extraídos, dijo su familia.

El ejército le dijo a su familia que el poeta de 45 años había muerto de un ataque al corazón.

Hablando el lunes en un panel de discusión organizado por el Club de Corresponsales Extranjeros de Tailandia, Richard Horsey, un asesor de Myanmar del International Crisis Group, señaló que Khet Thi había escrito una línea, ahora ampliamente citada, diciendo:

"Nos disparan en la cabeza, pero no saben que la revolución está en el corazón”.

Cuando devolvieron el cuerpo de Khet Thi, su corazón había sido extripado y las autoridades dijeron que había muerto de un ataque cardíaco, dijo Horsey. “Creo que el mensaje fue bastante claro. Escribió esa línea y perdió el corazón".

Vea todas las noticias de hoy

Amnistía Internacional, en defensa de la libertad de protestar

Mujeres protestan en Kabul, Afganistán, el 27 de julio de 2022. (AP Photo/Mohammed Shaoib Amin).

"El derecho a la protesta está sometido a una amenaza creciente y sin precedentes en todas las regiones del mundo".

Así lo ha manifestado este lunes Amnistía Internacional con motivo del lanzamiento de su campaña global contra las medidas cada vez más amplias y enérgicas que adoptan los Estados para erosionar este derecho humano fundamental.

"De Rusia a Sri Lanka, de Francia a Senegal y de Irán a Nicaragua, las autoridades de los Estados están adoptando cada vez más medidas de todo tipo para reprimir la disidencia organizada", denunció la organización.

Manifestantes en todo el planeta "se enfrentan a una potente combinación de reacciones adversas: cada vez más leyes y otras medidas para restringir el derecho a la protesta; uso indebido de la fuerza; expansión de la vigilancia ilegal, tanto masiva como selectiva; apagones y censura de Internet, y abusos y estigmatización. Mientras, se están levantando aún más barreras para los grupos marginados y discriminados".

La campaña Protejamos la Protesta desafiará los ataques a la protesta pacífica, defenderá a quienes los sufren y apoyará las causas de los movimientos sociales que presionan en favor de un cambio en materia de derechos humanos.

“En los últimos años han tenido lugar algunas de las mayores movilizaciones de protesta que hemos visto en varias décadas. Los movimientos Black Lives Matter, MeToo y contra el cambio climático han llevado a millones de personas en todo el mundo a salir a la calle y actuar en Internet para exigir justicia racial y climática, equidad y medios de vida, y el fin de la violencia y la discriminación basadas en el género. En otros lugares, miles de personas han alzado la voz contra la violencia y los homicidios de la policía y la opresión y represión del Estado”, ha afirmado Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Casi sin excepción, esta ola de protestas multitudinarias se ha encontrado con respuestas obstructivas, represivas y frecuentemente violentas de las autoridades estatales. En lugar de facilitar el derecho a la protesta, los gobiernos están yendo cada vez más lejos para reprimirlo. Por eso, como la mayor organización de derechos humanos del mundo que somos, hemos elegido este momento para lanzar esta campaña. Es hora de alzar la voz para recordar a quienes ejercen el poder que tenemos el derecho inalienable a protestar, expresar quejas y exigir cambios libre, colectiva y públicamente”, dijo Callamard.

Irán niega estar implicado en ataque a Salman Rushdie

Salman Rushdie asiste a la 68va edición de los Premios Nacionales del Libro, el 15 de noviembre de 2017, en Nueva York. (Evan Agostini/Invision/AP/Archivo)

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — Un funcionario del gobierno iraní negó el lunes que Teherán estuviera implicado en el ataque al escritor Salman Rushdie, aunque justificó el apuñalamiento, en las primeras declaraciones oficiales del país sobre la agresión.

Los comentarios de Nasser Kanaani, vocera del Ministerio iraní de Exteriores, dos días después del ataque a Rushdie en Nueva York. El autor ya respira sin asistencia artificial y está en la "senda de la recuperación", según su agente.

Sin embargo, Irán ha negado haber realizado otras operaciones en el extranjero contra disidentes en los años desde la Revolución Islámica de 1979, aunque fiscales y gobiernos occidentales han atribuido a Teherán varios ataques de esa clase.

"Nosotros, en el incidente del ataque a Salman Rushdie en Estados Unidos, no consideramos que nadie merezca culpa y acusaciones salvo él y sus seguidores", dijo Kanaani. "Nadie tiene derecho a acusar a Irán en este sentido".

"En este sentido, nadie puede culpar a la República Islámica de Irán", añadió. "Creemos que los insultos realizados y el apoyo que recibió fueron un insulto contra los seguidores de todas las religiones".

Rushdie, de 75 años, fue apuñalado el viernes durante un acto en el oeste de Nueva York. Sufrió daños en el hígado, así como nervios seccionados en un brazo y un ojo, según su agente. Era probable que perdiera el ojo herido.

Su agresor, Hadi Matar, de 24 años, se ha declarado no culpable de los cargos asociados al ataque a través de su abogado.

El premiado escritor enfrenta amenazas de muerte desde hace más de 30 años por su obra "Los versos satánicos". El fallecido líder supremo de Irán, el ayatolá Rujolá Jomeini, emitió una fetua, o un edicto islámico, exigiendo su muerte. Una fundación iraní ofreció una recompensa de más de 3 millones de dólares por asesinar al autor.

La policía en Nueva York no ha dado todavía un motivo por el ataque, aunque el fiscal del distrito, Jason Schmidt, mencionó la recompensa sobre Rushdie al posicionarse contra establecer una fianza para el sospechoso en una vista el sábado.

"Incluso si esta corte fijara una fianza de un millón de dólares, nos arriesgaríamos a que esa fianza pudiera cubrirse", dijo Schmidt.

Matar nació en Estados Unidos de padres que emigraron desde Yaroun, en el sur de Líbano, cerca de la frontera israelí, según el alcalde del poblado. En la localidad ondean banderas del grupo armado chií con apoyo iraní Hezbollah y de líderes iraníes. Israel ha bombardeado posiciones de Hezbollah en la zona en el pasado.

En Yaroun, los documentos municipales muestran que Matar tiene ciudadanía libanesa y está inscrito como chií, según un funcionario. El funcionario, que habló bajo condición de anonimato por motivos de seguridad, dijo que el padre de Matar aún vive allí pero se ha recluido desde el ataque.

Kanaani dijo que Irán no "tiene ninguna otra información, más que la que han reportado los medios estadounidense".

El portavoz dijo que Occidente "condena las acciones del agresor y a cambio glorifica las acciones del ofensor a las creencias islámicas", algo que describió como "una actitud contradictoria".

Aunque no culpó directamente a Teherán por el ataque, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, mencionó específicamente a Irán en un comunicado el lunes en el que elogió los esfuerzos del autor por defender la libertad de expresión y de religión.

"Las instituciones estatales iraníes han instado a la violencia contra Rushdie durante generaciones, y medios afiliados al estado celebraron hace poco el intento de asesinato", dijo Blinken. "Esto es despreciable".

Rusia cañonea en el este, Ucrania ataca puente crucial

Niños observan a trabajadores que remueven los escombros tras un ataque con cohete a una vivienda en Kramatorsk, región de Donetsk, este de Ucrania.Niños observan a trabajadores que remueven los escombros tras un ataque con cohete a una vivienda en Kramat

KIEV, Ucrania (AP) — Las fuerzas rusas cañonearon zonas residenciales en el este de Ucrania durante la noche y aseguraron haber logrado avances, mientras las ucranianas lanzaron una contraofensiva en una región del sur, donde atacaron el último puente habilitado sobre un río en Jersón, una zona ocupada por los rusos, dijeron las autoridades ucranianas el sábado.

Un cohete ruso que cayó en la ciudad de Kramatorsk mató a tres personas e hirió a otras 13 el viernes por la noche, dijo el alcalde. Kramatorsk es el cuartel general de las fuerzas ucranianas en el este.


En la víspera se lanzaron 11 cohetes a la ciudad, una de las dos principales en poder de Ucrania en la zona de Donetsk, objetivo de una ofensiva rusa para capturar la región industrial del Donbás.

El ministerio de Defensa ruso dijo el sábado que sus fuerzas habían tomado Pisky, una población en las afueras de la ciudad de Donetsk, una capital provincial que reclaman los separatistas prorrusos desde 2014.

Las tropas rusas y los rebeldes respaldados por el Kremlin tratan de tomar las zonas en poder de Ucrania al norte y el este de la ciudad de Donetsk para ampliar la república autoproclamada de los separatistas. Pero el mando militar ucraniano dijo que sus fuerzas rechazaron una ofensiva nocturna hacia las ciudades más pequeñas Avdiivka y Bakhmut.


El vocero del ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, dijo que los ataques rusos cerca de Kramatorsk, 120 kilómetros (75 millas) al norte de la ciudad de Donetsk, destruyeron un lanzacohetes y municiones provistos por Estados Unidos. Las autoridades ucranianas no reconocieron pérdidas militares, pero dijeron que los misiles rusos destruyeron 20 edificios residenciales en Kramatorsk el viernes.

Ninguna de las declaraciones de las partes se pudo verificar en forma independiente.
El gobernador de la provincia vecina de Luhansk, que es parte de la lucha por el Donbás y fue ocupada por las fuerzas rusas el mes pasado, dijo que los ucranianos aún mantenían una pequeña región.

El funcionario, Serhii Haidai, dijo que los defensores estaban atrincherados en una refinería petrolera en las afueras de Lysychansk, una ciudad que Moscú dice haber tomado, y también controlan zonas cerca de una aldea vecina.

"El enemigo está quemando el terreno en los ingresos a la región de Luhansk porque no puede vencer (la resistencia ucraniana) en estos pocos kilómetros", dijo Haidai. "Es difícil contar cuántos miles de obuses ha soportado este territorio de la región libre de Luhansk en el último mes y medio".

Hacia el oeste, el gobernador de la región de Dnipropetrovsk informó que los rusos cañonearon la ciudad de Nikopol, al otro lado del río Dniéper de la planta nuclear más grande de Europa.

Periodista rusa que criticó la guerra contra Ucrania podría ser condenada a 10 años de prisión

Marina Ovsyannikova en un tribunal en Moscú, el 28 de julio de 2022. (Reuters/Evgenia Novozhenina).

La periodista de televisión rusa Marina Ovsyannikova ha sido acusada de distribuir información falsa sobre las fuerzas armadas rusas después de que registraran su casa, reportó Radio Europa Libre/Radio Libertad (RFE/RL).

El abogado defensor, Dmitry Zakhvatov, dijo el 10 de agosto que su cliente fue detenida, acusada de "distribución pública de información falsa sobre las fuerzas armadas rusas" y que podría enfrentar 10 años de prisión si es declarada culpable.

Zakhvatov dijo anteriormente en Telegram que la policía irrumpió en el apartamento de su cliente en Moscú y lo registró sin su presencia.

La periodista Ovsyannikova, conocida por realizar una protesta contra la guerra en vivo en el aire en marzo, escribió en Telegram que el cargo presentado en su contra el 10 de agosto se derivaba de su protesta frente al Kremlin a principios de julio en la que ella sostenía un cartel que decía "[El presidente ruso Vladimir] Putin es un asesino, sus soldados son fascistas" y mostraba fotos de niños asesinados en Ucrania.

La semana pasada, un tribunal de Moscú multó a Ovsyannikova con 50.000 rublos (820 dólares) por esa protesta.

Ovsyannikova obtuvo reconocimiento internacional el 14 de marzo cuando irrumpió en el plató del programa de noticias Vremya de Channel One con un cartel que decía en ruso: "Detengan la guerra. No crean en la propaganda. Les están mintiendo". También gritó: "Alto a la guerra. No a la guerra".

Ovsyannikova era productora de Channel One en el momento de su protesta. Más tarde fue detenida y multada con 30.000 rublos (490 dólares) por un tribunal por convocar protestas ilegales.

Ovsyannikova renunció a Channel One y pasó varios meses en el extranjero, incluso en Ucrania, expresando repetidamente su condena a la guerra.

Durante tres meses recibió entrenamiento en la publicación alemana Die Welt. A principios de julio, la periodista anunció su regreso a Rusia.

El 8 de agosto, un tribunal de Moscú ordenó a Ovsyannikova pagar una multa de 40.000 rublos (660 dólares) por sus últimas publicaciones en línea protestando contra la guerra en Ucrania.

En marzo, Putin firmó una ley que prevé largas penas de prisión por distribuir "información deliberadamente falsa" sobre las operaciones militares rusas mientras el Kremlin busca controlar la narrativa sobre su guerra en Ucrania.

La ley prevé penas de hasta 10 años de prisión para las personas condenadas por un delito, mientras que la pena por la distribución de "información deliberadamente falsa" sobre el ejército ruso que tenga "graves consecuencias" es de 15 años de prisión.

También establece que es ilegal "hacer llamados contra el uso de tropas rusas para proteger los intereses de Rusia" o "para desacreditar dicho uso" con una posible pena de hasta tres años de prisión. La misma disposición se aplica a los pedidos de sanciones contra Rusia, informó RFE/RL.

Masyanya: la caricatura como enunciado de protesta por la invasión rusa

Masyanya, capítulo 162: San Mariuburgo.

Masyanya, una popular serie de animados rusos, es una forma de protesta de los ciudadanos de ese país contra la invasión a Ucrania, esta vez presentada como una invasión china a Rusia, bajo el pretexto de salvar a los rusos del fascismo, y hasta una propuesta de harakiri a Vladimir Putin.

La visión desde Rusia sobre la guerra en Ucrania tiene una peculiaridad a la hora de presentar la crítica al Kremlin y la popular serie de animados en Internet se ha convertido en instrumento de exposición pacifista de los rusos a la invasión a Ucrania y de repulsa a la política del Kremlin.

Masyanya es el diminutivo de Maria Vitalevna Nikogda, el personaje principal de la serie que debutó en el otoño del 2001. Tiene vida en varias plataformas digitales, incluidas Facebook y VKontakte. El 22 de octubre se celebra el cumpleaños de Masyanya y de su creador es Oleg Kuvaev, natural de San Petersburgo.

Caracterizan a la serie el estilo de expresión ligeramente punzante, con un poco de gamberrismo, pero también con una sabiduría popular, filosofía “de la calle” y mucho humor. Esta combinación le garantizó el éxito inmediato.

El primer episodio después del 24 de febrero pasado, cuando las tropas rusas comenzaron el ataque a Ucrania, salió publicado el 22 de marzo y tenía el título de Wakizashi. En él se se relata el ataque de las tropas rusas a los ucranianos y los personajes comparan a Putin con el dictador nazi Adolf Hitler y Osama Bin Laden. Se aprecian además imágenes de edificios en ruinas en Ucrania que son bombardeados por la artillería y aviación rusa. En los minutos finales de este capítulo, Masyanya visita a Putin y le entrega una espada japonesa para que se haga el harakiri.

Ya desde marzo pasado el organismo gubernamental regulador de los medios ruso, Roskomnadzor, ordenaba a los creadores del popular programa de dibujos animados que eliminaran capítulos que publican en Internet que tuvieran referencia a la invasión rusa.

Para los censores en Rusia la serie Masyanya "contiene información falsa de importancia social sobre la operación militar en curso para defender las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk" y también que "desacredita a las fuerzas armadas de la Federación Rusa".

Kuvaev tuvo que abandonar Rusia, se trasladó a Ucrania, y ha denunciado en varias ocasiones el ataque cibernético a la página digital donde aparece Masyanya. El creador ha dicho que considera a Ucrania como su patria: tiene muchos amigos y parientes allí, así como recuerdos de su infancia. Kuvaev ya está aprendiendo el idioma y planea producir nuevas series sobre Ucrania.

Tres capítulos de la serie tienen como tema la invasión a Ucrania: Wakizashi (160), Cómo explicarles a los hijos (161) y el 162, con el título de San Mariuburgo (la unión de San Petersburgo, la ciudad del autor y Mariupol, el puerto ucraniano atacado por los rusos).

Este último capítulo de la serie, que salió el pasado mes de julio, se convirtió en tendencia en YouTube después presentar la invasión de China a Rusia para salvarla del fascismo, con los mismos argumentos que en el Kremlin utilizaron para lanzar su invasión.

El episodio superó en cuatro semanas de publicación los 4 millones 600 mil visitas y la plataforma de video permite subtitular el episodio a siete idiomas (ruso, ucraniano, chino, checo, inglés, español y francés).

Kuvaev ha declarado a la prensa que para este capítulo se inspiró en los rusos que apoyan la guerra contra Ucrania.

En entrevista con el portal digital de noticias The Insider, el autor reconoció que Masyanya debería haber hablado antes de política y ahora está lidiando con las consecuencias”. El realizador comparó la represión y censura actual en Rusia con la que se vivió en tiempos de la Unión Soviética.

El Roskomnadzor, Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación de Rusia, ha limitado estrictamente el acceso a la información sobre la guerra en Ucrania y ordenó a los medios que describieran los eventos en Ucrania como una "operación militar especial" y no como una guerra o una invasión.

El 5 de marzo pasado Putin firmó una nueva ley que establece sentencias de hasta 15 años de prisión para las personas que "distribuyan deliberadamente noticias falsas" sobre el ejército ruso.

Varios medios de comunicación rusos han optado por suspender sus operaciones en lugar de enfrentar fuertes restricciones sobre lo que pueden informar. El Kremlin también ha bloqueado varios medios de comunicación extranjeros como BBC, Radio Libertad, Deutsche Welle, Voz de América y otros medios de prensa extranjero que han cerrado sus oficinas en Moscú por la censura.

[Para ver este capítulo en español, pulse ajustes/ settings (el cuarto ícono de derecha a izquierda y selecciones el idioma]

Cargar más

XS
SM
MD
LG