Enlaces de accesibilidad

Cuba

Ted Henken lamenta que Cuba use criterios políticos para vetar su asistencia a conferencia académica

Ted Henken durante una entrevista con la presentadora cubanoamericana María Elvira Salazar. (Captura de video/YouTube)

La Universidad de La Habana vetó esta semana por "criterios políticos" la participación del académico y profesor estadounidense Ted Henken en una conferencia en la capital cubana.

La rectora de la Universidad de La Habana, Miriam Nicado García, canceló la asistencia de Henken a la cuarta conferencia anual de colaboración entre el alto centro de estudios cubano y la Universidad de Rutgers de Nueva Jersey que se celebró en La Habana del 10 al 15 de noviembre.

En entrevista con Radio Televisión Martí, Henken denunció las circunstancias en que ocurrió su veto de la conferencia “La evolución de una nueva economía, ciencia y sociedad de Cuba: desafíos y oportunidades”, y las razones por las que, a su juicio, fue suspendida su presentación.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:53 0:00

Tras el anuncio de la conferencia, cuenta Henken, realizó los trámites reglamentarios para participar y fue aceptado, según describe, “con entusiasmo” por parte de los organizadores.

Henken subrayó que ha trabajado por más de 20 años en el tema del sector privado empresarial cubano, un sector que en Cuba cuenta con poco espacio. Son solo micro empresas privadas a las que denominan trabajo por cuentapropia, dijo.

“Desde hace tres años en 2016 fui a Cuba, -narra el académico- y conocí a algunas personas que han creado un proyecto comunitario en La Habana Vieja que se llama Artecorte cuyo titular (coordinador) se llama Papito Valladares”.

Henken investigó sobre el proyecto Artecorte dentro del sector de empresas no estatales en Cuba y ese fue el tema que escogió para presentarlo en la conferencia de La Habana.

“Básicamente mi trabajo trata de responder a la pregunta ¿este proyecto exitoso en La Habana Vieja se pudiera expandir o repetir en otros lugares de Cuba, o es un fenómeno restringido al contexto muy particular de La Habana Vieja?”.

Pero Henken no tuvo la oportunidad de compartir su experiencia investigativa con los académicos de la isla.

“Veinticuatro horas antes de mi partida me llama urgentemente la representante de Rutgers en Nueva Jersey diciendo que ella había recibida una llamada de cólera de que este señor Ted Henken está en el programa, pero no puede participar y si participa la rectora de la Universidad de La Habana no va a estar ahí”, explicó el investigador.

Por esta imposición absurda, Henken escribió una carta a la Universidad de Rutgers exigiéndoles que hicieran valer sus derechos académicos con los representantes de la Universidad de La Habana, o que deberían cancelar el evento. Pero la institución estadounidense se negó debido al tiempo y dinero que habían invertido.

“Van a reembolsarme mis gastos, pero el principio sigue siendo violado: la libertad académica”, indicó Henken.

El académico lamentó que Cuba usara un criterio político para impedir su participación en la conferencia, en lugar de aplicar criterios académicos.

“Yo tengo una historia, digamos, de independencia académica en cuanto a mis investigaciones acerca de Cuba. Y yo he defendido los viajes, por ejemplo, de académicos cubanos hacia Estados Unidos y también los viajes de cubanos disidentes o independientes a Estados Unidos”, aseguró el especialista.

“Entonces he provocado críticas en el pasado por mi postura, yo diría clara y equitativa, en cuanto a esa libertad académica o de intercambiar ideas, tanto del lado oficial como del disidente o independiente”, añadió.

“Hace unos años, en el congreso de Lasa, que es el congreso más importante de los estudios latinoamericanos, hice una protesta de que Cuba no deja ni a sus académicos ni a su gente de sociedad civil viajar libremente, mencionando los nombres de Oscar Espinosa Chepe, Yoani Sánchez y Omar Everleny Pérez Villanueva. Pero también he defendido los derechos de los cubanos académicos de la Universidad de La Habana, por ejemplo, de conseguir visas y participar en eventos en Estados Unidos”, recordó Henken.

“Y también estando en Cuba muchas veces he hecho entrevistas con blogueros independientes, con gente disidente, con gente crítica, y tengo lazos estrechos con ese mundo independiente en Cuba. A mi juicio, es por eso que no querían dejarme entrar en la Universidad de La Habana, y básicamente lo explicaron a la representante de Rutgers, pero no le dieron muchos detalles”.

“La Universidad de La Habana tenía un criterio político y estaban aplicando este criterio político más allá de los criterios académicos”, concluyó.

La bloguera cubana Yoani Sánchez lamentó en Twitter el veto al profesor estadounidense: “Muy triste, una universidad debe ser punto de encuentro, centro de debate y espacio de pluralidad, pero en lugar de eso la casa de altos estudios cubana se ha convertido en el "brazo académico" de la censura, la exclusión, la discriminación ideológica y la mediocridad”.

Henken, ganador en 2007 del Premio a la Excelencia Presidencial en Enseñanza Distinguida de Baruch College, del que es profesor asociado de Sociología y Estudios Latinoamericanos, cuenta con un Doctorado del Centro Roger Thayer Stone de Estudios de América Latina de la Universidad de Tulane.

Se especializa en cursos sobre cultura y sociedad cubana contemporánea, sociología de Internet, América Latina contemporánea, latinos en EEUU, migración internacional y análisis urbano en La Habana, Nueva York y Nueva Orleans, entre otras especialidades.

Vea todas las noticias de hoy

Tres casos nuevos de coronavirus en Cuba

Escena captada el viernes en el Malecón de La Habana (Yamil Lage/AFP).

El Ministerio de Salud de Cuba, que ofrece las cifras del día anterior, confirmó este domingo 3 casos nuevos de coronavirus.

Con los nuevos contagios, la cifra de infectados en la Isla asciende a 2.372, según el informe oficial.

El Ministerio de Salud mantiene la cifra de fallecimientos en 86 al no informar de nuevos decesos por COVID-19.

Otros datos en el reporte son los siguientes:

▪ 55 casos positivos activos
▪ 52 pacientes con evolución clínica estable y tres pacientes en estado de gravedad.

Liberado con cita para acudir a estación de policía el periodista Jorge Enrique Rodríguez

El periodista Jorge Enrique Rodríguez, en una foto tomada de su cuenta de Facebook.

El periodista independiente cubano Jorge Enrique Rodríguez fue liberado la noche del viernes, y debía presentarse a las 10:00 de la mañana de este sábado en la estación de policía de Zanja, en Centro Habana, le dijo a Radio Televisión Martí su hermana, Yusimí Rodríguez.

“Muchas gracias de corazón para todos los que iniciaron, se sumaron y están sosteniendo la campaña por mi liberación”, declara Rodríguez en un video compartido en Facebook por otro periodista, Jose Raúl Gallego.

La Policía Nacional Revolucionaria de Cuba, “esa que conocemos como PNR”, me ha estado inventando un proceso que es extensivo a toda la sociedad civil cubana, fundamentalmente a nosotros los periodistas independientes, activistas, opositores, en medio de la crisis de la pandemia, dijo el reportero.

Rodríguez, corresponsal de Diario de Cuba y colaborador del periódico español ABC, había sido detenido el domingo cuando grababa escenas de una acción policial en el barrio donde vive, Los Sitios, también en Centro Habana. La noticia de su liberación fue reportada primero por Diario de Cuba y por 14ymedio.

“Estoy grabando y, a los tres minutos, un policía me dice 'Oye, dame acá el teléfono ese”, relató Rodríguez. Dio un paso atrás, echó también la mano hacia atrás y le dio el teléfono a una persona que estaba en el lugar y a quien, posteriormente, los agentes le quitaron el móvil”, informó ​Diario de Cuba.

Dijo también que el periodista no se había resistido al arresto, pero que en la estación una instructora lo acusó de haberle gritado a los agentes “esbirros” y “que los maten”, algo que Rodríguez niega.

“Se le encarnaron, porque él no hizo nada y la policía se le encarnó”, dijo la hermana desde La Habana. Gallego, por su parte, no ocultaba su alegría al compartir la noticia de la liberación de Rodríguez.

“Una vez más funcionó la presión interna y externa y dio resultados el esfuerzo transversal de activistas de diferentes causas, periodistas, artistas, opositores y ciudadanos en general”, escribió en el mensaje que acompaña el video. “Esta es la vía. Juntos somos mucho más fuertes, por eso insisten en tenernos separados y divididos. Hoy ganamos otra pelea. Seguimos. Ahora, a por Quiñones, que no merece un día más de prisión injusta”.

"Una injusticia tremenda": reacciones a la intervención de Ruiz Urquiola en Ginebra

Encabezó la sesión el vicepresidente del Consejo, el embajador eslovaco Juraj Podhorsky.

Entre las numerosas reacciones suscitadas por el boicot a que fue sometido en Ginebra el biólogo cubano Ariel Ruiz Urquiola al comparecer el viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, sobresale la de su amigo, el también científico Oscar Casanella: las reglas de juego favorecen a los gobiernos, no a los pueblos.

“Me parece una falta de respeto que el reglamento de la organización permita eso”, le dijo Casanella desde La Habana a la periodista de Radio Martí Ivette Pacheco. Pese al escaso tiempo de que disponía, Ruiz Urquiola fue interrumpido varias veces con objeciones formales ajenas a su denuncia.

"Los pueblos y su ciudadanía estan en desventaja por una injusticia de agenda"
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

“Creo que si, para colmo, las intervenciones eran extremadamente cortas, porque a él le habían asignado un minuto y medio, 90 segundos, lo menos que podían hacer era darle ese tiempo limpio, y después que pudiera ser criticado y todo”, comentó. “Sin embargo, ¿quién calla a esos estados?”; los que se unieron a La Habana en el boicot a Ruiz Urquiola, se pregunta.

Esas intervenciones no fueron interrumpidas, observó Casanella.

“O sea, que los pueblos y su ciudadanía estan en desventaja por el reglamento del Alto Comisionado de Derechos Humanos con respecto a los estados; creo que es una injusticia tremenda”, declaró el científico cubano.

La hermana del biólogo, Omara Ruiz Urquiola, no ocultó su indignación. “Seis ‘estados’ contra un hombre y su verdad”, escribió en Facebook.

En Estados Unidos, el senador Marco Rubio no tardó en comentar lo sucedido en un mensaje de Twitter.

“¿A qué le temen las narco-dictaduras de Cuba y Venezuela?”, se preguntó el legislador republicano. “Que aquellas personas que oprimen a diario hablen, y que sean desenmascarados ante los ojos del mundo. Es vergonzoso, pero no sorprendente, lo visto en la sede de la ONU mientras el Dr. Urquiola hablaba”.

Otro cubano que opinó desde La Habana entrevistado por Pacheco fue Juan Antonio Madrazo Luna, coordinador general del Comité Ciudadanos por la Integración Racial, quien consideró los esfuerzos para silenciar a Ruiz Urquiola un síntoma de la debilidad del régimen cubano.

“Recurre a esas prácticas arbitrarias acompañado de varios países que forman parte del Consejo de Derechos Humanos, Venezuela, China, que también practican la represión contra la sociedad civil, particularmente contra los defensores de derechos humanos”, declaró Madrazo Luna.

A su vez, la misión diplomática estadounidense en La Habana hizo pública su admiración por el científico y activista cubano.

“La Embajada de Estados Unidos aplaude a Ariel Ruiz Urquiola por su valor y fortaleza”, escribió la encargada de Negocios Mara Tekach. “Las voces poderosas dicen la verdad y se ganan nuestro respeto. El Consejo de Derechos Humanos debería escuchar toda su historia”.

En la propia Ginebra, el director ejecutivo de la organización United Nations Watch (Observadores de Naciones Unidas), Hillel Neuer, compartió su indignación por la forma en que procedió el Comité ante los esfuerzos de cinco gobiernos para acallar las denuncias de un orador.

“Hoy ante Naciones Unidas una pandilla de tiranías –Cuba, Venezuela, Corea del Norte, China y Eritrea—trataron de silenciar al cientifico cubano y ex prisionero político, Dr. Ariel Ruiz Urquiola. Fallaron”, dijo Neuer. “El coraje de Ariel inspiró a los cubanos aquí en Ginebra y en todo el mundo”.

Las redes sociales se llenaron de comentarios a raíz de la difusión en varios medios de lo ocurrido en Ginebra antes del mediodía del viernes, cerca de las 5:25 de la mañana, hora de Miami.

“Ariel demostró que la ONU no respeta derechos humanos ni libertad de expresión”, escribió en su página de Facebook el arquitecto cubano Rafael Fornés.

Misiones médicas cubanas son un peligro, advierte Hugo Acha

Médicos cubanos llegan al Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana procedentes de Bolivia. (Archivo)

Las misiones médicas cubanas no son solamente una violación a los derechos humanos del personal médico, también son un peligro para la salud y seguridad de las naciones que las reciben, dijo este jueves el director de Investigación de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba e investigador del Centro para una Sociedad Libre y Segura, Hugo Acha.

En una conferencia en línea de la Fundación Memorial Víctimas del Comunismo, Acha explicó que estos envíos de personal médico cubano a otros países incluyen a operativos de inteligencia que se visten y actúan como doctores, aunque no lo son.

“Eso es peor aún porque, además de ser una violación a los derechos humanos, se pone en peligro la salud y la seguridad de sociedades enteras para obtener ganacias”, opinó el investigador.

Asimismo, Acha expresó que las misiones médicas son la mayor y más rentable estrategia de tráfico humano que hay en el mundo.

“Estamos hablando de decenas de miles de personas siendo tratadas como mercancía, como productos de exportación, y están produciendo en estos momentos un 50,3 por ciento del ingreso neto en moneda extranjera que recibe el régimen” dijo Acha.

El investigador señaló, además, que el ingreso obtenido por el gobierno cubano no ha impactado de manera positiva la infraestructura, el equipo o la calidad de los servicios de salud en la isla, que, según dijo, es la justificación que siempre da La Habana cuando se cuestionan las misiones médicas.

El gobierno de Estados Unidos, así como organizaciones internacionales, han criticado el uso que da la dictadura a las misiones médicas, calificándolas de explotación y trabajo forzado.

Entre las violaciones cometidas por el régimen de La Habana citan que los profesionales cubanos no reciben un contrato de trabajo, que se les retienen sus pasaportes y que es el gobierno quien recibe una suma de dinero de los países anfitriones y les paga a los trabajadores entre un 10 y un 25 por ciento del salario.

A juicio el miércoles por “desacato” el periodista Jorge Enrique Rodríguez

El periodista independiente cubano Jorge Enrique Rodríguez (Foto: Cortesía Diario Las Américas)

El miércoles de la semana próxima será el juicio por cargos de “desacato a la autoridad” contra el periodista independiente cubano Jorge Enrique Rodríguez, corresponsal de Diario de Cuba y colaborador del periódico español ABC, según reveló desde La Habana la hermana del reportero, Yusimí Rodríguez.

“Se espera que sea una multa porque es primera vez, y eso fue desacato, no es una cosa tan grave; debe ser una multa”, declaró la mujer, hermana menor del periodista de 47 años.

Lo arrestaron por sus reportes sobre el presunto asesinato en Guanabacoa a manos de la policía del joven Hansel Ernesto Hernández Galiano. Yusimí no sabe si hubo testigos en aquel momento, pero dice creer que el cargo de desacato se debe a que su hermano discutió con los agentes cuando lo detenían.

Ella acudió el jueves a verlo al Vivac de La Habana, donde Rodríguez permanece desde el domingo, y no le permitieron encontrarse con él por las restricciones que impone la pandemia de COVID-19, según dijo.

“Haré todo lo imposible por verlo, porque yo estoy loca por verlo”, declaró la hermana del reportero en entrevista con Radio Televisión Martí. Además de Yusimí, Rodríguez tiene otro hermano menor que ella, Leonel.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) y el Comité Para la Protección de Periodistas (CPJ) condenaron el arresto de Rodríguez.

Reporteros Sin Fronteras pide la liberación inmediata del colaborador de ABC en La Habana y periodista del Diario de Cuba, Jorge Enrique Rodríguez”, dice un mensaje del grupo compartido en Twitter. “Rodríguez cubrió ampliamente el asesinato de un joven a manos de la policía y las protestas posteriores”.

En la redacción de Radio Televisión Martí, el Director de Contenido (Chief Content Officer) Osmín Martínez recordó que, mientras dirigía el Diario Las Américas, tuvo la oportunidad de conocer a Rodríguez en Miami cuando hizo una pasantía en ese periódico.

Es un reportero con profundo conocimiento de Cuba, jovial y enérgico, que en sus textos refleja la realidad de la isla, lo que lo convierte en un peligro ante los ojos del régimen cubano”, comento Martínez. “Como ha sucedido recientemente con muchos otros periodistas independientes, las autoridades tratarán de acallar sus reportes para poner un cerco de silencio sobre la grave situación que atraviesa el país".

El director de Diario de Cuba, Pablo Díaz Espí, condenó el arresto y subrayó que con él son seis los periodistas de ese medio que han sufrido citaciones, amenazas e incluso acoso a sus familias desde marzo, que esta vez llegan incluso al encarcelamiento y al procesamiento penal.

“Lamentablemente, se veía venir”, declaró Díaz Espí. “El gobierno de Miguel Díaz-Canel no ha cesado de acosar a los periodistas independientes cubanos, tanto de este como de otros medios. El periodista Roberto Quiñones lleva ya más de diez meses de injusta condena”.

No es la primera vez que Rodríguez ha sido arrestado, le contó al periódico ABC su hermano Leonel. En marzo de 2019 fue retenido por hacer unas fotos, “pero en aquella ocasión solo fue durante 24 horas”, dijo.

Una campaña iniciada en el sitio de internet change.org pide apoyo para exigir la liberación de Rodríguez.

“A Jorgito no le perdonan que haya reportado sobre el asesinato de Hansel Hernández o que haya salido en defensa de los jóvenes que encarcelaron intentando cruzar la frontera en la base naval de Guantánamo, o que escriba, investigue y exija sobre los feminicidios que el sistema judicial cubano se empeña en silenciar”, dice el texto que acompaña la solicitud.

Cargar más

XS
SM
MD
LG