Enlaces de accesibilidad

Mundo

Un Krishna suizo en La Habana

Foto de Victor Manuel Domínguez

En Lucerna, donde vivo, a los 'homeless', drogadictos, prostitutas y loquibambios les dejan estar en calles y parques, si no perturban el tráfico, ni el paso de peatones y no molestan a los vecinos en determinadas horas.

El pasado 16 de mayo, Cubanet publicó El Comandante Krishna pierde su batalla en La Habana, del periodista independiente Víctor Manuel Domínguez. No sé si fue el propio personaje quien decidió autodenominarse 'comandante' o el grado militar se lo dieron los cubanos.

Este Krishna no es de la India. Es suizo y se hace llamar Ananda Krishna Röösli, pero su nombre verdadero es Stefan Röösli. En Internet se localizan fotos de la comunidad donde vive, y varios videos, uno de ellos de su estancia en Lisboa, Portugal, en octubre de 2011.

Me imagino que a un tipo tan raro muchos cubanos, y también muchos portugueses, le hayan puesto la etiqueta de 'loco'. No puedo asegurar que Röösli tenga todos los tornillos en su lugar, lo que sí puedo decir que en Suiza he visto a unos cuantos como él.

Unos siguen unas creencias, otros, otras. Viven en sus casas o en comunidades y realizan actividades públicas o privadas. Las autoridades se lo permiten, siempre y cuando sean pacíficos, no corrompan ni utilicen a menores de edad y no molesten a la ciudadanía con su atípica forma de vida. Y es su problema si por eso se enferman y mueren. Hace poco falleció una suiza, por creer que se podía alimentar del sol.

Son minoría quienes en Suiza siguen religiones y teorías estrafalarias. Suelen hacerlo por exotismo o porque encuentran aburrido residir en una nación tranquila y ordenada. Les gusta ir a la contra, vivir a su aire, vestirse a su manera. Se sienten libres y quieren ser distintos, no desean seguir normas civilizadas de convivencia, como la mayoría de los 8 millones de habitantes de una sociedad desarrollada como es hoy Suiza.

Con la llegada de la primavera, pero sobre todo en los meses de verano, es cuando más excentricidades se ven. Tipos con extrañas indumentarias, a menudo cochambrosos y descalzos, aunque también a suizos jóvenes les gusta aprovechar el buen tiempo para caminar sin zapatos por las calles.

Entre los suizos estrambóticos, hay algunos con más dinero que otros, pero todos, cuando les apetece, sacan de la gaveta el pasaporte, recogen sus matules, reservan en una agencia de viajes y se largan. A marear la perdiz en cualquier parte.

En Suiza no hay metro, lo que hay son terminales de trenes. En las principales, en Zürich, Berna, Ginebra, Basel, Lucerna... hay tiendas, cafés, restaurantes, panaderías y dulcerías, entre otros servicios. Son lugares por los cuales a diario pasan miles de pasajeros, nacionales y extranjeros. Siempre andan apurados y no tienen tiempo para ponerse a ver a nadie cantando o tocando instrumentos musicales.

No sé en otros cantones, pero en Lucerna, donde vivo, a los 'homeless', drogadictos, prostitutas y loquibambios les dejan estar en calles y parques, si no perturban el tráfico, ni el paso de peatones y no molestan a los vecinos en determinadas horas. En Suiza es sagrado el horario de descanso, en particular de quienes al día siguiente tienen que levantarse temprano para ir a trabajar o estudiar. De lunes a viernes, entre las 10 de la noche y 6 de la mañana, no están permitidos los ruidos. Si se quiere hacer una fiesta, es obligado pedir permiso, se lo dan, para fines de semana o feriados y sólo hasta las 12 de la noche.

También en Suiza ocurre como en otros países, que hay ciudadanos que viajan a otras partes del mundo a hacer lo que no pueden o no deben en su país. Y se van a Tailandia, a acostarse con menores. O a Brasil, a tomar caipirinha y bailar samba. O a Cuba, pensando que van a encontrar un pueblo revolucionario, feliz y contento, y se encuentra lo que el 'Comandante Krishna' se encontró en La Habana.

Foto: Víctor Manuel Domínguez

Vea todas las noticias de hoy

Dos soldados rusos se declaran culpables de crímenes de guerra en Ucrania

Residentes de pie junto a una escuela destrozada en un ataque ruso en Bakhmut, en el este de Ucrania. (AP Foto/Francisco Seco)

Dos soldados rusos capturados se declararon culpables el jueves de bombardear una ciudad en el este de Ucrania en el segundo juicio por crímenes de guerra.

En el juicio en el tribunal de distrito de Kotelevska en el centro de Ucrania, los fiscales estatales pidieron que Alexander Bobikin y Alexander Ivanov fueran encarcelados durante 12 años por violar las leyes de la guerra.

Un abogado defensor pidió clemencia y dijo que los dos soldados habían estado siguiendo órdenes y se habían arrepentido.

Bobikin e Ivanov, que estaban en una caja de vidrio reforzado, reconocieron ser parte de una unidad de artillería que disparó contra objetivos en la región de Kharkiv desde la región de Belgorod en Rusia. El bombardeo destruyó un establecimiento educativo en la ciudad de Derhachi, dijeron los fiscales.

Los militares, descritos como un conductor de artillería y un artillero, fueron capturados después de cruzar la frontera y continuar con los bombardeos, dijo la oficina del fiscal general. Leer historia completa

"Soy completamente culpable de los delitos de los que se me acusa. Disparamos contra Ucrania desde Rusia", dijo Bobikin al tribunal en los procedimientos que se transmitieron en vivo.

Al pedir que no se le conceda la pena máxima de cárcel, Ivanov dijo: "Me arrepiento y pido una reducción de la sentencia".

La audiencia duró menos de una hora. El veredicto se espera para el 31 de mayo.

Un tribunal ucraniano condenó a un soldado ruso a cadena perpetua el lunes por matar a un civil desarmado. Rusia dijo que no tenía información sobre el juicio y que la ausencia de una misión diplomática en Ucrania limitaba su capacidad para brindar asistencia. Leer historia completaLeer historia completa

Se esperan muchos más juicios de este tipo tanto en Ucrania como en Rusia, que ha negado haber tenido como objetivo a civiles o su participación en crímenes de guerra.

Amnistía Internacional pide a Bachelet una investigación seria en Xinjiang, China

la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. (Fabrice COFFRINI / AFP).

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos debe abordar los crímenes de lesa humanidad y las graves violaciones de derechos humanos mientras su equipo visita la región autónoma uigur de Xinjiang en China esta semana, ha dicho Amnistía Internacional.

Un equipo dirigido por la alta comisionada Michelle Bachelet pasará seis días en China, incluido Xinjiang, donde Amnistía Internacional ha documentado encarcelamientos arbitrarios, torturas y persecuciones sistemáticas de uigures, kazajos y otras minorías étnicas predominantemente musulmanas.

“La visita largamente postergada de Michelle Bachelet a Xinjiang es una oportunidad fundamental para abordar las violaciones de los derechos humanos en la región, pero también será una batalla constante contra los esfuerzos del gobierno chino por encubrir la verdad. La ONU debe tomar medidas para mitigar esto y resistirse a que se la utilice para apoyar la propaganda descarada”, declaró Agnes Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Con una duración de seis días, esta visita solo podrá rascar la superficie de abordar los crímenes contra la humanidad en Xinjiang. Pero, como mínimo, la visita de Bachelet debe centrarse en las víctimas de la represión de China: los uigures y otros musulmanes que han sido atacados y las muchas familias en el extranjero que están atormentadas por no saber dónde están sus familiares y cómo buscar justicia, verdad y reparación”, dijo.

Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos han pedido repetidamente a las autoridades chinas que permitan el acceso a Xinjiang a expertos independientes en derechos humanos de la ONU y a otros observadores, una demanda que finalmente se está cumpliendo con esta breve visita de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

La Alta Comisionada se comprometió a hablar con las partes interesadas clave antes de su visita. Sin embargo, el equipo de la ONU enfrenta un serio desafío para garantizar que esta visita cumpla con el estándar declarado de ser verdaderamente “sin restricciones”, “significativa” e “que incluya entrevistas sin supervisión”.

Blinken y Kuleba conversan sobre agresión rusa y escasez de alimentos

Un incendio provocado por un ataque ruso en Kyiv el 28 de abril de 2022. (AP Foto/Emilio Morenatti).

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, conversó este martes con el canciller de Ucrania, Dmytro Kuleba, para abordar temas hablados en la reunión que sostuvieron el 15 de mayo en Berlín.

El Departamento de Estado indicó en un comunicado que ambos líderes analizaron los esfuerzos diplomáticos que se llevan a cabo para encarar "la agresión no provocada" de Rusia en Ucrania.

Blinken destacó la necesidad de poner fin a la crisis de los alimentos provocada por "la guerra brutal de Vladimir Putin", y dijo que el mundo tiene que tomar acción de forma coordinada.

En ese contexto, ambos hablaron sobre cómo exportar los granos de Ucrania a los mercados internacionales.

El secretario Blinken también brindó detalles sobre el aporte adicional de 40.1 mil millones de dólares a Ucrania, autorización que fue firmada por el presidente Biden el 21 de mayo para dar asistencia de seguridad, económica y humanitaria a Ucrania y otras naciones afectadas por la guerra.

Al concluir la cita, Blinken reiteró "el fuerte respaldo" de Estados Unidos a la soberanía e integridad territorial de Ucrania ante esta "agresión de Moscú".

HRW pide una visita sin restricciones de Bachelet a China

Una manifestante uigur en Berlín, el 1 de septiembre de 2020. (AP Photo/Markus Schreiber).

La próxima visita a China de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos debe resaltar la necesidad de justicia para las víctimas de violaciones y la rendición de cuentas de los responsables, señaló Human Rights Watch, HRW.

La Alta Comisionada Michelle Bachelet tiene previsto visitar China durante los últimos 10 días de mayo, la primera visita a China de un comisionado de derechos humanos de la ONU desde 2005.

“Si bien la alta comisionada afirmó anteriormente que necesitaría acceso sin restricciones a Xinjiang, la región uigur, para realizar una evaluación independiente, los términos de su visita no se han revelado y las autoridades chinas han insistido en que no permitirán nada más que una visita amistosa con fines de diálogo”, indicó HRW.

"El gobierno chino está cometiendo violaciones de derechos humanos en un alcance y una escala inimaginables desde la última vez que un alto comisionado lo visitó en 2005, en parte porque no hay temor a la rendición de cuentas", dijo Sophie Richardson, directora para China de Human Rights Watch. "La Alta Comisionada debe trabajar para terminar, no habilitar, esa percepción".

Las autoridades chinas iniciaron la campaña "Golpear duro contra el extremismo violento" en 2014. Eso se ha intensificado hasta implicar políticas generalizadas y sistemáticas de detención masiva, tortura, persecución cultural y otros delitos contra los uigures y otras poblaciones en Xinjiang que equivalen a crímenes contra la humanidad.

Investigadores, periodistas y expertos en derechos humanos de la ONU han documentado el uso indebido por parte del gobierno chino de los cargos de terrorismo para violar los derechos humanos, la vigilancia masiva, la persecución cultural y la destrucción de lugares históricos y religiosos. Cientos de víctimas de la campaña han compartido relatos sobre sus experiencias, y documentos gubernamentales filtrados en 2019 revelan la intención de cometer violaciones a gran escala, precisó HRW.

En los últimos años, las autoridades chinas también han tratado de erradicar sistemáticamente las libertades culturales, lingüísticas y religiosas de los tibetanos, y reducir los derechos humanos en Hong Kong.

“En todo el país, las autoridades silencian y encarcelan a los defensores de los derechos humanos o los llevan al exilio. Las autoridades implementan cada vez más herramientas de vigilancia de alta tecnología para detectar y disuadir cualquier discurso que consideren crítico con el gobierno o el Partido Comunista Chino”, reportó HRW.

La respuesta de la Alta Comisionada Bachelet al empeoramiento de estos abusos ha sido relativamente moderada, señaló Human Rights Watch. “Su visita se produce justo antes del aniversario de la Masacre de Tiananmén del 4 de junio de 1989, en la que los militares abrieron fuego y mataron a innumerables manifestantes pacíficos y transeúntes. Tras los asesinatos, el gobierno llevó a cabo una ofensiva nacional y arrestó a miles de personas por contrarrevolución".

EEUU, China, Taiwán y la salud mundial

Un examen de Covid en Taipei, Taiwán. (Reuters/Ann Wang).

Las amenazas para la salud sin precedentes de la actualidad exigen una estrecha cooperación internacional, precisó el Departamento de Estado de Estados Unidos en un comunicado de prensa que pide la inclusión de Taiwán en la cita anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Asamblea Mundial de la Salud es el órgano de toma de decisiones de la OMS, y su reunión anual del 22 de mayo es una oportunidad para impulsar la cooperación para poner fin a la fase aguda de la pandemia de COVID-19 y promover la salud mundial, señaló el gobierno estadounidense.

“Abogamos firmemente para que la OMS invite a Taiwán a participar como observador y a prestar su experiencia en los debates de búsqueda de soluciones en la 75.ª Asamblea”, indicó el comunicado.


Invitar a Taiwán a asistir como observador "ejemplificaría el compromiso de la OMS" con un enfoque inclusivo para la cooperación internacional en salud y la "salud para todos".

“Taiwán es un miembro muy capaz, comprometido y responsable de la comunidad mundial de la salud, y ha sido invitado a participar como observador en reuniones anteriores”, añadió. “Taiwán y sus distintas capacidades y enfoques, incluida su importante experiencia en salud pública, gobernabilidad democrática, resiliencia al COVID-19 y economía sólida, ofrecen un valor considerable para informar las deliberaciones”.

Según el gobierno de Estados Unidos, no hay justificación razonable para excluir su participación.

El gobierno de China, en cambio, ha criticado el esfuerzos de la administración Biden de promover la asistencia de Taiwán. Es un asunto interno chino la presencia de Taiwán en foros internacionales, precisó la Cancillería china.

Cargar más

XS
SM
MD
LG