Enlaces de accesibilidad

América Latina

Las pruebas y testigos que respaldan la acusación de secuestro contra Rafael Correa

La prensa de Colombia reporta el frustrado secuestro del opositor ecuatoriano Fernando Balda en Bogotá en agosto de 2012.

Seis meses de investigaciones de la Fiscalía ecuatoriana revelaron que Correa aprobó y financió el secuestro en Bogotá, en 2012, de uno de sus más incisivos críticos por parte de su secretaría de Inteligencia.

La investigación de la justicia ecuatoriana que ha resultado en una orden de prisión preventiva y la solicitud aInterpol para la captura y extradición del expresidente ecuatoriano Rafael Correa tiene su origen irónicamente en la política de reprimir las libertades de expresión y prensa que aplicó el mandatario socialista durante sus diez años (2007-2017) cometiendo arbitrariedades desde el poder.

Medios ecuatorianos, colombianos y otros ofrecen detalles de las acusaciones de asociación ilícita y secuestro radicadas por la Fiscalía de Ecuador y por las cuales el martes la jueza ecuatoriana Daniella Camacho dictó las mencionadas medidas cautelares, después que el expresidente, que reside en Bélgica, no se presentara a una citación el lunes en Quito.

La operación Wilson

El principal motivo de la orden de captura contra Correa es su presunta vinculación con el intento de secuestro en Colombia, en 2012, de un opositor llamado Fernando Balda Flores.

Balda Flores es un joven político ecuatoriano que después de trabajar en el partido Alianza País de Correa, se pasó a cooperar desde la Asamblea Nacional con el expresidente Lucio Gutiérrez, el principal opositor a su gobierno.

Entre sus denuncias de ilegalidades y abusos cometidos por Correa, Balda aseguró en un programa televisivo que el gobierno ecuatoriano mantenía una central secreta desde la cual espiaba a políticos y periodistas desafectos al régimen. Por esa denuncia fue demandado por injuria y buscó refugio con su familia en Colombia.

Desde el país vecino, donde fue acogido en los círculos del expresidente colombiano Alvaro Uribe, Balda continuó sus denuncias contra Correa.

En agosto de 2012, Balda caminaba por una calle del barrio Cedritos, en el norte de Bogotá, cuando una camioneta frenó a su lado y varios hombres lo subieron al vehículo a la fuerza.

Tuvo la suerte de que un taxista presenció lo sucedido y llamó a sus colegas y a la Policía. Se inició una persecución a alta velocidad, se instalaron barricadas y ya cerca de la salida norte de la ciudad los secuestradores dejaron abandonado el vehículo con el secuestrado y escaparon.

Contrataron a delincuentes

Una investigación colombiana descubrió que durante meses, miembros de la inteligencia ecuatoriana habían estado trabajando de manera encubierta en Colombia, se aliaron con un cabo del Ejército de ese país, y contrataron a delincuentes para secuestrar a Balda.

Tres meses después del frustrado intento, el opositor ecuatoriano fue sorpresivamente deportado por el gobierno de Juan Manuel Santos a su país, donde fue condenado a dos años en prisión por injurias no calumniosas contra el Estado.

En la cárcel, Balda estuvo denunciando desde entonces que había sido sido secuestrado, pero solo a principios de este año la Fiscalía ecuatoriana inició una investigación reservada y solicitó las primeras versiones.

Por este caso, tres antiguos miembros de la inteligencia ecuatoriana ya fueron procesados. El siguiente de la lista era el expresidente Rafael Correa.

El rastro del dinero

"Está demostrado que las órdenes vinieron de la Presidencia de la República y pasaron por el Ministerio del Interior", afirmaba Fernando Balda en una entrevista concedida a la agencia EFE el pasado 20 de junio.

Las presuntas pruebas que habrían hundido al ex presidente se basan en correos electrónicos entre los autores materiales y la Presidencia ecuatoriana, y depósitos realizados a la Secretaría de Inteligencia que el político opositor ha calculado en unos $250.000.

Uno de los cheques expedidos a Raúl Chicaiza a través de la Dirección de Inteligencia de la policía ecuatoriana para financiar el secuestro de Fernando Balda.
Uno de los cheques expedidos a Raúl Chicaiza a través de la Dirección de Inteligencia de la policía ecuatoriana para financiar el secuestro de Fernando Balda.

He aquí su respuesta sobre el tema en otra entrevista con el canal Ecuavisa:

“Los montos son: Presidencia de la República: $3.300 para 4 personas, alrededor de 13.000; Los cheques son de $11.000; Senain (Secretaría Nacional de Inteligencia), pago de $43.000”.

“Hasta allí serían aproximadamente $80.000; sin embargo, nosotros sabemos que ese es no es el total del secuestro, porque [Luis Raúl] Chicaiza [agente de inteligencia portador de los fondos para la operación en Colombia] les ofreció, según la declaración de los capturados en Colombia, pagarles 30 millones de pesos a cada uno, y fueron 10 actores: 5 materiales y 5 coordinadores arriba de los materiales, es decir, al cambio de la época eran aproximadamente $16.000 por 10, $160.000”

“Si a esto le suma los boletos de avión de los cuatro viajes que hizo Chicaiza a Colombia acompañado de otros agentes, el dinero que pagó en alquiler de vehículos, en hospedarse en hoteles cinco estrellas para él y las otras 10 personas que contrató, estamos hablando de que esto costó hasta allí aproximadamente $250.000, eso es lo que se sabe, lo que se puede contabilizar”.

Testigo clave

Hace unos días, el 20 de junio, Chicaiza aseguró en un testimonio anticipado en la Corte Nacional de Justicia que Rafael Correa, tuvo conocimiento antes, durante y después, del secuestro a Fernando Balda en Colombia, en agosto de 2012.

Durante la diligencia, dirigida por la jueza Camacho y con la presencia del fiscal general encargado Paúl Pérez, el exagente afirmó haber hablado dos veces del asunto con el entonces mandatario. La primera, a principios de agosto de 2012, a través de Pablo Romero, exsecretario de Inteligencia, quien puso en altavoz la llamada, en la que Correa habría dicho: “compañero, el flaco ya sabe lo que tienes que hacer, tienes el apoyo político, económico e institucional, manos a la obra”.

La segunda comunicación se habría dado el 14 de agosto de 2012, una llamada directa en la que Correa le preguntó sobre la operación fallida del secuestro y sobre su situación personal.

Según Chicaiza, quien se acogió al recurso de cooperación eficaz con la Fiscalía, su misión fue llevar el dinero a Colombia para pagar a las personas que realizarían el operativo denominado 'Wilson' y llevar a Balda hasta Ipiales, frontera de Colombia con Ecuador.

¿Por qué Balda?

A una pregunta de Ecuavisa sobre por qué se volvió tan importante Fernando Balda para Correa, el ex asambleísta citó sus denuncias de actos de corrupción “muy ligados, muy cercanos al expresidente Rafael Correa”.

“Fui yo quien denunció la existencia de un diario de alias Raúl Reyes, donde se mencionaban los vínculos del gobierno de Correa con el grupo terrorista de las FARC. Yo fui quien denunció una grabación donde José Ignacio Chauvín contaba que los hermanos Ostaiza Amay, vinculados en el caso de narcotráfico Huracán de la frontera, iban a hacer una gran aportación de dinero a la campaña de Rafael Correa; salieron libres los hermanos y lo confesaron, dijeron que han entregado cifras de arriba de siete ceros a la campaña de Rafael Correa”.

“Yo denuncié una conversación del expresidente Correa en su despacho, donde Silvia Salgado le decía que habían adulterado la Constitución y donde él conoció del tema y allí conversaba de manera piratesca de cómo iban a incautar, a tomarse los medios de comunicación”.

“Mis denuncias han sido muy fundamentadas, y el tiempo me dio la razón”, concluyó diciendo Fernando Balda.

(Con información de El Comercio, Semana, la agencia EFE y Ecuavisa)

Vea todas las noticias de hoy

La difícil situación de los migrantes en Darién, Panamá

Migrantes en Darién, Panamá, el 10 de mayo de 2019 (Arnulfo Franco/AP)

El gobierno de Panamá propuso gestionar vuelos humanitarios de retorno voluntario a su país a los migrantes haitianos confinados en campamentos en la frontera con Colombia, en un esfuerzo por calmar el creciente malestar de los extranjeros que exigen se los deje seguir su tránsito hacia Norteamérica.

El ministro de Seguridad Pública, Juan Pino, dijo a Prensa Asociada (AP) que esa es una de las opciones que se les planteó el fin de semana a los haitianos, además de la promesa de mejorar la atención en alimentación y salud en los campamentos de la provincia del Darién, adonde quedaron varados debido a las restricciones de movilidad por la pandemia del nuevo coronavirus.

La iniciativa se presentó en una reunión con líderes de los haitianos y migrantes de otras nacionalidades que permanecen en los albergues, entre ellos cubanos, africanos y asiáticos, así como representantes de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Se estima que en Darién hay casi 2.000 migrantes, el 80% haitianos, refirió el ministro.

“Les dije que Panamá está dispuesto a que ellos, de manera voluntaria, si quieren retornar a su país de origen, nosotros podemos tramitar eso sin ningún problema”, aseguró Pino en una entrevista telefónica el lunes. “Algunos de los representantes dijeron que sí, pero una cosa es que lo digan y otra cosa es que quieran hacerlo voluntariamente".

“Nadie puede trepar en un avión a nadie a la fuerza”, subrayó, al tiempo en que explicó que sería un proceso coordinado con la OIM y el gobierno de Haití. El ministro dijo que quedaron en volver a reunirse en un mes. La AP pidió por correo electrónico un comentario a una oficial de la OIM en Panamá pero no fue respondido de inmediato.

El mismo sábado, empero, un grupo de haitianos incendió al menos tres carpas plásticas donde se guardaban insumos médicos en uno de los albergues en Darién y lanzó piedras impactando a un par de agentes del Servicio Nacional de Fronteras, dijo el ministro, quien hace poco conversó con su par costarricense sobre el tema.

Los haitianos insisten en seguir su tránsito por tierra a como dé lugar para llegar hasta Estados Unidos. La mayoría son familias que salieron de su país tras el devastador terremoto de 2010 con el fin de trabajar en Brasil y Chile. Posteriormente, con el dinero que lograron ahorrar, se lanzaron a viajar por tierra desde Sudamérica, incluido el peligroso cruce de la porosa frontera entre Colombia y Panamá.

(Artículo de Prensa Asociada)

Gobierno de Juan Guaidó: se necesita una ONU sin miedo para ayudar a resolver la crisis

Caracas, el 20 de abril de 2020. (REUTERS/Manaure Quintero).

En una conferencia del Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos, con sede en Washington, el Comisionado para las Naciones Unidas y Asistencia Humanitaria del gobierno interino venezolano, Miguel Pizarro, dijo que se necesita una ONU que no tenga miedo a perder acceso a un país o a que se le expulse del mismo.

“Se necesita una ONU sin miedo… que entienda el rol humanitario que pueden desempeñar, entendiendo que en un conflicto como el venezolano, si no actúan como mediador de los acuerdos humanitarios, no se puede encontrar una solución real… Tenemos que abordar la causa y podemos tener planes humanitarios, de refugiados y todo pero hay que abordar la causa y la causa es el régimen de Nicolás Maduro”, expresó Pizarro.

Con él coincidió la subsecretaria de Estado Adjunta para Cuba y Venezuela, en el Buró de Asuntos del Hemisferio Occidental, del Departamento de Estado, Carrie Filipetti, quien añadió que la ONU necesita pensar bien su equilibrio entre tener un acceso a un país y lograr objetivos.

“La ONU tiene que usar sus recursos para lograr resultados y los estados miembros tienen que dejar de eludir su responsabilidad y presionar para que se logre. Entiendo por qué el miedo es un miedo al conflicto, que si no hay una acción colectiva, será una amenaza a la vida y el sustento de la gente en la región. Pero quiero señalar que ya existe una amenaza a la vida y el sustento de la gente. La falta de acción no ha hecho nada para detenerlo”, opinó Filipetti.

Asimismo declaró que el fracaso de la ONU en abordar el nexo entre los derechos humanos y la paz y seguridad internacional desafortunadamente ha atrasado la respuesta del organismo a la situación en Venezuela, lo que ha puesto en riesgo a países vecinos como Brasil, Colombia y Ecuador.

Por su parte, la vicedirectora interina de la división Américas de Human Rights Watch, Tamara Taraciuk, dijo que la ONU pudiera desempeñar un rol fundamental en Venezuela.

“Lo que es esencial aquí es garantizar una respuesta humanitaria a gran escala, liderada por la ONU, que sea apolítica y que dé prioridad a la gente y salve vidas”, expresó Taraciuk.

Opinó además que el reciente acuerdo entre el gobierno y la oposición para “trabajar coordinadamente” en la lucha contra la pandemia del coronavirus en Venezuela, con la mediación de la Organización Panamericana de la Salud, era un paso extremadamente importante pero que ahora era crítico ver cómo se implementaba.

Con Maduro, casi todos los venezolanos viven en la pobreza

Zoraida Silva, en una villa de Caracas (Ariana Cubillos / AP)

El régimen de Nicolás Maduro ha sumido al 96 por ciento de los venezolanos en la pobreza, según conclusiones de un nuevo estudio.

los niveles de pobreza en Venezuela aumentaron durante 2019, convirtiéndolo así oficialmente en el país más pobre de América Latina y el Caribe.

La Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) 2019–2020, publicada por investigadores de la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, muestra que los niveles de pobreza en Venezuela aumentaron durante 2019, convirtiéndolo así oficialmente en el país más pobre de América Latina y el Caribe.

En 2019 el ingreso promedio en Venezuela era de 72 centavos de dólar estadounidense al día. Basado en ingresos exclusivamente, el informe indica que el 96 por ciento de los venezolanos vive en la pobreza y el 70 por ciento en pobreza extrema.

“No son números aislados, ni fríos; sino el reflejo de lo que sufrimos los venezolanos en este momento”.

“Los resultados de ENCOVI es el triste reflejo de la realidad del pueblo de Venezuela”, dijo el presidente interino Juan Guaidó. “No son números aislados, ni fríos; sino el reflejo de lo que sufrimos los venezolanos en este momento”.

El estudio también calculó la pobreza multidimensional teniendo en cuenta varios otros factores además de los ingresos, como el acceso a la educación y los servicios públicos. Según estas medidas, el 64,8 por ciento de los hogares en Venezuela viven en la pobreza. En 2018, según el informe, esas cifras fueron un 13 por ciento más bajas, lo que ilustra cuánto más ha hundido Maduro la economía venezolana en el último año.

Ciudadano de Caracas esperando la basura para poder comer
Ciudadano de Caracas esperando la basura para poder comer

"Venezuela se ha alejado considerablemente de sus pares suramericanos, acercándose a la situación que ostentan algunos países del continente africano”, dice el informe.

Sólo el 3 por ciento de los hogares en Venezuela se consideran seguros en cuanto a la alimentación,

Sólo el 3 por ciento de los hogares en Venezuela se consideran seguros en cuanto a la alimentación, en comparación con el 10 por ciento de los hogares en 2018, según el informe. Eso significa que el 97 por ciento de los venezolanos no están seguros de dónde vendrá su próxima comida o cuándo llegará.

(Artículo de Share America, plataforma digital del Departamento de Estado, publicado el 3 de agosto del 2020)

EEUU critica la pesca ilegal de China en aguas de Ecuador

Habitantes de Galápagos protestan contra China en agosto del 2017 (Juan Cevallos / AFP).

“China subsidia la flota pesquera comercial más grande del mundo, que viola rutinariamente los derechos soberanos y la jurisdicción de los estados costeros”, advirtió el secretario de Estado Mike Pompeo.

Los barcos chinos pescan sin permiso y violan los acuerdos internacionales, dijo Pompeo en un comunicado de prensa.

Dado este desafortunado historial de pesca ilegal, “es más importante que nunca que la comunidad internacional defienda el estado de derecho e insista en una mejor gestión ambiental de Beijing”, subrayó el jefe de la diplomacia de Estados Unidos.

El gobierno ecuatoriano ha advertido sobre los cientos de buques con bandera de China que pescan cerca de la importante reserva marina de Galápagos en Ecuador y cosechan tiburones en peligro de extinción para sus aletas, junto con muchas otras especies protegidas.

“Apoyamos firmemente los esfuerzos de Ecuador” para garantizar que las embarcaciones con bandera de China no se involucren en la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y apoyen a los Estados cuyas economías y recursos naturales están amenazados por estas actividades", dijo Pompeo.

Coronavirus ha ocasionado la mayor crisis económica y social para América Latina

Pasajeros usando mascarillas como precaución contra el contagio del nuevo coronavirus usan sus teléfonos en el Aeropuerto Internacional de Sao Paulo, Brasil.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyecta una caída del 9,1% del Producto Interno Bruto (PIB) de la región en 2020 por efectos de la pandemia del coronavirus, según un informe presentado el jueves por el organismo que destacó los problemas en el modelo de desarrollo de la región.

Por la crisis económica que sufrirá la región, la CEPAL estima un aumento de la pobreza y el desempleo.

"Estamos ante la peor crisis de un siglo", dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL durante la presentación del informe "Salud y economía: una convergencia necesaria para enfrentar el COVID-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe".

"El COVID ha resultado en la mayor crisis económica y social, que ha revelado problemas estructurales del modelo de desarrollo de la región", agregó.

La CEPAL estima que la tasa de pobreza en Latinoamérica subirá 7,0 puntos porcentuales en 2020 hasta el 37,3%, y el total de pobres será de 231 millones de personas.

La pobreza extrema se elevará en 4,5 puntos porcentuales hasta el 15,5%. En total habrá "96 millones (de personas) en extrema pobreza donde muchos no podrán cubrir la canasta alimentaria", dijo Bárcena, quien agregó que ante las mayores necesidades "hay que fortalecer y ampliar la protección social".

La secretaria ejecutiva de la CEPAL agregó que en la región hay muchas áreas afectadas, como el Caribe, y sostuvo que Haití y Venezuela son los países "más vulnerables". En naciones como Argentina, Ecuador y Perú se incrementará la desigualdad, dijo.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, quien estuvo junto a Bárcena en la presentación del informe, dijo por su parte que "esta pandemia pone de manifiesto dónde están los más vulnerables (...) Nos enfrentamos a un desafío, (tener) sistemas de salud sólidos".

"Hay hogares en la región que cubren más de un tercio de los costos de atención de salud con sus propios ingresos. Se deben pagar al momento y para millones de personas esto lleva al empobrecimiento", agregó Etienne.

La mayor pobreza se vincula al incremento de la tasa de desocupación. La CEPAL calcula que el desempleo en la región subirá del 8,1% en 2019 al 13,5% por el deterioro económico a causa de la pandemia. El número de personas sin trabajo se elevará a 44 millones.

"No hay apertura económica posible si la curva de contagio no se controla", dijo Bárcena, quien señaló que las pequeñas y medianas empresas son las más golpeadas por la crisis.

"Sin controlar la pandemia, la reactivación económica es inconcebible", agregó por su parte la directora de la OPS.

Cargar más

XS
SM
MD
LG