Enlaces de accesibilidad

Policía china persigue a editor por video de "robo de ataúd"


Ataúdes de madera destruidos bajo un puente en el condado de Anfu, en la provincia de Jiangxi, sureste de China. (Foto cortesía de residentes del condado de Anfu)

Las autoridades de la provincia de Guangdong, en el sur de China, ordenaron la captura de un editor de medios luego que retuiteara imágenes de un video de funcionarios en la provincia oriental de Jiangxi que arrebataron un ataúd en un intento por implementar prohibiciones de entierros tradicionales a favor de la cremación.

Muchas personas mayores en la China rural compran sus ataúdes en preparación para sus propios funerales, de acuerdo con las preferencias tradicionales de entierro en, o cerca, de su hogar ancestral, y los funcionarios en algunas partes del país los han sacado de las casas, con la intención de alentarlos a usar la cremación, lo que provocó indignación en las redes sociales en las últimas semanas.

El editor de publicaciones comerciales, Liu Zhixiang, quien actualmente se está escondiendo de la policía en la capital provincial de Guangzhou, fue contactado por la policía local y funcionarios luego de publicar el video en Sina Weibo, el 14 de septiembre.

Liu, que trabaja para la Asociación de Promoción de la Construcción de la Marca Guangdong Enterprise, dijo que aunque el video fue eliminado por los censores o filtros del gobierno en el minuto siguiente a su publicación.

"Llegué a casa alrededor de las 8 p.m., y mi padre me llamó para decirme que el comité del pueblo me había pedido mi número de teléfono, y que se lo había dado", dijo.

"Tan pronto como dejé de hablar, recibí una llamada del jefe de la policía de Internet en el condado Jishui [de Jiangxi], diciendo que mi tuit en Sina Weibo había sido interceptado por la vigilancia [del gobierno local], y que les estaba causando muchos problemas", dijo Liu.

"Me pidieron que lo eliminara lo antes posible, para que pudiera 'seguir viviendo mi vida en paz'", dijo.

Liu obedeció y pensó que ese sería el final del asunto, pero ahora la policía de Jiangxi lo está persiguiendo en Guangzhou.

"Después de que lo borré, recibí una llamada de un oficial de policía preguntándome dónde se tomaron las imágenes", dijo Liu. "Respondí que lo había visto en una charla grupal. Pasaron unos días y pensé que eso era todo".

"Pero luego la policía de internet me llamó el martes por la noche ... diciendo que estaban en Guangzhou, y que querían reunirse conmigo. Estaba muy ansioso", dijo.

El fenómeno del "robo de ataúdes"

El "robo de ataúdes" por parte de funcionarios locales es un fenómeno creciente en la China rural, donde las familias prefieren los entierros tradicionales en el suelo de sus lugares de origen, y donde las autoridades están bajo una creciente presión del Partido Comunista Chino para poner fin a tales entierros a favor de la cremación.

Un residente de Xiangyang de Jiangxi dijo que aunque muchas personas están a favor de la reforma funeraria, no se sienten cómodos con que el gobierno les obligue a hacerlo.

"Es demasiado brutal, porque estas personas mayores ya compraron su ataúd y lo tienen en sus casas", dijo, refiriéndose a una costumbre tradicional de comenzar a ahorrar para un ataúd y de sentirse satisfechos de comprarlo mucho antes de que sea necesario.

"Creo que están usando medidas obligatorias, lo que hace que las personas sientan que no las están entregando voluntariamente", dijo.

Informes en las redes sociales han salido a la luz desde Jiangxi detallando los enfrentamientos entre la población local y los funcionarios que intentan eliminar o destruir los ataúdes de las personas, pero los videos de tales incidentes se eliminan rápidamente de la Internet estrechamente controlada de China.

Un activista de derechos humanos con sede en Jiangxi, de apellido Wang, dijo que la práctica de prepararse para el funeral con mucha anticipación es principalmente rural.

"No tenemos estos problemas en las ciudades, solo en el campo", dijo Wang. "He visto, incluso, informes en línea de cuerpos [en ataúdes] que son arrebatados [a sus familiares]".

"Esta es una cuestión de las tradiciones y costumbres de las personas, y adoptar un enfoque único para todos es completamente erróneo", dijo.

Los funcionarios de Jiangxi dijeron que compensarán a cualquiera que renuncie voluntariamente a sus ataúdes con hasta 2.000 yuanes (291 dólares estadounidenses), pero que los ataúdes de mejor calidad pueden costar hasta 5.000 yuanes (728 dólares estadounidenses), según dijeron las fuentes a RFA.

Acción coercitiva

Un editorial del 4 de agosto sobre el relativamente liberal sitio de noticias comerciales Caixin Global llegó a la práctica, informando que "los equipos de aplicación entraron a las casas de las aldeas, se apoderaron de ataúdes vacíos y los aplastaron con excavadoras".

"Muchas personas mayores, que por costumbre local han ahorrado durante muchos años para comprar sus propios ataúdes, se han visto reducidas a lágrimas por esta forma violenta de aplicación de la ley", dijo el artículo.

La política del gobierno requiere que los gobiernos locales implementen una reforma funeraria, pero en teoría prohíbe cualquier acción coercitiva para lograr los objetivos, dijo.

"La falta de aceptación masiva expone la reforma al riesgo de colapso", advirtió el editorial.

"La sociedad china ha sido ordenada durante mucho tiempo en torno a una serie de reglas éticas, que están estrechamente relacionadas con la práctica del culto a los antepasados", dijo. "Incluso hoy en día, el culto a los antepasados todavía tiene una relevancia activa, y los funerales sirven como herramientas importantes para mantener el orden social y ayudar a las personas a encontrar la estabilidad psicológica".

(Reportado por Qiao Long y Yang Fan para el Servicio en Mandarín de RFA, y por Wong Siu-san y Lau Siu-fung para el Servicio Cantonés)

Tu opinión

Mostrar los comentarios

XS
SM
MD
LG