Enlaces de accesibilidad

Cuba

Salarios en Cuba son una broma: “la gente hace como que trabaja y el gobierno, como que paga”

Un obrero cambia el neumático de un camión el viernes 14 de julio de 2017, en La Habana (Cuba)

El sueldo de los trabajadores estatales, el 90 por ciento de la fuerza laboral en Cuba, es un chiste de mal gusto. El salario mínimo es 225 pesos, unos 10 dólares.

LA HABANA- Hasta los perros callejeros, andrajosos y hambrientos, se guarecen en los portales de La Habana cuando el reloj marca la una de la tarde.

El sol quema y la humedad encharca de sudor la ropa. Después del mediodía las calles habaneras se asemejan al desierto de Sahara. La gente se refugia en sus casas y los transeúntes, casi desesperados, entran a cualquier tienda, cafetería o un banco estatal con aire acondicionado para recibir como una bendición un chorro de clima refrigerado.

En ese desolador panorama tropical de un mediodía del mes de julio en Cuba, donde todos huyen del calor de plomo, Antonio, junto a su brigada de operarios, trabaja asfaltando calles en el municipio Diez de Octubre.

Luego de almorzar dos huevos hervidos, arroz blanco y potaje aguado de frijoles negros, Antonio carga en su hombro, como si fuese un bate de béisbol, el pesado martillo neumático y comienza a romper calles.

“Laboro doce horas diarias. Reparar y asfaltar calles no le gusta a nadie. Casi todos los que trabajamos aquí somos ex presidiarios, alcohólicos incurables o perturbados mentales. Gano el equivalente a 50 dólares mensuales (unos 1,250 pesos), a veces un poco más, según el cumplimiento del plan”, señala Antonio.

A pesar de que su salario casi duplica el sueldo promedio en Cuba (740 pesos), el dinero que Antonio ingresa por su ruda faena no cubre la cuarta parte de las necesidades básicas de su familia. “Tengo dos chamas (hijos) de 12 y 14 años y el sueldo no me alcanza para comprarles ropa y zapatos, ni llevarlos a pasear los fines de semana. Solo para poner dos platos de comida caliente en la mesa cada día. No comemos lo que desearíamos, sino lo más barato”.

Antonio, negro alto y corpulento, consiguió una ‘pincha’ (trabajo) como portero en un bar privado. “Como muchos cubanos, me meto en cualquier bisne que dé plata. Reparar calles es algo muy agotador, pero no lo dejo porque es un salario fijo. Además, no sé hacer otra cosa”.

En otros países, el mantenimiento de la vía pública se realiza en horarios nocturnos, para amortiguar los efectos del calor. Pero en Cuba, la supuesta meca del socialismo con rostro humano, esa labor se hace bajo un sol de mil demonios.

El régimen verde olivo es un complejo juego de espejos. Vende una narrativa de justicia social, amor al pueblo y éxitos productivos que solo se cumplen en las redacciones de los telediarios.

Si usted quiere entender la auténtica naturaleza de la junta militar que gobierna Cuba, por favor, deténgase en los salarios de sus trabajadores. Desde que Fidel Castro ocupó el poder a punta de carabina en enero de 1959, una parte del salario, entre el 5 y el 9 por ciento, se descontaba para sufragar la educación y salud de carácter universal.

La mayoría de los cubanos coinciden en mantener con sus impuestos la medicina y enseñanza. Pero con el tiempo, la inflación galopante, la improductividad del sistema comunista y el abultado aparato estatal devora, como si fuera un sandwich, los gravámenes de circulación a mercancías y al salario.

El sueldo de los trabajadores estatales, el 90 por ciento de la fuerza laboral en Cuba, es un chiste de mal gusto. El salario mínimo es 225 pesos, unos 10 dólares.

Con ese dinero se sufraga la magra canasta básica que otorga al Estado a todos los nacidos en Cuba: 7 libras de arroz, 5 de azúcar, 20 onzas de frijoles, media libra de aceite vegetal, una libra de pollo, un paquete de espaguetis y un panecillo diario de 80 gramos.

Esas mercancías cuestan no más de 20 pesos (menos de un dólar). Pero solo alcanza para comer una semana. El resto del mes, los que ganan salarios mínimos, como los jubilados, tienen que hacer maromas para alimentarse.

Luego está el pago de la factura de electricidad. Que es bastante cara. Una familia con un televisor, dos ventiladores, un refrigerador, una arrocera, una batidora y una decena de bombillos, paga entre 30 y 40 pesos mensuales.

Si tiene aire acondicionado y más de un televisor en casa, el consumo se dispara a 300 pesos por mes. Excepto los altos funcionarios del gobierno, que no se sabe exactamente cuánto ganan, el salario más alto en Cuba lo detentan los médicos e ingenieros de ETECSA, la única empresa de telecomunicaciones. Un especialista médico puede devengar el equivalente a 60 dólares. Un profesional de ETECSA, si sumamos la estimulación en moneda dura, roza los 90 dólares.

Pero, ¿alcanzan esas entradas para mantener bien a una familia? Desde luego que no. Pregúntenle a la ingeniera Migdalia. Por respuesta, la joven profesional muestra un puñado de hojas repletas de números y gastos.

“Soy madre soltera de un hijo. En comida para dos personas gasto entre 1,200 y 1,300 pesos. El resto, se evapora en la merienda escolar. Ni siquiera me alcanza para pagar la electricidad, comprar libros o distraernos. Mi padre, que reside en Miami, me gira 200 dólares mensuales y todos los años nos paga una semana en un hotel todo incluido de Varadero. Aunque es de los más altos en el país, mi salario no me permite una alimentación de calidad. Para comprar ropa, ir a la peluquería o cenar en una paladar tienes que inventar dinero por la izquierda”, precisa Migdalia.

En Cuba, ese eufemismo se traduce en un aforismo simple y duro: robarle al Estado. “Es la única manera de poder llegar a fin de mes, reparar la casa que se está cayendo o poder ir a la playa con tu familia”, confiesa Orestes, estibador portuario.

Un chiste nacional define fielmente el contrato social no escrito entre los asalariados y el régimen: “la gente hace como que trabaja y el gobierno hace como que nos paga”. Nunca mejor dicho.

[Publicado en Desde La Habana]

Vea todas las noticias de hoy

¿Crisis energética o mala gestión gubernamental?

Una larga fila frente a una tienda en Santiago de Cuba para comprar jabón. (Facebook)

La crisis energética es señalada en Cuba como la causante del desabastecimiento de alimentos y otros productos básicos, mientras hay quienes opinan que todo parte de una mala gestión gubernamental.

En La Habana, la situación es más crítica en el sector estatal, dijo a Radio Televisión Martí el periodista independiente Yuri Valle. "En las tiendas en divisa hay un déficit de productos muy grande, ya no hay ni agua embotellada", señaló.

La gestión de los negocios privados ha sido menos afectada, añadió. Los cuentapropistas "tienen sus propias provisiones y su propio transporte", condiciones que les han permitido "mantener más o menos el equilibrio, por encima de los estatales".

Así va la crisis "coyuntural" en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

La capitalina Anais Peñalba cuestionó que la falta de productos de uso diario como el jabón y la pasta de dientes se deba a la falta de combustible. ¿Hasta cuándo?, se preguntó.

Cuando las personas se enteran de la existencia de productos similares en la red de tiendas estatales se encuentran con un segundo obstáculo. ¿Cómo llegar al lugar? Peñalba dijo que puede pasar entre dos y tres horas esperando un transporte para desplazarse hasta los comercios abastecidos.

Leydis Tabares, activista, comentó que desde la semana pasada pararon de funcionar en Camagüey los molinos de arroz. "Aquí no hay pan -no sé por qué-, no hay arroz", aseguró.

El periodista independiente Agustín López tiene otra explicación para esta situación. "Es una crisis de sistema producto de las malas inversiones, de las malas gestiones económicas del Estado, agravándose, desde muchos años atrás.


Carlos Amel Oliva: cuatro detenciones en menos de 10 días

Las autoridades han prohibido viajar al exterior a Carlos Amel Oliva en cinco ocasiones, esta vez no le dejaron siquiera tramitar la visa a República Dominicana. (Foto Archivo: 14ymedio)

El opositor Carlos Amel Oliva, miembro de la directiva de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) fue arrestado nuevamente el martes en Santiago de Cuba, en la cuarta detención arbitraria que enfrenta en menos de 10 días.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:08 0:00

Oliva fue interceptado por agentes de la policía política cuando intentaba abordar un vehículo con dirección a La Habana en la terminal de ómnibus santiaguera, según explicó en un post publicado en Facebook por su esposa, Katerine Mojena.

El opositor intentaba viajar a la capital para tramitar una visa de República Dominicana, adonde asistiría al II Foro de Jóvenes Iberoamericanos. Los agentes decomisaron sus documentos, el dinero que llevaba para el viaje y su teléfono móvil.

Las autoridades han impedido viajar a Oliva en otras cinco ocasiones. Esta vez no le permitieron ni tramitar la visa a Dominicana.

Oliva explicó que la oficina de trámites del carné de identidad le comunicó que ya no estaba "regulado", pero que tomó la decisión de no hacerlo público hasta que hubiese salido del país "porque pensé que podría ser una maniobra de la dictadura para bajar la temperatura a este tema y luego impedirme salir de otra manera", lo que finalmente sucedió este martes.

"Desde diciembre de 2016 el régimen cubano me impone la condición de salir definitivo de mi país para quitarme la restricción de viaje, pero yo sigo aquí, de pie ante la injusticia y la represión. Sin odio, pero de pie", dijo Oliva.

Oliva dijo a Radio Televisión Martí que continúa el asedio a la sede nacional de UNPACU, bajo vigilancia permanente de la Seguridad del Estado desde la convocatoria la semana pasada a la "Marcha de los Girasoles".

La declaración que pide libertad de prensa y expresión en Cuba

La declaración exige "garantías para ejercer los derechos a las libertades de prensa y expresión en Cuba". (Foto Archivo/SIP)

Cerca de 800 periodistas, editores, profesores y miembros de la sociedad civil se unieron este martes en una declaración para denunciar las violaciones a la libertad de prensa en Cuba y reclamar respeto para quienes trabajan en el sector informativo independiente.

Entre las acciones represivas de las autoridades cubanas contra los comunicadores se cuentan las detenciones arbitrarias y encarcelamientos, allanamientos de viviendas, confiscación y ocupación de equipos, interrogatorios, prohibiciones de salida del país, campañas de difamación, acoso físico y digital, hackeo de cuentas personales, bloqueo y ataques cibernéticos contra sitios digitales, amenazas de prisión e intimidación a familiares, entre otros, precisó el texto publicado en la plataforma AVAAZ.org de peticiones a la comunidad.

La declaración se publica en un contexto de creciente hostilidad oficial hacia la prensa independiente que este septiembre ha estado marcada por la condena y el encarcelamiento del periodista Roberto Jesús Quiñones Haces, un caso que "exhorta a mantener la alerta", advirtió el documento.

"No podemos permitir que ocurra otra Primavera Negra como la de 2003" -advirtieron los firmantes de la declaración-, un oscuro momento para la libertad de prensa y expresión en Cuba durante el que 75 ciudadanos, entre periodistas independientes y defensores de derechos humanos, fueron detenidos por el régimen y sentenciados a condenas de hasta más de 20 años de privación de libertad.

El texto subraya que leyes aún vigentes en Cuba como la Ley de reafirmación de la dignidad y soberanía cubanas (Ley 80) y la Ley de protección de la independencia y la economía de Cuba (Ley 88), de 1996 y 1999, respectivamente, constituyen las amenazas más serias contra el libre ejercicio de la presa y la expresión en la isla.

Campaña exige cese de represión contra periodistas en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00

Los firmantes del documento señalan que aunque ya pasaron 16 años desde la Primavera Negra "sería imprudente creer que nos encontramos a salvo".

"Cuando permitimos que el relato de un país se construya desde un único punto de vista, laceramos su memoria histórica y, a largo plazo, su identidad cultural. Defender el derecho a contar historias diversas sobre quiénes somos hoy, a ejercer un periodismo que devele la realidad del país a partir de su complejidad, significa defender incluso el derecho de las generaciones futuras a saber de dónde provienen. Resultaría inmoral legar una mentira, una verdad a medias o una caricatura de nuestro presente", concluye la declaración.

"Superado el primer momento", asegura Díaz-Canel, pero Cuba sigue "de barco en barco"

Un coche de caballos en La Habana (Foto: Ismael Francisco/AP).

"Hemos superado el primer momento con la menor afectación posible", dijo el lunes en Pinar del Río el gobernante cubano Miguel Díaz-Canel, y aseguró que el pueblo cubano seguirá siendo "feliz, laborioso, creativo, alegre", aunque llamó a "potenciar la austeridad y el ahorro" porque el país no ha alcanzado aún la "normalidad".

Mientras visitaba la provincia "para evaluar las medidas adoptadas en ese territorio ante la compleja situación energética que vive el país", Díaz-Canel "insistió en que el origen del problema está en la agresividad del gobierno de Estados Unidos y su escalada imperial", reportó el diario oficialista Granma.

También el lunes estuvo en la provincia de Artemisa, donde, según el portal de la radio cubana, "chequeó las acciones que se acometen para paliar la actual coyuntura energética que enfrenta el país ante el recrudecimiento del bloqueo norteamericano contra Cuba".

La nota que publica ese sitio de internet cita al jefe de la Administración Provincial de Artemisa, Ricardo Concepción Rodríguez.

“Dijo que de 27 puntos de embarques de pasajeros funcionan ya 77 para aliviar la transportación”, indica textualmente el reporte.

El funcionario precisó que “hay más de 200 medios de tracción animal para la recogida de desechos sólidos, que el 33 por ciento de la canasta básica ya está asegurada con las reservas de combustible existentes, además de 89 puntos para la elaboración de comida rápida”.

La insistencia de dos de los ministros del gobierno en darle permanencia a las medidas de ahorro sugiere que la situación no es exactamente "coyuntural", porque no ven garantías de una solución de la crisis a corto ni a mediano plazo.

"Más que como parte de una campaña, deberán mantenerse en el tiempo", subrayó el de Transporte, Eduardo Rodríguez Dávila, de acuerdo con el sitio de la radio cubana.

Dice también que el de Economía, Alejandro Gil Fernández, hizo énfasis en tres ideas fundamentales: “recuperar los niveles de actividad, en la medida de lo posible, para no renunciar a los objetivos del plan; cumplir con el plan de circulación minorista, e incorporar el concepto de ahorro puesto en práctica por estos días, en el plan 2020”.

Una imagen de la actual crisis del transporte en Cuba (Foto: Archivo).
Una imagen de la actual crisis del transporte en Cuba (Foto: Archivo).

Por su parte, el propio gobernante Díaz-Canel llamó a retomar medidas que "en su momento resultaron útiles y también pueden serlo ahora", reporta la agencia EFE, y afirmó que no se puede retornar a la “ineficiencia” en las actuales circunstancias que vive Cuba.

"Hay que potenciar la austeridad y el ahorro", declaró Díaz-Canel luego de haber confirmado que “llegó el primer envío de combustible” como estaba previsto, y de advertir que "ello no significa que el país arribe a la normalidad, al no satisfacer ese volumen la demanda de la economía", dice EFE citando a la estatal Agencia Cubana de Noticias.

"De barco en barco"

Un economista no se explica cómo es posible que todo un país dependa de la llegada de un carguero para funcionar cotidianamente.

"Es absolutamente increíble que el gobierno esté de barco en barco para asegurarle a la población que va a haber suministro de las cosas más elementales", dijo al reportero Yoandi Castañeda de Radio Televisión Martí el economista Jorge Sanguinetti. "Yo me imagino que en el gobierno deben estar pensando que Díaz-Canel es un incapaz", recalcó.

Esto demuestra que no se trata de algo pasajero, le dijo a Castañeda desde la isla el periodista independiente Alberto Méndez Castelló.

"No es tan circunstancial, es algo sistémico", declaró Méndez Castelló. "Yo diría que acá en Cuba nunca hemos dejado de vivir en la crisis que [sobrevino] cuando se desintegró la Unión Soviética y todo el campo socialista […]. O sea, que nosotros hace muchísimos años que vivimos esperando que llegue un barco".

Carlos Alberto Montaner (Foto: AFP).
Carlos Alberto Montaner (Foto: AFP).

Para el escritor y politólogo cubano Carlos Alberto Montaner, a pesar de la insistencia oficial en la alegría y en la felicidad, la situación va de mal en peor.

"Tal vez el régimen no tenga que apelar al lenguaje orwelliano de los noventa, cuando se refirieron a la falta de combustible para los tractores con una frase memorable ("Cuba recupera las gloriosas tradiciones campesinas", o sea, la yunta de bueyes), pero la situación se agravará críticamente", escribio Montaner a solicitud de radiotelevisionmarti.com. "Cuba consumía en época de los subsidios de la URSS unos 200,000 barriles diarios. El país produce unos 50,000 y Venezuela envía otros 100,000. Si desaparecen las exportaciones venezolanas Cuba se transformará en un infiernillo. La culpa no es de Estados Unidos, sino del sistema colectivista absolutamente improductivo".

Caída de turismo europeo a Cuba desploma renta de habitaciones

Negocio de renta habitaciones a turistas en La Habana.

La disminución del turismo europeo a Cuba desploma el mercado de renta habitacional, así como otras modalidades del cuentapropismo, ya afectadas por la caída en el número de visitantes estadounidenses tras las sanciones del gobierno de Donald Trump a la isla.

En Viñales, Pinar del Río, uno de los destinos turísticos más visitados, hay muchos negocios que han cerrado, comenta la profesora universitaria Omara Ruiz Urquiola que tiene un usufructo en la región.

"La habitación en Viñales que oscilaba entre 35 y 45 CUC no daban abasto. Muchos arrendatarios pidieron préstamos y se empeñaron para ampliar los negocios (...) y al haber esa contracción, como colapsó esa entrada de turismo", los precios han disminuido en ocasiones hasta 8 CUC, dijo Ruiz Urquiola.

A consecuencia del desplome de la demanda "muchos arrendatarios en Viñales quebraron", añadió.

Negocio de renta de habitaciones en Cuba sufre la caída del turismo europeo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:46 0:00

Para Fernando Dámaso, quien se dedica a la renta habitacional en Nuevo Vedado, en La Habana, el turismo que llega del viejo continente ahora está casi en su totalidad en control de las corporaciones estatales.

En lo que va de septiembre, el cuentapropista no ha logrado hacer ni una sola renta, y en julio y agosto lograron rentar "dos días nada más", señaló, razón por la cual ha tenido "que disminuir los precios, casi reducirlos a la mitad".

Turistas de Dinamarca en el negocio NostalgiCar de renta de "almendrones".
Turistas de Dinamarca en el negocio NostalgiCar de renta de "almendrones".

Más estadounidenses, menos europeos

Según el doctor en Ciencias Ángel Marcelo Rodríguez Pita esta situación tiene una relación directa con el aumento del turismo estadounidense luego del restablecimiento de relaciones entre ambos países y posteriormente las medidas impuestas por la administración del presidente Trump.

Con la entrada al país de más viajeros procedentes de EEUU aumentaron los precios, en detrimento del turismo europeo, explicó.

La Oficina Nacional de estadísticas reportó que el turismo procedente de Francia, Alemania, Inglaterra, España e Italia ha disminuido su arribo a la isla desde el inicio de 2018 en cantidades que van desde un 10 a un 25 %, informó este lunes el diario digital 14ymedio.

Cargar más

XS
SM
MD
LG