Enlaces de accesibilidad

Derechos Humanos

OCDH denuncia “al menos 1,745 acciones represivas en Cuba” en julio y la “banalización del tema” en naciones democráticas

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) informó este martes haber constatado “al menos 1,745 acciones represivas” en Cuba durante el pasado mes de julio aunque, advierte, “los datos no son aún definitivos”.

De estas “acciones represivas”, según el reporte, 1,103 se debieron a “algún tipo de detención arbitraria” y 642 corresponden a “otros abusos”, tales como 402 viviendas sitiadas; 63 “agresiones físicas”; 55 actos de hostigamiento; 53 citaciones policiales y 40 multas.

El exprisionero político Alejandro González Raga, director ejecutivo de OCDH, dijo que “de las detenciones registradas, ya hay un grupo importante que ha sido condenado a privación de libertad en juicios carentes de garantías, con total indefensión de los afectados y en un clima de amenazas, incluyendo a familiares".

También hay que tener en cuenta, señaló González Raga, “que se han detenido al menos a 23 menores entre 14 y 17 años de edad”.

Respecto al “único fallecido” reportado por el régimen, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente del reparto La Güinera, en Arroyo Naranjo, el OCDH declara que el régimen cubano no ha esclarecido aún “las circunstancias” del fallecimiento, lo cual, afirma, es un derecho que tienen “tanto la familia como la opinión pública”.

El director de la organización defensora de los derechos humanos en Cuba, que tiene su sede en Madrid, España, declaró que en el OCDH “seguimos seriamente preocupados por los juicios expeditos sin garantías procesales”, refiriéndose a la ausencia de abogados defensores y familiares en dichos juicios, considerados sumarios.

González Raga denunció, además, las "torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes cometidos por las autoridades"; también la impunidad, la violencia policial y las amenazas tras las protestas "contra todo aquel que escribió un post o subió una imagen a las redes sociales".

“Mientras el régimen no facilite, sin reservas, una investigación independienteno tendrá ninguna autoridad para desacreditar las denuncias de los ciudadanos”, advirtió González Raga.

En cuanto a la solidaridad internacional con quienes luchan por la libertad en Cuba, el OCDH considera que “pese al endurecimiento del tono por parte de la Unión Europea y de las sanciones anunciadas por Estados Unidos, la respuesta de la comunidad internacional sigue estando desenfocada, de manera general”.

“Todo lo que se haga para condenar la represión en Cuba es importante, pero nos preocupa la banalización del tema y que las autoridades de las naciones democráticas actúen como si de un espectáculo se tratara; no se trata de conseguir una fotografía, sino de asumir un compromiso firme y permanente con el cambio”, argumenta el informe.

El OCDH dijo continuar “a disposición de quienes quieran comprometerse con la libertad y la democracia en Cuba, sobre todo”, recalcó, “de esas mismas autoridades europeas y españolas, para tratar el presente y el futuro de cuba con la complejidad y el respeto que merece”, concluyó González Raga.

Vea todas las noticias de hoy

"El Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos"

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. Fabrice COFFRINI / AFP

Una declaración respaldada por decenas de firmantes asegura que el Consejo de Derechos Humanos acaba de dar la espalda a los ciudadanos cubanos, al no condenar la ofensiva de represión desatada contra el pueblo en general desde el pasado 11 de julio.

El texto titulado "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados", fue divulgado este viernes por integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, miembros de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general.

El pasado 16 de julio, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, había hecho un llamado a la urgente liberación de todas las personas que han sido detenidas por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica o a la libertad de opinión y expresión y dijo estar "muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas".

Sin embargo, la funcionaria no incluyó a Cuba en su informe global sobre los países que violan los derechos humanos, presentado esta semana, un hecho que de acuerdo a la declaración constituye una oportunidad perdida para entender las realidades sociales y políticas del país comunista.

El opositor Manuel Cuesta Morúa dijo a Radio Martí que muchos cubanos se quedaron "boquiabiertos con esa ausencia y con ese silencio".

Declaraciones de Manuel Cuesta Morúa
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:55 0:00

"En un minuto en que todos pensamos que efectivamente el primer informe o el informe del Consejo de Derechos Humanos sobre el comportamiento de los derechos humanos en el mundo iría a incluir a Cuba, nos quedamos realmente estupefactos con la noticia totalmente absurda de lo que una amiga ha llamado "el elefante blanco" en el Consejo de Derechos Humanos. No apareciera mencionado ni una vez. No había ninguna justificación para no mirar hacia Cuba en uno de los momentos más importantes de su historia. Y cuando digo 'momento más importante de la historia' me refiero a la historia nacional. No había de ninguna manera justificación para que la Alta Comisionada de Derechos Humanos, Michelle Bachelet, no se fijara en dos cosas fundamentales: la brutal represión, teniendo en cuenta la naturaleza estrictamente pacífica de las masas, desde el Estado, y que el mismo Estado llamara a la violencia civil. Eso debió haber llamado la atención poderosamente de el Consejo de Derechos Humanos y haber reflejado el caso de Cuba", explicó Cuesta Morúa.

A continuación reproducimos el texto íntegro de la declaración "Del lado de los ciudadanos, no de los Estados":

Las manifestaciones pacíficas de las jornadas de julio en Cuba, inéditas en nuestra historia nacional, merecieron la viva atención y el acompañamiento del mundo democrático. Su represión por un gobierno no electo solo mereció una débil declaración de parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, liderado por la Sra. Michelle Bachelet, su Alta Comisionada. Una declaración que fue presentada, además, como supuestos que contradecían hechos bien documentados en miles de imágenes; testimonios, al mismo tiempo, del clamor de los ciudadanos cubanos y del ataque brutal de las turbas paramilitares y de los cuerpos represivos en toda la isla.

Con un agravante que el Consejo de Derechos Humanos, en forma también inédita, pasaba por alto: la violencia civil generalizada y la escala nacional se inicia en Cuba, también por primera vez en nuestra historia, por mandato de un Estado que se reafirma y reafirma la violencia como modo de administrar las demandas pacíficas y colectivas de la sociedad, en contra de la ley y de los derechos constitucionales de los ciudadanos. Un precedente que va contra los principios y el espíritu mismo de las Naciones Unidas. Los Estados que declaran la guerra a sus ciudadanos contribuyen a la inestabilidad mundial.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, de otras tantas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general, considerábamos que la construcción cívica de las mayorías, interrumpida por la violencia política de una minoría atrincherada en el Estado, contaría con el respaldo del Consejo de Derechos Humanos en lo que toca a los derechos y a la integridad ciudadana. Pero el Consejo de Derechos Humanos acaba de darle la espalda a los ciudadanos cubanos para colocarse al lado del Estado. Y de una manera que, en el contexto del Caribe, preocupa especialmente a la comunidad civil y prodemocrática cubana por el sesgo racista de la represión de las jornadas de julio que criminalizan y racializan la protesta civil.

Con el silencio sobre Cuba en el informe mundial sobre el comportamiento de los derechos humanos, este Consejo de las Naciones Unidas perdió la oportunidad de entender las realidades sociales y políticas de nuestro país. Un lujo que no deberían darse muchos de los organismos internacionales que van perdiendo relevancia y credibilidad ante las explosiones de la ciudadanía y la crisis de las instituciones estatales y supranacionales que dicen representarla.

La presidencia de este Consejo había despertado cierta sensibilidad para los derechos humanos en América Latina. Su presidenta es hija de Alberto Bachelet, general de brigada de la Fuerza Aérea de Chile y miembro del gobierno de la Unidad Popular liderado por Salvador Allende que, tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, fue detenido y fallece en prisión. Junto a su madre, Michelle Bachelet pasa a la clandestinidad, y más tarde resultan detenidas y torturadas antes de partir al exilio político.

Como con Venezuela y Nicaragua, la analogía de esta dura experiencia con la situación cubana es manifiesta. Pero, contrario a los constructores de la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial, que sufrieron los horrores del nazismo y construyeron una mancomunidad fundada en los valores, la presidencia de este Consejo no ha tomado la experiencia como punto de partida para construir y fortalecer un mundo basado en esos valores que alimentaron un nuevo orden centrado en los derechos de la persona humana y en la ciudadanía. En tal sentido, solo ha debilitado los reflejos institucionales, el paradigma y la consistencia en la lucha por los derechos humanos en el mundo.

Los silencios del Consejo de Derechos Humanos han sido ruidosos en América Latina. Silencio prolongado frente a las violaciones flagrantes de un Estado fallido como el de Venezuela, hasta que las presiones y las realidades desbordaran la capacidad de indiferencia del Consejo. Silencio en Nicaragua, hasta que el retorno de las técnicas somocistas rebasase los usos de las frías burocracias de las Naciones Unidas ante el escándalo humanitario. Silencio en Cuba, probablemente hasta el momento en el que el crimen de Estado pase por la normalización de informes deshumanizados que nunca traducirán ni reflejarán la tragedia por la que están atravesando ahora mismo miles de jóvenes y de familias en Cuba.

A 20 años de su creación, el Consejo de Derechos Humanos, como acordó en su mandato inicial, merece una profunda reforma. A empezar por la composición de su liderazgo. Las virtudes de los estadistas no son transferibles a organizaciones que se basan en los valores. Las consideraciones geopolíticas, ideológicas, de simpatía, de intereses y electorales vician los fundamentos de organismos que nacen para promover, defender y proteger los derechos humanos a escala global.

Si los informes, las declaraciones y las acciones de instituciones concebidas para defender a los ciudadanos de los Estados dependen esencialmente de los cálculos basados en el voto ambicionado de esos Estados, los derechos humanos seguirán perdiendo terreno a escala global. Y a la desconfianza de la ciudadanía hacia las instituciones de sus propios países, se agregará la desconfianza hacia organismos que, alejados por su alcance, se desentienden de lo único que justifica su existencia: la primacía de los valores. Los derechos humanos lo son para todos. El privilegio de ciertas responsabilidades globales solo tiene la dimensión del coraje con el que se defienden los valores que la fundan.

Cabe recordar acá lo que una vez expresó Martin Luther King, “al final no recordaremos las palabras de nuestros enemigos sino los silencios de nuestros amigos”, es decir de aquellos con quienes supuestamente compartimos valores y principios.

Los abajo firmantes, integrantes del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, otros y otras de distintas organizaciones de la sociedad civil y ciudadanos en general,

1. Pedro Acosta. Periodista Independiente

2. Ileana Alvarez. Directora de Alas Tensas.

3. Elías Amor Bravo. Presidente Unión Liberal Cubana

4. Alina Brouwer Guerra. The Education Project Corp.

5. MarthadelaTamayo González. Comité Ciudadanos Integración Racial. RFC. ACI

6. María Mercedes Benítez Rodríguez. Ciudadanos Observadores de Procesos Electorales.

7. Enix Berrio Sardá. Vicepresidente PDC

8. Lic. Amado Calixto Gammalame. Asociación Jurídica Cubana

9. Asunción Carrillo Hdez. Mujeres Democristianas. Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel

10. Armando Chaguaceda. Politólogo e Investigador

11. José Casares Soto. Mesa Diálogo de la Juventud.

12. Juan A. Madrazo. Coordinador del Comité Ciudadanos por la Integración Racial.

13. Iris Ruiz. Actriz y Activista. Movimiento San Isidro.

14. Amaury Pacheco, Poeta y Activista. Movimiento San Isidro

15. Michel Matos, Filósofo y Activista, Movimiento San Isidro

16. Yanelis Nuñez, Historiadora del Arte y Activista. Movimiento San Isidro

17. Carolina Barrero. Historiadora del Arte, Curadora y Activista

18. Mario Félix, Pastor

19. Alain Toledano, Pastor

20. Ángel Santiesteban, Escritor

21. Rafael Vilches, Poeta y Escritor

22. Boris González, Periodista Independiente, Vocero de la Mesa de Unidad de Acción Democrática

23. Dariem Columbié. Plataforma #Otro18.

24. Sara Cuba Delgado. Alianza Cubana por la Inclusión.

25. Manuel Cuesta Morúa. Arco Progresista/Cuba en Plural.

26. Yeris Curbelo Aguilera. Alianza Democrática Oriental.

27. Hildebrando Chaviano. Abogado y periodista. Centro para el Análisis de Políticas Públicas

28. Lázaro Javier Chirino Díaz. Periodista CiberCuba.

29. Eduardo Díaz Fleitas. Comité Coordinador UNPACU

30. José Díaz Silva. Presidente Movimiento Opositores por una Nueva República.

31. Victor Manuel Dueñas Otero. Presidente de la @NGFoundationNL

32. Lic Raydel Fernández. Vicepresidente financiero P&F. Activista de Derechos Humanos

33. Ileana de la Guardia. PsicoNeuróloga. Activista por los Derechos Humanos.

34. Rodolfo González González. Vicepresidente del Comité Cubano Pro Derechos Humanos.

35. Ernesto Gutiérrez Tamargo. Doctor en Derecho

36. Iván Hernández Carrillo. Secretario General de la Asociación Sindical Independiente de Cuba.

37. Esteban R. Hernández González. Centro Estudios para la Transición Democrática en Cuba.

38. Yanisey Hernández Medina. Embajada Cívica Cubana.

39. Nelva Ismarys Ortega Tamayo. Dra. En Medicina MGI. Unión Patriótica de Cuba

40. Dra. Eva Kubàtová. Post Bellum. República Checa

41. María Cristina Labrada Varona. Dama de Blanco.

42. Elena Larrinaga de Luis. OCDH. PDC. RFC.

43. Antonio José Ledezma Díaz. Abogado, ex Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas Diputado del extinto Congreso Nacional de Venezuela y ex Senador de la República y Vicepresidente de la Cámara, Gobernador del Distrito Federal.

44. Rafael León Rodríguez. Proyecto Demócrata Cubano (PRODECU)

45. Michael Lima Cuadra. Democratic Spaces. @ngotransations

46. Agustín Valentín López Canino. Bloguero y Activista

47. Félix Llerena. Embajador para Cuba de la organización Juventud y Democracia en las Américas.

48. Gabriel Mato Adrove. Diputado el Parlamento Europeo.

49. Carlos Millares Falcón. Presidente de la Fundación Sucesores.

50. Maria Elena Mir Marrero. CONIC. Confederación Obrera Nacional Independiente de Cuba.

51. Osvaldo Navarro Veloz. Comité Ciudadano por la Integración Racial y Proyecto D.Verso

52. Juan Alberto de la Nuez. Movimiento Ciudadano Reflexión y Reconciliación.

53. Lázara Sánchez Fiallo. Secretaria Ejecutiva de la Red de Apoyo en Camagüey del OCDH.

54. Gabriela Torres. Lda. En Marketing y Comunicación (desarrollo digital)

55. Jorge Luis Valdés Villazan. Coordinador de UNPACU.

56. Dra. Rita Martín. Narradora y ensayista.

57. Dawi Morejón. Activista de Derechos Humanos.

58. Abraham Rivera. Escritor y articulista sionista: desde Israel por Cuba

59. Dunia Medina Moreno. RFC. Democristianas Cuba. MUAD

60. Orlando Luis Pardo Lazo. Escritor

61. Zuleidys Pérez. Plataforma Femenina. Red de Líderes y Lideresas Comunitarias.

62. Roxilene Sotolongo Cruz. Mujeres Democristianas. Red Femenina de Cuba.

63. Omar Vento. Presidente Fundación Panamericana para la Libertad.

64. Humberto Viel Marín. Movimiento Opositores por una Nueva República

65. Anai Penalba. Movimiento Opositores por una Nueva República

66. Yanelis Cutiño. Movimiento Opositores por una Nueva República

67. Mario Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

68. Jhonis Guevara. Movimiento Opositores por una Nueva República

69. José Hernández. Movimiento Opositores por una Nueva República

70. David Doubouchet. Movimiento Opositores por una Nueva República

71. Rolando Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

72. Lázaro Mendoza. Movimiento Opositores por una Nueva República

73. Juan Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

74. Juan A. Lamas. Movimiento Opositores por una Nueva República

75. Caridad Sánchez. Movimiento Opositores por una Nueva República

76. Francisco Díaz. Movimiento Opositores por una Nueva República

77. Maylen González. Movimiento Opositores por una Nueva República

Régimen no da tregua a opositores y civiles detenidos por sublevación popular del 11J

Tensión en una Cuba que sobrepasó los límites de superviviencia (Foto tomada de Facebook)

Continúa el acoso y hostigamiento en contra de miembros de la sociedad civil independiente cubana por su participación en las protestas populares del 11 de julio.

Este jueves, la periodista Camila Acosta cumple dos meses en reclusión domiciliaria y en espera de juicio por los delitos de Desorden Público e Instigación a Delinquir, comenta la comunicadora.

“Dos delitos por los que yo pudiera cumplir una sanción de privación de libertad de tres meses a un año, tengo vigilancia permanente de la Seguridad del Estado, son varios efectivos, casi todos los días son cinco, una patrulla policial que está frente a mi vivienda, desde bien temprano en la mañana hasta las 9 de la noche, que es cuando comienza el toque de queda en La Habana. Y las veces que me han permitido salir, ha sido solamente para visitar a mi abogado, en esos casos siempre me sigue la patrulla policial a todas partes que voy”, contó Camila.

Acoso y presiones contra miembros de la sociedad civil y manifestantes del 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:09 0:00

En Palma Soriano, provincia de Santiago de Cuba, Daniel Lorenzo Rosales Carballo, un joven evangélico de 17 años de edad que fuera multado por haber participado en las protestas del 11J, permanece aún en una situación complicada, informó la directora de la Red Cubana de Comunicadores Comunitarios, Martha Beatriz Roque Cabello.

“Además de la multa, lo obligan a ir mensualmente, durante seis meses, a escuchar una charla revolucionaria, bajo la amenaza de que, de no asistir, entonces se procedería a llevarlo a prisión, sancionado por el delito de peligrosidad predelictiva”, explicó la opositora.

Leylandis Puentes Vargas, miembro del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, fue trasladado el martes para la prisión de mayor rigor de Agüica, en el municipio de Colón, Matanzas, al igual que días antes ocurrió con Francisco Rangel Manzano, ambos estaban en unión de Félix Navarro, en la cárcel Combinado Sur, según informó su esposa, Tania Echeverría.

“Me llamó Leylandis y me dijo que los trasladaron a ellos para que no sepan nada de Félix y no puedan informarnos nada a nosotros los familiares, es decir, para evitar que se filtre la información. Nosotros tememos por la vida de ellos, esa es una prisión de máxima seguridad, allí están presos con condenas de cadena perpetua”, enfatizó Tania.

Y desde la Isla de la Juventud, Dayanis Salazar Pérez, alertó sobre la situación del opositor Juan Luis Sánchez González, preso desde el 11 de julio.

“En estos momentos Juan Luis se encuentra en la prisión El Guayabo aquí en la isla, hace ya 59 días, lo acusan de atentado, pero no tenemos ninguna prueba física que demuestre que él cometió este delito”, concluyó Dayanis.

Otro caso de detenido el 11J en Cuba ante Grupo de Trabajo para las Detenciones Arbitrarias de ONU

Represión policial contra manifestantes en Cuba (Foto tomada de Facebook)

Tras la represión del régimen durante y en las jornadas posteriores al estallido social del 11 de julio, la organización Inteligencia Ciudadana, que preside el abogado Sergio Osmín Fernández Palacios, ha estado reportando al Grupo de Trabajo para las Detenciones Arbitrarias del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, los arrestos que padecen cientos de cubanos, sometidos a procesos sin garantías y la mayoría, esperando sus juicios bajo prisión preventiva.

El pasado lunes fue entregado ante la instancia de Naciones Unidas la denuncia a favor de Enrique Mustelier Sosa, arrestado el 11 de julio en las manifestaciones en la ciudad de Guantánamo.

“El pasado 11 de julio, en horas de la tarde, el joven guantanamero, junto a otros se encontraba manifestándose de manera pacífica contra la dictadura de partido único en la Avenida Camilo Cienfuegos, cuando una barrera humana formada por personas violentas, vestidas de civiles y sin identificarse, protegidas más atrás por agentes uniformados y patrullas de la PNR, desataron una inaudita escena de violencia contra los manifestantes pacíficos. En medio de [llaves de] estrangulación y golpes, fueron arrestadas varias personas", señaló Fernández Palacios en entrevista con Radio Televisión Martí.

Presentarán ante ONU caso de "detención arbitraria" en Cuba durante el 11J
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:52 0:00

“A la luz de hoy, se suman cada vez más las evidencias sobre la maldad y la irresponsabilidad del señor Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez quien, a través de su arenga cargada de odio, televisada; estimuló e indicó el enfrentamiento violento entre fuerzas represivas y grupos de odio contra los manifestantes, quienes se encontraba el 11 de julio ejerciendo un derecho humano universal e inalienable que se encuentra consagrado en el artículo 56 de la controvertida Constitución de la República de Cuba”, añadió el jurista.

Mustelier Sosa, miembro de la Unión Patriótica de Cuba, lleva más de 60 días recluido, acusado de “desórdenes públicos”, pendiente de ser presentado ante el tribunal.

La hermana de Mustelier, Katiuska, denunció en una conferencia de prensa convocada por el Centro para una Cuba Libre en Miami que, por testigos presenciales, la familia supo que el activista fue golpeado cuando lo aprehendieron.

El Grupo de Trabajo para las Detenciones Arbitrarias enviará por la vía diplomática al gobierno de La Habana su consulta y las autoridades cubanas deberán responder sobre el caso.

Los expertos del Grupo de Trabajo para las Detenciones Arbitrarias investigarán los hechos y concluirán si la privación de libertad a Mustelier Sosa fue impuesta arbitrariamente o es incompatible con las normas internacionales enunciadas en la Declaración Universal de Derechos Humanos o en los instrumentos jurídicos internacionales aceptados por los Estados interesados.

"Cada vez que habla, llora", dice madre de Yunior Consuegra, joven discapacitado detenido el 11J

Mayda Yudith Sotolongo sostiene una foto de su hijo, Yunir Consuegra, joven discapacitado detenido el 11J. (YAMIL LAGE / AFP)

Desde el 11 de julio se encuentra detenido Yunior Consuegra Sotolongo, un joven de veinticuatro años que padece una discapacidad auditiva. Las autoridades cubanas lo acusan de participar en las protestas populares en San Miguel del Padrón, en La Habana, donde reside.

Su madre, Mayda Yudith Sotolongo, declaró a Radio Martí que, desde el arresto de su hijo, la Seguridad del Estado la ha citado en tres ocasiones; la última, el pasado viernes.

Sotolongo explicó que fue citada a la estación de policía del sector, pero no acudió por encontrarse enferma. La vez anterior que la hicieron ir, dijo, la intención de la policía política era “como para regañarme, como para cuestionarme las decisiones que yo pude haber tomado con mi hijo”.

La mujer aseguró que su hijo Yunior, quien trabaja en un taller de mecánica automotriz, no participó en las protestas.

“Nos enteramos de la noticia, y la mayoría de las personas salieron a la calle a ver qué es lo que estaba pasando. Se puso fatal, y lo detienen a él también”, lamentó Sotolongo.

Yunior Consuegra estuvo detenido primero en una prisión para jóvenes, en el municipio Cotorro, donde su madre pudo verlo una sola vez. Luego fue trasladado a la cárcel El Guatao, en el reparto La Lisa, en La Habana.

Ivette Pacheco entrevistó a la madre de Yunior Consuegra
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00

El joven padece de una malformación en uno de sus oídos, explicó su madre a Radio Martí. “Sordera parcial; a él no se le formó el pabellón auricular derecho”, especificó Sotolongo. “La malformación la tiene, es visible”, agregó.

La madre de Consuegra dijo a Radio Martí que lo que más le preocupa es el tiempo que las autoridades cubanas se han tomado para la investigación del caso de su hijo, quien ha enfermado varias veces en prisión.

“Les he mostrado pruebas contundentes de las condiciones críticas de mi hijo y ellos siguen dilatando ese proceso. El niño se me enfermó en la piel, cogió hongos en los pies. Covid también cogió allá dentro, estando en la enfermería, y le fue negada (la visita) a la abogada”, denunció.

Consuegra es, según su madre, un muchacho tranquilo, sin antecedentes penales.

“Cada vez que habla, llora. No puede apenas hablar. De hecho, los vecinos me hicieron una carta, la firmaron todos los vecinos, no faltó uno. La entregué el mes pasado a Fiscalía provincial y a la Fiscalía General de la República, pidiendo liberación para mi hijo inocente”, concluyó Sotolongo.

Le llueven los pedidos a Bachelet para que ONU aborde violaciones de derechos humanos en Cuba

Bachelet y Raúl Castro en una reunión en La Habana el 29 de enero de 2014. REUTERS/Adalberto Roque/Pool

El Movimiento San Isidro (MSI) hizo un llamado este viernes a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos Michelle Bachelet a que aborde la situación de las personas detenidas tras las protestas pacíficas del 11 de julio en Cuba.

Este reclamo se suma al de otros grupos defensores de derechos humanos quienes solicitan al máximo organismo internacional en esta materia que investigue a profundidad lo que sucede en la isla.

El Centro de Asesoría Legal Cubalex considera que la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, prevista para el próximo 13 de septiembre, debe incluir a la situación de Cuba como uno de los países con graves violaciones de derechos humanos que requiere inmediata atención.

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Rights Watch, se sumó a la solicitud del Movimiento San Isidro.

"Este lunes 13 de septiembre, Bachelet actualizará al Consejo de DDHH en Ginebra sobre la situación de DDHH a nivel global. ¿Incluirá una referencia a la represión de las protestas pacíficas y las restricciones a libertad de expresión online en Cuba?", se preguntó Vivanco.

El pasado 16 de julio, la Alta Comisionada hizo un llamado a la urgente liberación de todas las personas que han sido detenidas por ejercer su derecho a la libertad de reunión pacífica o a la libertad de opinión y expresión.

"Estoy muy preocupada por el presunto uso excesivo de la fuerza en contra de manifestantes en Cuba y el arresto de un gran número de personas, entre ellas varios periodistas", dijo entonces la funcionaria chilena y agregó que era "especialmente preocupante" que entre los detenidos hubiera "personas presuntamente incomunicadas y personas cuyo paradero se desconoce".

Esta semana el Directorio Democrático Cubano (DDC) criticó que Bachelet no haya emitido una “declaración de condena” o “iniciado una investigación” por las violaciones que se le atribuyen al régimen cubano en contra de la población el pasado 11 de julio.

"Sra. Alta Comisionada, las organizaciones defensoras de los derechos humanos en Cuba han documentado más de 1,000 personas arrestadas por simplemente ejercer el derecho, internacionalmente reconocido, de manifestarse pacífica y públicamente para expresar sus opiniones. Es inaceptable que usted y su oficina, la más alta instancia mundial en materia de derechos humanos, mantenga un silencio que puede interpretarse como cómplice de los ejecutores. Somos respetuosos de las opiniones políticas personales, pero quien ocupa una posición como la suya, en una institución mundial, tiene que comportarse profesionalmente y colocar a un lado sus preferencias políticas o ideológicas. Hechos como éste, su silencio e indiferencia ante las atrocidades en Cuba, son los que han trivializado el tema de los derechos humanos y lo ha degradado en importancia y respetabilidad. Esperamos que usted reconsidere su actitud, tome las medidas apropiadas y actúe a la altura de la alta posición que ocupa", indica una carta enviada por el Directorio Democrático Cubano a Bachelet.

También en julio, Cuban Prisoners Defenders solicitó a Naciones Unidas el envío a la isla de expertos sobre libertad de expresión, manifestación, desaparición forzosa y tortura, entre otros.

"Cursamos una carta oficial a Michelle Bachelet y a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos para describir la situación caótica y criminal que sufre la población cubana", explicó Javier Larrondo, presidente de la organización.

La petición se basa en la situación de "incomunicación y privación de libertad de buena parte de los defensores de derechos humanos, relatores y prensa independiente en Cuba".

"Todo ello hace inviable que se conozca la situación. Y cuando un caso así es tan evidente, Naciones Unidas puede enviar a sus mandatos y relatorías para conocer la situación sobre el terreno, en condiciones naturales", apuntó el activista en declaraciones a Radio Televisión Martí.

Cargar más

XS
SM
MD
LG