Enlaces de accesibilidad

Contra la censura

No se puede coartar al periodismo porque sus enfoques sean incómodos o diferentes

José Antonio Torres. Foto Archivo cortesía de 14ymedio.

José Antonio Torres, ex periodista oficial asegura que corresponde a las voces contestatarias impedir que las malas prácticas anulen las leyes 

En el contexto de la pandemia de Covid 19 el régimen cubano ha recrudecido el acoso contra los comunicadores independientes y la ciudadanía en general. Detenciones arbitrarias y multas exorbitantes han estado al orden del día. Pero a pesar de la férrea censura, los comunicadores alternativos han hecho palpable la porosidad del monopolio informativo del aparato de propaganda del partido único.

Las redes sociales y los medios independientes han sido en este período fuentes más auténticas y creíbles que el engranaje divulgativo del régimen. Por ello Radio Televisión Martí entrevistó a al preso político en libertad condicional, José Antonio Torres, quien se desempeñó como periodista oficial por más de 20 años.

José Antonio Torres se desempeñó como subdirector del canal local Tele Turquino en Santiago de Cuba, fue reportero para la Agencia de Información Nacional (AIN) y el Noticiero Nacional, y corresponsal del diario Granma, órgano oficial del Partido Comunista de Cuba.

En 2010 Torres realizó una investigación sobre los errores de inversión y planificación del acueducto en la capital santiaguera. Poco tiempo, después el 8 de febrero de 2011, es detenido, procesado y condenado a 14 años de prisión por el supuesto delito de espionaje.

En los años que estuvo encarcelado, Torres fue mencionado por el Departamento de Estado de EEUU y la Sociedad Interamericana de Prensa quiernes exigieron su liberación “de forma inmediata e incondicional”. Tras cumplir más de seis años encarcelado, fue puesto en libertad condicional, medida bajo la cual se halla actualmente.

Después que salió de prisión José Antonio Torres inició el proceso para emigrar como refugiado político hacia los Estados Unidos, pero su hija enfermó con nefritis lúpica y estuvo al borde de la muerte. Esta tragedia, que aún padece, consumió gran parte de su tiempo y canceló sus planes de emigrar.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:39 0:00


¿Cómo ve usted la prensa independiente cubana?

Cuando observas con detenimiento lo que sucede con la prensa independiente y las voces contestatarias, saltan a la vista ejemplos que alarman, sobrecogen y arrinconan.


Resulta inconcebible, y hasta bochornoso, que el país que tiene el deber de garantizar tus libertades universales, sea el mismo que te reprima, te encarcele, te denigre y te calle a la fuerza por el único delito de no sumarte a la apología y decir las verdades.

Cuba, con impunidad y torpeza, vuelve a reciclar la pena y la vergüenza ...


El “crimen” de las voces contestatarias que hoy se enfrentan a los más viles atropellos es el de intentar dejar una huella, y no una cicatriz, en la historia y el corazón de la isla que aman. Ellos son un ejemplo de compostura y respuestas equilibradas en medio de un contexto social donde la gente es feliz viviendo encallada. Su única aspiración es vivir en una Cuba donde ser opositor no sea un delito, donde expresarse con libertad no sea una utopía y donde la necedad quede proscrita.

¿Cómo se comporta el régimen cubano ante las voces alternativas?

Con conocimiento de causa te aseguro que teme y se arrodilla un Estado que es capaz de confinar a sus reporteros porque no le alcanza el poderío de su monopolio, dentro de las comunicaciones y la prensa, para desmentir a quienes denuncian el desequilibrio mediático y el caos social imperante. Se suicida un país que, a los ojos del mundo visible, opta por la represión y la mordaza informática para balancear un acontecer social que lo expone, lo acusa y lo desacredita ante el planeta.

no ha sido capaz de aprobar una Ley de Prensa ...


Cuba, con impunidad y torpeza, vuelve a reciclar la pena y la vergüenza. Ahora a través del Decreto-Ley 370, que no solo es un instrumento jurídico diseñado para recrudecer la censura, sino una invasión despótica que arrincona la ley, menoscaba el derecho y encubre la estela de hechos vergonzosos que desconciertan a la ONU, indignan a la OEA y enlutan a mi patria. Resulta inmoral que el gobierno realice detenciones arbitrarias, lleve a cabo acusaciones extrajudiciales y ponga a la Seguridad del Estado en función de atropellar a los reporteros, cuando no ha sido capaz de aprobar una Ley de Prensa, porque ni legal, ni moralmente tiene como articular sus malas prácticas, en cuanto a manipulación de contenidos y usurpación de atribuciones y funciones públicas, con las aspiraciones por las que luchan millones de sus ciudadanos. Esa práctica, además de inmoral, confesa y consumada, resulta impúdica, obsoleta y desfasada.

¿En manos de quién pone el régimen el encargo de censurar y reprimir?

Sabemos quiénes son los que dan las órdenes y luego se distancian. Ahora bien vale la pena preguntarse quiénes son la cara pública de esta infamia. Por absurdo y degradante que parezca son jóvenes de los servicios de inteligencia entrenados en simplificar y ahogar el razonamiento, en coleccionar frustraciones y petulancias, en desorientar y desubicar al pueblo, en ignorar sus deberes y responsabilidades, en ofender el uniforme y los grados que blasonan, en moldear la voluntad de las piezas incómodas o inmanejables dentro del escenario mediático de la nación cubana, en retorcer y distorsionar nuestras urgencias como colectividad humana, en reprimir a los que protestan en un país donde los números calientan y el bolsillo llora.
Esos, y no los periodistas independientes, son los que verdaderamente subestiman la fuerza y mancillan la obra de la nación cubana, los zares del fraude que postergan nuestros sueños y suspenden en el tiempo nuestras metas sociales, los que oficializan el libre intercambio de impunidades, los que involucionan con respecto a nuestra dialéctica socio histórica, los protagonistas de las regresiones políticas y las inflexiones morales, los que conciben la estafa y el favoritismo como una ganancia y no como una insolencia o una bofetada para las instituciones que dilapidan y utilizan, más de lo que las representan y salvaguardan.

Los censores y represores cubanos debían leer en el ideario martiano, para que encuentren esa enseñanza lapidaria que sentencia: cuando no se disfruta de la libertad el primer deber de la prensa es ponerse al servicio de ella.

¿Cómo se ve usted dentro del engranaje que describe?

Si algo soy es un testimonio vivo de la represión que sufren los periodistas cuando se insubordinan ...


A estas situaciones, y su carga colateral de dolor humano, no solo he debido enfrentarme en los últimos años, sino que pasan por el mismo embudo que recicla y replica los patrones nocivos que tanto nos comprometen y se enroscan, cual bandera, en los exabruptos que lastiman la conciencia y satirizan la inteligencia ciudadana, Por eso no soy de los que ve los toros desde la barrera. Si algo soy es un testimonio vivo de la represión que sufren los periodistas cuando se insubordinan ante el sistema.

Seis años, nueve meses y 19 días tras las rejas me convierten en la prueba que una cosa dicen los hechos y otra los intereses políticos. Incluso con el análisis de mi caso, Cuba tiene la posibilidad de revisarse individualmente en el espejo de sus presos políticos, categoría que sus dirigentes han jurado no existe, pero sus secuelas lastran la democracia y anulan el estado de derecho de las víctimas y sus familias. De ahí que para confiar en la dudosa honestidad de nuestras autoridades no basta con la crítica; resulta indispensable que el mundo acerque la lupa de la justicia para desarmar los abusos contra la libertad de palabra, que sólo genera insatisfacción y pesimismo, inseguridad y desigualdad, desaliento y protesta masiva.

Detener y citar a las voces contestatarias se ha convertido en el centro de un espectáculo público sin riendas, ni fundamento, que debe ser frenado con determinación y con urgencia.

Frente a tal panorama ¿qué papel le corresponde a la prensa independiente?
Gústele, o no a las autoridades, la prensa independiente tiene el reto de marcar un punto de inflexión en el desempeño de las dinámicas sociopolíticas del país.

No se puede coartar al periodismo porque sus enfoques sean incómodos o diferentes.  ...


También el de convertirse, por derecho propio, en el puente humano que divide dos eras y formas de hacer periodismo tan inoperantes y desfasadas, como aleccionadoras y persuasivas. Si algo le corresponde a las voces contestatarias es impedir que los caprichos se conviertan en derechos, las malas prácticas anulen las leyes y la impunidad prosiga su cosecha de vicios. Es difícil eludir la suspicacia colectiva. Cuba tiene que ver esta realidad o voltearse. No se puede coartar al periodismo porque sus enfoques sean incómodos o diferentes.

Lo contrario sería hacer carrera política con el desasosiego de un pueblo, ridiculizar sus anhelos de progreso, llevar al país a un callejón sin salida, cubrir la ineptitud con el odio, timar a la opinión pública internacional y enterrar el deber, la ética y la verdad en el cementerio de la frivolidad y la desmemoria.

Vea todas las noticias de hoy

CPJ aboga por cese de acoso a reportera de Palenque Visión

Yadisley Rodríguez Captura de pantalla Cubanet You Tube

El Comité para Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), pidió a las autoridades cubanas el cese del acoso contra la periodista Yadisley Rodríguez Ramírez, y abogó por el fin de la persecución de la prensa independiente cubana, según dio a conocer la organización con sede en New York.

El pasado mes de julio, a las 10.00 pm, las autoridades policiales entraron en la vivienda de Rodríguez Ramírez, en la provincia de Camagüey, sin una orden judicial, y tras allanar la vivienda le confiscaron dos teléfonos y una laptop, y se la llevaron detenida, destaca la nota.

La comunicadora estuvo en paradero desconocido por la familia hasta el siguiente día, en que la liberaron sin cargos.

Rodríguez Ramírez es reportera de Palenque Visión, una agencia de noticias cubana que produce audiovisuales para varios medios independientes.

La agencia es dirigida por Rolando Rodríguez Lobaina, quien había visitado la casa de la periodista minutos antes del arresto, y por quien también indagaron los agentes de la Seguridad del Estado.

Durante el interrogatorio, Rodriguez Ramírez fue advertida de no continuar su trabajo periodístico.

Carlos Martínez de la Serna, director de programa del CPJ, declaró que la "arbitraria detención e interrogatorio de la periodista por parte de las fuerzas de seguridad es el más reciente ejemplo del absoluto desprecio de las autoridades cubanas por el trabajo periodístico y el debido proceso".

Sobre otros actos arbitrarios recientes contra reporteros en la isla, el directivo agregó que "vuelven a disipar toda idea de que la libertad de prensa podría mejorar" durante la gestión del gobernante cubano Miguel Díaz-Canel.

Así fue la detención, encierro e interrogatorio del periodista cubano condenado por espionaje

El periodista José Antonio Torres. Foto tomada del diario digital 14ymedio.

El periodista José Antonio Torres Fernández fue arrestado alrededor de la medianoche del martes tras visitar la sede de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en el barrio santiaguero de Altamira. A las seis de la mañana del próximo día fue puesto en libertad con una multa por “violar el perímetro de seguridad”.

Torres, ex corresponsal del periódico Granma, fue sentenciado en 2011 a 14 años de prisión por espionaje, casi siete años después fue puesto en libertad condicional, medida bajo la que se halla actualmente.

Tras ser liberado el comunicador relató a Radio Televisión Martí su encuentro con la policía política.

“Fui a la sede de la UNPACU para conversar asuntos personales relacionados con la condición médica de mi hija, que padece una nefritis lúpica y cuyo primer diagnóstico fue hecho precisamente por la doctora Nelva Ismaray Ortega, la esposa de José Daniel Ferrer.

"Ellos conocen bien el asunto porque han seguido su enfermedad desde el principio. Incluso fueron varias veces a verla al hospital cuando le ponían los sueros citostáticos. Además, nos une una muy buena amistad que nada, ni nadie podrá destruir.

"A la China (Nelva Ismaray Ortega) la conozco desde niña, su mamá y su padrastro eran subordinados míos cuando dirigía el Telecentro de Santiago de Cuba. Estuvimos conversando alrededor de dos horas y media. Antes debí esperar que Ferrer terminara una directa que tenía comprometida en las redes.

Hay patrullas y oficiales de la Seguridad del Estado por todos lados. ...


"Al salir me estaban esperando en la esquina. Desde temprano había un operativo muy fuerte. Se veía perfectamente desde la casa. Hay patrullas y oficiales de la Seguridad del Estado por todos lados. Aquello parece un campo de refugiados, una zona fronteriza, un campo de batalla.

"Previamente habíamos acordado llamarnos en dos horas, pues la detención era evidente. A pocos metros de la sede opositora, un oficial de los servicios de inteligencia, que antes atendía cárceles y prisiones, me interceptó y dijo que estaba detenido.

"Yo no ofrecí resistencia pero pregunté cuál era el motivo, me respondió que me explicarían cuando llegara a la estación de la policía.

Una mujer quería montarse conmigo en la patrulla ...


"De inmediato comenzó a llamar y acudieron varias motos y tres autos, dos patrullas y uno de la policía política. Me llevaron para la 2da estación de la PNR, conocida como El Palacete, allí me tuvieron hasta las 6 AM. El mayor Adriel Atié me puso una multa de $100 y una orden de alejamiento.

"El operativo fue estrafalario. La población que estaba en la esquina se portó muy bien. Repudiaron el hecho. Una mujer quería montarse conmigo en la patrulla para testificar que yo no había hecho nada. A la pobre la reprimieron. Cuando vuelva intentaré buscarla para darle las gracias.

"En la unidad me llevaron a una oficina, donde me reprocharon una entrevista que me hizo Radio Martí y los criterios que expuse en ella. Además me advirtieron que no podía visitar la casa de Ferrer.

me reprocharon una entrevista que me hizo Radio Martí ...

"Mi indignación era tal que le pregunté si con ese proceder yo también tenía el derecho de elegir sus amistades. De inmediato se ofendieron. Entonces les manifesté que ese era el mismo sentimiento que me indignaba. Nadie acepta la falta de respeto, la calumnia, el atropello y el ultraje.

"Quisieron hasta confiscarme el móvil. Solo el conocimiento de mis derechos, la determinación de denunciar el hecho y los argumentos legales y culturales que me escudan como ciudadano los paró. En la misma medida que los oficiales se contrariaban, aparecía otro. Uno llegó a preguntarme si yo era periodista o abogado. Mi respuesta fue lacónica: lo que no soy es indolente, ni necio.

"Cuando le pregunté al carpeta el concepto de la multa, para saber qué ley había transgredido mi capacidad de análisis se congeló frente a la demencia: por violar el perímetro de seguridad.

me advirtieron que no podía visitar la casa de Ferrer. ...


"Nadie supo explicarme dónde comenzaba o terminaba la línea imaginaria que aísla y excluye a una vivienda donde conviven un matrimonio, tres niños y dos jóvenes. Tampoco por qué al resto de los cubanos se puede visitar y a José Daniel Ferrer, no; en qué ley se amparan para asediar militarmente su casa; quién me anula el derecho a visitar a mis amistades.

"No les basta con decidir qué comemos, si nos bañamos o lavamos la boca, qué pensamos, cómo nos vestimos y qué opciones tenemos socialmente acorde a nuestro perfil político. Ahora quieren escoger hasta nuestras amistades. Si ese no es el colmo, está cerca de la idiotez ciudadana.

"No hay límites. Cuando veo a los que debían cuidarnos, ofendiendo, calumniando e imponiendo su criterio a la fuerza siento estupor, pena, vergüenza.

"Política y culturalmente el régimen cubano se arrodilla ante la historia y abre un abismo insalvable en el corazón de su pueblo. Un día aprenderán que destruyendo no se salva nada”, concluyó el periodista.

En 2010, Torres, cuando laboraba como corresponsal en Santiago de Cuba del periódico Granma, realizó una investigación sobre los errores de inversión y planificación del acueducto en la capital santiaguera. Poco tiempo después, el 8 de febrero de 2011, es detenido, procesado y condenado a 14 años de prisión por el supuesto delito de espionaje.

Durante el tiempo que estuvo detenido, el periodista fue referencia sobre la falta de libertad de prensa en Cuba por el Departamento de Estado de EEUU y la Sociedad Interamericana de Prensa. Ambas entidades exigieron su liberación “de forma inmediata e incondicional”. Tras cumplir más de seis años encarcelado, fue puesto en libertad condicional, medida bajo la cual se halla actualmente.

Detienen a periodista cubano condenado por espionaje; policía vigila sede de UNPACU

José Antonio Torres. Foto Archivo cortesía de 14ymedio.

El ex periodista del diario Granma, José Antonio Torres, quien fuera condenado en 2011 a 14 años de prisión por espionaje, fue detenido en la madrugada del miércoles y puesto en libertad el jueves a las 6 am.

El líder de la UNPACU, José Daniel Ferrer, dijo que el periodista y preso político en libertad condicional salía de la sede de la UNPACU cuando fue detenido a las 12:35 am.

Ferrer no ofreció más detalles de la visita de Torres a su vivienda que sirve como sede a la organización opositora en Santiago de Cuba.

"El cerco contra nuestra Sede Nacional cumple 18 días y es las 24 horas del día", denunció Ferrer.

El miércoles, la sede de UNPACU y varias viviendas de integrantes de esa organización opositora amanecieron bajo vigilancia policial, confirmó a Radio Martí la activista Haydé Hidalgo.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:44 0:00

El mes pasado Torres concedió una extensa entrevista a Radio Televisión Martí donde precisamente denunció las detenciones arbitrarias del régimen: "Detener y citar a las voces contestatarias se ha convertido en el centro de un espectáculo público sin riendas, ni fundamento, que debe ser frenado con determinación y con urgencia".

"Seis años, nueve meses y 19 días tras las rejas me convierten en la prueba que una cosa dicen los hechos y otra los intereses políticos. Incluso con el análisis de mi caso, Cuba tiene la posibilidad de revisarse individualmente en el espejo de sus presos políticos, categoría que sus dirigentes han jurado no existe, pero sus secuelas lastran la democracia y anulan el estado de derecho de las víctimas y sus familias. De ahí que para confiar en la dudosa honestidad de nuestras autoridades no basta con la crítica; resulta indispensable que el mundo acerque la lupa de la justicia para desarmar los abusos contra la libertad de palabra, que sólo genera insatisfacción y pesimismo, inseguridad y desigualdad, desaliento y protesta masiva", alertó el periodista con una carrera de 20 años en la prensa oficialista como corresponsal de la Agencia de Información Nacional (AIN), el periódico Sierra Maestra, Granma y como directivo del canal provincial Tele Turquino.

Torres fue arrestado en febrero de 2011, poco después de publicar un reportaje sobre la deficiente gestión por parte de las autoridades en la construcción de un acueducto para Santiago, una provincia donde la escasez de agua es crónica. El supervisor del proyecto era el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés.

Ese trabajo periodístico fue elogiado por el gobernante Raúl Castro, con un comentario escrito donde lo citaba como un ejemplo de examen y crítica para la prensa del Partido Comunista.

Periodista otra vez en la calle por presión de la Seguridad del Estado a sus arrendatarios

La periodista Camila Acosta entre deposita la solicitud en el buzón de la Fiscalía General de la República de Cuba. (Foto: CubaNet)

La periodista independiente Camila Acosta denunció este martes que tiene que abandonar de inmediato la vivienda que alquila en La Habana por presiones de la seguridad del Estado a los propietarios de la misma.

Según dijo Acosta a través de una trasmisión en vivo en Facebook, es la segunda ocasión en menos de un mes, y la quinta en lo que va de año, que tiene que mudarse de su alquiler, lo que considera una represalia por su labor como periodista independiente.

"Esta es una directa de denuncia", dijo Acosta. "Una vez más la policía política me ha dejado en la calle, ha vuelto a amenazar a los propietarios de la vivienda donde estaba viviendo y me han vuelto a desalojar", explicó.

La periodista recordó que en febrero pasado la policía política multó con 3,000 CUC a los dueños de la casa que rentaba desde hacía casi tres años, y los obligaron a desalojarla bajo amenazas de perder la propiedad de la vivienda.

Todo esto, dijo Acosta, ha coincidido con la crisis sanitaria que vive el país por la pandemia de coronavirus. "Mientras algunos han estado enfocados en el aislamiento social, en no salir a la calle, yo he estado en medio de mudanzas".

La joven, natural de la Isla de Pinos, reside en la capital del país desde hace casi 10 años, cuatro de ellos rentada, lo que -aclara- no es un delito.

"Estoy actualmente viviendo como si fuera una fugitiva, porque cada vez que la Seguridad del Estado da conmigo amenazan a los propietarios de esa vivienda", subrayó.

Acosta dijo que cuando ella trabajaba como periodista para el oficialismo "eso nunca fue un problema", pero sus dificultades empezaron a partir de que comenzara a hacer periodismo independiente.

La periodista dijo que aunque no existe ninguna ley que ampare el proceder de la policía política en este caso, los agentes a cargo siguen recurriendo a "amenazas macabras" contra sus arrendatarios.

Según Acosta, el represor identificado como Alejandro se lo dejó bien claro hace unos meses "que todo esto que me estaban aplicando no era porque hacía bien, sino muy bien, mi trabajo. Así, muy cínicamente, me lo dijo. Y que iba a ir en aumento".

La joven reportera, colaboradora del portal Cubanet, señaló que lo que persigue la Seguridad del Estado con este hostigamiento continuo es que ella "abandone el periodismo independiente o me vaya del país". Acosta dejó claro que no hará "ni lo uno, ni lo otro".

Acosta ha sido víctima de multas y acosos por parte del régimen también debido a su activismo a favor de la libertad de expresión y prensa en Cuba. En mayo pasado, la joven anunció la creación del Movimiento Cubano por la Libertad de Expresión (MOLE) para enfrentar la aplicación del Decreto Ley 370, que censura la publicación de contenidos en internet.

"No podemos permitir otra Primavera Negra", exigen garantías a libertad de prensa en Cuba

El aparatoso arresto del periodista y escritor Raúl Rivero el 20 de marzo de 2003 en su vecindario en Centro Habana.

Una nueva campaña de recogida de firmas, instalada en la plataforma avaaz.org exige el cese de la represión contra quienes ejercen las libertades de prensa y expresión en Cuba.

La petición "Garantías para ejercer los derechos a las libertades de prensa y expresión en Cuba" demanda también la eliminación de los recursos legales que restringen y criminalizan el ejercicio del periodismo en la isla y el establecimiento de garantías jurídicas para ejercer las libertades de prensa y expresión, "que deberán incluir leyes de transparencia y protección de fuentes; y la liberación inmediata de Roberto de Jesús Quiñones Haces".

El llamado, suscrito por periodistas de más de una decena de publicaciones sobre asuntos cubanos, denuncia el aumento de la represión física, jurídica y psicológica contra quienes participan en proyectos periodísticos y comunicativos que funcionan de manera independiente del Estado y del Partido Comunista de Cuba y al margen de las publicaciones oficialistas.

"Detenciones arbitrarias y encarcelamientos, allanamientos y registros de viviendas particulares, confiscación y ocupación de equipos, interrogatorios, prohibiciones de salir del país, cerco de domicilios para impedir la cobertura de noticias, campañas de difamación, acoso físico y digital, hackeo de cuentas personales, bloqueo y ataques cibernéticos contra sitios digitales, amenazas de prisión, intimidación a familiares y estigmatización social, son algunas de las acciones represivas que sufren periodistas, blogueros y comunicadores independientes", apunta la petición.

Los firmantes critican los medios de prensa donde "las agendas y rutinas productivas de los medios estatales están permeadas por el poder político y son intervenidas por sus funcionarios con frecuencia; lo cual constituye una fuente inagotable de conflictos de intereses, en los que la balanza siempre se inclina a favor de los intereses del poder político y no de los intereses de la sociedad".

"La existencia de medios estatales -que no por estatales son públicos- no alcanza para afirmar que en Cuba se respetan las libertades de prensa y expresión. Las libertades de prensa y expresión son derechos de todos los ciudadanos por igual, no privilegios de dirigentes del Estado, el Gobierno y el Partido, que aseguran representar la voluntad de todo un pueblo, pero prohíben la manifestación de cualquier voluntad que difiera de la que representan", señalan.

Los firmantes alertan: "No podemos permitir que ocurra otra Primavera Negra como la de 2003, cuando el Estado cubano detuvo a 75 ciudadanos, entre quienes había periodistas independientes y defensores de derechos humanos, y les impuso condenas de hasta más de 20 años de privación de libertad. Y aunque para 2011 ya habían sido excarcelados, los instrumentos legales que se emplearon para juzgarles continúan vigentes. Si bien en el propio Código Penal existen varios artículos que atentan contra las libertades de prensa y expresión, consideramos que la Ley de reafirmación de la dignidad y soberanía cubanas (Ley 80) y la Ley de protección de la independencia y la economía de Cuba (Ley 88), de 1996 y 1999, respectivamente, constituyen las amenazas más serias en este sentido".

Cargar más

XS
SM
MD
LG