Enlaces de accesibilidad

Cuba

"Me cansé de la esclavitud": galenos cubanos revelan oscuros detalles de las misiones médicas

La doctora cubana Tatiana Carballo ofrece su testimonio en conferencia de prensa en el Departamento de Estado de EEUU.

Médicos cubanos víctimas de trabajo esclavo en misiones en Venezuela, Brasil y Bolivia, denunciaron este jueves las condiciones de acoso, intimidación y prácticas laborales abusivas a las que fueron sometidos por el gobierno de La Habana durante años.

En una conferencia de prensa organizada por el Departamento de Estado de EEUU, y que fue seguida desde Cuba por la prensa independiente, los galenos ofrecieron sus testimonios sobre un sistema “manipulador y corrupto”, establecido por el régimen para ganar dinero, no para ayudar a personas necesitadas en otros países, según dijo la subsecretaria de Estado Adjunta del Hemisferio Occidental para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti.

Filipetti explicó que aunque no hay programas específicos para ayudar a que los galenos cubanos puedan ejercer como médicos en EEUU, “estamos tratando de llamar la atención" sobre esta situación.

"Me cansé de la esclavitud"

Tatiana Carballo trabajó en Venezuela por 7 años, y luego fue trasladada a Brasil, donde decidió abandonar la misión, poniendo a su familia en riesgo. “El gobierno cubano dice que la educación es gratuita, y por lo tanto somos su propiedad. Percibimos un salario muy bajo”, afirmó.

Un incentivo del régimen para evitar el abandono de las misiones es prohibir el regreso de Cuba por ocho años. O sea, un exilio obligatorio para los doctores que dejan de prestar sus servicios en el exterior.

Antes de Venezuela, Carballo había estado en Belice tras la firma “de un contrato que no fue contrato alguno”, en una supuesta misión “voluntaria y humanitaria”. Pero ninguna de las misiones en las que participó “fue voluntaria para nada, todo fue bajo un régimen militar” en el que les prohibían las salidas, las relaciones con los residentes locales, y a cambio de su labor les pagaban un salario mínimo que ni siquiera percibían de forma completa.

“Nos pagaban un 10, un 15% de los que le pagaba Venezuela a Cuba, y el resto se quedaba en una cuenta congelada en Cuba. Muchos de nosotros decidimos no volver y ese dinero fue confiscado por el gobierno, no se le dio a la familia”, explicó Carballo.

En Venezuela la misión era bajo circunstancias difíciles. Los coordinadores de la misión, que eran “agentes de la Seguridad del Estado”, los tenían bajo un asedio constante, y los presionaban para que falsearan las estadísticas e influyeran en la población para “que votaran por Maduro”, agregó.

Cuando terminó la misión en Venezuela, le ofrecieron la de Brasil.

En Venezuela supuestamente PDVSA pagaba la misión. En Brasil el contrato se hizo a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Cuba usó a la OPS como intermediaria. El 75% del salario iba para el gobierno cubano, y un 5% a la OPS, un ínfimo porciento iba a parar a manos de los médicos.

“Recibía 1,200 reales en dependencia del valor del dólar”, y los gastos por concepto de renta, comida e insumos los pagaba el gobierno local en Brasil, dijo Carballo, y añadió que la misión en Brasil tuvo características especiales, porque permitió la presencia de la familia inmediata, y facilitó las visas para que pudieran reunirse con los doctores.

Cuando Carballo regresó a Cuba de vacaciones, la obligaron a firmar un contrato en el que establecían que su hijo tenía que viajar a Cuba cada tres meses. “Decidí dejarlo en Brasil, escondido en casa, bajo el acoso de los coordinadores de misión”, dijo la doctora.

“Me cansé de la esclavitud, de que me asediaran y me quitaran el pasaporte. Me cansé de mentir y decidí acogerme al Cuban Medical Parole [Cuban Medical Professionals Parole (CMPP)], y es por eso que hoy estoy aquí contándoles mi historia”, concluyó.

Carballo forma parte de una demanda contra las autoridades cubanas por someter a los médicos en las misiones en el extranjero a condiciones de esclavitud, y traficar con sus servicios.

La historia de Ramona Matos

El caso de Ramona Matos no fue diferente. Enviada a Bolivia en el 2008, terminó laborando en un pueblo del Amazonas llamado San Agustín.

Aunque viajaron con un pasaporte oficial, cuando chequearon en Inmigración, en el aeropuerto, una agente de la Seguridad del Estado cubano les retiró el documento. "Trabajamos en Bolivia indocumentados”, sin pasaporte o identificación, por lo que nadie podría saber quiénes eran en caso de emergencia.

"Nunca nos explicaron las condiciones de Bolivia por ser un país del Altiplano; médicos que viajaron en la misión fallecieron por complicaciones cardíacas" debido a las condiciones atmosféricas, dijo Matos.

Los asesores de la misión, que no estaban físicamente en el pueblo, exigían un parte diario a las 6 pm, en el que debían aparecer como mínimo 30 pacientes vistos. "Pero nadie venía a la consulta. Le pregunté a la colega que estaba antes allí como hacía, y me dijo 'ya te vas a enterar´”.

Cuando Matos explicó a su jefe que no recibió pacientes, le dijo que tenía que inventar los nombres y el diagnóstico, porque si no lo hacía la retornarían a Cuba, sería castigada y no recibiría el dinero por su trabajo.

Así que diariamente tenía que escribir en una hoja nombres falsos, edades y direcciones de pacientes que no veía. "Los agentes que nos controlaban nos obligaban a falsear esas estadísticas", indicó.

En la farmacia los medicamentos fueron "destruidos, quemados, enterrados, desaparecidos", porque el gobierno cubano tenía que justificar la existencia de los pacientes con medicamentos que debían ser entregados de forma gratuita.

En el 2013 Matos fue a Brasil como parte del programa Más Médicos, donde les pagaban "$400 dólares y otros $600 eran congelados" en un banco en Cuba hasta que terminara su misión. Fue hasta el Congreso brasileño y denunció el "trabajo esclavo" al que eran sometidos los médicos cubanos. Pidió asilo político en Brasil, y luego se acogió al CMPP en EEUU.

Obligados a hacer campaña a favor de Maduro

Fidel Cruz, otro de los médicos cubanos que forma parte de la demanda, dijo que su labor en Venezuela, donde trabajó de 2011 a 2014, período en el que fue reelecto Hugo Chávez y electo Nicolás Maduro, incluyó hacer campaña política a favor del chavismo.

"Nos obligaban en cada consulta a hablarle a cada paciente para influir en la mentalidad del pueblo, para que votaran a favor de Maduro", señaló.

A Cruz le tocó, además, junto a los otros miembros de la misión, salir a las calles a tocarles las puertas a los electores para que fueran a los colegios a votar por Maduro. “Recuerda que estoy hoy aquí atendiéndote gracias al gobierno de Maduro”, debían decirles.

"Teníamos que dar una estadística a nuestros jefes de la Seguridad del Estado de cuántos pacientes llevamos a los colegios electorales y cuantos votaron por el oficialismo", explicó Cruz.

¿Qué ha pasado con los familiares en Cuba?

Rusela Rivero ofrece su testimonio.
Rusela Rivero ofrece su testimonio.

Rusela Rivero, otra de las doctoras que ofreció su testimonio, tiene dos hijos médicos en Cuba. Cuando Rivero decidió abandonar la misión las consecuencias para su familia no se hicieron esperar.

Las autoridades impiden a su hijo mayor ejercer como galeno. "Ahora fumiga las casas acompañando a un grupo de técnicos. No ha podido ejercer como médico a partir de entonces. Le dijeron 'tú sabes de lo que se trata'".

El hijo menor de Rivero se graduó en agosto pasado y fue enviado a un poblado rural, en medio de la Sierra Maestra. Los colegas del mismo curso fueron ubicados en la ciudad. "No hay explicación, simplemente tienes que hacerlo", sentenció Rivero.

Con lágrimas en el rostro, la mujer afirmó: "Están usando a mis hijos para silenciarme, pero no hay manera de que puedan silenciarme".

"Dejemos que el mundo sepa"

John Barsa, administrador adjunto de USAID, presente en la conferencia, agradeció la valentía de los médicos cubanos para ofrecer sus testimonios e hizo un llamado a divulgarlos.

"Hacemos un llamado a los periodistas independientes cubanos, a la prensa en general, a activistas de la sociedad civil, a traer a la luz estos testimonios sobre la explotación de los médicos cubanos, una práctica de tráfico humano", dijo Barsa, de origen cubanoamericano.

“Dejemos que el mundo sepa acerca de estos crímenes”, recalcó.

El funcionario lamentó que mientras estos doctores calificados son enviados al extranjero en condiciones de esclavitud, muchos cubanos en la isla no tienen acceso a una atención médica primaria.

Tráfico humano

“Otros países continúan con estas misiones, y las historias que escuchamos aquí hoy no deberían continuar”, dijo Carlos Trujillo, embajador de EEUU ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.
Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.

Estados Unidos tiene "el deber de detener" esta situación, afirmó.

Unos 66 países albergan estas misiones médicas. Estados Unidos busca identificar las misiones, el tipo de contrato que tienen y alertar a las autoridades de esos países de que pueden estar en medio de un caso de tráfico humano, señaló Filipetti.

En junio de este año, el Departamento de Estado rebajó a 3 la categoría del gobierno cubano en la lucha contra el tráfico humano por no hacer esfuerzos significativos para frenar esta situación.

Un mes más tarde, el Departamento de Estado impuso restricciones de visas a funcionarios cubanos “responsables de prácticas coercitivas” en el envío de misiones médicas a otros países.

“El gobierno cubano recurre a prácticas laborales de explotación y coerción mientras gana dinero a costa de sus ciudadanos, por medio de su programa de misiones médicas al extranjero”, dijo en ese entonces el secretario de Estado Mike Pompeo.

Según el informe, el régimen de La Habana no hizo nada frente a las denuncias de trabajos forzados en las misiones médicas, pese a denuncias de que autoridades de la isla amenazaron y dictaron medidas coercitivas para que algunos participantes se mantuvieran en el programa.

Entrevistas a médicos cubanos que abandonaron misiones médicas
please wait

No media source currently available

0:00 0:15:56 0:00

Vea todas las noticias de hoy

Las Noticias Como Son | viernes, 12 de agosto del 2022

Las Noticias Como Son | viernes, 12 de agosto del 2022
please wait

No media source currently available

0:00 0:25:10 0:00

Una discusión a fondo de las principales noticias del acontecer diario de Cuba y el mundo, con la conducción de los periodistas Amado Gil y José Luis Ramos. Hoy, en la Tertulia de Las Noticias Como Son: Tras el desastre de la Base de Supertanqueros de Matanzas, se avizoran tiempos aún más difíciles para los cubanos; intentan frenar el dengue con una campaña de fumigación sin medios adecuados; convocan un concurso para averiguar qué saben de Gaesa los cubanos. Invitada: Desde La Habana, a Miriam Leiva [@leivamiriam], periodista independiente.

Libro testimonial busca que el hambre de los 90 en Cuba no sea una caricatura

Fotomontaje de portada del libro "Nuestra hambre en La Habana" y de su autor, Enrique del Risco.

El escritor e historiador cubano Enrique del Risco afirma que "Nuestra hambre en La Habana", un libro de testimonio sobre la mayor crisis económica en Cuba, fue escrito para que "esta historia no se quedara en la caricatura" del llamado Período Especial de los años 90, cuando, según mitos urbanos, "la gente comía gatos y frazadas de piso".

"Para muchos, el 'periodo especial' fue la experiencia que definió nuestras vidas. Quise escribir cómo se asume aquella debacle, cómo logramos sobrevivir y cómo no nos rebelamos, porque, excepto 'el maleconazo', en Cuba se aguantó aquella crisis", dice a Efe Del Risco, quien presenta este viernes en Miami su volumen.

Memorias de una posguerra sin guerra

Según Plataforma Editorial, de Barcelona (España), "Nuestra hambre en La Habana", publicado este año y actualmente en gira de presentaciones con el autor, es "un libro de memorias personales de esa posguerra sin guerra que en la Cuba de la década de 1990 recibió el curioso eufemismo de 'Período Especial'.

"En tono tragicómico, el autor describe y explica la debacle que llevó a los gatos y las pieles de plátanos a la condición de manjares, a los cerdos a la de mascotas urbanas criadas en bañeras y a la práctica desaparición del transporte público, la gastronomía y las bebidas alcohólicas", añade la editorial.

Para Del Risco, profesor de español, literatura y escritura creativa en New York University (NYU), se trata de "una historia contada desde abajo, desde los que lo sufrimos, no desde los que la organizaron".

Sobre el denominado Período Especial, que a su juicio duró toda una década a partir de la caída del bloque socialista en Europa oriental, este nombre responde a "un eufemismo para ocultar la crisis violenta que hubo, no solo económica, sino política y social".

"Fue una de las crisis más completas de la historia de Cuba", donde la gente "se bestializó y ejerció la violencia física sobre el prójimo", afirma en una entrevista en el Koubek Center, de la universidad Miami Dade College (MDC), donde presenta hoy su obra como parte del programa de la Feria del Libro de Miami.

Ganador en 2018 en España del Premio Unicaja de Novela Fernando Quiñones con "Turcos en la niebla", Del Risco dice que en aquellos años en que, además de mal alimentada, la gente se movía en bicicleta, "la única opción que presentó Fidel Castro fue pasar hambre hasta que aparezca otro suministrador". En este caso,
Venezuela.

"Para mí duró desde 1990 hasta octubre de 1995 en que me fui, pero duró mucho más; yo creo que el periodo especial por lo menos en su etapa básica llegó hasta el ascenso de Chávez al poder (1998), que empezó a mandar suministros, petróleo y digamos que alivió un poco la situación económica en Cuba", comenta el autor.

"Desde Weyler no se veía algo así"

"Hambre era la que pasaba yo todos los días. A nivel social hubo una hambruna como creo no había ocurrido en Cuba desde el tiempo de Weyler", dice Del Risco.

El cubano se refiere a la "reconcentración" en campos cercados del general español Valeriano Weyler, llevada a cabo para aniquilar militarmente el levantamiento independentista cubano de 1895 y que costó muchas vidas por hambruna.

Los síntomas de hambruna en este largo período fueron muy claros, tanto en el descenso del peso corporal de los cubanos como en todas las enfermedades asociadas a estas circunstancias que aparecieron, como "el escorbuto, el beriberi, la polineuritis", afirma Del Risco.

Aunque escribió una parte amplia de "Nuestra hambre en La Habana" en clave de humor, "para recordar el pasado", ahora el libro "se ha convertido en una especie de 'déjà vu'".

"Sobre todo después del 11 de julio (de 2021), que fue mucho más masivo que 'el maleconazo' del 5 de agosto de 1994. El 11 de julio le ha permitido al régimen mostrarse en toda su brutalidad, algo que trató de disimularlo en el 94", subraya.

El escritor no oculta que el título juega con el de la famosa película británica-estadounidense "Nuestro hombre en La Habana" (1958), que aborda la vida de un espía británico en la isla caribeña, y acota que, aun así, su libro trata de una realidad nacional.

En el capítulo "Breve curso para entender el hambre", aborda, según explicó, cómo el cuerpo responde a las pequeñas cantidades de comida que se ingieren.

"Uno se daba cuenta de que, por ejemplo, el maíz mitigaba muy poco el hambre, que el arroz lo aguantaba un poquito más, que la papa era más o menos como el arroz y que la carne, en las pocas veces que llegó, te daba un nivel de energía diferente. Es una experiencia común a todos los que hemos pasado mucha hambre", detalla.

En su opinión, "el gran problema del desastre cubano ha sido la indolencia del mundo, para decir lo menos".

"También está la complicidad ideológica y política con el régimen cubano, que en aquel momento lo vieron como el último reducto de la utopía", denuncia el escritor.

Por ello, enfatiza, "es injusto y falso achacarle al embargo (estadounidense) las penurias cubanas".

"Existen estudios médicos que dicen que los cubanos se volvieron más saludables durante el periodo especial porque redujeron el consumo de grasas, sin pensar en toda la gente que murió", lamentó el autor.

EEUU desea “pronta recuperación” a los afectados por el incendio

Vista del área destruida por el incendio de los tanques de petróleo en Matanzas.

La Embajada norteamericana en La Habana ha dado a conocer a través de su cuenta de Twitter el alivio de los Estados Unidos por la contención del incendio que azotó la Base de Supertanqueros en la provincia de Matanzas.

En el tuit, la representación diplomática estadounidense en la isla manifiesta además el deseo de “una pronta recuperación a todas las personas y familias que se han visto afectadas”, así como la esperanza de que pueda ser “mitigada” la afectación en el medio ambiente que el siniestro pueda haber provocado.


El pasado 5 de agosto, según la información oficial ofrecida por las autoridades cubanas, una descarga eléctrica cayó sobre uno de los tanques de la Base de Supertanqueros, ubicada en la bahía de la ciudad de Matanzas, provocando un incendio de gran magnitud que afectó cuatro de los ocho super tanques de almacenamiento del crudo.

El fuego, que se mantuvo activo durante seis días, fue declarado bajo control el 11 de agosto, a lo cual contribuyeron, además del Cuerpo de Bomberos nacional, las brigadas de ayuda enviadas por Venezuela y México.

Hasta el momento, el régimen ha dado a conocer los nombres de Juan Carlos Santana Garrido y Eliécer Correa, dos de los bomberos fallecidos durante la explosión del primer super tanque.

La identidad de los catorce desaparecidos en esa primera explosión aún no se ha revelado oficialmente, aunque en las redes sociales, familiares y amigos de las presuntas víctimas han publicado imágenes y comentarios al respecto.

"Desde ayer preparamos los equipos de Medicina Legal y ya estamos trabajando", indicó el Ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda el pasado 10 de agosto.

El diario independiente 14ymedio, citando las denuncias de los familiares de los bomberos reportados como desaparecidos, asegura que en su mayor parte se trataba de adolescentes de entre 17 y 19 años que estaban pasando el Servicio Militar.

"Todos, enviados al combate de las llamas sin ninguna experiencia", denuncia la publicación.

El Gobierno cubano estimó el jueves un período de 48 horas en las que los bomberos podrían entrar en el epicentro del incendio de la Base de Supertanqueros de Matanzas para evaluar los daños.

Según la emisora Radio 26, en las próximas horas comenzará la etapa con un trabajo muy especializado y, dependiendo de las condiciones, se asumirá la búsqueda de los desaparecidos.

El director provincial de Salud Pública en Matanzas, Luis Wong Corrales, informó que de los 132 pacientes asistidos por el incendio: 23 se mantienen hospitalizados, 3 reportados graves, 4 críticos y 16 de cuidados.

El Grupo Temporal de Trabajo para el control del indencio en la Base de Supertanqueros de Matanzas indicó el jueves que el que el siniestro se mantiene en fase de liquidación.

Presa política del 11J fue hospitalizada por parálisis y ha sido devuelta a la cárcel

Angélica Garrido Rodríguez (Foto cortesía de María Cristina Garrido).

La presa política cubana Angélica Garrido Rodríguez, encarcelada en la Prisión del Guatao, en La Habana, por su participación en las manifestaciones antigubernamentales de julio de 2021, sufrió una parálisis que ha comprometido la mitad de su cuerpo, según denunció a Radio Martí su esposo, Luis González.

Garrido fue atendida en el Hospital Calixto García, pero ha sido conducida nuevamente a la llamada Prisión de Mujeres de Occidente, la mayor cárcel de mujeres de Cuba.

González dijo que habló brevemente con ella para conocer su situación y que Garrido le explicó que le habría afectado el estrés y la represión que está sufriendo en sus últimos días de encarcelamiento.

"No sé de magnitud, no sé la magnitud de la parálisis", afirmó su esposo, quien espera tener más información este viernes cuando asista a la visita familiar.

"La llevan a corte y se inventan todo tipo de jugarretas para mantenerla enjaulada, presa", condenó su esposo.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:35 0:00

La presa política fue condenada a tres años de cárcel por su participación en las protestas pacíficas del 11 de julio en Quivicán, Mayabeque.

Su hermana María Cristina también se encuentra presa por lo mismo y fue condenada a 7 años de cárcel. Sus familiares han denunciado en distintas oportunidades las pésimas condiciones en las que se encuentran ambas.

Durante su encarcelamiento, Angélica Garrido estuvo enferma con dengue, internada en el hospital del penal, sin medicamentos,denunció su esposo. Por otra parte, María Cristina estuvo encerrada en solitario en noviembre del 2021.

Numerosos grupos de derechos humanos y gobiernos como el de Estados Unidos han exigido al régimen castrista la libertad de ambas hermanas.

19 balseros cubanos detenidos por la Patrulla Fronteriza

Embarcación en la que migrantes cubanos llegaron a las costas de la Florida.

La Patrulla Fronteriza detuvo este jueves a 19 cubanos que llegaron a las costas de la Florida en una embarcación casera.

La información la dio a conocer el agente Walter Slosar, quien confirmó que entre los detenidos se encontraban 16 hombres y 3 mujeres, todos adultos. "Los migrantes serán procesados para procedimientos de remoción", dijo.


Este miércoles se conoció que agentes de la Patrulla Fronteriza respondieron a un evento de contrabando marítimo que tocó tierra cerca de Marathon, Florida, en el cual 16 migrantes cubanos junto con un presunto contrabandista fueron detenidos.


Por otra parte, la Guardia Costera repatrió a 43 balseros cubanos a la isla, que fueron capturados en varias operaciones cerca de los Cayos de la Florida. Las repatriaciones fueron llevadas a cabo por la tripulación del guardacostas Raymond Evans.

En reiteradas ocasiones, las autoridades estadounidenses han recordado los peligros de lanzarse al mar en balsas que pueden terminar en accidentes mortales.

En el mes de junio, las autoridades reportaron que en este año fiscal se habían registrado "39 muertes confirmadas de personas que migran ilegalmente en embarcaciones inseguras, sobrecargadas y precarias".

Desde el 1 de octubre de 2021, las tripulaciones de la Guardia Costera interceptaron a 3.912 cubanos, cifra alta en comparación con los 838 migrantes cubanos capturados en el año fiscal 2021.

Cargar más

XS
SM
MD
LG