Enlaces de accesibilidad

Cuba

"Me cansé de la esclavitud": galenos cubanos revelan oscuros detalles de las misiones médicas

La doctora cubana Tatiana Carballo ofrece su testimonio en conferencia de prensa en el Departamento de Estado de EEUU.

Médicos cubanos víctimas de trabajo esclavo en misiones en Venezuela, Brasil y Bolivia, denunciaron este jueves las condiciones de acoso, intimidación y prácticas laborales abusivas a las que fueron sometidos por el gobierno de La Habana durante años.

En una conferencia de prensa organizada por el Departamento de Estado de EEUU, y que fue seguida desde Cuba por la prensa independiente, los galenos ofrecieron sus testimonios sobre un sistema “manipulador y corrupto”, establecido por el régimen para ganar dinero, no para ayudar a personas necesitadas en otros países, según dijo la subsecretaria de Estado Adjunta del Hemisferio Occidental para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti.

Filipetti explicó que aunque no hay programas específicos para ayudar a que los galenos cubanos puedan ejercer como médicos en EEUU, “estamos tratando de llamar la atención" sobre esta situación.

"Me cansé de la esclavitud"

Tatiana Carballo trabajó en Venezuela por 7 años, y luego fue trasladada a Brasil, donde decidió abandonar la misión, poniendo a su familia en riesgo. “El gobierno cubano dice que la educación es gratuita, y por lo tanto somos su propiedad. Percibimos un salario muy bajo”, afirmó.

Un incentivo del régimen para evitar el abandono de las misiones es prohibir el regreso de Cuba por ocho años. O sea, un exilio obligatorio para los doctores que dejan de prestar sus servicios en el exterior.

Antes de Venezuela, Carballo había estado en Belice tras la firma “de un contrato que no fue contrato alguno”, en una supuesta misión “voluntaria y humanitaria”. Pero ninguna de las misiones en las que participó “fue voluntaria para nada, todo fue bajo un régimen militar” en el que les prohibían las salidas, las relaciones con los residentes locales, y a cambio de su labor les pagaban un salario mínimo que ni siquiera percibían de forma completa.

“Nos pagaban un 10, un 15% de los que le pagaba Venezuela a Cuba, y el resto se quedaba en una cuenta congelada en Cuba. Muchos de nosotros decidimos no volver y ese dinero fue confiscado por el gobierno, no se le dio a la familia”, explicó Carballo.

En Venezuela la misión era bajo circunstancias difíciles. Los coordinadores de la misión, que eran “agentes de la Seguridad del Estado”, los tenían bajo un asedio constante, y los presionaban para que falsearan las estadísticas e influyeran en la población para “que votaran por Maduro”, agregó.

Cuando terminó la misión en Venezuela, le ofrecieron la de Brasil.

En Venezuela supuestamente PDVSA pagaba la misión. En Brasil el contrato se hizo a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Cuba usó a la OPS como intermediaria. El 75% del salario iba para el gobierno cubano, y un 5% a la OPS, un ínfimo porciento iba a parar a manos de los médicos.

“Recibía 1,200 reales en dependencia del valor del dólar”, y los gastos por concepto de renta, comida e insumos los pagaba el gobierno local en Brasil, dijo Carballo, y añadió que la misión en Brasil tuvo características especiales, porque permitió la presencia de la familia inmediata, y facilitó las visas para que pudieran reunirse con los doctores.

Cuando Carballo regresó a Cuba de vacaciones, la obligaron a firmar un contrato en el que establecían que su hijo tenía que viajar a Cuba cada tres meses. “Decidí dejarlo en Brasil, escondido en casa, bajo el acoso de los coordinadores de misión”, dijo la doctora.

“Me cansé de la esclavitud, de que me asediaran y me quitaran el pasaporte. Me cansé de mentir y decidí acogerme al Cuban Medical Parole [Cuban Medical Professionals Parole (CMPP)], y es por eso que hoy estoy aquí contándoles mi historia”, concluyó.

Carballo forma parte de una demanda contra las autoridades cubanas por someter a los médicos en las misiones en el extranjero a condiciones de esclavitud, y traficar con sus servicios.

La historia de Ramona Matos

El caso de Ramona Matos no fue diferente. Enviada a Bolivia en el 2008, terminó laborando en un pueblo del Amazonas llamado San Agustín.

Aunque viajaron con un pasaporte oficial, cuando chequearon en Inmigración, en el aeropuerto, una agente de la Seguridad del Estado cubano les retiró el documento. "Trabajamos en Bolivia indocumentados”, sin pasaporte o identificación, por lo que nadie podría saber quiénes eran en caso de emergencia.

"Nunca nos explicaron las condiciones de Bolivia por ser un país del Altiplano; médicos que viajaron en la misión fallecieron por complicaciones cardíacas" debido a las condiciones atmosféricas, dijo Matos.

Los asesores de la misión, que no estaban físicamente en el pueblo, exigían un parte diario a las 6 pm, en el que debían aparecer como mínimo 30 pacientes vistos. "Pero nadie venía a la consulta. Le pregunté a la colega que estaba antes allí como hacía, y me dijo 'ya te vas a enterar´”.

Cuando Matos explicó a su jefe que no recibió pacientes, le dijo que tenía que inventar los nombres y el diagnóstico, porque si no lo hacía la retornarían a Cuba, sería castigada y no recibiría el dinero por su trabajo.

Así que diariamente tenía que escribir en una hoja nombres falsos, edades y direcciones de pacientes que no veía. "Los agentes que nos controlaban nos obligaban a falsear esas estadísticas", indicó.

En la farmacia los medicamentos fueron "destruidos, quemados, enterrados, desaparecidos", porque el gobierno cubano tenía que justificar la existencia de los pacientes con medicamentos que debían ser entregados de forma gratuita.

En el 2013 Matos fue a Brasil como parte del programa Más Médicos, donde les pagaban "$400 dólares y otros $600 eran congelados" en un banco en Cuba hasta que terminara su misión. Fue hasta el Congreso brasileño y denunció el "trabajo esclavo" al que eran sometidos los médicos cubanos. Pidió asilo político en Brasil, y luego se acogió al CMPP en EEUU.

Obligados a hacer campaña a favor de Maduro

Fidel Cruz, otro de los médicos cubanos que forma parte de la demanda, dijo que su labor en Venezuela, donde trabajó de 2011 a 2014, período en el que fue reelecto Hugo Chávez y electo Nicolás Maduro, incluyó hacer campaña política a favor del chavismo.

"Nos obligaban en cada consulta a hablarle a cada paciente para influir en la mentalidad del pueblo, para que votaran a favor de Maduro", señaló.

A Cruz le tocó, además, junto a los otros miembros de la misión, salir a las calles a tocarles las puertas a los electores para que fueran a los colegios a votar por Maduro. “Recuerda que estoy hoy aquí atendiéndote gracias al gobierno de Maduro”, debían decirles.

"Teníamos que dar una estadística a nuestros jefes de la Seguridad del Estado de cuántos pacientes llevamos a los colegios electorales y cuantos votaron por el oficialismo", explicó Cruz.

¿Qué ha pasado con los familiares en Cuba?

Rusela Rivero ofrece su testimonio.
Rusela Rivero ofrece su testimonio.

Rusela Rivero, otra de las doctoras que ofreció su testimonio, tiene dos hijos médicos en Cuba. Cuando Rivero decidió abandonar la misión las consecuencias para su familia no se hicieron esperar.

Las autoridades impiden a su hijo mayor ejercer como galeno. "Ahora fumiga las casas acompañando a un grupo de técnicos. No ha podido ejercer como médico a partir de entonces. Le dijeron 'tú sabes de lo que se trata'".

El hijo menor de Rivero se graduó en agosto pasado y fue enviado a un poblado rural, en medio de la Sierra Maestra. Los colegas del mismo curso fueron ubicados en la ciudad. "No hay explicación, simplemente tienes que hacerlo", sentenció Rivero.

Con lágrimas en el rostro, la mujer afirmó: "Están usando a mis hijos para silenciarme, pero no hay manera de que puedan silenciarme".

"Dejemos que el mundo sepa"

John Barsa, administrador adjunto de USAID, presente en la conferencia, agradeció la valentía de los médicos cubanos para ofrecer sus testimonios e hizo un llamado a divulgarlos.

"Hacemos un llamado a los periodistas independientes cubanos, a la prensa en general, a activistas de la sociedad civil, a traer a la luz estos testimonios sobre la explotación de los médicos cubanos, una práctica de tráfico humano", dijo Barsa, de origen cubanoamericano.

“Dejemos que el mundo sepa acerca de estos crímenes”, recalcó.

El funcionario lamentó que mientras estos doctores calificados son enviados al extranjero en condiciones de esclavitud, muchos cubanos en la isla no tienen acceso a una atención médica primaria.

Tráfico humano

“Otros países continúan con estas misiones, y las historias que escuchamos aquí hoy no deberían continuar”, dijo Carlos Trujillo, embajador de EEUU ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.
Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.

Estados Unidos tiene "el deber de detener" esta situación, afirmó.

Unos 66 países albergan estas misiones médicas. Estados Unidos busca identificar las misiones, el tipo de contrato que tienen y alertar a las autoridades de esos países de que pueden estar en medio de un caso de tráfico humano, señaló Filipetti.

En junio de este año, el Departamento de Estado rebajó a 3 la categoría del gobierno cubano en la lucha contra el tráfico humano por no hacer esfuerzos significativos para frenar esta situación.

Un mes más tarde, el Departamento de Estado impuso restricciones de visas a funcionarios cubanos “responsables de prácticas coercitivas” en el envío de misiones médicas a otros países.

“El gobierno cubano recurre a prácticas laborales de explotación y coerción mientras gana dinero a costa de sus ciudadanos, por medio de su programa de misiones médicas al extranjero”, dijo en ese entonces el secretario de Estado Mike Pompeo.

Según el informe, el régimen de La Habana no hizo nada frente a las denuncias de trabajos forzados en las misiones médicas, pese a denuncias de que autoridades de la isla amenazaron y dictaron medidas coercitivas para que algunos participantes se mantuvieran en el programa.

Entrevistas a médicos cubanos que abandonaron misiones médicas
please wait

No media source currently available

0:00 0:15:56 0:00

Vea todas las noticias de hoy

Otra vez la Seguridad del Estado impide a la periodista Luz Escobar salir de su vivienda (VIDEO)

Luz Escobar, en una foto de archivo.

La periodista independiente Luz Escobar informó este miércoles que sigue bajo un sitio permanente de la Seguridad del Estado, impedida de salir de su vivienda.

En un video publicado en su cuenta de Twitter, la periodista muestra el encuentro, en la planta baja de su edificio, con el agente de la policía política de turno. "Puede subir", le dijo el joven oficial, "hay mucho Covid allá afuera", alegó.

Escobar pidió al agente que se identificara, pero este no respondió a su exigencia, y siguió diciéndole: "¿Puede subir?".

"Yo nunca he visto un papel que diga que yo no puedo salir, ustedes no traen nada nunca”, le dijo la periodista al presunto oficial, que se negó a identificarse.

“De nuevo todo ilegal y arbitrario”, escribió Escobar en Twitter.

En intento de dar otra excusa, el agente le dijo a la reportera del medio digital 14ymedio que subiera a su vivienda “para después conversar”.

“Yo no puedo hacerle caso a cualquier persona que salga aquí”, respondió Escobar, pidiendo una vez más la identificación oficial del agente.

Además de violar los derechos al libre movimiento de la periodista, en medio de la discusión, el agente le pidió que dejara de "grabar con el télefono".

"¿Te molesta que grabe? Estás haciendo algo indebido? Le cuestionó Escobar al agente, sin recibir respuesta.

El periodista José Raúl Gallego, que retuiteó el video publicado por Escobar, comentó: "¿De dónde la Seguridad del Estado está sacando a los muchachitos estos? Cobardes que no pueden ni hablar sin tartamudear porque saben lo repulsivo de lo que están haciendo. ¿Ellos sabrán que están marcando su futuro inevitablemente? Si alguien lo conoce, que se lo recuerde".

En Cuba solo hay medicamentos en "bolsa negra" y una cama en un hospital cuesta 1,000 pesos, denuncian desde la isla

Enfermos en los pasillos del hospital de Cárdenas. (Captura de video/Reuters)

Cubanos desde la isla expresaron su preocupación este miércoles por el alza en el número de fallecidos por COVID-19 y la persistente falta de transparencia informativa de las autoridades sobre la crisis sanitaria que enfrenta el país.

Entrevistados dijeron a Radio Televisión Martí que, en medio de esa crisis, se ha incrementado el mercado negro de medicamentos, y hasta de camas para el ingreso en hospitales de pacientes con coronavirus, mientras las instituciones del Estado guardan silencio.

Henry Couto Guzmán, activista de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) en la ciudad de Guantánamo, estuvo ingresado desde el 30 de julio con COVID-19 en el hospital provincial Dr. Agostinho Neto.

“No había cama y estuve dos días en los pasillos del hospital. Se están muriendo personas por falta de oxígeno y falta de medicamentos, yo soy testigo de esto. Y el gobierno no dice que mueren por COVID-19, le ponen en los papeles que murió de un paro respiratorio”, aseguró el activista.

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:18 0:00

Según Couto Guzmán, “un paquete de azitromicina cuesta más de 3 pesos en la bolsa negra”, explicó Henry.

En la ciudad de Ciego de Ávila, el martes, el cuentapropista José Carlos Fernández visitó el hospital general Antonio Luaces Iraola.

“Allí hay personas que están muriendo en las camillas, tirados en los pasillos; los fallecidos llegan a ponerse rígidos porque pasan horas y no vienen a recogerlo de la funeraria”, dijo.

También en el territorio avileño, la periodista Dairis González Ravelo subraya el colapso de las instituciones sanitarias, en especial, el hospital Roberto Rodríguez, en Morón.

“Se están muriendo diariamente hasta 14 personas en el municipio de Morón, y en el hospital comparten un balón de oxígeno hasta cuatro personas. Imagínense que hasta resolver una cama para un ingreso cuesta 1,000 pesos aquí”, señaló la comunicadora.

En Matanzas, en el municipio de Jagüey Grande, colapsó el hospital Iluminado Rodríguez, reportó la directora del diario independiente El Cocodrilo Callejero, Martha Lisset Sánchez Solís.

“Ya la institución médica no cuenta con disponibilidad de camas, y el crematorio provincial está saturado”, afirmó.

El periodista independiente Alejandro Tur Valladares y su familia están aislados con COVID-19 en su vivienda, en Cienfuegos. Desde allí, el comunicador dijo que el programa de trabajadores sociales del gobierno para atender a las personas que están aisladas es un desastre.

“Los medicamentos están en falta y los hemos conseguido por fuera y pagando, porque a nivel institucional es muy difícil encontrarlos”, aseguró.

La activista Diazniurka Salcedo en el municipio de Alquízar, en la provincia de Artemisa, advierte que la crisis sanitaria ya tocó fondo.

“Ya esto rebasó todos los límites, las personas están falleciendo por falta de medicamentos y las madres desesperadas por falta de una duralgina para bajarle la fiebre a los niños”, destacó la activista.

Y desde Holguín, el activista Ramón Zamora y su familia están contagiados con COVID-19 en su vivienda, luego de una detención de 72 horas la pasada semana, en la unidad de la policía de Pedernales. Al poco tiempo de llegar a casa ya se le presentaron los síntomas, por lo que responsabiliza al gobierno por las consecuencias de padecer la enfermedad.

“Nosotros estamos con fiebre muy alta y otros síntomas, y el desabastecimiento es tan grande que no tenemos medicamentos, ni alimentos; absolutamente nada”, dijo Zamora.

El Ministerio de Salud Pública de Cuba reportó el miércoles 9,363 nuevos casos de COVID-19 y la cifra récord de 98 fallecimientos a causa de la enfermedad, elevando a 422,614 el total de contagios y a 3,091 la cifra de muertes desde que comenzó la pandemia el año pasado.

Según el reporte de las autoridades sanitarias, permanecen ingresados 97 mil 799 pacientes, de los cuales 46 mil 113 confirmados positivos, de ellos 368 son atendidos en terapia intensiva, 140 de ellos en estado crítico y 228 graves.

La tasa de incidencia de Cuba, con una población de 11,2 millones de habitantes, es de mil 141 por cada 100 mil habitantes.

La Habana volvió a ser la provincia con más casos nuevos, al reportar 1, 445 casos, seguida por Ciego de Ávila, con 1,192 y Cienfuegos, con 1,032 entre los territorios más afectados.

Récord de muertes en un solo día por la pandemia en Cuba

Una enfermera prepara una dosis de la vacuna cubana Abdala contra el COVID-19, en La Habana, el 23 de junio de 2021. (AP/Ramon Espinosa).

Cuba registró al cierre del martes un récord de fallecimientos por Covid-19 en un día con 98, incluida una niña de 3 años.

También se rompió el récord de casos activos: 46.113.

El país acumula 3.091 decesos desde el comienzo de la pandemia, según las autoridades sanitarias.

El Ministerio de Salud Pública (Minsap) confirmó 9.363 nuevos positivos al SARS-Cov-2 para un total de 422.614 hasta la fecha.

En los laboratorios se analizaron 39.671 muestras para detectar los contagios de la jornada, de los cuales 12 fueron importados.

En los hospitales y centros de aislamiento están ingresadas 97.799 personas: 46.113 casos activos -140 críticos y 228 graves-, 47.709 con síntomas sospechosos y el resto en vigilancia epidemiológica.

La tasa de incidencia de Cuba es de 1.141 por cada 100.000 habitantes.

La situación más compleja en la jornada la presentaron La Habana (1.445) y las provincias de Ciego de Ávila y Cienfuegos, que también superaron el millar de enfermos con 1.192 y 1.032, respectivamente.

En las zonas de riesgo está en marcha un estudio de intervención sanitaria con Abdala y Soberana 02, las dos fórmulas más avanzadas de las cinco desarrolladas por Cuba contra el coronavirus.

Cuba no ha comprado vacunas en el mercado internacional, ni integra el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) creado para que los países de ingresos medios y bajos accedan a las mismas.

En la Calle Ocho, congresistas de EEUU se reúnen hoy con la comunidad cubanoamericana

Una manifestación en la Calle Ocho en apoyo al Movimiento San Isidro. (Imagen de Roberto Koltún/OCB).

Este miércoles en la noche legisladores de Estados Unidos se reunirán con la comunidad cubanoamericana en el emblemático restaurante de Versailles, en la Calle Ocho de la Pequeña Habana.

Un comunicado de prensa del congresista republicano por la Florida, Mario Díaz-Balart, describe el evento como una Manifestación por la Libertad de Cuba.

El texto destaca que Díaz-Balart, el líder del Partido Republicano en la Cámara de Representantes Kevin McCarthy y miembros del Consejo de Asesores sobre Cuba sostendrán un encuentro con disidentes y dirigentes de la comunidad cubanoamericana, y también con “influencers”.

McCarthy, representante de un distrito en California, estuvo presente en la protesta que se realizó en Washington, DC, en apoyo a los manifestantes del 11J. Dijo en ese momento que los problemas en Cuba son causados por el comunismo y no por Estados Unidos.

Kevin McCarthy pide a administración Biden firme apoyo a los cubanos
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:57 0:00

Otros legisladores que participarán de la reunión en Versailles esta noche son Mike McCaul, Carlos Giménez, María Elvira Salazar, Mark Green y Victoria Spartz.

Multan a cuatro miembros del Movimiento Reflexión por participar en las protestas que sacudieron Cuba

Protestas del 11 de julio en Cienfuegos. (Captura de video/La Cola de la Libertad)

Dos miembros del Movimiento Cubano Reflexión en Cienfuegos fueron liberados el domingo con una multa de 3,000 pesos tras pasar 21 días encarcelados.

Se trata de Taili Fortuna Curbelo y Francisco Heriberto Rodríguez Juanes, capturados en las manifestaciones del 11 de julio en la capital cienfueguera.

“Las personas que estábamos en la manifestación nos dividimos en dos partes, unos cogieron para la calle Reina y otros, en vuelta del Prado. En Prado y San Fernando, entre 37 y 39, nos detuvieron a mi esposa Taili y a mí, a las 5 de la tarde”, explicó Rodríguez Juanes a Radio Televisión Martí.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:49 0:00

“Durante la detención, un oficial del G2, estuvo preguntándome quien me había pagado. Yo le contesté que a mí nadie me pagaba, que soy activista desde hace muchos años. Estuve detenido desde el día 11 hasta el 1º. de agosto que me soltaron con una multa de 3, 000 pesos”.

También fue multado este martes el activista del mismo grupo Jaime Castillo Jova, quien, junto a su esposa Diana Alonso Martí, permaneció arrestado por tres días, desde el 11 de julio, en la estación policial de Sagua la Grande, Villa Clara.

“Tres días detenidos, mi esposa y yo, dijeron que era por prevención”, relató Castillo.

“Y ahora, después de tantos días, me citaron a la unidad de la policía, me levantaron un acta de advertencia y me pusieron una multa de 2,000 pesos, que voy a reclamar”, añadió.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, dijo la semana pasada que la mayoría de los arrestados durante las protestas multitudinarias del 11 y 12 de julio en la isla fueron liberados, con multas o bajo medidas cautelares domiciliarias, pero agrupaciones independientes cubanas contradicen esas afirmaciones del canciller.

Aún quedan en prisión los líderes más visibles de la oposición, como José Daniel Ferrer y Félix Navarro, y otros como Ariadna López, su esposo Misael Díaz Paseiro y Virgilio Mantilla.

Las autoridades judiciales han confirmado 59 procesados tras las protestas anticomunistas, pero señalan que la cifra de detenidos “no está disponible”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG