Enlaces de accesibilidad

Cuba

"Me cansé de la esclavitud": galenos cubanos revelan oscuros detalles de las misiones médicas

La doctora cubana Tatiana Carballo ofrece su testimonio en conferencia de prensa en el Departamento de Estado de EEUU.

Médicos cubanos víctimas de trabajo esclavo en misiones en Venezuela, Brasil y Bolivia, denunciaron este jueves las condiciones de acoso, intimidación y prácticas laborales abusivas a las que fueron sometidos por el gobierno de La Habana durante años.

En una conferencia de prensa organizada por el Departamento de Estado de EEUU, y que fue seguida desde Cuba por la prensa independiente, los galenos ofrecieron sus testimonios sobre un sistema “manipulador y corrupto”, establecido por el régimen para ganar dinero, no para ayudar a personas necesitadas en otros países, según dijo la subsecretaria de Estado Adjunta del Hemisferio Occidental para Cuba y Venezuela, Carrie Filipetti.

Filipetti explicó que aunque no hay programas específicos para ayudar a que los galenos cubanos puedan ejercer como médicos en EEUU, “estamos tratando de llamar la atención" sobre esta situación.

"Me cansé de la esclavitud"

Tatiana Carballo trabajó en Venezuela por 7 años, y luego fue trasladada a Brasil, donde decidió abandonar la misión, poniendo a su familia en riesgo. “El gobierno cubano dice que la educación es gratuita, y por lo tanto somos su propiedad. Percibimos un salario muy bajo”, afirmó.

Un incentivo del régimen para evitar el abandono de las misiones es prohibir el regreso de Cuba por ocho años. O sea, un exilio obligatorio para los doctores que dejan de prestar sus servicios en el exterior.

Antes de Venezuela, Carballo había estado en Belice tras la firma “de un contrato que no fue contrato alguno”, en una supuesta misión “voluntaria y humanitaria”. Pero ninguna de las misiones en las que participó “fue voluntaria para nada, todo fue bajo un régimen militar” en el que les prohibían las salidas, las relaciones con los residentes locales, y a cambio de su labor les pagaban un salario mínimo que ni siquiera percibían de forma completa.

“Nos pagaban un 10, un 15% de los que le pagaba Venezuela a Cuba, y el resto se quedaba en una cuenta congelada en Cuba. Muchos de nosotros decidimos no volver y ese dinero fue confiscado por el gobierno, no se le dio a la familia”, explicó Carballo.

En Venezuela la misión era bajo circunstancias difíciles. Los coordinadores de la misión, que eran “agentes de la Seguridad del Estado”, los tenían bajo un asedio constante, y los presionaban para que falsearan las estadísticas e influyeran en la población para “que votaran por Maduro”, agregó.

Cuando terminó la misión en Venezuela, le ofrecieron la de Brasil.

En Venezuela supuestamente PDVSA pagaba la misión. En Brasil el contrato se hizo a través de la Organización Panamericana de la Salud (OPS). Cuba usó a la OPS como intermediaria. El 75% del salario iba para el gobierno cubano, y un 5% a la OPS, un ínfimo porciento iba a parar a manos de los médicos.

“Recibía 1,200 reales en dependencia del valor del dólar”, y los gastos por concepto de renta, comida e insumos los pagaba el gobierno local en Brasil, dijo Carballo, y añadió que la misión en Brasil tuvo características especiales, porque permitió la presencia de la familia inmediata, y facilitó las visas para que pudieran reunirse con los doctores.

Cuando Carballo regresó a Cuba de vacaciones, la obligaron a firmar un contrato en el que establecían que su hijo tenía que viajar a Cuba cada tres meses. “Decidí dejarlo en Brasil, escondido en casa, bajo el acoso de los coordinadores de misión”, dijo la doctora.

“Me cansé de la esclavitud, de que me asediaran y me quitaran el pasaporte. Me cansé de mentir y decidí acogerme al Cuban Medical Parole [Cuban Medical Professionals Parole (CMPP)], y es por eso que hoy estoy aquí contándoles mi historia”, concluyó.

Carballo forma parte de una demanda contra las autoridades cubanas por someter a los médicos en las misiones en el extranjero a condiciones de esclavitud, y traficar con sus servicios.

La historia de Ramona Matos

El caso de Ramona Matos no fue diferente. Enviada a Bolivia en el 2008, terminó laborando en un pueblo del Amazonas llamado San Agustín.

Aunque viajaron con un pasaporte oficial, cuando chequearon en Inmigración, en el aeropuerto, una agente de la Seguridad del Estado cubano les retiró el documento. "Trabajamos en Bolivia indocumentados”, sin pasaporte o identificación, por lo que nadie podría saber quiénes eran en caso de emergencia.

"Nunca nos explicaron las condiciones de Bolivia por ser un país del Altiplano; médicos que viajaron en la misión fallecieron por complicaciones cardíacas" debido a las condiciones atmosféricas, dijo Matos.

Los asesores de la misión, que no estaban físicamente en el pueblo, exigían un parte diario a las 6 pm, en el que debían aparecer como mínimo 30 pacientes vistos. "Pero nadie venía a la consulta. Le pregunté a la colega que estaba antes allí como hacía, y me dijo 'ya te vas a enterar´”.

Cuando Matos explicó a su jefe que no recibió pacientes, le dijo que tenía que inventar los nombres y el diagnóstico, porque si no lo hacía la retornarían a Cuba, sería castigada y no recibiría el dinero por su trabajo.

Así que diariamente tenía que escribir en una hoja nombres falsos, edades y direcciones de pacientes que no veía. "Los agentes que nos controlaban nos obligaban a falsear esas estadísticas", indicó.

En la farmacia los medicamentos fueron "destruidos, quemados, enterrados, desaparecidos", porque el gobierno cubano tenía que justificar la existencia de los pacientes con medicamentos que debían ser entregados de forma gratuita.

En el 2013 Matos fue a Brasil como parte del programa Más Médicos, donde les pagaban "$400 dólares y otros $600 eran congelados" en un banco en Cuba hasta que terminara su misión. Fue hasta el Congreso brasileño y denunció el "trabajo esclavo" al que eran sometidos los médicos cubanos. Pidió asilo político en Brasil, y luego se acogió al CMPP en EEUU.

Obligados a hacer campaña a favor de Maduro

Fidel Cruz, otro de los médicos cubanos que forma parte de la demanda, dijo que su labor en Venezuela, donde trabajó de 2011 a 2014, período en el que fue reelecto Hugo Chávez y electo Nicolás Maduro, incluyó hacer campaña política a favor del chavismo.

"Nos obligaban en cada consulta a hablarle a cada paciente para influir en la mentalidad del pueblo, para que votaran a favor de Maduro", señaló.

A Cruz le tocó, además, junto a los otros miembros de la misión, salir a las calles a tocarles las puertas a los electores para que fueran a los colegios a votar por Maduro. “Recuerda que estoy hoy aquí atendiéndote gracias al gobierno de Maduro”, debían decirles.

"Teníamos que dar una estadística a nuestros jefes de la Seguridad del Estado de cuántos pacientes llevamos a los colegios electorales y cuantos votaron por el oficialismo", explicó Cruz.

¿Qué ha pasado con los familiares en Cuba?

Rusela Rivero ofrece su testimonio.
Rusela Rivero ofrece su testimonio.

Rusela Rivero, otra de las doctoras que ofreció su testimonio, tiene dos hijos médicos en Cuba. Cuando Rivero decidió abandonar la misión las consecuencias para su familia no se hicieron esperar.

Las autoridades impiden a su hijo mayor ejercer como galeno. "Ahora fumiga las casas acompañando a un grupo de técnicos. No ha podido ejercer como médico a partir de entonces. Le dijeron 'tú sabes de lo que se trata'".

El hijo menor de Rivero se graduó en agosto pasado y fue enviado a un poblado rural, en medio de la Sierra Maestra. Los colegas del mismo curso fueron ubicados en la ciudad. "No hay explicación, simplemente tienes que hacerlo", sentenció Rivero.

Con lágrimas en el rostro, la mujer afirmó: "Están usando a mis hijos para silenciarme, pero no hay manera de que puedan silenciarme".

"Dejemos que el mundo sepa"

John Barsa, administrador adjunto de USAID, presente en la conferencia, agradeció la valentía de los médicos cubanos para ofrecer sus testimonios e hizo un llamado a divulgarlos.

"Hacemos un llamado a los periodistas independientes cubanos, a la prensa en general, a activistas de la sociedad civil, a traer a la luz estos testimonios sobre la explotación de los médicos cubanos, una práctica de tráfico humano", dijo Barsa, de origen cubanoamericano.

“Dejemos que el mundo sepa acerca de estos crímenes”, recalcó.

El funcionario lamentó que mientras estos doctores calificados son enviados al extranjero en condiciones de esclavitud, muchos cubanos en la isla no tienen acceso a una atención médica primaria.

Tráfico humano

“Otros países continúan con estas misiones, y las historias que escuchamos aquí hoy no deberían continuar”, dijo Carlos Trujillo, embajador de EEUU ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.
Carballo, el embajador Carlos Trujillo y la Subsecretaria Adjunta Carrie Filipetti.

Estados Unidos tiene "el deber de detener" esta situación, afirmó.

Unos 66 países albergan estas misiones médicas. Estados Unidos busca identificar las misiones, el tipo de contrato que tienen y alertar a las autoridades de esos países de que pueden estar en medio de un caso de tráfico humano, señaló Filipetti.

En junio de este año, el Departamento de Estado rebajó a 3 la categoría del gobierno cubano en la lucha contra el tráfico humano por no hacer esfuerzos significativos para frenar esta situación.

Un mes más tarde, el Departamento de Estado impuso restricciones de visas a funcionarios cubanos “responsables de prácticas coercitivas” en el envío de misiones médicas a otros países.

“El gobierno cubano recurre a prácticas laborales de explotación y coerción mientras gana dinero a costa de sus ciudadanos, por medio de su programa de misiones médicas al extranjero”, dijo en ese entonces el secretario de Estado Mike Pompeo.

Según el informe, el régimen de La Habana no hizo nada frente a las denuncias de trabajos forzados en las misiones médicas, pese a denuncias de que autoridades de la isla amenazaron y dictaron medidas coercitivas para que algunos participantes se mantuvieran en el programa.

Entrevistas a médicos cubanos que abandonaron misiones médicas
please wait

No media source currently available

0:00 0:15:56 0:00

Vea todas las noticias de hoy

Publicación independiente cubana "El Toque" gana importante patrocinio

Redacción de El Toque

El Toque, una publicación independiente digital cubana fue uno de los 10 ganadores del proyecto Fondo Velocidad, que ayuda a promover el desarrollo de medios emergentes en América Latina.

El galardón consiste en una inversión durante el venidero 2020, además de una consultoría para hacer que la publicación sea sustentable y acceso a métricas exhaustivas de audiencia. ​

Con el patrocinio del Centro Internacional de Periodistas (ICFJ) y SembraMedia, y el apoyo financiero de Luminate y Velocidad se está invirtiendo más de 1.5 millones de dólares entre 2019 y 2021 para activar al periodismo independiente en el hemisferio.

"La iniciativa busca impulsar las oportunidades financieras de los medios digitales que producen información de interés público y cuentan con altos estándares periodísticos e independencia editorial. Los medios ganadores fueron elegidos por su capacidad para convertirse en organizaciones sostenibles, además de su habilidad de producir periodismo de calidad y de tener un impacto en la sociedad", apunta un comunicado del Centro Internacional para Periodistas.

Los galardonados, además de El Toque, son RedAcción y Posta, de Argentina; Lado B, de México; Cerosetenta, de Colombia; Ponte Jornalismo, de Brasil; El Surtidor, de Paraguay; Ciper, de Chile, El Pitazo, de Venezuela y Convoca, de Perú.

Los organizadores consideran que estas publicaciones han arrojado luz sobre los abusos de poder y corrupción en toda América Latina durante años, algunos desde el 2007 y reflejan la diversidad de sus lectores y proporcionan reportajes especializados sobre temas de importancia para su audiencia.

Unos 350 medios pidieron participar en la competencia. En una primera fase se escogieron 75, luego 26 finalistas, entre los que estuvo el diario digital 14ymedio, fundado por Yoani Sánchez.

Proyecto Los Plantados: rescate de la historia cubana

Participantes en el Proyecto Los Plantados

El “Proyecto Los Plantados” que tiene como objetivo primordial rescatar la historia de los presos políticos plantados, invita a participar en él a periodistas, blogueros y a todos los que constantemente enarbolan en Internet la causa de la libertad.

Miguel Sanchez fundador del Proyecto y director de la página digital www.losplantados.com, precisó a Radio y Televisión Martí que es necesario llevar la historia delos presos políticos plantados a las nuevas generaciones que desconocen la lucha del pueblo cubano por alcanzar su libertad desde el principio de la dictadura en Cuba.

En el sitio digital se ha estado compartiendo los capítulos más dignos de la historia de Cuba y las acciones de entrega y sacrificio a la patria de sus mejores hijos.

De igual manera han recogido en orden cronológico, cifras y detalles de la lucha contra el régimen de Fidel Castro, las acciones de las diferentes guerrillas en la isla, los fusilados durante el conflicto, las bajas en combate, así como detalles relacionados con el plan de trabajo forzado y el presidio político de las mujeres, entre otros informes.

Participantes en el Proyecto Los Plantados
Participantes en el Proyecto Los Plantados

Entre los planes futuros, el proyecto tienen como misión primordial levantar un monumento en Miami, y otras ciudades de Estados Unidos y finalmente en una Cuba libre y democrática, precisó Sánchez.

Según relatan los participantes de este proyecto, los tres primeros prisioneros políticos Plantados que se negaron a trabajar en el Plan de Trabajo Forzado “Camilo Cienfuegos” en Isla de Pinos fueron Alfredo Izaguirre Riva, el primero, seguido por Emilio Adolfo Rivero Caro y Onirio Nerín Sánchez Infante.

Unos meses después, el grupo inicial de tres, fue apoyado y seguido por otro grupo de prisioneros que se unieron por el mismo propósito y declararon su posición de “plante” al trabajo forzado.

Afredo Izaguirre y Miguel Sánchez, ambos hijos de dos de los tres presos plantados.
Afredo Izaguirre y Miguel Sánchez, ambos hijos de dos de los tres presos plantados.

Fueron ellos Odilo Alonso Fernández, José Varona Primelles, Eriberto Bacallao Espinosa, Gregorio Ariosa Rubio, Ernesto Toledo López, Carlos Moreno Pacheco, Ricardo Vázquez Pérez, Israel Abreu Villareal, Pedro Luis Boitel Abraham (muerto en huelga de hambre), Servando Infante Jiménez, Enrique García Cueva (muerto en huelga de hambre), Ramón Lezcano, José Piloto Mora, Orlando Almanza, Antonio Vigo Cancío, Roberto López Chávez (muerto en huelga de hambre), Ricardo Rangel Mendoza, Julio Reyes Suárez (se volvió loco en el pabellón de castigo), Antonio Rodríguez Galano, Juan Pérez Báez, y Roberto Pavón Pena.

La iniciativa consta con un grupo de asesores del genuino glorioso presidio político plantado: Ángel De Fana Serrano, (Plantados), Luis G. Infante, (Presidio Político Histórico Cubano), José Oscar Rodríguez Terrero, (Napoleón), Kemel Jamis (Unión de Ex Presos Políticos Cubanos Zona Puerto Rico).

También participan nueve de los protagonistas de aquellos 24 presos políticos que plantaron al trabajo forzado: (Servando Infante, Gregorio Ariosa, José Primelles “Pepín”, Eriberto Bacallao, Ricardo Vázquez, Ramón Lezcano, Antonio Vigo Cancio, Juan Pérez, y Roberto Pavón), José Manuel del Pino, Francisco Talavera, y otros más que serán invitados.

Migrante cubano detenido en EEUU tiene pedido especial para Santa

Yariel Valdés González, en una foto tomada de su cuenta de Twitter.

Un joven cubano recluido desde hace 8 meses en un centro de detención de migrantes en Estados Unidos hizo publica una carta a Santa Claus en la que pide su libertad como un milagro en esta Navidad.

El reportero Yariel Valdés González obtuvo asilo político en los Estados Unidos el pasado 18 de septiembre pero permanece en custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los EEUU en el Centro Bossier Parish de Luisiana, porque ICE apeló la decisión del juez Timothy Cole a su favor, explica una nota del editor de Washington Blade, la prestigiosa publicación de la comunidad LGBTI que divulga su misiva.

El joven de Santa Clara era reportero de varios medios independientes cubanos como Tremenda Nota, YucaByte, On Cuba y también colaboraba con Washington Blade.

"Llegué a este país a fines de marzo para pedir asilo político debido a la persecución que sufrí en Cuba como periodista independiente. Enfrenté sanciones laborales y ideológicas en la prensa oficial de la isla, expulsión del sistema de medios administrado por el estado, interrogatorios y detenciones arbitrarias, prohibiciones de viajar que no me permitieron salir del país para eventos periodísticos. Los funcionarios de seguridad del estado también llevaron a cabo interrogatorios voraces y excesivos contra mi familia y amigos en mi vecindario", relata en su carta.

El reportero, que asegura que la Navidad "provocó y hasta el día de hoy provoca terror entre los directores de cualquier medio de comunicación oficial" y que "Santa nunca apareció en la televisión cubana ni en los periódicos", hace un pedido muy especial:

"Cada noche, antes de irme a dormir, rezo para que se haga justicia una vez más, porque estos jueces están considerando si merezco la oportunidad de vivir sin miedo en esta gran nación. Solo espero que confirmen la decisión del juez Cole que emitió hace más de dos meses. Sería, sin duda, el mejor regalo que podría recibir esta Navidad. Como un niño emocionado, espero que Papá Noel traiga su trineo a Louisiana y me dé el único regalo que pido fervientemente cada minuto: Libertad".

Convocatoria al "Parón de Enero" propuesto por Otaola gana adeptos

Cubanos en el aeropuerto José Martí.

La mayoría de las personas que habían respondido hasta las primeras horas del miércoles una encuesta informal del programa de Radio Martí El Revoltillo sobre el llamado “Parón de Enero”, que convoca Alexander Otaola en su espacio de internet Hola, Ota-Ola!, respaldan la idea de suspender el envío de remesas a Cuba el primer mes de 2020.

Algunos proponen extender la suspensión más allá de enero, varios hablan incluso de un bloqueo total a la isla –la política de Estados Unidos hacia el gobierno cubano establece un embargo comercial con excepciones humanitarias, no un bloqueo--, y otros recuerdan que, mientras Cuba recibía la subvención soviética, Fidel Castro mantuvo cerradas las puertas del país a los exiliados.

“Ojalá la dignidad superara al oportunismo y al falso amor filial”, escribió el martes Noemí Torres. “Claro que sí, por seis meses”, dice Pepe Portales, y añade: “Sé que muchos no quieren ser libres, pero es la única forma”.

Entre quienes se oponen, la respuesta suele limitarse a la palabra “No” o a la frase “No estoy de acuerdo”, pero hay también comentarios como el de David Monroy Sarabia: “Libertad para Cuba y todas las naciones del mundo; Estados Unidos, deje de invadir e interferir los países”.

El gobierno de Estados Unidos no tiene nada que ver con la convocatoria del programa Hola, Ota-Ola!

Para Roberto Dueñas Esquirol, el enfoque de la pregunta del sondeo pasa por alto la realidad de personas como él.

“Es increíble que no se vea que sólo cuestionar el tema es un problema de emigrante económico”, dice Dueñas Esquirol. “Recuerdo que de la prisión política me llevaron al avión, y volví a ver a mis hijos nueve años después y terminé de verlos a los 15 años”. Es que acaso, se pregunta, “¿Yo no quería a mis hijos?”

Hugo Sánchez recuerda que, durante casi dos décadas, el statu quo era algo como lo que ahora propone Otaola.

“Los cubanos olvidan que casi 20 años Fidel Castro prohibió vuelos, remesas, viajes, correo y otra comunicación”, hace notar Sanchez. ¿Quién se murió por eso? Hoy la entrada principal de la dictadura es la nuestra. Podríamos exigir, ya que el dinero lo ponemos los de fuera. Empezando por el pasaporte y terminando por liberar a todos los presos políticos”.

Los que vinieron en los 60 no podían ni enviar una carta, apunta Ricardo Damas, “así que no veo por qué no parar todo por un mes”. También Yolanda Orta pide tenerlo en cuenta.

“Muchos cubanos al principio de llegar aquí estuvieron años sin comunicación. Cuba no lo permitía. NO había viajes ni llamadas”, subraya. “Y muchos de los que ahora piden recarga tenían teléfono y no lo prestaban para llamar al Norte, como decían, porque los perjudicaba”.

Y en mayúsculas: “Muchos en la propia familia. Refresquen la mente”.

De acuerdo con Leonel Fernández Castro, no es el mejor momento para un boicot como el que propone Hola, Ota-Ola!

“En enero generalmente nadie manda dinero porque ya lo mandó en diciembre, y nadie va de visita porque ya esperaron el nuevo año allá”, escribe Fernández Castro.

Alguien que parece haber escrito desde Cuba manifiesta estar de acuerdo y explica por qué: “Es el dinero de ustedes los exiliados lo que mantiene esta dictadura”, dice Antonio Victorero.

Para Frank Fernández, merece todo respeto quien se acoja al Paro de Enero, así como el que no se quiera acoger.

“Cada uno es libre de asumir su propia responsabilidad y hacer valer su opinión”, dice. “El sacrificio que se va a hacer es en pos de la libertad de Cuba, pero me da coraje que la mayor parte de la población cubana no hace nada por esa libertad; viven entre en su zona de miedo y su zona de WiFi”.

Un cubano entre los 250 periodistas encarcelados en el mundo (VIDEO)

Roberto Jesús Quiñones Haces en su vivienda de Guantánamo antes de ser detenido. (Cubanet)

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) registró el caso del periodista cubano Roberto Jesús Quiñones Haces entre los 250 casos de periodistas encarcelados en el mundo por el ejercicio de su profesión.

Por cuarto año consecutivo, como mínimo 250 periodistas permanecen encarcelados en todo el mundo, la mayoría en China y Turquía, asegura el reporte del CPJ publicado este miércoles.

"El periodista cubano Roberto Quiñones cumple una condena de un año en una prisión cubana bajo trabajo correccional por cargos de desobediencia y resistencia. La policía cubana golpeó y detuvo a Quiñones mientras cubría un juicio como colaborador de CubaNet. Tras su liberación cinco días después, las autoridades cubanas alegaron que su conducta durante la detención equivalía a los delitos mencionados, por los cuales impusieron una multa. Quiñones fue sentenciado a prisión luego de negarse a pagar la multa", destaca esta institución que documenta el arresto de periodistas desde 1990.


“El encarcelamiento de un solo periodista es una terrible injusticia que tiene profundas consecuencias para familiares, amigos y colegas”, declaró Joel Simon, director ejecutivo del CPJ.

“Pero el encarcelamiento de cientos de periodistas —un año tras otro— es una amenaza contra el sistema informativo global del que todos dependemos. Los Gobiernos represivos están empleando estas crueles tácticas para privar de información esencial a sus propias sociedades y a todo el mundo”, apunta Simon.

El caso del periodista cubano, confinado en el Combinado de Guantánamo el 11 de septiembre, ha sido denunciado por numerosas organizaciones internacionales como Amnistía Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, la Sociedad Interamericana de Prensa, el Pen de Escritores y el gobierno de Estados Unidos, entre otros.

Cargar más

José Daniel Ferrer

XS
SM
MD
LG