Enlaces de accesibilidad

Economía

Cuba: explican como será el "ordenamiento monetario" pero no cuando

Pesos cubanos (CUP) a la izquierda y CUC a la derecha.

En su comparecencia en el programa televisivo Mesa Redonda, Marino Murillo, Vicepresidente del Gobierno y Jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de Cuba, tras una explicación de las dificultades para establecer el nuevo “Ordenamiento Monetario” en el país, anunció que, en el día de hoy -13 de octubre- no se dará a conocer qué día será puesta en marcha la reforma de la economía nacional.

Murillo dijo en la Mesa Redonda que el cambio “se hace un día quitando el CUC, amanecimos y no existe el CUC”. Solamente adelantó que sería un día primero del mes, bien el primero de noviembre, el primero de diciembre o el primero de enero, pues las empresas estatales cubanas "deben cerrar sus estados financieros".

La televisión lleva dos días dedicando la Mesa Redonda, programa insignia de la propaganda del régimen, al tema de la reunificación monetaria. El lunes intervino el ministro de Economía, Alejandro Gil, y este martes se le sumó el que fuera denominado en una época, zar de la economía cubana, Manuel Murillo.

una tarea que “es difícil en cualquier país del mundo”, mucho más, explicó, en Cuba, debido, dijo entre otras cosas,  a las “deformaciones en los sistemas de precios y la no correlación con el mercado mundial y los problemas con los déficits salariales

Durante su intervención, el vicepresidente Murillo se extendió en una pormenorizada explicación acerca de los entresijos requeridos para poner en marcha una tarea que “es difícil en cualquier país del mundo”, mucho más, explicó, en Cuba, debido, dijo entre otras cosas, a las “deformaciones en los sistemas de precios y la no correlación con el mercado mundial y los problemas con los déficits salariales”.

Lento, bien pensado y equilibrado son otros de los términos utilizados por Murillo, porque “son muchos los problemas de fondo que arrastramos”, entre los que menciona la dificultad de “desmantelar a corto plazo las medidas parciales tomadas durante el Período Especial” que, a su juicio, en su momento cumplieron adecuadamente con su función.

Desequilibrio macroeconómico y los elevados déficits fiscales aprobados por el gobierno”

Entre otras dificultades, el vicepresidente mencionó el “Desequilibrio macroeconómico y los elevados déficits fiscales aprobados por el gobierno” y además, el desafío que representan estos cambios en lo que llamó “una economía que tiene problemas estructurales”, dijo refiriéndose a lo que calificó como “Nivel transversal en sociedad y economía”.

Explicando las difíciles circunstancias por las que atraviesa la isla, Marino Murillo mencionó que no se está trabajando sólo en la unificación de moneda, sino que se está trabajando “en cuatro aspectos del cambio económico”, a saber:

1- Resolver la dualidad monetaria;

2- Resolver las diferencias cambiarias;

3- Resolver los subsidios y gratuidades;

4- Realizar la transformación entre precios e ingresos.

Ninguno de los ponentes, ni el jefe de los "lineamientos", ni el ministro de Economía explicaron como, cuando y quién inició los denominados "subsidios excesivos y gratuidades indebidas".

Sobre el destino del CUC, que desaparecerá, el plazo para su extinción será de unos seis meses, pues afirman que los cubanos podrán cambiar o gastar los CUC que tengan en su poder. El cambio será el mismo todo el tiempo 24 pesos cubanos por 1 CUC.

Murillo ha sido la cara visible de cambios, reformas o restricciones, dependiendo de la situación económica de la isla.

En varias ocasiones habló de "deformaciones" en la economía cubana sin mencionar una, a pesar de haber sido Ministro de Comercio Interior del 2006 al 2009 y después pasó a ocupar la cartera de Economía y Planificación. En ese entonces fue designado Vicepresidente del Consejo de Ministro. En marzo del 2011 dejó la cartera para presidir la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los lineamientos del Sexto Congreso Partido Comunista de Cuba (PCC). Y en el 2014 volvía a ocupar el ministerio de Economía hasta el 2016.

Vea todas las noticias de hoy

Temen que unificación monetaria será un duro golpe para negocios privados

Con una máscara para protegerse del nuevo coronavirus, el cantinero Dagoberto Jesús Morejón prepara un "Martini de Oro", un cóctel con una planta endémica de Cuba llamada "Orozus de la Tierra".

Emprendedores cubanos consideran que el ordenamiento monetario será un duro golpe para los cuentapropistas en el país, según dijeron este martes varios entrevistados a Radio Televisión Martí.

Las autoridades cubanas informaron la semana pasada que el proceso de unificación monetaria implicará una devaluación del peso cubano (CUP) y una posible inflación, también se incrementaran los salarios, sin tomar en consideración la contrapartida productiva.

El bicitaxista José Carlos Fernández, residente en Ciego de Ávila, dijo que ya les incrementaron el tributo que deben aportar al Estado, sin embargo, ellos no pueden aumentar el precio por el servicio que ofrecen. "Realmente no alcanza el dinero que nos queda ni para comer", afirmó.

“Nosotros no recibiremos ningún beneficio con el proceso de ordenamiento de la moneda. Ya nos aumentaron el pago de la patente y de la seguridad social. Los cuentapropistas están inconformes, y cuando abran y tengamos autorización para trabajar nuevamente, ya nos estamos organizando para ir al Gobierno para ver qué respuesta nos van a dar”, adelantó Fernández.

Gobierno "cortará las alas" a los cuentapropistas con unificación monetaria
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:13 0:00

El activista Guillermo del Sol, quien trabaja en el sector privado en la construcción, calificó de discriminatorias las medidas que aplicará el Gobierno al sector privado con la unificación monetaria. Añadió que hay muchos privados que están muy molestos porque no tendrán manera de recuperar los dólares invertidos.

“A partir de este proceso, las empresas particulares tienen que comprarle la materia prima al Estado en moneda fuerte; es decir, en dólares. Sin embargo, sus producciones, el gobierno se las va a comprar en moneda nacional (CUP)”, señaló Del Sol.

Pedro Acosta trabaja en un negocio familiar, la paladar Doña Ceci, en el Casino Deportivo, en el municipio del Cerro de la capital, que permanece cerrado por la pandemia. Comentó que el propósito del Estado es continuar lacerando al sector privado, porque es ilógico que tenga que comprar en divisas los suministros al gobierno y vender luego sus productos en moneda nacional.

”La Incertidumbre prima, porque a la gente no le importa que sea hoy, mañana, o pasado cuando hagan el cambio. Las personas lo que quieren saber en cuánto es lo que le van dar por una moneda que les costó 25. Ya lo dijo el mismo Marino Murillo, que el peso cubano se devaluaría”, apuntó.

El vendedor de libros en la Habana, Pedro Luis García, dijo sentirse pesimista sobre su futuro como emprendedor privado. García lleva siete meses sin trabajar por el COVID-19.

“El sector privado no tiene ninguna expectativa. Estamos en un limbo porque puede haber un aumento en el pago de la licencias. También se aumentarán las tarifas de electricidad y otros gastos”, subrayó.

Desde Santa Clara, el operador de una cafetería, Yoel Espinosa Medrano, piensa que el proceso que se avecina causará que muchos cuentapropistas entreguen sus licencias.

“La contratación de fuerza laboral la subieron un poco más, así como el derecho a la licencia, y ya están poniendo el pie sobre el freno, diciendo que nosotros, los particulares, no podemos aumentar los precios en nuestros respectivos negocios", dijo Espinosa Medrano.

Según el cuentapropista, el hecho de enfrentar un incremento de los gastos y cobrar el mismo dinero por el servicio, un precio que les impone el Estado, los llevará a todos a la quiebra.

"Creo que eso es lo que está tratando de hacer el gobierno, cortarle las alas al sector de trabajadores por cuenta propia”, concluyó.

Cuba cumple 3 meses con el dólar y autoridades hablan de "inflación reprimida”

La policía controla la cola en una de las nuevas tiendas en dólares. (Adalberto ROQUE / AFP)

A diario la prensa oficialista en Cuba busca explicar a la población los complejos diagramas y mecanismos para la reunificación monetaria, así como la dolarización rampante de la economía cubana en el mercado minorista.

Con una frecuencia inusitada, el tema es abordado en la Mesa Redonda, y extensos artículos aparecen en la prensa y reproducidos sin cambios en la redacción u ortografía en los demás sitios digitales del régimen.

las colas ante esos centros como evidencia de una inflación “reprimida” ...


Miguel Díaz-Canel, quien desde abril de 2019 funge al frente del estado en Cuba, dijo en una comparecencia reciente que existe una contracción de las producciones en la isla por lo que acarrea poca oferta de bienes y servicios y el desabastecimiento en las tiendas comerciales de la isla. Y presenta la existencia de las colas ante esos centros como evidencia de una inflación “reprimida” en la isla.

Desde el 20 de julio de este año, hace ya unos tres meses, se inició la venta en dólares (moneda libremente convertible –MLC) de varios productos alimenticios y de aseo, de los que llama la prensa en la isla “gama media y alta”, que son aquellos de gran demanda y de escasa o nula presencia en los anaqueles para venta en peso cubano o por la libreta de racionamiento.

Productos de primera necesidad, tanto de aseo como alimenticios, otros no tan de primera como motos, aire acondicionados, ventiladores, etc.; aparecían en esos centros comerciales con una supervaloración de precios.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, dijo en una de sus frecuentes comparecencias reciente en la Mesa Redonda, desconocer el periodo de visa de esa dolarización del comercio cubano, aunque jura que el propósito es operar con una sola moneda, el peso cubano (CUP).

Los productos que ahora se ofrecen en dólares no estaban recientemente a disposición de la población ni en peso cubano convertible (CUC) ni en CUP y las autoridades del régimen reconocen que esa venta en dólares de productos deficitarios en la economía cubana ha venido planificándose desde antes de la pandemia del COVID-19.

Dijeron las autoridades que la escasez se inició en Cuba “con más fuerza a partir del año pasado”, en especial en los mercados minoristas.

Ahora las ventas en dólares se realizan en las tiendas que pertenecen a las empresas Tiendas Caribe y la Corporación Cimex, ambas del entramado comercial de GAESA, el imperio económico de los militares cubanos bajo sanciones de la administración de Estados Unidos y al igual que su propio administrador, el general de brigada Luis Alberto López-Callejas.

Las mismas autoridades han explicado que la opción es necesaria pero no deseable, aunque no especifican por cuanto tiempo estas permanecerán.

Según el ministro cubano de Economía, la falta de mercancías en la isla, que denomina “nivel de desabastecimiento” se deben a:

  • restricciones impuestas por el embargo de EEUU
  • presión sobre los suministros de combustible
  • la suspensión de viajes y cruceros y vuelos
  • afectaciones en el turismo y otros sectores.

También Diaz-Canel mencionaba que insuficiencias (en este caso ausencia) en la producción de alimentos en Cuba y el impacto del COVID-19 en la población trabajadora como factores del desabastecimiento (carencia).

Las tiendas en MLC fungen como extractor de divisas para seguir el ciclo de compras en el extranjero con esa divisa, que en la mayoría de los casos proviene de las remesas que envían los familiares de los cubanos que residen en el extranjero, fundamentalmente en Estados Unidos.

La captación de divisas es la causa fundamental de esa medida, pues el régimen considera que, de no imponer ese plan de captación, “surgen entonces las personas naturales que van al extranjero traen productos, los comercializan y esa divisa se va al exterior”.

Algunos analistas en la isla afirman que en Cuba cuando las medidas son temporales van para larga vida, como fue el caso del CUC, impuesto en 1994 para aceptar las remesas familiares y mayor auge del turismo internacional a raíz del periodo especial.

Inclusive en el 2004, el propio Fidel Castro cancelaba la circulación del dólar en la isla y a las remesas se le impuso un gravamen de un 10 por ciento, hasta que en el 2010 se eliminó la medida, pero se mantenía un cambio de 0.90 CUC por dólar.

En un momento el CUC se podía canjear hasta por 125 CUP, en la actualidad el cambio es de 25 CUP por un CUC en venta en las tiendas de cambio (CADECAS) y 24 CUP para la compra. Mientras el dólar se cotizaba a 0.97 centavos de dólar por un CUC a la compra y 1.02 para la venta.

Será un 2021 "muy duro" en Cuba, vaticina experto

Un ciclista con máscara como medida de precaución contra la propagación del coronavirus lleva un pollo en la mano mientras pedalea su bicicleta en La Habana. (AP Foto/Ramón Espinosa)

A pesar del aparente optimismo de la cúpula gobernante en Cuba en cuanto a la implementación de una nueva estrategia económica, el politólogo y economista Enix Berrio vaticina un 2021 “muy duro” para una buena parte de la población y una profundización de las diferencias sociales.

“Una de las causas de la visible diferenciación social en Cuba se inició, justamente, hace 25 años, con el famoso proceso de la dolarización de la economía cubana. Aquella persona que tenía acceso al dólar, o al CUC, era la que podía vivir en mejores condiciones. Los que no, se quedaron en un nivel de pobreza. Al mismo tiempo, los sectores estatales que no tuvieron ingreso a la Moneda Libremente Convertible (MLC) se fueron quedando atrás”, explicó Berrio en entrevista con Radio Televisión Martí.

Experto: Medidas económicas profundizarán diferencias sociales en Cuba
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

Entre las medidas anunciadas está la de la unificación monetaria y cambiaria, pero el gobernante Miguel Díaz-Canel reconoció que se mantendrá una dolarización parcial de la economía.

“El gran problema de la economía cubana es el déficit en divisas. Entiéndase que los principales mercados de bienes y servicios van a seguir siendo en dólares americanos, lo que va a traducirse en calidad de vida”, apuntó Berrio, y añadió:

“Los que están en el poder político, los empresarios que ostentan, detentan y usan los recursos públicos, o los que están vinculados a fuentes del exterior, son los que podrán tener recursos. El resto de la población transita hacia el empobrecimiento, la pobreza o la pobreza extrema. Cuba es un país con marcadas diferencias sociales asociadas a los ingresos que no están asociados al salario, sino a qué sector, de los que detentan el poder político, perteneces”, indicó el economista.

“Esa desigualdad se pone de manifiesto en el acceso a un sistema de salud distinto, a la garantía de bienes y servicios, a un carro, a ir de turismo, a comer en restaurantes, en fin, a poder acceder al consumo”, resaltó.

El aumento de los salarios se disolverá con el incremento de precios, a la vez que los privados tendrán que reordenarse de acuerdo al nuevo valor de la fuerza laboral y a los nuevos costos de los insumos.

En este sentido, Berrio considera que: “Habrá muchas de las empresas o microempresas, muchos de los trabajadores privados, que por falta de recursos -porque se va a seguir priorizando la empresa estatal- van a empobrecer, van a tener que salir del entorno privado y con un mecanismo de seguridad social incapaz”.

La eliminación de subsidios y gratuidades es otra de las disposiciones de la divulgada política gubernamental.

"¿Cuántas personas van a quedar desocupadas y desempleadas en este proceso de cambio? En mi opinión, entre 1 y 2 millones de trabajadores no van a tener empleo. ¿El sistema de seguridad y asistencia social va a dar respuesta a estas personas? Por supuesto que no. Las pensiones de los jubilados con la inflación se van a devaluar; van a perder, aún más, su capacidad de compra, por tanto, serán más pobres”, dijo el experto.

Berrio dijo que, por otra parte, hay personas que se van a enriquecer más, particularmente aquellos que "usufructúan los bienes del Estado, las grandes empresas, las exportadoras, la importadoras, las del turismo que ahora, con la devaluación de la moneda, van a tener mayores posibilidades de gestionarse con mejor éxito. ¿Y quiénes son los principales usufructuarios, los principales beneficiarios, si no es la élite política del partido o el gobierno cubano, la de los militares?”, concluyó.

Los anuncios de la Mesa Redonda fueron "más hoja que tamal" (VIDEO)

REUTERS/Alexandre Meneghini

En opinión de algunos analistas la comparecencia en televisión de las autoridades cubanas para hablar sobre la unificación de la moneda, el futuro de la libreta de racionamiento y otros aspectos relacionados con la llamada “nueva normalidad”, no llenó las expectativas que había entre los cubanos.

"Vamos a hacer la unificación monetaria y cambiaria y vamos a suprimir parcialmente subsidios indebidos", dijo el mandatario Miguel Díaz-Canel sin ofrecer más detalles, salvo que el complicado proceso "se encuentra en un momento superior con definiciones claras de cuáles son sus principales componentes".

please wait

No media source currently available

0:00 0:02:29 0:00


Lo anunciado en el programa la Mesa Redonda de la Televisión Cubana por Díaz-Canel y el primer ministro Manuel Marrero no puso claridad en las principales preocupaciones de los cubanos.

Fue más rollo que película o más hoja que tamal, resumió la periodista Yoani Sánchez, quien estaba presta para llevar a su diario 14ymedio algún tema novedoso.

Según dijo la periodista, en la calle se esperaba un anuncio puntual relacionado con la creación de pequeñas y medianas empresas y medidas para flexibilizar el tema de la agricultura y el uso de las tierras.

También la gente tenía esperanzas de que se dijera con exactitud el día o el cronograma completo para la reforma monetaria, indicó Sánchez.

Según nos dijo desde la capital cubana, el ex catedrático de la Universidad de La Habana, Omar Everleny Pérez-Villanueva, la intervención de las máximas figuras del gobierno fue positiva y espera que otros anuncios importantes vengan pronto.

Atento a la Mesa Redonda estuvo además el reconocido economista Pedro Monreal, que de inmediato dijo en su cuenta de Twitter que la situación cubana parece "reproducir el usual atolladero al que se han enfrentado todas las reformas de economías planificada: ¿debe hacerse primero una reforma de precios o una reforma de la empresa estatal?".

Aunque sin detalles específicos, Díaz Canel anunció el fin de los subsidios y un importante incremento de precios y salarios como parte de un proceso de devaluación de la moneda nacional. Pero dijo que la libreta seguirá por un tiempo más.

"En una primera etapa, aclaró, se mantendrá vigente la libreta de abastecimiento como un mecanismo que asegura el acceso de la ciudadanía a la compra de artículos básicos en condiciones de déficit de oferta y proteja contra las intenciones de acaparamiento y especulación. Después, cuando nuestros mercados tengan otra situación y avancen un grupo de relaciones económicas y financieras en el país, tendremos que ir evolucionando para ir suprimiendo la libreta”, dijo el gobernante.

Régimen cubano decide abrir las actividades cotidianas
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:07 0:00

El programa de televisión abordó cómo sería la llamada "nueva normalidad", que en definitiva es una apertura parcial de la economía del país.

Así desde el lunes, 13 de las 15 provincias de Cuba y su municipio de la Isla de la Juventud se abren otra vez al turismo internacional que es una de las principales fuentes de ingresos de divisas de Cuba.

Para Monreal algo no quedó claro, qué se va hacer primero, la reforma sustantiva de la empresa estatal o el establecimiento de un sector empresarial privado y cooperativo que facilite la reforma de la empresa estatal.

Cargar más

XS
SM
MD
LG