Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Los carteles de Annelys Casanova para dejar en "off" a la revolución cubana

Annelys Casanova, artista gráfica cubana, residente en Los Angeles, California. (FACEBOOK).

Salió de Cuba con 15 años rumbo a Los Angeles, California y 20 años después ha venido a Miami para su primera exposición personal de carteles políticos, enfocados en los derechos humanos y la libertad de la isla.

Annelys P. Casanova (La Habana, 1984) es conocida por su trabajo de infoactivismo, de denuncia contra el régimen cubano.

Los carteles de esta artista y otros productos digitales han apoyado campañas de la oposición dentro y fuera de Cuba, así como diversos eventos por la libertad de los presos políticos cubanos.

Este sábado Casanova abrirá al público la expo RevoluciOFF, en el corazón de la Pequeña Habana.

Umbrella Art Foundation se ha encargado de la producción de lo que ellos mismos han llamado Expo-Show, con la actuación del rapero Marichal, la producción general de Didier Santos y la curaduría de la artista Ana Olema.

Infoactivismo por Cuba libre

En entrevista con Radio Televisión Martí este jueves, Casanova habló sobre las motivaciones para lanzarse al activismo, la revisión de la cartelística cubana de las décadas de los años 1970 y 1980 y su deuda con Miami “la cuna del exilio, lo que Cuba un día será”.

Graduada de Diseño Gráfico en la cátedra de Arte de la Universidad del Estado de California, Annelys hace un resumen del lustro que va desde 2013 en que comenzó, hasta la fecha. “De eso se trata RevoluciOFF, el nombre viene de mi primer hastag en Twitter, jugando con el spanglish. Sería lo opuesto, como apagar esa revolución castrista que aún reprime a nuestro país”.

Campañas por la liberación del Dr. Eduardo Cardet, el espacio libre para los creadores artísticos, la situación de los inmigrantes cubanos por Centroamérica, el caso de la presa política Sonia Garro Alfonso o la triste historia de los asesinados en el Remolcador 13 de Marzo de 1994, pasan por obra gráfica de Casanova.

Un contrachoque. Ante un cartel que promociona una revolución benévola y por el bien de todos, Annelys expone una Cuba donde no hay derechos. Precisamente fue en una de las clases de diseño en que un estudiante se interesó por ‘el cartel revolucionario’ y ella no supo responder a las claras.

“No tenía mucho conocimiento, excepto los típicos carteles del Che Guevara y otros que llegan aquí, a la academia, y muchas personas los ven como objeto de colección o algo nostálgico. Desde ese entonces, aunque no estaba pensando en el activismo en Cuba, me dejó inquieta, y por eso también tengo el nombre de La Jiribilla, por Lezama Lima, por esa inquietud tengo la jiribilla”, en referencia a La Jiri Libre, su nombre de usuario en Twitter.

Gráfica de la artista cubana Annelys Casanova, dedicada a las víctimas del Remolcador q13 de Marzo. Cortesía de la entrevistada.
Gráfica de la artista cubana Annelys Casanova, dedicada a las víctimas del Remolcador q13 de Marzo. Cortesía de la entrevistada.

Sobre su contrapunto con la gráfica que sirvió de limpia rostro a la revolución cubana, Casanova asegura que se trata de una respuesta necesaria.

“Estoy haciendo una respuesta a ellos de que son obsoletos, los veo como a los artistas gráficos que crearon en la Alemania nazi, o en la Rusia de Stalin o la Cambodia de Pol Pot: Creían en aquello y se dedicaron a crear para esas dictaduras. Al contrario del colectivo organizado por el estado, yo soy una persona individual, no me paga ningún gobierno”.

La artista de 35 años es coautora de los proyectos Chancleta Power e integra el equipo ForesightCuba junto a Jorge Calaforra en un excelente banco de datos y análisis sobre Cuba; de este último asegura: “es un estudio de pronóstico que servirá para expertos en temas de la reconstrucción de una isla destruida por el comunismo”.

Miami es el centro neurálgico de músicos, poetas y hombres y mujeres de negocio que quisieron reconstruir su vida como quien reconstruye un país perdido. Pero también ha sido el lugar a donde vinieron a recalar los exprisioneros políticos de la dictadura cubana.

Artista Annelys C. responde a la gráfica de la Revolución cubana
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:48 0:00

Tenía que ser en Miami: “También por el respeto que le tengo al exilio histórico, porque ellos también me han inspirado mucho, he aprendido mucho de ellos leyendo sus libros (…) también está dedicada a mi familia, a mis amigos en Cuba, a los disidentes, a las personas dentro del país que se merecen una oportunidad de ser libres”, concluye la artista.

RevolucioFF (One Night Show) tendrá lugar en el 1485 SW 8th St, Miami, 33135-3803, desde las 7:00 pm hasta las 11:30 pm y es coordinada por Umbrella Art Foundation. Libre admisión inscribiéndose en EVENTBRITE.

Vea todas las noticias de hoy

Cortometraje en Nueva York recuerda a los niños "Pedro Pan" que dejaron Cuba

"Esta es tu Cuba", película de Brian Robau sobre el éxodo Pedro Pan.

La historia de los niños que salieron de Cuba hacia Estados Unidos en 1960, en la Operación Pedro Pan, llegó el pasado viernes al Festival de Cine Latino de Nueva York HBO con el corto "Esta es tu Cuba", seis décadas después de ese suceso que marcó la vida de muchas familias separadas.

La película, dirigida por Brian Robau como un proyecto para la universidad donde estudiaba, se presentó en este festival después de haber participado en otras exhibiciones y de haber ganado varios reconocimientos.

Entre ellos, en 2018 se llevó la medalla de bronce en la categoría de Narrativa de los Premios Óscar de los Estudiantes, que cada año desde 1972 otorga la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de EE.UU. para impulsar el talento emergente.

"Esta historia nunca se había contado de esta manera, desde el punto de vista de un niño. La historia tiene mucho corazón, inspirada en su padre, que fue un Peter Pan. Yo también tengo familia que fue Peter Pan", dijo a la agencia de prensa Efe Maylen Calienes, productora ejecutiva del cortometraje.

"Esta es tu Cuba", filmada en 2017 en Puerto Rico, que sirvió como escenario para la Cuba de 1960, cuenta ese momento de la historia a través de la mirada de un niño, Antón, de diez años, que experimenta las transformaciones que vive el país a inicios de la revolución cubana.

La madre de Antón, al que da vida Mauricio Alemañy, decide enviarle a Miami después de que su padre fuera arrestado por expresarse en contra de la revolución.

La historia está inspirada en lo que vivió el padre de Robau, uno de los 14,000 niños enviados a EE.UU. entre el 1960 y 1962 en la Operación Pedro Pan, coordinada por el Gobierno de EE.UU., la Iglesia Católica y los cubanos en el exilio.

El filme "pretende explorar los efectos y consecuencias que una revolución tiene en la mente de un niño y en la percepción del mundo", según la producción.

Fiesta danzaria en Miami resalta el talento de bailarines cubanos

En escena los bailarines cubanos Arionel Vargas y Marize Fumero. Foto: Cortesía del Miami Hispanic Ballet.

La XXIV edición del Festival Internacional de Ballet de Miami, que se celebra desde el pasado 27 de julio hasta el próximo 18 de agosto busca interactuar más con el público, acercarse a los amantes del arte danzario, incluso con actividades colaterales.

En entrevista con Radio Televisión Martí, su director artístico y cofundador del evento, Eriberto Jiménez, habló sobre la amplia programación que incluye presentaciones de libros, exposiciones de artes plásticas y exhibiciones de los bailarines en espacios abiertos.

“Lo más importante es poderle dar a conocer al público de Miami lo que es el Festival, llevamos 24 años pero queremos involucrar un poco más al público”, señaló Jiménez.

El Festival cuenta con la participación de más de 100 artistas que representan a algunas de las más conocidas compañías de ballet en el mundo provenientes de Europa, Latinoamérica y Estados Unidos.

Promo del Festival Internacional de Ballet de Miami
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:53 0:00

Entre las acciones colaterales hay muestras de documentales, clases magistrales y presentaciones en diferentes teatros de Broward y Miami Dade County.

Durante este último fin de semana el Festival realizará las dos Galas de Ballet Clásico donde participan compañías de Alemania, Brasil, Chile, Eslovenia, Francia, Polonia, Hungría, México, Panamá y Estados Unidos, con un programa diferente cada noche.

Sábado 17 de agosto / 8:00 pm: “Etoiles Classical Grand Gala”, Fillmore Miami Beach Jackie Gleason Theater.

Domingo 18 de agosto /5:00 pm: “Gala de Cierre del Festival”, en el Miami Dade County Auditorium.

Desde hace algo más de una década, informó Jiménez, el Festival ha dedicado al talento joven las dos primeras galas de cada edición, “con jóvenes que han ganado medallas en diferentes concursos internacionales”.

Promoción del XXIV Festival Internacional de Ballet de Miami
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:56 0:00

Entre las figuras principales del evento destacan los bailarines cubanos Marize Fumero y Arionel Vargas, que bailaron el segundo acto de Giselle durante una gala de junio pasado.

Fumero es bailarina principal del Milwaukee Ballet y Vargas es bailarín principal (invitado) de la misma compañía, e integró el English National Ballet por varios años.

Miami Hispanic Ballet fue fundada en 1996 por el ya fallecido bailarín y coreógrafo cubano Pedro Pablo Peña.

Sobre la participación de los bailarines cubanos Jiménez explicó que la compañía tiene un año entero de funciones en la ciudad, con muchos de éstos, invitados a sus obras. “Los bailarines cubanos son deseados en todo el mundo porque son técnica y artísticamente muy fuertes (…) siempre vamos a tener esta representación porque en casi todas las compañías del mundo va a haber un bailarín cubano”.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:28 0:00

Durante las galas de cada edición del Festival se presentan los premios “Una Vida por la Danza”, que este año le será otorgado al reconocido maestro Wilhelm Bermann; y el premio “Crítica y Cultura del Ballet”, que en esta ocasión se otorga a Sarah Kaufman, crítica de arte del Washington Post.

Orlando González Esteva: Soy alguien que también murió cuando el avión se elevó sobre La Habana

Orlando González Esteva. Foto de Roberto Koltún, Radio TV Martí

Orlando González Esteva es el poeta por excelencia; para quien, cada segundo, es un acto, una revelación poética. Conductor de la revista radial Entre Nosotros, que emite Radio y Televisión Martí, este comunicador incansable comparte esta semana con los lectores de Dile que pienso en Ella...

¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

La realidad es que no me marché de Cuba, que me fui con mis padres, mi hermano y mi abuela paterna a los 12 años de edad, de manera que la decisión fue de mis mayores, aunque yo estaba al tanto de lo que sucedía en la isla y comprendía la preocupación de los míos ante la posibilidad de que mi hermano y yo creciéramos en un país tan distinto al que ellos habían soñado para nosotros.

Vivíamos en la planta alta del hogar de mis abuelos maternos. Mi abuelo, Mariano Esteva Lora, pertenecía a una familia enamorada del destino de Cuba desde los días de la Guerra de Independencia: era sobrino de los hermanos Lora, protagonistas del Grito de Baire. Había luchado contra Gerardo Machado, Fulgencio Batista y, apenas regresó de la Sierra Maestra el 1 de enero de 1959, advirtió a la familia que los nuevos líderes nada tenían que ver con las ilusiones que la mayoría de los cubanos se había hecho.

No tardó en conspirar contra el nuevo gobierno. Fue arrestado, juzgado y condenado a 12 años de prisión. El hogar fue identificado como "contrarrevolucionario", mi padre expresó su deseo de abandonar el país y perdió su trabajo en el central azucarero vecino del pueblo. Luego de tres años de inquietudes, trámites y contratiempos abandonamos Cuba rumbo a México y, después de cuatro meses de estancia en ese país, nos trasladamos a Estados Unidos.

El detonante al que te refieres fue la catástrofe en curso, aunque por entonces no eran pocos los que aún perjuraban -renuentes a admitir que se habían equivocado o maleables hasta el envilecimiento- que habitaban un paraíso en ciernes.

¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

El país de los vaqueros y los pieles rojas que había admirado en los cines de mi pueblo y el televisor de mis abuelos. El país de más de un héroe de ficción como Superman y El Llanero Solitario; de algunos muñequitos: el conejo de la Suerte, el perro Pluto, el gato Silvestre, Mickey Mouse, Super Ratón y Popeye, además de los paisajes del viejo Oeste y Las aventuras de Tom Sawyer y de Huckleberry Finn. La idea del viaje no me inquietó demasiado, hasta emprenderlo.

¿Qué encontraste?

Encontré al adolescente que había comenzado a ser apenas me vi obligado a despedirme de la familia y los amigos que habían quedado en Palma Soriano. Un adolescente que no tardó en llenarse de nostalgia por la infancia perdida y por el mundo donde ésta había transcurrido. Un adolescente triste. Nunca me había visto rodeado de tantas personas que se abrazaran y me abrazaran llorando y balbuceando que, quizás, ésa sería la última vez que nos veríamos. Estamos en la calle Maceo, número 159.

Pocos días antes de partir, mi madre y yo habíamos vuelto a la Cárcel de Boniato a ver mi abuelo. Fui muchas veces a visitarlo con ella, mi abuela Cheché y mi tía Mercy --yo era el hombrecito de la casa--, pero mi madre me advirtió, cariñosamente, que no podíamos hablar del viaje porque ella no tenía valor para despedirse.

De vuelta a la calle: tan pronto el automóvil que debía llevarnos al aeropuerto de Santiago de Cuba se detuvo ante la casa corrí a meterme en él y esconderme detrás de los asientos delanteros para no tener que decirle adiós a mi abuela. Ahora era yo quien no se sentía capaz de despedirse de alguien. No tuve suerte. La escuché preguntar por mí desde el portal, llamarme insistentemente; la vi buscarme entre la gente que se agitaba alrededor de ella y en la acera, y no me quedó más remedio que abandonar mi escondite y correr a abrazarla. Fue un desgarrón del que jamás sané.

Muchos años después, ya adulto, en Miami, continué eludiendo la posibilidad de despedirme de mis padres y mi hermano cuando me iba de vacaciones, aunque sólo fuera por un fin de semana, y me acompañara Mara (mi esposa), y nuestro destino no fuera sino otra ciudad de Estados Unidos, incluso una playa de la costa oeste de La Florida. El primer adiós había sido tan devastador que la sola posibilidad de exponerme a otro, por sencillo que fuera, era más alarmante que todo razonamiento.

¿Qué has aprendido durante el proceso?

Que mi abuelo tuvo razón. Que mis padres hicieron lo correcto. Que nunca me fui de Cuba, aunque físicamente haya permanecido 54 años lejos de ella. Que alguien, que fui yo también, murió el 7 de julio de 1965, cuando el avión se elevó sobre La Habana, y que el otro que soy, el que ahora escribe estas líneas, nació aquel día, pero con una suerte de memoria prenatal de la que no ha logrado a desprenderse. Soy más, en lo esencial, el que murió que el que sobrevive.

¿Qué es para ti La libertad?

Cualquier definición que ensaye va a parecerme insuficiente o estar en peligro de ser una paráfrasis de una de las tantas definiciones, hermosas y justas, que han encontrado otros. Digamos, aunque sólo sea para inquietar a alguno, que la libertad es la razón por la cual José Martí, que tantas cosas objetó a Estados Unidos, decidió establecerse aquí y no en otros países de Hispanoamérica y Europa durante los últimos 15 años de su vida.

¿Las experiencias vividas han cambiado en ti el concepto Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

No lo han cambiado: en mi caso específico dieron a luz ese concepto. De no haber vivido esas experiencias es muy probable que mi relación con Cuba no fuera la que es.

Si miro hacia atrás y repaso lo que ha sido mi vida, en todos y cada uno de los aspectos que mejor la definen, que más me recuerdan a mí, pudiera concluir --no sin temor de que se me malinterprete: no es una cuestión de patriotismo, en el sentido más común del término, sino de algo más sutil-- que en nada he pensado ni pienso más.

Plácido Domingo acusado de acoso sexual

Plácido Domingo

Nueve mujeres acusan al ténor español, Plácido Domingo de acoso sexual, según publicó la agencia The Associated Press.

Ocho cantantes y una bailarina dijeron a AP haber sido acosadas sexualmente por el cantante pero sólo una de las nueve mujeres aceptó ser identificada: Patricia Wulf, una mezzosoprano que cantó con Domingo en la Ópera de Washington. Las demás solicitaron anonimato, indicando que o bien siguen trabajando en el sector y temen represalias o temen ser humilladas públicamente e incluso acosadas.

Plácido Domingo, es considerado uno de los mejores cantantes de ópera de todos los tiempos, es también un prolífico director de orquesta y director de la Ópera de Los Ángeles.

Ganador de varios premios Grammy, Plácido es una figura muy respetada en su exclusivo mundo y es descrito por sus colegas como un hombre de prodigioso encanto y energía que trabaja sin descanso para promocionar su rama artística.

A sus 78 años, todavía llena salas de conciertos alrededor del mundo y continúa sumando a los 150 papeles que ha cantado en más 4.000 presentaciones, más que ningún otro cantante de ópera.

La agencia estadounidense publicó los testimonios de estas mujeres. Una acusadora dijo que Domingo metió la mano bajo su falda, y otras tres dijeron que las besó por la fuerza en la boca en lugares como un vestuario, un cuarto de hotel y un almuerzo de trabajo.

Una comida de trabajo no es rara”, dijo una de las cantantes. “Que alguien intente agarrarte la mano durante una comida de trabajo es raro, o que te ponga la mano en la rodilla es un poco raro. Siempre te estaba tocando de alguna manera, y siempre besándote”.

Además de las nueve acusadoras, otra media docena de mujeres dijeron a AP que las proposiciones sexuales de Domingo las hicieron sentir incómodas.

AP también habló con casi tres docenas de otros cantantes, bailarines, músicos de orquesta, personal técnico, maestros de canto y administradores, que dijeron haber presenciado comportamiento inapropiado de índole sexual por parte de Domingo, y que el cantante perseguía a mujeres más jóvenes con impunidad.

Domingo no respondió a preguntas detalladas de AP sobre incidentes concretos, pero emitió un comunicado en respuesta:

Las acusaciones de estas personas no identificadas, que se remontan hasta 30 años, son profundamente preocupantes, e inexactas tal como se describen”.

Aun así, es doloroso saber que puedo haber molestado a alguien o haberles hecho sentir incómodas, sin importar cuánto tiempo haya pasado y pese a mis mejores intenciones. Yo creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consensuadas. La gente que me conoce o ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que dañe, ofenda o avergüence a nadie a propósito”, añadió.

Sin embargo, reconozco que las normas y estándares por los que se nos mide hoy como debe ser son muy diferentes de lo que eran en el pasado. He tenido la bendición y el privilegio de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me atendré a los estándares más altos”.

Ninguna de ellas pudo ofrecer documentación como mensajes telefónicos, pero AP habló con muchos colegas y amigos en los que habían confiado. Además, la agencia verificó de forma independiente que las mujeres trabajaron donde dijeron y que Domingo coincidió con ellas en esos lugares.

La influencia de Domingo en el mundo de la ópera es tan grande que Wulf fue la única persona entre las docenas que hablaron con la AP que accedió ser identificada. Y muchos de los que hablaron lo hicieron renuentemente, por miedo a represalias pero también por no querer causar daños colaterales a la industria misma.

Pero finalmente, aquellas que hablaron con AP dijeron que se sintieron animadas por el movimiento #MeToo y decidieron que la manera más efectiva de atacar la conducta sexual inapropiada arraigada en su industria era denunciando el comportamiento de la figura más prominente de la ópera.

[Artículo redactado con información de la agencia AP]






Alfred Hitchcock: 120 aniversario de Su Majestad, el imbatible Rey del Suspense

Alfred Hitchcok en una de sus últimas visitas al Festival de Cine de Cannes

Este martes se cumplen 120 años del nacimiento de Alfred Hitchcock, uno de los mayores genios en la historia del cine, autor de películas para la eternidad, considerado como el gran maestro del suspense y aun plenamente vigente como influencia de los más brillantes autores modernos del género.

Desde Jordan Peele (“Get out”, “Us”) hasta David Fincher (“Gone girl, gone”, “Panic room”), pasando por Martin Scorsese (“Cape fear”, “Shutter island”), gran parte de la trayectoria de Brian de Palma e incluso David Lynch (“Mulholland drive”), las referencias al cine de Hitchcock se suceden en tramas que convierten al espectador en voyerista, con falsos acusados, víctimas rubias e identidades dobles.

François Truffaut aseguraba, incluso, que Hitchcock se encontraba al nivel de artistas como Kafka, Dostoyevsky y Edgar Allan Poe a la hora de describir la ansiedad del hombre.

“Hitchcock es puro cine, influencia ‘a fuego’ en el género y fuente de inspiración para tantos cineastas”, dijo a Efe el director español Francisco Javier Gutiérrez (“Rings”), un gran admirador de Hitchcock al que rindió homenaje con el cortometraje “Norman’s room”, que giraba en torno a la célebre secuencia de “Psycho” en la ducha, “de brillante ejecución e impacto”.

Aquel asesinato de Marion Crane es para Gutiérrez “referente y objeto de fascinación casi obsesiva”, un “momento irrepetible” del séptimo arte que logró “clavar en la retina” de los espectadores. Nominado al Óscar en cinco ocasiones como mejor director (“Rebecca”, “Lifeboat”, “Spellbound”, “Rear window” y “Psycho”, 1960), únicamente recibió el reconocimiento de la Academia de Hollywood con la estatuilla honorífica que se le hizo entrega en
1968 de manos de Robert Wise. Además, cuatro de sus obras obtuvieron
la nominación como mejor película (“Foreign correspondent”, “Suspicion”, “Spellbound” y “Rebecca”, que se llevó el galardón).

Pero su talento iba mucho más allá de lo que los premios podían
atestiguar.

El orondo realizador nacido en Essex el 13 de agosto de 1899, construyó una filmografía sin parangón a lo largo de seis décadas.

Sus inicios en la época del cine mudo dejaron perlas como “The Lodger”, en la que comenzó a labrar su peculiar capacidad para crear tensión y suspense (el denominado estilo “hitchcockian”), esta vez con una historia en la que una mujer sospecha que uno de sus huéspedes es un temido asesino en serie conocido como “El vengador”.

Además, la cinta es recordada por ser la primera ocasión en que el director hizo acto de presencia en la pantalla, una seña que se convertiría en característica de su cine.

Su primer trabajo hablado fue “Blackmail”, un film rodado originalmente en mudo y que, posteriormente, fue reeditado con sonido.

Y antes de dar el gran salto a Hollywood convencido por el productor David O. Selznick (con quien firmó un contrato por cinco películas y 800.000 dólares), dejó dos de los mejores thrillers británicos de la historia (“The 39 steps” y “The lady vanishes”) con elementos tan recurrentes de su cine como el espionaje y la confusión de identidades.

Con su marcha a EEUU se vio al Hitchcock más brillante y no pudo comenzar esa andadura con mejor pie que con un clásico en toda regla como “Rebecca” (1940), una película protagonizada por Laurence Olivier y Joan Fontaine que obtuvo 11 candidaturas a los Óscar.

Fontaine, un año después, se llevó el premio de la Academia por “Suspicion”, algo que ningún otro actor (hombre o mujer) logró con una película del cineasta británico.

Esa cinta supuso también su primer trabajo con Cary Grant, con quien volvió a colaborar en “Notorious”, “To catch a thief” y la mítica “North by northwest”, cuya escena del avión acechando al protagonista pasa por ser una de las más recordadas del celuloide.

“Rope” (1948), su primera película en color, fue también el inicio de sus trabajos con James Stewart, con quien filmó después “Rear window”, “The man who knew too much” y “Vertigo”.

Y en ese catálogo faltan aún por mencionar títulos como la célebre “The birds”, “Topaz”, “Torn curtain”, “Strangers on a train”, “Dial M for murder” o “Marnie”, entre otros, además del famoso formato televisivo “Alfred Hitchcock presents”, cuya inolvidable sintonía daba paso a la aparición de perfil del celebrado realizador.

Cargar más

XS
SM
MD
LG