Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

10 cubanos cuentan lo que leen

Ante la censura oficial en Cuba –cada vez con más variantes y caminos-, Martí Noticias les pidió a intelectuales y escritores cubanos que compartieran con lectores en la isla qué libro están leyendo actualmente o han leído recientemente.

Sin pretender ser reseñas literarias propiamente dichas, los párrafos que siguen alumbran bastante sobre ese ejercicio fundamental de la creación que es leer, saborear, incluso acariciar los libros.

Michael H. Miranda (Cuba, 1974). Escritor. Su último libro es "Asilo en Brazos" Valley (Bokeh, 2017). Reside en Fayetteville, Arkansas.

Después de una mínima estación walseriana precedida por varias semanas en las que me acompañó El oficio de perder, de Lorenzo García Vega, he terminado anclando, y ya va para un par de largos meses, en Ricardo Piglia (Los Diarios de Emilio Renzi, ensayos, conferencias y novelas como Blanco nocturno y El camino de Ida) y María Negroni (El arte del error). Ahora mismo estoy terminando el tercer volumen de los Diarios de Renzi, que recomiendo por razones que van desde una obviedad (la naturaleza misma de la literatura argentina, que desde siempre me ha interesado por su capacidad para producir unos magníficos artefactos ficcionales muy autorreferenciales, a la vez que revisitan su historia y parece que están siempre rehaciendo su relación con lo popular), hasta asuntos de índole privada, como el gusto por una manera de decir, que es en el fondo una forma de leer.

Entonces el epítome de eso pueden ser estos Diarios en los que Renzi, que es y no es Piglia, elabora un discurso sobre lo literario que viaja a la par de una ficción alrededor de su propia vida. Es todo idea y todo gesticulación. Nos puede resultar más o menos “simpático” el autor Piglia (hipocondríaco y sin demasiado humor, sus conferencias, entrevistas e intervenciones en YouTube las escucho por las mañanas mientras manejo como si fueran piezas del bailongo de moda), podemos apropiarnos de (y desechar) varias de sus bastante arbitrarias posiciones intelectuales, podemos incluso (algo que es una idea suya) robarle el tono, e incluso no creer que el cuerpo total de sus ficciones merezca el respaldo de una empresa intelectual como la de estos tres volúmenes. Aun así, sería una experiencia de elección y lectura que yo propondría entre muchas sin titubear.

Amir Valle. Escritor cubano, Premio de Novela “Mario Vargas Llosa”, 2006 con “Las palabras y los muertos”. Reside en Berlín, Alemania, donde imparte talleres de escritura y apreciación de Literatura.

Hoy hubiera preferido no encontrarme a mí misma

Novela. Herta Müller

“Estoy citada. El jueves a la diez en punto. Cada vez me citan más a menudo. El martes a las diez en punto. Miércoles o lunes, como si los años fueran una semana. Ya me sorprende que, después del verano tardío, pronto sea otra vez invierno. En el camino al tranvía cuelgan otra vez los arbustos con las bayas blancas entre las vallas. Como botones de nácar que estuvieran cosidos por debajo, quizás hasta dentro de la tierra. O como diminutos panecillos. Para las cabezas blancas de pájaros de pico curvo son demasiado pequeñas esas bayas blancas. Pese a lo cual debo pensar en cabezas blancas de pájaros, y eso produce vértigo. Mejor pienso en manchas de nieve en la hierba, aunque ahí uno se pierde, y pensar en tiza adormece".

"El tranvía no tiene horarios fijos. Me parece que está llegando, si no es el susurro de los álamos de hoja dura. Ya está aquí, hoy quiere llevarme enseguida".

Aunque he preferido leer esta novela en su edición original en alemán, tomo este comienzo de la novela de la edición en español publicada por Siruela en 2010, un año después de que esta escritora rumano-alemana obtuviera el Premio Nobel de Literatura. Como ya es costumbre en el resto de su excelente obra ─donde Müller se zambulle en el terrible mundo de contradicciones sociales y humanas que vivió Rumanía, su país natal, durante la dictadura de Ceaucescu─, en esta novela cuenta la historia de una joven que trabaja en una fábrica de ropa para la exportación y que ha sido citada para un interrogatorio por la policía política. ¿Su crimen?: Coser notas en los forros de los trajes de caballero que se venderán en Italia con la leyenda «Cásate conmigo», con la esperanza remota de que esa “botella lanzada al mar” encuentre una respuesta que la ayude a escapar legalmente del país. Mientras viaja en tranvía hacia su interrogatorio, con el fuerte presentimiento de que este interrogatorio será peor que los anteriores, la protagonista rememora su vida y su eterno sueño de libertad en medio de la miseria cotidiana y de las mordazas públicas e íntimas que le impone el totalitarismo. Una historia que, sin dudas, cualquier lector cubano sentirá muy cercana.

Martha María Montejo Pizarro. Cuba. Profesora Universidad de Arkansas.

Lo primero, ya no puedo leer solo un libro a la vez, esa fidelidad no existe para mí. Desde hace unos años hay ‘ruidos’ que se cruzan y abren paréntesis de lectura, mueven bisagras hacia otros libros-espacios. Ahora mismo vengo –sí, (de)venir es el verbo apropiado– de un pasado reciente con las crónicas y ensayos de Las pequeñas virtudes, de Natalia Ginzburg. Valga este libro, que comienza con la descripción de Abruzos, un pueblo italiano donde solo hay dos estaciones, invierno y verano, para marcar un círculo, o una espiral, o la figura que pueda contener también El infinito viajar, de Claudio Magris, que entre otros textos, incluye uno sobre la región italiana Bisiacaria donde no hay casi nada que ver. Pero poco antes había tenido otra visión florida y olorosa de Italia con El país donde florece el limonero, de Helena Attlee, y parecía que sería por largo tiempo una etapa totalmente italiana, pero no.

Anne Carson retornó como mismo apareció hace casi dos años, repentinamente, primero Nox, luego La belleza del marido. Ahora es Decreación, las formas de (des)componerse que ha encontrado Carson a través de la literatura. Para conseguir un extraño (des)equilibro, leo también Desarticulaciones, de Silvia Molloy, narrado por la necesidad de preservar el recuerdo de la pérdida gradual de memoria. No hay galimatías, es así de simple, para no olvidar cómo llega la desmemoria. Y acabo de comenzar a hojear El oficio de vivir, los diarios de Cesare Pavese, que estuvieron al cuidado de Italo Calvino y Natalia Ginzburg en su primera edición.

Me gusta leer en mi cama, con dos lámparas, una blanca y la otra azul.

Enrique del Risco. Escritor cubano, profesor universitario, autor de la sátira política "El Comandante ya tiene quien le escriba", 1992. Reside en New Jersey.

Últimos libros

Siempre nos quejamos de ser un país de poca memoria, donde no hay registro de nada y así nos condenamos a empezarlo todo desde el principio. Habrá que reconocer entonces cuando una generación cumple sus deberes para con su propia experiencia. Ese es el caso de la generación de Mariel. Aunque varios de estos libros ya los conocía ahora me los estoy leyendo como un todo para un estudio que estoy haciendo. Vienen a resultar el reverso anti-épico y profundamente humano de aquellos que se pretendían ser “la Novela de la Revolución”. Estos autores “marielitos” reconstruyen lo que fue la vida cubana entre 1959 y 1980 con una libertad y un desparpajo muy difíciles de encontrar en cualquier literatura.

Ahora estoy terminando La travesía secreta, de Carlos Victoria, pero antes leí o releí La ruta del mago, del mismo autor; Al norte del infierno, de Miguel Correa, Debajo de la mesa y A la sombra del mar, de Juan Abreu, Dile adiós a la virgen, de José Abreu Felippe, y de Nicolás Abreu En Blanco y Trocadero y su increíble recuento de su estancia en la embajada del Perú en 1980 titulada Al borde de la cerca: los 10 días que estremecieron a Cuba. (Sí, estos tres últimos son hermanos). Y por supuesto releí Antes que anochezca, El color del verano y Otra vez el mar, de Reinaldo Arenas. Leer cualquiera de esos libros por separado es altamente recomendable. Leérselos consecutivamente es una experiencia al mismo tiempo fantástica y aplastante.

Pero esas lecturas tan organizadas no se parecen a mí.

También estoy leyendo Dancing Bears. True Stories of People Nostalgic for Life Under Tyranny, del polaco Witold Szablowski y El soviet caribeño, del cubano César Reynel Aguilera, una informadísima historia de la influencia secreta del viejo partido comunista en la historia cubana más o menos desde los años treinta del siglo pasado hasta la guerra de Angola.

En algún rincón de la casa debe de haber otros libros esperando porque me vuelva a acordar de ellos pero, de momento, dejémoslos ahí.

José Antonio Évora. Crítico cinematográfico, periodista cubano, reside en Miami.

Ahora mismo no estoy leyendo ningún libro, pero sé cuál voy a leer: The Soul of America: The Battle for Our Better Angels (El Alma de Estados Unidos: La Batalla por Nuestros Mejores Ángeles), de Jon Meacham.

Últimamente llego a los libros leyendo noticias; en este caso fue al escuchar la entrevista que le hicieron a Meacham en la radio pública y contó cosas que yo no conocía sobre unos cuantos presidentes, paradojas que a la larga dicen mucho sobre cómo ha sido posible que las instituciones prevalezcan sobre los individuos en esta nación.

En todo caso, sí hay un libro que estoy leyendo… hace años. A cada rato vuelvo sobre La inmortalidad, de Kundera, lo abro al azar y empiezo a releer. Nunca me canso. Eso de que un gesto fugaz de alguien pueda ser percibido y descrito tan minuciosamente y que de ahí salga una historia tan inquietante me huele a oficio. Lo disfruto mucho y también, por supuesto, como buen aprendiz, sigo buscándole las costuras.

Antonio Álvarez Gil. Novelista cubano, sus últimas obras han sido ​Callejones de Arbat (Terranova editores, Puerto Rico 2012) y ​Annika desnuda (Verbum, Madrid 2015). Reside en Suecia.

Lecturas recientes

Te diré que el último libro que he leído es Espejo y tinta, del narrador, poeta y crítico español Manuel Rico. El volumen contiene dos novelas breves, tituladas "Espejo", la primera y "Tinta", la segunda. Lo recomendaría a mis compatriotas porque las piezas que aparecen en él cuentan dos historias que, aparte de estar muy bien escritas, podrían resultar interesantes a cualquier amante del arte literario. Si alguien objetara que Manuel Rico no es un autor nacido en nuestra tierra, y que los temas tratados en el libro se desarrollan en un mundo lejano a la realidad de la Isla, yo le respondería que precisamente por eso lo recomiendo. Estimo que tanto los lectores como los escritores cubanos tendrían que ampliar su mirada sobre la literatura en general, sintiéndola toda como propia y convirtiendo la suya en algo de valor universal. No debemos olvidar que el mundo es bastante más ancho que nuestra isla, y que si conocemos y comprendemos los procesos sociales y políticos que ocurren en otros sitios del orbe, podremos entender mejor las causas y la dimensión de la tragedia que ha ocurrido en nuestro país.

Antes de Espejo y Tinta acababa de leer un libro enorme, y no solo por su volumen sino también por lo enriquecedor del contenido. Se titula Jerusalén y cuenta la historia de esta ciudad y de aquella sufrida y disputada región del planeta. Al menos en mi caso, el interés que despertó su lectura fue muy grande. Teniendo en cuenta que buena parte de la historia de la humanidad y de los conflictos que asuelan al mundo están relacionados con esas tierras, pienso que este libro puede resultar muy ameno e instructivo para cualquier persona, incluido, por supuesto, el público cubano. Esta obra pertenece al talento y la pluma de Simon Sebag Montefiore y la recomiendo a todas las personas que aman la cultura y el conocimiento universal. Desgraciadamente, estoy casi seguro de que en la Isla este libro sería difícil de adquirir. Aun así, creo que es bueno saber de su existencia y que, si alguien tiene la posibilidad de leerlo, no debería dejarlo pasar.

​Por último, en estos días estoy leyendo un cuaderno de poesía. Se llama Talud y es el primer poemario de Aleisa Ribalta, una amiga y compatriota doble (por Cuba y por Suecia). Aunque todavía no lo he terminado, sí puedo afirmar que, al menos para mí, está resultando una lectura muy agradable.

Yoshvany Medina. Escritor, dramaturgo y director teatral cubano. Reside en Miami.

Te diré que siempre estoy fajado con varios libros a la vez, que ubico en partes específicas de la casa para que sean ineludibles. En el baño tengo el Tomo I del Teatro de Florian Zeller, el nuevo fenómeno de la dramaturgia y novelística francesa, aún treintañero, que está firmado con Gallimard, la más importante casa de edición gala. Las historias de Zeller suceden aquí y ahora, con un énfasis en las relaciones conyugales y filiales.

"Teatro (I)", Florian Zeller.
"Teatro (I)", Florian Zeller.

Su verba es ágil y punzante, y asombrosa y eficaz su manera de estructurar las escenas, utilizando el flash black y los monólogos interiores, que son verdaderas secuencias narrativas indirectas de su discurso, y combinándolas con los diálogos de sus enigmáticos personajes, que siempre están en situaciones clímax y al borde del abismo. Zeller imbrica remarcablemente los planos temporales, psicológicos y espaciales de sus historias, que siempre tienen argumentos impactantes, con un suspenso que avanza en un crescendo emocional insoportable. Los remates de las obras de Florian Zeller son arrolladores y desconcertantes, dejando en el espectador una perturbadora impresión de electroshock.

Carlos A. Aguilera. Poeta y ensayista cubano, autor de la novela "El imperio Oblomov" (Espuela de Plata, 2014). Reside en República Checa.

La vida con Lacan

No es posible entender el afecto sino vemos también su lado malsano.

Su lado vacío, rococó, “pobre”.

Su lado payaso.

Y esto fue lo que hizo de manera espléndida Catherine Millot en La vida con Lacan (Ediciones NED, Barcelona, 2018), la psicoanalista y ensayista francesa autora también de aquel interesante Gide, Genet, Mishima. La inteligencia de la perversión, su libro sobre tres de los grandes “mostros” del siglo xx que se tradujera ya hace algunos años en el mundo hispano.

La vida con Lacan es, como indica su nombre, otra cosa.

La vida con Lacan es un retrato íntimo, privado, chismoso de la fontanería amorosa.

De un Lacan mudo que de dedicaba a hacer nudos borromeos (lo real, lo simbólico, lo imaginario, si se desata uno se desatan todos, gritaba el autor de Écrits en medio de la nada) y que le gustaba ir con un ‘puño americano’ en el bolsillo por si en la calle había que defenderse.

Un Lacan irónico, que podía burlarse de todo lo que tuviera delante, y muchas veces mal educado ―fisiológicamente hablando.

Un Lacan excéntrico, como se ve en Télévision, el film que Benoît Jacquot hiciera con él en 1973, y que amaba todo tipo de adoraciones y genuflexiones en su presencia. Pero que dejó también, qué duda cabe, algunos de los mejores ensayos sobre el inconsciente, la transferencia y el sujeto, tal y como ya sabemos todos...

Y tal como cuenta la Millot en este libro que de alguna manera es también una pequeña radiografía de los intelectuales de los 60/70s, de sus guerritas eróticas.

En fin, un Lacan bien afeitado y cínico, como deben ser todos los amantes que devienen leyenda.

María Matienzo Puerto. Escritora y periodista cubana, autora de Apocalipsis La Habana: (Americans are Coming)​, reportajes aparecidos en Diario de Cuba. Reside en La Habana.

Yo he vuelto sobre Haruki Murakami con sus novelas de la juventud Escucha la canción del viento y Pinball 1973. Ya antes había leído otros libros de Murakami, más elaborados, más best seller y me había parecido que yo como escritora debía ganar en esa manera que tienen los japoneses de contar historias donde la vida es tratada como si fuera un proceso tecnológico más, lo que hace exclusivo al lector la decisión de emocionarse.

En las novelas de Murakami como en las de Mishima o Kawabata la historia, los sueños, lo fantástico se mezclan y sus personajes la materializan, no necesitan de un elemento externo o de un material antropológico para decir que los sueños pueden caminar a nuestro lado sin la niebla que solemos ponerles los occidentales a los mundos paralelos.

Nosotros solemos poner un cartel “ESTO QUE CONTARÉ ES FANTÁSTICO O NO ES REAL” o decir constantemente que nuestra realidad es maravillosa en lo que contamos la historia. Murakami heredó en su literatura que el cartel no es necesario porque la vida proporciona este tipo de historias sin pensar en los incrédulos. Escucha la canción del viento y Pinball 1973 se parecen demasiado a la vida del joven Murakami pero en ellas ya se empiezan a ver El pájaro que le da cuerda al mundo, Tokio blue, entre otras muchas novelas llenas de remaches, arandelas oxidadas, tornillos flojos y cables a punto de cortocircuitos.

William Navarrete. Escritor (Cuba, 1968). Vive en París desde hace 25 años. Sus dos últimas novelas, Fugas y Deja que se muera España han sido publicadas por Tusquets.

Estoy leyendo (más bien releyendo, pues ya lo había hecho 20 años atrás en español) El extranjero, la primera novela del escritor francés y premio Nobel Albert Camus, publicada en 1942.

"El extranjero", Albert Camus.
"El extranjero", Albert Camus.

Primero, quería sentirla directamente en francés, su lengua original; segundo, para los tiempos que corren creo que urge una literatura del postexistencialismo, un tipo de escritura que describa, como sucede en esta obra, la apatía y escepticismo que inspiran, hoy como en la década de 1940, la situación internacional en muchos ámbitos. El gran mérito de esa novela es la descripción cabal de la impotencia del hombre, y la inutilidad de muchas de sus empresas. Sobre todo cuando todo conspira contra el buen tino y el sentido común. Un poco como en el proceso que vivimos hoy día.

Vea todas las noticias de hoy

Movimiento San Isidro nominado al Premio Freemuse

Luis Manuel Otero Alcántara, impulsor del MSI, envuelto en la bandera cubana. (Foto: Iván García/Diario Las Américas)

El Movimiento San Isidro, con sede en La Habana, fue postulado al Premio Freemuse a la Libertad de Expresión Artística 2021.

“Agradecido de todo corazón a CADAL, todo el Movimiento San Isidro”, dijo con júbilo a nuestra redacción, Luis Manuel Otero Alcántara, coordinador del grupo de creadores que abogan por el respeto a la libertad de manifestar opiniones e ideas sin temor a represalias ni censura.

La nominación al galardón demuestra que no estamos solos, resaltó Otero Alcántara, y agregó “es importante sobre todo en estos tiempos en los que vivimos momentos decisivos para la nación, para Cuba, donde el régimen tiene un aparato propagandístico de desprecio contra los artistas independientes, para desacreditarnos y acusarnos de mercenarios”.

La postulación la hizo el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, CADAL, una organización argentina, que promueve la solidaridad democrática internacional con grupos e individuos que sufren represión y persecución política.

“Consideramos que el Movimiento San Isidro a través de sus acciones tanto artísticas como de activismo, defienden el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la libertad de pensamiento y al disenso. Vemos también que el Movimiento San Isidro ha logrado articular a través de sus diferentes acciones a la mayoría de los movimientos e iniciativas de la sociedad civil independiente en Cuba. Y hace tiempo que en Cuba no se veían movimientos de la sociedad civil así de organizados, cohesionados y con ese nivel de activismo como vimos, por ejemplo, en noviembre del año pasado”, indicó a Radio Televisión Martí, Diana Arévalo, directora de Proyectos Culturales de CADAL.

“El Movimiento San Isidro debería ganar este premio porque las diferentes acciones colectivas que ellos han desarrollado desde el 2018, que fue el año en el que se fundaron a partir de las diferentes protestas pacíficas en contra del Decreto 349, han demostrado que el arte y el activismo pueden unirse para generar prácticas cívicas que en este momento están cambiando las reglas del juego en Cuba”, puntualizó Arévalo.

Freemuse, nacida en Copenhague, Dinamarca, está enfocada en la defensa y promoción de la libertad de expresión artística alrededor del mundo y en la asistencia a artistas en riesgo.

En julio del año pasado, Freemuse criticó la represión destada en Cuba contra periodistas y activistas de la sociedad civil independiente que se habían convocado para manifestarse contra el abuso policial y racista, a raíz de la muerte a manos de la policía del joven negro de 27 años, Hansel Ernesto Hernández, en el municipio Guanabacoa.

En su sitio digital, la entidad afirma que el importante lauro se entregará a su ganador en Berlín, Alemania, el 25 de febrero de 2021.

Muere reconocido cineasta cubano Juan Carlos Tabío

En la foto Tabío sentado a la izquierda junto a Gutiérrez Alea y otros directores nominados al Oscar (Milcho Manchevski, Nikita Mikhalkov, Gerard Corbiau y Ang Lee.

El director de cine cubano Juan Carlos Tabío, creador de populares comedias del cine cubano como Se Permuta (1983), Plaff (1988), Lista de Espera (1999) y El cuerno de la abundancia (2008), falleció el lunes a los 77 años.

Instituciones culturales en la isla y numerosos artistas de la industria cinematográfica en Cuba han lamentado su fallecimiento.

Junto a Tomás Gutiérrez Alea dirigió la película Fresa y chocolate (1993) y Guantanamera (1995). El filme que abordó el tema de la homosexualidad desde la difícil amistad entre un homosexual y un joven comunista en una Cuba homofóbica fue nominado al Oscar a la mejor película en lengua extranjera y fue premiada con el "Oso de Plata" en el festival de Berlín y el "Goya" en España.

“Guantanamera” compitió por el León de Oro en el Festival de Venecia y recibió honores del Círculo de Escritores Cinematográficos de España y del Festival de Cine de Sundance.

En 2014 fue reconocido con el Premio Nacional de Cine.

Identidad cubana y cotidianidad en el Blog Gaspar El Lugareño: una conversación entre amigos

Joaquín Estrada Montalván (Foto: Facebook)

A principios de la década del setenta, caminaba hacia la Escuela 8 “Carlos Manuel de Céspedes” de mi natal Camagüey por la calle Lugareño, donde me encontraba todas las mañanas con mi amiguito preferido, Joaquín Estrada Montalván. De aquel tiempo en prescolar quedan algunas fotos empolvadas y el amable recuerdo de años de inocente alegría en medio de la tormenta comunista que azotaba nuestra isla.

Es enormemente grato para mí al cabo de tantos eneros (no se vale especificar cuántos), reencontrarme con Joaquín y entrevistarlo en el duodécimo aniversario de su blog Gaspar, El Lugareño.

Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareño. (Foto: Facebook)
Gaspar Betancourt Cisneros, El Lugareño. (Foto: Facebook)

Me intriga saber cuál es la importancia de traer al presente el nombre de Gaspar Betancourt Cisneros “El Lugareño” y fundar un blog con su nombre.

JEM: “Como he mencionado en otras ocasiones, me crié en la esquina del callejón de San Antonio y la calle Hermanos Agüero, la bodega donde nos ‘tocaba’ comprar los ‘mandados’ es el mismo lugar donde nació El Lugareño, incluso tiene una placa fechada en la pared, en el año 1952 que lo recuerda como precursor del ferrocarril. Además, mi primera escuela, muy cercana a su casa natal, estaba ubicada en la calle Lugareño y casi al lado del edificio Lugareño, en esos momentos el más alto y moderno de la ciudad.

Luego en la Universidad de Oriente, donde estudié Historia del año 1986 al 1991, cuando pasaron de ‘paso’ por la primera mitad del siglo XIX, tenían ubicado a Gaspar Betancourt Cisneros en el grupo de los anexionistas o sea de los ‘malos’, en ese relato teleológico que es o era (no se ahora) la historia de Cuba. Debido a mi infancia ‘lugareñizada’ empecé a buscar y a leer lo poco que se conseguía escrito por él y escrito sobre él. Básicamente sus ‘Escenas Cotidianas’ y una selección de su correspondencia con José Antonio Saco, a partir de ahí, fui conociéndole y admirándole.

Respondiendo a tu pregunta, es importante traer la figura de El Lugareño al presente, tiempo en el que se ha perdido el pensamiento crítico y se ha simplificado el debate político a tal extremo, que casi es imposible encontrar quien exponga ideas sin descalificar a quien piense diferente. Se encuentran consignas, frases hechas e improperios, pero muy poco de pensamiento ideológico complejo expuesto sin ‘complejos’, de hecho se aconseja no hablar de política o de religión para evitarse problemas, lo que revela una inmadurez social que no acepta la diversidad y la diferencia.

Reduciendo en un esquema se puede decir que durante el siglo XIX cubano previo a la Guerra del 68, el tiempo de El Lugareño, las principales corrientes de pensamiento para fundar la nación cubana, eran tres, la independentista en la que se puede ubicar a Félix Varela, la reformista en la que se incluye a José Antonio Saco y la anexionista, en la que en una de sus variantes fue protagonista El Lugareño.

Cuando se lee la correspondencia entre ellos se aprecia el convencimiento de cada uno de que su proyecto era el correcto e incompatible con las otras maneras de querer construir Cuba, pero a la vez se disfruta de que no economizan muestras de afectos y cariños. Eso es lo fundamental que encuentro en El Lugareño, un hombre con sus ideas y convicciones claras, lo que no le impedía, sino al contrario, tener amistad con quienes pensaban de otra forma.

Gaspar Betancourt Cisneros (1803-1866), conocido por su seudónimo El Lugareño, es uno de los personajes camagüeyanos (y cubanos) más interesantes en toda la historia de la Isla.

JR: A veces pienso que tal vez si El Lugareño hubiese vivido en nuestro tiempo, sus “Escenas Cotidianas” serían también un blog. ¿Este blog es una especie de nuevas Escenas Cotidianas?

JEM: “Las ‘Escenas Cotidianas’ son en total un conjunto de 26 textos que publicó El Lugareño, en la Gaceta de Puerto Príncipe, entre los años 1838 y 1840. Luego fueron publicadas en 1950 en forma de libro en La Habana, y recientemente la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey realizó una nueva edición

Aunque se consideran parte del corpus de la literatura costumbrista criolla, son mucho más que eso, pues no solo El Lugareño, pretendió describir y satirizar su tiempo, sino que en cada texto ofrece soluciones desde su perspectiva al tema que en cada Escena se ocupa, ya fuera educación, fiestas populares, industria, economía, cultura, el juego.

El blog no es una especie de ‘Escenas Cotidianas’, no pretendo ‘ser los ojos de Camagüey para ver todo lo que le sobra o falta’, ni ser ‘los oídos del Camaguey, para estar siempre a la escucha’. Aunque entre sus temas fundamentales está Camagüey, su cultura, su ayer y su presente, y por supuesto deseo que sea un mejor lugar.”

JR: ¿Busca revelar el Ethos de los cubanos dentro y fuera de la Isla?

JEM: “El blog está hecho por un cubano que vivió hasta entrada la adultez dentro de la Isla, y que reside hace varios años fuera de ella, lo que conlleva que al leerle se perciba el sabor de la cubanía, pero no es únicamente un espacio dedicado a la patria chica camagüeyana, ni a Cuba toda, sino también se refleja la vida en Miami, donde he habitado la mayor parte del tiempo en el exilio, así como temas universales de cultura y arte, política, religión, psicología, etc.”

JR: ¿Cómo se te ocurrió la idea hace 12 eneros?

JEM: “En una breve visita que hice en el año 2002 a los Estados Unidos y luego cuando vine en el año 2005, que se tornó en estado permanente, me llamó la atención la desinformación tanto acá sobre la Isla, como en la Isla sobre la realidad de la comunidad cubana que vive fuera de ella. Inicié, el blog con esta idea de ser puente y cauce de comunicación entre las dos orillas. Recuerda que cuando aquello aún no existían lo que hoy se conoce como las redes sociales, y el internet en Cuba era mucho más limitado que lo que es ahora.

También, en ese tiempo tuvo lugar una hermosa primavera de blogs cubanos que se conoció como la Blogosfera, por lo que me decidí a crear mi propio medio de comunicación en forma de blog.”

JR: ¿Cómo está estructurado?

JEM: “El blog desde el inicio lo concebí como una obra colectiva, o sea he invitado durante todos estos años a amigos y a otros que luego se han convertido en amigos, aunque a algunos no les conozca aun personalmente, a colaborar en el blog. Cada día cuenta con una sección fija a cargo de un colaborador que tiene su espacio, ya sea poesía, fotografía, psicología, ballet, historia, religión. Esto es además del contenido diverso que se ofrece a diario. El blog es también un archivo valioso en estos temas.”

JR: ¿Cuáles son los momentos cumbre en estos últimos 12 años?

JEM: “Por muchos años fumé tabaco, soy más de la calma que provee la reflexión, que del efectismo del momento. Lo que te quiero decir es que no podría nombrarte momentos cumbres del blog, porque aunque ha pasado por diversas etapas, se ha mantenido siempre en un nivel más o menos estable.”

JR: ¿Por qué la poesía tiene tanta preeminencia en el blog?

JEM: “Debido a mi incapacidad de expresarme en versos y a mi admiración por la poesía.

Recuerdo el primer ‘poema’ que escribí, fue en la escuela primaria, de un cancionero fui seleccionando versos y fragmentos de canciones, de esa manera conformé mi primera carta y poema de amor.

Desarrollé un gusto y un hábito por la lectura, desde los primeros libros que me leía mi mamá, luego en la Biblioteca Provincial y ya desde la Secundaria, tenía varios libros en la mesa de noche, invariablemente un poemario. De siempre he tenido además de libros, amigos y amigas poetas, de los que disfruto su obra y de los que admiro su talento. La poesía es un don divino.”

JR: ¿Es la literatura cubana un espejo del acontecer nacional?

JEM: “Debido a lo dispersa que se encuentra la literatura cubana, no puedo responder esta pregunta.

De lo que leo, pudiera decir que el acontecer nacional ocupa un lugar en lo que se escribe, con el riesgo que esto tiene de confundir periodismo con literatura, lo inmediato con lo permanente.”

JR: ¿Qué queda en Camagüey de El Lugareño?

JEM: “Camagüey, y toda Cuba, creo que existen más como memoria que como realidad.

Camagüey, aunque erróneamente se le llama ciudad colonial, es mayormente una ciudad ecléctica del siglo XX. Más allá de algunas de las Iglesias plazas y algunos inmuebles, no permanece mucho en pie del tiempo del Lugareño. Por ejemplo, existe la percepción de que sus calles adoquinadas son del tiempo colonial, pero los adoquines actuales llegaron a la ciudad, desde Noruega, en las primeras décadas del siglo XX.

Queda el nombre de una calle, un edificio que, aunque moderno, está en ruinas (a pesar de años y años en aparente reconstrucción) y un central azucarero que llevó su nombre y al cual se le continúa nombrando Lugareño.

Prueba de que se le desconoce, es que de manera frecuente me preguntan quién es El Lugareño. Sólo el nombre del blog ya es una manera de sacarlo del desconocimiento, que es más que del olvido.”

JR: ¿Hace falta rescatarlo?

JEM: “Creo que dar a conocer los fundadores de la nación y la identidad cubana, el pensamiento original cubano, es muy importante actualmente, cuando se ha perdido la tradición oral, la familiar, las costumbres. La cultura es como una carrera de relevo, y eso se ha perdido en lo que fuera nuestro Camagüey y nuestra Cuba.”

JR: ¿Piensas continuar haciendo este blog? ¿Cuáles son sus principales logros?

JEM: “Si, lo seguiré haciendo. El principal logro del blog es el privilegio de contar con el talento de sus hacedores. La lectura de tanta gente, que no pocos me escriben. Haber hecho amistades. Llegar a un lugar y que me identifiquen como El Lugareño.”

Al concluir esta grata entrevista aprovecho para agradecer a Joaquín y a su blog esta hermosa ventana a la historia, la cultura y las costumbres de nuestro Camagüey y nuestra patria, esta contribución al alma nacional cubana, intangible nostalgia que aviva aún nuestra esperanza.

Tania Bruguera entrega queja al ICRT por difamación en su contra

La artista Tania Bruguera presenta una queja formal al ICRT por los actos de difamación en su contra el 13 de enero 2021.

La artista Tania Bruguera presentó una queja formal a la Presidencia del Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT, en respuesta a la difamación en su contra por parte del periodista oficialista Humberto López en el Noticiero Estelar.

Después de que un grupo de activistas decidieran acuartelarse en la sede el Movimiento San Isidro, protestando por la injusta detención del rapero Denis Solís, y el régimen entrara de manera violenta para apresarlos, la televisora oficialista decidió dedicar un segmento del noticiero estelar a los activistas y opositores de la dictadura para difamarlos.

“Esta práctica amoral y desesperada se ha hecho común en las últimas semanas en la Televisión Cubana”, dice un comunicado de la artista refiriéndose a los actos de distorsión y difamación hacia ella por parte del régimen el 13 de enero.

Son bastantes los opositores que han aparecido en las pantallas de la televisión de la dictadura siendo víctimas de las calumnias de régimen como la periodista y activista Iliana Hernández, el periodista independiente Carlos Manuel Álvarez, la líder opositora Berta Soler, entre otros,

“La inclusión de Tania en estos espacios de difamación llega después de que se hayan presentado estas mismas acciones contra otros activistas. Parece que es Tania el plato fuerte que dejan para el final”, señala la publicación de Bruguera.

En el comunicado, la artista señala que, a pesar de la falta de leyes en Cuba, utilizará “todos los recursos” para defenderse de esta acción. “Utilizaremos los escasos recursos legales que tenemos para defender nuestro derecho a pensar diferente y a mantener nuestra integridad pública”, detalla el comunicado.

Esta no es la primera vez que la artista se defiende de las acciones difamatorias del régimen en su contra. Hace varios años puso la primera demanda de su tipo contra el régimen.

“Luego de haber visto la edición del 13 de enero del 2021 del Noticiero Nacional de la Televisión Cubana difamando y mintiendo sobre Tania Bruguera y otros activistas, queríamos recordarle a este medio que hace ya varios años; Bruguera puso la primera demanda de su tipo contra el Gobierno cubano por difamación”, señala otra publicación de Bruguera.

Dardos ponzoñosos del régimen contra la Fundación Gabo

Premio Gabo 2020

La página digital del régimen CubaDebate arremetió contra la Fundación Gabo por nominar y premiar a periodistas independientes cubanos.

La institución con sede en Cartagena de Indias, Colombia, fue creada por el escritor Gabriel García Márquez en 1995 para impulsar un periodismo innovador, ético y riguroso.

En un artículo divulgado el martes la publicación comunista recriminó a la entidad de estar manipulada por dependencias vinculadas con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) con el objetivo de promover “la desestabilización en países con gobiernos considerados obstáculos geo estratégicos por Washington”.

Hace pocos días, el 6 de enero,se conoció que entre los 40 nominados al galardón de periodismo más importante de Iberoamérica se encuentran los reporteroscubanos de medios independientes Cynthia de la Cantera y Alberto Toppin de Yucabytes y Abraham Jiménez Enoa de El Estornudo.

Nominados Gabo 2020
Nominados Gabo 2020

En una nota, la Fundación Gabo aseguró que los trabajos postulados “se destacan, de acuerdo con los jurados de la octava edición del Premio Gabo, por su sólida investigación y reportería, elevada calidad narrativa y técnica, y capacidad para incomodar al poder al retratar con profundidad, rigurosidad y ética las complejas realidades de América Latina". El lauro se entregará en una ceremonia virtual el próximo jueves 21 de enero, donde se darán a conocer los ganadores de las 4 categorías del concurso: Texto, Imagen, Cobertura e Innovación.

En La Habana, el texto oficialista criticó que la institución establecida por el gran amigo de Fidel Castro, haya seleccionado a comunicadores de "medios digitales que recientemente han sido señalados” [por la prensa partidista de Cuba] “como receptores de financiamiento de la National Endowment for Democracy (NED), Open Society Foundations, y otras vías asociadas, como parte de la injerencia de Estados Unidos en Cuba".

“La web anticubana del gobierno estadounidense Radio Televisión Martí de inmediato los entrevistó y celebró ese otorgamiento como "un mazazo en la cara de la prensa en Cuba", dijo CubaDebate.

El órgano gubernamental se refiere tambiéna la premiación de otros dos cubanos en ediciones anteriores: Jorge Carrasco de El Estornudo en 2017 y Mónica Baró en 2018 con un reportaje en Periodismo de Barrio.

Cubadebate supone que la Fundación Gabo ha recibido financiación de estructuras “de fachada periodística y financiera asociadas" a la NED.

Asimismo ataca al Instituto Prensa y Sociedad (Ipys), por premiar a periodistas pagados por el gobierno de Cuba. En 2020, la organización distinguió en el Cubacrón a Ayose García Naranjo, del periódico Girón, de Matanzas, por la crónica Donalciano, el devorador de montes.

En 2019, el Ipys quiso distinguir a varios periodistas estatales, como Dayamis Sotolongo (Escambray) y Haydee León (Juventud Rebelde), por sus investigaciones. En ese momento, la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) rechazó lo que llamó el intento del Instituto de "comprar" a sus afiliados.

Cargar más

XS
SM
MD
LG