Enlaces de accesibilidad

Mundo

Letonia inicia presidencial semestral de la UE

Letonia en la presidencia de la UE.

En los próximos 6 meses se seguirán estudiando en el Consejo nuevas sanciones a Rusia por la crisis ucraniana, asunto sobre el que Letonia siempre se ha posicionado a la cabeza sin paños calientes.

El presidente de la Comisión Europea (CE) Jean-Claude Juncker inaugurará mañana en Riga junto con la primera ministra letona, Laimdota Straujuma, la presidencia de la Unión Europea (UE) que ejercerá el país báltico, un semestre que estará marcado por las elecciones griegas y las relaciones con Rusia.

Aunque oficialmente Letonia recogió el testigo de la presidencia italiana el pasado 1 de enero, este jueves se inaugura formalmente ese periodo con una rueda de prensa en la que Juncker se enfrentará por primera vez a preguntas sobre las especulaciones de una eventual salida de Grecia del euro ("Grexit").

Un posible "Grexit", un escenario enfriado por la CE, ha causado temor en los mercados, incluso antes de que se lanzara desde el semanario alemán Der Spiegel un globo sonda sobre la valoración de esa hipótesis por parte de la canciller Ángela Merkel.

Se espera que Juncker, que viaja acompañado del colegio de comisarios a Riga, reitere que la pertenencia a la eurozona es "irrevocable" y que no es el Ejecutivo comunitario sino el pueblo griego el que, con su voto, debe decidir sobre su futuro en el euro más allá de las preocupaciones en algunos mercados y algunas capitales por una victoria de Syriza en las elecciones del día 25.

Además de Grecia, las relaciones de la UE con Moscú marcarán los próximos seis meses. El experto del Center for European Policy Studies (CEPS) Fabian Zuleeg señaló a Efe que "claramente Letonia está muy influenciada por su situación geográfica e histórica a la sombra de Rusia". Según Zuleeg, "siempre es difícil pronosticar el futuro, pero parece claro que la crisis económica en Rusia va a tener repercusiones en las relaciones de la UE con Moscú y relacionado con ello también la política energética".

En los próximos seis meses se seguirán estudiando en el Consejo nuevas sanciones a Rusia por la crisis ucraniana, un asunto sobre el que Letonia siempre se ha posicionado a la cabeza sin paños calientes. El programa de prioridades de la presidencia letona pasa igualmente por avanzar en el paquete legislativo del plan de inversión para Europa, los trabajos de refuerzo del mercado único, el lanzamiento de las discusiones de la unión energética, y la promoción de la competitividad industrial comunitaria.

Juncker dijo antes de su viaje que su deseo es que la presidencia letona apoye sus objetivos de "conseguir resultados importantes para los ciudadanos". "Espero el momento de hablar en Riga con nuestros colegas y
amigos letones sobre el modo en que podemos plasmar las ambiciones en una realidad: potenciar la competitividad europea mejorando el clima para las inversiones y lograr una Europa digital sin fronteras y una Unión de la Energía europea fuerte son nuestras prioridades conjuntas", añadió.

El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, declaró en su visita en diciembre a Riga que su experiencia "muestra que las presidencias de países pequeños están muy implicadas en el éxito de las reformas", una reflexión que se espera también lleve a cabo el propio Juncker. Letonia, donde gobierna el Partido de la Unidad, de ideología liberal conservadora, es a menudo puesto como ejemplo de las beneficiosas consecuencias de las reformas económicas por las instituciones europeas tras superar una grave crisis económica.

Letonia cuenta en el Ejecutivo comunitario con el vicepresidente para el Euro y el Diálogo Social Valdis Drombrovskis, ingeniero económico de 43 años y del partido conservador Nueva Era. Dombrovskis, que le disputó sin éxito a Juncker la candidatura a la presidencia de la CE del Partido Popular Europeo (PPE), dimitió de su cargo de Primer Ministro en enero de 2013 tras el desplome de un centro comercial en Riga en el que murieron 54 personas.

Vea todas las noticias de hoy

Time designa Persona del Año a Zelenskyy "por demostrar que el valor puede ser tan contagioso como el miedo"

El presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyy habla en una entrevista con The Associated Press en su oficina, en Kiev, el 9 de abril. (AP/Evgeniy Maloletka)

La revista Time designó el miércoles al presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy Persona del Año "por demostrar que el valor puede ser tan contagioso como el miedo".

El editor en jefe Edward Felsenthal dijo que la elección de Zelenskyy —junto con "el espíritu de Ucrania"— fue "la más nítida que se recuerde".


"Fuese que la batalla de Ucrania provoque esperanza o miedo, el mundo marchó al compás de Volodymyr Zelensky en 2022", aseveró.

Comediante que se volcó a la política y fue elegido presidente de Ucrania en 2019, Zelenskyy se ha dedicado incansablemente desde la invasión rusa el 24 de febrero a inspirar a su país en la resistencia y para obtener apoyo internacional.

Felsenthal dijo que la decisión de Zelenskyy cuando comenzó la guerra de "no huir de Kiev, sino de quedarse y buscar apoyo fue crucial".


"Por demostrar que el valor puede ser tan contagioso como el miedo, por inspirar a pueblos y naciones a unirse en defensa de la libertad, por recordarle al mundo la fragilidad de la democracia —y de la paz_, Volodymyr Zelensky y el espíritu de Ucrania son la Persona del Año 2022 de Time", añadió.

La revista mencionó personas que, dice, encarnan el espíritu de Ucrania, como el ingeniero Oleg Kutkov, que ayudó a mantener el país conectado; Olga Rudenko, directora del Independiente de Kiev, y el cirujano de guerra británico David Nott.


La selección anual de Time ha provocado debates, a veces ásperos, desde que comenzó en 1927. En 2021, la Persona del Año fue el magnate Elon Musk, dueño de Tesla y quien recientemente compró Twitter. En 2020 el título fue compartido por el entonces presidente electo Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris.

En la capital de Lituania se inicia proceso de desmantelar monumento de la URSS

El monumento Antakalnis en Vilna, Lituania.

Las autoridades de Vilna, la capital de Lituania, comenzaron el martes a desmantelar un monumento soviético pese a las medidas de protección temporal impuestas por el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

El alcalde de Vilna, Remigijus Simasius, afirmó en declaraciones recogidas por medios lituanos que se trata de un "símbolo de la ideología soviética" y que su retirada es "legal y razonable".

"No me cabe duda de que es la única decisión correcta", señaló el regidor, según el cual la decisión del Comité de Derechos Humanos no es un obstáculo para el desmantelamiento del monumento, situado en un cementerio de soldados soviéticos.

Simasius destacó que las aproximadamente 3.000 tumbas y sus correspondientes lápidas no serán dañadas y que las operaciones se están llevando a cabo de forma "respetuosa".

Las autoridades municipales han informado de que las labores progresan sin contratiempos y que está previsto que las seis estatuas de soldados, cada una de unos seis metros de altura, hayan sido retiradas por completo este viernes o el lunes que viene.

El destino de las seis estatuas todavía está por esclarecer, pero es posible que sean trasladadas al Museo Nacional de Lituania.

En octubre, el ayuntamiento de Vilna aplazó el desmantelamiento del monumento después de que el Ministerio de Justicia lituano recibiera una carta del Comité de Derechos Humanos de la ONU en la que se pedía posponer la operación a instancias de un grupo de ciudadanos lituanos de etnia rusa.

Sin embargo, el Gobierno lituano y la alcaldía de Vilna decidieron proceder con la retirada del monumento, con la justificación de que el organismo de la ONU aplicó las medidas de protección en base a la información incorrecta de que se iba a dañar las tumbas.

Lituania fue ocupada por el Ejército Rojo en 1944 e integrada en la Unión Soviética, de la que se independizó en marzo de 1991, y se estima que aproximadamente un 5% de la población es de origen ruso.

Consejo de Seguridad de la ONU condena ataques de Rusia contra la infraestructura civil de Ucrania

Dos edificios colapsados en Ucrania debido a un ataque ruso. (AP Foto/Leo Correa).

La campaña rusa de ataques contra la infraestructura civil de Ucrania fue objeto este martes de duras condenas por prácticamente todos los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, que advirtieron del dramático invierno que se avecina para la población del país.

"Rusia continúa su agresión y está usando el invierno como un arma de guerra", denunció Nicolas de Rivière, el embajador ante Naciones Unidas de Francia, que junto a México convocó al máximo órgano de decisión de la organización para abordar la situación humanitaria en Ucrania.

Según De Rivière, los ataques "sistemáticos" contra la infraestructura ucraniana en un momento en que las temperaturas se sitúan bajo cero "reflejan un claro deseo de Rusia de hacer que los ucranianos sufran, de privarles de agua, calefacción y electricidad con la esperanza de minar su resistencia".

El representante de México, Juan Ramón de la Fuente, destacó que los bombardeos contra la red eléctrica, unidos al frío, están creando una nueva dimensión en la crisis humanitaria que se vive en Ucrania.

No es solo que millones de personas se estén quedando sin electricidad y calefacción en pleno invierno, recordó el diplomático, sino que los cortes energéticos complican enormemente el suministro médico y ponen en peligro la seguridad de las centrales nucleares del país.

"Reiteramos nuestro llamado urgente a poner fin a estos ataques y a intensificar esfuerzos en la reconstrucción de la red eléctrica", señaló De La Fuente, en un mensaje que fue repetido por la mayoría de los países del Consejo de Seguridad.

INCLUSO CHINA PIDE CONTENCIÓN A RUSIA

China, pese a que mantiene una postura más tibia que otros ante la invasión rusa, dejó claro que quiere que se detengan los "ataques contra las infraestructuras civiles" y que se reparen cuanto antes los daños para evitar el sufrimiento de los más vulnerables.

Según confirmó el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, millones de ucranianos están viviendo sin acceso a calefacción, electricidad y agua como consecuencia de la actual campaña rusa de bombardeos.

"En medio de las temperaturas heladoras y de la destrucción, las personas en mayor riesgo son quienes ya eran vulnerables, entre ellos los ancianos, aquellos con discapacidades y los millones de desplazados, porque carecen de servicios esenciales", apuntó Griffiths, que dejó claro que hace falta más apoyo del que ahora mismo pueden ofrecer las organizaciones humanitarias.

RUSIA JUSTIFICA LOS ATAQUES

Rusia, mientras tanto, argumentó que los ataques contra la infraestructura ucraniana son una respuesta necesaria a la hostilidad de Kiev y dijo que se limitan a instalaciones que son usadas con fines militares.

"Vamos a debilitar la capacidad militar del régimen de (Volodímir) Zelenski. Estas instalaciones están siendo inutilizadas con ataques de precisión y la infraestructura civil en ciudades ucranianas no sufriría si no hubieran colocado defensas aéreas en áreas residenciales", apuntó el embajador ruso, Vasili Nebenzia.

El diplomático, por otra parte, denunció que el suministro de armas occidental a Ucrania está llevando a que importantes cantidades de armamento terminen en manos de grupos armados de otras regiones, un asunto para el que Moscú pedirá que el Consejo de Seguridad aborde en una reunión el próximo 9 de diciembre.

Además, Nebenzia reiteró que su país está dispuesto a mantener negociaciones para una solución diplomática del conflicto, pero dejó claro que su objetivo sería "erradicar las causas que llevaron a empezar la operación militar especial en Ucrania", es decir, a garantizar que las metas que Rusia se fijó para su invasión se
cumplan.

Mientras tanto, las potencias occidentales y la propia Ucrania insistieron en que, con sus actos, el presidente ruso, Vladímir Putin, está demostrando que no tiene ninguna intención de negociar el fin de la guerra.

"Los crecientes bombardeos del presidente Putin contra la infraestructura de Ucrania son evidencia de que no tiene un interés genuino en la negociación o la diplomacia. Está tratando de quebrantar la voluntad de lucha de Ucrania bombardeando y congelando a sus civiles para que se sometan", dijo la diplomática
estadounidense Lisa Carty.

Zavala: El “reloj del apocalipsis” al límite por riesgo nuclear en Ucrania

Una casa arde tras un ataque ruso en Jersón, Ucrania, el sábado 3 de diciembre de 2022. (AP Foto/Evgeniy Maloletka)

El “reloj del apocalipsis”, una especie de metáfora científica con la que se mide la cercanía del mundo a la catástrofe final, podría estar muy cerca de la hora límite si persiste y no se aminora el riesgo de una eventual deriva nuclear de la guerra en Ucrania.

Esta es la tesis que sostiene el escritor y periodista José María Zavala en su último libro “El reloj del apocalipsis. Cómo sobrevivir a los últimos tiempos” (HarperCollins), en el que se pregunta si ya se ven signos de que ha comenzado esa maléfica cuenta atrás y cómo podría el ser humano intentar contrarrestar tan negros presagios.

En entrevista con EFE, Zavala subraya que “Albert Einstein y otros Premios Nobel idearon en 1947 el llamado ‘reloj del Apocalipsis’, cuya hora letal se estableció de modo metafórico en la medianoche.

Cuanto más cerca estén las manecillas de esa hora –y según el autor hoy se encuentran a tan sólo cien segundos- en función del riesgo climático, epidemiológico o de un conflicto nuclear, más inminente será el Apocalipsis.

“Es evidente que la forma de retrasar ese reloj simbólico pasa por la buena voluntad de los principales dirigentes políticos a la hora de preservar el medio ambiente, avanzar en los planes de salud y, por supuesto, impedir el estallido de una guerra nuclear mediante una sincera y eficaz voluntad negociadora”, destaca.

En este sentido, Zavala se refiere a la reunión que el pasado enero celebró el papa Francisco en el Vaticano con un alto dignatario mundial (cuyo nombre el pontífice no quiso revelar) y que le manifestó que la guerra en Ucrania era inevitable.

Poco después de producirse la invasión rusa de Ucrania, el pasado 24 de febrero, el papa manifestó que “la Tercera Guerra Mundial había comenzado ya”, una afirmación que muchos tomaron como retórica o tal vez metafórica, pero que para Zavala se basa en un criterio geopolítico sólido y concreto.

“Claro que el pontífice se apoya en criterios geopolíticos a la hora de asegurar que la Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado”, subraya el autor, quien afirma que Francisco ha intentado e intenta hacer un esfuerzo diplomático por parar la guerra, hasta ahora sin éxito.

Puede que en esa gestión diplomática discreta de Francisco tenga en mente el recuerdo del papa Juan XXIII (1958-1963), quien vivió muy de cerca la “crisis de los misiles” de Cuba, en octubre de 1962, en la que el mundo estuvo al borde mismo de una guerra nuclear y que se evitó en el último momento tras una serie de delicadas gestiones diplomáticas en las que el pontífice fue bastante más que un mero observador.

Francisco “ha intentado algo parecido, y me consta que sigue haciéndolo, a través de la diplomacia”, señala Zavala.

El presidente ruso, Vladimir Putin, “se reunió ya con el papa en el Vaticano en noviembre de 2013, un mes después de que Rusia y la Santa Sede pidiesen a Estados Unidos que no interviniese militarmente en Siria. En 2015 ambos se reencontraron por segunda vez en el Vaticano, tras la anexión de Crimea por parte de Rusia. Y por tercera y última vez en 2019, cuando Putin llegó al Palacio Apostólico con una hora de retraso. Charlaron sobre la presencia de Rusia en Venezuela, Siria y Ucrania”, comenta.

Asimismo, resalta Zavala, el pasado 16 de marzo, “Francisco conversó por videoconferencia con el patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, Kiril I, ante el recrudecimiento de la guerra en Ucrania y el creciente peligro de su propagación al resto del mundo”.

A propósito de esos encuentros, Zavala resalta la negativa de Rusia a una eventual visita papal.

“Una vez más, la posible visita del pontífice a Rusia resultó un mero espejismo. Ningún papa en la historia ha viajado hasta ahora a Moscú, mientras que Putin se ha convertido paradójicamente en el líder político que más veces ha visitado el Vaticano”, comenta.

Y volviendo al “reloj del apocalipsis” y a que la metáfora no acabe siendo una realidad, Zavala argumenta que “hay signos que evidencian la entrada en el trecho final de los últimos tiempos”, hasta el punto de que “algunos expertos empiezan ya a inquietarse por todo lo que está sucediendo”, y cita entre ellos al físico británico Stephen Hawking; a la presidenta del Boletín de los Científicos Atómicos,

Rachel Bronson, o al presidente de la Royal Society de Londres, el astrofísico Martin Rees, quien ha señalado que “las armas nucleares siguen siendo la amenaza más inmediata y catastrófica para la Humanidad”.

Y ante esta situación Zavala expresa su inquietud por la que parece una posible apatía de la sociedad.

“La sociedad está anestesiada y no reacciona. Cada uno se ha instalado en su ’zona de confort’ y parece no importarle lo que le suceda al vecino. Aunque, claro, todo tiene un límite y a la historia me remito, que es cíclica y se repite: crisis económicas, guerras, epidemias… Nada nuevo bajo el sol, pero esta vez puede ser mucho peor”, resalta Zavala, quien manifiesta que “las profecías, a veces, se cumplen”.

Coalición de 19 países pide a Irán la liberación de periodistas detenidos

El ayatolá Ali Khamenei sostiene reunión con efectivos de la milicia Basij en Teherán, el 26 de noviembre de 2022. (WANA/Reuters).

La Coalición para la Libertad de Prensa, formada entre otros por Canadá, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia, solicitó este jueves la liberación de periodistas detenidos en Irán y condenó la "violenta represión" de las manifestaciones allí.

El grupo de 19 países expresó en un comunicado su condena "en los términos más enérgicos posibles de la represión en marcha contra manifestantes y la sociedad en general" y reclamó a Irán que coopere con la ONU, especialmente el Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en el país.

La coalición demandó a Irán "la liberación de los individuos detenidos de forma arbitraria, incluidos todos los periodistas", y recordó que muchos profesionales de los medios de comunicación han sido arrestados de forma "preventiva" para evitar que reporten sobre abusos a los derechos humanos.


Los 19 países también condenaron las acusaciones de las autoridades de Teherán de que los medios de comunicación independientes "están siendo manipulados por fuerzas extranjeras", así como la "intimidación" contra periodistas iraníes que trabajan para medios internacionales.

"Instamos a las autoridades iraníes a que permitan a todas las personas de Irán, incluidos periodistas y trabajadores de los medios, que se expresen libremente y tengan acceso a la información", concluyó el comunicado.

Cargar más

XS
SM
MD
LG