Enlaces de accesibilidad

Cuba

Las ONGs que subsidia el castrismo

Cubanos cocinan en la calle el 28 de septiembre de 2018, por el aniversario 58 de la fundación de los CDR.

El régimen establecido en Cuba asegura tener más de un millar de Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), de las que al menos 10 tienen la función de reprimir y controlar a los ciudadanos.

Con este panorama difícilmente esos grupos pasarían el examen estándar en el mundo para determinar su forma jurídica: ocho de ellas fueron fundadas por el dictador Fidel Castro a su antojo y conveniencia.

Con el inicio de la revolución de 1959 lo que fue la entonces sociedad civil cayó bajo las botas del autoritarismo y la eliminación de la individualidad. El naciente gobierno revolucionario creó las organizaciones de masas, pero las primeras no fueron sino mecanismos de control, vigilancia y masificación de la ideología comunista.

Echemos un breve repaso a cuáles son las llamadas “correas de trasmisión” del socialismo cubano:

  • Unión de Jóvenes Comunistas (UJC, fundada en 1962 por Fidel Castro), agrupación juvenil de futuros militantes del PCC)
  • Central de Trabajadores de Cuba (CTC, fundada en 1939 por los comunistas Blas Roca y Lázaro Peña)
  • Federación de Mujeres Cubanas (FMC, fundada en 1960 por Fidel Castro y Vilma Espín, exesposa (+) de Raúl Castro)
  • Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP, fundada en 1961 por Fidel Castro)
  • Organización de Pioneros José Martí (OPJM, fundada en 1977 por Fidel Castro)
  • Federación Estudiantil de la Enseñanza Media (FEEM, fundada en 1970 por Fidel Castro)
  • Federación Estudiantil Universitaria (FEU, fundada en 1922 por Julio Antonio Mella)
  • Comités de Defensa de la Revolución (CDR, fundado en 1960 por Fidel Castro), instaurados en cada cuadra de los barrios para vigilar cualquier acto de disenso contra el régimen
  • Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC, fundada en 1993 por Fidel Castro), organización de militares activos y jubilados, inicialmente formada por veteranos de las guerras cubanas en el África
  • Unión de Periodistas de Cuba (UPEC, fundada en 1963 por Fidel Castro), formación centralizada del periodismo oficialista

Instaurada como “los ojos y los oídos de la revolución", los CDR agrupan hoy a unos 136 mil comités de cuadra, según el dato ofrecido por el sitio Inventario. Datos abiertos para Cuba, que en respuesta reciente a un usuario aseveró: “Los datos precisos más recientes que tenemos son de 2009: Cederistas: 8,465, 940; CDR de base: 136,547; Comités de Zona: 17,917”.

Para nadie es un secreto el triste papel de los CDR en la delación y represión a quienes se han opuesto al sistema imperante en Cuba por 60 años: actos de repudio, cercos a las viviendas de opositores, establecimientos de puntos de vigilancia de la policía la Seguridad del Estado, entre otras. Sin embargo para estudiosos del tema de la sociedad civil en la isla, afines al régimen, como María López Vigil, masificar y dejar bajo control del Partido Comunista de Cuba, fue una necesidad.

“Ninguna de estas organizaciones nació masiva, pero el apoyo popular masivo al proyecto revolucionario y su propio carácter incluyente, las fue masificando”, indica la autora del compendio digital “Comunidad gubernamental cubana”, asegura López Vigil.

Para el español Joseba Macías, bastante afín al régimen cubano, en su compendio La sociedad civil en la revolución cubana (1959-2012), la explicación del nacimiento de las organizaciones de masas la busca en el académico oficialista Jorge Luis Acanda:

“La sociedad civil cubana antes de 1959 estaba marcada por procesos contradictorios. Es cierto que era más densa y compleja que la existente en la mayoría de los países latinoamericanos y de las Antillas, debido al mayor grado de desarrollo de las relaciones sociales y capitalistas en Cuba. Pero también debe tenerse en cuenta que la existencia de casi un 30% de analfabetismo (más la alta proporción de la población que era analfabeta funcional), y de una tasa de desempleo que no bajaba nunca del 35% en sus mejores momentos, implicaba la fragmentariedad, debilidad y desigualdad de ese desarrollo”. (Acanda).

Una mujer adorna una ventana con banderas de papel en La Habana, Cuba, 2007. Reuters.
Una mujer adorna una ventana con banderas de papel en La Habana, Cuba, 2007. Reuters.

Cualquier intento de justificación académica o filantrópica por parte de los defensores del socialismo cubano se derrumba ante las propias palabras del fallecido dictador Fidel Castro al enunciar “Para nosotros, la Sociedad Civil no es la que refieren en Estados Unidos, sino la nuestra, la Sociedad Civil Socialista Cubana que componen nuestras potentes organizaciones de masas (CTC, CDR, FMC, ANAP, FEU, FEEM e incluso los pioneros), las sociales, que como es sabido agrupan entre otros a los combatientes de la Revolución, a economistas, juristas, periodistas, artistas y escritores, etc., así como otras ONGs que actúan dentro de la legalidad y no pretenden socavar el sistema económico, político y social libremente escogido por nuestro pueblo”.

La inscripción en organizaciones como los CDR y la FMC, son –tal como explican sus estatutos- de manera voluntaria, pero los ciudadanos cubanos quedan censados inmediatamente que cumplen los 15 años en ambas organizaciones, según sea el sexo. De ahí que la cifra de varios millones de cederistas sea altamente sospechosa.

La Federación de Mujeres Cubanas estuvo implicada desde su fundación en la Campaña de Alfabetización de 1961, como enarbola la propaganda comunista, pero ha hecho oídos sordos a las altas cifras de homicidio y asesinatos cometidos en Cuba que son recogidos como violencia de género en otras partes del mundo, pero las cifras exactas de tales fallecimientos nunca han sido reclamadas por esta organización.

La supeditación de la FMC, los CDR, la central de Trabajadores de Cuba y otros organismos al Partido Comunista de Cuba, aleja siempre la posibilidad de clasificarlas dentro del abanico de la sociedad civil.

Para el Comité español de la ACNUR, “Las ONG son organizaciones independientes y sin ánimo de lucro que surgen a raíz de iniciativas civiles y populares y que por lo general están vinculadas a proyectos sociales, culturales, de desarrollo u otros que generen cambios estructurales en determinados espacios, comunidades, regiones o países”.

Aires de independencia

El resurgir de la sociedad civil independiente dentro de Cuba, con el ánimo de descentralizar la iniciativa privada en el país, ha producido la ojeriza del Estado y por supuesto, de los órganos represivos.

En abril de 2017, ante la imposibilidad de asentar asociaciones independientes por los obstáculos que impone el Ministerio de Justica, un grupo de opositores creó el Registro de Asociaciones Independientes de Cuba, en las que fueron asentadas hasta ahora unas 29 asociaciones y grupos con fines no lucrativos.

Aparecen entre las organizaciones la Asociación Jurídica Cubana, Asociación Sindical Independiente de Cuba (ASIC), Ciudadanos Observadores de Procesos Electorales (COPE), Fundación Cubana Por Los Derechos LGBTI y otras más, que en Cuba sufren la detención, acoso e interrogatorio de sus miembros.

En marzo de 2018 sesionó el Comité de la ONU sobre Organizaciones No Gubernamentales (ONGs), pero la organización Human Rights Watch calificó de deplorable la presencia de países como Cuba, China y Venezuela en el cónclave.

Human Rights Watch reprochó que los tres países mencionados, entre otros regímenes antidemocráticos, prefieren evitar a los grupos de la sociedad civil que critican a sus gobiernos.

HRW pidió al organismo mundial que no elija a una “galería de los más insolentes violadores de los derechos humanos” ante el comité de 19 naciones que acredita a las ONGs de derechos humanos. Los países candidatos incluyen el a Irán, Rusia, China, Cuba, Turquía, Burundi, Pakistán, Sudán, Turquía, Venezuela, Libia y Nicaragua. Todos, excepto Libia.

Jorge Luis Santana Fariñas, profesor de Derecho de la Universidad de La Habana, dirigiéndose quienes reclama independencia de las organizaciones de la sociedad civil asegura en su monografía El derecho de asociaciones en la legislación cubana: “No parecen entender, o no quieren extraerle todas las consecuencias prácticas, al hecho de que Cuba tiene una Constitución y un Estado Socialistas y que por consiguiente, está en pleno derecho de no admitir una acción que afecte los principios en que se inspira”.

El derecho a asociarse en disímiles gremios en Cuba data de los tiempos de finales del siglo XVIII, lo sabe el profesor Fariñas, que aborda además cómo era reconocido en el artículo 13 de la Constitución de España de 1876.

Los argumentos de los académicos y docentes que defienden la unipolaridad de la sociedad civil en Cuba en 60 años obvian olímpicamente que Fidel Castro se agenció la creación de las asociaciones, fundaciones y organizaciones –supuestamente- no gubernamentales, cuando no terminó siendo nombrado su padre fundador.

Vea todas las noticias de hoy

Cuba, a un año del destape de la pandemia

El coronavirus transformó la vida diaria de los cubanos.

Dos cubanos que ganan notoriedad en las redes fueron citados por Seguridad del Estado

Combinación de fotografía de Ari Guibert y El Gato de Cuba.

Dos influencers cubanos con gran alcance en redes, El Gato de Cuba y el rapero Aristey Guibert, fueron citados esta semana por la Seguridad del Estado.

En el caso de El Gato de Cuba, cuyo nombre es Yoandi Montiel, fue citado el viernes.

El influencer mostró a sus más de 100 mil seguidores en Facebook y casi 50 mil seguidores en YouTube la citación policial y les contó luego que en el interrogatorio las autoridades cubanas le propusieron que trabajara con ellos, algo que asegura rechazó rotundamente.

"Yo pensé que era una citación porque yo debía algo, pero yo no debo nada, yo estoy bien, pero es que ellos quieren que yo sea parte de su equipo", detalló Montiel, quien se hizo famoso por sus directas en las que critica la paupérrima situación de la isla, de una manera extrovertida y jocosa.

"¿Qué clase de falta de respeto que la policía te cite a ti para que tu chivatees?¿Hasta donde la van a llevar?¿Qué quieren reclutar ellos? No voy a trabajar para ustedes. Es Patria y Vida", declaró Montiel quien agradeció el apoyo y la preocupación de sus seguidores con respecto a la citación.

El impacto del Montiel en las redes fue tal que el grupo musical 3 de La Habana le dedicó el tema "Estoy puesto", una frase que usa muy a menudo.

Por su parte, el rapero conocido artísticamente como Ari Guibert, fue detenido el jueves por la Seguridad del Estado y multado con 5000 pesos por los supuestos delitos de propagación de epidemias y por pintar unos carteles, acusaciones que el rapero niega.

"Ayer me detuvieron por gusto. Me formaron tremendo lío simplemente porque les molesta mi forma de expresarme y me dicen que me vaya del país. Me metieron 5000 pesos de multa, una por propagación de epidemias y otra por unos carteles que aparecieron", detalló el rapero.

El rapero con más de 12 mil seguidores aseguró que esas acusaciones son porque piensa diferente y porque el régimen lo considera un peligro.

"Esta gente nos odia, todo el que piense diferente a la situación del país actualmente para ellos es un peligro y yo constituyo un peligro para ellos", señaló el cantante, que ha sido arrestado en otras ocasiones.

"Tú no puedes plantear lo que aquí sucede porque nadie te escucha. Ellos me dicen que aquí hay canales correspondientes que escuchan al pueblo, pero aquí no escuchan a nadie…ellos mismo violan el artículo 54 de la constitución del 2019, la misma constitución que ellos reafirman", afirmó el intérprete al quien el popular comediante y presentador cubano Alexis Valdés celebró como una persona con "un carisma y una luz y una verdad que no las para nadie".

"Disfrútenlo”, escribió Valdés en su perfil de Facebook, donde recomendó a sus seguidores los comentarios del santiaguero.

El más reciente informe de Human Rights Watch denuncia que el régimen cubano emplea la represión y castigo contra cualquier forma de disenso y crítica pública, además de tácticas como golpizas, denigración pública, restricciones a la posibilidad de viajar, detenciones por períodos breves, multas, acoso en línea, vigilancia y despidos de los puestos de trabajo para reprimir a los opositores al régimen.

750 nuevos casos de COVID-19, entre ellos 7 bebés; reportan 3 pacientes fallecidos

CUBA-ESPERANDO A BIDEN

Las autoridades sanitarias de Cuba reportaron este sábado 750 nuevos casos de COVID-19 y 3 fallecidos.

El doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap) mostró la cifras donde aparece La Habana con 388 casos como la provincia de mayor afectación.

Las autoridades sanitarias reportaron 76 pacientes en edades pediátricas, "más grave aún es que hay 7 lactantes", indicó el doctor.

Desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020, se acumulan 6196 pacientes pediátricos en la isla, de ellos 730 activos. Desde marzo más de cien casos de menores se reportan diariamente.

Un usuario del portal oficialista Cubadebate identificado como "MB" dijo que con la cifra tan alta de lactantes y menores de edad es "muy importante informar cómo fue el contagio de esas criaturas".

Otro llamado "Jorge" sugirió que "algo falla en el control de los menores y madres con lactantes en la calle".

"Hay que caminar los barrios y verás lo increíble los niños jugando ( con otros niños) como si nada estuviera pasando y no veo ningún autoridad para llamada de atención, al principio de la pandemia hubo menos casos y había más acción sobre los barrios", escribió.

El experto dijo que en lo que va de mes de marzo la cifra de nuevos contagios en 4245 casos y 20 fallecidos. Actualmente hay un total de 22138 pacientes ingresados y 68 pacientes en terapia intensiva.

En varias provincias del país han tenido que tomar medidas más estrictas "para evitar que se siga incrementando el contagio".

En Cuba los turistas brillan por su ausencia

Clandestina dice que su negocio cayó y apuestan a Biden para levantarlo; una vez más les cuestionan por no exigir al régimen

Idania Del Río, izquierda, y Leire Fernández, dueñas de Clandestina, posan con un maniquí vestido con ropa que crearon, afuera de su tienda en La Habana, Cuba, el 18 de febrero de 2021. (AP Foto/Ramón Espinosa)

La cubana Idania Del Río y la española Leire Fernández, dueñas de la tienda “Clandestina”, han dicho a la agencia Associated Press que tienen toda la esperanza en que las políticas del presidente estadounidense Joe Biden hacia Cuba, ayuden a levantar la caída de su negocio.

Con que Biden permita viajar a Cuba, dé una imagen de Cuba como un país amigo... ya es un cambio radical para las cajas de los emprendedores”, dijo a The Associated Press, Fernández, de 44 años, en referencia a los propietarios de pequeños negocios.

La tienda ubicada en La Habana Vieja, se convirtió en estandarte de la apertura empresarial cubana durante el llamado deshielo con los Estados Unidos, pero en los últimos tiempos aseguran haber perdido el 50% de sus ingresos a partir de las restricciones de viajes impuestas por la Administración Trump a la isla, según afirmó Del Río a la agencia de prensa estadounidense.

“La tienda era pequeña, no teníamos casi cosas y (de pronto) estábamos recibiendo mucha gente. Se abrieron las embajadas, vinieron muchos norteamericanos, se firmaron convenios”, recordó la diseñadora cubana de 39 años.

Las creaciones de “Clandestina” se vendieron en los cruceros Carnival e incluso aparecieron en pasarelas en Nueva York, en noviembre de 2018, la marca fue auspiciada por Google para la pasarela en el Museo de Bella Artes de La Habana.

Estas declaraciones a la AP fueron cuestionadas en redes sociales pues les señalan que le hacen exigencias a Biden​ pero no le exigen nada al régimen cubano.

Algunos las han tildado de oportunistas para salvar sus negocios:

Meses atrás la compañía de moda independiente de la Isla fue cuestionada por no tomar una postura clara respecto a la represión en la isla, especialmente con el hostigamiento al Movimiento San Isidro.

Los usuarios apuntaron entonces a que sus dueñas se atrevieron a hacer peticiones al expresidente Barack Obama, al senador cubanoamericano Marco Rubio y a la poderosa marca Zara,​ pero no al régimen cubano.

La firma que alcanzó fama mundial con sus irreverentes diseños con frases alegóricas a Cuba, la capital y los códigos más usados por los cubanos también fue acusada de complicidad con la Seguridad del Estado porque su tienda en La Habana Vieja fue utilizada para cargar los móviles de los agentes que asediaron, amenazaron y vigilaron durante varios días al activista Esteban Rodríguez, uno de los huelguistas del Movimiento San Isidro.

El periodista cubano José Raúl Gallego escribió en sus redes sociales: “Hace unos meses cuando Zara les copió un diseño le dijeron: 'Zarita, tienes que parar'. Luego, cuando les cerraron una tienda virtual le dijeron a Marco Rubio: 'Tienes que parar'”. En la Tángana del Parque Trillo algunas personas se aparecieron con pulóveres que decían 'Actually, I'm in el Trillo' y no escuché reclamos. Hace casi veinte días tienen parqueada una patrulla frente a su tienda reprimiendo a Esteban Rodríguez y su esposa y no solo no le han dicho al MININT o a Díaz-Canel que tienen que parar, sino que además prestan su tienda para cargarle los móviles a los represores. Entonces, Clandestina ¿ese es el país que quieren? ¿Ese es en el que sienten que sus negocios pueden florecer sin competencia? ¿Colaboran con el represor, pero no con el reprimido? Dedíquenle unos minutos a pensar cómo eso repercute sobre su marca, en caso de que eso sea lo único que les importe. Recuerden: el estado de cosas actual no va a ser eterno”.

A raíz de la represión contra artistas y activistas del Movimiento San Isidro, ocurrido en el mismo municipio donde está ubicada la tienda, Clandestina publicó un post en sus redes con un cartel con la palabra diálogo, una acción que recibió duras críticas de parte de los usuarios que consideraron que se trataba de un débil pronunciamiento.

“Por favor, no sean cómplices de la dictadura. Hablen con la misma fuerza con la que se pronuncian cuando algo en el exterior les ha afectado. Ustedes no están libres de correr el mismo destino que San Isidro. Aprovechen la posición privilegiada que tienen y ayuden a su pueblo”, les dijo el artista Rubén Mendoza.

El periodista cubano Jorge Carrasco, ganador del premio Gabo, comentó: “¿A qué se refieren? ¿Al asedio y el abuso del estado cubano contra el Movimiento San Isidro y contra Cuba entera? Si van a pronunciase, pronúnciense. Mencionen nombres, escriban las palabras. Dejen la tibieza, que es lo que menos se necesita”.

También la editora y periodista Carla Colomé, de El Estornudo les cuestionó: “¿Diálogo con quién? ¿Entre quiénes? ¿A qué se refieren? ¿Al Movimiento San Isidro? ¿Se refieren al Movimiento San Isidro? Se llama y se dice así: San Isidro. Ya no irse más por los costados. Llamar las cosas por su nombre. No ser confusos. Dejar el centrismo emprendedor. Dejar de querer estar bien con todo el mundo. Dejar de ser el comodín para el escenario político de turno. No se trata de hablar y apuntarse en este giro. Sean serios, no se trata de cumplir la cuota. Qué mal que la gente apele a la ternura y a la poesía para esconder el miedo o para el oportunismo. ¿De qué diálogo están hablando? Es que me perdí”.

Cargar más

XS
SM
MD
LG