Enlaces de accesibilidad

Mundo

La libertad con características chinas

Jiang Tianyong, sometido a juicio el 22 de agosto de 2017 en la ciudad de Changsha (Afp)

El pasado 28 de febrero le liberaron, pero no le dejaron libre: "La Policía me llevó a un complejo hotelero y allí empecé una huelga de hambre como protesta", cuenta el abogado Jiang Tianyong, uno de los ejemplos del trato de Pekín a sus ciudadanos más "incómodos".

Cuando la agencia de prensa Efe se pone en contacto con él, Jiang -sentenciado a dos años de cárcel en noviembre de 2017 por "incitar a la subversión del Estado"- solicita que la comunicación sea a través de una aplicación censurada en China que encripta los mensajes y los destruye al poco de transmitirse.

Amnistía Internacional dijo que el juicio del 2017 fue una farsa y exigió la libertad de Jiang.

Cualquier precaución es poca para un hombre que ha pasado dos años y medio encerrado, varias semanas incomunicado, al que le han roto las costillas a golpes, ha sido sometido a noches interminables de interrogatorios violentos, ha sido privado de sueño, de ver la luz del sol y forzado a recitar canciones comunistas cada mañana al despertar.

Para Amnistía Internacional, el de Jiang es un caso paradigmático de la suerte sufrida por centenares de letrados involucrados en la defensa de colectivos que Pekín considera sensibles.

La prensa, sin embargo, está dividida: para los medios internacionales, el señor Jiang cuadra con la descripción esbozada por la ONG, mientras que la censurada prensa china le considera un caballo de Troya de Occidente y niega que fuera sometido a tortura.

Consultado por Efe sobre las alegaciones de torturas de condenados a penas de cárcel, el Ministerio de Justicia de China asegura no tener constancia de tales casos.

Desde el arresto domiciliario 'de facto' de la casa de sus padres en la provincia oriental de Henan, Jiang Tianyong desgrana a lo largo de una entrevista de varios días sus turbulentos últimos años.

¿Cómo se encuentra después de varios años de reclusión?

El 2 de marzo me trajeron a casa de mis padres, y hay unos 20 agentes que me vigilan día y noche, en turnos de 5 ó 6 personas, y con 3 ó 4 coches. Cuando salgo a la calle, me siguen. Cuando quiero salir del distrito, me lo impiden. Hace más de dos años que no conozco mi situación médica y quiero hacerme un examen completo, pero como siempre me siguen y me limitan la libertad, no he podido hacerlo.

El 20 de abril se me empezaron a hinchar las piernas, y hasta el 24 de junio han empeorado. He ido a varios hospitales locales, pero no han encontrado un motivo para la hinchazón. El 13 de julio les dije a los vigilantes que necesitaba ir a Pekín para revisar mis piernas y no me dejaron ir.

En Pekín está mi médico de confianza. Les pedí que, si no podía ir, que trataran de que él acudiera aquí, y se comprometieron, pero todavía no me han dicho nada y han pasado varios días. Son unos mentirosos.

En la cárcel me hicieron varios exámenes médicos, pero no me decían más que todo estaba bien. Además los doctores no tienen ética profesional: cuando les muestran una placa de policía, los médicos hacen lo que les digan. Así que no me creo esos exámenes.

Después de salir de la cárcel, yo pensé que tenía libertad, y ellos así me lo dijeron, pero cuando salgo, me lo impiden. Cuando hablamos, no te ponen pegas, pero cuando vas a hacerlo, siempre buscan excusas para que no puedas. Es su forma de hacer las cosas.

¿Por qué se dedicó a la defensa de casos de Derechos Humanos?

En realidad, no lo hice a propósito. Después de obtener mi licencia de abogado, me fui a Pekín y empecé allí a trabajar como abogado en noviembre de 2004. Al principio, yo creía en la ley. Y la ley dice que puedo ofrecer mis servicios a todos y acepté todos los casos sin hacer diferenciaciones.

Pero después empecé a recibir algunos casos sensibles y el Ministerio de Justicia y el Departamento de Seguridad Nacional nos advirtieron de que eran casos en los que no podía trabajar.

Trabajando en esos casos, me di cuenta de que los acusados no habían cometido ningún delito: no eran criminales. Habían actuado dentro de la ley, pero el Partido Comunista de China (PCCh) se lo impedía.

Por ejemplo, los miembros de Falun Gong (un grupo religioso ilegalizado y perseguido por el régimen chino desde 1999 por suponer "una amenaza contra la seguridad del Estado" y fomentar la superstición): ellos solo quieren practicar (su religión) pero el PCCh no se lo permitía y les detenía, y no dejaba que les defendiéramos.

¿Cómo empezó el gobierno chino a interesarse por usted?

Al principio me llamaron la atención porque hablábamos con el abogado Gao Zhisheng, a principios de 2005, porque él tenía a su cargo algunos casos sensibles, y cenábamos juntos algunas veces y los comentábamos. Entonces el Departamento de Seguridad Nacional me amenazó, cuando yo todavía no tenía ningún caso así en mis manos.

Pero en mayo de 2005, el abogado Chen Guangcheng se puso en contacto conmigo para ayudarle en un caso relacionado con la política de hijo único: el Gobierno hizo abortar a una mujer embarazada de su segundo hijo y forzó a asistir a sesiones informativas sobre este tema a sus familiares y vecinos. En aquella etapa el Gobierno no te sometía a tanta a presión.

Desde 2013 (año de la llegada a la presidencia de China de Xi Jinping), la situación ha empeorado. Antes, a veces desaparecíamos y nos pegaban, pero no nos encarcelaban.

¿Por qué cree que Pekín teme a gente como usted o a las Madres de Tiananmén?

El PCCh es muy poderoso y tiene todos los recursos a su disposición. Pero tienen miedo porque nosotros sabemos la verdad, y ellos están engañando al público usando sus medios comunicación e intimidando a grupos de abogados con sus pistolas. El PCCh pinta todo perfecto de cara al público y esconde lo negativo. Usan las torturas en la cárcel para que admitamos nuestros "delitos" y nuestras acciones "ilegales". Si los abogados declaran la verdad en el juicio y los jueces lo oyen, se van a avergonzar, y el PCCh tiene miedo de que digamos la verdad al público.

¿A usted le torturaron para que se declarara culpable?

Sí. Lo primero que hicieron al meterme en la cárcel es pegarme de continuo. Querían romper mis defensas mentales, mi autoestima, para aceptar lo que ellos querían. Y luego empezaron con el lavado de cerebro. Me preguntaban todos los días, sin parar, lo mismo, hasta lograr que no lo pudiera soportar y me declarara culpable. Además, me torturaban y me amenazaban incluso con consecuencias a mi familia o con más años de cárcel. Me pegaban, no me dejaban dormir, ni ir al baño, ni beber agua, me hacían permanecer sentado...En total, estuve encerrado dos años y medio. Pero me han detenido y torturado en otras ocasiones.

¿Cómo logró resistir durante el tiempo de cautiverio?

Soy cristiano, y eso me ayudaba porque rezaba. Aguantaba un día y pensaba que si aguantaba un día, tras otro, tras otro, al final los resistes todos. Pero también sentía que me podía volver loco en cualquier momento.

¿Pensó en suicidarse?

No, nunca. Pero sí en herirme. O usar toda mi fuerza para atacar a los guardias, porque en cualquier momento me podía volver loco.

¿Qué le daban de comer en la cárcel?

Comía lo mismo que los guardias, pero sospecho que mi plato estaba marcado de alguna forma, para que los guardias supieran que era para mí. Tomé medicinas para la presión sanguínea, y parecía mi medicina, pero no tenía forma de saber si realmente lo era o no. Mi salud era buena antes de ingresar en prisión, pero adentro estaba nervioso con frecuencia y durante meses tuve diarrea de manera permanente. La comida no estaba mal del todo. Comía arroz, carne, salteado de verduras... (de repente, Jiang baja la voz). Un momento, por favor, tengo que colgar: han venido los policías a casa.

Jiang envía más tarde un mensaje en el que explica que los guardias han acudido porque no le han visto salir de la casa en los dos últimos dos días. Él les ha dicho que con la ola de calor que en esos momentos asola China no ha tenido ninguna gana de abandonarla.

La entrevista continúa pasadas unas horas.

¿Qué secuelas cree que le ha dejado su paso por la cárcel?

Me ha afectado mucho a la salud. Me ha dejado la memoria dañada. Como dentro de la cárcel no podía hablar ni leer, eso también de afectó a nivel psicológico. Y como me tuvieron incomunicado, nunca veía la luz del sol.

En una ocasión, entró a mi celda el reflejo de un rayo de sol y fue un momento de felicidad. La oscuridad que había en mi corazón se disipó durante unos momentos. Además, ahora tengo la espalda dañada de manera irreversible. Ya no me puedo sentar recto y tengo que ir cambiando de postura. Porque mientras me interrogaban, me obligaban a sentarme rígido en una silla muy especial, con el asiento de piedra dura y de dimensiones muy pequeñas.

¿Cómo lograba hacer pasar el tiempo?

Pensaba en mi familia, en mi hija y en mi esposa, en cómo sería mi vida al salir de la cárcel. Y también en cómo acabar con el PCCh.

¿Cómo es su día ahora?

Me levanto entre las 6 y las 7, desayuno y me quedo un rato en casa. A veces veo la tele con mi familia, luego almuerzo, me echo la siesta, y por la tarde echo un vistazo por internet. A veces, escucho música pop y veo películas, pero solo extranjeras. Las películas y las series chinas siempre giran en torno a venganza o celos, pero en las extranjeras puedes encontrar democracia, libertad, respeto...

Los vecinos nos tratan bien. No es como durante la Revolución Cultural (1966-76). Si fuera como en esa época, los vecinos no nos hablarían. Tengo un perro y cuando salgo a pasearlo, los agentes me siguen de cerca. Se llama 'Diez Yuanes', porque es lo que me costó (el equivalente a 1,4 dólares), y tiene ya 16 años. Es negro con el morro plateado, y la gente me dice que es muy bonito y piensa que debí de pagar mucho por él, pero la verdad es que fueron solo diez yuanes.

¿Qué cree que sucederá en el futuro?

Me gustaría ir a Estados Unidos, donde viven mi mujer y mi hija, a las que no veo desde 2013, pero también me sentenciaron a tres años de pérdida de derechos políticos, por lo que tengo que terminar esos tres años (hasta finales de 2020) para poder viajar al extranjero. Mi situación ideal sería tener libertad para ir a EEUU y volver a China cuando quisiera para poder seguir trabajando como abogado aquí. Va a ser muy difícil, pero esta situación no se va a mantener para siempre. Soy muy optimista y creo que no le queda mucho tiempo al Partido Comunista.

Entrevista realizada por Javier Triana, de la agencia de prensa Efe

Vea todas las noticias de hoy

Alertan a eurodiputados sobre peligro de injerencia rusa en Cuba y Venezuela

Vladimir Putin recibió a Miguel Díaz-Canel en el Kremlin en Noviembre de 2018.

Tres asociaciones en Europa han alertado a los eurodiputados miembros de las Asambleas Parlamentarias Euronest y Eurolat sobre la gravedad de las declaraciones del gobierno ruso acerca de la posibilidad de que el Kremlin despliegue fuerzas militares en territorios de Cuba y Venezuela.

El viceministro ruso de Exteriores, Sergei Ryabkov, dijo el jueves pasado en declaraciones televisadas que no podía confirmar ni excluir la posibilidad de que Rusia estableciera infraestructura militar en Cuba y Venezuela, ante la negativa de Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de ceder a los requerimientos de Moscú de que se prohiba que Ucrania ingrese a la OTAN.

La misiva fue firmada por la escritora y activista cubana residente en Francia, Zoé Valdés, como delegada del Movimiento Libertario Republicano Martiano; la Dra. Marta Barandiy, presidenta de Promote Ukraine, organización que promueve la integración de Ucrania a la Unión Europea; y Patricia Betancourt, presidenta de VenEuropa ASBL, que impulsa las relaciones entre Europa y Venezuela.

El texto menciona que la población de Ucrania, Cuba y Venezuela "va a ser víctima segura, sea cual sea la resolución del conflicto".

“Europa ha permitido la injerencia rusa en América Latina y ha desoído el clamor de quienes, como nosotros, han denunciado en reiteradas ocasiones esta intrusión ilícita”, denuncian las firmantes.

"Esta perversa triangulación de la guerra con Ucrania sienta un precedente extremadamente peligroso y deja para siempre una puerta abierta a la extorsión terrorista de una potencia armamentística como Rusia, de la que puede llegar a ser rehén cualquier país del mundo, como lo son ahora Ucrania, Cuba y Venezuela", alertan en la carta.

Desde París, Zoé Valdés dijo a Radio Martí que este asunto debería tenerlo en cuenta también el gobierno norteamericano.

"Cuba se presta para un enfrentamiento militar y esto ya daría a consideraciones más importantes con relación a Estados Unidos y el régimen de Castro y el régimen venezolano”, opinó la escritora.

Radio Martí también pudo conversar con Patricia Betancourt, presidenta de la ONG VenEuropa, quien expresó que desde hace ya un año, su agrupación viene denunciando esa presencia y alertando que cosas como esta podrían suceder.

"Nuestra pregunta es: si esto estuviera pasando en un país de la Unión Europea, ¿qué habrían hecho?”, cuestionó Betancourt.

Rechazo a la advertencia de Rusia sobre envío de tropas a Cuba y Venezuela
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:19 0:00

A continuación, el texto íntegro de la carta divulgada en el periódico digital ZoePost.

“Como representantes de una parte de la sociedad civil ucraniana, cubana y venezolana y ante la amenaza de la Federación rusa de enviar soldados a Cuba y Venezuela -a modo de extorsión para la no aceptación de Ucrania en la OTAN -nosotros, líderes de asociaciones civiles con sede en la Unión Europea, nos dirigimos a usted para manifestarle nuestra inquietud por lo que entendemos que significa el simple hecho de que esta amenaza haya sido proferida.

Con absoluta independencia de la trascendencia global de esta contienda geopolítica hay un hecho indiscutible y es que la población de los tres citados países va a ser víctima segura, sea cual sea la resolución del conflicto. Rusia está fabricando pretextos para la invasión a Ucrania, utilizando su ya conocida presencia militar en Cuba y Venezuela para volver a la retórica de la Guerra Fría y a la arquitectura de Seguridad que imperaba antes de la Cumbre de Madrid de 1997.

Europa ha permitido la injerencia rusa en América Latina y ha desoído el clamor de quienes, como nosotros, han denunciado en reiteradas ocasiones esta intrusión ilícita. Las recientes, amenazadoras y descaradas declaraciones públicas del Vicecanciller ruso Serguei Ryabkov, no han hecho si no confirmar que nuestras denuncias estaban bien fundadas.

¿Qué postura va adoptar la UE respecto al evidente problema que supone la permanencia de efectivos militares rusos en América Latina?

Esta perversa triangulación de la guerra con Ucrania sienta un precedente extremadamente peligroso y deja ara siempre una puerta abierta a la extorsión terrorista de una potencia armamentística como Rusia, de la que puede llegar a ser rehén cualquier país del mundo, como lo son ahora Ucrania, Cuba y Venezuela.

Estamos a su disposición para concertar un encuentro en el que tratar más ampliamente este tema y colaborar en el esbozo de las posibles acciones a emprender.

A la espera de conocer su opinión al respecto, reciba nuestros más considerados saludos.

Polonia impide 600 cruces de migrantes a Europa, entre ellos, cubanos

Migrantes ilegales reciben alimentos en la frontera entre Polonia y Bielorrusia

La jefatura de la Guardia Fronteriza polaca dijo que ha impedido casi 600 cruces de migrantes provenientes de Bielorrusia en lo que va del año.

Los intentos de cruce alcanzaron un pico de casi 1.000 diarios en noviembre y luego cayeron a decenas por día.

Guardias informaron por Twitter que el lunes detuvieron a 23 migrantes que lograron atravesar las cercas de alambres de púas para entrar a Polonia, miembro de la Unión Europea. Venían de Siria, Irak, Cuba, los territorios palestinos y Turkmenistán. Previamente, detuvieron a varios yemeníes.

Varsovia dice que funcionarios bielorrusos ayudan a los migrantes a cortar las alambradas, cruzar y atacar a los guardias polacos.

Polonia planea erigir una barrera de metal en los próximos meses para impedir los cruces ilegales desde Bielorrusia. La Guardia Fronteriza recibe refuerzos de las fuerzas armadas.

Polonia y la UE sostienen que la presión de los migrantes fue organizada por el presidente autoritario de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, para desestabilizar el bloque de 27 naciones en represalia por las sanciones aplicadas luego de la elección presidencial bielorrusa de 2020, que los países occidentales consideran amañada.

La cancillería iraquí dijo el domingo que ha traído de Bielorrusia unos 4.000 ciudadanos suyos que quedaron varados en la frontera con Polonia. Los vuelos de retorno fueron organizados bajo presión de la UE, alarmada por la suerte de los migrantes varados en los bosques cuando reinan gélidas temperaturas invernales.

En 2021, la guardia polaca registró 39.700 intentos de cruces ilegales desde Bielorrusia.

La policía federal alemana dice que registró 11.228 ingresos no autorizados “conectados con Bielorrusia” el año pasado, 5.294 de ellos en octubre. Dice que las cifras siguen bajando.

Un año después de ser encarcelado, Aleksei Navalny y sus simpatizantes viven un “infierno”

Aleksei Navalny, líder opositor ruso. (REUTERS/Maxim Shemetov/Archivo)

“En los últimos 12 meses, las autoridades rusas han desatado una campaña de represión y represalias sin precedentes contra el líder de la oposición encarcelado injustamente Aleksei Navalny y sus simpatizantes, destruyendo todo vestigio de los derechos a la libertad de expresión y de asociación”, ha declarado este martes Amnistía Internacional en el primer aniversario de la detención del político.

“En el año transcurrido desde la detención de Aleksei Navalny en un aeropuerto de Moscú, el político, sus simpatizantes y las organizaciones de la sociedad civil rusas han sufrido una implacable ofensiva de represión. Decenas de personas asociadas a Navalny y de simpatizantes suyos están enjuiciados por cargos falsos, y un número creciente de ellos ya está en prisión. Mientras tanto, las autoridades han etiquetado sus organizaciones de ‘extremistas’ y han bloqueado sus sitios web”, ha afirmado Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central.

“Algunas de las personas asociadas a Aleksei Navalny lograron huir del país, pero ahora temen que sus familiares en Rusia sufran una suerte similar de enjuiciamiento y prisión infundados. En el aniversario de su detención, Navalny y las personas asociadas a él y dedicadas al activismo viven un infierno”.

El 2 de febrero de 2021, un tribunal de Moscú sustituyó la pena no privativa de libertad impuesta a Navalny por una pena de dos años y ocho meses de cárcel, a la que posteriormente se restaron dos meses. Poco después, las autoridades rusas empezaron a desmantelar la Fundación Anticorrupción y la Fundación para la Protección de los Derechos Ciudadanos, creadas por Navalny, y cerraron sus oficinas.

El 9 de junio de 2021, ambas organizaciones fueron calificadas oficialmente de “extremistas” y prohibidas arbitrariamente. Las actividades de las dos organizaciones están criminalizadas desde entonces. El 28 de septiembre de 2021, las autoridades abrieron una causa penal contra Navalny y sus asociados por el cargo falso de crear una “asociación extremista”.

El 9 de noviembre, Lilia Chanysheva, excoordinadora de las oficinas de Navalny en Ufa, fue sometida a detención en espera de juicio. Decenas de coordinadores y coordinadoras de equipo y regionales del movimiento político de Navalny se han marchado ya de Rusia por temor a la persecución política. Yuri Zhdanov, padre de Ivan Zhdanov, director de la Fundación Anticorrupción, fue detenido por cargos falsos de “falsificación” y “fraude en gran escala” en marzo de 2021.

Aleksei Navalny está acusado de nuevos cargos falsos que podrían conllevar hasta 15 años de prisión adicionales además de su condena actual. Está acusado de “desacato al tribunal”, “fraude en una escala especialmente grande” y “blanqueo de dinero” en relación con la presunta malversación de donativos a sus ONG. También está acusado de crear una organización “contraria a la personalidad y los derechos de la ciudadanía”.

“Las crueles acciones del Kremlin, que sigue totalmente resuelto a silenciar y desacreditar a Aleksei Navalny y a sus simpatizantes, deben terminar ya. Más de 360.000 personas de todo el mundo han firmado una petición iniciada por Amnistía Internacional que reclama a las autoridades rusas la libertad inmediata e incondicional de Aleksei Navalny”, añadió Marie Struthers.

Información complementaria

Aleksei Navalny, conocido por sus críticas al Kremlin, autor de investigaciones pioneras sobre la corrupción a gran escala en Rusia y fundador de varias organizaciones de la sociedad civil, fue detenido arbitrariamente el 17 de enero de 2021 en el aeropuerto de Sheremetyevo de Moscú a su llegada desde Berlín, donde había estado recuperándose tras haber sido envenenado en Siberia en agosto de 2020. Fue sometido a detención en espera de juicio acusado de no presentarse periódicamente en persona ante su agente de libertad condicional mientras se recuperaba del envenenamiento que casi le costó la vida. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró que la sentencia condenatoria de Aleksei Navalny de 2014 y posterior condena a prisión eran “arbitrarias y manifiestamente poco razonables”.

El 14 de enero de 2022, el regulador de finanzas ruso añadió a Leonid Volkov y a Ivan Zhdanov, dos asociados de Navalny, a la lista de “extremistas”, cuyos bienes en Rusia están ahora bloqueados.

Anthony Blinken de gira por Ucrania y Alemania para crear frente común contra Rusia

Antony Blinken, Secretario de Estado de Estados Unidos.

El secretario de Estado, Anthony Blinken, visita esta semana las ciudades de Kiev en Ucrania y Berlín en Alemania, en una gira que durará hasta el 20 de enero.

El viaje es parte de la intensa diplomacia que realiza los Estados Unidos, conjuntamente con los aliados y asociados europeos, para crear un frente unido y confrontar la amenaza que representa Rusia con respecto a Ucrania, así como los esfuerzos comunes para promover la diplomacia y la desescalada militar, en los mejores intereses para la seguridad y la estabilidad internacional.

El Secretario Blinken comienza su viaje en Kiev, donde el 19 de enero se reunirá con el Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky y con el Ministro de Relaciones Exteriores, Dmytro Kuleba, para reforzar el compromiso de los Estados Unidos para con la soberanía y la integridad territorial de Ucrania.

El Secretario se reunirá con los empleados y familias que trabajan en la Embajada de los Estados Unidos, para comunicarles los esfuerzos y planes del Departamento de Estado para desarrollar planes de contingencia, en caso de que Rusia eligiera continuar con la escalada militar.

El 20 de enero, el Secretario Blinken viajará a la ciudad de Berlin para discutir sobre los compromisos diplomáticos aplicables a Rusia, así como sobre las medidas conjuntas necesarias para disuadir a Rusia de que continúe con su agresión contra Ucrania, lo que incluirá los preparativos aliados y de sus asociados, para imponer masivas sanciones, así como severos costos económicos sobre Rusia.

Blinken se reunirá con la Ministro de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, cita que será seguida por otra con el Grupo Transatlántico, denominado “Transatlantic Quad”.

Los viajes y las negociaciones del Secretario de Estado de los Estados Unidos son parte de los esfuerzos y planes diplomáticos para reducir las tensiones causadas por las concentraciones militares y la continuada agresión de Rusia contra Ucrania.

¿Qué ha pasado en 17 años de acuerdos militares entre Rusia y Venezuela?

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, estrecha la mano de su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, durante una reunión en Caracas, Venezuela, el 7 de febrero de 2020. Foto: Archivo.

MARACAIBO/VENEZUELA — La mención de un alto vocero ruso a la posibilidad de un despliegue militar del gobierno de Vladimir Putin en Venezuela se enmarca en una relación de cooperación de 17 años de vigencia, según una organización especialista en materia de seguridad y defensa.

La Voz de América detalla cómo Rusia se convirtió en un país “aliado” para los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y cómo esos nexos se han traducido en compras millonarias de armas y asesorías técnicas de Moscú.

Transacciones militares más notorias entre Venezuela y Rusia 2005-2021.
Transacciones militares más notorias entre Venezuela y Rusia 2005-2021.

1. Detalles secretos

Los acuerdos de Venezuela y Rusia en materia militar son “secretos” desde hace 17 años, durante la administración del fallecido expresidente Hugo Chávez, indica Rocío San Miguel, abogada y presidenta de la asociación civil Control Ciudadano, una ONG que se describe como abanderdada del "trabajo por el derecho de los ciudadanos a ejercer controlaría sobre los sectores de la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional".

Se sabe que los gobiernos de la nación euroasiática han brindado desde 2005 asistencia técnica, logística, entrenamiento de personal y armas a Venezuela, sin embargo, no se conocen todos los detalles de los convenios, dijo San Miguel a la Voz de América.

Ese secretismo estatal ha favorecido que empresas privadas vinculadas al gobierno ruso den entrenamiento a miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas, dijo la experta.Un tuit del comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral Número 43 Miranda (ZODI Miranda), el general de división del Ejército Johan Hernández Lárez, informó que “Instructores Internacionales de la Compañía de operaciones especiales V.E.G.A.” estaban adiestrando a la Unidad de Acción Rápida del Comando de Zona Número 44 (Miranda) de la Guardia Nacional Bolivariana. Se trata de la empresa privada de seguridad rusa Vegacy Strategic Services Ltd., también conocida como VEGA.

“Los acuerdos pueden ser secretos si un Estado los define de esa manera, pero se deben establecer mecanismos de control democrático, como comisiones ad-hoc en los Congresos. Sin ellas, no hay verificación de cumplimiento. Son acuerdos leoninos, que terminan fracasando”, advierte San Miguel.

La crisis política e institucional de Venezuela ha afectado la vigilancia sobre esos acuerdos. Ocurre que el poder judicial afín a Maduro anuló las competencias del Parlamento electo en 2015 y ahora, desde 2020, el chavismo domina esa Asamblea con un tono predominantemente leal al presidente venezolano.

Las fuerzas políticas aliadas de Chávez eran mayoría en los poderes legislativos de la primera década de vigencia de los acuerdos militares con Rusia. Esos parlamentos decretaron la confidencialidad de esos acuerdos.

San Miguel menciona como una de las consecuencias de la falta de control institucional a los acuerdos militares con Rusia que Venezuela tiene “más de una década” esperando la construcción de una fábrica de fusiles Kalashnikov.

2. Proveedor armamentista

Venezuela ha comprado centenares de millones de dólares en armas, unidades y equipos militares a Rusia desde 2005, con especial énfasis en la gestión del expresidente Hugo Chávez, según informes de la asociación Control Ciudadano.

El país rompió vínculos con proveedores militares de Estados Unidos y otros países aliados luego del primer quinquenio de gobierno de Chávez.

En cambio, recurrió a Rusia y China como aliados estratégicos para comprar equipos militares, si bien no es posible detallar sus cantidades, modelos y costos debido a decretos legislativos de confidencialidad de esos acuerdos.

Las compras a Rusia incluyeron 100.000 fusiles AK-103 y AK-104, 74 millones de cartuchos, más de 60 helicópteros, dos docenas de aviones de caza, tanques, vehículos de combate y lanzamisiles portátiles antiaéreos y antitanques, de acuerdo con los reportes de Control Ciudadano entre 2005 y 2012.

Las adquisiciones venezolanas se redujeron en los años siguientes, ya durante la presidencia de Nicolás Maduro, en comparación con esas primeras compras.

Entre 2013 y 2016, por ejemplo, Rusia vendió al país suramericano solo 13 aviones de caza y un simulador de guerra naval, así como una cantidad no determinada de pistolas Parabellum (calibre 9x19 milímetros).

Desde 2017, el gobierno ruso vendió a Venezuela un centro de mantenimiento y reparación de sistemas blindados y de artillería; un sistema central para monitoreo del parque de armamento; un sistema de vuelo simulado para helicópteros y otro similar para aviones de caza Su-30MK2.

Control Ciudadano registró en 2021 la compra a Rusia por parte de Venezuela de una cantidad no especificada de Orlan 10, un vehículo aéreo remotamente tripulado (dron) para operaciones de reconocimiento.

3. Bases no, tropas sí

Uno de los principales portavoces de la política exterior de Rusia no quiso descartar la semana pasada un despliegue militar en Venezuela y Cuba en medio de tensas conversaciones con Estados Unidos para zanjar la crisis fronteriza en Ucrania, donde Washington teme una invasión de las fuerzas armadas de Putin.

“No quiero confirmar ni quiero descartar nada. En el estilo americano, la opcionalidad de la política exterior y militar es la piedra angular para asegurar la poderosa influencia de ese país (…) depende de las acciones de los colegas estadounidenses”, afirmó el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, sobre la posibilidad de un despliegue bélico en países latinos aliados.

Venezuela es considerada una “zona de paz” y, en ella, no se pueden establecer bases militares extranjeras o instalaciones que tengan de alguna manera “propósitos militares” por parte de ninguna potencia o coalición de potencias mundiales, reza el artículo 13 de la Constitución del país suramericano.

Según la Carta Magna venezolana, su territorio no podrá ser jamás “cedido, traspasado, arrendado o enajenado” ni siquiera temporalmente a Estados extranjeros u otros sujetos de derechos internacional.

Lo que sí permite el texto legal es la autorización de misiones militares extranjeras en el país. Su artículo 187 determina que esa competencia queda en manos de la Asamblea Nacional, dominada por una abrumadora mayoría del chavismo desde las elecciones de 2020, donde la oposición no participó.

“Habría que ver si el oficialismo estaría dispuesto a dar ese paso (de aprobar la presencia de tropas rusas en Venezuela), como una manera de provocación a los asuntos entre Rusia y Estados Unidos”, comenta San Miguel a la VOA.

4. El chavismo lo refrenda

El gobierno de Nicolás Maduro reprochó la semana pasada las críticas de la oposición a las declaraciones del viceministro ruso sobre un posible despliegue de su poderío militar en países aliados, como Cuba y Venezuela.

Según el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, las relaciones de cooperación militar entre Rusia y Venezuela “ya existen”.

“No asombra ver a la vil vocería de la antipatria hablar de soberanía nacional después de rogar intervención militar y sanciones contra Venezuela, cuando Rusia asoma la posibilidad de profundizar las relaciones de cooperación militar de nuestras naciones, las cuales ya existen”, comunicó en Twitter.

El presidente Maduro no hizo mención a las declaraciones del vocero ruso cuando presentó el sábado pasado su memoria y cuenta de su gestión de 2021 ante la Asamblea Nacional, donde controla 256 de 277 curules.

El especialista en relaciones internacionales, Lauren Caballero, explica que Venezuela “marcó la pauta” para alianzas estratégicas de alto nivel con Rusia en Latinoamérica, superando incluso los antiguos nexos con Cuba.

Coincide en la necesidad de los Estados de mantener ciertos aspectos de seguridad y defensa bajo llave, pero advierte que, en el caso venezolano, el chavismo ha hecho parecer que “todo formara parte de esos acuerdos secretos”.

Advierte que esos contratos confidenciales ocurren en un país donde los niveles de corrupción y de impunidad por ella se han elevado en años recientes.

“Esa una relación muy buena desde el punto de vista geopolítico, pero pareciera que Venezuela termina siendo un jugador de segundo nivel” por la forma como se expresó el vocero ruso sobre asuntos soberanos, dice a la VOA.

5. “Ojalá fuera verdad”

No es la primera vez que se menciona la posibilidad de que Rusia instale bases militares en Venezuela. En 2018, circularon versiones extraoficiales de que el gobierno ruso instalaría una base en la isla La Orchila, donde está ubicado un campamento militar venezolano, al norte del país.

Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, hoy diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela y uno de los hombres fuertes del chavismo, dijo que “ojalá fuera verdad” la noticia, desmintiéndola.

“Sale una noticia por ahí: Rusia prepara la instalación de una base militar en La Orchila. Ojalá fuera verdad, no una, dos, tres, cuatro, 10”, expresó durante una sesión de esa Asamblea, considerada ilegítima por la oposición a Maduro.

Cabello precisó hace cuatro años que tres aviones de la fuerza aérea rusa realizaron una “visita de cortesía” en Venezuela. “Los atendimos como buenos compañeros, camaradas, como debe ser”, dijo.

6. La denuncia del exjefe de inteligencia

Manuel Cristopher Figuera, director de los servicios de inteligencia de Venezuela hasta 2019, cuando se separó del gobierno de Maduro, afirmó el fin de semana que Rusia tiene dos bases militares instaladas en el país.

Las instalaciones rusas estarían ubicadas en Valencia, Carabobo, en el centro occidente del país, y en Manzanares, estado Miranda, en el centro de Venezuela, según indicó en un comunicado

El exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, hoy en el exilio, precisó que una de las bases estaría dentro de la 41° Brigada Blindada en Valencia, estado Carabobo, en el centro occidente de Venezuela; y la otra, de exploraciones de comunicación e inteligencia de Rusia, estaría ubicada en Manzanares, estado Miranda, centro del país, para proteger a Maduro.

Ningún vocero del gobierno venezolano se ha pronunciado sobre la denuncia de Cristopher Figuera, a quien Maduro llamó “topo y traidor” en 2019.

Cargar más

XS
SM
MD
LG