Enlaces de accesibilidad

Relaciones EEUU-Cuba

Kozak y el equipo de Biden se pronuncian sobre artistas de Cuba

Una manifestación pro San Isidro realizada por cubanos en Barcelona, España (STR/AFP).

El gobierno de Estados Unidos afirmó que Cuba rápidamente rompió el acuerdo que había logrado con artistas e intelectuales que habían protestado frente al Ministerio de Cultura contra la represión en la isla.

El subsecretario de Estado Michael Kozak dijo que después de la protesta pacífica realizada el viernes por el Movimiento San Isidro y otros artistas e intelectuales, el gobierno de Cuba acordó abordar las preocupaciones del grupo, pero poco tiempo después siguió con su política de represión e insultos.

"Los cubanos merecen el derecho a la libertad de expresión y un gobierno que cumpla sus promesas", dijo Kozak por medio de Twitter.

Varios artistas cubanos han dicho que pocas horas después de la reunión del viceministro de Cultura Fernando Rojas con una treintena de artistas/manifestantes, el régimen comenzó a violar lo acordado, al acosar a miembros del Movimiento San Isidro y difamarlos en los medios de prensa.

El equipo de seguridad nacional del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, también se refirió a la crisis en Cuba.

"El pueblo cubano debe poder ejercer el derecho universal de la Libertad de Expresión", dijo Jake Sullivan, nominado al cargo de Asesor de Seguridad Nacional.

Vea todas las noticias de hoy

EEUU incluye a Cuba en nuevas reglas que limitan importación de tecnología desde países adversarios

El secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, declara ante el Congreso en Washington, el 10 de marzo de 2020. (AP Foto/Andrew Harnik, File)

Estados Unidos emitió este jueves reglas provisionales destinadas a asegurar la cadena de suministro de tecnología y comunicaciones de la nación que prohibirían ciertas transacciones con Cuba, Rusia, China, Irán, el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, y Corea del Norte.

Las nuevas reglas buscan impedir que los estadounidenses importen tecnología de estados que Estados Unidos cree pudieran amenazar la seguridad nacional, dijo el Departamento de Comercio en un comunicado.

El secretario de comercio, Wilbur Ross, señaló que “asegurar agresivamente la cadena de suministros de servicios y tecnología de información y comunicaciones protegerá a los ciudadanos y empresas estadounidenses de vulnerabilidades que puedan minar la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad de su información personal o datos sensibles por maliciosos adversarios extranjeros y los que pretendan causar daños a Estados Unidos".

La nueva regla, que cubre software como el que se utiliza en infraestructura crítica, y hardware, incluidos drones y cámaras de vigilancia, otorga nuevos poderes al Secretario de Comercio para expedir licencias o bloquear importaciones.

La medida entrará en vigencia en 60 días e implementa una orden del presidente Donald Trump firmada en 2019 para proteger las cadenas de suministro estadounidenses relacionadas con la tecnología de las comunicaciones y servicios.

Varios informes, incluido el de Estrategia Nacional de Contrainteligencia de EEUU para 2020-2022, establecen que Cuba, Venezuela, China, Rusia, Irán y Corea del Norte son los principales adversarios de EEUU, precisa un documento publicado en julio por la Oficina de Electricidad del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE).

Estos adversarios extranjeros están empleando combinaciones innovadoras de espionaje tradicional, espionaje económico y operaciones de cadena de suministro y cibernéticas para obtener acceso a infraestructura crítica de Estados Unidos, indicó entonces el DOE.

Congresistas presentan proyecto de ley que condiciona salida de Cuba de lista negra del terrorismo (VIDEO)

Los congresistas cubanoamericanos María Elvira Salazar y Mario Díaz Balart. Tomado de Twitter @RepMariaSalazar

Menos de 24 horas después de prestar juramento como miembro de la bancada republicana en el Congreso 116 de Estados Unidos, la debutante legisladora republicana María Elvira Salazar presentó este miércoles ante ese órgano, un anteproyecto que condiciona la retirada del régimen de Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo internacional.

La propuesta, denominada Ley FUERZA e identificada con el código HR 287, ha recibido el respaldo de los legisladores de origen cubano Mario Díaz-Balart, Carlos Giménez y Nicole Malliotakis y Alex Mooney.

También ha sido respaldada por los congresistas Stephanie Bice, Neal Dunn, Kat Cammack y Michael Waltz.

“Es todo un honor luchar en contra de la dictadura castrista que tanto daño le ha hecho a la isla de Cuba y a los pueblos hermanos de Venezuela, Bolivia y Nicaragua. Nuestro deber es con la democracia y la libertad”, escribió en su cuenta en Twitter la periodista nacida en la Pequeña Habana de Miami, hija de padres cubanos.

En un video colgado en la referida red social, Salazar argumenta que Cuba debe permanecer en la lista negra del Departamento de Estado hasta que no cumpla con ciertas condiciones prevista en su propuesta de ley. Ellas son:

- Liberar a todos sus presos políticos y permitir que las organizaciones internacionales de derechos humanos competentes investiguen las cárceles cubanas.

- Transición del régimen de Castro a un sistema que garantice los derechos del pueblo cubano a expresarse libremente.

- Comprometerse a realizar elecciones libres y justas.

“Este proyecto de ley le dice a cualquier administración (de EEUU) que no puede quitar a Cuba de la lista hasta que no se porten bien”, indica la legisladora.

Para el congresista Carlos Giménez se trata de impulsar una iniciativa "para que Cuba sea finalmente una nación libre y abierta".

"Debemos aplicar una estrategia audaz y sólida de máxima presión. Es hora de que el Congreso dé un paso adelante y nombre permanentemente al régimen comunista en Cuba como un estado patrocinador del terror", escribió en su cuenta en Twitter.

La cubanoamericana Nicole Malliotakis, quien también se estrena como congresista, ha sido un orgullo estar junto a sus compatriotas cubanoamericanos en el Congreso respaldando la Ley FORCE.

"Responsabilizaremos a Cuba por su falta de cooperación contra el terrorismo y trabajaremos para garantizar que las peligrosas políticas socialistas de las que huyeron nuestras familias no se extiendan y nunca se traigan a los EEUU", escribió la republicana de New York.

La semana pasada el Departamento de Estado regresó a Cuba a la relación de estados patrocinadores del terrorismo internacional junto a Siria, Irán y Corea del Norte.

Según el anuncio oficial, la medida obedece a que La Habana brinda refugio a terroristas del Ejército de Liberación Nacional, de Colombia y a prófugos de la justicia estadounidense como Assata Shakur, condenada por asesinar a un policía de Nueva Jersey en 1973, así como la infiltración de su aparato de inteligencia y seguridad en las fuerzas militares y de seguridad de Venezuela, “ayudando a Nicolás Maduro a mantener el dominio sobre su pueblo mientras permite operar a organizaciones terroristas”.

Cuba tuvo en sus manos mantenerse fuera de lista negra de terrorismo pero "se opuso", afirma funcionaria

Banderas de Cuba y Estados Unidos. AFP PHOTO/ Yuri CORTEZ

El régimen de Cuba tuvo la oportunidad de mantenerse fuera de la lista negra de países que patrocinan el terrorismo pero prefirió no cooperar, declaró en una conferencia con medios de prensa independientes cubanos, Mara Tekach, Coordinadora de la Oficina del Hemisferio Occidental para temas de derechos humanos del Departamento de Estado de EEUU.

La funcionaria ofreció detalles de cómo Washington tomó la decisión de volver a incluir a Cuba entre los estados patrocinadores del terrorismo, siguiendo un procedimiento estándar, "como se hace exactamente en todos los casos".

"Esta designación pone la responsabilidad en manos del régimen, y nosotros sabemos que ese régimen hace tiempo se pronunció claramente sobre su intención de evitar esta designación. Sabía qué debía hacer para evitarla y se opuso. Ahora le toca hacer lo necesario si verdaderamente quiere lograr ese objetivo", dijo la funcionaria.

En 2019, el país caribeño fue considerado como una nación que no cooperaba por completo con Washington en su batalla contra el terrorismo. Antes, en el 2015 fue excluida de la lista de países que patrocinan el terrorismo.

Pero desde 1982 a 2015, el régimen de La Habana se mantuvo cada año en la lista negra por su acogida a miembros de la organización terrorista vasca ETA, de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y algunos fugitivos de la justicia estadounidense.

Tekach afirmó que el gobierno comunista rechazó cooperar cuando tuvo la oportunidad de mantenerse fuera de esta designación: "Cuando bajó de la lista en 2015, fue sobre la base de que iba a cambiar su postura y a pesar de las oportunidades, no lo hizo. Ignoró la petición de extraditar a miembros del Ejército de Liberación Nacional de Colombia con cargos. Fue reacio en su postura de entregar a los fugitivos estadounidenses", declaró la diplomática.

La ex encargada de Negocios de la Embajada de EEUU en La Habana recordó además que "Cuba alberga a varios de los fugitivos más buscados por la justicia o condenados por cargos de violencia política, muchos de los cuales han residido en Cuba durante décadas.(...) Esta gente permanece en Cuba, están protegidos, les han dado confort, mientras el pueblo cubano sufre escasez de alimentos, de medicamentos y encima de todo el Gobierno le niega hasta el más mínimo derecho".

Analista compara políticas de Obama y Trump hacia Cuba al final de sus mandatos

Los presidentes Barack Obama y Donald Trump. (Brendan Smialowski/AFP/Archivo)

Las últimas dos administraciones estadounidenses han guardado para el final cambios en sus políticas hacia Cuba. En opinión de un analista en asuntos internacionales, hay algunas diferencias en las motivaciones que tuvo Barack Obama para eliminar "Pies secos, pies mojados" y las que tiene el actual presidente Donald Trump para reinsertar a Cuba en la lista de países que patrocinan el terrorismo.

El mes de enero, a pocos días de terminar sus mandatos como presidentes, tanto Barack Obama en 2017, como Donald Trump, en el 2021, han tomado decisiones en cuanto a la política hacia Cuba. Incluso con fechas que casi coinciden. Este 11 de enero, la administración Trump reinsertó a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo… El 12 de enero del 2017, Obama eliminaba "Pies secos, pies mojados".

Según Emilio Viano, profesor de American University, en Washington DC, es algo que se estila por los presidentes salientes, pero en su opinión, en el caso de Cuba, las motivaciones son distintas.

"La motivación de Obama en cancelar esa política. Claro, se discutió mucho, pareció que fuese tal vez una medida para eliminar una preferencia para cubanos, mientras que gente de Haití, por ejemplo, y otros, tenían dificultad para entrar en el país de esta manera", argumentó Viano.

Analista Emilio Viano opina sobre últimas decisiones respecto a Cuba de Obama y Trump
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:02 0:00

Obama también eliminó las visas estadounidenses que se les otorgaba a los médicos cubanos que desertaban de las misiones. Por lo que, en su momento, muchos analistas dijeron que Obama respondía a su política de normalización con el gobierno cubano.

En el caso actual de Trump, y la reinserción de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, afirma Viano que las motivaciones son de política electoral, para contentar a su base cubana.

"Es una manera de asegurarse, de enviar un mensaje de que "yo estoy con ustedes", y tengo que irme, pero antes de irme, quiero subrayar que haré de todo para luchar contra un enemigo que ustedes consideran un enemigo mortal para ustedes en Cuba".

Viano no descarta que el presidente Trump, con esta decisión, esté preparando su campaña electoral del 2024, para asegurar el voto cubano de La Florida.

Reacciones a la designación de Cuba como Estado patrocinador del terrorismo

Lista de fugitivos de la justicia americana que encontraron refugio en Cuba.

Varios legisladores estadounidenses e instituciones han reaccionado a la decisión de Estados Unidos de incluir a Cuba en la lista negra de los Estados que patrocinan el terrorismo.

“La administración anterior nunca debió haber excluido a Cuba, particularmente cuando los servicios de inteligencia del régimen ayudaron a organizaciones terroristas internacionales y en la represión violenta del pueblo de Venezuela”, dijo el congresista cubanoamericano Mario Díaz-Balart en un mensaje por Twitter.

En cambio, el senador demócrata Patrick Leahy criticó duramente la decisión. “Es una medida obviamente politizada”, opinó en un comunicado.

Según Leahy, esta designación es una burla a la “medición creíble y objetiva del apoyo de un gobierno extranjero al terrorismo”.

“Nada remotamente a eso existe en este caso. En realidad, el terrorismo nacional en EEUU representa un riesgo a los estadounidenses mayor a la de Cuba.”

Para el senador Leahy, el secretario Mike Pompeo no ha hecho nada constructivo para encarar el problema de los fugitivos estadounidenses que se encuentran en Cuba.

María Elvira Salazar, congresista cubanoamericana en la Florida, dijo en Twitter que apoyaba plenamente la inclusión de Cuba en la lista negra del terrorismo.

Mientras que el congresista James P. McGovern, presidente del Comité de Reglas de la Cámara y copresidente de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos, dijo que se trata de una "imprudente e infundada decisión de Donald Trump" que "dañará la credibilidad de Estados Unidos en todo el mundo y perpetuará el legado de Trump de infligir sufrimientos y dificultades innecesarias al pueblo cubano".

En un comunicado publicado el lunes, el demócrata escribió: “Espero que la administración entrante de Biden corrija este ridículo error y restaure la confianza en el liderazgo estadounidense".

Mientras tanto, John Suárez, director del Center for a Free Cuba, dijo en un comunicado que el Departamento de Estado que re-designa a Cuba como Estado Patrocinador del Terrorismo rectifica un error cometido en 2015.

La Habana continúa “apoyando reiteradamente actos de terrorismo internacional” y nunca ha dejado de otorgar refugio a los terroristas internacionales en Cuba, dijo.

Para la Oficina de Washington sobre América Latina, WOLA, Cuba no debería estar en dicha lista.

Dijo que en el 2015 el Departamento de Estado había concluido que Cuba no era un Estado patrocinador de terrorismo. “Nada ha cambiado desde entonces. Esta decisión es políticamente motivada”, dijo WOLA en un comunicado de prensa.

El Departamento de Estado norteamericano justificó el retorno de la isla a la lista “por brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”.

En un comunicado dijo que “la Administración de Trump se ha centrado desde el principio en negar al régimen de los Castro los recursos que utiliza para oprimir a su pueblo en casa, y contrarrestar su interferencia maligna en Venezuela y en el resto del hemisferio occidental”.

Asimismo, acusó al Gobierno cubano de haber “alimentado, alojado y brindado atención médica a asesinos, fabricantes de bombas y secuestradores, mientras muchos cubanos pasan hambre, no tienen hogar y no tienen medicinas básicas”.

En específico, aludió a la negativa de La Habana a extraditar a diez líderes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), que viajaron a la isla para mantener negociaciones con el Gobierno colombiano y han sido requeridos por ese país después de que el grupo se atribuyera la responsabilidad en un atentado contra una escuela de la Policía en Bogotá en el 2019.

También mencionó que “Cuba alberga a varios fugitivos estadounidenses buscados por la justicia o condenados por cargos de violencia política”.

Agregó el secretario de Estado que Cuba regresó a la lista “después de haber roto su compromiso de dejar de apoyar el terrorismo”.

La decisión anunciada por el Departamento de Estado llega a pocos días del cambio de gobierno en Estados Unidos y podría presentar un nuevo reto para la administración de Joe Biden.

La inclusión de un país en la lista negra de terrorismo implica trabas al comercio y más sanciones, pero sobre Cuba ya pesan todas esas restricciones debido al embargo comercial y financiero.

John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, dijo en entrevista con la BBC que la medida tendrá un impacto en las relaciones comerciales y políticas entre Estados Unidos y Cuba.

"Las instituciones financieras tendrán otro motivo para evitar transacciones con Cuba", dijo Kavulich a la BBC. "Y habrá más escrutinio en las transacciones con Cuba, lo que resultará en que menos gobiernos y empresas querrán tener una relación con la isla".

Cargar más

XS
SM
MD
LG