Enlaces de accesibilidad

Venezuela

Julio Borges propone que el gobierno interino de Juan Guaidó "desaparezca" porque su propósito se ha "deformado"

El opositor venezolano Julio Borges.

El opositor venezolano Julio Borges propuso este domingo la restauración de un espacio que incluya a partidos políticos de la oposición y la sociedad civil para ganar legitimidad dentro del país y a nivel internacional, y destacó que el gobierno interino de Juan Guaidó debe desaparecer porque su objetivo se ha deformado.

Según Borges, el Gobierno interino de Guaidó, reconocido por gran parte de la comunidad internacional, era un instrumento para salir de la dictadura, sin embargo, es un espacio que no está cumpliendo su finalidad y en cambio se ha convertido en una especie de medio en sí mismo donde se ha burocratizado lo que tiene que ver con ese espacio.

El político insistió en que la oposición venezolana ha perdido legitimidad dentro del país y a nivel internacional debido a contradicciones, errores y escándalos ocurridos en el pasado.

Julio Borges, coordinador del partido político Primero Justicia, dijo que es necesario que los partidos opositores se desliguen del manejo de activos en el exterior haciendo referencia a los casos de las filiales de Petróleos de Venezuela en Colombia y Estados Unidos, para que sean manejados por un fideicomiso,

Vea todas las noticias de hoy

Revelan envíos de gasolina y alimentos a Cuba desde Venezuela

Barco petrolero venezolano en espera de carga en complejo petroquímico "El Tablazo", Caracas, Venezuela

Venezuela ha impulsado los envíos de gasolina y alimentos a Cuba desde noviembre, proporcionando suministros clave a uno de los aliados más cercanos del presidente Nicolás Maduro, según documentos de la petrolera estatal venezolana PDVSA y datos de seguimiento de embarcaciones de Refinitiv Eikon.

Desde fines de noviembre hasta principios de enero, PDVSA envió al menos tres cargamentos que contenían alrededor de 197.000 barriles de gasolina para motor, junto con otros productos refinados, a los puertos cubanos de Nuevitas, Matanzas y La Habana, según muestran los documentos y datos.

Los cargamentos arribaron a los puertos de la nación caribeña a bordo de los tanqueros de bandera cubana María Cristina y Alicia.

PDVSA, el Ministerio de Petróleo de Venezuela y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Venezuela había minimizado la exportación de gasolina a Cuba desde 2020 en medio de la caída de su producción interno debido al precario estado de las refinerías de PDVSA. La escasez de combustible en la nación socia de la OPEP ha dejado largas filas de consumidores esperando gasolina y diésel en las estaciones.

Venezuela y Cuba están bajo sanciones de Estados Unidos, incluyendo el suministro de petróleo y el despacho marítimo entre las naciones, por lo que Washington dice que son sus políticas represivas. Los gobiernos de Caracas y La Habana culpan a las sanciones del empeoramiento de las condiciones humanitarias en sus países y acusan a Washington de intentar derrocarlos.

Los envíos se produjeron en medio del repunte en la producción de gasolina en Venezuela. Desde mediados de 2020 hasta mediados de 2021, Venezuela se vio obligada a recurrir a Irán en busca de gasolina importada para complementar su producción nacional.

Pero, gracias en parte a los suministros de unidades y repuestos de Irán que permitieron a PDVSA acometer trabajos de mantenimiento en sus refinerías retrasados por mucho tiempo, Venezuela ha aumentado su producción de mezclas de gasolina y componentes a casi 160.000 barriles por día (bpd) este año, según las fuentes.

El suministro petrolero total de Venezuela a Cuba cayó el año pasado a 56.300 barriles bpd de crudo y productos refinados y 73.000 toneladas métricas de coque de petróleo, desde los 76.600 bpd y 100.000 toneladas métricas, respectivamente, en 2019, según un análisis de los reportes de exportación de PDVSA y datos de seguimiento de embarcaciones.

Venezuela también ha exportado 222 contenedores y cientos de bolsas de alimentos desde diciembre en los barcos Icoa Uru y Melba, que descargaron en los puertos cubanos de Mariel y Santiago, mostraron los documentos y datos.

Los cargamentos recientes se producen tras entregas humanitarias de alimentos y equipo médico a Cuba por parte de Venezuela y México, que fueron confirmadas en agosto por las autoridades de la isla.

Rusia y China también brindaron asistencia a La Habana el año pasado en medio de la pandemia del coronavirus.

La oposición de Venezuela ha criticado durante mucho tiempo la decisión del gobierno de suministrar combustibles a Cuba en medio de una escasez generalizada en el país.

La falta de suficiente producción llevó a PDVSA en 2018 a comprar crudo extranjero por un valor de casi 440 millones de dólares y enviarlo a Cuba en términos beneficiosos para la isla y, a menudo, a pérdida, encontró una investigación de Reuters.

Cuba, que por décadas ha enfrentado escasez de alimentos y combustibles, se encontraba en una situación particularmente difícil el año pasado, cuando la pandemia del coronavirus golpeó a la isla a mediados de año, junto con protestas generalizadas y escasez de energía y suministros básicos.

Maduro, quien ha visitado Cuba dos veces en los últimos meses, ha dicho que las sanciones de Estados Unidos a Venezuela y cualquier intento de bloquear su comercio con países como Cuba son ilegales.

El suministro de diesel a Cuba fue uno de los argumentos utilizados por Estados Unidos para suspender en 2020 las autorizaciones que había extendido para el intercambio de petróleo por combustibles, lo que permitía a Venezuela colocar su crudo en los mercados mientras importaba diesel.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a cargo de la administración de las sanciones, declinó comentar.

(Reporte de Marianna Parraga en Houston y Mircely Guanipa en Maracay. Editado por Marion Giraldo)

Oposición prolonga presidencia de Guaidó, pero aumenta controles sobre su gestión

El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se dirige a los medios de comunicación en Caracas, Venezuela, el 9 de abril de 2021.

La comisión delegada del Parlamento de 2015 tendrá la última palabra en los nombramientos de Guaidó en empresas e instituciones del Estado. El líder opositor celebra lo aprobado como una victoria sobre intentos divisionistas

La Asamblea Nacional venezolana electa hace seis años prorrogó por 12 meses su “continuidad constitucional” y prolongó por el mismo término la presidencia encargada de Juan Guaidó, aunque con mayores controles sobre sus funciones como jefe de Estado provisional.

En una sesión que se extendió hasta la medianoche del lunes, los diputados opositores aprobaron “la continuidad constitucional del Poder Legislativo Nacional” a través de la figura de una comisión delegada, conformada por menos de 10% de los parlamentarios votados en diciembre de 2015.

Según lo acordado, esa comisión estará vigente por dos meses contados a partir del 4 de enero de 2022 “o hasta que, dentro de ese lapso, se restablezca el orden constitucional y democrático” en Venezuela.

La oposición argumenta que la única institución legítima en el país suramericano es el Parlamento de 2015. Juan Guaidó, presidente del legislativo, se autojuramentó como presidente encargado de Venezuela en enero de 2019 argumentando que el presidente Nicolás Maduro usurpaba el cargo.

Los detractores del oficialismo venezolano desconocen las elecciones presidenciales de 2018 y las legislativas de 2020 por considerarlas fraudulentas.

La reforma parcial de este lunes al “estatuto que rige la transición a la democracia” en Venezuela contempla que “actuará como encargado de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela a los efectos de defender la democracia y dirigir la protección de los activos del Estado en el extranjero”.

Según la norma, sin embargo, “sus actos serán objeto de las potestades de control de la Asamblea Nacional”, precisa el documento aprobado.

La comisión delegada ejercerá funciones de control sobre las decisiones tomadas por Guaidó, según se desprende de la reforma sancionada. Tiene la potestad de autorizar nombramientos o remociones del presidente encargado en juntas administradoras ad-hoc de institutos públicos, autónomos, fundaciones estatales, asociaciones o sociedades civiles y empresas del Estado.

De acuerdo con lo descrito en la reforma, la comisión delegada del Parlamento cumplirá esa función para “designar a sus administradores y, en general, adoptar las medidas necesarias para el control y protección de sus activos”.

También, cuenta con el poder de “autorizar instrumentos contractuales y financieros que permitan defender de manera más eficiente y transparente los activos” de Venezuela en el extranjero, propuestos por el mandatario interino.

Esa delegación parlamentaria asume además la autorización de nombramientos propuestos por Guaidó en la junta administradora de Petróleos de Venezuela.

Los poderes de Guaidó

Guaidó, por su parte, podrá designar a su procurador especial “para la defensa y representación de los derechos e intereses de la República”. El estatuto lo obliga, asimismo, a rendir cuentas mensualmente a la comisión delegada “o cuando esta lo disponga por razones de urgencia e interés general”.

El líder opositor podrá designar jefes de misiones diplomáticas antes los países que reconozcan su legitimidad “solo mientras persista ese reconocimiento”. Será la comisión delegada, sin embargo, la que autorice esos nombramientos.

Los diputados de 2015 podrán designar representantes internacionales de la Asamblea Nacional que actúen en materias de derechos humanos, migración o crisis humanitaria y lucha contra la corrupción “solo en aquellos países u organizaciones multilaterales que no reconozcan a nuestros jefes diplomáticos”, reza el estatuto que contó este lunes con el visto bueno de la oposición.

La reforma se aprobó unánimemente en segunda discusión, detalló el opositor Centro de Comunicación Nacional. Se concretó, indicó, “tras un intenso proceso de consulta pública” donde participaron “los principales juristas” de Venezuela.

Guaidó reaccionó con entusiasmo a lo acordado este lunes. “Hoy gana la Constitución, hoy pierde Nicolás Maduro”, dijo, haciendo votos de nuevo por que haya en Venezuela elecciones presidenciales “libres y justas”.

Felicitó a la oposición por haber vencido a quienes pretendían dividirla. A su juicio, la reforma significa “no solamente rendir cuentas de manera más transparente al país, sino ser más ágiles” en sus competencias.

Lo aprobado el lunes incluye la eliminación de dos organismos creados previamente, el centro de gobierno y el consejo político, para “redimensionar lo burocrático” y concentrarse en la lucha por la democracia, explicó el primer vicepresidente del Parlamento de 2015, Juan Pablo Guanipa.

El dirigente del partido Primero Justicia, la primera fuerza parlamentaria, expuso que la Asamblea Nacional será “el centro de gravedad de toda la institucionalidad” en Venezuela y reivindicó los “controles reforzados” que tendrá la comisión delegada sobre los activos del país en el extranjero.

La negociación de México, la crisis económica y las elecciones signaron a Venezuela en 2021

Una de las partidarias de la oposición sostiene una tela con los colores de la bandera venezolana antes de un mitin con el líder opositor Juan Guaidó en Caracas. [Archivo]

El inicio y paralización de los diálogos políticos en Ciudad de México fueron parte de las noticias más significativas para Venezuela, así como el retraso de la vacunación contra el COVID-19 y la extradición de Alex Saab a EE. UU.

Negociaciones, pandemia, elecciones y crisis económica fueron los denominadores comunes para Venezuela durante 2021.

El país suramericano encaró retos financieros, políticos y sociales que parecen tener continuidad de cara a 2022.

La Voz de América explica siete puntos clave que centraron las noticias de Venezuela durante los últimos 12 meses.

1. El diálogo en México

El gobierno de Nicolás Maduro y la plataforma unitaria opositora de Venezuela iniciaron en agosto pasado un proceso de diálogo en Ciudad de México con la facilitación de Noruega y el acompañamiento de Rusia y Países Bajos.

Tras la firma de un memorando de entendimiento y dos rondas formales de negociaciones, hubo pocos avances para destrabar la crisis política.

El oficialismo anunció en octubre que se retiraba de la mesa tras la extradición a Estados Unidos —que calificó como "secuestro— del empresario colombiano Alex Saab, a quien el chavismo considera su enviado diplomático especial para asuntos humanitarios.

Analistas, políticos locales y voceros internacionales, como los del gobierno de Estados Unidos, esperan que el diálogo se reanude en 2022.

2. La extradición de Alex Saab

Un tema que centró buena parte de los debates políticos en Venezuela fue la extradición de Alex Saab, un empresario colombiano considerado como una pieza clave de las operaciones económicas del gobierno de Nicolás Maduro.

Saab estaba detenido en Cabo Verde, África, desde 2020, mientras la justicia determinaba si su extradición cumplía con los requisitos constitucionales.

Tras un prolongado camino judicial, Cabo Verde lo extraditó a Estados Unidos en octubre pasado. Se declaró inocente de lavado de dinero, mientras la Fiscalía norteamericana retiró siete de ocho cargos en su contra. Acusado de corrupción por al menos 350 millones de dólares en el sistema financiero estadounidense, el empresario colombiano espera juicio en una cárcel del estado de Florida.

3. Las elecciones regionales

El oficialismo venezolano ganó 19 de 23 gobernaciones y más de 200 de las 335 alcaldías del país en las elecciones regionales de noviembre. Las votaciones estuvieron marcadas por el retorno de buena parte de la oposición a las urnas tras cuatro años de ausencia por denuncias de fraude.

Los candidatos críticos al chavismo lograron más votos que el oficialista Gran Polo Patriótico, y la división de la oposición en hasta tres bloques evitó que ganaran la mayoría de los cargos públicos en juego, según analistas.

El dirigente político Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 50 gobiernos del mundo, llamó a la reunificación opositora.

Los observadores de la Unión Europea reportaron “mejores condiciones” en las elecciones en comparación con procesos anteriores, pero subrayaron que hubo irregularidades, como el uso de recursos públicos para la campaña, inhabilitaciones arbitrarias de candidatos y puntos de control partidistas.

4. Reconversión e hiperinflación

La crisis económica en Venezuela también marcó el año en Venezuela. Si bien algunos economistas e incluso el mismo gobierno de Maduro dijeron notar una prudente mejoría en los índices financieros, la hiperinflación no se detuvo.

En noviembre pasado, el ciclo hiperinflacionario de Venezuela cumplió cuatro años consecutivos. Se trata del segundo más prolongado de la historia.

Dirigentes sindicales, economistas y opositores a Maduro denunciaron la “pulverización” de los salarios y del poder adquisitivo de los venezolanos.

El gobierno concretó en octubre la tercera reconversión monetaria de los últimos 13 años en Venezuela, reduciendo seis ceros al valor del bolívar.

Las dificultades energéticas, como la insuficiencia de gasolina y diésel, también fueron comunes este año, mientras la administración de Maduro reportaba el aumento de la producción petrolera a un millón de barriles por día y asegura que 2021 fue “el primer año de crecimiento económico” desde 2013.

5. Población en fuga

Venezuela llegó en 2021 a la cifra de seis millones de ciudadanos migrantes o refugiados en otros países, según informes de agencias de las Naciones Unidas.

Se trata de la segunda población con mayor cantidad de migrantes del mundo, luego de Siria. Este mes, la Organización Internacional para la Migraciones y la Agencia de la ONU para los Refugiados convocaron un plan para recaudar 1.790 millones de dólares para ayudar a la comunidad venezolana en 17 países de América Latina y el Caribe, donde se concentra el 80% de esa población.

Según voceros opositores, como el delegado del gobierno interino de Juan Guaidó ante las Naciones Unidas, Miguel Pizarro, habrá más de siete millones de venezolanos migrantes o refugiados en el mundo en 2022.

6. Diferencias en la oposición

El manejo de activos en el extranjero por parte del gobierno interino de Juan Guaidó fue epicentro de diferencias notorias en la oposición venezolana.

Denuncias sobre presunta corrupción en empresas venezolanas, como Monómeros, administrada por gerentes y directivos opositores designados por los diputados electos en 2015, causaron rencillas públicas entre dirigentes de los partidos más importantes de la coalición.

Julio Borges, de Primero Justicia, renunció a su cargo como encargado de relaciones internacionales del gobierno interino y declaró a la prensa que la figura de Guaidó debería desaparecer porque se había “deformado”.

Guaidó acaba de ser ratificado por un año más como presidente interino por el Parlamento electo en 2015, que sigue en funciones, según la oposición.

7. Vacunación retrasada

La vacunación contra el COVID-19 en Venezuela avanzó entre retrasos y constantes cuestionamientos del plan nacional de inmunización y las cifras oficiales por parte de la comunidad científica independiente.

El gobierno había prometido iniciar un cronograma de vacunación masiva en marzo de 2021, pero no arrancó ampliamente sino en el segundo semestre.

Según Maduro, el país cerrará el año con 90% de la población vacunada, pero gremios médicos y academias científicas de Venezuela pusieron en duda la veracidad de esas proyecciones. También criticaron el plan oficial de inmunizar a la población con candidatos vacunales producidos en Cuba.

Julio Castro, designado por el Parlamento opositor de 2015 como delegado para asuntos de salud, estima que solo 40% de la población está vacunado.

Usando las vacunas rusas Sputnik y Sputnik Light y las chinas Sinopharm y Sinovac, Venezuela entrará en enero en una fase de refuerzo con terceras dosis, priorizando a trabajadores sanitarios y adultos mayores.

La crisis política del país también obstaculizó planes de coordinación entre el gobierno de Maduro y la oposición para usar recursos congelados en el exterior en la compra de vacunas del mecanismo COVAX de la Organización Panamericana de Salud. Finalmente, el ejecutivo chavista pagó un monto cercano a los 120 millones de dólares para tener acceso a 11 millones de dosis.

Cuatro exministros de Hugo Chávez avalan un revocatorio contra Maduro

Al fondo imagen de Hugo Chávez, mientras un hombre emite su voto durante las elecciones regionales en un colegio electoral en Caracas, Venezuela, el domingo 21 de noviembre de 2021.

Cuatro exministros del gobierno de expresidente Hugo Chávez y un grupo de pensadores de la izquierda venezolana llamaron a impulsar en 2022 un referendo revocatorio en contra de Nicolás Maduro, a quien acusan de mostrar un “rostro autoritario” contra la soberanía popular.

El grupo de dirigentes chavistas críticos de Maduro, aglutinados en un movimiento bautizado Plataforma Ciudadana en Defensa de la Constitución, publicó un documento donde consideran que “el atropello autoritario del Gobierno en Barinas (estado sureño donde nació Chávez) la respuesta debe ser referendo revocatorio” contra el actual presidente y pupilo de Chávez.

Los firmantes se refieren a cómo el Tribunal Supremo de Justicia afín a Maduro desestimó la elección del pasado 21 de noviembre en el estado Barinas, donde perdió el chavismo por margen mínimo, y ordenó repetir la votación en enero. A su entender, el oficialismo venezolano “pisoteó la soberanía popular”.

Cinco casos que demuestran cómo “sentencia mata voto” en Venezuela

Secundan el comunicado Oly Millán, exministra de Economía Popular; Gustavo Márquez Marín, exministro de Industria y Comercio; Héctor Navarro, exministro de Educación y Ciencia y Tecnología; y Ana Elisa Osorio, exministra de Ambiente y Recursos Naturales, reveló la periodista Sebastiana Barráez.

También, se suman al documento articulistas y docentes vinculados al chavismo, como Juan García Viloria, Roberto López, Santiago Arconada y Edgardo Lander, designado por Chávez para promover la negativa al proyecto económico regional conocido como Área de Libre Comercio para las Américas.

“Con el desconocimiento de la voluntad popular en Barinas, el gobierno de Maduro desafió, no solo a los barineses, sino a todo el pueblo venezolano, porque lo mismo que hizo allí lo podría repetir en cualquier otro evento electoral en el que esté en juego su hegemonía (…) La trascendencia de lo ocurrido en Barinas va más allá de la disputa por una gobernación”, opinan.

Creen que lo ocurrido en Barinas es “una nueva provocación” del madurismo para desestimular al electorado justo en la víspera de cumplirse la mitad de su período presidencial, cuando la Constitución venezolana permite activar solicitudes de revocatorios contra gobernantes electos por voluntad popular.

Bienvenida opositora

Los exministros venezolanos valoran que el revocatorio debe formar parte de una “estrategia de poder movilizadora de la sociedad” a fin de recuperar la institucionalidad, defender la Constitución y reconstruir el país suramericano.

Maduro ha desafiado al pueblo soberano y la respuesta de ese pueblo al gobierno autoritario de Maduro, no puede ser otra que aceptar el reto (…) convocando el referendo revocatorio.
Exministros de Hugo Chávez

El documento de cuatro de los funcionarios de confianza de Hugo Chávez se conoce luego de que otro hombre cercano al expresidente, el exministro de Energía y expresidente de la empresa estatal PDVSA, Rafael Ramírez, se pronunciara también a favor del referendo revocatorio contra Maduro en 2022.

En un artículo de opinión publicado hace una semana, Ramírez llamó a revocar al actual mandatario venezolano “sin esperar más”, alegando que no habría enmienda posible de su gobierno y que suma ocho años “destruyendo al país”.

Nicmer Evans, politólogo, dirigente del opositor Movimiento Democracia e Inclusión, y uno de los principales promotores del revocatorio presidencial para 2022 en Venezuela, dio la bienvenida a las voces críticas de Maduro.

“El tema del referendo revocatorio está generando profundas movilizaciones en los términos de pronunciamientos políticos y de generación de conciencia (…) Debemos dar la bienvenida a todos esos exministros que se están pronunciando y que se pronunciarán a futuro”, expresó Evans a la Voz de América.

¿Herramienta de unidad?

Evans, quien hace años defendía las políticas de Chávez, estima que el referendo revocatorio “puede unificar” a la oposición al madurismo, desde los partidos opositores e independientes hasta lo que llama “chavismo crítico”.

“Por primera vez, pudiésemos generar un elemento que permitiera la unificación de acción táctica de la oposición. Este pronunciamiento demuestra el alto grado de conciencia del chavismo ante el madurismo. El chavismo no apoya a Maduro y hay una profunda ruptura de concepción de modelos”, dice.

El Centro de Estudios Políticos y Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, de Caracas, reveló recientemente que 80% de encuestados de uno de sus estudios aprueba la realización de un revocatorio presidencial en julio de 2022.

Juan Guaidó, líder opositor reconocido como presidente interino de Venezuela desde 2019 por al menos 50 gobiernos del mundo, ha expresado su preferencia por el adelanto de elecciones presidenciales en vez de impulsar el revocatorio.

La oposición necesita obtener un voto más que los logrados por Maduro en su reelección en 2018, cuando 6.245.862 electores lo respaldaron.

Según fallos del Tribunal Supremo de Justicia en 2016, se necesitan las “expresiones de voluntades” de 20% de los electores de cada región y el Distrito Capital de Venezuela para pedir el revocatorio presidencial. Si alguno de esos estados no cumpliera con la meta, el referendo quedaría sin efecto.

Los exministros, por su lado, acotaron que el partido de gobierno, el PSUV, es “la primera minoría” política y resaltan que los votos opositores en las pasadas elecciones regionales de noviembre fueron 8% superiores a los oficial

Siete candidatos se disputarán la elección en estado venezolano clave para el chavismo

Simpatizantes del dirigente opositor Freddy Superlano participan en una manifestación en Barinas, Venezuela, el 4 de diciembre de 2021. ​Foto: AP/Ariana Cubillos.

Se repite en el estado Barinas la multiplicidad de candidatos para un mismo cargo como estrategia chavista para dispersar el voto opositor, advierte a la VOA el politólogo venezolano Leandro Rodríguez Linárez.

MARACAIBO, VENEZUELA. — Una multiplicidad de candidatos se postuló para una votación que el poder judicial -afín al gobierno del presidente Nicolás Maduro- ordenó repetir en el estado Barinas, considerado cuna del chavismo, mientras un rector del Consejo Nacional Electoral denunció que los nuevos comicios convocados para enero son “una conspiración” contra la voluntad popular.

El candidato de la opositora Mesa de la Unidad Democrática en esa región de Los Llanos venezolanos, Freddy Superlano, ganó la gobernación de Barinas el pasado 21 de noviembre con una ventaja de 0,39% de los votos sobre el abanderado del Partido Socialista Unido de Venezuela, mandatario aspirante a la reelección y hermano del expresidente Hugo Chávez, Argenis Chávez.

El Consejo Nacional Electoral tardó varios días en intentar definir un ganador en la reñida contienda, ordenando el traslado de las actas de votación desde esa región occidental hasta Caracas, la capital del país y sede del poder comicial, pero dos fallos judiciales frenaron, primero, y ordenaron repetir la elección.

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, afín al oficialismo, aceptó los alegatos de otro candidato a gobernador y exdirigente opositor para afirmar que, sobre Superlano, pesaban supuestas denuncias que lo inhabilitaban.

Tras ordenarse la reedición de las votaciones en Barinas, la oposición denunció que el CNE inhabilitó además como candidatos de la Mesa de la Unidad para la nueva elección a la esposa de Superlano y a un exalcalde opositor.

Finalmente, la plataforma unitaria se decantó por inscribir en su tarjeta a un diputado regional electo en los sufragios de noviembre, Sergio Garrido. El partido de gobierno propuso como su abanderado a la gobernación al exyerno de Chávez y excanciller de Maduro, Jorge Arreaza, por su parte.

Analistas valoraron en días pasados que el chavismo emula las estrategias del gobierno nicaragüense de Daniel Ortega para afectar el sistema electoral a su favor mediante la inhabilitación de específicos aspirantes a cargos públicos.

"Conspiración" denunciada

Uno de los cinco rectores del poder electoral venezolano, Roberto Picón, denunció “una conspiración” oficialista en Barinas contra la soberanía popular.

“Ante la conspiración para desconocer la soberanía popular, los ciudadanos debemos perseverar con los medios a nuestra disposición, incluido el derecho a la protesta. Eventos como los de Barinas representan un retroceso importante” en el intento de recuperar la institucionalización del país, escribió en Twitter.

Picón reprochó los intentos de “obstaculizar la recepción de actas” en Barinas; de “impedir la totalización” de los votos; de “secuestrar atribuciones del poder electoral”, con la anulación del resultado del 21 de noviembre; y de “dificultar la postulación de candidatos inhabilitando arbitrariamente a última hora” a potenciales abanderados de diferentes partidos de oposición.

El Consejo Nacional Electoral notificó el martes que admitió 30 postulaciones a la gobernación de Barinas para la nueva votación del 9 de enero, de las cuales se deriva un total de siete candidaturas para el máximo cargo público local.

Además de Garrido (MUD) y Arreaza (PSUV), resaltan entre los postulados Adolfo Superlano, un exdiputado acusado por la oposición de ser sobornado por el oficialismo para cambiar de bando político; y Claudio Fermín, un excandidato presidencial de tendencia opositora pero criticado por promover negociaciones y reuniones directas con el gobierno de Nicolás Maduro desde 2019.

Los disidentes tanto de Maduro como de la dirigencia opositora nacional, Pedro Díaz y Jesús Macabeo, también se sumaron a la lista de postulados.

Estrategia divisionista

La estrategia oficialista de candidaturas múltiples para disgregar el voto opositor en las elecciones regionales de noviembre se repite en Barinas, advierte el politólogo de la Universidad Fermín Toro, Leandro Rodríguez Linárez.

“Promueven la multiplicidad de candidatos y partidos para disipar el voto opositor, para dividirlo. Es la maximización de los hechos del 21 de noviembre”, comenta el analista en entrevista telefónica con la Voz de América.

Se calcula que hubo seis candidatos de tendencia opositora por cada aspirante del Partido Socialista Unido de Venezuela en noviembre, precisa. En Barinas, la participación de candidatos como Fermín y Superlano -el disidente- busca minar el apoyo que tendría un candidato opositor natural, como Garrido.

En la votación de hace tres semanas, los aspirantes de la plataforma unitaria opositora y del chavismo sumaron poco más de 103.000 votos cada uno, mientras que 44.000 electores marcaron las tarjetas de partidos opositores intervenidos judicialmente, como AD, y otros 20.000 votos se sumaron a un movimiento cuyo logo emula a la MUD en nombre y color, Min-Unidad.

El sistema electoral contemporáneo en Venezuela “es un monstruo diseñado por y para el chavismo”, que suele emplear estrategias propias del “garrotismo” institucional para afectar la expresión democrática, opina Rodríguez Linárez.

A su juicio, el oficialismo venezolano “extralimitó su torpeza” al ordenar repetir las elecciones en Barinas. El PSUV ganó 19 de 23 gobernaciones en noviembre.

“Es un error de cálculo del gobierno. Ha convertido a Barinas en un fenómeno nacional, con implicaciones internacionales. Lo convirtieron en un caso aparte donde no tiene cómo ganar” el chavismo, así triunfe el 9 de enero, afirma, en referencia a las críticas inminentes contra el proceso en esa región.

Cargar más

XS
SM
MD
LG