Enlaces de accesibilidad

Arte y Cultura

Jorge Edwards, persona grata

Escritor Jorge Edwards. Foto Consulado General de Chile en Miami.

El escritor chileno, Jorge Edwards, en sus memorias titulado Esclavos de la consigna, refleja lo que pasaba en una “época marcada por los dictados revolucionarios”, afirma el periodista del diario El País, Juan Cruz, quien lo entrevistó en su casa de Madrid.

En la entrevista publicada en la sección de Cultura del diario español, Cruz afirma que el nuevo título de Edwards “es tan inquietante como aquel Persona non grata”, libro que narraba lo que le tocó vivir con el caso del poeta cubano Heberto Padilla, “cuyo encarcelamiento por el régimen motivó la protesta de intelectuales de varios países, mientras él fue encargado de Negocios del Gobierno de Allende en la isla”.

“No escribas ese libro sobre Cuba. Yo te diré cuándo lo puedes publicar, y te voy asubrayar con lápiz rojo las frases inconvenientes”, asegura Edwards que le aconsejó entonces el poeta chileno Pablo Neruda.

En una reciente entrevista con el diario mexicano El Universal, Edwards dijo que en Cuba aprendió a leer entre líneas, a distinguir las apariencias y las realidades.

Edwards también ha comentado a la prensa internacional que Neruda lo inspiró a donar su biblioteca, y que por eso tomó la decisión de entregar su vasta colección a la Universidad Adolfo Ibáñez, en Chile.

(Con información publicada en el diario español El País y El Universal)

Vea todas las noticias de hoy

Muere Zeffirelli, uno de los últimos grandes maestros del cine italiano

El director italiano de cine, Franco Zeffirelli, falleció a los 96 años el 15 de junio de 2019. En la foto en un acto en su honor en la embajada británica en Roma, 2004. (REUTERS).

Franco Zeffirelli, quien dirigió a uno de los mayores cantantes de ópera y llevó a Shakespeare a las masas que gustan del cine, murió a los 96 años.

En un comunicado, su fundación dijo que murió el sábado en Roma. "Ciao Maestro", dijo el anuncio.

Más apreciado por el público que por los críticos, Zeffirelli fue el último de la generación de gigantes del cine italiano que maduró después de la Segunda Guerra Mundial, como Federico Fellini, Luchino Visconti y Vittorio De Sica, indicó hoy la agencia Reuters.

Dirigió más de dos decenas de películas y trabajó con estrellas como Elizabeth Taylor, Richard Burton, Laurence Olivier, Alec Guinness, Faye Dunaway y Jon Voight.

"Franco Zeffirelli se fue esta mañana. Uno de los hombres más grandes de la cultura mundial", dijo en Twitter Dario Nardella, alcalde de Florencia, donde nació el director el 12 de febrero de 1923. "Adiós querido Maestro, Florencia nunca te olvidará", agregó.

El viceprimer ministro Luigi Di Maio dijo que Zeffirelli" seguirá en los corazones y la historia de este país".

Las producciones de ópera de Zeffirelli en el escenario incluyeron a cantantes como Maria Callas, Plácido Domingo, Joan Sutherland, Luciano Pavarotti, Renata Scotto y José Carreras.

En una entrevista de 2013 para celebrar su cumpleaños 90, dijo que el público general lo recordaría por su película "Romeo y Julieta" de 1968, por la miniserie de televisión "Jesús de Nazaret" de 1977 y por "Hermano Sol, hermana Luna" de 1972, su tributo a San Francisco de Asís.

"Romeo y Julieta", una de las varias obras de Shakespeare que Zeffirelli llevó a la pantalla, fue nominada al Óscar a Mejor Película y Mejor Director. Su "Hamlet" de 1990 fue protagonizada por Mel Gibson.

En 1994 Zeffirelli, quien dirigió varias producciones en el Covent Garden de Londres, fue nombrado caballero por la Reina Isabel II por sus "valiosos servicios a las artes británica".

Un católico devoto y homosexual, reveló en su autobiografía que fue seducido por un sacerdote cuando era adolescente. Pero dijo que no fue abusado, porque no hubo violencia. Zeffirelli odiaba la palabra "gay", afirmando que era "indecorosa".

"¿Cómo pueden decir que Miguel Ángel y Leonardo da Vinci eran 'gays'?", preguntó al diario italiano Corriere della Sera. "Ser homosexual conlleva un gran peso de responsabilidad y difíciles elecciones sociales, humanas y culturales.

[Co información de la agencia Reuters y redes sociales].

Francia premia al jazzista cubano Roberto Fonseca

El jazzista cubano Roberto Fonseca, durante una actuación en el Museo de Bellas Artes, La Habana, 2011. (AFP).

El pianista cubano Roberto Fonseca recibió este jueves la Orden Oficial de las Artes y las Letras”, otorgada por la Embajada de Francia en Cuba.

En un comunicado en la página de Facebook, la embajada felicitó al compositor, arreglista, intérprete y multi-instrumentista de jazz: “¡Felicidades a Roberto Fonseca! En el nombre del Ministerio de la cultura francés, el embajador de Francia en Cuba, Patrice Paoli”.

La legación diplomática informó de la entrega de la condecoración de “Officier dans l’ordre des Arts et des Lettres” (…) en reconocimiento de su magistral obra musical”.

Roberto Fonseca, (La Habana, 1975), proviene de una familia de músicos: es hijo del percusionista cubano Roberto Fonseca y la cantante Mercedes Cortés Alfaro y sus hermanos son Emilio Valdés (batería) y Jesús «Chuchito» Valdés Jr. (piano).

Fonseca es autor de casi una decena de álbumes de jazz entre los que destacan Roberto Fonseca: “Tiene Que Ver”, (1999); “Temperamento: En el Comienzo”,(1999); “Roberto Fonseca: No Limit”, (2001); “Roberto Fonseca: Elengo”, (2001) y “Roberto Fonseca: Zamazu”, (2007), entre otros.

Un tema del pianista fue seleccionado a “The Playlist: 21 canciones del recién terminado 2016”, la selección que hacen los críticos musicales del diario The New York Times cada viernes, y que recogen los temas más significativos que encuentran a su paso.

El track fue “Family”, recogida en su disco, ABUC, de 2016.

Entre los ‘Officier’ premiados por Francia, desde 1963 a la fecha, aparecen artistas de renombre en el mundo de la música como Dexter Gordon, (1986); Elton John, (1993); Van Morrison, (1996) y Marion Cotillard, (2016).

La resurrección de Massaguer

Cartel de Massaguer en la Revista Life

Ochenta años han pasado desde la última vez que la obra del legendario caricaturista, ilustrador y editor Conrado Massaguer (Cárdenas, 1889, La Habana, 1965) fuera exhibida en los Estados Unidos, para ser más exactos, en la ciudad de Nueva York. Ahora, 54 años después de su desaparición física y gracias a la generosidad de la coleccionista Vicky Gold Levi, quien ha donado unas cien piezas del icónico artista, por primera vez, el Estado de La Florida acoge su obra que, desde el 7 de junio de 2019 hasta febrero de 2020 se expone en la sala museo The Wolfsonian-FIU, 1001 Washington Ave., en Miami Beach con el código postal 33139.

Por primera vez también, por lo menos tres generaciones de cubanos podrán conocer su obra, asistiendo a la resurrección de uno de los hijos pródigos de una isla que, a pesar de todo, nunca ha dejado de ser pródiga ella misma a la hora de dar talentos al mundo.

Cuenta el periodista Luis Felipe Rojas que alguien a su vez le contó que cierta habanera noche, sentado a la barra del Floridita, un hombre alto y delgado se afanaba con un lápiz sobre un pedazo de cartulina mientras, a distancia, otro hombre lo observaba discreta y atentamente. Una vez el del- gado señor terminó su faena, el observador se le acercó, pidiéndole que le mostrara el trabajo. Esa cálida noche, entre vapores de alcohol y hierba- buena, nacía la primera de una larga lista de ilustraciones que Conrado Massaguer realizaría para la revista Life.

Pero no fue sólo Life. A finales de 1920, Massaguer, tuvo que abandonar la isla de Cuba y refugiarse en México, huyendo de la dictadura de Gerardo Machado. De México pasó a Nueva York, donde su horizonte se amplió considerablemente, llegando a colaborar con revistas de tiradas nacionales como Vanity Fair, Cosmopolitan, The New Yorker, entre otras.

Se codeó con lo que más valía y brillaba de su época, desde el Rey de España hasta el presidente Roosevelt, pasando por Albert Einstein y Walt Disney, entre otros, cautivados por la agudeza de sus sátiras políticas, además de la calidad irrefutable te Social y la mítica Carteles, revistas creadas, dirigidas y mayoritariamente ilustradas por él.

Habiendo vivido el exilio durante el “machadato” y sufrido por el “cuartelazo” dado por el general Fulgencio Batista, Massaguer decide apostar cautelo- samente por el nuevo proyecto revolucionario, pero su expectativa pronto se vio frustrada cuando Fidel Castro ordenó cerrar la revista Carteles y Conrado Massaguer se vio, literalmente, enterrado entre los folios del Archivo Nacional, a donde lo enviaron "revolucionariamente" a purgar el pecado de su talento. No soportó mucho tiempo. Este hombre, considerado en el mundo entero un icono de la ilustración, moriría en 1965.

Otra vez, Massaguer se vio obligado a abandonar Cuba, pero ya no iba solo, con él, iba la leyenda que sobre su genialidad creativa se había ido tejiendo alrededor de su obra y de su nombre.

Daína Chaviano y las infinitas posibilidades

Daína Chaviano junto a varios de sus libros. (Foto de perfil de Facebook)

Todavía con la resaca por los horarios trastocados y el éxito de su nueva novela, Los Hijos de la Diosa Huracán (Ediciones Penguin Random House) presentada en la Feria Internacional del Libro de Madrid, España, la reconocida escritora Daína Chaviano, nacida en La Habana, Cuba, en 1957 y radicada en Miami, Florida, desde 1991, accede a responder seis preguntas para nuestra sección, Dile que pienso en Ella…

P: ¿Cuál fue el detonante que te impulsó a marcharte de Cuba?

R: Más bien se trató de una cadena de sucesos. Todo comenzó con los actos de repudio que ocurrieron en 1980, cuando yo tenía 23 años. Estuve en shock durante un buen tiempo, porque no lograba encajar lo que me habían estado repitiendo en la escuela, desde la niñez, con las escenas dantescas que estaba viendo.

A partir de entonces, se me hizo cada vez más difícil lidiar con el entorno. Incluso mi propia literatura se fue revistiendo de capas que ocultaban lo que quería decir. Mis dos últimos libros (Fábulas de una abuela extraterrestre y El abrevadero de los dinosaurios) fueron escritos sobre una cuerda floja.

En el primero, la aventura giraba en torno a las “fronteras transdimensionales” que se habían cerrado para los habitantes de un mundo —lo cual les impedía trasladarse en el tiempo y el espacio, como habían hecho desde la antigüedad— junto con la supuesta amenaza de un enemigo al que nadie había visto nunca, y que al final ni siquiera resultó serlo.

Daína Chaviano junto a su nueva novela.
Daína Chaviano junto a su nueva novela.

Por otro lado, el segundo libro fue mi reacción a un discurso donde volvía a condenarse a todo el que pensara o actuara de manera diferente a la establecida, y donde se alababa la intolerancia como una virtud.

Me di cuenta de que no podía seguir escribiendo en clave el resto de mis días. Y tampoco quería callar lo que pensaba. Por eso decidí irme.

P: ¿Qué esperabas encontrar del “otro lado”?

R: Nada en concreto, excepto la posibilidad de no tener que lidiar con un ambiente que me asfixiaba. La verdad es que nunca me detuve a pensar en qué me esperaba lejos de mi país. Solo me preocupaba dejar atrás mi familia y mis amigos.

P: ¿Qué encontraste?

R: Otro universo. Una nueva vida con códigos y opciones tan diferentes a los que había conocido que tuve que empezar desde cero.

P: ¿Qué has aprendido durante el proceso?

R: Que uno puede tener varias existencias en una misma vida. Que es posible comenzar de nuevo y alcanzar en otro lugar lo que jamás hubiera podido conseguir en el sitio donde nació. Que el mundo es ancho y que atarse a un rincón, a un lugar, a un momento, es la mejor manera de enterrarse prematuramente. Y que «atreverse» es un acto que puede llevarte a metas “karmáticas” que de otro modo jamás habrías conseguido.

P: ¿Qué es para ti La libertad?

R: La posibilidad de conocer y explorar sin límites.

P: En estos momentos de tu vida y tu carrera, ¿qué es para ti la Patria? ¿Piensas a menudo en “Ella”?

R: Depende de lo que uno entienda por Patria. La mayoría de las personas piensa en la Patria como el sitio en que nació. Y sin duda esa es una de sus acepciones. Pero la Patria también puede ser el planeta donde nacimos. Y a veces, un poco, el país donde uno vive la segunda mitad de la vida. Así es que mis sentimientos hacia la Patria saltan de un sitio a otro.

Es cierto que a veces pienso en la isla donde nací, pero ese paisaje de mi infancia y juventud ya no existe. Es solo un fantasma del pasado. Quizás por eso prefiero soñarlo e imaginarlo en mis libros, reconstruyendo su pasado e imaginando su futuro como he estado haciendo en mis últimas novelas.

Más que en la Patria, pienso en las personas que aún viven en esa isla, en las que habitan y conviven conmigo en el país que me ha acogido, en las que se desplazan por todo el planeta en busca de opciones que no tienen en sus respectivas patrias. Pienso en todas las personas que habitan en la Patria común, en este planeta, el único que nos ha albergado desde hace milenios, en las cosas terribles que le hemos estado haciendo como pago por habernos parido, acogido y alimentado… Y el dolor que siento es el mismo en todos los casos.

Ya está listo el homenaje musical de Emilio Aragón a Cuba

El músico y actor cubano Bebo Aragón, que acaba de lanzar su fonograma "La vuelta al mundo".

El actor, músico y cineasta cubano Emilio Aragón vuelve con un homenaje a su tierra natal, Cuba. lo hace con el disco "La vuelta al mundo", en respuesta –dijo en entrevista con la agencia Efe- a un pedido de sus querida madre.

"Tú a mí me tienes que componer algún bolerito", le dijo la autora de sus días y, complaciente, el también humorista y hombre polifacético abrió las puertas de sus creatividad para regalarle "La vuelta al mundo", un fonograma que acaba de salir al mercado bajo el alter ego de Bebo San juan.

"Lo importante en el arte es contar lo que necesitas decir, no lo que crees que debes decir", aclara el artista, que compuso el álbum para homenajear al lugar donde nació hace 60 años, sin pretensiones de publicarlo. "Esto me dejó total libertad para hablar de lo que quería, e incluso ser un moñas", explicó en entrevista con Efe.

portada del disco "La vuelta al mundo", de bebo San Juan, alter ego del músico y actor cubano Emilio Aragón.
portada del disco "La vuelta al mundo", de bebo San Juan, alter ego del músico y actor cubano Emilio Aragón.

Para la presentación de la venta del disco en formatos CD, vinil y digital, Aragón se explaya en sus raíces cubano-españolas: “Nací en La Habana, y aunque he viajado mucho y hecho mías las costumbres de otras culturas, mi casa ha sido una perfecta simbiosis entre Cuba y España. De niño, convivían perfectamente la Fabada con el Congrí, la guaracha con las sevillanas, Beny Moré con Miguel de Molina. Siempre que escuchaba al Bárbaro del Ritmo, pensaba: ese hombre tiene que ser un hombre feliz. Esas canciones sólo pueden nacer de la felicidad. Si ligamos esa idea al adagio que nos recuerda que es mejor acostarse sin cenar, que levantarse con deudas, estas canciones dan por cumplida una promesa con mi madre Rita y con Aruca. Aquí entrego estas canciones, que son fruto de la Felicidad”.

Aunque los créditos no informan de la composición de la banda, en el track publicado en la plataforma Vimeo, se puede observar la actuación del trompetista cubano Manuel Machado, que además de su labor como solista, acompaña regularmente a Chucho Valdés.

En el álbum "Bach to Cuba" (2007) mezclaba a Bach con los ritmos más cubanos, pero hasta el momento no se había atrevido a cantar esta música de manera profesional, "en casa siempre", aclara el músico que sí ha compuesto canciones "con tumbao" para Willy Chirino o Celia Cruz, para quien creó "De la Habana hasta aquí", que ha incluido en el álbum.

En el video promocional, junto a los músicos de la banda que se metieron al estudio de grabaciones, Aragón se mete en los vericuetos del sabor cubano. “¿Quién es Bebo San Juan? Pues Bebo San Juan es guayaba, Bebo San Juan es arroz con frijoles y yuca. Son muchas noches de música en familia”.

El homenaje a Cuba no se queda solo en las letras, sino que "todo el andamiaje rítmico es también cubano", con instrumentos típicos de la isla como el tres que se han unido a otros provenientes de Grecia, Venezuela o la propia España, porque el músico, que ha vivido siempre rodando por el mundo, necesitaba "reflejar toda esa multiculturalidad".

Aragón evoca a aquellos maestros de la música cubana que le han marcado como artistas: Bola de Nieve, Héctor Lavoe o Ñico Saquito.

Su ya fallecido padre, el icónico Miliki de "Los payasos de la tele", también aportó al disco sin saberlo, porque Aragón retomó la reflexión de su padre de que "es imposible silbar y estar triste" para componer "Pepe Maní", el primer single del álbum en el que el protagonista recorre la calle 7 de La Habana feliz y silbando de camino a su boda con Elvira.

A su padre le dedica esta canción, a su mujer la de "Norte y sur" y a toda su familia el merengue "La vuelta al mundo", en el que Aragón deja claro su espíritu viajero y juglar, pero también su apego a las raíces y a la familia que considera casi una tribu: "Aunque dé la vuelta al mundo siempre acabo junto a ti".

El compositor de canciones como "Cuidado con Paloma", de su álbum "Te huelen los pies" (1991), también aportó recientemente su música a la iniciativa que creó junto a Acción contra el hambre, "Lucha de gigantes", un álbum y un documental para mostrar los problemas del hambre en el mundo al ritmo de la canción de su amigo Antonio Vegas.

[Con informaciones de la agencia Efe, la plataforma Vimeo y redes sociales]

Cargar más

XS
SM
MD
LG