Enlaces de accesibilidad

Cuba

Cuba, único país de América sin ninguna garantía para la libertad de expresión

Detención violenta de Luis Manuel Otero Alcántara, promotor de la campaña contra el Decreto 349 que censura la libertad de creación.

Informe sobre Cuba de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un informe especial sobre situación de la libertad de expresión en Cuba.

El reporte se divide en seis secciones principales, que abordan sobre el marco normativo vigente en Cuba en el cual se encuentra la raíz de la violación de los derechos humanos, así como un breve análisis de los aspectos de la reforma constitucional presentada por el propio régimen, que refieren al derecho a la libertad de expresión.

Lanza sobre informe CIDH: Cuba mantiene monopolio sobre medios de comunicación
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:41 0:00

Asimismo, aborda el periodismo libre e independiente en Cuba, refiriéndose en particular a los medios públicos, la imposibilidad de fundar medios privados y las prácticas de persecución contra periodistas independientes.

Dado que los periodistas no son los únicos que han sufrido persecución por expresar sus ideas en Cuba, igualmente analiza la situación de la criminalización de la crítica y discriminación por motivos políticos a distintos grupos de la población, como defensores y defensoras de derechos humanos, artistas, disidentes políticos, entre otros.

También, el informe aborda las protestas y manifestaciones sociales.

La última parte del informe refiere a limitaciones al derecho a la libertad de expresión en Internet y aborda obstáculos en la regulación del uso de redes y comunicación en la web, problemas de conectividad y acceso universal, bloqueos y censura de contenido, y vigilancias.

"Desde hace más de medio siglo, Cuba es un Estado gobernado por un partido único que impide las vías de disenso político. El Estado restringe en forma severa los derechos de libertad de expresión, asociación, reunión, movimiento y debido proceso.Durante décadas el Estado cubano ha organizado la maquinariainstitucional para silenciar voces ajenas al régimen, reprimir a periodistas independientes, así como a artistas o a ciudadanos que buscan organizarse para articular sus demandas; en todo ese tiempo el Estado ha mantenido el monopolio sobre los medios de comunicación social. Conforme han podido constatar la CIDH y la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión, se ha suprimido, de este modo, el debate abierto de ideas y sobre aspectos centrales de la vida del país.

Ello se presenta en un contexto, como ha señalado la Comisión Interamericana, de grave inobservancia de los elementos esenciales de la democracia representativa y sus instituciones. Históricamente, la CIDH ha sido crítica ante la ausencia de condiciones que permitan una genuina participación política de sectores de diversa línea de pensamiento en Cuba; en particular, la celebración de elecciones carentes de pluralidad e independencia, con insuperables obstáculos que impiden el acceso libre a diversas fuentes de información. La voz adversa al gobierno, en su intento de expresarse y participar en la conducción de los asuntos del país, termina siendo suprimida ante la presencia de un único partido, la prohibición de asociarse con fines políticos, las arbitrarias restricciones a la libertad de expresión y el derecho de reunión, entre otros derechos fundamentales.

Cuba se ha mantenido durante décadas entre los países del Hemisferio que exhibe una de las peores situaciones y un ambiente menos propicio para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión.Hacer periodismo en Cuba no ha sido ni de cerca una situación comparable con cualquier otro país de la región, por los serios riesgos que enfrentan periodistas y otros grupos de la población que buscan expresar opiniones, la inexistencia de acceso a información pública, el temor de la población y de quienes eventualmente pueden ser fuentes de la información que recaban los periodistas, entre otros múltiples obstáculos.

El control de la libertad de expresión y libertades políticas ha sido permanente en casi cinco décadas, pero ha habido episodios emblemáticos de represión como el ocurrido en el mes de marzo de 2003, cuando se detuvo en forma masiva a personas identificadas como "contrarrevolucionarios" por su pensamiento.

En los últimos años, la CIDH y su Relatoría Especial continuaron recibiendo información preocupante sobre restricciones ilegítimas a la libertad de expresión en Cuba, como el continuo incremento dela persecución selectiva y deliberada en contra de medios y organizaciones independientes que difunden información y opiniones sobre temas de interés público por fuera del control del Estado. Revisten gravedad asimismo los actos y amenazas por parte de autoridades y funcionarios públicos para amedrentar a cualquiera que exprese ideas críticas a la política e instituciones del país como activistas, artistas, periodistas, defensores y defensoras de derechos humanos, intelectuales, entre otros.

Todo ello ocurre bajo un marco legal que, lejos de proteger el ejercicio de la libertad de expresión, brinda al Estado herramientas jurídicas para reprimirlo, sobre todo a través del derechopenal. También persiste el control estatal de los medios de comunicación y sobre el acceso a los medios digitales, en razón de la limitada conectividad de la población cubana y el bloqueo de medios de comunicación críticos en internet. Ello restringe la información, las manifestaciones culturales y el debate de ideas a las que pueden acceder los cubanos mediante prensa, radio, televisión e internet. Todas estas son restricciones ilegítimas y afectaciones a la libertad de expresión que la Relatoría Especial ha advertido desde hace varias décadas, especialmente a través de sus informes anuales.

En la actualidad, la intolerancia de las autoridades cubanas hacia toda forma de crítica u oposición continúa siendo la principal limitación al goce de los derechos a la libertad de expresión y asociación en Cuba. El cambio de gobierno de facto de la Presidencia del Consejo de Estado y de Ministros de Raúl Castro a Miguel Díaz-Canel, durante el 2018, había generado también expectativas de pasos positivos en materia de derechos humanos. Sin embargo, hasta el momento, el nuevo Gobierno se ha presentado, en general, como el continuismo en términos de la represión para el ejercicio de la libertad de expresión en Cuba. Resulta de grave preocupación que, a poco de asumir, Díaz-Canel anunciara que mantendrá una posición contraria a lalibertad de prensa y a la legalización de medios de comunicación independientes en el país.

Es de la mayor preocupación advertir incluso que en los últimos tiempos habría aumentado la represión e intolerancia para desestimular el periodismo no alineado al oficialismo, la actividad de defensores de derechos humanos y a las críticas de voces disidentes. Durante años, la represión en Cuba se caracterizó por mantener una apariencia de legalidad, que incluía acusaciones fiscales, la designación de defensores de oficio, procesos judiciales y/o condenas firmes. Aunque se mantienen algunas de estas prácticas, se observan variaciones que parecen dirigidas a no dejar huellas jurídicas ni documentación que puedan utilizarse como prueba de los abusos sufridos. Durante el 169 Período de Sesiones de la CIDH, varios periodistas presentes en la sesión, y otros a través de testimonios previamente grabados, relataron lo que denominaron una represión de "desgaste" que evita el enjuiciamiento. Estas formas represivas consistirían en arrestos e interrogatorios humillantes -en particular a mujeres periodistas-; detenciones de hasta 72 horas sin orden ni comunicación judicial; presiones sobre la familia y el entorno; retención de equipos y sustracción de materiales a periodistas; así como prohibiciones de salida del país a periodistas y activistas.

El modelo actual respondería a una lógica que se ubica al margen de las estructuras jurídicas, que se realiza a partir de la seguridad del Estado o estructuras paraestatales que pueden resultar más sutiles pero igualmente graves a la luz del derecho internacional. A las herramientas tradicionales utilizadas para reprimir el periodismo independiente, se sumarían formas de represión como amenazaspruebas de aptitud para acceder a la carrera de periodismo en la Universidad estatal.

En este contexto, la Relatoría Especial también tomó nota del proceso de reforma constitucional que se llevó a cabo en Cuba. La información disponible indica que, a fines de julio de 2018, fue publicado el "Proyecto de Constitución de la República de Cuba". La CIDH, en un comunicado de prensa del 4 de marzo de 2019, informó que el proceso de reforma concluyó con el referéndum celebrado el 24 de febrero de 2019. En esta ocasión, la Comisión expresó su preocupación, entre otras cosas, por la posibilidad de que el referéndum no habría cumplido con las condiciones necesarias para elecciones libres, secretas, confiables e independientes que salvaguarden los principios de universalidad y pluralidad.

La Relatoría Especial considera que el desarrollo y la apertura de Cuba es una cuestión vinculada estrechamente con la indispensable vuelta a la democracia y el respeto a los derechos humanos. En ese sentido, son elementos esenciales de la democracia, el respeto a losderechos humanos, la libertad de expresión y el respeto a los derechos políticos, junto a la celebración de elecciones libres y basadas en el sufragio secreto y universal. La libertad de expresión acompaña al ser humano como una de las libertades más preciadas porque permite a cada individuo pensar el mundo desde sus propias perspectivas y elegir su estilo de vida, así como la construcción de sociedades pluralistas. Por ello, desde el inicio del actual mandato, la Relatoría Especial ha prestado atención prioritaria a la situación de Cuba. Con ese objeto, el informe analiza la situación sobre la libertad de expresión en Cuba desde los estándares del sistema interamericano y a partir de ello, ofrece recomendaciones al Estado que permitan contribuir a la efectiva vigencia de este derecho en el país.

La Relatoría Especial concluyó que Cuba sigue siendo el único país del Hemisferio en el cual no existe ningún tipo de garantías para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión. Un Estado en el cual persiste la grave inobservancia de los elementos esenciales de la libertad de expresión, la democracia representativa y sus instituciones. A pesar de los años transcurridos y las reiteradas recomendaciones al respecto, la intolerancia sigue siendo la regla de las autoridades cubanas hacia toda forma de crítica u oposición, y la principal limitación a los derechos y libertades fundamentales en Cuba.

Permanece un modelo de monopolio estatal sobre los medios de comunicación yse mantiene la prohibición de fundar medios privados, todo lo cual es incompatible con los estándares internacionales sobre libertad de expresión.

La persecución selectiva y deliberada en contra de medios y periodistas independientes continúa, y por periodos incluso recrudece. Esta persecución de cuerpos estatales o tolerada por el Estado se manifiesta de modo concreto en detenciones arbitrarias, amenazas y actos de hostigamientos o censura en perjuicio de periodistas que difunden ideas, opiniones e informaciones críticas del partido del gobierno. Dan cuenta de ello también los múltiples actos y amenazas por parte de autoridades y funcionarios públicos para amedrentar a cualquiera que exprese ideas críticas a la política e instituciones del país como artistas, defensores y defensoras de derechos humanos, disidentes políticos, entre otros.

Las prácticas represivas en la actualidad parecen responder a una lógica que se ubica al margen de las estructuras jurídicas, pero están lejos de desaparecer. Por el contrario, se replican fuertemente en los nuevos medios de comunicación. En materia de internet, las disposiciones legales sumamente restrictivas y ambiguas, la limitada conectividad de la población cubana, el bloqueo y censura de medios críticos, y las vigilancias, impiden seriamente el ejercicio de los derechos a la libertad de expresión, privacidad e intimidad en la red.

El ordenamiento jurídico cubano -desde la propia Constitución, hasta normas legales o reglamentarias que se señalan en el informe- está puesto al servicio de la represión del disenso y la crítica. De este modo, en opinión de la Relatoría Especial, el principal problema de la legislación vigente es su carácter abiertamente represivo de la libertad de expresión. Lejos de proteger el ejercicio de la libertad de expresión, y demás derechos y libertades fundamentales, brinda al Estado herramientas jurídicas para reprimirlo. Determina además la existencia de una grave discriminación por motivos políticos en el ejercicio de los derechos humanos, pues no puede ejercer sus derechos sin represión, todo aquel que piense o quiera expresarse distinto al régimen socialista.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.

Vea todas las noticias de hoy

Villa Clara y Matanzas siguen de cerca a La Habana en casos de coronavirus

Un cuentapropista desinfecta su auto en La Habana para evitar la transmisión del coronavirus. (YAMIL LAGE / AFP)

La Habana continuaba siendo en la tarde del lunes la provincia con más casos confirmados de coronavirus en Cuba, con 43, seguida por Villa Clara con 27 y Matanzas con 18, de acuerdo con datos oficiales del gobierno cubano registrados en el mapa del Instituto de Sistemas de Investigación Medioambientales (ESRI, por sus siglas en inglés) de Redlands, California.

Completan la lista de las primeras 10 provincias en número de casos confirmados Ciego de Ávila, con 15; Sancti Spíritus (13); Pinar del Río (12); Cienfuegos y Camagüey, con ocho cada una; Granma (7) y Artemisa, con cinco.

Cierran Holguín, con tres casos, Las Tunas con dos y Guantánamo con uno, para el total de 170, sumando los cuatro sobrevivientes e igual número de fallecidos. Según el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), ni en la provincia de Mayabeque ni en el municipio especial Isla de la Juventud se han diagnosticado positivos al Covid-19.

Una revisión de los sitios de internet de periódicos provinciales en busca de datos relevantes sobre los casos de cada territorio muestra que la mayor parte de la información que publican es la misma proporcionada por el MINSAP en su página oficial, o por los medios oficialistas nacionales.

Sin embargo, en Sancti Spiritus, el diario Escambray hizo saber el lunes del arresto y procesamiento de seis personas que estaban recluidas en uno de los centros de aislamiento locales: la escuela Alberto Delgado. Habían escapado de allí la noche del sábado y en menos de 24 horas los detuvieron y les presentaron cargos, asegura el periódico sin mencionar sus nombres.

La información como la publica el periódico Escambray, de Sancti Spiritus, en su página digital.
La información como la publica el periódico Escambray, de Sancti Spiritus, en su página digital.

“La evasión de las disposiciones sanitarias en momentos de epidemia es un delito”, subraya la nota de Escambray. “Así lo contempla el capítulo 5 del Código Penal vigente, el cual establece los delitos contra la salud pública y el delito de propagación de epidemia. (…) El Código Penal previene una sanción entre tres meses y un año de privación de libertad para estas conductas o multas de 100 a 300 cuotas”.

Abundan las notas dedicadas a esfuerzos de organizaciones y entidades provinciales y municipales para combatir el coronavirus. Por ejemplo, el diario provincial de Matanzas, Girón, hablaba el lunes de la venta de hipoclorito en el balneario de Varadero a solo un peso cubano el litro.

En Santiago de Cuba, el periódico Sierra Maestra cita a Cubadebate para referirse al caso de Songo la Maya diagnosticado positivo: un hombre de 53 años que llegó de Madrid el 20 de marzo y fue remitido al Hospital Luis Díaz Soto en La Habana del Este, conocido como el Hospital Naval.

Centro de aislamiento en el Cotorro

Los cubanos que llegan del extranjero son aislados en un centro asistencial en el Cotorro que tiene capacidad para 650 personas, según la Agencia Cubana de Noticias (ACN). En estos momentos los hay procedentes de Italia, España, Estados Unidos, Francia, Rusia, Canadá, México, India, Nicaragua y República Dominicana, entre otros países.

El diario Sierra Maestra se refiere a las 61 personas que hay bajo vigilancia en Songo La Maya como “pacientes”: solo seis son extranjeros, y los 55 restantes cubanos, entre ellos ocho “colaboradores”, la típica denominación de los profesionales enviados a trabajar a otros países.

A nivel nacional hay 2,681 personas hospitalizadas, dice el MINSAP: 2,590 cubanos y 91 extranjeros, además de otras 29,885 bajo vigilancia en sus hogares. En su conferencia de prensa del fin de semana, el ministro de Salud Pública José Ángel Portal Miranda --según el cual Cuba está en una fase pre epidémica—dijo que no es el coronavirus, sino la influenza A, el virus respiratorio con más alta circulación en el país.

“Hay que informar que hasta este momento, ninguno de los brotes que hemos tenido de enfermedades respiratorias está vinculado a la Covid-19 y sigue siendo la Influenza A el principal virus respiratorio que ha estado circulando en el país”, declaró Portal Miranda.

A las 12 instalaciones hospitalarias que se dedican a atender los casos diagnosticados con coronavirus se prevé sumar otras cinco, para un total de más de 2,000 camas, 330 de ellas en áreas de cuidados intensivos, dijo el ministro.

Dijo también que el plan es llegar a las 3,983 camas, hasta 700 de ellas para servicios de terapia intensiva, y que a los tres laboratorios que actualmente procesan las pruebas de Covid-19 (el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí, IPK, y los centros provinciales de higiene de Villa Clara y Santiago de Cuba) se podrían sumar otros, pero no especificó cuáles.

Multan a periodista cubana por "violar Decreto 370" sobre uso de internet

Camila Acosta. (Foto perfil de Facebook)

Con tres mil pesos cubanos fue multada el viernes la periodista independiente Camila Acosta por violar, según las autoridades, el decreto 370 que regula el uso de la internet en Cuba.

Acosta, quien fue citada el viernes por la policía en La Habana dijo a Radio Martí, que además le fue impuesta un acta de advertencia, que no firmó.

En la unidad de Séptima y 62 le esperaba un agente de la Seguridad del Estado que se identificó como Alejandro. Fue conducida a una oficina y pronto se sumaron otros tres indidviduos.

"Me dijeron que ellos eran inspectores del Ministerio de Comunicaciones. Ahí me mostraron supuestas pruebas de que yo había violado el Decreto Ley 370 por compatir unas publicaciones en mi muro", dijo Acosta.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:19 0:00

Según la periodista, los inpectores dijeron que las publicaciones en cuestión atentaban "contra la moral de la sociedad cubana".

El 370, dijo Acosta, es un "Decreto Ley arbitrario" que el régimen cubano ha aplicado a varios periodistas y activistas en la isla, y cuya violación puede ser castigada con una multa de hasta $3 mil pesos y el decomiso de los equipos de trabajo.

"Está hecho para amedrentarnos", subrayó la joven comunicadora.

Acosta dijo que el mayor Alejandro ordenó a un oficial de la policía levantarle un acta de advertencia por "violación de domicilio". Cuando preguntó al oficial "qué significaba eso", este respondió que ella "estaba ilegal en La Habana".

Nacida en Isla de Pinos, la periodista lleva 10 años residiendo en la capital, desde que era estudiante universitaria, y hace 5 que tiene su dirección asentada en La Habana.

"Tengo entendido que violación de domicilio es entrar ilegal a una casa", explicó Acosta, quien se negó a firmar la multa y el acta de advertencia, según la cual la periodista tiene 15 días para resolver la supuesta violación.

"Aunque sé que no resultará, apelaré ante las autoridades necesarias. Ello servirá al menos para seguir denunciando a la dictadura en Cuba", dijo la joven en un post en Facebook en el que agradeció la solidaridad con su caso.

"El Decreto Ley 370 es una medida arbitraria que viola nuestros derechos a ejercer la libertad de opinión y de expresión. Pero las voces libres no se apagan tan fácilmente", subrayó.

Acosta, quien reporta el portal CubaNet, ha sido amenazada por la policía política en varias ocasiones por su trabajo periodístico. Semanas atrás, el mencionado Mayor Alejandro llamó por teléfono a familiares de la joven "para amenazarla con una condena de uno a tres años de privación de libertad por el presunto delito de evasión", dijo entonces a Radio Televisión Martí el escritor y periodista independiente Ángel Santiesteban.

El agente Alejandro es, según Santiesteban, "un sádico de la policía política, represor implacable de las mujeres activistas".

En su foto perfil de Facebook la comunicadora pinera se presenta así: "Camila Acosta, periodista independiente, contrarrevolucionaria desde que probó la libertad".

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

"Fueron un hito en la historia de la oposición en Cuba"

Un grupo de Damas de Blanco leen una carta al canciller argentino Rafael A. Bielsa. AP Photo/Christobal Herrera

Este 30 de marzo se cumplieron 17 años del surgimiento en Cuba del movimiento opositor femenino Damas de Blanco. Sobre lo que han logrado estas mujeres en su lucha por la liberación de los presos políticos habló a Radio Martí Adolfo Fernández Sainz, miembro del Grupo de los 75.

"Ese espacio que ellas ganaron no lo había logrado ninguna otra organización opositora ni de la sociedad civil, eso es irrepetible, esto fue un hito en la historia de la oposición en Cuba".

Foto de archivo del expreso político cubano Juan Adolfo Fernández Saínz, a su llegada a Madrid el 20 de agosto de 2010 acompañado de su esposa tras ser excarcelado.
Foto de archivo del expreso político cubano Juan Adolfo Fernández Saínz, a su llegada a Madrid el 20 de agosto de 2010 acompañado de su esposa tras ser excarcelado.

Sainz recuerda estar en prisión cuando su esposa le dijo que las mujeres estaban marchando, a lo que él respondió: "las van a matar, van acabar con ellas".

Sin embargo, Sainz reconoce que las damas resistieron y "supieron hacerlo con una disciplina tremenda, en cuestión no violenta, de resistencia cívica no violenta y ellas no dejaban que nosotros ni nadie se metiera en sus decisiones".

Las Damas de Blanco son un ejemplo para cualquier sociedad civil y para la historia de Cuba son una página imborrable para la dignidad de la mujer cubana, asegura Sainz.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:57 0:00


"¿Hasta cuándo nos vamos a callar?": una cubana indignada por la falta de agua

Mareldi Cuesta Baratute. (Captura de video)

Al este de la capital cubana muchos no podrán cumplir las medidas higiénico sanitarias que han dictado las autoridades cubanas. En la Zona 18 del reparto Alamar, los vecinos llevan varios dás sin servicio de agua potable.

La cubana Mareldi Cuesta Baratute, quien reside en Palma de Mallorca, pero al parecer tiene familiares en la isla, dio cuenta de la situación en un video publicado en las redes sociales.

"Llevan cuatro días sin una gota de agua", afirmó Cuesta Baratute.

Vecinos de Alamar, entre la higiene y la pared
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:58 0:00

La joven advierte que en el barrio afectado "hay niños, personas mayores, recién nacidos, embarazadas".

En el video, que enarbola como una protesta, la cubana se pregunta: ¿Hasta cuándo nos vamos a callar? ¿Tenemos que hacer esto por las redes sociales para que nos escuchen?

Tal como afirma Cuesta Baratute, esta situación desespera a los residentes de la Zona 18 de Alamar en un momento en que las autoridades piden a los cubanos adoptar medidas de higiene y aislamiento para contener el avance del coronavirus en la isla.

"Cómo me voy a quedar en casa si yo no tengo ni esta gota de agua. Está la gente desesperada", señala.

Radio Martí pudo contactar con Alfredo Querol, residente en Alamar, cuya madre vive en la Zona 18 y le confirmó que "no habían puesto el agua, que tenía que cargar agua".

En la Villa Panamericana, también al este de la capital cubana, se vive una problemática similar con el agua potable. La activista Rosario Morales, residente en el lugar, dijo que están sin agua "y la televisión cubana lo que dice es que están haciendo reparaciones y pronto se restablecerá".

Radio Martí intentó comunicarse sin éxito con la empresa Aguas de La Habana para obtener una respuesta.

Reportan 170 casos de Covid-19 y cuarto fallecido en Cuba

Una mujer usa una máscara protectora contra el coronavirus en una calle de La Habana. (YAMIL LAGE/AFP)

Las autoridades cubanas confirmaron este lunes 31 nuevos casos de coronavirus en la isla -entre ellos un niño estadounidense de 4 años-, para un total de 170, y el cuarto fallecido por la enfermedad.

"De los 31 casos confirmados, fueron diagnosticados 29 cubanos y dos extranjeros, un niño de 4 años de edad norteamericano que se encontraba de visita en casa de sus abuelos en Bayamo, provincia Granma", informó el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) en su reporte diario.

El otro extranjero es un ciudadano chino que trabaja en la Zona de Desarrollo del Mariel.

El fallecido es un cubano de 63 años residente en el municipio Venezuela, en Ciego de Ávila, con antecedentes de diabetes mellitus e hipertensión arterial. Según la nota del MINSAP, el paciente "fue contacto de dos viajeros procedentes de España que llegaron a Cuba el 12 de marzo.

"En las pesquisas realizadas negó la presencia de síntomas. Acudió el día 28 a consulta médica con un cuadro respiratorio agudo grave, con signos de alarma. Fue ingresado en el Hospital “Dr. Antonio Luaces Iraola” de Ciego de Ávila. Falleció a las 6:00 pm bajo un cuadro clínico hipóxico con cianosis y parada cardiorespiratoria", detalló el reporte oficial.

Tres pacientes se reportan en estado crítico y cinco de gravedad, añadió el MINSAP.

  • Un cubano de 63 años ingresado en el IPK, La Habana, con antecedentes de hipertensión arterial, diabetes mellitus y cardiopatía isquémica. Reportado crítico, "muy inestable".
  • Cubana de 53 años que arribó al país el 14 de marzo. Ingresada el 24 de marzo en el Hospital “Manuel Piti Fajardo”, de Villa Clara, con antecedentes de diabetes mellitus. En Terapia Intensiva dede el día 27 con dificultad respiratoria, se mantiene ventilada. Continúa reportada en estado crítico.
  • Cubana de 71 años residente en Sancti Spíritus e ingresada en el Hospital “Manuel Piti Fajardo”, de Villa Clara. Llegó de España el 20 de marzo y comenzó con síntomas el 21. Reportada en estado crítico.
  • Cubano de 55 años residente en Ecuador. Llegó a La Habana el 16 de marzo y fue ingresado en el IPK el 22. En estado grave.
  • Cubano de 45 años residente en Santiago de Cuba. Arribó el 15 de marzo de EEUU, e ingresó el 16 en el Hospital “Juan Castillo Duane”, con distress respiratorio. Reportado en estado grave.
  • Cubana de 62 años residente en Pinar del Río. Arribó de EEUU el 19 de marzo e ingresó el 23 en el Hospital “León Cuervo Rubio” con "manifestaciones respiratorias". En estado grave.
  • Cubano de 49 años con antecedentes de hipertensión arterial. Llegó al país el 17 de marzo desde República Dominicana. Fue ingresado el 21 de marzo en el Hospital "Manuel Fajardo" de Villa Cara. Presenta "lesión neumónica". En estado grave.
  • Francés de 72 años ingresado en el Hospital “Mario Muñoz Monroy” de Matanzas, con antecedentes de diabetes mellitus, hipertensión arterial, cardiopatía isquémica y fibrilación auricular crónica. Reportado de gravedad.

Cargar más

XS
SM
MD
LG