Enlaces de accesibilidad

José Daniel Ferrer

Fiscalía pide nueve años de prisión para el opositor José Daniel Ferrer

José Daniel Ferrer, quien lidera la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), en una foto tomada en Palmarito de Cauto, en el oriente cubano, en marzo del 2012.

La fiscal Idania Miranda Ferrer, de la provincia de Santiago de Cuba, pide una sanción de nueve años de cárcel para el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer, de acuerdo con el documento de la Fiscalía que él le entregó a su esposa Nelva Ismarays Ortega Tamayo el jueves en la Prisión de Aguadores.

Las autoridades carcelarias le permitieron a la doctora Ortega Tamayo visitarlo durante cerca de dos horas la mañana del jueves con el bebé de siete meses de ambos, Daniel José, y en compañía de dos de los hijos mayores de Ferrer: Fátima Victoria y José Daniel.

“Me entregó un documento, que es la petición fiscal donde, además de un relato distorsionado, bien falso de los hechos, hay un sinnúmero de mentiras que expresan los supuestos delitos de lesiones y privación de libertad”, le dijo Ortega Tamayo el viernes a la periodista de Radio Martí Ivette Pacheco.

El jueves Ferrer cumplía 107 días en prisión sin haber sido llevado ante un juez, y todavía no tiene fecha de juicio. Lo mantienen incomunicado en una celda de castigo, y recientemente le pusieron en la celda de al lado un preso común que estará allí 15 días.

“La fiscalía está pidiendo que se le impongan sanciones de uno y de ocho años de prisión; es decir, una sanción conjunta de nueve años de prisión”, dijo la también activista de UNPACU. “Según ellos, por lesiones es un año, y por privación de libertad, ocho años”.

La privación de libertad y las lesiones –que no están tipificadas como lesiones graves—habrían sido cometidas presuntamente el 21 de septiembre de 2019 contra Sergio García González, cuya esposa, Maribel Cabreja Leyva, declaró públicamente que García González resultó lesionado en un accidente de motocicleta, no a consecuencia de una agresión física.

Por los mismos cargos la Fiscalía pide uno y seis años –siete en total-- para Roilán Zárraga Ferrer y Fernando González Vaillant, dos de los miembros de UNPACU detenidos con José Daniel Ferrer. La sanción conjunta solicitada contra el tercer integrante del grupo, José Pupo Chaveco, es de ocho años por un supuesto delito acontecido durante su cautiverio “preventivo”.

“Según ellos ha ocurrido algo, pero como nadie ha podido verlo [a Pupo Chaveco], no sabemos qué pueda estar pasando”, dijo Ortega Tamayo.

No le permitieron entregarle sus medicamentos, aunque reiteró que los necesita, porque allí “los tiene en el puesto médico”. También le impidieron dejarle alimentos que en otras ocasiones han permitido.

La visita fue en la misma oficina donde los grabaron sin su consentimiento, en presencia de varios oficiales, relató la esposa de Ferrer en la entrevista con Radio Martí: “el mayor Ariel, que es el segundo al mando en la prisión; el mayor Montoya, jefe de la celda, y un oficial a quien llaman El Zurdo”.

Fueron el mayor Montoya y “El Zurdo” quienes lo arrastraron el 9 de noviembre y lo tiraron en un hormiguero, dijo. En el momento en que lo abrazaron él le quiso decir algo al oído, y les advirtieron que no, que debían hablar solo mientras estuvieran frente a frente.

Los oficiales no sabían prácticamente dónde meter la cabeza mientras presenciaban la conversación, relata. “El que trataba de hacerse el burlón era el mayor Montoya, y a la misma vez bajaba los ojos, miraba para arriba, los nervios y el miedo se le notaban a la legua”, dice.

Lo vieron mucho más delgado que la vez anterior.

José Daniel Ferrer Cantillo y Nelva Izmaray Ortega, con su bebé en brazos, exigen la liberación de José Daniel Ferrer (Foto: Archivo).
José Daniel Ferrer Cantillo y Nelva Izmaray Ortega, con su bebé en brazos, exigen la liberación de José Daniel Ferrer (Foto: Archivo).

“Dice que se está negando a comer la comida de allí, porque está en muy mal estado; que la calidad es pésima”, cuenta Ortega Tamayo. “Él está exigiendo que mejoren la calidad de los alimentos para él y para todos los presos”.

Ha estado comiendo los pocos alimentos que nos habían dejado pasarle, manifiesta: lo que está ingiriendo cada día es un vaso de leche, un vaso de agua con azúcar y un puñado de galletas.

“Continúa en celda de castigo bajo las mismas condiciones que ya hemos denunciado: por el día no tiene ninguna de sus pertenencias; de tarde noche es que le dan el colchón sucio con la toalla y la sábana, pero ya cerca de las 5 o 6 de la mañana se lo retiran”, explica Ortega Tamayo.

No le entregaron los bolígrafos y las libretas que le han llevado. “Él nos decía: 107 días sin haber leído, sin haber podido escribir nada”.

"Si tienen miedo a decir su nombre, son dignos de lástima"
please wait

No media source currently available

0:00 0:16:32 0:00

“Nos quiso dictar algunas cosas que tenía en mente, y no lo permitieron”, denuncia la esposa del opositor encarcelado. “No solamente no le permiten a él escribir allí: a nosotros tampoco. Dijeron que estaba prohibido que nosotros escribiéramos allí. Podíamos escribir el listado, pero no una frase que él quería darnos; un poema que quería darnos, y no nos permitieron hacerlo”.

Ferrer le pidió a su familia que no contraten a ningún abogado.

“Dice que todos los abogados cubanos con capacidad legal para asumir su caso están subordinados al Partido Comunista, están subordinados a la dictadura”, añade Ortega Tamayo. “No tendrían ninguna credibilidad durante todo el proceso, en la fase preparatoria y durante el juicio; [él] no podría gozar de ninguna garantía”.

Según la doctora, las únicas lesiones que tiene su esposo en este momento son picaduras de mosquito. “Le preguntamos si lo habían golpeado, si lo habían amenazado; dice que ahora ni lo miran”, relata en la entrevista con Pacheco.

Antes a los jefes de la prisión les encargaban mantenerse en contacto con él; ahora designan unos oficiales de guardia con los que no tiene relación alguna.

“Desde que estuvimos en la [anterior] visita no había salido, no había visto a nadie más; se mantuvo totalmente aislado”, cuenta. “Hasta ahora ni amenazas ni golpes ni nada. Dice que hace tres días le pusieron a un preso [en la celda de al lado] para decir que él no estaba totalmente aislado en esa celda de castigo, pero sí se mantiene con la acidez, con el dolor estomacal, gástrico. Él tiene una gastritis crónica y no le están dando los medicamentos”.

El preso común que le pusieron en la celda de al lado fue la primera persona que Ferrer vio en mucho tiempo. Nunca lo sacan ni le permiten salir afuera, explica.

“El agradece a todas las instituciones, a todos los gobiernos, a todas las personas que se han mantenido luchando no solo por la libertad de él, sino de todos los presos políticos”, declara Ortega Tamayo. “Cada vez que le contábamos los sucesos que están ocurriendo, aquí en la isla y fuera del país, todo lo que se está haciendo, las campañas [que demandan su liberación], a él se le aguaban los ojos”, relata. “Entre la alegría de tener a los niños ahí con nosotros y todo lo que estaba ocurriendo, a él se le aguaban los ojos”.

Asegura que Ferrer tenía los ánimos a flor de piel, con muchas energías, y que le vio muy fortalecido. Le dijo que el juicio sería un show, nada más “otra muestra del miedo que tiene esta dictadura”. Y que el acta de la Fiscalía es un papelucho lleno de mentiras.

“Me decía: agradécele a cada gobierno, a cada institución, a cada persona si es necesario, porque me imaginaba que podían ocurrir estas cosas, pero no así, con tanto furor, eso me llena no solo de alivio, sino de fuerzas, de energías, de mucha fe, de que sí podemos no solo lograr mi libertad y la de los otros tres detenidos, sino de todos los presos políticos y también la libertad de Cuba, que es lo que tanto ansiamos”, declaro la esposa del líder de UNPACU.

Al llegar a la Prisión de Aguadores les hicieron dos requisas porque, según le dijeron, o era mucha comida, o los alimentos que llevaba “no estaban en los estatutos”.

Cuenta que le preguntó su nombre al oficial a quien llaman El Zurdo, y que la reacción del individuo fue sorprendente.

“Se le abrieron los ojos así, asustados, no sé si tenía deseos de salir corriendo o de llorar”, relata Ortega Tamayo. “Rápidamente los mayores Ariel y Montoya le dijeron: ‘Usted no tiene por qué decir su nombre’. Si tiene miedo hasta de decir su nombre, son dignos de lástima”.

Reiteró el llamado a “todas aquellas personas de buen corazón que quieran unirse” al ayuno que hará el día 24.

Habló de una campaña en Twitter --un “twitazo”-- que él quisiera que se haga este domingo 19 de enero en honor al preso político Wilman Villar Mendoza, quien perdió la vida el 19 de enero de 2012 al cabo de una huelga de hambre en la cárcel.

“Él está en la misma celda donde Wilman Villar se complicó en su huelga, y donde empeoró antes de que le llevaran al hospital y falleciera”, dice la esposa de Ferrer. “Él quisiera hacerlo en homenaje a él, a Oswaldo Payá, Harold Cepero, Laura Pollán, Orlando Zapata Tamayo… todos los patriotas que han fallecido en manos de esta dictadura”.

En la requisa que les hicieron al llegar, hasta el pamper del niño revisaron por el miedo que tienen, manifiesta. Ya con él, pudieron hablar mucho, y cree que esta vez sí cumplieron con las dos horas que se debe conceder al prisionero en cada visita.

“Porque fue tanto, que después que hablamos de todo lo que está ocurriendo, la parte internacional, él siempre les da muchos consejos a sus hijos, siempre trata de guiarlos, y se dedicó a cada uno de ellos, a darles sus regaños y sus premios, y en eso fue que terminó la visita”, declara. “Tuvimos tiempo para hablar de la familia, todo lo de los niños, la mamá, muy preocupado por Amelia [García Vega], los niños que no pudieron estar en la visita, de los hermanos…”

La próxima visita de Ferrer está programada para el jueves 30 de enero, dijo Ortega Tamayo.

Vea todas las noticias de hoy

¿Por qué el régimen quiere acallar las voces de UNPACU y elude la liberación de Ferrer?

José Daniel Ferrer. (Archivo)

Tras las críticas internacionales al encarcelamiento del líder opositor José Daniel Ferrer el régimen cubano recrudece sus acciones represivas contra la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), con detenciones frecuentes a sus miembros, incluidas las esposas de los coordinadores del movimiento.

La policía política mantiene bajo vigilancia permanente a las sedes de la organización en Santiago de Cuba, y frente a las viviendas de varios de sus miembros, como es el caso del matrimonio formado por el coordinador de UNPACU, Jorge Cervantes, y la activista Gretchen Alfonso.

Aumenta represión contra miembros de UNPACU
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:42 0:00

El jueves en la mañana, Alfonso fue arrestada a la salida de su vivienda con su hijo de un año de edad en brazos. Horas después fue liberada, no sin antes enfrentar el interrogatorio y las amenazas de los agentes de la Seguridad del Estado.

"Me llevaron para la Segunda Unidad, más conocida como El Palacete. El agente, Lázaro, me dijo que la UNPACU se había acabado. Que iban a decomisar las dos viviendas de las sedes. Que José Daniel iba a cumplir nueve años [en prisión] y 17 que debía de la Primavera Negra. Que mi esposo iba a ir preso si seguía en la UNPACU, y si yo seguía también iría presa", dijo Alfonso a la reportera Yolanda Huerga, de Radio Martí.

El cerco policial impide el paso a cualquiera que intente acercarse a la vivienda del matrimonio opositor. Lo mismo sucede con la casa donde reside la esposa de Ferrer, Nelva Ismarays Ortega, con su bebé de 7 meses de nacido.

Si un activista viola el cerco y entra a una de estas viviendas, sufre las consecuencias por la desobediencia. Fue el caso de Ian Gámez fue conducido el jueves a una estación policial de Santiago de Cuba y detenido allí por varias horas.

En un video publicado en Facebook, Gámez dice que los agentes querían dejarle bien claro que tienen "el propósito de destruir esta organización", a lo que el activista contesta que UNPACU "llegó para quedarse", y a pesar de la represión contra sus miembros "va a permanecer".

Tras la liberación de su esposa, Cervantes fue citado por un oficial de enfrentamiento a la disidencia interna para otra tanda de amenazas.

"Me dijeron que no se iba a permitir que se le diera acogida ni alimento a nadie que desarrollara actividades [contrarrevolucionarias] acá en la vivienda", explicó el opositor a Radio Martí.

A finales de enero, cuatro viviendas de miembros de UNPACU fueron allanadas por la policía y varios de sus moradores detenidos. Las autoridades confiscaron desde documentos hasta enseres domésticos y objetos personales. Cervantes y el coordinador juvenil de la organización, Carlos Amel Oliva, estuvieron entre los arrestados.

Dos semanas después, la Seguridad del estado detuvo a Ortega, la esposa de Ferrer, y a uno de los hijos del opositor, José Daniel Ferrer Cantillo, de 17 años de edad. “Me hicieron todo tipo de amenazas”, denunció la mujer.

Ambos dijeron tras su liberación que el régimen busca resolver el caso Ferrer con una estrategia en la que no da su brazo a torcer: la excarcelación del líder opositor a cambio del exilio.

"Querían que yo le dijera a mi papá que saliera del país, y yo les dije que no, que jamás le diría eso, y que él tampoco aceptaría irse, porque él está dispuesto a morir si es necesario por la libertad de Cuba", dijo entonces Ferrer Cantillo en declaraciones al portal de noticias CubaNet.

Las autoridades cubanas anunciaron en noviembre pasado en un dudoso video transmitido por la televisión nacional que Ferrer y los otros tres miembros de UNPACU en prisión desde el 1 de octubre -Roilán Zárraga Ferrer, José Pupo Chaveco y Fernando González Vaillant-, enfrentarían un proceso penal por supuestos delitos comunes.

El video, que buscaba desvirtuar la imagen del líder opositor, despertó una ola de críticas que llegó hasta el New York Times. El periodista Bret Stephens definió en un artículo a Ferrer, el líder de la organización disidente más grande de Cuba, como un espíritu afín "a Andrei Sajárov, Liu Xiaobo y Nelson Mandela".

Stephens pone el punto sobre la i cuando señala que el gobierno teme a Ferrer y la UNPACU porque son opositores "preocupados por el bienestar de los cubanos de a pie".

La Unión Patriótica de Cuba se autodefine como "un movimiento social pro- democrático y progresista que agrupa a cubanos y cubanas de bien, interesados en la libertad, la soberanía y la prosperidad de nuestra nación, mucho más que un gobierno o una ideología".

La organización agrupa a "más de 3.000 activistas en activo en 122 células con 25 sedes" a lo largo y ancho de la isla, según refiere en su canal de YouTube, donde publica con frecuencia testimonios, críticas y denuncias de ciudadanos en desacuerdo con la situación sociopolítica y de crisis económica que enfrenta Cuba.

Libertad por exilio forzado: denuncian plan del régimen cubano para cerrar el caso Ferrer

Nelva Ismarays Ortega, con su bebé en brazos y un cartel exigiendo la libertad de su esposo. (Katherine Mojena/CubaNet)

Nelva Ismarays Ortega, esposa del opositor preso en Cuba, José Daniel Ferrer, dijo este martes a Radio Televisión Martí que el gobierno cubano busca que el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) acepte el exilio forzado a cambio de su excarcelación.

El régimen propuso a José Daniel Ferrer Cantillo, el hijo de 17 años del opositor, que convenza a su padre de que abandone el país a cambio de no ser condenado en un proceso judicial por supuestos delitos comunes, explicó Ortega.

Ortega fue detenida el domingo junto a Ferrer Cantillo cuando se dirigía a misa en solidaridad con las Damas de Blanco. “Me hicieron todo tipo de amenazas”, denunció la mujer.

La Seguridad del Estado insistió en que Ferrer podría cumplir en prisión, además de los nueve años que le pide la Fiscalía, el tiempo que resta de la licencia extrapenal recibida por la causa del 2003, durante la Primavera Negra de Cuba.

please wait

No media source currently available

0:00 0:01:47 0:00

“Sobre mi esposo, que (...) la Fiscalía le estaba pidiendo 9 años, pero que recordara los 17 años que él no cumplió”, dijo la también activista de UNPACU.

Las autoridades amenazaron a Ortega con la confiscación de las casas donde vive la familia del opositor, y tomar medidas severas en su contra, como retirarle la custodia de su bebé.

En declaraciones al portal CubaNet, el hijo de Ferrer hace referencia a la misma amenaza: "Me aseguraron que van a confiscar las dos sedes de UNPACU con todo lo que tienen dentro, que ya allí no se va a hacer más activismo".

También confirmó que los agentes de la Seguridad del Estado que lo detuvieron tenían un objetivo en mente: “Lo principal es que querían que yo le dijera a mi papá que saliera del país, y yo les dije que no, que jamás le diría eso, y que él tampoco aceptaría irse, porque él está dispuesto a morir si es necesario por la libertad de Cuba”, declaró.

Según Cuban Prisoners Defenders (CPD), el régimen intenta forzar al opositor a salir de Cuba antes del juicio para eludir el bochorno político. “La presión a la que se está viendo sometida el régimen de la isla está haciendo que el precio a pagar sea demasiado alto por una sola voz disidente a callar”, señaló la organización.

CPD cita declaraciones de la hermana de José Daniel Ferrer, Ana Belkis Ferrer, quien se comunicó con su sobrino el domingo, 9 de febrero, tras ser liberado. Su testimonio concuerda con las palabras que dijo a CubaNet el joven de 17 años.

“El agente de la policía política nombrado Frank le dijo que necesitaban que hablara con su papá para que lo convenciera de que salga del país, a lo que Daniel le contestó que no le diría nada, puesto que ellos saben que su papá no aceptará jamás salir del país, y que está dispuesto hasta a morir por la libertad de su pueblo”, explicó.

El líder de UNPACU fue detenido el 1 de octubre junto a otros tres miembros de su organización. Una campaña internacional exige al régimen de La Habana su liberación inmediata y la de todos los presos políticos en la isla.

Medios oficiales aseguraron el viernes que Ferrer está bajo un proceso legal “con todas las garantías”.

(Incluye reporte de Yolanda Huerga para Radio Martí)

Esposa de Ferrer liberada tras varias horas de detención

Nelva Ismarays Ortega, esposa de José Daniel Ferrer, junto a su bebé Daniel José y José Daniel Ferrer Cantillo, hijo del líder de UNPACU.

Nelva Ismarays Ortega, esposa del preso político José Daniel Ferrer, líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), junto a su hijo Daniel José, de poco más de 7 meses de edad, fue detenida por varias horas este domingo y liberada en la noche, reportaron activistas de esa organización opositora.

Ortega fue trasladada a la unidad policial conocida como La Motorizada, y puesta en libertad pasadas las 11:00 pm y pasó la noche en casa de su abuela, a quien las autoridades habían entregado el bebé en la tarde, dijo a Radio Martí el coordinador de UNPACU Ovidio Martín Castellanos.

please wait

No media source currently available

0:00 0:00:39 0:00

En la detención, que tuvo lugar en las cercanías de la sede principal de la UNPACU, en Santiago de Cuba, fueron arrestados también la madre de Ortega y otro de los hijos de Ferrer, José Daniel Ferrer Cantillo, quien fue liberado en la tarde, según dijo a Radio Martí la activista Ada Ibis Ladrón de Guevara.

El arresto fue a las 10 de la mañana del domingo. "La policía política los interceptó y ahí mismo los separaron (...). Él (Ferrer Cantillo) no sabe para dónde la llevaron a ella". Ortega, su bebé y la madre permanecían este lunes en paradero desconocido.

El coordinador juvenil de UNPACU, Carlos Amel Oliva, denunció el hecho en un mensaje en Facebook: "DESAPARECIDOS la esposa y bebé de José Daniel Ferrer (...). Desconocemos paradero de Nelva y el bebé. La dictadura usa los domingos para cometer los peores crímenes".

La semana pasada, Ortega dijo a Radio Martí que su vivienda, sede principal de la organización opositora en el Reparto Altamira de la capital santiaguera, permanecía bajo constante vigilancia policial, un cerco en el que no se permitía la entrada a ningún visitante.

Las sedes de UNPACU, y las viviendas de muchos de sus activistas han sido allanadas por la policía y confiscados documentos y objetos personales de sus moradores.

UNPACU enfrenta una ola represiva desde el 1 de octubre pasado, tras el arresto de su líder y otros tres miembros de la organización. Según declaraciones de familiares que los han visitado en prisión, la Seguridad del Estado los presiona para que declaren en contra de Ferrer en un proceso por supuestos delitos comunes.

Organizaciones internacionales de Derechos Humanos, gobiernos y personalidades políticas se han pronunciado a favor de la liberación inmediata de Ferrer, José Pupo Chaveco, Fernando González Vaillant y Roilán Zárraga.

(Incluye reporte de Ivette Pacheco para Radio Martí)

Esposa de Ferrer denuncia cerco permanente a su vivienda

Continúa el operativo en la sede de UNPACU en Santiago de Cuba. (Archivo)

Esposa e hijos del opositor encarcelado José Daniel Ferrer permanecen bajo vigilancia policial en su vivienda, en el reparto Altamira de Santiago de Cuba.

Desde allí, Nelva Ismaray Ortega, esposa de Ferrer, dijo a Radio Martí que desde el 25 de enero las fuerzas represivas se mantienen apostadas en los alrededores del lugar, que también sirve de sede principal de UNPACU.

Nelva Ismaray Ortega, esposa de Ferrer, denunció la situación a Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:17 0:00

No permiten la entrada a ningún activista, y también pretendían impedirle salir, señaló Ortega. "Les tuve que responder que mi casa no era calabozo, y que no iba a permitir que no me dejaran salir".

Ortega añadió que asistió el domingo a misa en la iglesia de San Juan Bosco para apoyar a las Damas de Blanco, como había acordado previamente con su esposo. Aunque no le impidieron asistir, "dentro de la misa había un agente de la seguridad".

La mujer, quien también es activista de UNPACU, visitó a su esposo el pasado jueves en la prisión de Aguadores, donde lleva ya cuatro meses detenido. El encuentro "no fue una visita privada", sino que transcurrió bajo la estricta vigilancia de los carceleros.

La Fiscalía pide una sanción de nueve años de cárcel para Ferrer por supuestos delitos de lesiones y privación de libertad, pero las autoridades aún no han informado a la familia sobre el proceso judicial.

Aún en celda de castigo, Ferrer compara su encierro con "una fría tumba"

José Daniel Ferrer junto a su esposa, Nelva Ismaray Ortega, en una imagen de archivo.

Familiares del líder opositor encarcelado en Cuba, José Daniel Ferrer, pudieron visitarlo este jueves en la prisión de Aguadores, en Santiago de Cuba, donde lleva casi cuatro meses detenido sin el debido proceso, según han denunciado organizaciones internacionales de derechos humanos.

La esposa de Ferrer, Nelva Ismaray Ortega, dijo a Radio Martí que las autoridades no permitieron el paso de los alimentos y medicamentos que llevaba. Tampoco recibieron la ropa, pues insisten en que el opositor vista el uniforme de reo, que este se niega a usar porque "sería como aceptar que es culpable".

La esposa de Ferrer, Nelva Ismaray Ortega, habló con Radio Martí
please wait

No media source currently available

0:00 0:19:13 0:00

El encuentro transcurrió bajo la estricta vigilancia de las autoridades penitenciarias y agentes de la Seguridad del Estado, en una oficina de uno de los jefes de la prisión. "No fue una visita privada", sino custodiada por tres oficiales, dijo Ortega.

"Lo trajeron esposado, violando todas las normas, delante de sus niños pequeños. Les ordenaron sentarse a distancia unos de otros. Le retiraron las esposas después que ya estaba allí, bajo la mirada de los agentes de la Seguridad del Estado y los carceleros", había explicado antes a Radio Martí Jorge Cervantes, uno de los coordinadores de Unión Patriótica de Cuba.

Permiten visita familiar a Ferrer bajo estricta vigilancia
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:46 0:00

Ferrer "ha perdido bastante peso". Lo que come al día es "un vaso de leche, un vaso de agua con azúcar y un puñado de galletas" que es "lo poco que nos dejan entrar", afirmó la esposa.

La también doctora y activista de UNPACU no observó signos de golpiza. Las únicas lesiones que presenta Ferrer son picaduras de mosquitos. Aunque si le preocupa su estado de salud general, pues el prisionero "no está recibiendo atención médica". Tampoco está recibiendo "los medicamentos que necesita".

Según dijo Ferrer a su esposa, las autoridades de la prisión están condicionando el proporcionarle atención médica al hecho de que él vista de forma permanente el uniforme de reo. Ortega explicó que Ferrer solo ha aceptado llevar el uniforme durante las visitas familiares, porque es "la única vía de comunicación que tiene".

Sobre el juicio dijo que "hasta el momento no le han dicho nada"

Los carceleros no permitieron a la familia entregar nada por escrito a Ferrer, "ningún tipo de papel" -según explicó antes Cervantes-, pero de forma verbal expresó su agradecimiento por el ayuno del 24 de enero en solidaridad con su caso, y con el de todos los presos políticos cubanos.

Ortega dijo que Ferrer le orientó escribir una carta en su nombre a los gobernantes Raúl Castro y Miguel Díaz Canel con el reto de que "por una vez sean valientes" y liberen a los otros tres activistas de UNPACU: Roilán Zárraga Ferrer, José Pupo Chaveco y Fernando González Vaillant, a quienes el régimen está usando de "escudo" para mantenerlo en prisión.

"Sobre mi tumba, gladiolos, girasoles y rosas blancas..."

Ferrer dijo a su esposa que "no tiene miedo, que va a seguir luchando" hasta el final. En una especie de testamento político, el opositor expresó una última voluntad: que en su tumba haya gladiolos (en homenaje a las Damas de Blanco), girasoles (símbolo de la revolución de los girasoles que lleva adelante UNPACU) y rosas blancas (por los versos de José Martí).

El líder opositor dijo a Ortega que la única vía que tiene el régimen en su caso, para no dar su brazo a torcer, es "sacarlo del país o matándolo", y que él "no va a salir del país".

"Fue un momento bastante fuerte, porque uno no desea pensar en esas cosas", dijo la mujer.

Ferrer permanece encerrado en una celda de castigo. De seis de la tarde a seis de la mañana sus carceleros le proporcionan un colchón sucio para que duerma, pero le niegan tener consigo los alimentos, medicinas y aseo que su familia le lleva a prisión. Lo podrían hasta "envenenar y él ni se entera", dijo Ortega.

El opositor compara -en versos que dictó a su esposa- la celda en la que lo mantienen cautivo con "una fría tumba".

"Prácticamente lo están enterrando vivo", dijo la mujer.

La visita duró cerca de dos horas. Acompañaron a Ortega cuatro de los hijos de Ferrer: Fátima Victoria, de 15 años; José Daniel, de 17; Daniela Patricia, de 2 años, y Daniel José, de siete meses de nacido.

La activista de UNPACU y expareja de Ferrer, Lettys Rachel Reyes, expresó en Twitter su frustración por los términos bajo los que se realizó la visita al padre de su niña.

"La tristeza y el dolor me consume, hoy mi Daniela Patricia d 2 años de edad pudo ver a su padre @jdanielferrer luego de 4 meses sin verle, mi niña no dejaba de llorar cuando tuvo q irse y dejar de abrazar a su padre en prisión... triste pero cierto".

El régimen dilata el proceso: "no saben qué hacer"

Ferrer fue arrestado el 1 de octubre en su casa del barrio de Altamira, en Santiago de Cuba, y llevado al cuartel provincial de la Seguridad del Estado. Luego fue trasladado a la prisión de Aguadores.

La Fiscalía pide una sanción de nueve años de cárcel para el opositor por supuestos delitos de lesiones y privación de libertad.

Ortega dijo que el régimen cubano no sabe cómo proceder bajo la presión de la solidaridad internacional, a la que se ha sumado el Parlamento Europeo, gobiernos, instituciones y personalidades de varios países del hemisferio.

Solo podrían hacer un juicio "a puertas cerradas" porque todo el caso es "una farsa", y organizaciones defensoras de derechos humanos como Amnistía Internacional han pedido que sea abierto y con participación de observadores que velen por el debido proceso.

"No sé o pronto, es la única respuesta que dos dan" cuando indagan sobre el juicio, concluyó Ortega.

Cargar más

XS
SM
MD
LG