Enlaces de accesibilidad

Venezuela

Exportación de petróleo venezolano se hunde a mínimos en 17 años

Cisterna de PDVSA distribuye petróleo en Caracas.

Las exportaciones de petróleo de Venezuela se desplomaron en mayo a su nivel más bajo desde 2003, debido a las sanciones de Estados Unidos y a que dos empresas mexicanas que habían actuado como intermediarias para las ventas de crudo venezolano dejaron de recibir petróleo, según datos de Eikon deRefinitiv y documentos internos PDVSA.

Washington ha impuesto sanciones a Venezuela para privar a Nicolás Maduro de los ingresos del petróleo, la principal fuente divisas de la nación OPEP, y romper su contro lsobre el poder.

El aliado político de Venezuela, Cuba,recibió alrededor de 65.000 bpd de crudo y combustible. ...


Las medidas han reducido las exportaciones y profundizado la crisis económica del país, mientras Maduro se mantiene en el cargo, lo que ha sido una fuente de frustración para el presidente Donald Trump, según han dicho funcionarios estadounidenses en privado.

PDVSA y sus empresas conjuntas exportaron el mes pasado 451.935 barriles por día (bpd) de crudo y combustible en 18cargas, según los datos de Eikon y documentos de PDVSA vistos por Reuters.

Tales volúmenes son los más bajos desde que una huelga general paralizó la economía venezolana y redujo los envíos de petróleo de diciembre de 2002 a enero de 2003.

Las exportaciones de mayo cayeron un 50% desde el promedio de enero hasta abril. El cronograma para junio de PDVSA -que no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios- muestra pocos cambios con respecto a mayo, con solo tres cargas de crudo asignadas a compradores hasta el momento y tres más esperan donominaciones.

Libre Abordo, con sede en México, y la firma relacionada Schlager Business Group habían lanzado un salvavidas Maduro desde fines de 2019, llevando el crudo venezolano al mercado al intercambiar alrededor de 30 millones de barriles por camiones de agua, en un acuerdo de petróleo por alimentos que ha sido investigado por Estados Unidos.

El domingo, Libre Abordo dijo que estaba en bancarrota y que Maduro había terminado el intercambio de petróleo por alimentos.

Las dos empresas recibieron más de una cuarta parte de las exportaciones de Venezuela en mayo, a 3,9 millones de barriles,frente a casi el 40% o 9,9 millones de barriles en abril, según los datos de Eikon y PDVSA.

Venezuela puede tener dificultades para aumentar las exportaciones si no puede encontrar otros intermediarios para facilitar los envíos. Los inventarios de crudo de la nación aumentaron en 2,3 millones de barriles a 38,2 millones debarriles en mayo ante el declive de las exportaciones, según lafirma de inteligencia de datos Kpler.


Tres cuartos de las exportaciones venezolanas el mes pasadofueron a Asia, según datos de Eikon. El crudo se transfirió a otros petroleros y se mezcló en las costas de Singapur y Malasia, según los datos. El aliado político de Venezuela, Cuba,recibió alrededor de 65.000 bpd de crudo y combustible.


(Reporte de Marianna Parraga en Ciudad de México. Reporte adicional de Mircely Guanipa, Editado en Español por Vivian Sequera y Manuel Farías)

Vea todas las noticias de hoy

Oposición venezolana alista reglamento para escoger a su candidato presidencial

Juan Guaidó, a quien 50 países reconocen como presidente encargado de Venezuela, promueve un acuerdo “de salvación nacional” para las elecciones de 2024.

El abanderado de la plataforma unitaria para las presidenciales de 2024 en Venezuela se definirá el próximo año. Cada partido presentará o apoyará a un aspirante. La idea es que los venezolanos decidan quién será el candidato único.

MARACAIBO, VENEZUELA — La oposición al gobierno de Nicolás Maduro está redactando un reglamento para escoger el próximo año en primarias a su candidato unitario para las elecciones presidenciales de 2024 en Venezuela.

El objetivo de los principales movimientos políticos que detractan de Maduro y del oficialismo venezolano es que cada partido postule o apoye a un aspirante al máximo cargo político para que los venezolanos elijan al candidato de la llamada Plataforma Unitaria en alguna fecha de la segunda mitad de 2023.

Al menos 10 partidos opositores designaron una comisión para elaborar ese reglamento de las primarias del próximo año, confirmó a la Voz de América el primer vicepresidente de la Asamblea Nacional elegida en 2015, Juan Pablo Guanipa.

Las organizaciones mayoritarias de la oposición, conocidas como el G4, participan en la comisión: Primero Justicia, Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, y Voluntad Popular, donde militó hasta 2020 Juan Guaidó, líder del Parlamento y a quien 50 países reconocen como presidente encargado del país.

También, se han sumado al debate sobre las primarias los partidos Movimiento por Venezuela, Encuentro Ciudadano, La Causa Radical, Proyecto Venezuela, Convergencia y Copei, detalló Guanipa, dirigente nacional de Primero Justicia.

El reglamento es “todavía un proyecto” en el cual se trabaja, advierte Guanipa. Se piensa incluir a “la mayor cantidad de partidos” en su redacción para poder lograr “una primaria amplia y plural”, según el legislador venezolano.

La normativa prevé incluir detalles técnicos para la votación, como el funcionamiento de las mesas electorales. Supone, asimismo, un pacto entre quienes lo respalden para fortalecer el bloque partidista contra el chavismo.

El chavismo no ha declarado públicamente quién será su candidato en 2024, pero analistas dan por sentado que Maduro es el favorito para contar con el apoyo del Partido Socialista Unido de Venezuela en pro de su reelección.

La necesidad de lograr un solo candidato es el consenso más notorio hasta el momento, pero existen “discrepancias” sobre si ese reglamento estará vigente en las elecciones siguientes a las presidenciales, reconoce el dirigente opositor.

“Algunos consideran que deben elaborarse un reglamento para primarias, no solamente para 2024, sino también de 2025. En 2025, hay elecciones de todo, de Asamblea Nacional, gobernadores, alcaldes, concejos legislativos”, dice.

“No hay una definición de los tiempos” de las primarias, aclara. Hay quienes opinan que cada partido debe elegir a su candidato este mismo año para unas primarias que se celebrarían en el segundo semestre de 2023 o, más específicamente, entre septiembre y diciembre del próximo año, asegura.

“Egos” y alianzas

Juan Guaidó, quien promueve un acuerdo “de salvación nacional” desde su gobierno encargado, opinó el viernes pasado que “no es momento de hablar de candidaturas” presidenciales, sino “de unidad y de una alianza”.

“No es momento para los egos ni la soberbia (…) ¿o es que una persona está por encima de Venezuela? El acuerdo es por la fecha de elecciones presidenciales”, expresó durante un acto público del movimiento Salvemos Venezuela.

El líder opositor consideró entonces que el antichavismo debe procurar la consolidación de la unidad y un acuerdo para lograr comicios transparentes.

En una entrevista pasada, sin embargo, Guaidó se declaró a favor de una elección interna para escoger “lo antes posible” a un candidato unitario. Dijo que no le quitaba “el sueño” convertirse en ese abanderado de la oposición.

Su declaración del viernes generó críticas en uno de los partidos opositores de mayor preponderancia y tradición, Acción Democrática (AD), cuyos líderes ya organizan sus estructuras y promueven una candidatura unitaria en el país.

Carlos Prosperi, su secretario de organización y diputado electo en 2015, garantizó que AD sí presentará un abanderado a las primarias presidenciales.

“Ojalá dejen de pensar que son mesías y ayuden a organizar a nuestra gente, sin comandos de campañas ocultos (…) llegó la hora de hablarle con la verdad a nuestro pueblo y organizarnos porque en el 2024, unidos en una gran Coalición Democrática, vamos a recuperar nuestro país”, respondió el político a Guaidó.

Prosperi insistió en que su partido “va a presentar una candidatura”. “Los adecos nos vamos a medir en primarias para elegir al candidato”, añadió.

Antonio Ecarri, del movimiento Alianza del Lápiz, disidente de Guaidó, presentó la semana pasada su aspiración presidencial. El aspirante garantizó que representa a los opositores independientes y se manifestó contra el G4 por su forma de hacer política y “destrozar los bienes extranjeros de la República”.

“Esas primarias van a estar controladas por el G4, por los mismos fracasados de siempre, excluyendo a todo el país. Denunciamos que ya hay un reglamento aprobado por el G4 a espaldas del país y donde no quieren que participen los independientes”, reprochó en conversación con la VOA.

Votación transparente

La aprobación del reglamento de las primarias para escoger un candidato opositor es apenas uno de los muchos puntos pendientes de un complejo proceso político. Uno de los asuntos clave que se ha estancado es la exigencia de la plataforma unitaria al oficialismo, que controla poderes como el judicial y el legislativo, de que haya mejores condiciones y garantías electorales.

La oposición demanda mayor presencia de observadores internacionales probos, la devolución del control y las tarjetas de partidos intervenidos mediante sentencias judiciales, la depuración del registro electoral y la prohibición de uso de fondos públicos para actividades proselitistas.

El diálogo formal con el gobierno de Maduro está roto desde octubre pasado, cuando la delegación oficialista se levantó de la mesa de negociación de México.

Si bien Maduro se ha expresado a favor de su retorno al diálogo, sus voceros recién iniciaron una ronda de consultas con diversos factores, especialmente para que esas conversaciones incluyan a nuevos actores de la oposición.

Los partidos cercanos a Guaidó y que detractan radicalmente del chavismo denuncian la existencia de un grupo de “alacranes” y “traidores” a su causa, que, según ellos, se mimetizan como opositores para confundir a los electores.

Esa es una de las preocupaciones de la plataforma unitaria de cara a las primarias para elegir a su candidato para las presidenciales: ¿participarían en ellas actores políticos considerados cercanos a la agenda del gobierno?

Guanipa, por su parte, advierte que el reto del reglamento es que sea una herramienta para una votación “transparente”, cuyo ganador sea apoyado de manera unánime por todos los partidos de la plataforma unitaria.

“Hay que ver cuáles candidatos son realmente opositores y cuáles son convenidos para ser agentes de la dictadura. No es un tema fácil”, indicó.

Otro probable escollo que debe contemplar el reglamento, dijo, es qué ocurrirá si el candidato elegido en primarias es inhabilitado por el chavismo.

"Los horribles" apagones en Venezuela

Imagen de venezolanos sin energía eléctrica, en El Calvario, Caracas. (AP Photo/Fernando Llano).

Gisella Robles, una venezolana de 59 años, vive estresada. A sus preocupaciones cotidianas por el trabajo, el dinero o su familia, se suma un ingrediente impensable en la mayor parte del mundo: los apagones.

“Es horrible, no sé qué estará pasando”, dijo el jueves por la mañana, mientras esperaba por el transporte público en el oeste de Maracaibo, frente a una tienda de ropa íntima. Abundan en estas semanas los cortes eléctricos de cuatro o más horas en su ciudad, capital del estado más poblado de Venezuela, Zulia, informó la Voz de América, VOA.

Las interrupciones del servicio eléctrico, en realidad, no han cesado del todo en ciudades venezolanas como Maracaibo desde la crisis del sector de 2009, admitida por el entonces presidente de la República Hugo Chávez Frías.

Desde febrero, cuentan los afectados, los apagones han sido más frecuentes y extensos. Son sorpresivos.

“No tienes hora. Pueden ser en la mañana, mediodía, como en la noche o la madrugada. No es como antes, cuando se oficializó un cronograma de racionamiento. La gente se preparaba”, detalla Gisella.

El Estado venezolano se refiere desde hace años a esos racionamientos bajo el eufemismo de “administración de carga”. En Maracaibo, ocurren por sectores y suelen dejar a oscuras cuadras enteras de dos a cinco horas, como promedio.

Gisella se confiesa agotada. No puede dormir bien por las noches cada vez que ocurren los cortes eléctricos. Las fallas han averiado ya un aire acondicionado, una nevera y un congelador de su vivienda, en el barrio popular El Gaitero.

“No dormís bien. Una hasta se pone de mal humor, se enferma. He estado mal con la cabeza por estos calores”, indica.

Las temperaturas rondan los 35 grados centígrados en Maracaibo, donde la humedad también se eleva hasta un 70%.

Los gobiernos de Chávez y del actual presidente Nicolás Maduro imprimieron un tono de secretismo y confidencialidad a sus reportes sobre la crisis eléctrica. Los ministros y voceros oficiales suelen culpar a sus opositores políticos y a poderes extranjeros, como Estados Unidos, de las graves fallas del servicio.

El diario digital El Pitazo citó fuentes de la compañía estatal Corpoelec para precisar que hay baja generación eléctrica en Zulia debido a la falla y la paralización desde el 23 de febrero de una turbina del Complejo Termoeléctrico Rafael Urdaneta, el más importante de esa región occidental.

Los apagones no se circunscriben exclusivamente a ese estado, empero. Otros, como Táchira, Mérida y Trujillo, reportan apagones tan o más prolongados.

Cortes de 15 horas

Mérida, una región de la cordillera andina de Venezuela, tendrá cortes de entre nueve y 15 horas al día por sectores, entre dos y tres tandas, según anunció esta semana la empresa estatal responsable del servicio eléctrico del país.

Así, parroquias como Tabay, Domingo Peña y Milla estarán sin luz entre la medianoche y las 3:00 a.m.; las 6:00 a.m. y el mediodía, y de las 6:00 p.m. hasta la medianoche del lunes próximo, por ejemplo.

“Los cortes serán programados, pero más intensos”, cuenta Marcos Chourio, un joven venezolano residente de ese estado andino, a la VOA.

Si bien el clima frío de Mérida atenúa los efectos de los apagones en las vidas y rutinas de sus habitantes, nunca han cesado. “El problema es todo el año”, dice.

Marcos debe interrumpir por varios minutos su programa radial cada vez que hay un apagón en el sector de su emisora, a la espera de que se encienda la planta generadora de gasolina y aceite que debieron instalar.

“Hay temporadas, como esta, donde aumentan. Nos afecta en el horario laboral, en la conectividad de internet. Hay servicios afectados. Algunas tiendas que no poseen planta tienen dificultades operativas y de cobro” a sus clientes, explicó.

Hasta esta semana, cuando Corpoelec publicó su programa de interrupciones del servicio, Marcos y su familia no sabían cuándo ni por cuánto ocurrirían.

De cara a los racionamientos de tantas horas que le esperan, se lamenta. Describe que, cuando los cortes son “severos”, hay quienes prefieren dormir y trabajar u honrar sus ocupaciones únicamente al momento en que haya luz.

De noche, sin electricidad, “es más fastidioso” hacer tareas en casa, admite.

Caos y olvido

Venezuela ha experimentado 442.000 fallas eléctricas desde el llamado “Gran Apagón” del 7 de marzo de 2019, según el Comité de Afectados para Apagones, una asociación civil coordinada por la dirigente del partido AD, Aixa López.

La vocera denunció “un caos” en el sector eléctrico en una conferencia de prensa en días pasados. Entre enero y febrero de 2022, detalló, se registraron al menos 5.000 cortes de luz en las 23 regiones y el Distrito Federal del país.

López criticó la excusa del gobierno madurista ante los constantes apagones. “Se escudan en un supuesto sabotaje de tres años. ¡Eso no se cree en ninguna parte, señores!”, reclamó.

Fustigó, asimismo, que Néstor Reverol, un general retirado, sea el encargado del Ministerio de Energía Eléctrica en Venezuela. “No es experto en la materia, pero tampoco busca ayuda. Entonces, allí empieza la impericia”, dijo.

La oposición al gobierno de Maduro denuncia que una de las causas de la crisis eléctrica venezolana es el modelo centralista de la empresa estatal del sector. Otra es que el oficialismo, dice, no previó la sequía del embalse de la principal hidroeléctrica del país, conocida como “El Guri”, que genera electricidad para 60 % del país. También denuncia corrupción en las obras nuevas y antiguas.

Mientras la diatriba política suma años, José Cubillán, vendedor de golosinas, de 34 años, aún no ha podido reparar los varios electrodomésticos que se han dañado durante los cortes eléctricos en su hogar, en el sector Raúl Leoni.

“Eso es carísimo y todo aquí es en dólares”, lamenta, poco después de pregonar sus productos en La Curva de Molina, en el oeste de Maracaibo.

Teme que continúen los apagones, sin remedio. “A nadie le interesa”, dice.

Casa Blanca reconoce conversaciones sobre "seguridad energética" con Venezuela

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca.

La vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki, confirmó el lunes que la reciente visita de funcionarios de la administración del presidente Joe Biden a Venezuela estuvo relacionada con la "seguridad energética", entre otros asuntos.

“El propósito del viaje, que fue realizado por funcionarios de la administración, fue discutir una variedad de temas que incluyen, sin duda, la seguridad energética, pero también discutir la salud y el bienestar de los ciudadanos estadounidenses detenidos. Nunca vamos a perder la oportunidad de hacer exactamente eso”, declaró la portavoz en su conferencia de prensa diaria.

Funcionarios de Estados Unidos viajaron en secreto a Venezuela este fin de semana en un intento por descongelar las tensas relaciones con el importante aliado del presidente ruso Vladimir Putin en Latinoamérica, un país petrolero cuyo reingreso al mercado energético estadounidense podría mitigar las repercusiones económicas de un posible embargo al petróleo ruso. Rusia ha emergido como el principal comprador de petróleo crudo venezolano luego de las sanciones estadounidenses.

Por ahora, se desconoce cuál fue el resultado de las conversaciones con el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la vocera no dio más detalles.

Psaki dijo en la rueda de prensa que el presidente Biden no ha tomado ninguna decisión en este momento sobre la prohibición de importar petróleo de Rusia y añadió que “esas discusiones están en curso con los socios en Europa y en todo el mundo".

Legisladores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, la semana pasada empezaron a expresar su apoyo a la idea de prohibir las importaciones de petróleo y gas natural de Rusia como la siguiente medida para sancionar a Putin por la invasion de Ucrania.

Entre los ciudadanos estadounidenses detenidos en Venezuela están seis exejecutivos de la petrolera Citgo conocidos como los seis de Citgo, bajo cargos de corrupción. Un tribunal de Venezuela ratificó a principios de febrero condenas de entre ocho y 13 años de prisión contra ellos.

Los conflictos laborales en Venezuela y el sector de la educación

Policía observa expresiones escritas en la Universidad Central de Venezuela en una protesta el 14 de noviembre de 2019. (Yuri Cortez/AFP).

Más del 20% de los conflictos laborales registrados los últimos cuatro años en Venezuela han sido protagonizados por trabajadores del sector educación, lo que supuso "más de 1.000 protestas realizadas por los maestros", informó este lunes el Instituto de Altos Estudios Sindicales (Inaesin).

"Más del 20% de los conflictos laborales registrados durante estos últimos cuatro años han sido del sector educación, lo que se traduce en más de 1.000 protestas realizadas por los educadores en este tiempo", aseveró el instituto sindical en un comunicado citado por la agencia Efe.

La organización indicó que, desde 2018 hasta ahora, el sector educación se ha mantenido, junto al sector salud, como uno de los más participativos en la reivindicación de sus derechos en Venezuela.

El Inaesin refirió que el reclamo principal del gremio docente es el bajo salario que devengan, pero que también se suman las carencias en el ejercicio de su labor.

"También han reclamado por el abandono de los planteles educativos, que se encuentran en terribles condiciones de deterioro, así como por los comedores escolares que no funcionan", apuntó el instituto.

Además, aseguró que los docentes venezolanos tienen sueldos de entre dos y diez dólares, dependiendo de sus años de experiencia, que les impiden enfrentar los cambios de horarios y la movilidad necesaria para cumplir con su labor.

A pesar de los cambios en los horarios a raíz de la pandemia y las restricciones por movilidad, en estos recientes años los maestros han afrontado una jornada de 40 horas semanales, que no contempla primas, ni bono de alimentación, y por la cual perciben poco más de dos dólares.

"Quiénes cuentan con un mayor grado académico y años de experiencia, apenas alcanzan a recibir diez dólares", dijo el Inaesin.

El pasado miércoles, esta organización sindical alertó sobre el aumento de los casos de depresión entre trabajadores venezolanos y aseguró que se trata de "un problema de salud pública".

"En Venezuela, vemos con preocupación cómo han aumentado los casos de suicidios. Se trata de un problema de salud pública que daña a los trabajadores venezolanos de una forma casi silente", dijo el instituto.

¿Qué ha pasado en 17 años de acuerdos militares entre Rusia y Venezuela?

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, estrecha la mano de su homólogo venezolano, Jorge Arreaza, durante una reunión en Caracas, Venezuela, el 7 de febrero de 2020. Foto: Archivo.

MARACAIBO/VENEZUELA — La mención de un alto vocero ruso a la posibilidad de un despliegue militar del gobierno de Vladimir Putin en Venezuela se enmarca en una relación de cooperación de 17 años de vigencia, según una organización especialista en materia de seguridad y defensa.

La Voz de América detalla cómo Rusia se convirtió en un país “aliado” para los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, y cómo esos nexos se han traducido en compras millonarias de armas y asesorías técnicas de Moscú.

Transacciones militares más notorias entre Venezuela y Rusia 2005-2021.
Transacciones militares más notorias entre Venezuela y Rusia 2005-2021.

1. Detalles secretos

Los acuerdos de Venezuela y Rusia en materia militar son “secretos” desde hace 17 años, durante la administración del fallecido expresidente Hugo Chávez, indica Rocío San Miguel, abogada y presidenta de la asociación civil Control Ciudadano, una ONG que se describe como abanderdada del "trabajo por el derecho de los ciudadanos a ejercer controlaría sobre los sectores de la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional".

Se sabe que los gobiernos de la nación euroasiática han brindado desde 2005 asistencia técnica, logística, entrenamiento de personal y armas a Venezuela, sin embargo, no se conocen todos los detalles de los convenios, dijo San Miguel a la Voz de América.

Ese secretismo estatal ha favorecido que empresas privadas vinculadas al gobierno ruso den entrenamiento a miembros de las Fuerzas Armadas venezolanas, dijo la experta.Un tuit del comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral Número 43 Miranda (ZODI Miranda), el general de división del Ejército Johan Hernández Lárez, informó que “Instructores Internacionales de la Compañía de operaciones especiales V.E.G.A.” estaban adiestrando a la Unidad de Acción Rápida del Comando de Zona Número 44 (Miranda) de la Guardia Nacional Bolivariana. Se trata de la empresa privada de seguridad rusa Vegacy Strategic Services Ltd., también conocida como VEGA.

“Los acuerdos pueden ser secretos si un Estado los define de esa manera, pero se deben establecer mecanismos de control democrático, como comisiones ad-hoc en los Congresos. Sin ellas, no hay verificación de cumplimiento. Son acuerdos leoninos, que terminan fracasando”, advierte San Miguel.

La crisis política e institucional de Venezuela ha afectado la vigilancia sobre esos acuerdos. Ocurre que el poder judicial afín a Maduro anuló las competencias del Parlamento electo en 2015 y ahora, desde 2020, el chavismo domina esa Asamblea con un tono predominantemente leal al presidente venezolano.

Las fuerzas políticas aliadas de Chávez eran mayoría en los poderes legislativos de la primera década de vigencia de los acuerdos militares con Rusia. Esos parlamentos decretaron la confidencialidad de esos acuerdos.

San Miguel menciona como una de las consecuencias de la falta de control institucional a los acuerdos militares con Rusia que Venezuela tiene “más de una década” esperando la construcción de una fábrica de fusiles Kalashnikov.

2. Proveedor armamentista

Venezuela ha comprado centenares de millones de dólares en armas, unidades y equipos militares a Rusia desde 2005, con especial énfasis en la gestión del expresidente Hugo Chávez, según informes de la asociación Control Ciudadano.

El país rompió vínculos con proveedores militares de Estados Unidos y otros países aliados luego del primer quinquenio de gobierno de Chávez.

En cambio, recurrió a Rusia y China como aliados estratégicos para comprar equipos militares, si bien no es posible detallar sus cantidades, modelos y costos debido a decretos legislativos de confidencialidad de esos acuerdos.

Las compras a Rusia incluyeron 100.000 fusiles AK-103 y AK-104, 74 millones de cartuchos, más de 60 helicópteros, dos docenas de aviones de caza, tanques, vehículos de combate y lanzamisiles portátiles antiaéreos y antitanques, de acuerdo con los reportes de Control Ciudadano entre 2005 y 2012.

Las adquisiciones venezolanas se redujeron en los años siguientes, ya durante la presidencia de Nicolás Maduro, en comparación con esas primeras compras.

Entre 2013 y 2016, por ejemplo, Rusia vendió al país suramericano solo 13 aviones de caza y un simulador de guerra naval, así como una cantidad no determinada de pistolas Parabellum (calibre 9x19 milímetros).

Desde 2017, el gobierno ruso vendió a Venezuela un centro de mantenimiento y reparación de sistemas blindados y de artillería; un sistema central para monitoreo del parque de armamento; un sistema de vuelo simulado para helicópteros y otro similar para aviones de caza Su-30MK2.

Control Ciudadano registró en 2021 la compra a Rusia por parte de Venezuela de una cantidad no especificada de Orlan 10, un vehículo aéreo remotamente tripulado (dron) para operaciones de reconocimiento.

3. Bases no, tropas sí

Uno de los principales portavoces de la política exterior de Rusia no quiso descartar la semana pasada un despliegue militar en Venezuela y Cuba en medio de tensas conversaciones con Estados Unidos para zanjar la crisis fronteriza en Ucrania, donde Washington teme una invasión de las fuerzas armadas de Putin.

“No quiero confirmar ni quiero descartar nada. En el estilo americano, la opcionalidad de la política exterior y militar es la piedra angular para asegurar la poderosa influencia de ese país (…) depende de las acciones de los colegas estadounidenses”, afirmó el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, sobre la posibilidad de un despliegue bélico en países latinos aliados.

Venezuela es considerada una “zona de paz” y, en ella, no se pueden establecer bases militares extranjeras o instalaciones que tengan de alguna manera “propósitos militares” por parte de ninguna potencia o coalición de potencias mundiales, reza el artículo 13 de la Constitución del país suramericano.

Según la Carta Magna venezolana, su territorio no podrá ser jamás “cedido, traspasado, arrendado o enajenado” ni siquiera temporalmente a Estados extranjeros u otros sujetos de derechos internacional.

Lo que sí permite el texto legal es la autorización de misiones militares extranjeras en el país. Su artículo 187 determina que esa competencia queda en manos de la Asamblea Nacional, dominada por una abrumadora mayoría del chavismo desde las elecciones de 2020, donde la oposición no participó.

“Habría que ver si el oficialismo estaría dispuesto a dar ese paso (de aprobar la presencia de tropas rusas en Venezuela), como una manera de provocación a los asuntos entre Rusia y Estados Unidos”, comenta San Miguel a la VOA.

4. El chavismo lo refrenda

El gobierno de Nicolás Maduro reprochó la semana pasada las críticas de la oposición a las declaraciones del viceministro ruso sobre un posible despliegue de su poderío militar en países aliados, como Cuba y Venezuela.

Según el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, las relaciones de cooperación militar entre Rusia y Venezuela “ya existen”.

“No asombra ver a la vil vocería de la antipatria hablar de soberanía nacional después de rogar intervención militar y sanciones contra Venezuela, cuando Rusia asoma la posibilidad de profundizar las relaciones de cooperación militar de nuestras naciones, las cuales ya existen”, comunicó en Twitter.

El presidente Maduro no hizo mención a las declaraciones del vocero ruso cuando presentó el sábado pasado su memoria y cuenta de su gestión de 2021 ante la Asamblea Nacional, donde controla 256 de 277 curules.

El especialista en relaciones internacionales, Lauren Caballero, explica que Venezuela “marcó la pauta” para alianzas estratégicas de alto nivel con Rusia en Latinoamérica, superando incluso los antiguos nexos con Cuba.

Coincide en la necesidad de los Estados de mantener ciertos aspectos de seguridad y defensa bajo llave, pero advierte que, en el caso venezolano, el chavismo ha hecho parecer que “todo formara parte de esos acuerdos secretos”.

Advierte que esos contratos confidenciales ocurren en un país donde los niveles de corrupción y de impunidad por ella se han elevado en años recientes.

“Esa una relación muy buena desde el punto de vista geopolítico, pero pareciera que Venezuela termina siendo un jugador de segundo nivel” por la forma como se expresó el vocero ruso sobre asuntos soberanos, dice a la VOA.

5. “Ojalá fuera verdad”

No es la primera vez que se menciona la posibilidad de que Rusia instale bases militares en Venezuela. En 2018, circularon versiones extraoficiales de que el gobierno ruso instalaría una base en la isla La Orchila, donde está ubicado un campamento militar venezolano, al norte del país.

Diosdado Cabello, entonces presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, hoy diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela y uno de los hombres fuertes del chavismo, dijo que “ojalá fuera verdad” la noticia, desmintiéndola.

“Sale una noticia por ahí: Rusia prepara la instalación de una base militar en La Orchila. Ojalá fuera verdad, no una, dos, tres, cuatro, 10”, expresó durante una sesión de esa Asamblea, considerada ilegítima por la oposición a Maduro.

Cabello precisó hace cuatro años que tres aviones de la fuerza aérea rusa realizaron una “visita de cortesía” en Venezuela. “Los atendimos como buenos compañeros, camaradas, como debe ser”, dijo.

6. La denuncia del exjefe de inteligencia

Manuel Cristopher Figuera, director de los servicios de inteligencia de Venezuela hasta 2019, cuando se separó del gobierno de Maduro, afirmó el fin de semana que Rusia tiene dos bases militares instaladas en el país.

Las instalaciones rusas estarían ubicadas en Valencia, Carabobo, en el centro occidente del país, y en Manzanares, estado Miranda, en el centro de Venezuela, según indicó en un comunicado

El exjefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, hoy en el exilio, precisó que una de las bases estaría dentro de la 41° Brigada Blindada en Valencia, estado Carabobo, en el centro occidente de Venezuela; y la otra, de exploraciones de comunicación e inteligencia de Rusia, estaría ubicada en Manzanares, estado Miranda, centro del país, para proteger a Maduro.

Ningún vocero del gobierno venezolano se ha pronunciado sobre la denuncia de Cristopher Figuera, a quien Maduro llamó “topo y traidor” en 2019.

Cargar más

XS
SM
MD
LG